Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Orgullo

Also called: Arrogancia, Jactancia, Justicia Personal, Soberbia, Testarudez, Vanagloria, Vanidad
Amor propio desmedido; arrogancia.

Top Bible Verses about Orgullo

Proverbios 3.34

Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores, Y a los humildes dará gracia. Read Proverbios 3.34

Proverbios 16.18–19

Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu. Mejor es humillar el espíritu con los humildes Que repartir despojos con los soberbios. Read Proverbios 16.18–19
Jeremiah 9:24

Jeremías 9.23–24

Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas.Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová. Read Jeremías 9.23–24

Mateo 23.12

Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. Read Mateo 23.12
Luke 18:13–14

Lucas 18.9–14

A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola:Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano.El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino … Read Lucas 18.9–14

Romanos 12.16

Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión. Read Romanos 12.16

Famous Christian Quotes About Orgullo, Arrogancia, Jactancia, Justicia Personal, Soberbia, Testarudez, Vanagloria, Vanidad

El propósito de Arminio al escribir

Con respecto a la ambición, no digo poseerla, a no ser por aquel tipo de ambición honorable que me impulsa hacia este servicio—el de inquirir por la verdad divina con toda solicitud en las Sagradas Escrituras, y el de declararla suavemente y sin contradicciones al ser hallada, sin imponerla a nadie ni esforzarme en conseguir a la fuerza su consentimiento, y mucho menos con un deseo de “ejercer dominio sobre la fe de otros”, sino con el propósito de ganar algunas almas para Cristo, para que yo pueda ser fragante aroma para él y pueda obtener una reputación aprobada en la iglesia de los santos. Espero por la gracia de Cristo obtener este buen nombre, después de un largo período de perseverancia paciente; aunque ahora sea un reproche para mis hermanos, y aunque “sea hecho la mugre del mundo y la escoria de todas las cosas” para aquellos que adoran conmigo y que invocan a Dios el Padre y al Señor Jesucristo, en un espíritu y con la misma fe, y que poseen la misma esperanza conmigo de obtener una herencia celestial a través de la gracia de nuestro Señor Jesucristo.

Jacobo Arminio

La razón humana usurpa todo para sí

Se burlaban de la fe de la gente sencilla, las cosas ocultas de Dios eran expuestas, preguntas acerca de las verdades más sublimes eran ventiladas precipitadamente, los Padres eran ridiculizados porque sostenían que tales cosas eran para ser gustadas no para ser resueltas. De aquí se pasa a que al cordero pascual, en contra de lo mandado por Dios, se cocinaba con agua o se lo comía crudo de un modo grosero y bestial. Lo que sobraba no se quemaba con el fuego, sino que se pisaba con el pie. La razón humana usurpa para sí todo y no deja nada para la fe. Considera cosas que están por encima de ella, prueba cosas que son demasiado potentes para ella, se precipita en las cosas divinas; los temas sagrados son forzados a abrirse en vez de dejar que se abran a nosotros libremente, lo que está cerrado y sellado se viola la cerradura en vez de abrirlo normalmente; Y todo lo que se encuentra fuera de su alcance es desdeñado y no digno de creer.

Bernardo de Claraval

Complacidos con nuestra justicia hasta que vemos a Dios

Mientras no miremos más allá de esta tierra, estaremos muy complacidos con nuestra propia justicia, sabiduría y virtud; hablamos de nosotros mismos con los términos más lisonjeros, y parecemos un poco menos que semidioses. Pero tan sólo tenemos que comenzar a levantar nuestros pensamientos a Dios y reflexionar sobre qué tipo de ser es él y cuán absoluta es la perfección de esa justicia, sabiduría y virtud a la que estamos obligados a conformarnos, y aquello en lo que antes nos deleitábamos por su falso aspecto de justicia se contaminará con la más grande iniquidad; aquello que extrañamente se nos imponía bajo el nombre de sabiduría, nos repugnará por su extrema necedad; y lo que ofrecía apariencia de energía virtuosa será condenada como la más miserable impotencia. Así de lejos están estas cualidades nuestras, que nos parecen tan perfectas, de asemejarse a la pureza divina.

Juan Calvino
RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →

More Sermon Ideas

See all sermon themes →