Drop files to upload.
Faithlife Corporation

“No Juzguéis”

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 5 views
Notes & Transcripts

Mateo 7:1-6

1)      Introducción

a)      “No debemos juzgar a otras personas.” ¿Cuántas veces ha oído eso?

i)        Actitud de muchos – no es cristiano; es una falta de amor, es hacer divisiones.

b)      Otra pregunta: ¿Quién es usted para juzgar”?

i)        La actitud hoy que cada persona está libre para decidir como vivir, que escogimientos hacer, qué camino tomar en la vida – y cada uno debe ser tolerante, no impedirle de hacerlo que quiere.

c)      Por el lado – todos conocemos a personas que están listos a manejarla vida de otros, personas que creen que son capaces de saber los motivos y secretos de los corazones de otros; personas que solo pueden hablar de otras personas y lo que están haciendo y cómo no es bueno o no como debe ser.

d)     ¿Qué es lo que la Biblia enseña en cuanto a juzgar a otras personas? Debemos juzgar a otras personas siempre, a veces, nunca? Y si debemos, ¿en qué manera debemos hacerlo?

e)      Queremos considerar este tema para que por un lado no seamos intimidados por otros de tal manera que no discernimos entre lo bueno y lo malo y no ayudamos a lo que están en error y a la vez que no abusamos de otras personas con conclusiones no justificadas, y palabras no amables acerca de quienes son y de qué han hecho.

f)       La Biblia contiene una doctrina de juzgar, y queremos considerar esa doctrina en varios mensajes. Quiero exponer varios pasajes del N. T. que tratan este tema – comenzando aquí.

g)      El pasaje que queremos ver – el pasaje más conocido, más mencionado, y quizá menos entendido que trata de este tema.

2)      Exposición de versículos

a)      Escrito a cristianos – discípulos de Cristo – note la palabra “hermano”. Lo que tenemos es la evaluación de un hermano hacia otro hermano. No es un versículo que los inconversos pueden tomar para ellos – no es para ellos.

i)        Muchos inconversos usan estos versículos para tratar de callarnos – no me juzgue, déjeme

3)      El mandamiento – la primera frase

a)      Muchos paran allí, pero Jesús acostumbraba dar un principio y de allí seguir a explicarlo. Esto es lo que hace aquí. ¿Qué quería decir Jesús? ¿Quiere decir que todo juzgar es prohibido? ¿Qué no puedo formar ninguna opinión de mi hermano?

i)        El contexto niega eso – v. 6 – para obedecer este mandato – es necesario hacer un juicio sobre quienes son los perros y quienes son los cerdos.

(1)   Los que responden a la verdad con odio y gruñidos – ellos son los perros

(2)   Los que aman la suciedad, la bajeza de este mundo son los cerdos

(3)   Tenemos que juzgar tales personas; tenemos que observar su porte; su carácter, y su manera de actuar y eso debe afectar la manera en que nos relacionamos con ellos. Esto es un mandato que requiere juzgar a otro.

ii)      Muchos mandatos y ejemplos en la Escritura de la necesidad de juzgar a otro.

(1)   1 Cor. 6: 1-3 – nosotros hemos de juzgar las cosas de esta vida. Habla del futuro y eso entonces refleja en nuestra responsabilidad presente.

b)      Jesús en Sus enseñanzas y los escritos de los apóstoles nos impresionan con la necesidad de formar opiniones en cuanto a las personas y basar nuestra relación con ellos sobre estas opiniones.

i)        Mat 18:15-17 – hasta somos mandados a declarar nuestras opiniones a veces públicamente. La disciplina en la iglesia sería imposible sin la obligación de juzgar.

c)      Entonces la frase “No juzguéis” no puede querer decir que toda clase de juzgar es prohibido al cristiano. Entonces cuando alguno le dice: No hay que juzgar” – contéstele – Ah sí tengo que juzgar. ¡La Biblia lo requiere!

d)     Entonces si “No juzguéis” no quiere decir que toda clase de juzgar está prohibido para el cristiano, ¿qué quiere decir?

4)      La explicación del mandamiento

a)      v.1b, 2 – Si va a juzgar a otros, esté preparado a ser juzgado según el mismo criterio, las mismas normas que usted usa

i)        Si no está dispuesto ser juzgado según las mismas normas y para las mismas cosas en que está juzgando a otros – entonces calle la boca, no tiene derecho de dar sus opiniones.

ii)      ¡Pero si usted está de acuerdo ser juzgado según la misma medida que usa para juzgar a otro, Y por las mismas cosas por las cuales juzga a otros – entonces juzgue!

iii)    Pero si lo va a hacer  -- cuidado con la hipocresía.

5)      Dos expresiones de hipocresía

a)      Primera forma en v. 3; segunda en v. 4

b)      Primera forma – juzgar un pecado en otro del cual usted es mucho más culpable que ellos

i)        V. 3 – Jesús usa una exageración para establecer un punto

(1)   Tendemos a criticar una falta que vemos en otro cuando nosotros poseemos la misma falta y muchas veces aun más grande que la persona a quien juzgamos.

(2)   ¿Por qué sigue mirando el pecado en la vida de otro y no se fija en el pecado en su propia vida?

(3)   Es un hecho que los pecados que más notamos en la vida de otros son los pecados de que somos más propensos a ser culpables nosotros mismos.

(4)   Nuestra propia experiencia con el pecado nos hace más sensibles a estos mismos pecados en otros.

(5)   Si yo tengo problema con la pureza, la mentira, el orgullo entonces rápidamente veo estos pecados en otros y les condeno por esos pecados que yo mismo tengo.

(6)   Entonces, si ve un pecado en otro – mire bien a usted mismo y pregúntese – ¿Es la razón que yo veo ese pecado tan claramente en la vida de otro porque yo tengo problema con el mismo pecado?

(7)   El problema es lo mismo – hay algo en el ojo – sólo que la proporción es diferente. Y es tan común cuando yo tengo un problema en mi vida, lo veo en otro y soy muy pronto para condenarlo.

(8)   Tenemos la visión de un águila cuando miramos a otro, pero la visión de una tuza cuando miramos a nosotros mismos.

(9)   Somos muy suaves con nosotros mismos y nos excusamos tanto que al fin nos sentimos algo cómodos viviendo con algunos de estos pecados – pero al verlos en otro – muy severos en condenarles.

(a)    2 Samuel 12:1-7 – Ej. De David. David culpable de un pecado mucho más grande. No trataba con su pecado.

(b)   Jn. 8:1-11

(10)   Si va a condenar un pecado en la vida de otro – no debe ser culpable del mismo pecado

(11)   Esta es la primera hipocresía de la cual podemos ser culpables cuando juzgamos a otro

c)      Segunda forma – v.4

i)        Tratar de ayudar a otra persona vencer un pecado del cual usted es más culpable que ellos.

ii)      Aquí hay un cuadro de una persona que quiere ayudar a otro. Usted tiene un pecado en su vida. Quiero ayudarle a vencerlo. Pero yo tengo un mismo pecado en mi vida quizá mucho más.

(1)   El borracho que dice en su borrachera, “Yo quisiera ayudar a los jóvenes a no comenzar a chupar.” Pues la mejor manera es dejar de chupar él mismo.

iii)    No se ha fijado que muchas veces son las personas que tienen más problemas en sus propias vidas que se interesan más en aconsejar a otros. Especialmente en los profesiones.

(1)   Siquiatras tienen el índice más alto de suicidios que cualquier profesión. Son personas que están dedicadas a ayudar a otros – tienen más problemas personales que otros.

iv)    Al tratar de ayudar a otra persona – no me entiende, usted no tiene mi problema.

(1)   Si yo tengo el mismo problema sería hipócrita tratar de ayudar a otro.

(2)   Una persona no necesita mi problema para poder entenderlo – la Biblia nos ayuda a entender los problemas de otro. Si yo tengo su problema mejor buscar a otro para ayudarle.

v)      Ro. 2: 17-24 – la hipocresía de tratar de ayudar a otro cuando yo tengo el mismo problema.

(1)   Los judíos se vieron como los gran aconsejeros de la naciones. Nosotros los judíos tenemos la luz – vengan a nosotros para ayuda, para la luz, para la verdad. Las Escrituras dicen que Israel pecó más que las naciones alrededor de ellos.

(2)   El principio – El pecado en su vida le descalifica para ayudar a otro que tiene el mismo problema.

(a)    ¿Querrá un doctor ciego hacer cirugía en sus ojos? Él no puede ver, no sabe cómo es ver, ¿cómo podría ayudar a otro?

(b)   Personas que tienen problemas en la familia, en manejar su dinero, problemas morales no deben estar tratando de ayudar a otros que tienen los mismos problemas.

(c)    Afecta hermanos en la iglesia; entre esposos, padres e hijos, etc…

vi)    Ser culpable del mismo pecado que otro tiene le descalifica para juzgar a la otra persona.

6)      El consejo final

a)      Hemos vista el mandamiento; la explicación del mandamiento – ahora el consejo final – v. 5

b)      ¿Qué es la solución para este asunto de juzgar?

i)        ¿Debo decir – Soy pecador, mejor no juzgo el pecado de otro? Mejor no voy a decir nada.

ii)      Si esto fuera la solución, entonces no habría ninguna exhortación, amonestación, corrección.

iii)    La solución en v. 5 no es  -- pues yo tengo este pecado, entonces voy a dejar que mi hermano sigue en su pecado. La solución es arrepentirse de su pecado, arrepentirse de su pecado para que pueda ayudar a su hermano vencer su pecado de él.

iv)    ¿Qué es la respuesta que da Jesús? ¿Hipócrita, deja de juzgar a otro? No!! SACA PRIMERO LA VIGA DE TU PROPIO OJO. No deje de juzgar a otro – arregle su pecado. Y entonces… Esta es la solución que da Jesús.

v)      Jesús espera que saquemos paja del ojo de otro. Es nuestra responsabilidad. Pero hay una condición – esté seguro que no hay una viga en su ojo.

vi)    Salmo 51: el salmo penitente de David cuando él pecó.

(1)   V. 9 – 12 David está tratando con la viga que hay en su propio ojo.

(a)    ¿Entonces nunca juzgaré a otro? No!!!

(b)   David no sintió que puesto que había pecado, nunca podría ayudar a otro.

(c)    Al arreglar su pecado, confesarlo, dejarlo entonces podría enseñar a otros pecadores.

(d)   Lo que David dice aquí es lo mismos que Jesús está diciendo en Mateo 7:5.

c)      No creo que Jesús está diciendo que tengo que estar completamente libre de un pecado, hábito, falta para ayudar a otro.

i)        Que nunca puedo ayudar a un adúltero si de vez en cuando entra un pensamiento impuro en mi mente; nunca puedo ayudar a una pareja que tiene serios problemas en su matrimonio si me esposa y yo de vez en cuanto tenemos un desacuerdo.

(1)   Si así fuera nunca podríamos ayudar a otro

ii)      Cuando este pecado es muy evidente, me domina, no estoy haciendo nada para crucificarlo, corregirlo, justificándome – soy hipócrita si trato de ayudar a otro con el mismo problema.

d)     Yo creo que este pasaje no prohíbe el juzgar a otro – lo que prohíbe es la hipocresía en juzgar a otro.

i)        V. 5 – dirigido a los hipócritas. Mientras no somos hipócritas tenemos que juzgar a otros para determinar quienes son los perros y los cerdos.

e)      No es malo juzgar a otro si cumplimos con 3 condiciones

i)        V. 2 – estamos dispuestos a dejar que otros nos juzgan según la misma medida, y ser juzgado por las mismas cosas

ii)      v. 3 – no tengo derecho de juzgar a otro por algo que yo mismo estoy haciendo.

iii)    Tenemos que tener cuidado de juzgar sólo lo que es evidente – conducta exterior, visible

(1)   ¿Dónde estaba estas vigas – en el exterior del cuerpo – en el ojo.

(2)   No somos permitidos como vamos a ver en otros estudios de juzgar el corazón, examinar el hombre interior, evaluar motivos.

(3)   Lo que ha de juzgar aquí son las acciones exteriores, la conducta que cualquiera persona puede ver.

(4)   No habla de algo que está sucediendo adentro, está hablando de algo que es exterior

iv)    El propósito de juzgar

(1)   Sólo criticar, destruir a la otra persona, hacernos sentir más justos que ellos

(2)   Es ayudar a la persona a sacar la paja de su ojo, a vencer su pecado

(a)    Lo que quiere decir Gal. 6:1

v)      La unidad cristiana y el amor cristiano requiere que cuando vemos una paja en el ojo del hermano, que tratamos de ayudarle a quitar esta paja – no dejamos que siga con esta paja

(1)   Solo tenemos que estar seguros que estamos viendo claramente – no nublados por el mismo pecado

(a)    Tenemos que ser sinceros y examinarnos y preguntarnos – es el problema que yo tengo con esta misma cosa suficiente grande y serio que me descalifica de juzgar a mi hermano – o estoy venciendo, crucificando, dominando este pecado en mi vida.

f)       Queremos una congregación donde nos ayudamos el uno al otro a sacar las pajas de nuestros ojos. Yo necesito su ayuda. El estándar es la Biblia – juzgamos según ella y dejamos que otros nos juzgan según ella.,

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →