Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Pecado

Also called: Depravación, Iniquidad, Mundanalidad
Transgresión de la voluntad de Dios, ya sea haciendo lo que Él prohíbe o dejando de hacer lo que demanda.

Top Bible Verses about Pecado

Génesis 3.6–7

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Read Génesis 3.6–7

Salmo 51.4

Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio. Read Salmo 51.4

Isaías 59.1–2

He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír;pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Read Isaías 59.1–2

Romanos 5.12–14

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado.No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. Read Romanos 5.12–14
Romans 6:23

Romanos 6.23

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Read Romanos 6.23
2 Corinthians 5:21

2 Corintios 5.21

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. Read 2 Corintios 5.21

Famous Christian Quotes About Pecado, Depravación, Iniquidad, Mundanalidad

Melancthon sobre el problema del mal

Los hombres más sabios de todos los tiempos han hecho lamento por la gran cantidad de miseria que vemos con nuestros ojos antes de pasar a la eternidad: enfermedades, muertes, carencias, nuestros propios errores (por los cuales provocamos daños y castigo sobre nosotros mismos), hombres hostiles, infidelidad de parte de aquellos con quienes estamos estrechamente relacionados, destierro, abuso, abandono, niños miserables, pleitos públicos y domésticos, guerras, asesinatos y devastaciones. Y dado que estas cosas parecen recaer sobre buenos y malos indistintamente, muchos hombres sabios han inquirido si hubo alguna providencia, o si el azar provoca todo lo que pasa de forma independiente a un propósito divino. Pero en la iglesia nosotros sabemos que la causa primera y principal de las maldiciones humanas es ésta: que a causa del pecado, el hombre está sujeto a la muerte y a otras calamidades, lo cual es mucho más vehemente en la iglesia, por cuanto el diablo, a causa de su odio contra Dios, realiza temibles asaltos contra la iglesia y procura destruirla por completo.

Philip Melancthon

No seas indulgente con el pecado, pues no será indulgente contigo

Trata al pecado del modo en que te trataría a ti. No seas indulgente pues no será indulgente contigo. Es tu asesino y el asesino del mundo. Trátalo de la manera en que un asesino debería ser tratado. Mátalo antes de que te mate; y entonces, aunque pueda matar tu cuerpo no será capaz de aniquilar tu alma; y aunque pueda llevarte a la tumba, como lo hizo en tu cabeza, no será capaz de mantenerte allí. Si los pensamientos sobre la muerte, la tumba y la putrefacción no te resultan agradables, no permitas que los

pensamientos acerca del pecado sean placenteros o agradables. Escucha cada tentación a pecar como escucharías la tentación a suicidarte y como harías si el diablo trajera un cuchillo y te invitara a cortarte tu garganta; haz esto cuando te ofrezca la carnada del pecado.

Richard Baxter

Pecado, el mal mayor

El pecado es el mayor mal en todo el mundo; ¡es la única cosa que Dios aborrece y lo que trajo a Jesucristo a la cruz, la condena de las almas, el cierre del cielo y lo que ha establecido los cimientos del

infierno! ¡Oh! Es la astilla en mi ojo, la flecha asesina en mi costado, la espada de dos filos que ha herido mi conciencia y aniquilado mis consuelos y hecho una separación entre Dios y mi alma. ¡Oh! El pecado es lo que ha entorpecido mis oraciones, amargado mis misericordias y puesto un aguijón en todas mis cruces; y por lo tanto no puedo hacer otra cosa que desaprobarlo, rechazarlo y condenarlo a la muerte, de hecho, al infierno, porque ese es el sitio de donde ha venido.

Thomas Brooks
RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →

More Sermon Ideas

See all sermon themes →