Estudio Detallado De La Vida De Jesus

Sermon  •  
2 ratings
· 13 views
Get 10 Charles Spurgeon Sermon Illustrations—FREE!
Notes & Transcripts

Estudio detallado sobre la Vida de Cristo

Parte 1

Introducción:

Este estudio fue entregado a mí por el misionero Joaquín Weaver. Él me dio el debido permiso para corregirlo y publicarlo por este medio. Usted puede usarlo en su ministerio con la condición de que no sea vendido. He dedicado muchas horas para corregir este estudio y prepararlo para su publicación en el internet, entonces espero que sea de gran provecho. Este estudio es ideal para clases de escuela dominical para adultos, pero a la vez es suficiente profundo para clases de un instituto bíblico.

Hay algunos detalles de la vida de Cristo de las cuales son difíciles de poner en orden cronológico. Al fin de este estudio se puede hacer la comparación con el orden cronológico del estudio "LOS 72 PASOS DE CRISTO DE LA GLORIA A LA GLORIA". Si ve algo en este estudio que indudablemente está en error o fuera de orden, favor de comunicarse conmigo.  

PROFECÍAS DE CRISTO

1. Habría de ser de la familia de David. Mat. 22:44; Mar. 12:36; Luc. 1:69-70;
    20:42-44; Juan 7:42; II Sam. 7:12-16; Sal. 89:3-4; 110:1; 132:11;
    Isa. 9:6-7; 11:1.

2. Nacerá de una virgen. Mat. 1:23; Isa. 7:14.

3. Nacerá en Belén. Mat. 2:6; Juan 7:42; Miq. 5:2.

4. Pasará algún tiempo en Egipto. Mat. 2:15; Os. 11:1.

5. Vivirá en Galilea. Mat. 4:15; Isa. 9:1-2.

6. Quedará en Nazaret. Mat. 2:23; Isa. 11:1.

7. Su venida será anunciada por un precursor semejante a Elías. Mat. 3:3;
    11:10-14; Mar. 1:2-3; Luc. 3:4-6; 7:27; Juan 1:23; Isa. 40:3-5; Mal. 3:1, 4:5.

8. Su venida será motivo de una matanza de niños en Belén. Mat. 2:18;
    Gen. 35:19-20; 48:7; Jer. 31:15.

9. Proclamará júbilo al mundo. Luc. 4:18-19; Isa. 56:6; 61:1.

10. Tendrá una misión con los gentiles. Mat. 12:18-21; Isa. 42:1-4.

11. Su ministerio será de sanidades. Mat. 8:17; Isa. 53:4.

12. Enseñará por parábolas. Mat. 13:14, 15, 35; Isa. 6:9-10; Sal. 78:2.

13. Será descreído, odiado, y rechazado por los gobernantes. Mat. 15:8-9;
       21:42; Mar. 7:6-7; 12:10-11; Luc. 20:17; Juan 12:38-40; 15:25;
      Sal. 69:4; 118:22; Isa. 6:10; 29:13; 53:1.

14. Hará una entrada triunfal en Jerusalén. Mat. 21:5; Juan 12:13-15;
       Isa. 62:11; Zac. 9:9; Sal. 118:26.

15. Será como un pastor herido. Mat. 26:31; Mar. 14:27; Zac. 13:7.

16. Será traicionado por un amigo, por 30 piezas de plata. Mat. 27:9-10;
       Juan 13:18; 17:12; Zac. 11:12-13; Sal. 41:9.

17. Morirá entre malhechores. Luc. 22:37; Isa. 53:12,9.

18. Será sepultado por un rico. Mat. 27:57-60; Isa. 53:9.

19. Se le dará vinagre con hiel. Mat. 27:34; Juan 19:29; Sal. 69:21.

20. Se echará suerte sobre su vestidura. Juan 19:24; Sal. 22:18.

21. Aún sus últimas palabras fueron predichas. Mat. 27:46; Mar. 15:34;
      Luc. 23:46; Sal. 21:1; 35:5.

22. No se le quebrará ningún hueso. Juan 19:36; Ex. 12:45; Núm. 9:12;
      Sal. 34:20.

23. Será traspasado su costado. Juan 13:37; Zac. 12:10; Sal. 22:16.

24. Su rechazamiento será seguido por la destrucción de Jerusalén y la
       gran tribulación. Mat. 24:15; Mar. 13:14; Luc. 21:20; Dan. 9:27; 11:31;
       12:1, 11.

 

LA VIDA DE CRISTO EN LOS EVANGELIOS

MATEO

Aunque no encontramos el nombre del autor del libro, desde la historia más antigua de la iglesia siempre hemos dado Mateo como escritor de este libro. Se dice que apareció primero en hebreo y más tarde Mateo hizo una copia más completa en griego.

1. Mateo era un judío llamado también Leví por Marcos y Lucas. Mar. 2:14;
    Luc. 5:27.

2. Mateo recogió los impuestos--era un publicano odiado por todos.
    Mat. 9:9-11.

3. Mateo amaba a Jesús y también a los pecadores en la condición como él
    había estado. Tal vez no era bienvenido en las sinagogas, pero prestó su
    casa como un lugar donde Jesús pudiera predicar.

4. Como Mateo era un testigo ocular de los milagros y escuchó
     personalmente a los discursos de Cristo, era bien calificado a
     darnos un testimonio escrito de la vida de Cristo. Heb. 2:3-4.

5. Mateo escribió acerca del Rey y el reino. El reino se menciona 56 veces.

6. El Evangelio de Mateo fue dirigido primeramente a los judíos. Mat. 1:1.
    Los gentiles recibieron el evangelio mejor que los judíos y las iglesias
    primitivas se llenaron con gentiles. La brecha entre los judíos y los
    gentiles continuó creciendo. Mateo era odiado por los judíos, pero él tenía
    un amor por la verdad y tenía un deseo de mostrar que el evangelio tenía
    sus raíces en la historia de los judíos y que la profecía del Antiguo
    Testamento habló de Jesús. Mat. 1:22; 2:15, 23; 8:17; 12:17; 13:55; 21:4;
     27:35.

7. Jesús llamó a Mateo. Lucas dice algunas cosas del llamamiento de Mateo
    que no se encuentra en Mateo. Luc. 5:27-29.

MARCOS

1. El escritor de Marcos es anónimo.

2. La tradición nos enseña que Juan Marcos es el autor. No podemos confiar
    siempre en la tradición, pero donde está en acuerdo con la Escritura,
    podemos recibirlo con cierto grado de certeza.

3. El evangelio fue dado primeramente en forma oral por ellos que eran
    testigos de los eventos. Heb.  2:3-4; I Cor. 15:13; Luc. 1:1-2.

4. El arte de escribir fue excepcional entre la gente común.

5. Los apóstoles recibieron la comisión de predicar el evangelio, no
    escribirlo. Mar. 16:15.

6. Los apóstoles sembraron el evangelio en los corazones de los que
     escuchaban. I Cor. 15:1; Heb. 8:10; Rom. 10:10.

7. Generalmente la historia evangélica fue muy corta, dando solamente los
     hechos necesarios para la salvación. Hech. 10:34-47.

8. En el día de Pentecostés, Pedro usó un texto del Antiguo Testamento
    como base de su mensaje y habló de solamente una fase del evangelio--
    la resurrección, porque lo demás de la historia fue conocimiento común
    en la congregación.

9. El conocimiento de la vida y las enseñanzas de Cristo en el tiempo de la
    iglesia primitiva fue derivado por tradición y no por cartas.

10. Marcos no era testigo ocular de todo de lo que él escribió, pero fue
       asociado con los apóstoles. Hech. 12:12; I Ped. 5:13.

11. Marcos no predicó mensajes, ni hizo milagros que sabemos, pero fue
       uno de los sirvientes honrados de Dios.

12. Los evangelios escritos son los últimos pasos de la predicación de los
      apóstoles. Luc. 1:3-4.

13. Es evidente que Marcos vino de una familia con dinero, aunque él era
       muy tímido. Mar. 14:51-52; Luc. 16:19.

14. La primera iglesia se reunió en la casa de Juan Marcos. Hech. 12:12;
       Col. 4:10.

15. Pablo subestimó el valor de Marcos al principio. Hech. 13:13; 15:38-39;
       II Tim. 4:11.

16. Papías, un discípulo de Juan, dijo, "Marcos, interprete de Pablo, puso
       por escrito cuantas cosas recordaba de lo que Cristo había hecho y
       dicho, con exactitud, pero no con orden. Siguió después a Pedro".
       También "Marcos no incurrió en error escribiendo algunos cosas".

17. Clemente de Alejandría escribió que Marcos fue animado a escribir lo
       que Pedro predicó, como una persona que le había escuchado a Pedro
       por mucho tiempo.

LUCAS

1. Lucas era un compañero de testigos del ministerio de Jesucristo.
    Luc. 1:1-2.

2. Era un compañero de Pablo en varios de sus viajes misioneros.
    II Tim. 4:11; Hech. 16:10, 17; Fil. 2:4.

3. Lucas era un hombre de dedicación y sabiduría. Sus enseñanzas como
    médico le enseñó a examinar y ser exacto. Col. 4:14.

4. Fue bien calificado para revisar todas las historias acerca de Cristo (oral
    y también escritas), y dar solamente los hechos observados por él.
    Luc. 1:3-4.

5. Multitudes oyeron y creyeron el evangelio en los días inmediatamente
    después de Cristo. Hech. 2:41.

6. Solamente Lucas nos da los eventos de la vida de Cristo en orden.
     Luc. 1:2-3.

7. Teófilo era un hombre rico y de alta autoridad. Probablemente las
     historias de Cristo lo tenía a él confundido y él preguntó a Lucas para
     una historia de los hechos que podría ser verificada.

8. Lucas, siendo médico, le dio naturalmente preeminencia al ministerio
    de sanidad de Cristo. Él escribió de 17 milagros de sanidad y menciona
    multitudes de otros. Luc. 4:40; 5:15; 7:22.

9. El Evangelio de Lucas está lleno de parábolas, algunas que no están en
    los otros, como: el Buen Samaritano; el Necio Rico; la Moneda Perdida;
    el Hijo Pródigo; y el Mayordomo Injusto.

10. Lucas presenta a Cristo como el hijo del hombre, buscando a los
       perdidos.

A. La mujer pecadora. Luc. 7:47-50.

B. La oveja perdida. Luc. 15:3-7.

C. La moneda perdida. Luc. 15:8-10.

D. El hijo perdido. Luc. 15:11-24.

E. El hombre ciego. Luc. 18:35-43.

F. El publicano rico. Luc. 19:1-9.

G. La multitud perdida. Luc. 23:34.

H. El ladrón muriendo. Luc. 23:43.

JUAN

1. Juan era un hermano de Jacobo y el hijo de un pescador exitoso.
     Mat. 4:21-22; Mar. 1:19-20.

2. Fue dado un apellido por Jesús y llamado a ser apóstol. Mar. 3:17.

3. Fue un testigo de los eventos que él puso en detalle. Juan 1:14; 19:34-35;
     21:24; I Juan 1:1-4.

        A. Nos da lugares exactos. Juan 1:28; 3:23; 11:54.
        B. Nos da el tiempo del día. Juan 1:39; 4:6, 52; 13:30; 18:28; 19:14.

        C. Nos da las condiciones del tiempo. Juan 10:22; 18:18.

4. Fue conocido como el discípulo que Jesús amaba. Juan 13:23; 20:2;
    21:7, 20.

5. La madre de Juan y la madre de Jesús eran hermanas. Jesús y Juan eran
     primos. Mat. 27:56 y Juan 19:25. Salomé, la madre de Juan, siguió a Jesús
     y le dio de sus bienes. Mar. 15:40 y Luc. 8:3.

6. Juan fue escogido para cuidar la madre de Jesús después de su muerte.
    Juan 19:26-27.

7. La madre de Juan tenía grandes esperanzas para su hijo. Mat. 20:20-22.
    Conocemos más acerca de Juan que cualquier de los otros autores de los
    evangelios. Parece que escribió su evangelio después de los demás para
    contestar a las enseñanzas falsas y a los que negaban la deidad de
    Jesús. Juan 20:30-31. Notamos la prueba dada en el primer capítulo.
    Juan 1:1, 14, 29, 34, 49-51.

8. Juan nos da muchos otros milagros no mencionados en los otros, como
     prueba de la deidad de Cristo.

A. Primer milagro. Juan 2:11.

B. Historia de Nicodemo. Juan 3.

C. La mujer samaritana. Juan 4.

D. El hombre noble. Juan 4:46-54.

E. Sanidad del estanque de Betesda. Juan 5.

F. La enseñanza del pan de vida. Juan 6:22-59.

G. La mujer adúltera. Juan 8:1-12.

H. El hombre nacido ciego. Juan 9.

I. El buen pastor. Juan 10.

K. La resurrección de Lázaro. Juan 11.

L. Lavando los pies de los discípulos. Juan 13.

M. La casa de muchas moradas. Juan 14:1-6.

N. La ilustración de la vid y los pámpanos. Juan 15:14.

O. Oración intercesora. Juan 17.

P. La apariencia del Salvador resucitado en el mar Tiberias.
     Juan 21.

 

EL MENSAJE DEL REINO

1. El nacimiento del Rey. Mat. 1-2.

2. El precursor del Rey. Mat. 3.

3. El bautismo del Rey. Mat. 3:13-17.

4. La prueba del Rey. Mat. 4.

5. La proclamación del Rey. Mat. 4:17.

6. Los seguidores del Rey. Mat. 4:18-25.

7. La ley del Rey. Mat. 5-7.

8. Los credenciales del Rey. Mat. 8-9.

9. La presentación del Rey. Mat. 10-12.

10. Las parábolas del Rey. Mat. 13.

11. El retiro del Rey. Mat. 14.

12. Las enseñanzas del Rey. Mat. 16-17.

13. La manifestación del Rey. Mat. 17.

14. Los mensajes del Rey. Mat. 18.

15. El rechazo del Rey. Mat. 21.

16. Los ayes del Rey. Mat. 23.

17. Las profecías del Rey. Mat. 24-25.

18. El juicio del Rey. Mat. 26.

19. La crucifixión del Rey. Mat. 27.

20. La resurrección del Rey. Mat. 28.

21. El mando del Rey. Mat. 28:16-20.

 

NACIMIENTO DE JESÚS

1. La genealogía de Jesús.

A. Mateo nos da la genealogía de José, mostrando que Jesús fue
     un descendiente directo de Abraham y David, dando los
     derechos legales al trono. Mat. 1:1-16; 22:41-42. (Note las 3
     mujeres).

B. Lucas nos da la genealogía de María desde Adán, mostrando
     que Jesús se relacionó con todos los hombres.

C. Marcos escribió acerca del sirviente perfecto. Entonces no
     necesita establecer ningún reclamo legal.

D. Juan nos da los principios del hijo eternal. Él escribió después
     de que el hecho de la humanidad de Cristo fue establecido.
     Juan 1:1-4, 14.

2. Predicho por los profetas.

A. Jacob dijo que vendría de la tribu de Judá. Gen. 49:10.

B. Moisés dijo que iba ser profeta como él. Deut. 18:15-19.

C. Isaías nos dijo que iba a nacer de una virgen. Isa. 7:14.

D. Miqueas nos da el lugar de su nacimiento. Miq. 5:2.

3. Anunciado por el ángel del Señor.

A. Al padre de Juan el Bautista. Luc. 1:5-18.

B. A la virgen, María. Luc. 1:26-28.

C. A José en un sueño. Mat. 1:18-25.

D. A los pastores en la noche. Luc. 2:8-14.

4. El tiempo y lugar de su nacimiento. Luc. 2:1-7.

A. Como Lucas era un médico, tenía mucho cuidado en escribir el
     tiempo y el lugar. Juan 7:42.

B. Fue cuando Cesar dio un decreto. Más o menos en el año 6
     antes de Cristo.

C. No solamente nos da el pueblo sino también el lugar "en un
     pesebre", y la clase de ropa que le pusieron en su nacimiento.
     La mayoría de nosotros tenemos más detalles del nacimiento
     de Jesús que de nuestro propio nacimiento.

5. Los que lo vieron en su infancia.

A. Los pastores. Luc. 2:15-20.

B. Simeón, un hombre justo y devoto. Luc. 2:25-35.

C. Ana, una profetisa. Luc. 2:36-38.

D. Los Magos del oriente. Mat. 2:1-12.

6. Jesús fue nombrado por un ángel. Mat. 1:21; Luc. 2:21. Poca gente
     tiene este honor.

7. Otros eventos con relación al nacimiento.

A. Algunos regocijaron, pero Herodes fue celoso y se puso bravo.

B. Jesús tenía protección angélica. Mat. 2:13-15; Sal. 91:11.

 

JESÚS DE NAZARET

No sabemos mucho de la niñez de Jesús, pero los Evangelios nos dan lo
que necesitamos para confiar en Él como nuestro Salvador personal. El propósito de los Evangelios no es de darnos una historia completa.
Juan 21:25.

En los libros apócrifos--escrito en el segundo y tercer siglo--se encuentran muchas historias legendarias acerca de la niñez de Jesucristo, pero tenemos que rechazar todo lo que no está de acuerdo con la Palabra inspirada por el Espíritu Santo.

LO QUE SABEMOS

1. Donde creció Jesús. Luc. 2:39; 4:16; Mat. 13:54; Mar. 6:1; Juan 1:45-46.

2. Cómo creció Jesús. Luc. 2:41-52; 4:16; Sal. 1:2; Mat. 13:54; Mar. 6:2;
     Juan 7:15.

3. Jesús trabajó con sus manos y fue conocido como un carpintero.
    Mar. 6:3; Mat. 13:55.

4. Jesús tenía 4 hermanos y algunas hermanas. Mat. 12:46-47; 13:55-56;
    Mar. 6:3; Hech. 1:14; Juan 2:12; Gal. 1:19.

5. Jesús se dio cuenta de su misión a una edad muy temprana.
     Luc. 2:40, 47, 49, 52.

6. Jesús no hizo milagros hasta que empezó su ministerio público.
    Juan 2:11.

7. Los primeros días de Jesús fueron normales con la excepción del evento
    relatado en Luc. 2.

8. Sus hermanos no se dieron cuenta de su verdadera naturaleza y misión.
     Juan 7:3-9.

9. Su madre tampoco entendió sus acciones. Luc. 2:48-50; Juan 2:3-4.

10. Como no se menciona a José después de la visita al templo--cuando
       Jesús tenía 12 años--suponemos que él murió antes que Jesús fue
       adulto.

11. La ciudad de Nazaret donde creció Jesús tenía una sinagoga, pero la
       gente fue difícil de convencer y eran muy crueles.

A. Negaron creer que Jesús era más que el hijo de un carpintero.
     Mar. 6:3-6.

B. Hubieran destruido a Jesús si no fuera por un poder no visto
     que le protegía. Luc. 4:28-30.

 

EL BAUTISMO DE JESÚS

En Mateo

1. El lugar--el río Jordán. Mat. 3:13. Jesús vino a Juan de Galilea. Juan no fue
    a Jesús para echar un poco de agua en su cabeza y decir unas palabras
    mágicas.

2. Una persona escogida divinamente. Mat. 3:14. Aunque Juan no pensaba
     que era digno del honor, Jesús le aseguró que era la voluntad de Dios.

3. El propósito no era el perdón del pecado, sino un acto de justicia.
    Mat. 3:15; I Ped. 3:21; Tito 3:5.

4. La manera en que Él fue bautizado. Mat. 3:16. Juan no solamente bautizó
    con agua, sino que lo hacía en el Jordán. Mat. 3:6; Rom. 6:4; Col. 2:12;
    Juan 3:23.

5. Su bautismo fue aprobado divinamente. Mat. 3:16-17.

En Marcos

1. El lugar--el río Jordán. Mar. 1:9. Marcos nos da la ciudad de donde vino
    Jesús--Nazaret.

2. Juan fue escogido divinamente como el mensajero que bautizaría a Jesús.
     Mar. 1:2-4, 9.

3. La manera--en el Jordán. Mar. 1:9-10.

4. Aprobación divina. Mar. 1:11.

En Lucas

1. Lucas implica que el lugar fue el río Jordán. Luc. 3:3.

2. Lucas nos dice que Jesús oraba cuando fue bautizado. Luc. 3:21.

3. Aprobación divina. Luc. 3:22.

4. Lucas nos da la edad de Jesús cuando fue bautizado. Luc. 3:23.

En Juan

1. El lugar fue Betábara, al otro lado del Jordán. Juan 1:28.

2. Juan el Bautista fue un hombre enviado por Dios. Juan 1:6-8.

3. Juan recibió una señal divina. Juan 1:32-34.

A. Solamente Juan y Jesús vieron la señal. Juan dijo, "Vi", no
     "vimos".

B. En ningún otro lugar encontramos que otros vieron la señal.

C. Nadie dudó del testimonio de Juan, ni aún los fariseos.
     Mat. 21:25-26.

 

LA TENTACIÓN DE JESÚS


MATEO

Cómo Satanás tentó a Jesús:

1. Su apetito humano. Mat. 4:13; Gen. 3:6; I Juan 2:16.

2. El sentido de orgullo. Mat. 4:5-6. Satanás quiso hacer un fanático de
    Jesús--primero un dudador--después un fanático. Gen. 3:5; I Cron. 21:1.

3. Cosas materiales. Mat. 4:9. Jesús resistió la tentación con la confianza
     que Él tenía en la palabra de Dios.

MARCOS

De acuerdo con Marcos, la tentación vino inmediatamente después del bautismo. Mar. 1:12-13. Pruebas vienen antes del servicio.

1. Dirección divina. Fue dirigido por el Espíritu Santo al desierto. Jer. 20:9;
    Hech. 21:14.

2. El lugar--todos están de acuerdo que fue en el desierto. No tenía
    compañerismo con su familia ni amigos, no tenía consuelo ni fortaleza
    ni comida. Nuestras tentaciones más fuertes vienen cuando estamos
    solos. Pero Él no estaba solo. Sal. 91.

3. El tentador fue Satanás, una persona verdadera.

A. Satanás conoce la naturaleza humana. Job 2:4.

B. Satanás conoce la Biblia. Mat. 4:6.

C. Satanás encontró que Jesús era puro. Mat. 4:11.

4. Protección divina. Jesús estaba con los animales salvajes y no tenía
    protección sino de su Padre Celestial. Sal. 91:13; Dan. 9:22.

5. Asistencia angélica. Mar. 1:13; I Reyes 19:5-8.

A. Angeles ministraron a Jesús en el Huerto de Getsemaní.
     Luc. 22:43.

B. Jesús no siempre aceptó la ayuda de los ángeles. Mat. 26:53.

LUCAS

Lucas nos da la tentación pero en un orden diferente. El orden no es importante.

1. Fue una tentación verdadera. "Tuvo hambre". Luc. 4:2; Mar. 11:12;
    Mat. 4:2.

2. Fue satánica--el tiempo--la manera--el propósito fue hacer un rebelde de
     Jesús. Luc. 4:7; Isa. 14:12-14.

3. Fue completa--tentado en todo. Heb. 2:18; 4:15.

JUAN

La tentación de Jesucristo no se encuentra en Juan. Juan habla de la
divinidad de Cristo, no de la humanidad.

 

EL PRINCIPIO DEL MINISTERIO DE JESÚS

 

1. Jesús fue identificado y presentado por Juan el Bautista. Juan 1:29, 35-36.

        *Jesús empezó su ministerio público después del bautismo y la prueba
         en el desierto.

2. Jesús llama a sus primeros discípulos. Juan 1:38-40.

    A. Andrés, el hermano de Simón Pedro, y el otro—tal vez era Juan.

    B. Jesús comenzó su ministerio ganando almas. Prov. 11:30.

    C. Andrés estaba convencido. Juan 1:41.

3. Jesús conoció todo de Simón Pedro antes que se encontrara con él.
     Juan 1:42; 2:24, 25.

4. Jesús escogió a Felipe como discípulo. Juan 1:43.

       *Felipe fue convencido. Juan 1:44-45.

5. Jesús sorprendió a Natanael cuando comprobó que Él conocía todo de su
     vida. Juan 1:47-51. (Natanael es también Bartolomé. Luc. 6:14). Jesús no
     hizo error cuando escogió a sus discípulos, aunque escogió a Judas.
     Juan 13:18.

 

EL PRIMER MILAGRO

El matrimonio podría haber sido en la familia de María o amigos muy íntimos. María ya estaba, pero Jesús y sus discípulos fueron invitados. Juan 2:1. No sabemos cuantos discípulos trajo Jesucristo. Un matrimonio como este se celebraba por unos 7 días. Jue. 14:10-12.

SIETE HECHOS

1. No hay evidencia que María esperaba un milagro. v. 3. Como Jesús trajo a
     sus discípulos, tal vez se sentía responsable de que no había vino.

2. Jesús no pensaba que era el tiempo para demostrar su poder
    abiertamente. v. 4; 7:6.

3. María era bien conocida en la casa porque dio órdenes a los sirvientes. Tal
     vez esperaba que Jesús los mandaría a comprar o prestar vino. Recuerda
     que Jesús era el que ganaba el sueldo del hogar de María.

4. Fue un matrimonio judío típico. Una familia que quiso observar todas las
     costumbres religiosas. v. 6; Luc. 1:6; Mar. 7:3.

5. Jesús cambió el agua a vino sin ayuda. No necesitaba la fe de ninguna
     persona presente.  v. 7-9; Juan 4:46. Aún el novio no sabía del milagro
     cuando Él lo hizo. v. 10.

6. Este fue el primer milagro de Jesús. v. 11. Todos los milagros escritos en
    los libros apócrifos son fábulas. Vino es un símbolo de gozo. Jesús
    cambia nuestras tristezas a gozo. Isa. 55:1.
   
       *El vino era jugo de uvas no fermentado.

7. La fe de los discípulos fue confirmada y aumentada. v. 11. En v. 13,
    sabemos que los hermanos estaban presentes pero no sabían del
    milagro. Él hizo el milagro para el beneficio de los discípulos. Podría
    haber conseguido el vino sin un milagro. Mat. 13:16.

 

REGRESO A CANÁ DE GALILEA

Juan 4:43-45.

El proverbio que dice que un profeta no tiene honor en su propio país probó ser verdad en Nazaret, pero no en Galilea.

Jesús fue recibido honorablemente por los galileos, y la razón es dada en v. 45; Juan 2:23.

Evidentemente los discípulos galileos que siguieron a Jesús en Judea regresaron a sus propios hogares una vez que estaban de nuevo en Galilea. Parece que Jesús estaba solo hasta que llamó de nuevo a sus discípulos con algunos otros. Mar. 1:14-15; Mat. 4:17; Luc. 4:14-15.

EL SEGUNDO MILAGRO.

Juan 4:47-54.

Este es el segundo milagro en Galilea. Otros milagros antes que este fueron hechos en Jerusalén. Juan 2:23. Cuando Jesús cambió el agua a vino en
Caná, algunos discípulos estaban con Él. Juan 2:1-2.

Jesús regresa al hogar de algunos amigos o parientes, donde Él hizo el
primer milagro. Juan 4:46.

Debía haber un intervalo de tiempo entre el fin de su ministerio temprano en Judea y el principio de su ministerio en Galilea. Más tarde encontraremos que sus discípulos se reunieron con Él en Capernaúm.

LA CURACIÓN DEL HIJO DE UN NOBLE

1. Él oyó de Cristo. v. 47.

    A. Tal vez algunos de sus discípulos le dijeron de Jesús y su poder de
         sanar. Rom. 10:14.

    B. ¿Ud. ha dicho a alguno de Cristo?

2. Por qué el noble vino a Cristo.

        *Podría haber mandado a un sirviente. Debía haber amado a su hijo.
         Todos los padres deben venir a Cristo por sus hijos. Mar. 10:13-14.

3. El hijo estaba grave. v. 47.

        *Todos los hijos con bastantes años son responsables por sus pecados
          y están en una grave condición sin Cristo. Rom. 6:33.

4. La fe limitada del noble. v. 48.

5. La sinceridad y persistencia del noble. v. 49; Luc. 18:1-8.

6. La fe del noble aumentado. v. 50; Núm. 23:19; Juan 3:36; 11:40.

7. La fe del noble confirmado. v. 51-53; Rom. 8:16; I Juan 3:20-21.

8. La curación fue instantánea y también la salvación. v. 52;
     Luc. 7:48-50; 19:9.

9. El testimonio del noble. Vs. 53.

     *Creyó él y otros con él. Hech. 16:31-33.

 

JESÚS EMPIEZA SU MINISTERIO PÚBLICO

El traslado a Capernaúm. Juan 2:12; Mat. 4:13.

Llevó a su madre, María. Juan 2:12.

Sus hermanos. Juan 2:12; Mat. 13:55.

Sus discípulos, sus seguidores escogidos. Juan 1:43.

No sabemos cuanto tiempo se quedaron en Capernaúm. Tal vez el tiempo
fue ocupado dando instrucciones privadas a los discípulos.

 

JESÚS VA A LA FIESTA DE LA PASCUA.

Juan 2:13

1. Lo que Él se encontró en el templo. Juan 2:14. Esta fue la primera
    purificación del templo y no está en los otros Evangelios.

2. Lo que Él hizo. Juan 2:15-16.

3. La impresión hecho en los discípulos. Juan 2:17.

4. La pregunta de los judíos. Juan 2:18.

5. Jesús contesta. Juan 2:19. Demuestra que Jesús sabía muy temprano
    en su ministerio que los gobernantes lo matarían y que resucitaría el
    tercer día. Juan 2:21-22.

6. Los resultados de su visita. Juan 2:23. No tenemos detalles de los
    primeros milagros hechos en Jerusalén, pero impresionaron a uno de los
    gobernantes. Juan 3:1-2.

7. Aunque muchos profesaron fe en Él, Jesús no fue decepcionado en creer
     que iban a recibirle en todos los casos. Juan 2:24-25; 6:64-66.

LECCIONES DE LA PURIFICACIÓN DEL TEMPLO

1. La actitud de Dios en cuanto a las religiones falsas. Aún una religión
    buena puede ser transformada en un engaño. Juan 2:16.

2. Hay tal cosa como indignación justa. Sal. 69:9; Juan 2:16; Ef. 4:26.

3. Nuestro cuerpo es un templo y debe ser guardado limpio para la presencia
     del Señor. I Cor. 6:19-20.

4. Un cuerpo de creyente, como la iglesia en Corinto, es también un lugar
     donde mora el Señor y debemos guardarlo limpio. I Cor. 5:7-8; 12:25-27;
     Ef. 2:19-22; Apoc. 1:12-13.

5. Pedir una señal demuestra incredulidad. Juan 2:18.

    A. Tenían el testimonio de Juan el Bautista. Juan 6:33-35.

    B. Miraron los milagros hechos por Jesús. Juan 2:23; 6:36.

    C. Tenían el Antiguo Testamento. Juan 5:39; I Cor. 1:22-24.

 

NICODEMO

1. Nicodemo representa el hombre a su mejor. Juan 3:1.

A. Fue un Fariseo. Hech. 26:5.

B. Fue un gobernador y maestro de religión. v. 10; 7:46-51.

2. Nicodemo tenía cuidado. Vino de noche. v. 2; 7:50; 19:39.

*Le podría haber expulsado de la sinagoga. Juan 9:32.

3. Fue ignorante de la cosa mas importante. v. 4.

    *El hombre natural es ignorante del plan de Dios para la
     salvación. I Cor. 2:14.

4. Nicodemo necesitaba una nueva naturaleza, una naturaleza divina.
    v. 3, 7; I Ped. 2:2; II Ped. 1:4.

*Es una necesidad universal. v. 6; Rom. 8:5.

5. Nicodemo no podía entender el idioma de los cielos. v. 12.

 

EL NUEVO NACIMIENTO

1. Lo que el nuevo nacimiento no es:

A. No es membrecía en una iglesia. Hech. 16:31.

B. No es el nacimiento natural. v. 6; 1:13.

C. No es reformación ni bautismo. Tito 3:5.

*El agua habla del primer nacimiento.

2. Lo que el nuevo nacimiento es:

A. Un nacimiento espiritual. v. 6.

B. Una vida nueva. II Cor. 5:17.

C. Un corazón nuevo. Eze. 11:19.

3. El misterio del nuevo nacimiento. v. 8; Ecles. 11:5-6.

4. Como nacer de nuevo.

A. Ilustrado por Moisés. v. 14; Num. 21:4-9.

B. Creyendo en Cristo. v. 15-18.

5. Porque algunos no son nacidos de nuevo. v. 19-21.

6. La evidencia del nuevo nacimiento. v. 21; I Juan 3:10.


EL ÚLTIMO TESTIMONIO DE JUAN EL BAUTISTA

1. Jesús es el novio. v. 29.

2. Él es sobre todo. v. 31.

3. Dios le mandó. v. 34.

4. El espíritu fue dado sin medida a Él. v. 34.

5. Fue amado por el Padre y dado toda autoridad. v. 35.

6. Vida eterna es en Él. v. 36.

7. La ira de Dios está sobre todos los que le rechazan. v. 36; Juan 14:6;
     Hech. 4:12; I Juan 5:12.

 

JESÚS PASA POR SAMARIA

 

1. La influencia de Jesús creció. Juan 3:26-30; 4:1. Note la clase de gente
    que respondió a la predicación de Juan y Jesús. Mar. 12:37; Luc. 7:30;
    Juan 1:11-12.

2. Jesús sale de Judea. Juan 4:3; Mat. 4:12; Mar. 1:14; Luc. 4:14.

    *Sin duda Jesús no quiso causar conflicto con el ministerio de
     Juan.

3. Jesús pasa por Samaria.

    *Podría haber pasado alrededor como la mayoría de los judíos.
     Algunas veces las bendiciones más grandes se encuentran
     donde otros no quieren andar. Hech. 8:5-6.

4. El pozo de Jacob.

    A. Encuentros importantes en este pozo. Gen. 24:14-15; 29:2-9;
         Núm. 21:16.
   
    B. Un ejemplo de la humanidad de Cristo. Mar. 4:38; Luc. 4:1-2.


LA MUJER SAMARITANA

1. Era una sorpresa a ella que Jesús no observaba la barrera social. v. 9;
    Luc. 19:17.

2. Pensaba que Jesús era solamente otro judío.

3. No sabía:

A. El regalo de Dios. v. 10, 14; 10:28; Rom. 6:3.

B. Quien podría darle. v. 26.

4. Aprendió que Jesús era mayor que Jacob. v. 12; Mat. 12:41-42.

5. Aprendió del agua viva. v. 14-15; Juan 7:37; Apoc. 22:17.

6. Fue convencida de su pecado. v. 18; Rom. 3:23; Isa. 53:6; Ecles. 7:20.

7. Creyó que Jesús era un profeta. v. 19; Mat. 21:11; Juan 7:40-41.

8. Fue convencida que Jesús es el Cristo. v. 29; Mat. 16:13-17.

9. Trajo otros a Cristo. v. 39; Sal. 126:6; Prov. 11:30.

 

LA BENDICIÓN PERDIDA

1. Los discípulos no sabían que Jesús quisiera que todos sean salvos. v. 27;
    Mar. 16:15.

2. Fueron preocupados por la comida física y no la espiritual. v. 31-32;
    Juan 6:27.

3. No notaban la gran oportunidad. v. 35; Mat. 9:37.

4. No sabían que el Señor de la cosecha paga a sus obreros. v. 36;
    I Cor. 3:9-15.

5. No entendieron la verdadera misión en Samaria. v. 38; Mat. 6:33. (Un
    milagro no fue necesario para convencer a los samaritanos. Solamente
    necesitaban la verdad. v. 40-43; Juan 8:32-40; 14:6).

 

JESÚS REGRESA A JERUSALÉN

Juan 5

Los teólogos no están de acuerdo acerca de que fiesta es este. Pero la
mayoría piensan que era la Pascua. Los resultados de la primera visita a Jerusalén son:

1. Los líderes le toleraron. Le hicieron preguntas pero no fueron hostiles.

2. Muchos creyeron en su nombre, pero con algunos no era una fe
    verdadera. Juan 2:23.

Los líderes fueron más hostiles en la segunda visita. Juan 5:16. En la primera parece que Jesús tuvo algunos de sus discípulos con Él. En la segunda parece que estuvo solo.

EL PRIMER MILAGRO HECHO EL SÁBADO

LA SANIDAD DEL HOMBRE IMPOTENTE

El hombre impotente representa la nación de Israel, también la condición del hombre sin Cristo. Juan 15:5. La multitud de gente esperando que se mueva
el agua es un ejemplo de la condición espiritual del mundo perdido.

1. No había duda acerca de su enfermedad. v. 5.

2. Jesús sabía de su condición. v. 6, 14; 21:17.

3. Jesús estaba listo y tenía la habilidad de sanarlo. Heb. 7:25; Mat. 11:28-30.

4. El hombre impotente esperaba ayuda humana. v. 7. (Había 24 grados hasta
    el agua.)

5. Jesús puede sanar y salvar usando solamente su palabra. v. 8; Luc. 7:48;
     Mar. 2:5-12.

6. La sanidad fue inmediata. v. 9; Hech. 10:43.

7. Su sanidad fue evidente a todos. II Cor. 5:17.

 

LAS OBJECIONES DE LOS LÍDERES

1. Buscaban razón para condenarlo. En contra de la tradición, Él quebró el
    sábado. v. 18.

2. Jesús guardó la ley de Moisés, pero no honró las tradiciones. Mat. 15:1-3;
     Mar. 7:5-8; Deut. 13:1-5.

3. Ellos no aceptaron que Él era igual con Dios. v. 18.

 

LA DEFENSA DE JESÚS

1. Él dijo que Él era el Hijo de Dios con igual autoridad. v. 17, 19-20; 10:30.

2. Él dijo que Él tenía poder para dar vida. v. 21; Juan 10:28; Efe. 2:1.

3. Él dijo que Él era el ejecutor de la voluntad de Dios. v. 22, 27; I Cor. 5:10;
     Apoc. 6:15-16.

4. Él dijo que tenía igual honor con el Padre. v. 23; Fil. 2:10-11.

5. Él dijo que tenía el derecho de justificar a los creyentes. v. 24; Rom. 5:1.

6. Él dijo que tenía poder sobre los muertos. v. 28-29; 11:25.

7. Él dijo que era un juez justo. v. 30; Juan 7:24.

 

LA BASE DE SUS RECLAMOS

1. El testimonio de Juan el Bautista. v. 32-25; 1:22-24.

2. Los milagros que Él hizo. v. 36; 3:2.

3. El Padre le aprobó. v. 37; 1:32-34.

4. El Antiguo Testamento habla de Él. v. 39; Luc. 24:27.

 

EL DEFENSOR SE HACE JUEZ

Las razones por qué le rechazaron

1. No honraron la palabra de Dios. v. 38, II Cor. 3:16.

2. No amaban a Dios. v. 42, 8:42.

3. Buscaban que los hombres les alaban en vez del honor de Dios. v. 44;
    II Cor. 10:18.

4. Tampoco creyeron a Moisés. v. 44-47; Luc. 16:31.

 

JESÚS REGRESA A JERUSALÉN

Juan 7:10-53

Esta visita a Jerusalén nos es dada solamente por Juan. Los líderes religiosos habían tratado matar a Jesús en una visita previa. Juan 5:16. La puerta había estado cerrada a un ministerio abierto en Jerusalén. Juan 7:10; 11:7-10.

EN LA FIESTA

1. Algunos de los judíos quisieron matar a Jesús. Juan 7:11, 19; Luc. 4:28-29.

2. Algunos pensaron que era un hombre bueno. v. 12; Mat. 19:16-17.

3. Algunos pensaban que era un engañador. v. 12, 47-48; 10:19-21.

4. Algunos pensaron que era demasiado tímido. v. 13.

5. Algunos se maravillaron de su habilidad de enseñar. v. 15,46.

    *Jesús habló con sabiduría celestial. v. 16; 8:28; 12:49; 14:10;
     Hech. 4:13; 6:10.

 

COMO CONOCER LA VOLUNTAD DE DIOS

1. Hay que tener una determinación de conocer la voluntad de Dios. v. 17;
    Jer. 29:13; Juan 8:32.

2. El sirviente verdadero desea solamente la gloria de Dios. v. 18; 3:30; 8:50.

3. El sirviente de Dios no obra en contra de la ley. v. 19; Rom. 7:12.

    *Quizás algunos no sabían de los atentados anteriores de matar
     a Jesús. Juan 5:16. *El pecado de odiar. I Juan 3:14-15.

4. No debemos juzgar por el aspecto exterior. v. 24.

      *Jesús es mayor que la ley. v. 21-24; 1:17; 5:16-17; Mat. 12:12.

 

LOS RESULTADOS DE SUS ENSEÑANZAS

1. Algunos estaban atónitos que le permitieran enseñar. v. 25-27; Luc. 4:22.

2. Algunos fueron regañados por su incredulidad. v. 28-29; 8:43-45.

3. Algunos quisieron prenderle, pero estaban impedidos. v. 30; 8:20;
    Mar. 11:18; Luc. 19:47-48.

4. Muchos creyeron. v. 31; 8:30.

5. Los fariseos ordenaron su aprehensión. v. 32, 45-46.

6. Algunos estaban condenados por su incredulidad. v. 33-36; 14:3.

 

LA INVITACIÓN

1. Todos que tienen sed. v. 37; Isa. 55:1; Mat. 5:6; Apoc. 22:17.

2. La promesa del Espíritu Santo a todos que vienen. v. 38-39; Hech. 2:39.

3. La división en la gente. v. 40-43.

    *El evangelio divide como también une a la gente.
     Hech. 17:32-34; Mat. 10:34-35.

4. Aún los oficiales estaban convencidos de su naturaleza divina.
     v. 44-49; Mat. 27:54.

5. Nicodemo fue forzado a revelar sus convicciones. v. 50-52.

A. Discípulo secreto, tarde o temprano, tiene que confesar su fe.
     Mat. 10:31-32.

B. Hipócritas también tienen que revelarse. Mal. 3:2-3.

 

JESÚS REGRESA A CAPERNAÚM

Mat. 9:1-8; Mar. 2:1-2; Luc. 6:17-26.

Capernaúm fue el nuevo hogar. Mat. 9:1.

La fama de Jesús no solamente atrajo gente que fue amable, pero también los que criticaron. Luc. 5:17; Mar. 2:1-3.

El propósito de la reunión fue para predicar y enseñar la Palabra. Dondequiera que Jesús iba, el poder de Dios estaba presente para sanar. Luc. 5:17.

 

UN PARALÍTICO SANADO

Este hombre es una buena ilustración de un pecador perdido.

1. Él estaba destituido. Juan 15:5; Rom. 5:6.

2. Otros tuvieron que llevarlo a Jesús. Juan 1:42; Luc. 14:21; 15:3-5.

3. Había dificultades a sobrevenir. Ecles. 11:4-6; Juan 11:39; Luc. 19:3.

4. Sus buenas obras probaron su fe, "Al ver Jesús la fe de ellos". Heb. 11:6;
     Sant. 2:18; Mar. 2:5. El hombre enfermo probó su fe en levantarse y llevar
     su lecho. Luc. 5:25.

5. Sus pecados fueron perdonados por Jesús. Hech. 10:43; Heb. 9:22;
     Juan 1:29.

6. Su sanidad y perdón fue instantáneo. Luc. 5:25; 13:13.

7. Jesús sabía los pensamientos de los que le criticaron. Luc. 5:22;
    Mat. 22:18:8; Heb. 4:12.
   
     *Su obra trajo alabanza de algunos y crítica de otros. Mar. 2:12.
      ¿No es igual hoy en día?

 

EL LLAMAMIENTO DE MATEO

Mat. 9:9-13; Mar. 2:13-17; Luc. 5:27-32.

Mateo debía haber sabido de Jesús y anhelaba en su corazón ser un
discípulo, pero no se sentía digno de un honor tan alto. Aunque Mateo
tuvo un trabajo que era considerado deshonroso, Jesús pudo usarlo.

1. Fue un llamamiento personal. Luc. 5:27; Gal. 1:15.

2. Fue un llamamiento a servicio. Mar. 2:14; Rom. 12:1-2.

3. Llamó por un sacrificio. Luc. 5:28; Mar. 10:28-30.

4. Fue un llamamiento para usar su influencia. Luc. 5:29. Mateo no pudo
    influir a los líderes judíos al principio, pero pudo influir a otros publicanos
    y pecadores. Mar. 2:15; I Cor. 9:19-22.

5. Fue un llamamiento para tener compañerismo con Jesús aunque
    provocara algunos a criticar. Mar. 2:16; Luc. 5:30; I Cor. 6:9-11; Heb. 2:11.

Mateo en su evangelio no menciona el sacrificio que fue necesario para él seguir a Jesús, tampoco dice quien dio la fiesta. Tal vez estaba tan fortalecido que no consideraba cualquier cosa que hizo por Jesús como un sacrificio.

JESÚS EN CAPERNAÚM

Galilea, casi rodeado por Gentiles—y un gran elemento de los habitantes extranjeros—fue menospreciado por los de Judea. Juan 7:52.

EL LLAMAMIENTO DE PEDRO

Pedro se encontró con Jesús antes, pero sin duda no fue impresionado.
Juan 1:41-42.

1. Jesús pidió el uso del barco de Pedro. Luc. 5:3; Mat. 21:3.

2. Jesús usó el barco como púlpito. Luc. 5:3; Mat. 21:3.

3. Jesús instruye a Pedro como pescar. Luc. 5:4; Juan 21:3-6; Deut. 8:18.

4. Jesús probó su señorío con Pedro. (De maestro a Señor.) Luc. 5:6-8;
    Juan 20:28.

5. Pedro se convirtió en un pescador de hombres. Luc. 5:10; Juan 21:15-17.

 

EL LLAMAMIENTO DE PEDRO Y ANDRÉS

Mateo no habla del uso del barco. Mat. 4:18-20.

Andrés es llamado de nuevo a un trabajo permanente. Juan 1:40;
Mat. 4:20; 10:38; Mar. 1:16-17.

EL LLAMAMIENTO DE JACOBO Y JUAN

Primera mención de Jacobo. Juan había seguido a Jesús en Judea. Al regresar a Galilea, Juan, como los demás, había regresado a su hogar y su ocupación. Ahora él y Jacobo están llamados a dejar todo y seguir a Jesús, por tiempo completo. Mat. 4:21-22; Mar. 1:19-20; Luc. 5:10-11. (Nota:
Solamente Lucas nos enseña por qué las redes necesitaban reparación.
Luc. 5:6-7).

 

JESÚS ASISTE EL CULTO EN CAPERNAÚM.

Mar. 1:21

Jesús llevó a sus discípulos a la sinagoga con Él. Luc. 4:16.

1. Él enseñó con autoridad. Mar. 1:22; Luc. 4:32; Juan 7:46.

2. Jesús fue reconocido por los demonios. Mar. 1:24-25; Luc. 4:33-34;
     Hech. 10:38.

3. Los demonios temieron y obedecieron a Jesús. Mar. 1:27.

4. Se hizo famoso en Galilea. Mar. 1:28; Luc. 4:37.

 

JESÚS SANA EN CAPERNAÚM

1. Jesús sanó a la suegra de Pedro. Mar. 1:29-31; Mat. 8:14-15; Luc. 4:38-39.

2. Jesús sanó a todos los que llegaron a Él. Mar. 1:32-34; Luc. 4:40-41;
    Mat. 8:16-17.

 

LA PRIMERA GIRA POR GALILEA

Mat. 4:23-25; Mar. 1:35-39; Luc. 4:42-44.

1. Oraron primero. Mar. 1:35. Jesús fue un hombre de oración. Luc. 6:12;
    Mat. 26:36-40; Heb. 5:7.

2. Los discípulos recién llamados le siguieron. Mar. 1:36; Mat. 4:19.

3. La multitud quiso impedir la gira. Luc. 4:42-43; Juan 6:26.

4. El propósito de la gira fue de alcanzar a los perdidos con el evangelio.
    Mar. 1:38; Mat. 4:23; Luc. 19:10.

5. Dónde fue y dónde predicó en la gira. Mat. 4:23; Mar. 1:39; Luc. 4:44.
   *La sinagoga fue el lugar más lógico. Pablo siguió este ejemplo en el
    principio. Hech. 17:2; 28:23-28.

6. El éxito de la gira. Mat. 4:24-25. La fama de Jesús extendió a todo Siria,
    Decapolis, Jerusalén, Judea y al otro lado del Jordán. Mat. 4:24-25.

7. Todos los que vinieron recibieron su sanidad en esta gira, pero la
     predicación fue primera. Salvación es más importante que la sanidad.
     Mat. 16:15.

 

EL LEPROSO SANADO

Mat. 8:2-4; Mar. 1:40-45; Luc. 5:12-16.

1. Lucas dice, "lleno de lepra", en sus últimos días de vida. Representa el
    pecador en pecado profundo. Isa. 1:18; I Tim. 1:15.

2. Vino en humildad.

3. Vino con fe.

4. El toque de sanidad. Solamente Jesús se atrevería tocar a un leproso.
    Mar. 1:41; Heb. 5:2.

5. El mandamiento de callarse. Mar. 1:44. Jesús no buscaba fama como uno
    que hace milagros. Él vino a redimir a los perdidos. Mar. 10:45.

6. El que fue leproso no pudo callarse. Mar. 1:45; Luc. 5:15; Sal. 103:1-2.

7. Jesús se apartó. Luc. 5:16. La primera gira empezó y terminó con oración.

 

JESÚS ESCOGE A LOS DOCE

Mat. 12:15-21; Mar. 3:7-19; Luc. 6:12-16.

1. El retiro de Jesús. No es siempre necesario para entrar en conflicto con los
    que oponen nuestro ministerio, aunque tengamos razón. Mat. 12:14-15;
    Isa. 36:21.

2. La fama de Jesús. Mar. 3:7-8. Aunque hubo oposición, la fama de Jesús
    creció. Jesús no buscaba la fama y muchas veces la suprimió. Mat. 3:12;
    12:16-19.

3. La mansedumbre y gentileza de Jesús. Predicho por Isaías. Isa. 42:1-4;
    Mat. 12:17-21.

4. Los ayudantes de Jesús.

A. El trabajo había crecido de tal forma que Jesús necesitaba
     ayuda. Él tenía muchos discípulos (seguidores) pero no
     ayudantes. Mar. 3:9-10.

B. Antes de escoger a sus 12 ayudantes, pasó la noche en
     oración. Luc. 6:12.

C. Dio a sus ayudantes un título--apóstoles. Luc. 6:13. El trabajo
     del Señor es tan importante que no le dio el trabajo de predicar
     a todos sus discípulos.

D. De la gran multitud que le siguió, Él escogió doce. No pidieron
     el trabajo, Jesús escogió en el pasado y ahora también.
     I Tim. 3:1-7.

E. Jesús quería que ellos tuvieran un entrenamiento debajo de
     su supervisión personal. Mar. 3:14; Hech. 1:21-22.

F. Jesús les dijo donde y que mensaje debieran predicar.
     Mat. 10:5-7.

G. Recibieron autoridad para hacer la misma cosa que Jesús hizo.
     Mar. 3:15; Mat. 10:8.

H. Jesús no hizo un error en escoger a Judas. Tenía un propósito.
     Juan 6:70.

I. Cuando miramos los nombres de los apóstoles, notamos que el
   nombre de Pedro siempre es primero y Judas siempre el último.
   Mat. 10:2-4; Mar. 3:17-19; Luc. 6:14-16; Hech. 1:13.

5. Jesús todavía necesita ayudantes. Si nuestra vida es consagrada a su
     causa, Él puede escoger a nosotros. Rom. 12:1-2.

 

EL SERMÓN DEL MONTE

Mat. 5-7; Luc. 6:17-26.

1. La felicidad del creyente depende en lo que somos, no en las cosas que
    tenemos. Jesús nos da nueve características de un cristiano. Todas son
    huellas interiores, ninguno exterior. Sal. 1; I Sam. 16:7.

2. La influencia del cristiano.

A. Es como la sal. Se pierde el sabor cuando se mezcla con
     otras sustancias. También el creyente cuando se mezcla con
     el mundo. II Cor. 6:14-18.

B. Son como la luz, pero podemos esconder una luz. Mat. 5:16;
     Luc. 22:54-61.

3. La regla de conducta de un creyente.

A. Jesús cumplió las profecías que se encuentran en el Antiguo
     Testamento acerca de Él. Luc. 24:27.

B. El creyente debe cumplir la ley moral y enseñarla también. v. 19.

C. La justicia de los escribas y fariseos consistió en cumplir las
     ceremonias y tradiciones (apariencia de afuera). Mat. 23:13-28.

D. Nuestra justicia tiene que ser adentro tanto como afuera.
     Mat. 5:20; II Cor. 5:17.

E. Dios espera más del creyente bajo la gracia que del Israelita
     bajo la ley. Tito 2:11-13.

F. El creyente debe mantener un espíritu de perdón. Mat. 5:23-24;
    18:21-22.

G. El creyente debe estar listo para arreglar diferencias aunque le
     cueste. Mat. 5:25-26; Gen. 13:7-9.

H. Dios aún juzga un deseo inmoral como pecado. Mat. 5:28.

I. El divorcio debe ser evitado, pero hay excepciones en casos
   donde la inmoralidad está involucrado. Mat. 5:32; 19:9;
   Deut. 24:1-4.

J. Los creyentes deben tener cuidado de no hacer un voto que no
    pueden o no quieren cumplir. Hech. 5:33-37; Ecles. 5:4-5.

K. Los creyentes deben hacer más que su deber. Mat. 5:41.

L. Los creyentes deben dar liberalmente. Mat. 5:42; Deut. 15:7-8.

M. Los creyentes deben amar a sus enemigos. Mat. 5:44-47;
     Col. 1:19-21.

4. Dios demanda y espera la perfección. Él no estará satisfecho con menos.
    Mat. 5:48; Gen. 17:1.

A. Vivir sin pecado es una meta que no podemos alcanzar hasta
     que seamos como Él es. I Juan 3:2.

B. Somos salvos por gracia. Efe. 2:8.

C. Hechos perfectos por su obra en nosotros. Judas 24.

D. Esperamos que nuestros niños sean perfectos--aunque no
     sean--los amamos a ellos.

5. Las obras buenas del creyente.

A. El motivo no debe ser por la alabanza del hombre. Mat. 6:1;
     Col. 3:22-23.

B. El motivo equivocado es una señal de hipocresía. Mat. 6:2; 23:5.

C. El motivo correcto trae consigo galardones. Mat. 6:3-4;
     Luc. 14:13-14.

6. El creyente y la oración.

A. La oración en secreto nos da la contestación en público.
     Mat. 6:5-6; Luc. 18:9-14.

B. No debemos usar vanas repeticiones. Mat. 6:7;
     I Reyes 18:26-29.

7. La oración modelo. Mat. 6:9-15.

A. No tenemos un récord histórico de que la iglesia primitiva
     repitió esta oración palabra por palabra.

B. Debemos entrar en la presencia de Dios con reverencia. v. 9.

C. La voluntad de Dios es antes que la nuestra. v. 10; 26:39.

D. Debemos pedir por nuestras necesidades diarias.
     v. 11; Fil. 4:19.

E. Oremos con un espíritu de perdón. v. 12; Mar. 11:25.

F. Debemos pedir para su dirección y preservación. v. 13.

8. El ayuno del creyente.

A. Debe ser voluntario. Hech. 13:3; 14:23.

B. Debe ser al Señor. v. 18; Dan. 10:3-7.

9. El tesoro del creyente.

A. Las cosas más preciosas están en el cielo. Mat. 6:19-21;
     Col. 3:1-4.

B. Un espíritu codicioso ciega el ojo. v. 22-33; II Ped. 2:15-16;
     I Tim. 6:9-10.

C. La codicia esclaviza el alma. v. 24; Luc. 16:11.

D. El creyente debe estar contento con lo que el Padre le da.
     v. 25-31; I Tim. 6:6-8.

E. La voluntad de Dios debe ser primera en nuestra vida. v. 33;
     Sal. 37:23-25.

10. La conducta del creyente. Mat. 7.

A. Nuestras opiniones de otros.

(1) Debemos tener cuidado en condenar a
     otros. v. 1-2; II Sa. 12:5-7.

(2) Buscando fallas en otros es peligroso
     cuando nosotros tenemos fallas también.
      v. 4-5; Sant. 5:16.

(3) No hay duda acerca del carácter de
    algunos. v. 6; I Cor. 5:9-13.

B. Somos exhortados a orar.

(1) Podemos tener algunas cosas cuando
    pedimos. v. 7; Sant. 4:2.

(2) Tenemos que buscar otras cosas.
     Hech. 12:5.

(3) Algunas veces tenemos que rogar a Dios.
    Efe. 6:18.

(4) Dios tiene más voluntad para dar que
     nosotros. v. 11; Luc. 11:5-13.

C. Una advertencia.

(1) Hay peligro en no encontrar la forma
    correcta. Mat. 7:13-14.

(2) Hay peligro en ser decepcionado.
     v. 15-20; II Ped. 2:1-2.

(3) Hay peligro en no tener una base sana
    para nuestra vida. v. 24-28; Luc. 6:46;
    Sant. 1:22.

 

JESÚS REGRESA A SU HOGAR EN CAPERNAÚM

Mat. 8:5-13; Mar. 3:19-21; Luc. 7:1-10.

Marcos omite el sermón del monte, pero nos dice de la visita de los amigos de Jesús. Mar. 3:19-21.

1. Sus amigos sinceros tratan de impedir a Jesús. Mar. 3:21. Más tarde sus
    parientes trataron de interferir con su obra. Neh. 6:2-4.

2. Un gentil con mucha fe.

A. Tuvo un siervo a quien quería mucho. Luc. 7:2; Efe. 6:9.

B. Oyó acerca de Jesús. v. 3; Rom. 10:17.

C. Amó el pueblo de Dios. Luc. 7:4-5.

D. Se sentía indigno. Luc. 7:6-7; 18:14.

E. Tuvo gran confianza en la habilidad de Jesús. Mat. 8:8;
      Luc. 7:7; Juan 4:50.

3. Dos importantes predicciones.

A. Muchos gentiles regocijarían de las bendiciones del reino.
     Mat. 8:11; Hech. 28:24-28.

B. Muchos "hijos del reino"--los que tenían bendiciones
     especiales y debían haber sido los primeros a creer, irían
     a perdición. Mat. 8:12. *Privilegios especiales a veces nos
     hace orgullosos. Mat. 22:1-10. *La bondad de Dios debe
     guiarnos al arrepentimiento. Rom. 2:4.

LA COMPASIÓN DE JESÚS

Solamente Lucas nos dice de este incidente. Luc. 7:11-17. Tenemos evidencia de 3 diferentes personas que Jesús levantó de los muertos: 1. El hijo de la viuda. 2. La hija de Jairo. 3. Lázaro.

1. Nadie pidió ni esperó este milagro.

2. Jesús sabía la tristeza en el corazón de la pobre viuda y Él tuvo compasión
     por ella. Luc. 7:13; Isa. 53:4; Heb. 4:15.

3. Jesús sabe de toda nuestra tristeza y cuida de nosotros. I Ped. 5:7.

4. Note el efecto de este milagro sobre la gente que fue testigo de él.
     Luc. 7:16-17. Jesús fue más que un gran profeta. Él era Dios morando
     en carne humana. Juan 1:14.

5. Note que lejos se extendió la fama de Jesús. Luc. 7:17.

6. Nosotros estuvimos muertos una vez, como el hijo de la viuda.

EL MINISTERIO EN GALILEA DE JESÚS CONTINUADO

Luc. 7:36; 8:3; Mat. 12:22-45; Mar. 3:22-30.

EL PRIMER UNGIMIENTO DE JESÚS

Evidentemente había 2 ungimientos de Jesús, uno en Galilea y uno en Betania, y por diferentes personas. Juan 12:1-6; Luc. 7:36-38.

1. Donde fue. Luc. 7:36, 40. Simón, el fariseo, estaba buscando una razón
    para condenar a Jesús. Luc. 7:39; Mar. 3:2.

2. La mujer (no sabemos su nombre) estaba buscando las buenas calidades
    en Jesús. Luc. 7:37.

3. Jesús contesta a los que le criticaron.

A. El pecado es como una deuda. v. 41; Mat. 6:12.

B. Algunos son pecadores más malos que otros. Isa. 1:18.

C. El pecado es una deuda que nosotros no podemos pagar. v. 42.

D. Algunos están desagradecidos por lo que ha hecho por ellos.
     v. 44-46; Luc. 17:17.

E. El amor es mostrado por nuestras acciones. v. 44-46;
     Juan 14:21.

(1) Simón, el fariseo, tuvo una forma de religión pero
     no tuvo amor por el Señor Jesucristo. La religión
     sin amor es muerto. I Cor. 13:1-3.

(2) La mujer pecadora no estaba bienvenida entre los
     fariseos, pero Jesús la amó, la perdonó y la
     encomendó. v. 47-50.

4. Jesús tiene la autoridad para perdonar pecados. v. 49; Mar. 2:10-12;
    Hech. 10:43.

5. Otros se reunían con Jesús y los apóstoles en la gira evangelística.
     Luc. 8:1-2. Este es la primera mención de María Magdalena. No hay
     evidencia que fue ella quien ungió los pies de Jesús.

 

UNA NUEVA ACUSACIÓN CONTRA JESÚS

Al principio él fue acusado de romper el día de reposo, después de
blasfemar, y más tarde de ser amable con publicanos y pecadores.
Ahora, como no pueden desacreditar sus milagros, los fariseos lo
acusan de obrar por el poder de Satanás. Mat. 12:24.

1. Jesús contesta que Satanás tiene sus agentes, pero ellos no echarían
    si no fuera su mismo general. Mat. 12:26-30; Apoc. 13:1-8.

2. Advertencias a sus críticas. Mat. 12:31-32; II Tes. 2:9-12.

3. La verdadera causa de la oposición. Mat. 12:33-36; Jer. 17:9-10.

4. La promesa de una señal. Mat. 12:39-40; Hech. 2:36.

5. Jesús extiende su advertencia a toda la generación. Mat. 12:41-42;
     Luc. 13:1-5.

6. Reformación no es suficiente. Un corazón limpio no quedará limpio si
    Cristo no mora en el corazón. Mat. 12:43-44; II Ped. 2:22; Apoc. 3:20.

7. Jesús vivía en una generación maligna. Mat. 12:45; Hech. 2:20; I Juan 5:19.

 

LOS MISTERIOS DEL REINO

Mat. 12:46-50; 13.

Jesús contó varias parábolas. Algunos de estas parábolas fueron escritos
por inspiración divina para nuestro bien. Mat. 4:33. Nuestra relación
espiritual es más importante que nuestra relación doméstica. Mat. 12:46-50; Luc. 14:26-27.

1. El sembrador. Dado en tres de los Evangelios. Jesús explica la parábola en
    Lucas 8:9-15.

2. Crecimiento secreto de la semilla. Mar. 4:26-29.

    *Podemos sembrar la semilla, pero solamente Dios puede
     hacerla crecer. Y también hay diferentes etapas de desarrollo.
     I Cor. 3:6-8; Sant. 1:18.

3. El trigo y la cizaña. Mat. 13:24-30.

A. Satanás es un falsificador y tiene creyentes falsos.
     Mat. 13:36-43.

B. Solamente los ángeles pueden distinguir entre los dos. II Tim.
     2:19.

4. El grano de mostaza. Mat. 13:31-32; Mar. 4:30-32.

A. Una semilla de mostaza no llegará a ser un árbol. Tenemos una
    condición anormal.

B. Las aves representan religiones falsas.

5. La levadura. Mat. 13:33.

A. Tres medidas de harina representan las 3 divisiones de la
     humanidad. I Cor. 10:32.

B. La levadura representa el pecado. I Cor. 5:7-8; Mat. 16:6, 12.

6. El tesoro escondido. Mat. 13:44.

A. El tesoro es Israel. Ex. 19:5; Sal. 135:4.

B. Aunque Israel rechazó a su rey, todavía es precioso para Él.
     Rom. 11:26-28.

7. La perla. Mat. 13:45-46.

*Representa a Cristo.

8. La red. Mat. 13:47-48.

*Una condenación espera a los malos. Mat. 13:50.

9. La lámpara. Mar. 4:21-25; Luc. 8:16-18.

*Dios revelará los hechos verdaderos en su tiempo. I Cor. 4:5.

10. Padre de familia. Mat. 13:51-53.

   *El maestro efectivo usa hechos antiguos tanto como hechos
    corrientes para enseñar.

 

SEÑOR DE LOS ELEMENTOS Y LOS DEMONIOS
JESÚS CALMA LA TEMPESTAD

Mat. 8:18-27; Mar. 4:35-41; Luc. 8:22-25.

1. Sin duda Jesús quería cruzar el lago para escaparse de la multitud.
    Mat. 8:18; Mar. 4:35-36.

2. Jesús durmió. Mat. 8:24; Luc. 8:23.

3. La tempestad probó la fe de los discípulos. Mat. 8:25-26;
    Mar. 4:38; Luc. 8:24.

4. Las tempestades prueban nuestra fe. Mat. 7:24-27.

5. No es la cantidad de fe sino donde está puesta. Luc. 8:25.

6. Cuando nuestra fe falla, él es fiel. Mat. 8:26; Mar. 4:26;
     Luc. 8:24; II Tim. 2:13; Sal. 107:29.

EL DEMONIO ECHADO AFUERA

Mat. 8:28-34; Mar. 5:1-20; Luc. 8:26-39.

Mateo habla de dos hombres con demonios, pero Marcos y Lucas solamente uno. Tal vez Marcos y Lucas hablan solamente de uno que era extraordinario y llegó a ser discípulo de Jesús. No se dice lo que el otro hizo después de ser sanado.

AYUNANDO Y EL TOQUE DE SANIDAD

Mat. 9:14-26; Mar. 5:21-43; Luc. 8:40-56.

El ayuno no es una costumbre para practicar sin necesidad. Hay ocasiones cuando es bueno ayunar. Mat. 9:15. El ayuno es una costumbre antigua desde el tiempo de Moisés. Ex. 34:28. Jesús no vino para remendar las viejas costumbres de los judíos. Mar. 2:21. Jesús tenía cosas mejores para ofrecer
en la nueva dispensación. Luc. 5:37-39; Heb. 8:6.

EL TOQUE DE FE

1. La fe de Jairo.

    A. Era un principal de la sinagoga.

    B. La evidencia de su fe. Mat. 9:18.

        *Él adoró a Jesús.

    C. Sabía que el caso era serio. Luc. 8:42; Gen. 18:14.

2. La fe de una mujer.

    A. Había gastado todo para sanarse. Mar. 5:26; Hech. 4:12.

    B. Los médicos no pudieron ayudarla. Job 13:4.

C. El origen de su fe. Mar. 5:27; Rom. 10:17.

    D. Su fe era extraordinaria. Mat. 9:21.

    E. Su timidez impidió su testimonio. Mar. 5:33.

    F. Dios usó su testimonio como una bendición para otros.

 

LA ÚLTIMA VISITA A NAZARET

Mat. 9:27-34; 13:54-58; Mar. 6:1-6.

En el camino a Nazaret, Jesús sana a dos hombres ciegos y otro hombre bajo el poder de un demonio.

1. Los hombres ciegos deseaban misericordia. Mat. 9:27; Mar. 11:24.

    *Son los primeros en llamarle hijo de David. Demuestra que
     ellos sabían de la promesa. II Sam. 7:12; Sal. 132:11.

2. La fe de los hombres ciegos. Mat. 9:28-29.

    *Repitieron su grito muchas veces, pero Jesús no contestó
     hasta que estaban adentro de la casa.

3. El testimonio de los hombres ciegos. Mat. 9:31.

    *Más tarde otro hombre ciego vino con este mismo llamado. El
     testimonio de ellos se escucha hoy en día. I Cor. 15:58.

 

EL HOMBRE MUDO.

Mat. 9:32-34

1. Su condición--mudo y posesionado por un demonio.

2. Como no era posible hacerle entender acerca de Jesús, tuvieron que
    llevarlo a Jesús. Mar. 2:3.

3. El mundo está lleno de gente como él. Juan 1:42.

4. Los fariseos repitieron las mismas cargas contra Jesús.

 

EN CASA DE NUEVO

Mar. 6:1-6; Mat. 13:54-58.

Jesús nació en Belén, creció en Nazaret, y más tarde pasó a vivir en Capernaúm. Fue rechazado por la gente de Nazaret cuando empezó su ministerio público. Esta vez Jesús tenía sus discípulos con él y su fama había crecido, pero los resultados eran iguales.

1. Se maravillaron de la sabiduría y poder de Jesús, pero dudaron por causa
    de su humanidad. Mar. 6:2-3; Mat. 13:54-55.

  *Jesús era divino y humano. Juan 1:14.

2. Llamaron a Jesús un carpintero. Mar. 6:3.

3. La humanidad de Jesús es probada por el hecho que tenía una madre,
    hermanas y hermanos humanos. Mat. 13:55-56; Mar. 6:3; Heb. 2:17;
    Hech. 3:22.

4. La incredulidad impide el poder de Dios. Mar. 6:5; Mat. 13:58; 17:19-20.

    *Piensa de las bendiciones que hubiera tenido la gente de
     Nazaret.

 

ALIMENTACIÓN DE LOS CINCO MIL

Mat. 14:13-21; Mar. 6:30-44; Luc. 9:10-17; Juan 6:1-14.

1. El informe de la primera predicación de los 12 apóstoles.
    Mar. 6:30; Luc. 9:10.

2. El llamado a descansar un rato. Mar. 6:31-32.  Jesús no es un capataz de
    esclavos. Mat. 11:28-30.

3. Las multitudes siguen a Jesús al desierto. Mat. 14:13; Mar. 6:33.

   *Aunque la mayoría de las multitudes no entendían la razón
    verdadera de su venida al mundo, él tenía compasión por ellos,
    sanó a los enfermos y les enseñó a ellos del reino de Dios.
    Mat. 14:14; Mar. 6:34; Luc. 9:11; Juan 6:2.

4. Jesús anticipó las necesidades. Juan 6:5; Mat. 5:31-32.

A. Probó la fe de Felipe. Juan 6:6-7.

B. Felipe no consideró el poder de Dios, entonces pensaba que
     era imposible. Núm. 13:26-33.

C. Andrés pensaba lo mismo, pero cuidaba de Jesús. Juan 6:8-9.

5. Jesús dio un mandamiento que necesitaba un milagro. Mat. 14:16;
    Mar. 6:37; Luc. 9:13; Deut 1:8; Mar. 16:15.

6. Jesús dio instrucciones que parecían tonterías a los discípulos. Juan 2:5;
     6:10; II Reyes 3:16-20.

7. Jesús usó lo que ellos tenían, pero lo multiplicó hasta que todos
    se saciaron. Mat. 14:19; Mar. 6:41; Luc. 9:16; Juan 6:11.

8. Jesús les dio más que sus necesidades. Efe. 3:10.

9. Jesús cuidaba lo que sobró. Juan 6:12-13; Prov. 18:9; Luc. 15:13.

10. Lo que pensaban algunos después del milagro. Juan 6:14, 26-27.

***DIOS PUEDE USAR SOLAMENTE  LO QUE ESTÁMOS DISPUESTO A DAR***

 

JESÚS ANDA SOBRE EL AGUA

Mat. 14:22-36; Mar. 6:45-56; Juan 6:14-21.

Después de dar cinco mil personas la comida, la gente quiso hacerle rey a Jesús. No era el propósito de Jesús hacerse rey en esta venida. Juan 6:14-15; Mat. 20:28.

1. Los doce enviados al otro lado del lago. Mat. 14:22; Mar. 6:45.

    A. No entendieron como él podría venir.

    B. Obedecer los mandamientos de Dios a veces es ilógico. Luc. 5:5;
         Rom. 4:18-20.

2. Jesús se apartó un tiempo para orar. Mat. 14:23; Mar. 6:46.

    A. Oró la mayor parte de la noche. Fue a los discípulos entre a las 3:00 y
         6:00 de la mañana.

    B. Si esperamos ser efectivo en el ministerio tenemos que apartarnos un
          tiempo para estar con Dios.

3. Los discípulos fallaron de nuevo.

    A. Jesús los mandó a Betsaida. Mat. 14:22; Mar. 6:45.

    B. Los discípulos salieron rumbo a Capernaúm. Juan 6:17.

    C. Un viento muy fuerte cambió la dirección de su barco. Vana
         es pelear contra la voluntad de Dios. Hech. 5:39; 23:9.

4. Jesús cumplió su cita aunque necesitaba un milagro. Juan 6:17.

        *Note donde estaba el barco cuando llegó Jesús.
         Mat. 14:24; Núm. 23:19.

5. Fue un milagro inesperado. Mat. 14:26.

        *Los discípulos eran muy lentos en creer que Jesús era Dios. Gen. 18:14;
         Luc. 24:25.

6. El milagro fue duplicado por Pedro. Mat. 14:28-31.

    A. Milagros necesitan fe sin límite. Sal. 78:41.

    B. Milagros necesitan la voluntad de Dios. I Juan 5:14-15.

        *Pedro andaba encima del agua a la invitación del Señor. Mat. 14:29.

    C. Para continuar en los milagros tenemos que tener fe constante.
         Mat. 14:30-31; Heb. 10:23.

7. Jesús resolvió sus problemas cuando entro en el barco. Juan 6:20.

    A. Marcos nos dice que Jesús iba a pasarlos.

    B. Calmó sus miedos. Juan 14:27.

    C. Llegó a su destinación inmediatamente. Juan 6:21; I Cor. 1:30.

 

JESÚS EN TERRITORIO GENTIL

Mat. 15:29-38; Mar. 7:31; 8:1-9.

Jesús todavía buscaba un lugar de descanso para sus discípulos. Mat. 15:29; Mar. 6:31. Decapolis (10 ciudades) edificada por los seguidores de Alejandro el Magno. Mar. 7:31.

1. Un hombre mudo sanado.

A. Jesús no quería publicidad. Mar. 7:33-34.

B. Vino a presentarse a su propia gente primero. Juan 1:10-11;
      Mat. 10:5-6; Rom. 1:16.

C. Las noticias eran demasiado buenas para no decirlas.
     Mar. 7:36; 2:1-2.

2. Multitudes de gentiles sanados.

A. Jesús no pudo ignorar la necesidad del mundo gentil.
     Mat. 15:30-31; Mar. 7:37.

B. Tal vez no abandonarían sus ídolos completamente
     "... glorificaron el Dios de Israel". Mat. 15:31; I Tes. 1:9-10.

 

3. Alimentación de los 4 mil.

A. Tres días sin comida. Mar. 8:1-2.

(1) Muestra gran interés en Jesús.

(2) No sabían de la alimentación de los 5 mil.
     Mat. 10:37-39.

(3) Aún los discípulos se habían olvidado. Mat. 15:33;
    Mar. 8:4.

B. Los discípulos eran muy lentos en aprender que Dios pudo
     suplir sus necesidades. Mat. 16:6-10.

*Creyentes que no pagan sus diezmos tampoco han
  aprendido. Mal. 3:10; Luc. 6:38.

C. Jesús usó lo que tenía. II Reyes 4:1-7; Juan 21:12.

D. Él mandó que ellos se sentaran.

*Dios es un Dios de orden. I Cor. 14:40.

E. Dio gracias. Mat. 15:36; 14:19.

F. Jesús dio a los discípulos y los discípulos le dieron a la
     multitud.

 

JESÚS EN CESAREA Y FILIPOS

Mat. 15:39; 16:20; Mar. 8:10-30; Luc. 9:18-21.

Las enseñanzas de Jesús pusieron a la luz los errores de los líderes religiosos. Los saduceos y fariseos se unieron para oponer su ministerio. Mat. 22:23; Hech. 23:6-8.

1. Pidieron una señal de los cielos. Mar. 8:11; Mat. 16:1.

A. Ignoraban la evidencia ya dada. Juan 5:33-39.

B. Pudieron entender señales del tiempo, pero no señales
     espirituales. Mat. 16:2-3; I Tes. 5:1-5.

2. La única señal prometida fue su resurrección. Mat. 16:4.

A. Jesús validó la historia de Jonás.

B. Jesús no tenía tiempo para los que rehusaron a creer. Mar. 8:13.

3. Jesús advierte a sus discípulos contra la enseñanza de los fariseos y
    saduceos. Mat. 16:5-12; Mar. 8:14-20.

*Levadura siempre representa algo malo en la Biblia. I Cor. 5:7-8.

4. Un hombre ciego sanado.

A. Jesús todavía estaba buscando un lugar de descanso y no
     quiso publicidad. Mar. 8:22-26.

B. Este es el único caso donde la sanidad no era instantánea.

C. Nuestra salvación está en 2 partes.

(1) Salvación del alma. Juan 5:24.

(2) Salvación del cuerpo. Heb. 9:28.

D. Nuestro entendimiento está en 2 partes. I Cor. 13:12.

5. La pregunta importante: "¿Quién decís que soy yo?"

A. Juan el Bautista.

B. Elías.

C. Jeremías.

D. Pedro contestó correctamente. Mat. 16:16.

(1) Cada discípulo tiene que contestar personalmente.

(2) Necesitamos revelación divina para contestar
    correctamente.

6. Primera mención de la iglesia.

A. La revelación de que Jesús es el Hijo de Dios es la roca en que
    está edificada la iglesia. Mat. 16:18; I Ped. 2:6; I Cor. 3:11.

B. Jesús prometió a la iglesia protección divina. Mat. 16:18.

C. Jesús le dio el poder a la iglesia para ser sus normas y leyes
     para gobernarse. Mat. 16:19; 18:17-19.

 

LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS

Mat. 16:21-26; 17:1-8; Mar. 8:31-38; 9:1-8; Luc. 9:22-36.

Una vez que fue establecido el hecho de su divinidad en la mente de sus apóstoles, Jesús enseñó unas cosas nuevas. Mat. 16:16.

1. Su sufrimiento y muerte. Mat. 16:21; Mar. 8:31; Luc. 9:22.

*Fue muy difícil para los discípulos. Les tocó un cambio de la
  manera de pensar.

2. Sus discípulos tenían que estar dispuestos a sufrir también.
    Mat. 16:24-26; Mar. 8:34-37; Luc. 9:23-25.

A. Judas ganó 30 piezas de plata, pero perdió su alma.

B. La primera mención de la cruz.

C. Es evidente que Jesús estaba construyendo una nueva
     sociedad conocida como la iglesia.

D. No era el tiempo para restaurar el reino de Israel. Hech. 1:6-7.

3. Un reino más glorioso.

A. No solamente iba a sufrir y morir, sino también iba a resucitar
     con un cuerpo nuevo. También iba a venir otra vez con los
     ángeles. Mat. 16:27; Mar. 8:38; Luc. 9:26.

B. La primera mención de la segunda venida. Esas son las
     verdades proclamadas por la iglesia hasta ahora.

4. Una vista del reino futuro.

A. Pedro, Juan y Jacobo fueron testigos de la transfiguración.
     Mat. 17:1; II Ped. 1:16-17.

B. Ocurrió mientras que Jesús oraba. Luc. 9:29.

C. Hasta su ropa fue cambiada. Mat. 17:3; Apoc. 19:8.

D. Moisés y Elías se presentaron con Él. Mat. 17:30.

E. Los dos hablaron de la muerte de Jesús en Jerusalén.
     Luc. 9:31.

F. Fue una conversación prolongada porque los discípulos tenían
    sueño. Luc. 9:32.

G. Pedro quiso edificar tabernáculos en memoria del evento.
     Mat. 17:4.

H. Dios el Padre aprobó a su Hijo de nuevo. Mat. 3:17; 17:5.

I. Solamente Jesús quedó en la montaña.

Estudio Detallado Sobre La Vida De Cristo

Parte 2

Vínculo a Parte 1

 

JESÚS Y LOS FARISEOS. Juan 8

Los líderes religiosos tendieron una trampa para Jesús. Quisieron ponerle en una posición donde le tocara o aprobar el pecado o aparecer cruel apoyando la ley. v. 3-6. Jesús ni hizo el uno ni el otro.

1. Se dieron cuenta de sus propios pecados cuando Jesús escribió en el
     polvo de la tierra. Ecles. 7:20; Isa. 53:6; Rom. 8:23.

2. Convenció a la mujer que él conocía a todos los corazones.

    *Ella lo llamo "Señor". v. 11.

3. Como Jesús fue Señor, pudo mostrar misericordia cuando había
     arrepentimiento, pero no aprobó su pecado. Juan 1:17; Gal. 3:24.

JESÚS, LA LUZ DEL MUNDO

1. Siguiendo a Jesús es la única manera de entender los misterios de la vida.
     v. 12; I Juan 1:7.

2. Los fariseos rehusaron a creer las declaraciones de Jesús. v. 13.

3. Las pruebas de sus declaraciones. v. 16-18; Mat. 3:16-17.

4. El Padre y el Hijo son uno. v. 19; 10:30; 14:10.

5. Jesús tenía protección divina hasta que llegara su tiempo para sufrir y
    morir. v. 30; Sal. 34:7.

JESÚS, EL HIJO

1. La salida del Hijo. v. 21; 13:33.

2. El origen del Hijo. v. 23; 17:16.

3. La importancia de creer en Él. v. 24; 3:18,36.

4. El mensaje del Hijo. v. 26; 15:15.

5. La crucifixión del Hijo. v. 28; 3:14; 12:32-33.

6. La obediencia del Hijo. v. 29; Sal. 40:8.

7. La respuesta al mensaje del Hijo. v. 30; 10:42; 11:45.

HIJOS DE DIOS E HIJOS DE SATANÁS

1. Discípulos verdaderos continuaran en la Palabra. v. 31; Heb. 10:38-39.

2. La verdad nos libre de las cadenas del pecado. v. 32-36; Rom. 6:10.

3. No heredamos esta libertad de nuestros padres. v. 33-34; Mat. 3:7-9.

4. Una vida dominada por el pecado nos hace sirvientes del pecado. v. 34;
    Rom. 6:16.

5. Cuando rechazamos la Palabra de Dios el pecado domina nuestra vida.
    v. 37; 3:19-20.

6. Un hombre puede declararse Hijo de Dios pero ser hijo de Satanás.
    v. 38-45; I Juan 3:10.

7. Un hombre puede ser un hijo verdadero de Dios y ser llamado por otros
    a ser un hijo de Satanás. v. 46-50; Mat. 5:11-12.

8. Las promesas de Dios parecen ridículos a los hijos de Satanás. v. 51-53;
    Hech. 17:32.

9. Las declaraciones de Cristo parecen absurdas a los incrédulos, no
    importa las bases. v. 53-58; II Ped. 3:3-4.

10. La gente sin Dios están prontos para derramar sangre. v. 59; Rom. 3:15.

 

EL BUEN PASTOR

Juan 10

EL REDIL

El redil fue un lugar donde guardaban las ovejas por la noche. Varios rebaños estaban guardados allí para su protección. Núm. 32:16. Es un tipo de la nación de Israel. v. 16. El ladrón representa los fariseos. Mat. 7:15; 23:13; Luc. 11:39; Eze. 34:1-7. El portero, o el que guarda la puerta, representa a Jesús. Jesús también es la Puerta. Note, el pastor no empuja las ovejas. Él las llama y las guía. Él va adelante. Las conoce por nombre. Da su vida por ellas. Jesús es nuestro Pastor. Juan 20: 16.

LAS OVEJAS

Las ovejas son los creyentes. Mat. 9:36.

1. Ellos conocen a su Pastor. v. 14.

2. Ellos siguen a su Pastor. v. 27; Sal. 23:2.

3. Ellos no seguirán a un extranjero. Pero, si, descarriarán.
    Isa. 53:6; I Ped. 2:25.

EL PASTOR

1. Jesús es el Buen Pastor. v. 11.

2. Él es llamado "Pastor de Israel" en Sal. 80:1.

3. Pablo lo llama el Gran Pastor en Heb. 13:20.

4. Él es llamado el Pastor y Obispo de almas en I Ped. 2:25.

5. Es llamado el Príncipe de los pastores en I Ped. 5:4.

Lo que él hace por las ovejas:

1. Les da vida eterna. v. 28.

2. Las protege. v. 11-12; Isa. 40:11.

3. Les da libertad.

4. Él provee. Sal. 23:1-3.

5. Da su vida por las ovejas. v. 15; Eze. 34:11,16.

EL ASALARIADO

Los asalariados piensan solamente en su propia vida. v. 12-13. Ellos huyen cuando hay peligro. Este es el líder religioso o el predicador que está trabajando por el dinero. Fil. 2:19-21; Isa. 56:11; Eze. 34:2-10.

LAS OTRAS OVEJAS

Las otras ovejas de v. 16 son los gentiles que serán salvos.

EL MINISTERIO DE PEREA

Lucas 10

En Juan 10:40 aprendimos que Jesús regresó al lugar donde había empezado su ministerio. El lugar al otro lado del Jordán fue llamado Perea por Josefa. Esto es donde Jesús trabajó últimamente antes de la semana final en Jerusalén. Isaías profetizó que la luz del evangelio brillaría en la tierra al otro lado del Jordán. Isa. 9:1; Mat. 4:25; Mar. 10:1.

 

LOS SETENTA ENVIADOS

1. Esta es la segunda misión de los discípulos. Luc. 10:1-2; Mat. 10.

2. Al principio solamente 12 fueron enviados. Mat. 10:1.

3. El campo del primer grupo fue limitado, pero no con este grupo.
    Mat. 10:5-6; Luc. 10:1.

4. Su conducta sería igual. Mat. 10:9-14; Luc. 10:4-10.

5. Los resultados de su misión. Luc. 10:17; Mat. 19:2; Mar. 10:1.
    Parece que los setenta tuvieran mejores resultados en Perea que
    los doce tuvieron en Judea, pero Jesús sabía la gran oposición que
    iba a venir pronto que resultaría en su muerte. Hay algunas cosas
    que Satanás no puede cambiar. Luc. 10:20; Jer. 9:23-24.

 

EL BUEN SAMARITANO

1. La pregunta del abogado. v. 25.

2. La respuesta del Señor. v. 27.

3. La segunda pregunta del abogado. v. 29.

4. Jesús contesta con una historia. La historia está llena de verdades del
    evangelio.

A. El hombre representa el pecador en su viaje más profundo en el
    mundo. v. 30; Isa. 1:4; 53:6.

B. Los ladrones representan los maestros falsos y los que están
    debajo la influencia de Satanás. Juan 10:10.

C. El hombre "medio muerto" es una foto verdadera de la
     condición espiritual del hombre. Efe. 2:1; Apoc. 3:17.

D. El sacerdote representa la ley. Heb. 7:19, 28.

E. El levita representa el aspecto ceremonial de la ley. Heb. 7:11;
     Fil. 3:4-6.

F. El samaritano representa a Jesús. Luc. 19:10; Mat. 18:14.

 

JESÚS VISITA A MARÍA Y MARTA

Jesús tenía amigos así como enemigos. Marta fue ansiosa a probar su amor a Jesús. Ella iba a darle comida. Luc. 10:41. María probó su amor en una manera mejor. v. 39. Ella quiso aprender más de Jesús. Su entendimiento fue mejor que lo de los apóstoles. Juan 12:3-7.

BUSCANDO LOS PERDIDOS. Lucas 15

Jesús dio estas parábolas como respuesta a los que lo criticaron por su asociación con pecadores. v. 1-2; 5:30-31.

LA OVEJA PERDIDA. v. 3-7

1. Nosotros somos como ovejas perdidas. Isa. 53:6.

2. Jesús es el Buen Pastor quien busca la oveja perdida. Juan 10:11;
    Sal. 23:1. Las 99 ovejas representan los que han sido salvos.

3. Todos deben regocijarse como hacen en el cielo cuando un pecador
     se arrepiente. v. 7.

LA MONEDA PERDIDA. v. 8-10

1. La oveja se descarrió. La moneda fue perdida por culpa de la mujer.

2. Estamos perdidos por culpa de otro. Rom. 5:19.

3. La moneda no valía mucho, pero tenía la imagen del rey. Mat. 22:19-20.
    Cada pecador tiene la imagen de Dios. Gen. 1:26.

4. La moneda fue encontrada por la misma mujer que la perdió. Luc. 19:10.

5. Nosotros estamos encontrados por el segundo Adán. I Cor. 15:45-47.

6. Debemos regocijarnos cuando alguien es salvo. Todas las almas son
    preciosas en su vista. Mar. 8:36.

EL HIJO PERDIDO. v. 11-32

1. El hijo salió deliberadamente. El mundo lo atrajo. I Juan 2:15-17.

2. Nosotros también pecamos deliberadamente. Rom. 3:23; Ecles. 7:20.

3. La miseria del pecado. v. 14-16; Prov. 13:15.

4. La convicción del pecado. v. 17. No pensamos bien hasta que vemos la
    verdadera naturaleza del pecado. Isa. 55:8.

5. La confesión del pecado. v. 18-19; Isa. 1:18-20.

6. El perdón del pecado. v. 20-22; Isa. 55:7; Hech. 10:43; I Juan 1:9.

7. Sublime gracia por pecadores indignos. Compasión--el beso de amor--el
    vestido de justicia--el anillo del hijo--los zapatos de paz--la fiesta de amor.
    I Juan 3:1-3.

EL HIJO MAYOR

1. No tuvo deseo para ver a su hermano menor regresar. v. 25-28; Gal. 6:1.

2. Tuvo envidia de su hermano. Gal. 5:26.

3. Él, como los fariseos, era egoísta. Un espíritu egoísta mata el espíritu
    evangelístico.


EL MAYORDOMO INJUSTO

Lucas 16:1-13

1. Se requiere que un mayordomo sea fiel. v. 1; I Cor. 4:1-2.

2. Todos los mayordomos tienen que dar cuenta.
     v. 2; II Cor. 5:10; Rom. 14:12.

3. El mayordomo injusto tenía demasiado orgullo para pedir por misericordia.
    Luc. 18:13.

4. Él se hizo amigos usando los bienes de su patrón. v. 5-7; Hech. 20:27.

5. El mayordomo fue sabio en hacerse amigo al costo de su señor, pero
    no fue sabio hacia Dios. v. 8; Mar. 8:36.

6. Ser infiel en las cosas materiales significa ser infiel en las cosas
    espirituales. v. 10-13; Mat. 6:24; Luc. 12:34. Esta historia fue dada a
    los que tratan de agradar a los hombres más que a Dios.  v. 14-17;
    Efe. 6:6. Uno de los pecados comunes de los judíos en ese entonces
    fue el divorcio y el casamiento de nuevo sin razones válidas. v. 18;
    Mat. 19:3-12.

 

EL RICO Y LÁZARO.

Luc. 16:19-31

1. El rico gozó de las mejores cosas que esta vida puede dar. v. 19. No dice
    que él era deshonesto o cruel, pero como el rico necio en Lucas 12, él no
    incluyó a Dios en su vida.

2. El mendigo fue negado las mejores cosas de la vida, pero conoció a Dios.
    v. 22. El rico no fue al infierno porque era rico, y Lázaro no fue al cielo
    porque era pobre. El rico fue al infierno porque no se arrepintió de sus
    pecados. Él vio su necesidad demasiado tarde. v. 30; Hech. 17:30. No
    hay oportunidad a arrepentirse en la próxima vida. Apoc. 22:11.

3. Rehusar a obedecer la Palabra de Dios cierra la puerta. v. 29-31;
    Juan 12:9-10.

LA FE

Como podemos aumentar nuestra fe. v. 5-10.

1. La fe, como un grano de mostaza, puede estar pequeño al principio, pero
   contiene el germen de vida y se puede estar desarrollando. Mar. 4:26-28.

2. Fe verdadera es probada por obediencia. Heb. 11:8.

3. Un sentimiento de ser indigno después de la obediencia es
    galardonado.

 

JESÚS EN BETANIA

Juan 11

Betania fue una ciudad cerca de Jerusalén, donde Lázaro y sus dos hermanas vivían. v. 1-2.

1. La enfermedad no es una señal que el Señor no nos ama. v. 3; Sal. 41:3.

2. La enfermedad de Lázaro no fue solamente para muerte. v. 4.
    Enfermedad y muerte muchas veces traen grandes beneficios
    espirituales. Juan 9:3; 12:9; Apoc. 14:13.

3. La demora del Señor muchas veces resulta en una mayor
    manifestación de su gloria. v. 6; Sal. 27:14.

4. No hay peligro si estamos haciendo lo que Dios quiere.
     v. 8-10; Sal. 91:1-13.

5. Jesús miró la muerte como el sueño. v. 11-14; I Tes. 4:13-14.
    Solo el cuerpo duerme, no el alma. Mat. 27:52.

6. Nuestra fe en la grandeza del poder de Dios siempre puede ser
    aumentada. v. 15; Hech. 28:8.

7. El amor de Tomás para Jesús fue grande, pero su fe era débil. v. 16;
    Juan 20:25.

8. Los amigos pueden darnos consuelo, pero se necesita el poder de Dios
    para resucitar a los muertos. v. 19; I Cor. 15:22.

 

LA FE DE MARTA

1. Ella creyó que Jesús pudiera sanar a los enfermos. v. 21; Mat. 4:23.

2. Ella creyó que Dios el Padre contestaría cualquier oración que Jesús
    oraba. v. 22, 42.

3. Ella creyó en la resurrección cuando todos los muertos en Cristo
    levantarían. v. 24; 5:28-29.

 

LA ESPERANZA DE MARÍA

1. Parece que su llanto fue mayor de lo de Marta. I Tes. 4:13.

2. La llamada de Jesús le dio una nueva esperanza. v. 28; Mat. 11:28.

3. Seguramente la simpatía de Jesús dio consuelo a su corazón. v. 33-35;
    Heb. 4:15. Simpatía es una señal de amor. v. 36; Rom. 12:15.

 

LA RESURRECCIÓN DE LÁZARO

Lázaro en la tumba es un tipo de los pecadores que están muertos espiritualmente. Efe. 2:1.

1. Muchas veces algo tiene que estar movido antes de que Dios pueda
    mostrar su gran poder. v. 39.

2. Muchas veces la duda impide su gran poder. v. 40; Jer. 32:27.

3. Los muertos pueden y obedecerán la voz de Jesús. v. 43; Juan 5:23;
    Heb. 4:7.

4. Lázaro fue dado vida, pero tuvo que estar librado. v. 44. A veces nuevos
    creyentes están amarrados por sus malos habidos. Rom. 6:7-9.

5. Los resultados del milagro. v. 45-56.

     *Algunos creyeron, pero otros llegaron a la conclusión que
     Jesús tenía que morir. No pudieron negar el milagro de la
     resurrección, pero se dieron cuenta que aún siendo héroe
     nacional, Jesús no iba a demandar los derechos nacionales.
     Entonces tenía que morir. v. 53.

 

LA ENTRADA TRIUNFAL EN JERUSALÉN

Mat. 21:1-11; Mar. 11:1-11; Luc. 19:29-44.

1. SU MANDATO. Mat. 21:2.

A. Aquí hay nueva evidencia de su divinidad. ¿Cómo sabía dónde
    estaban los animales?  Juan 21:17.

B. ¿Cómo sabía que nadie había montado en él? Juan 19:41.

C. ¿Cómo sabía como respondería el dueño? Juan 2:25.

D. Cuando el Señor da un mandamiento, él anticipa todas las
     dificultades. Juan 2:5; 6:6.

2. SUS COMPAÑEROS. Luc. 19:36-38.

A. La multitud que lo siguió a Jerusalén fue hecho de sus
     discípulos.

B. Lo que habían visto los convenció que Jesús era su Rey. La
     mayoría de ellos, pocos días después, estaban con los que
     gritaron "Crucifícale!" Sal. 118:8.

3. SU VENIDA. Mat. 21:4-5.

    *Su venida fue como uno manso y humilde. Zac. 9:9; Isa. 62:11;
    Mat. 11:28-30. Él vendrá la segunda vez con poder y gran gloria.
    Apoc. 19:11.

4. SUS CRÍTICOS. Luc. 19:39-40.

A. Quisieran que Jesús reprendiera a sus discípulos.

B. Jesús sabía que las Escrituras estarían cumplidas en una
     forma u otra. Juan 10:35. Más tarde los mismos críticos se
     quejaron acerca de los niños que alabaron a Jesús.

C. ¿Nosotros lo alabamos cuando otros lo critican?

5. SU COMPASIÓN. Luc. 19:41-44.

    *Aunque Jesús supiera como iban a tratarlo muy pronto en
    Jerusalén, él tuvo una gran compasión por la ciudad porque
    él vio la destrucción que iba a venir.

6. SUS DISCÍPULOS COBARDES. Mat. 21:10-11.

A. Sus discípulos perdieron su coraje después de entrar en la
    ciudad.

B. Aún los discípulos más valientes pueden tener miedo si no
     buscan la ayuda de Dios. Mat. 26:31-34.

 

LA RECEPCIÓN DE LA BODA. Mat. 22:1-14.

1. El Rey es Dios el Padre. Apoc. 19:7-9.

2. El Hijo es Jesús. Mat. 25:6-10.

3. Los primeros sirvientes enviados--los 12 apóstoles. Mat. 10:5.

4. Los primeros invitados--los judíos. Mat. 10:61; Rom. 1:16.

5. La segunda invitación--los setenta. Luc. 10:1.

6. El Ejército--los romanos que destruyeron Jerusalén. Luc. 21:20-24.

7. Los invitados indignos--buenos y malos--judíos y gentiles. Rom. 1:16;
    I Cor. 6:9-11.

8. El Amigo sin vestido de boda--los que quieren la salvación por sus propios
    métodos. Mat. 7:21-23; Rom. 10:2-3; Prov. 14:12.

9. Los pocos que son escogidos--los que responden al llamamiento de Dios.
    Mat. 22:14; Apoc. 17:14.

 

PREGUNTAS

Mat. 22:15-46; Mar. 12:13-37; Luc. 20:20-40.

1. ¿Debemos pagar impuestos al gobierno? Mat. 22:17. Como judíos
     ellos tenían su propio gobierno que cobró impuestos. Ellos no les
     gustaron pagar impuestos a otro. Jer. 27:6-8. Como cristianos,
     debemos estar sujetos a nuestro gobierno. Mat. 22:21; Rom. 13:1-6;
     I Ped. 2:13.

2. La cuestión de la resurrección. Como los saduceos no creen en la
    resurrección, ellos presentan lo que parece ser un problema. Mat. 22:23-30.
    La ignorancia e incredulidad son la causa de muchos problemas.
    Job. 19:25-27.

3. La pregunta del abogado. Mat. 22:35-40. Marcos lo llama un escriba.
    Probablemente el mismo hombre que fue experto en la ley. Mar. 12:28.
    Esta fue una buena pregunta de un hombre bueno y la respuesta produjo
    convicción. Mar. 12:29-34.

4. La pregunta acerca del Mesías. Mar. 12:35-37; Sal. 110:1. Este es otra
    prueba que Jesús creía en la inspiración verbal de las Escrituras. Para
    contestar honestamente hubiera admitido que Jesús era el hombre de
    quien David habló.

 

EL DISCURSO DEL MONTE DE LOS OLIVOS

Mat. 24; Mar. 13; Luc. 21:5-36.

La predicción de Mat. 24:2 impulsó la pregunta tríplica. Mat. 24:3.

LA DESTRUCCIÓN DE JERUSALÉN

Jerusalén fue destruido en 70 d. c. como Jesús dijo, pero también estará destruido otra vez en una manera casi igual. Luc. 21:20-24; Dan. 9:27.

1. Falsos cristos y engañadoras. Mat. 24:5; II Tes. 2:8-10; Apoc. 13:13-14.

2. Guerras y rumores de guerras. Apoc. 6:2-4; Isa. 19:2.

3. Hambres. Hech. 11:28; Apoc. 6:5-6.

4. Pestes. Apoc. 11:6.

5. Terremotos. Apoc. 6:12; 16:18.

6. Persecuciones. Mat. 24:9; Apoc. 6:8-9; 13:16-17.

7. Traiciones. Mat. 24:10; II Tim. 4:16-17; Apoc. 17:16.

8. Apostasía y decepción. Mat. 24:11-12; II Tim. 4:3-4.

9. Algunos resistirán la persecución y serán preservados de la muerte física.
    Mat. 24:22.

10. La extensión universal del evangelio. Mat. 24:14; Apoc. 14:6-7.

 

SEÑALES DE LA VENIDA DE CRISTO

1. La señal profetizada por Daniel. Dan. 9:27; II Tes. 2:3-5.

2. El anticristo y falso profeta. Mat. 24:24-26; I Juan 2:18; Apoc. 13:6-8.

3. Su venida será como un relámpago. Mat. 24:27; Luc. 17:24.

4. Llegará al lugar donde el anticristo tiene sus ejércitos reunidos para tomar
    presos--como los buitres están atraídos a un cadáver. Mat. 24:28;
    Eze. 38:11-23.

5. Señales en el cielo. Mat. 24:29; Luc. 21:25-26.

6. Su venida será con poder y gran gloria. Mat. 24:30; Apoc. 1:7; 6:15-17.

7. Vendrá con sus ángeles. Mat. 24:31; 25:31.

8. La señal de la higuera. Mat. 24:32-34; Rom. 11:26.

9. Sorprenderá al mundo. Mat. 24:37-39; I Tes. 5:1-7. 10. *Algunos
    estarán preparados y buscándolo y estarán arrebatados antes que
    la tribulación llegue. Mat. 24:40-42; I Tes. 4:13-18; Apoc. 3:10. 11.
    El mal ejemplo del siervo malo debe ser una advertencia a todos
    nosotros a estar preparado. Mat. 24:44-51; Heb. 9:28.

 

JESÚS EN BETANIA

Mat. 25:1-16; Mar. 14:1-11; Luc. 22:1-6; Juan 12:2-8.

1. Jesús sabía de su peligro. Mat. 26:1-2; Juan 13:1.

2. El sutil plan de sus enemigos. Mat. 26:3-5; Mar. 14:1-2; Luc. 22:1-2;
    Sal. 2:2; Hech. 2:33.

EL UNGIMIENTO POR MARÍA

1. En la casa de Simón el leproso. Mat. 26:6.

2. Jesús no solamente tuvo enemigos, él tuvo amigos también. Juan 12:2;
    Prov. 17:17.

3. María anticipó su muerte. Juan 12:7. Parece que María tuvo un mejor
    entendimiento del propósito de Jesús que los apóstoles. Luc. 10:38-42.

4. Nada costó demasiado para María, ella hizo lo mejor.
    Mar. 1:3-5; Mal. 1:6-14.

5. Judas mostró su desagrado en la murmuración. Juan 12:4-6.

6. María fue felicitada por Jesús por su acción. Mat. 26:10-13; Mar. 14:8-9.

 

LA VID Y LOS PÁMPANOS

Juan 15

Parece que este discurso fue dado en el camino al Huerto de Getsemaní. Precedido por una advertencia de persecución. Luc. 22:35-38. Las condiciones estaban cambiando y los apóstoles iban a encontrarse con una oposición violenta. Las armas no fueron para defender a Jesús, pero a ellos mismos.

LA VID VERDADERA

1. Jesús es el verdadero origen de la vida y la luz verdadera. Juan 15:1; 1:9.

2. Dios el Padre es el que da el crecimiento. I Cor. 3:6-7.

3. Debe quitar los pámpanos que están muertos--representan los que
    profesan ser creyentes. Juan 15:2; Mat. 15:8.

4. Aún se necesitan estar limpiados los buenos pámpanos. Heb. 12:6;
    I Ped. 1:7.

5. Su Palabra limpia. v. 3; Juan 17:17.

6. Tenemos que quedarnos en compañerismo con él para llevar fruto. v. 4-5

7. El peligro de no hacer lo que sabemos que es la voluntad de Dios para
    nuestra vida. v. 6; I Cor. 5:5; 11:30; I Juan 5:16.

8. El galardón por permanecer en él es la contestación a nuestras oraciones.
    v. 7; I Juan 3:22.

9. Mucho fruto viene por permanecer en Él. v. 8-9; I Cor. 15:58.

10. Tenemos que hacer su voluntad si esperamos permanecer en su amor.
       v. 10; I Juan 2:6-8.

11. Nuestro gozo depende en permanecer en su voluntad. v. 11; Fil. 4:4.

12. La prueba del gran amor. v. 12-14; I Juan 4:7-10.

13. Ser un amigo es una relación mejor que ser un siervo.
       v. 15; Gen. 18:17-19; Sant. 2:23.

14. Los apóstoles estaban escogidos, ordenados, comisionados y dados
       una promesa. v. 16-17; Efe. 1:4-12.

15. Hay que esperar la persecución y odio del mundo. v. 18-21; II Tim. 3:12.

16. El Espíritu Santo fue prometido para confirmar el testimonio de los
      apóstoles. v. 26-27; Hech. 5:29-32.

 

LA CONSPIRACIÓN

1. Satanás sabía que Judas fue su instrumento para deshacerse de Jesús.
    Luc. 22:3-4; Sant. 4:7.

2. Los líderes cambiaron sus planes. Previamente iban a esperar hasta
    después de la Pascua. Mat. 26:5; I Cor. 5:7.

3. Fue profetizado por cuanto iba a ser vendido Jesús. Mat. 26:15-16;
    Zac. 11:12. José, un tipo de Cristo, fue vendido por sus hermanos por el
    precio de un esclavo. Gen. 37:27-28.

4. Los líderes no tentaron a Judas, él fue a ellos. Él vio una oportunidad para
    ganar dinero y buscó una oportunidad para traicionar a Jesús. Luc. 22:6.

Hombres pueden conspirar pero Dios es sobre todo y su voluntad será cumplida. Gen. 50:20; Rom. 8:31.

 

LA FIESTA DE LA PASCUA

Mat. 26:17-30; Mar. 14:12-26; Luc. 22:7-30; Juan 13:1-30.

LA PREPARACIÓN

1. Jesús no reveló sus planes para que los enemigos no trataran de interferir.
    Mat. 26:16; Luc. 22:2-6.

2. Jesús dio el trabajo a Pedro y Juan. Luc. 22:8; Mat. 26:17.

3. Fueron instruidos a esperar supervisión divina. Mar. 14:13-15;
    Luc. 22:10-11; Gen. 24:27; Sal. 37:23.

4. Jesús sabía como el hombre de la casa respondería. Mar. 14:14-16; 11:1-6.

 

EL TRAIDOR PRESENTE

1. Jesús sabía que uno de los doce lo iba a traicionar. Mat. 26:21-23;
    Juan 13:11, 21-27.

2. Jesús dio a los discípulos una lección en humildad. Luc. 22:24-27;
    Juan 13:1-16. Lavar los pies no fue mencionado en la gran comisión
    y no es una ordenanza de la iglesia. Mat. 28:19; Mar. 16:15. No hay
    evidencia que las iglesias apostólicas consideraron el lavar los pies
    como una ordenanza de la iglesia. Hech. 2:41-47; 20:7.

3. Aunque la traición de Jesús fue profetizada y Satanás usó a Judas
    como su instrumento, Judas fue responsable por su hecho.
    Mat. 26:24-25; Luc. 22:22.

LA ÚLTIMA CENA

1. El pan sin levadura fue un símbolo del cuerpo de Jesús. Mat. 26:26;
    Mar. 14:22.

2. El vino (jugo de uvas) fue un símbolo de su sangre. Mat. 26:27;
    Mar. 14:23-24; I Cor. 11:25. Esta ordenanza es para hacer hasta
    que él venga. I Cor. 11:26. Judas preguntó quien era el traidor.
    Mat. 26:25. Judas dijo, "¿Soy yo, Maestro?" Mat. 26:25. Los otros
    discípulos preguntaron, "¿Soy yo, Señor?" Mat. 26:22. Jesús dio a
    Judas la oportunidad de arrepentirse, pero Judas estaba
    determinado a seguir con su traición. Juan 13:26-30.

EL DISCURSO DESPUÉS DE LA CENA

Mat. 26:31-35; Mar. 14:27,31; Luc. 22:31-38; Juan 13:31-38; 14:1-31.

Cuando Judas salía a traicionar a Jesús, Jesús sabía que Dios haría todo por su propia gloria. Juan 13:31-32; Gen. 50:20.

 

JESÚS ANUNCIA SU SALIDA.

Juan 13:33; 7:34; 8:21.

1. Sus instrucciones a sus discípulos. Juan 13:34-45; I Juan 3:14.

2. Simón Pedro piensa que está listo para morir por Jesús. Juan 13:36-37.

3. Satanás conoce nuestras debilidades y siempre está dispuesto a
    probarnos. Luc. 22:31-33; I Ped. 5:8.

4. Jesús predice la negación de Pedro. Mat. 26:31-34; Mar. 14:29-31;
    Juan 13:38.

 

ÚLTIMA SEMANA

El viernes por la tarde llegó a Betania y estaba con sus amigos el séptima día.

El sábado por la noche, comió en la casa de Simón el leproso y María ungió sus pies con perfume.

El domingo entró en Jerusalén montado en un pollino, símbolo de una misión de paz. Después de limpiar el Templo de nuevo de los que cambian monedas, regresó a Betania.

El lunes regresó a Jerusalén y reprendió la higuera en el camino. Enseñó en el templo toda el día y regreso a Betania por la noche.

El martes en el camino, los discípulos miraron la higuera. En el templo contestó tres preguntas. Por la noche, contestó las preguntas de los discípulos.

El miércoles... Preparación de la pascua y el principio de la Santa Cena. La oración en el huerto y la entrega del Señor. Sus juicios empiezan en la noche. La negación de Pedro.

El jueves... La continuación del Juicio y la crucifixión en la tarde.

 

JESÚS ANTE EL SUMO SACERDOTE

Mat. 26:57-75; Mar. 14:53-72; Luc. 22:54-71; Juan 18:12-27.

Jesús fue arrestado en el Huerto de Getsemaní y llevado primeramente a Anás. Juan 18:12-13; Luc. 3:2; Hech. 4:6.

1. Pedro y otro discípulo, probablemente Juan, siguieron a Jesús.
    Juan 18:15.

2. La primera negación de Pedro. Juan 18:17; Mat. 26:69; Mar. 14:66-68;
    Luc. 22:54-57.

3. Jesús es cuestionado. Juan 18:19.

4. La respuesta es dada. Juan 18:20-21.

5. Jesús fue castigado antes que un grado de culpa fue establecido.
    Juan 18:22-23; Isa. 53:4.

6. La segunda negación de Pedro. Mat. 26:71-72; Mar. 14:69-70; Juan 18:25.

JESÚS ENVIADO A CAIFÁS

1. Los escribas y ancianos se reunieron en el palacio de Caifás. Mat. 26:57.

2. El tribunal estaba determinado con anterioridad a condenar a
    Jesús y solamente trataron de justificar sus acciones. Mat. 26:59-61;
    Deut. 18:15-16; Mar. 14:1, 59; Hech. 2:23.

3. Jesús forzado a testificar. Mat. 26:62-64.

4. La carga contra Jesús fue blasfemia. Mat. 26:65; Mar. 14:63-64.

5. La tercera negación de Pedro. Mat. 26:73-75; Mar. 14:70-72; Luc. 22:59-62;
    Juan 18:26-27.

6. Se burlaron de Jesús y lo golpearon mientras que estuvieron juzgándolo.
    Luc. 22:63-65. Jesús no tenía abogado ni testigos en su favor. Isa. 63:3.

JESÚS ANTE EL CONCILIO

Evidentemente el concilio se reunió otra vez al amanecer el día para hacer las cargas formales. Luc. 22:66-71. Como el tribunal judío no tenía la autoridad de la pena de muerte, les tocaron llevarlo ante el corte romano. Juan 18:34. Jesús fue enjuiciado 3 veces en la noche, lo cual fue ilegal. No le dieron tiempo para hacer una defensa. El único crimen contra él fue que él declaró a sí mismo Dios.

 

JESÚS EN GETSEMANÍ

Mat. 26:36-56; Mar. 14:32-52; Luc. 22:39-53; Juan 18:1-12.

Getsemaní quiere decir "Valle de Aceite." Fue un huerto cerca del Monte de Olivos. Juan 18:1; Luc. 22:39.

Jesús había orado aquí antes con sus discípulos y Judas lo sabía. Juan 18:2.

1. El llamamiento a la oración. Luc. 22:40; Mat. 26:41.

2. El llamamiento a los 3 discípulos escogidos para una oración más
    fervorosa. Mat. 26:37; Mar. 14:38; Sant. 5:16.

3. Jesús oró con agonía. Luc. 22:44; Heb. 5:7.

4. Él oró con un espíritu sumiso. Mat. 26:39; Luc. 22:42.

5. Oró con una fe perfecta. Mar. 14:36; 11:22.

6. Oró más que una vez. Mat. 26:42; Mar. 14:39; Efe. 6:18.

7. Recibió la respuesta a su oración. Luc. 22:43; Gen. 32:24-28.

 

EL ARRESTO DE JESÚS

1. Judas llevó a las multitudes al huerto para arrestar a Jesús. Juan 18:3;
    Mat. 26:47; Mar. 14:43.

2. Judas lo traicionó con un beso. Luc. 22:47-48; II Sam. 20:9-10.

3. Jesús no ofreció ninguna resistencia a su arresto. Juan 18:4-9; 10:17-18.

4. Jesús no necesitaba una defensa. Mat. 26:51-54; Juan 19:10-11.

5. No necesitaban armas para arrestar a Jesús. Luc. 22:52; II Cor. 10:4.

6. Jesús volvió el bien por el mal. Luc. 22:51; Rom. 12:20-21.

7. Jesús sabía que todo esto fue en acuerdo con el plan divino.
    Mat. 26:54-56; Mar. 14:49; Luc. 22:53; Juan 18:11.

8. Jesús fue amarrado y llevado como un animal. Juan 18:12; Isa. 53:7;
     Hech. 8:32.

 

JESÚS ANTE PILATO

Mat. 27:1-25; Mar. 15:1-15; Luc. 23:1-24; Juan 18:28-19:15.

1. El remordimiento de Judas. Mat. 27:3-10; Zac. 11:12-13.

     *Evidentemente Jeremías no escribió la predicción acerca de la
     moneda, pero fue acordado por algunos.

2. Los líderes religiosos quisieron que Pilato aprobara la condenación sin
    saber cuales fueron las cargas. Juan 18:29-30.

3. Pilato negó sentenciar a Jesús sin saber los reclamos. Juan 18:31-32.

     *La forma de la pena de muerte para los judíos fue apedrearlos.
     Hech. 7:59; Mat. 20:19.

4. Jesús es acusado de traición. Luc. 23:1-2; Mat. 22:15-21.

5. Pilato le pregunta a Jesús secretamente. Juan 18:33-37; 6:15.

6. Pilato le encuentra sin culpa. Juan 18:38; Mat. 27:4; Luc. 23:4.

7. Le enviaron a Herodes. Luc. 23:5-12.

     *Herodes le encontró inocente, pero permitió que le insultaran
     y se burlaran. Juan 15:25.

8. Jesús fue declarado inocente la segunda vez por Pilato. Luc. 23:13-15.

9. Pilato atenta libertar a Jesús, dando a la gente la oportunidad de escoger.
    Mat. 27:15-17; Mar. 15:7-14; Luc. 23:17-21; Juan 18:39-40.

10. La esposa de Pilato le advirtió acerca de Jesús. Mat. 27:19.

11. Pilato intenta agradar la gente castigando a Jesús. Mat. 27:26-30;
      Juan 19:1-2.

12. Pilato negó matar a Jesús y le entregó a los judíos. Juan 19:4-6;
       Hech. 3:13.

13. Los líderes religiosos dieron las verdaderas cargas a Pilato.
      Juan 19:7; 5:18.

14. Pilato se asustó e hizo preguntas a Jesús de nuevo. Juan 19:8-11;
       Mat. 27:13.

15. Los gobernadores amenazan al juez. Juan 19:12-15; Sal. 25:19.

16. Pilato quiere desenredar a sí mismo de toda culpa y pronuncia a Jesús
       inocente por la tercera vez. Mat. 27:24-25; Deut. 21:6-7.

17. Pero Pilato dio la orden para la muerte de Jesús. Luc. 23:24; Mar. 15:15;
      Juan 19:16.


LA CRUCIFIXIÓN DE JESÚS

Mat. 27:27-44; Mar. 15:16-41; Luc. 23:26-43; Juan 19:16-30.

1. Jesús en las manos de los soldados romanos. Mat. 27:27-30.

         *Esta fue la segunda vez que se burlaron de Cristo. Luc. 22:63-65;
         Mar. 14:65; Hech. 4:27.

2. Simón lleva la cruz. Mat. 27:32; Mar. 15:21.

     *La cruz pesaba más o menos 68 kilos. Después de lo que pasó
     por la noche, es un milagro que Jesús sobrevivió.

3. Una gran multitud siguió a Jesús al Calvario. Luc. 23:27-31.

      *Jesús advierte a sus discípulos. Oseas 10:8.

4. El lugar de la crucifixión. Mat. 27:33; Mar. 15:22; Juan 19:17.

    A. Gólgota es la palabra en hebreo.

    B. Fue afuera de la muralla de Jerusalén. Heb. 13:11-13.

5. Le ofrecieron vinagre con hiel. Mat. 27:34; Mar. 15:23; Sal. 69:21.

6. Fue crucificado entre dos ladrones. Mat. 27:38; Mar. 15:27; Luc. 23:33;
    Juan 19:18; Isa. 53:12.

7. Jesús oró por los que le clavaron a la cruz. Luc. 23:34; Isa. 53:12.

8. La ropa de Jesús dividida por los soldados. Mat. 27:35; Mar. 15:24;
    Luc. 23:34; Juan 19:23-24; Sal. 22:18.

9. La inscripción sobre su cabeza. Mat. 27:37; Mar. 15:26; Luc. 23:38;
    Juan 19:19-22. "Este es Jesús de Nazaret, el Rey de los Judíos."

10. Se burlaron de Jesús de nuevo cuando estaba muriéndose en la cruz.
      Mat. 27:39-44; Mar. 15:29-32; Luc. 23:39-43.

11. Uno de los ladrones se arrepiente y recibe la promesa de un lugar en el
       paraíso. Luc. 23:39-43.

12. Los que se quedaron con él al pie de la cruz.
      Juan 19:25-26; Mat. 27:55-56.

13. La petición de Jesús. Que Juan cuidara de María. Juan 19:26-27.

14. La última petición de Jesús. Juan 19:28-30.

Jesús fue crucificado el jueves. El domingo fue el día 10 del mes Nisan o Abib, el día en que fue escogido el cordero en Ex. 12:1-11. El 14 fue el día en que fue sacrificado el cordero, el jueves. Tenía que estar en la tumba 3 días y 3 noches. Jueves fue el primer día. Fue enterrado antes de las 6:00 de la tarde. El día siguiente empezó la Fiesta de Pan sin Levadura. Era un día santo, un día de reposo cuando no trabajaban. No fue el sábado, sino el viernes. En Luc. 24, dos de los discípulos fueron en camino el día domingo a Emaús. Se encontraron con Jesús, y le dijeron que era el tercer día desde la muerte de Cristo. El viernes, el sábado y el domingo fue el tercer día.

 

LA MUERTE DE JESÚS

Mat. 27:45-66; Mar. 15:33-47; Luc. 23:44-56; Juan 19:31-42.

1. La hora de su muerte--cerca de las 3:00 de la tarde. Mat. 27:45-46;
    Mar. 15:33-34; Luc. 23:44-45.

2. Las últimas exclamaciones de Jesús en la cruz. Mat. 27:46-50;
    Mar. 15:34-37; Luc. 23:46. Los tres evangelios mencionan que
    en la última exclamación Jesús clamó "a gran voz."

3. Los milagrosos acontecidos a la hora de su muerte.

    A. Tres horas de oscuridad.

    B. El velo del templo se rasgo en dos. Mat. 27:51; Heb. 10:20.

    C. El terremoto. Mat. 27:51

4. El efecto de los milagros sobre el centurión. Mat. 27:54; Mar. 15:39;
     Luc. 23:47.

5. Otros que vieron su muerte. Mat. 27:55; Mar. 15:40; Luc. 23:48.

6. La prueba de su muerte. Juan 19:31-37. Murió en acuerdo con las
    Escrituras. Ex. 12:46; Sal. 22; 34:20; I Cor. 15:3.

 

LA SEPULTURA DE JESÚS

1. El día de su sepultura. Fue el día en que se preparen para la Fiesta de la
    Pascua. Mar. 15:42; Luc. 23:54; Juan 19:42.

2. El día antes del día de reposo de la Pascua. Juan 19:31; Ex. 12:14-16;
     Luc. 24:21.

3. La sepultura fue en acuerdo con las Escrituras. Deut. 21:22-23; Juan 19:31.

4. Fue sepultado por discípulos secretos. Mat. 27:57-59; Mar. 15:42-43;
     Luc. 23:50-52; Juan 10:38-40.

5. El lugar de su sepultura. Mat. 27:60; Mar. 15:46; Luc. 23:53; Juan 19:41-42.

6. Los que vieron su sepultura. Mat. 27:61; Mar. 15:47; Luc. 23:55.

7. El sepulcro sellado. Mat. 27:62-66. No puede ser una cuestión de la
    realidad de su muerte o su sepultura. Tenemos la hora de su muerte,
    el modo de su muerte, los nombres de los que lo vieron morir y las
    circunstancias conectadas con su muerte.

 

LA RESURRECCIÓN DE JESÚS

Mat. 28:1-8; Mar. 16:1-8; Luc. 24:1-12; Juan 20:1-9.

La resurrección de Jesús no fue esperada por los discípulos aunque Jesús
les hubiera dicho que resucitaría.

1. Las 2 Marías vinieron esperando a ungir su cuerpo. Mat. 28:1; Mar. 16:1;
    Juan 20:1.

2. Jesús resucitó del sepulcro el primer día de la semana. Mar. 16:9.

     *Él resucitó el tercer día después de su crucifixión. Mat. 20:19;
     Mar. 10:34; Luc. 18:33; 24:20-21; Hech. 10:40; I Cor. 15:4.

3. La piedra removida por el ángel del Señor, no para dejar que Jesús saliera,
    pero para permitir que los discípulos entraran. Mat. 28:2-6.

4. El sepulcro vacío. Es una prueba de la resurrección. Luc. 24:2-3;
    Juan 20:2-8.

5. El testimonio del ángel. Mat. 28:6; Mar. 16:6; Luc. 24:6.

6. Las mujeres fieles que amaban a Jesús fueron las primeras en decir las
    buenas noticias de la resurrección. Mat. 28:7-8; Mar. 16:7-8; Luc. 24:9.

7. Fue difícil convencer a los discípulos. Luc. 24:10-11.

8. El testimonio de los que guardaron el sepulcro. Mat. 28:11.

9. El soborno fue evidencia que aún los sacerdotes y ancianos supieron que
    un milagro había ocurrido. Mat. 28:12-15.

La resurrección de Cristo es una verdad básica. Nuestra esperanza sería en vano si Jesús no resucitó. I Cor. 15:12-19. La prueba más importante de la resurrección fue la presencia corporal de Jesús ante sus testigos escogidos. Hech. 10:39-41.

 

DESPUÉS DE LA RESURRECCIÓN

 

1. Jesús apareció primeramente a María Magdalena. Mar. 16:9; Juan 20:11-18.

A. Ella fue a la tumba para ungir el cuerpo de Jesús. Cuando
     vió que la piedra ya estaba quitada y las demás que habían
     ido con ella salieron para avisar los discípulos, María quedó
     llorando afuera de la tumba. Fue una apariencia inesperada.

B. Aunque Jesús estuviera en un cuerpo sobrenatural, era el
     mismo Jesús.

C. Ella lo reconoció cuando él la llamó por nombre.

2. La presentación a las mujeres regresando a la tumba. Mat. 28:9-10.

        *Le reconocieron por el saludo. Eran tan convencidas que le adoraron.

3. Pedro tuvo un encuentro con el Señor, pero no nos da los detalles.
    Luc. 24:34; I Cor. 15:5.

4. Apareció a dos de los discípulos el mismo día en el camino a Emaús.
    Luc. 24:13-31.

          A. No creyeron el testimonio de las mujeres.

B. Pensaban que era un extranjero. v. 18.

C. Miramos el poder glorioso del cuerpo glorificado. Mar. 16:12.

D. Le reconocieron cuando él partió el pan.
     Luc. 24:30-31; 9:16, 22.

5. Apareció a todos los apóstoles el mismo día por la tarde. Juan 20:19.

A. Fue una aparencia milagrosa, las puertas estaban cerradas.

B. Les dio consuelo. Juan 14:27.

C. Fueron convencidos. Luc. 24:39-43.

D. Fue una experiencia llena de gozo. Juan 20:20.

E. Jesús les dio un trabajo. Juan 20:21; Mar. 16:15.

F. Recibieron poder. Juan 20:22-23.

Tenemos 5 apariencias de Jesús después de la resurrección en el primer día. Todas eran inesperadas, sin anuncio, en varios lugares y debajo de diferentes circunstancias, pero todas con pruebas que convencieron a ellos. Jesús quería convencer a los discípulos que él siempre estaría con ellos aunque no hubiera una manifestación visible de su presencia.

 

OTRAS APARIENCIAS DE JESÚS.

Juan 20:24-31; 21:1-25.

1. Porque Tomás dudó la resurrección de Cristo. Juan 20:24-25.

*"Ocho días después", este fue el siguiente domingo o el primer
     día de la semana. Hech. 20:7.

2. Jesús conoció las dudas de Tomás aunque él no estuvo presente cuando
    Tomás expresó sus dudas. Juan 21:17.

3. Tomás fue convencido y llamó a Jesús, "Señor mío, y Dios mío".
     Juan 20:28.

4. Nuestra fe recibe más bendición porque no vimos a Jesús, sino creemos la
    Biblia. Juan 20:29-31; II Ped. 1:19-21.

     *Sin duda Jesús confirmo la fe de los discípulos durante los 40
     días. Hech. 1:3.


JESÚS APARECE EN GALILEA.

Juan 21

Jesús prometió reunirse con ellos en Galilea. Mat. 26:32; 28:10.

1. Mientras que esperan a Jesús regresaron a su ocupación previa.
    Juan 21:3.

     *Sin duda Jesús no quería que ellos regresaran a su profesión
     vieja. Juan 15:5.

2. No reconocieron a Jesús a una distancia de 100 metros. v. 4, 8.

3. Tampoco reconocieron su voz. v. 5.

     *Jesús quería enseñarles que él estaría con ellos siempre
     aunque no había una manifestación visible. Podían depender
     de la presencia espiritual del Señor. Heb. 13:5; Mat. 28:20.

4. Trabajo con la dirección divina trae éxito. Juan 21:6; Luc. 5:4-6; Sant. 1:17.

5. Juan reconoció a Jesús por el milagro. v. 6-7; I Cor. 14:23-25; Gen. 28:16.

6. Pedro quiso impresionar a Jesús con un espectáculo. v. 7.

   *La invitación a venir y comer. v. 9-13.

7. Pedro pensaba que él amaba a Jesús más que los otros discípulos. v. 15.

    *Probamos nuestro amor a Dios en la forma en que amamos las
    ovejas. v. 16-17; I Juan 4:20.

8. Pedro, en su vejez, iba a ser probado de nuevo.
     v. 19; Sant. 1:12; Rom. 8:18.

9. No hay lugar para celos en la obra del Señor. v. 20-22; Luc. 22:24-26.

 

LA GRAN COMISIÓN Y ASCENSIÓN DE JESÚS

Mat. 28:16-20; Mar. 16:15-18; Luc. 24:44-53; Hech. 1:3-12.

Después de la resurrección, Cristo dio bastantes pruebas de su resurrección y poder e instruyó a sus discípulos acerca del reino de Dios. Les dio un trabajo y ascendió para sentarse a la diestra de Dios. Hech. 1:3.

LA GRAN COMISIÓN

1. Donde fue dada. Mat. 28:16.

2. Los presentes: Había otros con los discípulos. Mat. 28:17; I Cor. 15:6.

     *Jesús tenía muchos discípulos en Galilea y fue conocido que
      él iba a ir allá. Naturalmente una multitud estaría allí. Las demás
      apariencias fueron sin anuncio.

3. Jesús tenía la autoridad para dar la comisión. Mat. 28:18; Hech. 2:36;
    Apoc. 17:14.

4. La naturaleza de la comisión. Mat. 28:19.

    A. HACER DISCÍPULOS de todas las naciones.

             *Marcos nos enseñó como. Mar. 16:15; I Cor. 1:21.

    B. BAUTIZARLOS. Hech. 8:12.

           *El creyente tiene que darse cuenta que su relación está con el
            Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Mat. 28:19.

    C. ENSEÑARLOS a ser obediente a la voluntad de Dios.
         Mat. 28:20; Rom. 6:4.

  *No podemos cambiar el orden u olvidar ninguna parte.

5. La promesa condicional de la comisión.

    *Cuando cumplimos la comisión podemos esperar la presencia
     espiritual del Señor. Mat. 28:20; Hech. 2:41.

6. La comisión renovada y la promesa del poder.

          A. Los discípulos regresaron a Jerusalén y se reunieron con Jesús.
               Hech. 1:4.

B. Jesús no dijo que el reino nunca estaría restaurado. La
     pregunta fue CUANDO. Hech. 1:6-7; Rom. 11:26-29.

7. La ascensión de Jesús.

A. Fue visible. Hech. 1:9; Luc. 24:51.

B. Certificado por los ángeles. Hech. 1:10-11.

C. Fue permanente. Juan 14:3; I Tes. 1:10; 4:16; Apoc. 1:7.

D. Fue recibido en el cielo. Mar. 16:19.

 

_________________________________

 

 

 

LOS 72 PASOS DE CRISTO DE LA GLORIA A LA GLORIA

Tomado del libro "Auxiliar Bíblico Portavoz" Por Harold Willmington. No se

incluyen los detalles debajo de cada punto, porque el libro está protegido por

derechos reservados. Aunque el libro es caro, lo recomiendo, porque de sus

900 páginas brotan un excelente caudal de información bíblica. - CG

Paso uno: desde la gloria hasta Belén (Lc. 2:1-21).

 

Paso dos: de Belén a Jerusalén (Lc. 2:22-38).

 

Paso tres: de Jerusalén a Nazaret (Lc. 2:39).

 

Paso cuatro: de Nazaret a Belén (Mt. 2:1-12).

 

Paso cinco: de Belén a Egipto (Mt. 2:13-18).

 

Paso seis: de Egipto a Nazaret (Mt 2:19-23; Lc. 2:40).

 

Paso siete: de Nazaret a Jerusalén (Lc. 2:41-50).

 

Paso ocho: de Jerusalén a Nazaret (Lc. 2:51-52).

 

Paso nueve: de Nazaret a Betábara, al lado del Jordán

(Mt. 3:13-17; Jn. 1:28).

 

Paso diez: de Betábara a las tentaciones del desierto

(Mt. 4:1-11; Mr. 1:12, 13; Lc. 4:1-13).

 

Paso once: de las tentaciones del desierto a Betábara

(Jn. 1:29-42).

 

Paso doce: de Betábara a Betsaida (Jn. 1:43-51).

 

Paso trece: de Betsaida a Caná (Jn. 2:1-11).

 

Paso catorce: de Caná a Capernaum (Jn. 2:12).

 

Paso quince: de Capernaum a Jerusalén (Jn. 2:13-3:21).

 

Paso dieciséis: de Jerusalén al río Jordán (Jn. 3:22-36).

 

Paso diecisiete: del río Jordán a Sicar en Samaria

(Mt. 4:12; Lc. 3:19. 20; Jn. 4:1-42).

 

Paso dieciocho: de Sicar a Caná (Jn. 4:43-54).

 

Paso diecinueve: de Caná a Nazaret (Lc. 4:16-30).

 

Paso veinte: de Nazaret a Capernaum (Mt. 4:13-22;

8:14-17; Mr. 1:14-38; Lc. 4:31-42).

 

Paso veintiuno: de Capernaum a su primera gira de

predicación en Galilea (Mt. 4:23; 8:2-4; Mr. 1:39-45; Lc.

4:43-5:16).

 

Paso veintidós: de su primera gira de predicación en Galilea

a Capernaum (Mt. 9:2-9; Mr. 2:1-14; Lc. 5:17-28).

 

Paso veintitrés: de Capernaum a los campos sembrados de

Galilea (Mt. 12:1-8; Mr. 2:23-28; Lc. 6:1-5).

 

Paso veinticuatro: de los campos de Galilea a una sinagoga

galilea (Mt. 12:9-14; Mr. 3:1-6; Lc. 6:6-11).

 

Paso veinticinco: de una sinagoga en Galilea al monte Tabor

(Mt. 5:1-7:29; 4:24. 25; 10:2-4; 12:15-21; Mr. 1:12;

3:7-19; Lc. 6:12-49; 12:22-31, 57-59; 16:17).

 

Paso veintiséis: del monte Tabor a Capernaum (Mt. 8:1,

5-13; Lc. 7:1-10).

 

Paso veintisiete: de Capernaum a Naín (Lc. 7:11-17. 36-50).

 

Paso veintiocho: de Naín a su segunda campaña de

predicación en Galilea (Mt. 12:46-50: 13:1-52;

Mr. 3:19-35; 4:1-34; Lc. 8:1-21; 12:10; 13:18-21).

 

Paso veintinueve: de Galilea a su segunda campaña de

predicación en la región de los gadarenos (Mt. 8:18, 23,

24; Mr. 4:35-5:20; Lc. 8:22-39).

 

Paso treinta: de la tierra de los gadarenos a Capernaum

(Mt. 9:1; 10:34; 11:2-19; Mr. 1:21-43; 2:15-22; Lc. 8:40-56;

5:29-39; 7:18-35; 16:16).

 

Paso treinta y uno: de Capernaum a Jerusalén (Jn. 5:1-47).

 

Paso treinta y dos: de Jerusalén a Nazaret (segunda visita)

(Mt. 13:53-58; Mr. 6: 1-6).

 

Paso treinta y tres: de Nazaret a su tercera campaña de

predicación en Galilea (Mt. 9:35-10:1; 5-16, 24-33;

37-11:1; 14:1-13; Mr. 6:6-29; Lc. 9: 1-9).

 

Paso treinta y cuatro: de su recorrido de predicación en

Galilea a una zona desértica cerca de Betsaida (Mt.

14: 13-23; Mr. 6:30-47; Lc. 9: 10-17; Jn. 6:1-18).

 

Paso treinta y cinco: de la zona desertica de Betsaida a

Genesaret (Mt. 14:24-36: Mr. 6:48-56; Jn. 6:19-21).

 

Paso treinta y seis: del llano de Genesaret a Capernaum (Mt

15:1-20; Mr. 7:1-23; Jn. 6:22-71; 7:1).

 

Paso treinta y siete: de Capernaum a la región de Tiro y

Sidón (Mt. 15:21-28; Mr. 7:24-30).

 

Paso treinta y ocho: de la región de Tiro y Sidón a la zona

de Decápolis (Mr. 7:31-37).

 

Paso treinta y nueve: de Decápolis al monte Tabor (Mt.

15:29-38; Mr 8:1-9).

 

Paso cuarenta: del monte Tabor a Magdala (Mt. 15:39-

16:12; Mr. 8:9-21).

 

Paso cuarenta y uno: de Magdala a Betsaida (Mr. 8:22-26;

Jn. 7:2-9).

 

Paso cuarenta y dos: de Betsaida a Jerusalén (Jn.

7:10-10:39).

 

Paso cuarenta y tres: de Jerusalén a Perea (Jn. 10:40-42).

 

Paso cuarenta y cuatro: de Perea a Cesarea de Filipos (Mt.

16:13-28; Mr. 8:27-9:1; Lc. 9:18-27).

 

Paso cuarenta y cinco: de Cesarea de Filipos al monte

Hermón (Mt. 17:1-23; Mr. 9:2-31; Lc. 9:28-45).

 

Paso cuarenta y seis: del monte Hermón a Capernaum (Mt.

17:24-18:35; Mr. 9:33-10:1; Lc. 9:46-50).

 

Paso cuarenta y siete: de Capernaum a Perea (Mt. 8:19-22;

11:20-30; 19:1, 2; Lc. 9:51-10:37; Mr. 10:1).

 

Paso cuarenta y ocho: de Perea a Betania y sus alrededores

(Mt. 10:34-36; 12:22-38, 42-45; 19:3-20:28; 24:43-51;

Mr. 10:2-45; Lc. 10:38-12:9; 13:22, 32-36; 13:1-17, 22,

33; 14:1-16:15, 18-31; 17:1-37; 18:1-34; Jn. 11:1-54).

 

Paso cuarenta y nueve: de Betania a Jericó (Mt. 20:29-34;

Mr. 10:46-52; Lc. 18:35-19:28).

 

Paso cincuenta: de Jericó a Betania (Mt. 26:6-13; Mr. 14:3-

9; Lc. 22:1; Jn. ll:55-12:11).

 

Paso cincuenta y uno: de Betania a Betfagé (Mt. 21:1-7; Mr.

11:1-7; Lc. 19:29-35).

 

Paso cincuenta y dos: de Betfagé al aposento alto (Mt 10:17-

23; 21:8-23:39; 24:1-42; 25:1-46; 26:1-5; 14-38; Mr.

11:8-13:37; 14:1, 2, 10-25; Lc. 19:36-20:8, 20-40, 45-

47; 21:1-38; 13:34, 35; 12:11, 12; 22:2-34; Jn. 12:12).

 

Paso cincuenta y tres: del aposento alto a Getsemaní (Mt.

26:31-56; Mr. 14:26-52; Lc. 22:35-53; Jn. 15:1-18:12).

 

Paso cincuenta y cuatro: de Getsemaní a la casa de Anás

(Jn. 18:12-14; 19-24).

 

Paso cincuenta y cinco: de la casa de Anás al palacio de

Caifás (Mt. 26:57-27:1; Mr. 14:53-72; Lc. 22:54-71; Jn.

18:15-18,25-27).

 

Paso cincuenta y seis: del palacio de Caifás a la sala del

tribunal de Pilato (Mt. 27:2, 11-14; Mr. 15:1-5; Lc. 23:1-

6; Jn.18:28-38).

Paso cincuenta y siete: del tribunal de Pilato al palacio de

Herodes (Lc. 23:7-12).

Paso cincuenta y ocho: del palacio de Herodes al tribunal

de Pilato (Mt. 27:15-26; Mr. 15:6-15; Lc. 23:13-25; Jn.

18:39-19:16).

Paso cincuenta y nueve: del tribunal de Pilato al pretorio

(Mt. 27:27-31; Mr. 15:16-20).

Paso sesenta: del pretorio al Calvario (Mt. 27:32-56; Mr.

15:21-41; Lc. 23:26-49; Jn. 19:16-37).

Paso sesenta y uno: del Calvario a la tumba de José de

Arimatea (Mt. 27:57-66; Mr. 15:42-47; Lc. 23:50-56;

Jn. 19:31-42).

Pasó sesenta y dos: de la tumba de José a las profundidades

De la tierra (l P. 3:18-20). [crees esto literalmente? CG]

Paso sesenta y tres: del corazón de la tierra a la

Resurrección (Mt 28:2-4; Mr. l6:9-11; Lc. 24:12: Jn. 20:

1-18).

Paso sesenta y cuatro: de la resurrección al Padre (Jn.

20:17).

Paso sesenta y cinco: del Padre al camino cerca de

Jerusalén (Mt. 28:5-15; Mr. 16:2-8; Lc. 24:1-11).

Paso sesenta y seis: de la carretera cerca de Jerusalén a

Emaús (Mr. 16:12,13; Lc. 24:13-35).

Pasos sesenta y siete: de Emaús al aposento alto (Lc.

24:36-43; Jn. 20:19-23).

Paso sesenta y ocho: del aposento alto otra vez al aposento

alto, una semana después (Jn. 20:24-29).

Paso sesenta y nueve: del aposento alto al mar de Tiberias

(Jn. 21:1-25).

Paso setenta: del mar de Tiberias al monte Tabor (Mt.

28:16-20).

Paso setenta y uno: del monte Tabor al aposento alto (Mr.

16:14-18; Lc. 24:44-49).

Paso setenta y dos: del aposento alto al monte de los Olivos

(Mr. 16:19, 20; Lc. 24:50-43; Hch. 1:4-11).

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →