Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Santidad Una Vida Llena Del Favor De Dios

Notes & Transcripts

Santidad: Una Vida Llena del Favor de Dios

Génesis 39:1—5 (Después de Introducción)

 

Introducción:

v     Hermanos, una vida de Santidad es una vida plena (completa).

v     Es una vida donde nosotros podemos estar conectados a la fuente inagotable del Poder de nuestro Dios…

v     En realidad, es la vida que el Señor mismo diseñó para nosotros… Una vida que ha regresado al propósito primordial de Dios para nuestras vidas: El estar conectados en una relación íntima y significativa…

v     Pero sobre todas las cosas: Una Vida de Santidad es una vida llena del Favor de Dios… en todos los aspectos de la vida…

v     En el libro de Génesis encontramos la historia de Jacob, quien luego vino a ser llamado Israel después de un encuentro personal y de Cambio con Jehová Dios…

v     Sabemos que el tuvo 12 hijos y entre ellos encontramos a un joven llamado José…

v     José era un soñador… José era un muchacho que deseaba vivir en santidad… el era un muchacho que deseaba vivir en obediencia y entrega a Su Dios.

v     Hoy encontramos a José después de haber sido vendido como esclavo por sus hermanos y lo encontramos viviendo en Santidad y gozando del Favor de Dios. (Texto Bíblico)

I.                   SANTIDAD: FAVOR DIVINO

v     Si observamos de cerca la vida de José, nos vemos tentados a decir que las cosas no le fueron muy bien a este joven.  Que en realidad todo le salía muy mal…

v     Desde muy joven, sus hermanos no lo querían mucho que digamos… Lo despreciaban, lo humillaban… hasta el punto en que decidieron matarlo… y de no haber sido por uno de sus hermanos (Rubén – Génesis 37:21) lo hubieran matado… Lo vendieron como esclavo…

v     A primera vista, parecía que las cosas no le estaban saliendo muy bien…

v     Pero la Palabra de Dios nos dice que, aun cuando todo parecía ir de mal en pero… aun cuando José se encontraba sirviendo como esclavo en la casa de Potifar “…éste se dio cuenta de que el Señor estaba con José y lo hacía prosperar en todo…” (v. 3, NVI).

v     Podemos decir que José tenía el toque de Midas… Todo lo que tocaba se convertía en oro…

v     La Palabra nos dice que el favor de Dios era tan fuerte en la vida de José que Potifar lo hizo mayordomo y lo puso a cargo de todos sus bienes… absolutamente todo estaba bajo la tutela de este joven…

v     Escucha la Palabra: “Por causa de José, el Señor bendijo la casa del egipcio Potifar a partir del momento en que puso a José a cargo de su casa y de todos sus bienes.  La bendición del Señor se extendió sobre todo lo que tenía el egipcio, tanto en la casa como en el campo.  Por esto Potifar dejó todo a cargo de José, y tan sólo se preocupaba por lo que tenía que comer” (vv. 5—6, NVI).

v     Este es el resultado de una vida de Santidad… Cuando tu y yo nos dejamos de juegos y comenzamos a vivir en el temor de Dios… cuando comenzamos a buscarle con seriedad absoluta… cuando decidimos que Dios ha de ocupar el lugar primordial sobre nuestras vidas… cuando le permitimos al Espíritu Santo de Dios que sea el que controle nuestras vidas… Entonces podemos experimentar vidas llenas del Favor de Dios…

v     Aunque las cosas no estén saliendo como nosotros quisiéramos… aun cuando nos vemos oprimidos en algunas áreas de nuestras vidas… tú y yo podemos gozar del favor divino… tú y yo podemos ver y experimentar la prosperidad y la bendición de Dios sobre nuestras vidas…

v     El Señor quiere que seas prosperado en todo 3 Juan 1—2 “El anciano a Gayo, el amado, a quien amo en la verdad. Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” (RV 60).

v     LA CLAVE: TENEMOS QUE VIVIR VIDAS SANTAS… VIDAS DE COMPROMISO… VIDAS DE CONSAGRACIÓN… VIDAS DE OBEDIENCIA DELANTE DE NUESTRO SEÑOR…

II.                SANTIDAD: PROTECCIÓN DIVINA (vv. 21—23)

v     Pero no crean que todo salió a pedir de boca para José… aun cuando José vivía en santidad delante del Señor… aun cuando su deseo era servir a Dios y vivir una vida intachable delante de Dios… el enemigo tenía otros planes y trató de hacer caer a José…

v     La Palabra nos dice que José era un varón integro, intachable y cuidaba su relación con Dios sobre todas las cosas…

v     Por eso cuando la esposa de Potifar trató de seducirlo y hacerle pecar, el se resistió y decidió no contaminarse ni jugar con el pecado… el dijo: “Yo no puedo hacer una cosa así… tal vez mi jefe nunca se de cuenta… pero Dios me está mirando… yo no puedo vivir en pecado… yo decreto vivir en Santidad delante de mi Dios…”

v     Y José tuvo que pagar el precio de esa decisión de Servir a Dios y vivir en Santidad… Cuando la esposa de Potifar trató de seducirlo y lo tomó por sus vestiduras… José salió corriendo y dejó la túnica botada…

v     Por eso la esposa de Potifar lo acusó de tratar de violarla… Otra vez José se encuentra en problemas por vivir en Santidad… Potifar lo envía a la cárcel…

v     Pero aun en la cárcel… ¿Sabes lo qué sucedió?: “Pero aun en la cárcel el Señor estaba con él y no dejó de mostrarle su amor.  Hizo que se ganara la confianza del guardia de la cárcel, el cual puso a José a cargo de todos los prisioneros y de todo lo que allí se hacia.  Como el Señor estaba con José y hacía prosperar todo lo que él hacía, el guardia de la cárcel no se preocupaba de nada de lo que dejaba en sus manos” (vv. 21—23).

v     Hermanos, aun cuando José se encontraba en la cárcel, preso por un crimen que el no cometió, el Favor y la Protección de Dios estaban presentes con él…

v     La Palabra de Dios es clara… El Señor nos promete que cuando vivimos de acuerdo a Sus preceptos, a sus estatutos… cuando vivimos en obediencia… en consagración… en santidad… entonces, el es nuestro protector…

v     Escucha el testimonio de la Palabra de Dios:

                                                              i.      “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada” (Jeremías 20:11).

                                                            ii.      “Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová” (Isaías 54:17).

                                                          iii.      “Mas tú, Jehová, no te alejes; Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme. Libra de la espada mi alma, Del poder del perro mi vida. Sálvame de la boca del león, Y líbrame de los cuernos de los búfalos” (Salmo 22:19—21).

                                                          iv.      “Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra” (Salmo 121:1-2).

v     En el libro de Éxodo encontramos al pueblo de Israel librando una batalla en contra de los Amalecitas… la batalla fue larga… Moisés levantaba sus brazos al cielo y ellos ganaban… los bajaba y perdían… Aarón y Hur sostuvieron sus brazos en alto y así Josué ganó la batalla…

v     La Palabra nos dice: “Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-nisi (esto es, Jehová es mi estandarte)” (Éxodo 17:15).

v     Un estandarte es un galardón/bandera de una nación poderosa; un lugar en donde nosotros podemos encontrar refugio seguro…

v     Hoy, tú y yo podemos unirnos a José y al pueblo de Israel en la confianza de que Dios en nuestro Protector… Podemos decir Jehová-nisi (Jehová es mi estandarte).  El es mi refugio… El es mi Protección…

III.             SANTIDAD: LIBERACIÓN DIVINA (Génesis 40)

v     ¿Alguna vez te has encontrado en una situación donde simple y llanamente no sabes que hacer? ¿Te haz visto en lugares donde no encuentras una salida?

v     Creo que José se encontraba en ese lugar… no había salida… todo parecía ir de mal en peor… pero el pudo experimentar la Mano de Dios… el Poder de Dios… E Inclusive la Liberación milagrosa que el Señor estaba a punto de efectuar…

v     Cuando estaba en la cárcel… el copero y el panadero del rey (quienes también estaban presos) tuvieron sueños y José pudo interpretarlos… El copero: en tres días el Faraón te perdonará y volverás al palacio… al panadero… en tres días el Faraón te cortará la cabeza…

v     Y sucedió tal como José lo había dicho… no porque José fuera muy inteligente… sino porque la mano del Señor estaba sobre él y el Espíritu Santo de Dios le dio sabiduría y revelación…

v     Hermanos, cuando nosotros nos ponemos en Sus manos, el Espíritu Santo nos puede dar un Espíritu de Sabiduría y de Entendimiento (revelación) y puede abrir nuestros ojos a una nueva realidad espiritual…

v     Pablo oró: “para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él…” (Efesios 1:17).  Pero solo si vivimos en Santidad…

v     Al tiempo, el Faraón también tuvo un sueño y nadie lo podía interpretar… el copero se acordó de José y el Faraón le mandó a buscar y José pudo interpretar el sueño del Faraón…

v     Y aquí está lo maravilloso del Favor de Dios… Escucha las palabras del Faraón: “Luego le dijo a José: —Puesto que Dios te ha revelado todo esto, no hay nadie más competente y sabio que tú. Quedarás a cargo de mi palacio, y todo mi pueblo cumplirá tus órdenes. Sólo yo tendré más autoridad que tú, porque soy el rey” (41:39-40; NVI).

v     El Señor sacó a José de todo su sufrimiento… José pasó de ser esclavo a ser el segundo en mando sobre todo Egipto… el Señor lo libertó de todas sus aflicciones… el Señor le recompensó por todos los sufrimientos… y le bendijo sobre todas las cosas…

v     La Palabra nos dice:

                                                              i.      “Muchas son las aflicciones del Justo, pero de todas ellas le librará Jehová” (Salmo 34:19).

                                                            ii.      “Entonces clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones” (Salmo 107:6).

v     La verdad es que cuando nosotros nos volvemos al Señor, el Señor nos libra de todo mal…

v     La Palabra nos dice claramente: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14).

v     En otras palabras… si mi pueblo vive en santidad… si mi pueblo vive en obediencia… si mi pueblo vive en consagración… Yo voy a darles bendición… Yo voy a llenarlos de mi Favor… Yo seré su Escudo… Su Protección… Yo les daré libertad…

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →