Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Cosmovisión Cristiana 1

Notes & Transcripts

Romanos 12.1-2 (RVR60)

1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Cultivando una mentalidad bíblica

Los evangélicos padecemos de «esquizofrenia intelectual». Cuando se trata de un tema teológico o «espiritual», buscamos respuestas basadas en las enseñanzas de las Escrituras, pero cuando se trata de otros temas como la política, la economía o el arte, por ejemplo, frecuentemente nuestras opiniones no tienen ninguna relación con nuestra fe cristiana. El resultado es que proyectamos una especie de «doble personalidad».

En el momento de escribir estas líneas, hay un tema discutido mundialmente: la guerra de Estados Unidos contra Irak (2003). Algunos están a favor, y otros en contra. No pretendo resolver esta discordia, pero lo que me llama la atención es la manera en que se conversa acerca del tema entre cristianos. Escucho comentarios simplistas como «¡Esto es imperialismo!» por un lado, y «¡Saddam Hussein es una amenaza!» por otro lado. Algunos reclaman que no ha sido probado que Irak tenga armas nucleares, y que por tanto debemos dejarlos tranquilos. Otros advierten que si no detenemos a Irak, ellos nos atacarán a nosotros. Lo curioso es que no he escuchado a casi nadie hablar de una perspectiva cristiana de la guerra. Hay bastante literatura cristiana y hay pasajes bíblicos que nos pueden orientar acerca de la guerra, pero no escucho referencias a esto en nuestras conversaciones. Y yo soy tan culpable como los demás. ¿Por qué no formamos nuestras opiniones acerca de este tema actual de la misma manera que formamos nuestras convicciones teológicas? Tengo la impresión de que muchos cristianos repiten simplemente lo que han leído en el diario o en su revista secular favorita.

Antes de que fuéramos hechos hijos de Dios por la fe (Juan 1.11-12), andábamos muertos en delitos y pecados (Efesios 2.1). De igual forma, nuestra forma de ver las cosas estaba viciada por nuestra mente, la cual estaba gobernada por el pecado mismo.

Como cristianos, hemos sido redimidos por Dios por medio de Cristo, de manera que ahora, volviendo a ser propiedad de Dios, Él mismo quiere que pensemos como Él piensa.

Efesios 4.17-18 (RVR60)

17Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, 18teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;

Esto es así ya que nuestra mente también fue redimida:

Romanos 8.5-8 (RVR60)

5Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Y tal y como vimos en Romanos 12.2, nuestra mente es renovada regularmente por la Palabra de Dios.

Una mente que piensa como Dios, ve las cosas como Dios y hace las cosas como Dios, hará que esa persona camine en la bendición que Él preparó de antemano para sus hijos.

Salmos 119.97-104 (RVR60)

97 ¡Oh, cuánto amo yo tu ley!

Todo el día es ella mi meditación.

98 Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos,

Porque siempre están conmigo.

99 Más que todos mis enseñadores he entendido,

Porque tus testimonios son mi meditación.

100 Más que los viejos he entendido,

Porque he guardado tus mandamientos;

101 De todo mal camino contuve mis pies,

Para guardar tu palabra.

102 No me aparté de tus juicios,

Porque tú me enseñaste.

103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!

Más que la miel a mi boca.

104 De tus mandamientos he adquirido inteligencia;

Por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.

¿Qué piensas tú de…

- La guerra?

- La verdad?

- La muerte?

- El futuro?

- El aborto?

- El homosexualismo?

- La música popular?

- El matrimonio?

- La educación?

- La condición física?

- La tierra?

- Las relaciones sexuales fuera del matrimonio?

- La política?

Cuando Dios creó a Adán y a Eva, los trajo a la vida en Su propia imagen (Génesis 1.27), con una mente que les permitía pensar, comunicar y actuar. El Creador deseaba que su creación le amara intensamente con su mente:

Mateo 22.37 (RVR60)

37Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.f

2 Juan 6 (RVR60)

6Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio.

Fíjate que la Biblia nos enseña que la mente y el carácter del ser humano están conectados; veamos que nos dice Proverbios 27.19:

Proverbios 27.19 (RVR60)

19 Como en el agua el rostro corresponde al rostro,

Así el corazón del hombre al del hombre.

Por lo tanto, lo que Adán y Eva serían dependería en gran medida en cómo pensaban. Esto también lo vemos en Proverbios 23.7:

Proverbios 23.7 (RVR60)

7 Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.

Come y bebe, te dirá;

Mas su corazón no está contigo.

Aquel que piensa justamente tenderá a actuar justamente, y de igual forma aquel que piensa pecaminosamente actuará pecaminosamente como hábito.

Echar a perder una mente es algo terrible

Aún antes de que se escuchara el famoso dicho en inglés, “A mind is a terrible thing to waste” (echar a perder una mente es algo terrible), la mente humana ya había sido seriamente dañada. Sólo vea estas referencias bíblicas que describen la ruina de la capacidad intelectual del hombre:

Romanos 1.28 Reprobada

2 Corintios 3.14 Embotada

2 Corintios 4.4 Cegada

Efesios 4.17 Vana

Efesios 4.18 Entenebrecida

Colosenses 1.21 Enemistada

Colosenses 2.4 Engañada

Colosenses 2.18 Carnal

1 Timoteo 6.5 Depravada

2 Timoteo 3.8 Corrupta

Tito 1.15 Impura

Debido a esta condición mental, la gente siempre están “aprendiendo pero nunca llegando al conocimiento de la verdad”:

2 Timoteo 3.7 (RVR60)

7Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.

Y, Romanos 10.2 (RVR60)

2Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia.

¿Cómo se corrompió la mente del hombre?

En Génesis capítulo 3 vemos que la serpiente, Satanás, incitó a Eva a considerar algo opuesto a lo que Dios había mandado (Génesis 3.1). Eva entonces decide probar a Dios con su propia mente y sentidos, y se justificó tres veces para entonces convencerse de que estaba haciendo lo correcto:

Génesis 3.6 (RVR60)

6Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

Ella misma decidió qué era lo correcto, como dice Romanos 1.25:

Romanos 1.25 (RVR60)

25ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Aún hoy, Satanás continúa engañando,

2 Corintios 11.3 (RVR60)

3Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva,a vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

Así que vemos que la mente del hombre se echó a perder por el pecado. La mente de hombre se descarrió al punto de no poder ver y entender la vida desde el punto de vista de Dios. Y ahora la humanidad estaba desentendida y perdida de su Dios y Creador.

Como resultado, todos y cada uno de los descendientes de Adán y Eva, experimentó una regresión brutal en su relación con Dios y Su mundo.

Salmo 53.1 No pensarían de Dios

2 Corintios 4.4 Se tornarían ciegos a la gloria de Dios

Salmo 14.1 Se tornarían necios

Romanos 8.5-11 Estarían muertos en su pecado

Colosenses 3.2 Sólo desearían las cosas de este mundo

Juan 12.35-36, 46 Caminarían en oscuridad

2 Tesalonicenses 1.9 Les destinaría la muerte eterna

Romanos 8.1-5 Vivirían en la carne, no en el Espíritu Santo

¿Puede restaurarse la mente?

Dios en su misericordia y gracia proveyó un Salvador quien restableció la correcta relación entre Dios y la raza humana:

Tito 3.4-7 (RVR60)

4Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, 5nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, 6el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, 7para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.

Esta salvación personal es por fe en la gracia de Dios, quien proveyó a Jesucristo como el único Salvador, quien llevó en su muerte en la cruz los pecados de todos aquellos que creen que Jesucristo murió y resucitó al tercer día, salvándolos así de la ira de Dios.

Como resultado de la salvación, la mente del recién redimido conoce y comprende la gloria de Dios:

2 Corintios 4.6 (RVR60)

6Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz,a es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.

Esta nueva persona posee ahora el “yelmo de la salvación” para proteger su mente contra las “maquinaciones” de Satanás, en lugar de estar vulnerable como cuando no era salvo. Esta nueva persona (2 Corintios 5.17-21), tiene ahora un conocimiento de Dios y Su voluntad que antes no poseía.

1 Juan 5.18-20 (RVR60)

18Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

19Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

20Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

(continuaremos con La Mente Renovada).

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →