Consejo Para el Enfermo y el Afligido

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes & Transcripts

Job 34.31-32

     31     De seguro conviene que se diga a Dios:

He llevado ya castigo, no ofenderé ya más;

     32     Enséñame tú lo que yo no veo;

Si hice mal, no lo haré más.

Nuestro lenguaje debe ser siempre el adecuado

  • Cuando hablamos ante el Señor, debemos considerar, como lo hace el texto, la conveniencia de nuestras palabras
    • Lenguaje prohibido
    • Lenguaje sopesado
  • Nuestros pensamientos un discurso ante Dios
    • No al Hombre, no los puede Leer
    • Dios escudriña
        • Considera los pensamientos como discursos no expresados
        • Y nos oye decir en nuestras almas muchas cosas que nunca fueron dichas por nuestras lenguas.
  • Hay pensamientos que no es conveniente que pensemos ante el Señor
    • Contristan al Espiritu Santo
    • Provocan a Celos a Dios

Eliú nos dice que es necesario que pensemos y digamos:

“De seguro conviene que se diga a Dios: he llevado ya castigo, no ofenderé ya más; enséñame tú lo que yo no veo; si hice mal, no lo haré más.”

Este texto se puede Aplicar

1. En referencia a quienes están siendo disciplinados;

y luego veremos si no hay una enseñanza en él

2. Para quienes, no se están doliendo bajo la vara.

     Prov 29:15     La vara y la corrección dan sabiduría;

Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre

Tal vez también a ellos Dios les hable por medio de este texto. Oh, que Su Santo Espíritu se digne hacerlo.

I. A QUIEN ESTÁ AFLIGIDO

Afliccion: Abatimiento y tristeza

  • 3 deberes o privilegios que son sugeridos

1. Aceptar la aflicción que el Señor les envía

  • Y que le digan a Dios: “He llevado ya castigo.”

Nota

La Palabra Castigo

  • Aqui no se encuentra en el original hebreo
  • Aunque el hebreo no podría ser interpretado adecuadamente si no se le agregara esa palabra
  • Literalmente traducida como:
    • “yo llevo” o “he llevado.” Es el corazón de carne que le dice a Dios:
    • “Yo llevo lo que Tú quieres que lleve; lo he llevado, todavía lo llevo, y lo llevaré, lo que Tú quieras ordenar que yo lleve.
    • Me someto enteramente a Ti, y acepto la carga que Tú quieras poner sobre mis hombros.”

Ahora, debemos hacer esto, queridos amigos

  • Y lo haremos si tenemos el corazón dispuesto.
  • Nos debemos someter alegremente,
  • Porque ninguna aflicción que suframos ha venido por casualidad.
  • No somos abandonados a la miseria de creer que las cosas suceden al azar, y que son independientes del control de un poder divino.
  • Sabemos que no cae en nuestras copas ni una sola gota de amargura a menos que sea colocada allí por la sabiduría de nuestro Padre celestial

2. El siguiente deber es abandonar el pecado que puede haber ocasionado el castigo.

  • “De seguro conviene que se diga a Dios: he llevado ya castigo, no ofenderé ya más.”

Hay aflicciones que vienen de Dios

  • No debido al pecado pasado, sino para prevenir el pecado en el futuro.
  • Hay también podas drásticas que tienen el objetivo que produzcamos más fruto:
    • No son enviadas, no porque no hayamos producido ningún fruto, sino más bien somos ramas cargadas de fruto y somos dignos que nos poden. “Todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.”

También hay aflicciones que son enviadas a manera de prueba y de examen, y de comprobación,

  • Tanto para la gloria de Dios y para la manifestación de Su poder, como también para el consuelo de otros,
  • Para que los santos temblorosos puedan ver cómo hombres débiles y endebles pueden llevar la cruz más pesada por causa de Cristo, y pueden triunfar bajo su peso.
  • No debemos estar seguros que cada dolor nos viene es a causa de algún pecado cometido; sin embargo, lo mejor sería que fuéramos más severos con nosotros mismos de lo que quisiéramos ser con otros, preguntándonos siempre:
  • “¿no hay algún motivo para este castigo?
  • ¿No habrá algo de lo que Dios me quiere liberar, o algo que Lo ha agraviado que ha motivado que Él me aflija a mí?

¿Ha habido pérdidas en el negocio?

  • ¿Estás seguro, hermano, que cuando tú estás haciendo dinero siempre lo has usado para Dios como debías? ¿Has sido un buen mayordomo? ¿Le diste al Señor lo que le correspondía, el diezmo sagrado de todo lo que recibías?
  • ¿O no será que has sido demasiado egoísta, y no será esa la causa que te ha llevado de la riqueza a una comparativa pobreza? ¿Es así?

¿Azota a tu cuerpo la aflicción?

  • ¿Entonces, no será que tus hábitos son los indebidos?
  • ¿Ha predominado la carne sobre el espíritu?
  • ¿Ha habido una falla en la consagración completa de la vasija al Señor?
  • ¿La prueba se da en una persona amada?
  • Puede ser que no estén conscientes de algo malo allí, ¡pero de todas formas miren, queridos amigos!

Escudriñen toda su conducta

  • Nunca caigan en el error de algunos que suponen que el pecado en los hijos de Dios es algo sin importancia.
  • Pues bien, si hay algún lugar donde el pecado es horrible es un hijo de Dios.
  • Por eso el texto dice:

“no ofenderé ya más.”

  • El pecado es algo ofensivo para Dios,
  • Él no puede soportarlo.
  • A mí me desagradaría ver la mancha de alguna plaga en la cara de alguien, pero yo temblaría más que nada si viera manchas por toda la cara de mi propio hijo.
  • El pecado es más visible en un buen hombre que en cualquiera otro.
  • Yo puedo dejar caer una gota de tinta en un pañuelo negro y no se verá, pero en un pañuelo blanco se puede percibir directamente, y resalta más debido a la blancura de la tela que ha sido manchada.

3. La tercera lección del claramente nos enseña que "es su deber y su privilegio pedir por más luz"

El texto dice:

“Enséñame tú lo que yo no veo; si hice mal, no lo haré más.”

  • ¿Ven lo que significa esto?
  • Se trata del hijo de Dios, despierto y que busca el pecado indicado por el castigo;
  • y puesto que él no puede ver todo el mal que pueda haber en él, se vuelve a Dios con esta oración:
  • “Enséñame tú lo que yo no veo.”

Amados amigos, puede ser que, al examinar su vida pasada y al escudriñar su corazón, no vean su pecado, porque

  • Tal vez está donde menos sospechan.
  • Ustedes han estado buscando en otra área.
  • Su propia opinión es que son débiles en un punto, pero posiblemente ustedes son más débiles en la dirección opuesta.
  • En ninguna otra cosa los hombres cometen más errores que en lo concerniente a su propio carácter.

Las personas no se juzgan adecuadamente a sí mismas.

  • Personas que no sienten dicen que son demasiado sensibles, y personas egoístas se imaginan víctimas por el bien de otros

Oren, entonces, diciendo:

  • “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y enséñame tú lo que yo no veo.”

nuestros peores pecados pueden esconderse tras nuestras cosas más santas

  • Ellos no revolotean en nuestras almas como diablos con alas de dragón;
  • Más bien vuelan como ángeles de luz, con alas pintadas con los colores del arco iris.
  • Vienen como ovejas, que parecen estar muy gordas, pero son lobos con piel de ovejas

Hermanos y hermanas míos, seamos honestos con el Señor.

  • Debemos realmente desear saber dónde estamos mal, y anhelar de todo corazón ser corregidos.
  • ¿Creen ustedes que todos nosotros honestamente queremos conocer nuestros errores? ¿Acaso no hay capítulos de la Biblia que no nos gusta leer?
  • Si los hay, si cualquier texto tiene una contienda con ustedes, contiendan con ustedes mismos, pero sométanse completamente a la palabra de Dios

PARA AQUELLOS DE USTEDES QUE TAL VEZ NO HAN SIDO AFLIGIDOS

  • ¿Qué es lo que dice el texto para ustedes si no han sido afligidos?
  • ¿Acaso no dice esto:
    • “Si el afligido debe decir ‘yo lo llevo’ y tomar su yugo con gozo,
  • cuán alegremente debes tomar tu yugo de cada día de tu labor cristiana”?
  • Hermano, hermana, te sientes cansado alguna vez?
  • ¿Acaso la escuela dominical te agota?
  • clase de Biblia se ha convertido en una pesadez?

Hay Hermanos posados en cama

  • Te gustaria tener la suerte de el?

Acepta tu porción con gozo, y dedica tu alma al servicio del Señor.

  • El grandioso capitán podría decirte:
      • “¡Cómo! ¿Estás cansado de la marcha?
      • Te enviaré de regreso a las y te quedarás allí hasta que sientas que tu corazón está enfermo por tu inactividad.
      • ¡Cómo! ¿Estás cansado de pelear?
      • Serás trasladado al hospital con los huesos rotos y estarás acostado, y pierdas la fuerza, y a ver qué piensas entonces de tu inactividad forzada.”

Seamos honestos

  • Y digamos al Señor

“Soy culpable; no volveré a ofenderte.

32 Enséñame lo que no alcanzo a percibir;

si he cometido algo malo, no volveré a hacerlo.”

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →