Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Tema: La Obligacion de Congregarnos

Notes & Transcripts

La Obligación del Creyente de Congregarse 

¿Por qué debo congregarme?

Salmo 50:5 Juntadme mis santos, Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio.

Hechos 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión
unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

I.               Mando directo de Dios – “congrégate.”

La razón más fuerte de asistir la iglesia cada semana es porque Dios nos manda de hacerlo.

Hebreos 10:22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. 23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

¿Por qué Dios no dijo simplemente, “asiste a la iglesia”? Dios quiere que tengamos libertad y también que seamos responsables.

Lucas 14:5 dirigiéndose a ellos, dijo: ¿Quién de vosotros, si su asno o su buey cae en algún pozo, no lo sacará inmediatamente, aunque sea en día de reposo?

Dios no dijo que de faltar a un servicio es pecado. Lo que nos mandó es de tener la costumbre de siempre congregarse. Y de no congregarse se hace hábito muy fácil. Si no haces el propósito y meta de asistir a todos los servicios, muy pronto estás faltando más y más. Entonces uno debe tener como propósito y meta de estar en todas las reuniones de los redimidos fielmente cada vez que se reúnen.[1] O sea, si normalmente no estás en la iglesia, estás pecando. Las razones porque no estamos en los servicios de la iglesia es por que es una emergencia, una enfermedad, etcétera. Emergencias no son cada semana. Cuando uno está enfermo, significa que no va al mercado en lugar de la iglesia, no va a pasear, no va a visitar amigos o parientes, no vas a trabajar el día anterior o después del domingo. Si no puedes ir a la iglesia por estar enfermo, entonces estás en el hospital o en la cama en tu casa reponiéndote, nada más.[2]

       El Propósito de Dios es que los redimidos se congreguen y el bienestar espiritual de ellos.

10:22 “acerquémonos” a Dios 10:23 “Mantengamos firme” – el Cristiano tiene dos asuntos muy importantes en su vida personal, su fe que le da la salvación y el acercarse a Dios espiritualmente. Las dos cosas giran alrededor de la Iglesia local y su relación con sus hermanos allí, “considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y las buenas obras,” (10:24) y “sino exhortándonos” (10:25) – La reacción entre Cristianos en la iglesia es lo que (1) se hace su fe firme con Dios, (2) se hace mas espiritual (mas cerca de) Dios. Los novatos al Cristianismo reciben ayuda de los maduros en la fe. Los maduros crecen y son edificados por ayudar a los inmaduros. Nuestra primera obligación es de ayudar a los hermanos en la fe, “la familia de la fe”.

Gálatas 6:10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

10:25 “sino exhortándonos”– algunos preguntan, “¿porqué no puedo adorar a Dios en mi casa a solas?” Dios ha puesto la clave de adorar y alabar a Dios en la relación de entre los hermanos, y esto es especialmente cuando se reúnen como iglesia para hacer los propósitos de Dios oficialmente.

¿Qué es una iglesia?

Mateo 18:20  Porque donde están dos o tres “congregados” en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Hay cristianos que no tienen ningún uso o buena palabra para la iglesia. Ellos piensan que cumplen con todo lo que Dios les pide por solamente juntarse con otros cristianos en cualquier contexto (se van al boliche o a comer con otros cristianos) y piensan que ya es suficiente. Aunque este versículo dice que Dios está en medio de un grupo de cristianos, también el asunto de la reunión de estos creyentes donde entra Dios es para congregarse en el nombre de Dios para hacer los propósitos de Dios (la obra de Dios[3]) en una forma formal, organizada. No debemos interpretar este versículo al ridículo, que si se juntan varios cristianos para celebrar un cumpleaños, que Dios está morando especialmente entre ellos. Es de juntarse con el propósito de cumplir con la obra de Dios formalmente, como iglesia, todos los redimidos organizados para seguir la obra de Dios.

2° Timoteo 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

Debes buscar de seguir la fe Cristiana con otros cristianos que tienen sus vidas limpias. Ellos te afectan por el bien o por el mal. Dios nos enseña que lo bueno y lo malo (Gálatas 5:9) de nuestras amistades nos afecta.

¿Por qué siempre llegan tardes los hermanos a la iglesia?

Debemos decir que nunca llegamos tarde para las cosas que realmente son importantes para nosotros. Muy de vez en cuando alguien llega tarde por emergencia o contra tiempo. Cuando cada vez llegan tarde, es por mal hábito, por falta de prioridad en su vida. En los trabajos, regañan a la gente, y luego despiden a la gente por siempre llegar tarde. Es muy simple de corregir. Examinas cuantas horas que necesitas de dormir cada noche, normalmente 8 horas. Fíjate en la hora del servicio, en cuanto tiempo es normal de llegar a la iglesia, en cuanto tiempo necesitas para prepararte el domingo en la mañana, y calcula para atrás para ver la hora en que necesitas acostarte.

10:00 AM – tiempo de servicio domingo en la mañana

   - 15 minutos para prepararme espiritualmente para recibir máximo beneficio del servicio.

   - 35 minutos para llegar a la iglesia.

   - 40 minutos para comer desayuno, y lavar los trastes.

   - 40 minutos para bañarme y vestirme.  

       (Hasta aquí 2 horas 10 minutos, o sea tienes que levantarte a lo menos por 7:50 AM)

   - 8 horas para dormir bien.

===================

 11:50 PM Hora más tarde para acostarme sábado en la noche

Debemos siempre recordar que el día del Señor viene de la costumbre del Antiguo Testamento del sábado, el día de reposo. Para los judíos, contaba un día desde el anochecer hasta el anochecer del día siguiente. Entonces el día del Señor (en su pensar de ellos) empieza sábado al anochecer, y sigue hasta domingo en la noche. Todo este tiempo debe ser dedicado para Dios[4]. Esto significa que no hacemos nada el sábado en la noche que estorbe nuestra adoración de Dios el domingo. Debemos llegar a tiempo, alerta, y listo para las cosas de Dios. Debemos también fijarnos que EL SÁBADO es el día de reposo, en que NO TRABAJAMOS, y el domingo es el día dedicado al Señor.

Preparaciones especiales sábado en la noche – Aparte de dormir a buena hora, debemos tener nuestra ropa limpia y lista para domingo. Esto implica que no necesitamos gastar tiempo extra en nada (haciéndonos muy tarde domingo). También debemos fijarnos que debemos venir a la iglesia para adorar y honrar a Dios. Venimos con un propósito distinto. Todos los creyentes del Nuevo Testamento son sacerdotes delante de Dios, y esto significa que cada uno debe siempre traer sacrificios espirituales a Dios a la casa de Dios los domingos. En la iglesia, el cristiano debe tener sus acciones de gracias listas para presentar. Debe tener su diezmo calculado y preparado (haciendo cambio si es necesario). Debe gastar algo de tiempo orando sobre si Dios quiere que le dé una ofrenda especial el próximo día. Uno debe reflejar sobre su vida antes del servicio para arrepentirse de pecados. Si tiene algo de preparar para una clase de niños que da, o una clase de Escuela Dominical que toma, debe prepararse en estos asuntos sábado en la noche. El buen cristiano debe estar leyendo su Biblia diariamente, pero especialmente antes de entrar la casa de Jehová.

II.           Dios manda identificarse con Cristo y los redimidos.

Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

La confesión pública es la clave en la salvación verdadera. La persona que huye de la identificación como un redimido con los demás redimidos, no es realmente salvo.

Mateo 10:32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

De negar a Cristo delante de los hombres es igual (según este pasaje) de no ser salvo. ¡Dios dice que no es realmente salvo! No ha llegado a la salvación todavía.

ILUSTRACIÓN: Ocupados los domingos – Esto es como si reserves los domingos en las mañanas cuando los redimidos tienen sus servicios para ir al mercado, a compras, construir tu casa, o a hacer quehacer en la casa. Tus vecinos, tu familia, y los inconversos que te conocen ya saben que tu iglesia tiene servicios los domingos en la mañana y en la noche, y tú estás andando en la calle o haces quehacer en la casa u otra cosa. ¿Qué pensarían qué son tus prioridades en relación de las cosas de Dios? ¡Ellos pensarían, con toda la razón, que las cosas de Dios no te son importantes, cualquier otra cosa es más importante!

Visitas de otros los domingos -  Tus familiares, vecinos, y amistades no cristianos a veces se ponen en un plan pesado de visitarte siempre un ratito antes que te vas a la iglesia. Esto es una prueba de donde están tus prioridades de la vida. Si quieres pararles de hacer esto, simplemente invítales de ir contigo a la iglesia. ¡Nunca llegarán a visitarte antes de que tu salgas para la iglesia!

Mateo 10:34 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. 35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; 36 y los enemigos del hombre serán los de su casa. 37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

Lucas 14:26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

En el mismo contexto de confesar a Cristo delante de los hombres (Mateo 10:32-33), Dios pone el punto más difícil, de confesar a Cristo delante de tu propia familia. Dios sabe muy bien que el testimonio más difícil de llevar para Cristo es con la familia de uno mismo. Dios nos ha llamado de las tinieblas a la luz de Cristo para que demos testimonio que Cristo es el Salvador a todo el mundo. Dios te llamó para que testifiques a tu familia. Esto es muy duro cuando no aceptan tu fe. Es “una cruz” o una carga pesada que llevamos en testificar a otros de nuestro Salvador, especialmente a nuestra familia.

Además el amor por Cristo debe ser tan fuerte que parece que aborreces a tu familia en comparación. O sea, no debemos odiar o aborrecer a nuestra familia, pero en comparación de nuestro amor por nuestra familia y nuestro amor por Dios, debe ser como si aborrecemos a nuestra familia, porque siempre ponemos a Cristo delante de ellos. Esto es una prueba para ver si somos sinceros con Dios en nuestra fe.

1° Timoteo 6:12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

Simplemente, la persona que rehúsa de confesar públicamente a Cristo delante de los hombres (y su propia familia), no es salvo. Parte de tu confesión de Cristo es de decirlo abiertamente, pero también tu vida debe ser ordenada y debes poner prioridades para que todos vean que Cristo es primero de todo.

1° Timoteo 3:14 Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, 15 para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

La iglesia es el lugar donde la verdad de Dios (las Escrituras) es predicada. Esto es que la iglesia es la “columna y baluarte de la verdad” (como la casa es soportado por sus bases y columnas), entonces Pablo exhortó de siempre cuidarse en su conducta hacia la Iglesia, donde Dios ha guardado Su Verdad. Entonces ¿qué debe ser nuestra relación, lealtad, y devoción hacia la única institución que Dios dio para promover y promulgar la verdad de Dios? Fidelidad, apoyo, y sacrificio personal.

III.        Obediencia a Dios en otras áreas depende en obedecerle en congregarse.

Para cumplir muchos mandamientos de Dios tenemos que estar “en la iglesia” para hacerlo. En Efesios 4:11-12,  Dios dice que dio a los Cristianos la ventaja de ser personas que tienen dones espirituales de Dios (don de predicar, de enseñar, etcétera) para el beneficio del Cristiano. No puedes tomar provecho de los dones espirituales de estas personas si no estás regularmente donde ellos ejercen sus dones, en la iglesia local. De faltar a la iglesia es de faltar a algo que Dios provee para tu provecho. Además no es nada más para nuestro provecho, debemos mejor decir que Dios nos ha dado la iglesia local para nuestra sobre vivencia espiritual en este mundo.

Doce huevos con solamente diez – ¿Has ido al supermercado para comprar un paquete con doce huevos, y al llegar a la casa, lo abres y hay nada más diez huevos? ¿Qué reacción tienes? “¡Me robaron!” Pero cuando llegamos a la iglesia, menos (menos tiempo, menos compromiso, menos enseñanza, menos que te piden) es siempre mejor. ¿Por qué? ¿Quién se aprovecha tanto cuando los hermanos no están capacitados, preparados, y animados para la guerra contra el pecado y Satanás? ¿No conviene más a Satanás que a Dios o nosotros?

Hebreos 10:22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. 23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Gálatas 6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

¿Cómo puedes cumplir con estos mandamientos de Dios sin congregarte con otros cristianos? ¿Cómo puedes sobrellevar las cargas de tus hermanos si ni siquiera sabes nada de él? El culto de oración a media semana es cuando compartimos las cargas de uno al otro. De faltar a este culto es de no ser un buen cristiano, cumpliendo con todos los mandatos de Dios para nosotros.

1° Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

Además, Dios nos manda de usar nuestros dones en servir a Dios por servir a sus hermanos en Cristo. ¿Cómo, cuándo, y en dónde debes hacer esto si no es en la iglesia local? Siempre nuestra vida espiritual gira alrededor de la iglesia, que es la reunión de los redimidos para cumplir con los propósitos de Dios.

En Mateo 25:31-46 Jesús hace claro la situación de nuestra relación con nuestros hermanos. Dios ve tu amor a Él como indicador de si eres salvo. Si amas a Dios, también a fuera amas a quien que es engendrado por Dios.

1° Juan 5:1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

Dios nos hace claro que hay tres cosas muy integras y relacionadas: la salvación, nuestro amor por Dios y los redimidos, y nuestro cumplimiento con los mandamientos de Dios. Todo va junto, y no puedes tener uno sin tener los otros. La persona que dice que es salvo pero no tiene tiempo ni importancia para sus hermanos en la iglesia está simplemente engañándose a sí mismo. Se ve esta actitud también cuando llegan tarde y salen como rayo después del servicio, o aun en la oración final están subiendo a sus coches.

Hebreos 13:17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

2° Timoteo 2:2 Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. 4:2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.

Simplemente, no puedes tener el cuidado pastoral que debes si no estás asistiendo a una buena iglesia. Los pastores y ministros tienen la responsabilidad de predicar y enseñar a todos los salvos. ¿Cómo recibes esta instrucción para crecer si no estás donde ellos están enseñando? El maestro necesita conocer al estudiante para darle lo que necesita, para tomarle de donde se encuentra en su vida espiritual a donde debe ir. En las escuelas seculares de nuestros niños, reprueban el año por falta un poquito de porcentaje de las clases. Pero en la iglesia, pensamos que somos buenazos si llegamos a un solo servicio cada semana (y a este servicio llegamos 10 minutos antes que termina). ¡Pobre el cristiano que llega una vez al mes por 10 minutos! Espiritualmente va a morir de hambre.

Para funcionar como Dios quiere, un grupo de creyentes tiene que tener una organización formal, con servicios regularmente los domingos, con predicación, con alguien que tiene la responsabilidad espiritual (que es ejemplar según los requisitos que pone Dios), con disciplina para los del grupo que andan mal, y un esfuerzo organizado para evangelizar y discipular. (1ª Corintios 14:35 hace una distinción entre “iglesia” y el “hogar”, entonces la iglesia es un lugar organizado para cumplir con la obra de Dios.) Los cristianos deben dar sus diezmos y ofrendas que deben ser usados para la obra de Dios. Debe haber oraciones y acciones de gracias. Debe haber un plan formal de enseñanza aparte de las predicaciones.

Además es muy fácil para que uno justifique o racionalice sus pecados cuando no tiene contactos con otros cristianos más maduros que él. Esto de corregir, regañar, y redargüir es el ministerio de los líderes, maestros, y predicadores de la iglesia.

1° Pedro 2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación,

Hebreos 5:12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. 13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;

Dios tiene un modelo para el cristiano. Cuando apenas se salva, es bebe y necesita leche, los maduros en la fe le dan gratuitamente. Mientras que crece, va aprendiendo cómo servir a otros. Cuando es maduro, la persona ayuda a los nuevos (testificando a los inconversos para que sean salvos, y luego cuidándoles para que crezcan). Hay una relación mutua, la iglesia necesita a los miembros, y los miembros necesitan a la iglesia. Te ayuda la iglesia cuando empiezas tu vida cristiana, y es tu obligación de ayudar a la iglesia cuando eres maduro. ¿Cómo funcionarás en esto si no asistes a una iglesia fielmente cada servicio?

Mateo 25:24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. (El infierno)

Dios ve como a una persona inconversa a la persona que tiene talentos del Señor para la obra de Dios pero rehúsa de usar sus talentos para Dios. Su fin es lo mismo de un inconverso, al infierno. ¿Por qué piensas que puedes vivir e ir al cielo sin esta relación esencial con los hermanos donde tú usas tus talentos para Dios entre los hermanos?

1° Juan 3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.

Gálatas 5:13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

Es dudoso que la persona que tenga la actitud “quiero nada mas entrar al cielo, y no quiero envolverme más” que no va a alcanzar el cielo con esta actitud. Por no estar en serio con Dios sobre esto, Dios nos indica que probablemente tampoco está en serio sobre su salvación y fe. Los cristianos necesitan ser recordados de los premios para obediencia y servicio (Hebreos 10:35; Colosenses 3:24; 2ª Juan 1:8) y los castigos para desobediencia (2ª Corintios 5:10; Hebreos 10:30; 11:15).

Para los hermanos deprimidos, con problemas y necesidades, el ánimo viene de la comunión de los santos. Vienen pensando en que tú eres un cristiano maduro en la fe, y casi nunca estás. ¿Qué pensarán cuando llegan para ser animados por ti, y tú no llegas o llegas tarde como que no te importan los demás hermanos?

IV.        De congregarse cada semana era la costumbre de la iglesia del Nuevo Testamento

Lucas 4:16 Vino (Jesús) a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

La costumbre de Jesús era de estar entre el pueblo de Dios en el día que Dios designó, para los propósitos que Dios estableció (predicar la palabra de Dios principalmente).

Juan 20:1 El primer día de la semana (domingo) ... 19 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana (domingo), estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.

Domingo es el Día de Reunión - Dios cambió el día de reunión de sábado a domingo en honor de la resurrección de Jesucristo. Vemos después de la resurrección que el día de reunirse y hacer la obra de Dios es siempre domingo, no sábado.

Hechos 20:7 El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.

La iglesia neotestamentaria tuvo la costumbre de predicar (enseñar de la Biblia) en el día del Señor. Esto es de exhortar, redargüir, y edificar.

Juan 20:24 Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino.

Los que faltan a la iglesia como Tomás faltan a las cosas de beneficio espiritual en su vida.

V.            Estamos en una Guerra Espiritual

La Biblia presenta que estamos en una guerra espiritual, y Satanás quiere destruirnos como sea. No puedes “tomar ningún lado” si eres salvo. Estás al lado de Dios, y Satanás no te dejará en paz hasta que vea tu derrota, que expreses vergüenza hacia a Cristo, hasta que renuncies a Jesús como tu Salvador, o que te envuelva en el pecado para manchar tu testimonio tan feo que nadie que te conozca querría ser cristiano por tu culpa.

Vemos en el libro de Job que Satanás atacó tremendamente a Job, y a fin de cuentas, Job no supo porque o los motivos atrás de las dificultades de su vida, solamente que fue así. Pasaron estas cosas. El apoyo que recibimos de la iglesia y los hermanos es lo que alivia esta carga que cada cristiano debe estar preparado para recibir.

Debemos también entender que nuestra fe es la solución y remedio a todos nuestros problemas. En que crece nuestra fe, tenemos poder para resolver y vencer nuestros problemas. La fe viene por oír la palabra de Dios. Lo más que nos dedicamos a la Palabra de Dios, lo más probable que podemos vencer problemas espirituales en nuestras vidas.

Debemos entender que es Satanás que no quiere que nos capacitemos en las cosas que nos protegen y nos ayudan en nuestras vidas espirituales. Imagínate que si tu país estuviera en guerra en contra de otro país, y tú, siendo soldado, tienes clases como defenderte contra el enemigo, como cuidar y usar tu arma, como dar primeros auxilios a los heridos, y clases de estrategia para ganar la batalla. Pero en lugar de ir a tus clases de preparación, el enemigo hace una danza a la misma hora para que no vayas. ¿No será obvio lo que hace el enemigo? Pero nosotros semana tras semana no llegamos a los servicios por una cosa u otra, y nunca pensamos que es Satanás atrás de todo esto. Yo teniendo años en predicar, creo que Satanás a veces ve el sermón que prepara el pastor, y especialmente te detiene si tiene la probabilidad de redargüirte. Simplemente el Diablo no quiere que escuchas el sermón.

Si no quieres asistir a la Iglesia, entonces ¿por qué no quieres? ¿Quién ha puesto esta actitud en ti? ¿Qué lo causó y realmente quién lo hizo? ¿Esto es de Dios o del enemigo? Si te hace mal tu iglesia, entonces tal vez tu iglesia en particular está mal. O tal vez algunos en está iglesia están mal, pero el concepto de iglesia no está mal. Esto es lo que nos mandó Dios. Busca otra iglesia mejor.

VI.        La Fidelidad es un Requisito para todos los cristianos.

Salmo 31:23 Amad a Jehová, todos vosotros sus santos; A los fieles guarda Jehová, Y paga abundantemente al que procede con soberbia.

Mateo 10:22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

1° Corintios 4:1 Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. 2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

El concepto de fe o creer contiene la idea de tratar un concepto siempre como es la verdad, o sea algo que tú aceptas como hecho, verdad. Adentro de este concepto es la fidelidad. La persona que confiesa a Cristo para luego negarle, probablemente no es salvo según Mateo 10:32-33. Dios presenta nuestro camino al cielo como algo que envuelve problemas, sufrimiento, y tribulación. Esto nos opone, y es una prueba de Dios para ver si somos sinceros en nuestra profesión de Cristo, y en nuestro amor por Dios. Según la parábola del sembrador (que sembró en diferentes suelos y solamente uno rindió fruto y representa una persona salva) en Mateo 13:1-23, la persona que confiesa y abraza el evangelio por un rato para luego dejarlo no es realmente salvo.

Dios quiere una fe, confesión, y vida que compruebe nuestro amor a Dios. Cualquier otra cosa es de no alcanzar la salvación. ¿Eres visitante o miembro fiel de tu iglesia cuando no vienes mucho, no participas, y estás afuera de la acción de la iglesia?

VII.     Nuestro testimonio para los cristianos nuevos y los inconversos.

Gálatas 5:9 Un poco de levadura leuda toda la masa.

Debemos entender que la situación es que las personas alrededor de ti se les hace fácil de copiar lo que tú haces. La influencia de tu testimonio es grande en las cosas espirituales. Dices una cosa, pero haces otra, y los de alrededor de ti siguen lo que haces más bien que lo que dices. Cuando tu conducta y tu profesión (lo que dices) no consta, llamamos esto hipócrita. El poder de un buen testimonio es muy fuerte, igualmente un poco de pecado puede destruir un grupo de hermanos. En 1ª Corintios 5, Pablo regañó fuertemente a la iglesia por que ellos toleraban un poco de pecado. Pero nosotros fácilmente toleramos esto de no venir fielmente.

Mateo 5:16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Ningún cristiano puede decir que su vida es lo que Dios quiere si no es un ejemplo de Cristo. ¿Qué ejemplo pones si vienes de vez en cuando? ¿O si vienes a la mitad del servicio? Tal vez tu eres buenísimo, muy espiritual, un predicador, o algo de estudiante o experto de la Biblia, y puedes aprender solo en tu casa, pero ¿qué comunica tu conducta a los demás hermanos más débiles cuando demuestre nada de importancia y prioridad en asistir y participar fielmente en la iglesia?

Un pastor dijo la historia de un hombre que era borracho hace años. En su mal estado, aun iba a la cantina para emborracharse. Vivía en el frío norte, y un día que hubo bastante nieve en el suelo, como de costumbre dejó a su familia con su esposa y salió de su casa para la cantina. En irse en la nieve, inundaba sus pies 4 o 5 centímetros. De repente oyó algo atrás de él. Volteó a ver y  su hijo de 6 años estaba caminando exactamente en sus pisadas con grande precisión. Le preguntó “¿Adónde vas?” Le contestó su hijo, “Voy adonde tu vas.” Le causó de pensar, mi hijo va a seguir el ejemplo de mi vida, pero ¿Qué ejemplo estoy dejándole?

En muchos casos de hijos nacidos en familias supuestamente cristianas, se acostumbran de casi nunca ir los domingos en la noche ni en el culto media semana de oración. Los domingos en la mañana faltan igualmente si hay excusa. Llegan a la mitad del servicio, interrumpiendo a los demás, y ellos mismos no pueden entender el sermón porque perdieron la primera parte. No les importa, y los hijos aprenden de tener las mismas prioridades y estilo de vida de sus padres. Se acuestan después de media noche y duermen en el servicio, o están distraídos o están escribiendo otra cosa para “ocupar el tiempo.” Nunca toman apuntes del sermón, vigilan grandemente el reloj cuando se alarga el predicador, y nunca más meditan o reflejan sobre el sermón una vez que ha terminado. Nuevos cristianos llegan a la iglesia, y son más fieles que tú hasta que ellos empiezan a seguir tu ejemplo.

¡Tus hijos (y los demás de los hermanos inmaduros) siguen tu ejemplo! Tú eres responsable en parte por sus problemas.

VIII.   Debemos estar preparados para cuando lleguemos al cielo.

Mateo 25:11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Jesús presentó esta parábola a sus discípulos para que entendieran que el verdadero cristiano es en un estado constante de servicio, vigilando y velando para el regreso de su Señor. La persona que no tiene esta actitud de preparación es alguien que va a estar dejada afuera del cielo, la puerta cerrada y ellos quedando afuera. Esto habla de las prioridades en las cosas de Dios (asistir, servir, y sacrificar), y por cambiar su vida de la mugre del pecado a la justicia. Mientras estas buenas obras no nos salvan, sino que representan nuestra santificación. Estas buenas obras van a ser nuestra ropa esplendida en el cielo.

1° Juan 3:3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

Tito 2:14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

1° Corintios 6:11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

Apocalipsis 19:8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

El verdadero pueblo de Dios está purificándose por cambiar los pecados en sus vidas para la justicia, buenas obras que debemos hacer.

Tito 3:5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

Pablo comentó que no somos salvos por buenas obras, pero en la salvación hay regeneración y renovación por el Espíritu Santo, y esto funciona de actualmente quitarnos el pecado de nuestras vidas diarias (“por el lavamiento”) como una mujer lava y lava una ropa con agua para quitar la mugre en ella.

1° Pedro 1:22 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; 23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

La renovación o regeneración del cristiano es simplemente por obedecer la verdad que Dios nos ha mandado.

Efesios 5:26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

Apocalipsis 3:18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

Apocalipsis 7:13 Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? 14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Éstos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.

La Biblia presenta que entre la salvación hasta la muerte cuando entra al cielo, el cristiano está preparándose “su ropa.” Esto quiere decir que a fuerzas después que uno tiene fe salvadora, entonces las buenas obras cuentan, no para la salvación, sino para la gloria futura. Con estas buenas obras, uno “se viste” en el cielo. Tu servicio a Dios por servir a los hermanos, y tus buenas obras y hechos de justicia son las cosas que te cubrirán en el cielo.

2° Pedro 3:14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.

Filipenses 2:15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo;

Apocalipsis 16:15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.

Entre los que llegan al cielo, hay también vergüenza por que no tienen sus ropas bien preparadas. No es que están manchadas, sino que no las tienen. Están desnudos o semidesnudos.

Mateo 22:11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. 12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció. 13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

El verdadero cristiano siempre va a estar preparándose para entrar al cielo, está lavando sus ropas de las manchas y arrugas del mundo. Esto quiere decir que él está quitando el pecado de su vida por el lavamiento de la palabra de Dios. También quiere decir que está juntando a su cuenta en el cielo buenas obras. Todo esto se hace y se facilita en la iglesia con sus hermanos.

IX.        El Sacerdocio del Creyente Necesita la Iglesia.

Éxodo 19:6 Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa….

1° Pedro 2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

En el Antiguo Testamento, Dios expresó su deseo y la profecía que en el Nuevo Testamento, todos los creyentes iban a ser un reino de sacerdotes, una nación santa, todos sacerdotes. Un sacerdote es alguien que atiende las cosas de Dios, normalmente actuando como intercesor entre Dios y un pueblo o grupo de personas. Dios nos ha dado este papel de ser sacerdotes para Dios con todo el mundo.

2° Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

Este trabajo es de servir a Dios como los sacerdotes en el Antiguo Testamento hacían, y luego de hacer intercesión para el mundo delante de Dios. Esto último consiste en ir a Dios para purificación e instrucción, y luego ir al pueblo (el mundo) para hacerles entender como ellos están afuera de la bendición de Dios, están debajo de la maldición de Dios, y como pueden reconciliarse con Dios. Como los sacerdotes del Antiguo Testamento tuvieron que basar su ministerio en el templo, nosotros tenemos que basar nuestro ministerio en la iglesia. Es el lugar, y es el único lugar que Dios ha aprobado para basar todo esto.

Dios describe la iglesia local como “columna y baluarte de la verdad” en 1ª Timoteo 3:15. “Columna” es algo que suporta el techo, que lleva todo el peso del edificio. Esto es la iglesia por concepto de Dios. “Baluarte” es el suelo como piedra que apoya la columna. Allí es donde Dios ha impuesto la verdad, y solamente allí puedes correctamente sacarla.

Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16 Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.

Vemos por ejemplo uno de los sacrificios espirituales que ofrecemos a Dios en la iglesia, la alabanza para Dios. Esto tiene que ser hecho entre los hermanos para que tenga validez. También menciona los sacrificios de hacer bien (buenas obras) y “la ayuda mutua”, que obviamente habla de la ayuda mutua entre los hermanos. Sin estar en la congregación de los hermanos, ¿cómo vas a saber quienes son? Y ¿Cómo vas a relacionarte con ellos para que haya ayuda mutua?

Nuestra participación en una buena iglesia local es clave y muy importante para nuestra vida espiritual. Ni podemos ignorarla ni menospreciarla sin tener perjuicios graves en nuestra contra.

X.            Nuestra actitud en Congregarnos

Hasta este punto, hemos visto que Dios nos manda a congregarnos, que perdimos cosas de valor si faltamos los servicios, y que recibimos cosas de valor espiritual si vamos a los servicios. ¡Pero en esto estamos pensando como un bebe! Como cuando tienes que amenazar con castigos o premios para motivar a un niño.

Es correcto que un padre pida a su hijo mayor de 40 años de llevarle al doctor, y al pedirle, el hijo contesta, “¿Qué me das si te llevó?” o “¿Qué me haces si no te llevó?” A una persona madura debe hacer cosas para su padre sin necesidad de premios o amenazas.

Salmo 134:2 Alzad vuestras manos al santuario, Y bendecid a Jehová.

Debes congregarte para adorar a Dios, simplemente porque Dios lo merece. Debemos buscar cosas que agradan a Dios, regalos para Dios por que nos salvó. Si Dios es dueño de todo, ¿qué le puedes regalar? Lo que podemos regalar a Dios son hechos, actos de agrado a Dios, si sea buenas obras, obras de justicia, o palabras de alabanza o adoración. Todo esto se concentra en la iglesia local, durante los servicios de los hermanos.

Mateo 21:41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

Dios quiso fruta espiritual de Israel, y ellos no quisieron dárselo. Por esto, Dios dejó de usar Israel para ahora usar la iglesia (gentiles y judíos). Si no llegas a la iglesia para rendir a Dios lo merecido, ¿no es probable que Dios te deje de bendecir y te deje a un lado también?

Salmo 122:1 Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.

Salmo 119:63 Compañero soy yo de todos los que te temen Y guardan tus mandamientos.

Salmo 55:14 Que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, Y andábamos en amistad en la casa de Dios.

Salmo 84:1¡Cuán amables son tus moradas, o Jehová de los ejércitos! 2 Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.

¿Qué es tu actitud en congregarte? ¿Es un gran placer, o pesar? La Biblia presenta que el verdadero creyente ama de estar en la casa de Dios, teniendo relación y trato con los hermanos en Cristo. ¿Por qué no tienes este mismo parecer? Es algo en que ves el concepto de la iglesia como mal por una equivocación en tu mente, porque Dios presenta de otra forma, y los hermanos verdaderamente salvos tienen otro parecer distinto hacia la iglesia.

Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16 Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.

Debemos asistir a la iglesia cada semana simplemente de pura gratitud por lo que Dios ha hecho por nosotros en la salvación, y las bendiciones que nos ha concedido.

Éxodo 24:7 Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos.

1° Juan 5:3 Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

XI.        Excusas por que los cristianos no se congregan.

A.  No son salvos.

Mateo 10:38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

Debemos aclarar que las personas que piensan que son salvas pero realmente no lo son, no tienen tiempo para la iglesia y sus actividades. La idea que uno puede ir al cielo sin que le cueste nada, sin que se cambie su vida, sin que viva por Cristo, no es en la Biblia.

1° Pedro 2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Dios nos salvó para el propósito que nosotros anunciemos a Cristo al mundo. Por esto Dios hace un requisito de que tú tienes que confesar públicamente a Cristo al mundo. Si no lo haces, no puedes ni soñar con ser salvo. O sea, el hecho de ser salvo es que tú crees en Jesús como tu Salvador personal del grado de que no te avergüences de Jesús, sino que Él es el orgullo de tu vida.

Lucas 11:33 Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz.

La salvación es algo que no escondes sino que adviertes a todos sobre ello. Parte de esta confesión de Cristo es de decirlo y explicarlo a los inconversos, y otra parte es de confesarlo públicamente con los hermanos por medio de decirlo, bautizarse confesando a Cristo, pero otro parte es de reunirse con los hermanos en la obra de Dios (la iglesia) que están haciendo en tu área, que es la iglesia local donde vives.

Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. 45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

La Biblia habla de la salvación como algo que es de mucha importancia, es la prioridad de tu vida de conseguirla y guardarla. Es de más importancia que cualquier otra cosa en la vida. Si no tomas esta seriedad en las cosas de Dios, debes examinarte para ver si estás en la fe o no.

2° Corintios 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos…

B.  Son Rebeldes contra Dios.

Si Hebreos 10:25 dice claramente que es la voluntad de Dios que nos congreguemos como costumbre (en cualquier domingo, es más probable que vas a estar en los servicios domingos en la mañana y en la noche que vas a estar en otro lado), entonces de no estar en la iglesia casi cada vez que hay servicio es un pecado. No hay forma de tratar con este problema sin enfrentarlo como un pecado contra Dios (rebelión) y en contra de los demás redimidos (no quieres convivir y obrar a su lado).

Parte del problema es una falta de entendimiento de tu parte. La salvación no es una palabra mágica, que una vez que las repites, ya vas al cielo sin que jamás entrar en tu mente o vida en una forma tangible y actual. Si piensas que puedes ser salvo sin involucrarte en lo demás de la vida cristiana, es porque estás confesando a Cristo como una obra en la carne, y no somos salvos por obras. Somos salvos por nuestra fe, nuestra relación con y amor a Jesús en qué creemos porque lo que Él hizo en la cruz, y esta fe nos transforma nuestra vida.

Santiago 2:14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras (evidencias)? ¿Podrá la fe salvarle? 17 Así también la fe, si no tiene obras (evidencias), es muerta en sí misma. 20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?

Santiago habla de una fe salvadora que siempre sin excepción va a tener evidencias de su existencia. Estas evidencias no causan la salvación sino comprueban y constan que la salvación que es verdadera. Santiago pone el reto así, “si piensas que puedes ser salvo sin que hay cambios en tu vida, sin que hay evidencias en ti, entonces demuéstramelo. Yo comparo tu defensa con la defensa de las evidencias en vida que me han venido por mi fe, y a ver cual parece la verdadera salvación de Dios.” La idea es que tú no tendrás la razón por que tus palabras son huecas, y yo sí tendré la razón por la fe con evidencias.

Somos salvos simplemente por que ponemos la voluntad de Dios primero sobre todo en nuestras vidas. Esta decisión de sujetarnos a la voluntad de Dios y obedecerla es lo que da la salvación.

1° Juan 2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Juan 9:31 Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.

Juan 14:23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

Juan 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. 47 El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.

Dios nos dio la enseñanza clara que podemos identificar quien es un hijo de Dios y quien es el hijo del Diablo por sus vidas, por lo que hacen. El hijo de Dios es alguien que busca la palabra de Dios para obedecerla. El hijo del Diablo no hace caso a la palabra de Dios, porque no es importante para él, no es la prioridad de su vida ni de aun saberla, ni la entiende, y menos la obedece. Esto claramente distingue el hijo de Dios del hijo del Diablo.

1° Juan 2:3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; 5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

1° Juan 2:29 Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.

1° Juan 5:3 Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

Tenemos que entender que el verdadero cristiano es alguien que obedece los mandamientos de Dios, y no son gravosos para él. Le gusta obedecerlos. Busca como puede entenderlos mejor y como puede tener victoria en su vida por cumplir con la voluntad de Dios.

Si esto es la disposición y el corazón de todo verdadero hijo de Dios, entonces ¿cómo vas a aprender la palabra de Dios para obedecerla? Simplemente por medio de la iglesia. Primero hay uno que predica, y esta persona debe tener madurez en el evangelio, y esta persona debe poder sacar la carne de la palabra de Dios bien. Luego hay otros hermanos maduros que también tienen mucho de sabiduría y entendimiento por lo cual podamos aprovechar si estamos alrededor de ellos con tiempo.

1° Juan 2:19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

Siempre va a haber personas que hacen una confesión insincera, y están por un rato entre los hermanos y luego salen de nosotros. Esto Dios dijo que iba a pasar por que no son realmente salvos, sino están engañándose. En Mateo 13:1-23, Jesús dio una parábola sobre esto, y enseñó que hay unos que casi llegan a ser salvos, tienen la palabra de Dios pero por no ser duradero (semilla junto al camino), o por miedo del camino duro delante de ellos (semilla en los pedregales), o por prioridades más altos en el afán de este vida, el engaño de las riquezas, o las codicias de esta vida (semilla entre los espinos) no llegan a ser salvo.

1° Juan 3:11 Porque éste es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros.

1° Juan 3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.

1° Juan 3:20 pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. 21 Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; 22 y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él. 23 Y éste es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado. 24 Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.

Parte de la muestra de la verdadera salvación es la relación que llevamos con nuestros hermanos en Cristo, y esto es siempre en el Nuevo Testamento y para nosotros en un contexto de una iglesia local. No vemos ninguna otra organización o relación en el Nuevo Testamento excepto entre hermanos en un contexto de una iglesia local o entre varias iglesias locales.

Mateo 25:32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. 34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. 41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. 46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Jesús explicó esto más al fondo en Mateo 25. Jesús dijo que un día Dios va a separar la humanidad entre los salvos y los inconversos. A los salvos se identifican por que ellos amaron a Dios. Pero preguntamos, ¿Cómo se mostraron su amor por Dios? La repuesta que da Jesús es que ellos tuvieron una gran prioridad de relacionarse con sus hermanos en Cristo, para servir a Dios y mostrar este amor y servicio por medio de servir a los hermanos. Igualmente, se distinguirá a los verdaderos inconversos de los salvos, no por lo que dicen que son o hacen (o porque ministran), sino por que no pusieron importancia sobre su relación con sus hermanos.

A fin de cuentas, uno no va a la iglesia porque no le importa, no es una prioridad para esta persona. Y estos es simplemente una muestra que esta persona no es “uno de nosotros”, los redimidos que obedecemos a Dios, sino que es un hijo del Diablo todavía, y anda en su rebelión contra Dios.

C. Por Conflictos: “Alguien me ofendió.”

Salmo 133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía!

Hebreos 13:1 Permanezca el amor fraternal.

Debemos entender que la iglesia es como un taller, un salón de enseñanza. Hay expertos y hay novatos revueltos todos juntos. En cualquier situación donde hay personas inmaduras, va haber ofensas, mal entendimientos, palabras inapropiadas, y todo tipo de fricción y cosa así. El asunto no es que debemos tomar cualquier cosa que alguien hace o dice a pecho, ofendernos y dejar de congregarnos, o de asistir con una mal actitud.

Perdón entre hermanos - El primer principio aquí es el perdón. La persona que no domina su orgullo para que perdone a los demás, pues, va a tener un difícil tiempo entrando en el cielo.

Mateo 6:14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15 más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Efesios 4:32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Colosenses 3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Dios pone muy claro que la persona que no puede encontrar perdón en su corazón no es un creyente. Ve el relato de Jesús en Mateo 18:23-35 sobre el siervo del amo que pidió perdón a su amo, pero luego no mostró nada de perdón a su consiervo. Dios basa Su trato con nosotros en como lo tratamos a otros. Para la persona cruel y sin misericordia, Dios tiene poco bien para esta persona.

Mateo 18:32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? 34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. 35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

El punto aquí es muy simple. Dios vea como tú conduces tu vida especialmente en relación a los demás redimidos en (“a su hermano”) la comunidad de la iglesia. Si no manifiestas un buen entendimiento de tu salvación, (que no eres digno de ser salvo, y Dios te perdonó cuando no debía, simplemente porque Dios le gusta la misericordia y perdón), entonces Dios no ve que tienes un concepto claro de la fe salvadora. Todos los que tienen este concepto de la salvación van a perdonar a sus consiervos (sus hermanos), porque Dios  perdonó a ellos. O sea, si el perdón de Dios está en tu corazón, a fuerzas tienes que demostrar este mismo perdón en tu vida hacia a otros.

Ofensas contra uno - Luego hay ofensas entre tú y otros. A veces tenemos que tratar con la situación aunque perdonamos estas ofensas. Ofensa contra uno (que uno entiende que algo dicho o hecho era en contra de ti) es una cosa, pero pecado es otra. Cuando este es necesario (y no es siempre necesario, debemos aprender a aguantarnos y sufrir la ofensa y olvidarla), Dios también nos dio un procedimiento para seguir en como tratar ofensas.

Mateo 18:15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

Aquí es cuando es en un grado más en serio, no es nada más ofensa, sino que tu hermano peca en contra ti. Entonces debemos enfrentar el hermano sobre su pecado contra ti, y luego seguir el procedimiento. Debemos anotar también que esto es en el contexto de la iglesia local. Primero tratamos el asunto personal, privado. Nadie más que los dos envueltos, tú y él. Luego si no te hace caso o no puedes resolverlo, entonces traes uno o dos testigos de mediar el asunto y actuar como testigos de todo lo que pasa. Si aun así no puedes resolverlo, entonces se presenta delante de toda la iglesia y así resuelves el asunto.

Es porque las personas rehúsan de obedecer la Biblia que el nombre de Dios es blasfemado entre todos. Se molesten las personas, y esto es con sus hermanos en Cristo, y ni tratan de perdonarles ni tratan de resolver los problemas. Como un niño inmaduro, se va a la esquina a molestarse, no hablar con nadie, y no participar en nada. ¿Qué testimonio es esto?

La unidad entre los hermanos

Efesios 4:1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

Debemos entender que Dios quiere que preservemos la unidad entre los hermanos. Esto es algo frágil, pero es algo de mucho agrado con Dios.

Efesios 4:11 Y él (Dios) mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

Debemos anotar que Dios dio dones espirituales, y estas personas ejercen sus dones en la iglesia. Hasta los evangelistas tienen que llevar a sus convertidos a la iglesia. Todo esto de la iglesia Dios dio para nuestra madurez, para que no seamos “niños fluctuantes”. La iglesia es la respuesta de Dios por esta conducta de niño de molestarse de todo y no participar en nada.

D. “Tuve una mala experiencia.”

Esto es simplemente un pretexto. Si vamos al mercado y tenemos una mala experiencia, quiere decir que ¿Nunca vamos a un mercado jamás por lo demás de nuestra vida? No. Si la mala experiencia fue por otro visitando al mercado, lo olvidamos y regresamos. Si el servicio es malo en el mercado, buscamos otro mercado que da mejor servicio, pero no dejamos de ir a mercados.

Primero necesitamos examinar que tipo de mala experiencia tuviste en la iglesia. ¿Fue algo improvisto, un accidente, algo intencional o sin intención? Si fue algo que alguien te hizo mal, ve el punto anterior. Si fue sin intención, entonces debes perdonar y olvidarlo. Accidentes y malas experiencias suceden a veces sin que las personas envueltas sean malas en sí.

Luego debemos analizar quien hizo la ofensa, o la cosa mala. ¿Por qué fue malo? Si es un hermano en la fe, y no puedes perdonarle (porque es de clase de un pecado contra ti), entonces debes irle y hablarle. Si fue el pastor o alguien encargado, ve el próximo punto.

E.  “No estoy de acuerdo con el pastor.”

Muchas veces hay personas que se ofenden con el pastor, lo que hace el pastor, lo que dice el pastor, o lo que predica el pastor. Esto es normal. Primero necesitamos aclarar algo. Lo ofensivo, ¿Fue algo que predicó de la Biblia? O sea, ¿fue bíblico? Si la respuesta es sí, entonces ¿Por qué me enojé? ¡Estoy enojándome con Dios por que me llama la atención! ¿Me enojé por que me redarguyó (me picó un pecado que tengo)? Esto es la marca de un ministro de Dios, y una buena iglesia que predican contra el pecado. Vamos a la iglesia como vamos al baño, para bañarse. La persona que nunca quiere bañarse por que “esto puede quitar una mugre de su vida” está mal de la cabeza.

¿Quién controla las cosas en la iglesia, tú o el pastor?

Según Efesios 4:11 Dios constituyó el ministerio y oficio de pastor. En Hebreos 13:17 Dios dice que los pastores tienen la responsabilidad delante de Dios por la iglesia. En 1ª Timoteo 3 y Tito 1 Dios pone requisitos para los que quieren entrar en el oficio y ministerio de pastor. El ministerio de pastor es de gobernar (controlar) la iglesia como un pastor de ovejas lo hace con su rebaño. Si alguien quiere gobernar la iglesia, debe ir por los pasos de ser pastor y llenar los requisitos. Si no quiere calificarse, no debe tomar por fuerza el gobierno del pastor.

1° Corintios 16:15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos. 16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

Dios nos manda de sujetarnos a tales personas, no de imponer nuestra voluntad sobre ellos.

Malos Ministros - A veces hay iglesias y ministros que hacen mal. Debemos afirmar nuestra devoción a Dios, y si percibimos que la palabra de Dios no está en una iglesia, en la administración de esta iglesia por el pastor o por sus enseñanzas, o que no siguen lo que la Biblia marca, debemos salir de esta iglesia y buscar una nueva iglesia. Debemos hacer el favor de decirle al encargado de la iglesia por que estamos saliendo con versículos de la Biblia.

Por que hay problemas en una iglesia no es excusa de no asistir, participar, y ser fiel a Dios en esto. Si los encargados de la iglesia, o la mayoría de los miembros de la iglesia están batallando para poner su casa en orden, tampoco debemos abandonar este esfuerzo excepto que oramos mucho antemano y así Dios no guía. Siempre hay problemas en iglesias, cualquier iglesia que sea. El asunto no es de tener problemas, sino que hacen ellos sobre estos problemas.

Cuando el pastor habla, afirmando que algo que dice es la Palabra de Dios, entonces esto debe ser correcto. Él debe manifestar explicación y exposición de que así es. Si el pastor expresa su opinión, entonces es como cualquier otro hermano que puede expresar su opinión. No debemos dejar a Satanás cortarnos de la fuente de nuestra comida espiritual.

A fin de cuentas, los problemas en una iglesia por un mal ministro, una mala iglesia, o mala doctrina y conducta no es razón de dejar de asistir, es razón de buscar a otra iglesia buena. Esto debe ser tan importante para nosotros que aun nos cambiamos de ciudad o lugar para encontrar una buena iglesia.

F.   “Siempre hablan de dinero.”

Mateo 6:21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

 Desafortunadamente, muchas cosas necesarias en este mundo dependen del dinero. Es típico de oír esta excusa. Pero estas mismas personas no tienen otra forma de tener iglesia y ministros sin tomar ofrendas y tratar de dinero. Pero a fin de cuentas, no es lo que queremos nosotros, sino lo que Dios nos manda.

1° Corintios 9:14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

Entonces, primero debemos ver que Dios ha impuesto sobre nosotros una estructura que es la iglesia. Esta estructura es distinta. Esto es, que no cobramos por entrar a la iglesia. Todos son invitados, y entran, y disfrutan de lo que ofrece la iglesia sin cobrar a cada uno y negar entrada y servicio a los que no pagan. Pero parte del consejo completo de Dios es que debemos honrar a Dios con nuestros diezmos y ofrendas. Enseñando esto, los maduros en la fe llegan a entender que la obra de Dios se financia por los sacrificios en diezmar y ofrendar de los cristianos maduros, ni por los que visitan ni por los inmaduros en la fe, ni tampoco por fuentes de ingreso seculares.

Proverbios 3:9 Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;

2° Corintios 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

No es que la iglesia quiere tu dinero. Es que Dios demanda que el cristiano demuestra por sus finanzas que no tiene ídolos delante de Dios, y un ídolo fuerte en muchas personas es el dinero. Dios quiere sacrificios de nosotros que demuestren nuestra devoción y amor a Él. Hay un principio que si un cristiano no da a Dios, Dios manda “el devorador” y Dios le quita lo que quiere de esta persona. Lo más codo que uno es, lo menos que Dios le bendice, y entonces lo más que tiene problemas económicos y espirituales.

Debemos también aclarar, si Dios demanda un mínimo de un diez por ciento, esto es igual para todos, ganas mucho o ganas poco. En Marcos 12:42-44, Jesús habló de una viuda y el gran regalo que ella dio a Dios. Los discípulos quedaron asombrados por que esta viuda dio el equivalente de unos centavos, que según unos no sirve para nada. Pero Jesús nos puso perspectiva con esto. Dios no se impresiona con lo que uno da a Dios, sino que Dios se impresiona con lo que tiene restando en tu bolsa después de dar. Ella dio todo su vivir de su semana, y no tuvo nada con que vivir, y Dios le contó como el regalo más grande de todos.

Entonces, para enfocarnos bien, damos un diezmo de lo que entra cuando ingresamos dinero (cuando nos pagan). Esto es simplemente de multiplica lo que ganaste por x .10. Esto es un diezmo. Si ganas nada, no estás obligado a dar, porque .10 por cero es cero. Nada. Un diezmo sobre cero ingresos es cero.

Pero tampoco Dios merece sobrantes. Después que vivimos nuestras vidas por una semana, luego le damos una parte de lo que sobró después que terminó la semana. Esto no es diezmo, es sobrante. Debemos honrar a Dios primero con nuestras primicias (esto es de darle algo o apartarle algo cuando nos entra dinero) según Proverbios 3:9. Pero después que has dado un diezmo, allí empieza una ofrenda de buena voluntad, como lo ves que Dios quiere. Dios no se impresiona con lo que das, sino con lo que te queda.

Normalmente el problema con las personas que se quejan que siempre hablan de dinero en la iglesia es que son codos. Pero debemos admitir que también hay iglesias y pastores que no se enfocan más que en el dinero. Los requisitos para el ministerio es que uno no sea codicioso, ni avaro. Desafortunadamente, hay avaros en muchos pulpitos. Estos no son calificados de ministrar, y deben ser despedidos del ministerio por no calificarse.

G. “No tengo deseo de sacrificar o participar.”

2° Samuel 24:24 Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata.

David quiso ofrecer sacrificio (quemar un animal sobre el altar) a Dios en esta ocasión. Arauna el dueño de los bueyes ofreció ellos a David gratis. David presentó un principio que para un sacrificio de ser aceptable delante de Dios, tiene que ser que cueste a la persona que lo ofrece.

Aquí está el corazón del asunto, no amamos a Dios realmente, entonces no queremos sacrificar. Queremos vivir nuestra vida (e ir al cielo al final y tener la bendición de Dios sobre nuestra vida) pero no queremos que nos cueste nada, ni en términos económicos ni tampoco en términos de tiempo, esfuerzo, o energía de nosotros mismos. Simplemente no es posible esto. Dios nos premia según los sacrificios y servicio que le ofrecemos, no por otro motivo.

H. “Estoy demasiado ocupado con otras cosas.”

Lucas 8:13 Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan. 14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. 15 Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

Hay personas que sí reciben la palabra de Dios, la salvación, pero después de un tiempo “adentro del Cristianismo”, salen. Nunca fueron salvos porque no fueron sinceros con Dios y no son duraderos. Hay personas que dejan los afanes y las riquezas y los placeres de la vida estorbar su vida espiritual, no llevan fruto, no son salvos.

Afanes – las cosas normales de la vida, comida, casa, ropa, comodidades, etcétera, que toman prioridad sobre las cosas de Dios. Cosas que distraen de otra cosa más importante. Hay gente que están comprando abarrotes, arreglando su casa, y haciendo otras afanes domingos en la hora de los servicios.

Riquezas – Hay gente que están trabajando los domingos, aun que sea un trabajo honorable, en lugar de dedicar “el día del Señor” a su Señor y Dios. A fin de cuentas, uno escoge su empleo, y se puede cambiarlo si interfiere con su relación con Dios. Recordamos que es afán de las riquezas (si logras a ser rico o no, no importa) es lo que detiene muchos de entrar en el cielo y les hace imposible de entrar en el cielo.

Placeres de la vida – Hay muchas personas que están en un campo deportivo, en un lago o playa, o que están disfrutándose en la hora de la congregación del pueblo de Dios.

Repitamos, que la salvación es como un tesoro que encuentra un hombre en un campo. El hombre vende todo que tiene para comprar el campo con el tesoro. Nada más importa a él menos este tesoro. Si la salvación no es un tesoro para ti, entonces no eres salvo. No aprecias lo que es la salvación, y definitivamente no aprecias lo que Jesús tuvo que pagar para proveértela.

Hebreos 10:29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?

I.     “Tengo obligaciones con mi familia y amigos.”

Mateo 10:34 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. 35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; 36 y los enemigos del hombre serán los de su casa. 37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

Lucas 14:26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

Debemos entender que aun con nuestra propia familia, tenemos que exaltar al Señor sobre aun ellos. La persona que no entra en la fe cristiana por que sus padres, su pareja, o sus parientes no lo quieren, no puede ser un seguidor de Cristo. Es un sacrificio espiritual que Dios te pide de hacer. No hay otro si de veras quieres ser salvo.

J.   “Domingos son para descansar y recrear.”

Levítico 23:3 Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis.

El día de reposo es para Dios, no para que hagamos lo que nos dé la gana. Es para que Dios cumpla sus propósitos. Tampoco es domingo un día de recreo. Esto es lo que el mundo piensa, pero para el cristiano, no debe ser un día de festividades ligeras, sino un día dedicado al Señor, un día en que pensamos en la Biblia, la obra de Dios, y nuestra relación con Dios. Se ve un corazón pervertido y corrupto cuando uno pone más importancia y prioridad sobre el deporte los domingos que en su salvación y Salvador.

XII.     ¿Debemos congregarnos domingo o sábado?

Juan 20:1 El primer día de la semana (domingo) ... 19 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana (domingo), estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.

La práctica de los creyentes en el Antiguo Testamento era de tomar el sábado como el día de reposo, igual como Dios hizo en los siete días de la creación. Pero en la resurrección de Jesús, todo esto cambió. Ahora en el Nuevo Testamento vemos solamente que observaban el primer día de la semana como día para el Señor, de congregarse, y de las actividades normalmente que fueron designadas por sábado.


 


[1] Planeando de estar en la Iglesia cada semana - Esto quiere decir de planear sus actividades por la semana y prepararte sábado para tener domingo libre. Implica que uno a propósito se acuesta sábado en la noche con suficiente tiempo para levantarse, desayunar, vestirse, prepararse y llegar a la iglesia unos minutos ANTES que empieza el servicio para no estar de apuros y no sacar provecho de los servicios. También cada persona debe ponerse lo mejor de ropa que tenga para ir a la reunión. Dios merece más que esto. De estar atento significa de no dormir durante el servicio, de tomar apuntes, y de seguir lo que es dicho del pulpito. También debe tener sus sacrificios listos, preparados, esto es, su diezmo y ofrenda, sus peticiones, y sus acciones de gracias.

[2] Los Inválidos de Cama – Debemos aclarar que esto no debe causar problemas para unos que están siempre restringidos a sus casas o a la cama. Para ellos no es pecado de no asistir. Pero debemos decir también que tales personas deben buscar asociarse con una iglesia por todos modos, pedir a personas de esta iglesia de visitarle en su enfermedad, y deben buscar casetes de los sermones cada semana para recibir alimentación espiritual.

[3] ¿Qué es la obra de Dios? – La obra de Dios es de evangelizar al mundo, a los inconversos, y de organizar a los convertidos en una iglesia local, donde se capacitan para que ellos hacen la obra de Dios. Implica también la relación entre los redimidos en una iglesia local.

[4] Observación del día de reposo – Hasta recientemente (como en los 40’s) los cristianos siempre dedicaban el día al Señor. Era un tiempo de relajarse un poco y meditar sobre las cosas de Dios. No hubo deportes en domingo para los cristianos, no hubo juegos, diversiones, o entretenimiento. Actualmente había leyes cerrando todo establecimiento casi los domingos. No hubo nada abierto para meterte. Era un tiempo de pensar, reflejar, y meditar. Hoy en día no hay nada de esto, y estamos confusos, estresados, y peor en muchas formas por lo tal.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →