Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Idolatría

Confiar, servir o rendir adoración a algo que no es Dios.

Top Bible Verses about Idolatría

Éxodo 20.3–6

No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. Read Éxodo 20.3–6

Salmo 115.4–8

Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen; Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta. Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confía en ellos. Read Salmo 115.4–8
Acts 17:24–25

Hechos de los Apóstoles 17.24–29

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, … Read Hechos de los Apóstoles 17.24–29

Colosenses 3.5

Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; Read Colosenses 3.5

Apocalipsis 13.4

y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella? Read Apocalipsis 13.4

Famous Christian Quotes About Idolatría

Las raíces de la idolatría

Cuando el Dios todopoderoso, para embellecer la naturaleza del mundo, quiso que la tierra fuera visitada por los ángeles, pero cuando vinieron menospreciaron sus leyes. Tal era la belleza de las mujeres, que los apartó del camino, de modo que al estar contaminados, no podían regresar al cielo. Rebeldes contra Dios, pronunciaron palabras en su contra. Luego, el mayor, pronunció su sentencia en contra de ellos, y se dice que los gigantes han nacido de sus semillas. Por medio de ellos se hicieron artes conocidas en la tierra, y enseñaron el teñido de la lana, y todo lo que se realiza. Y sobre ellos, cuando murieron, los hombres erigieron imágenes. Pero el Todopoderoso, porque ellos eran de una semilla de maldad, no aprobó que cuando estuvieran muertos, volvieran de la muerte. De ahí que vagando ahora subvierten muchos cuerpos, y es como, sobre todo en estos días, que ustedes les dan culto y oran como dioses.

Comodiano

Amar una noción falsa de Dios

El amor propio, mediante el ejercicio de una mera gratitud natural, puede ser el cimiento de una clase de amor a Dios de muchas maneras. Un tipo de amor puede provenir de una falsa noción de Dios que los seres humanos han fabricado de algún modo, como si él fuera sólo bondad y misericordia y no justicia vengadora, o como si los ejercicios de su bondad fueran obligatorios y no libres y soberanos, o como si su bondad fuera dependiente de lo que hubiere en ellos y estuviera restringida por ellos. Los seres humanos, en aspectos como éstos, pueden amar un Dios de su factura, formado en sus imaginaciones, cuando en realidad están lejos de amar a un Dios que reina en el cielo.

Jonathan Edwards

Centrarnos en Dios por amor a él

Si el corazón está directamente y en primer lugar fijado en Dios, y el alma comprometida a glorificarlo, algún grado de apego religioso será tanto resultado como consecuencia de este proceso. Pero buscar el apego directamente y en primer lugar, tener un corazón principalmente establecido en ello, significará ubicarlo en el lugar que le corresponde a Dios y su gloria. Procurar que los demás noten y admiren nuestra espiritualidad y desenvoltura en la religión es una arrogancia abominable; si obramos por el deseo del mero placer de tener apego a la religión esto se transforma en idolatría y autogratificación.

David Brainerd
RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →

More Sermon Ideas

See all sermon themes →