La Ofrenda Perfecta

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 73 views
Notes & Transcripts

OFRENDA. Acto por el cual se presenta algo como expresion de adoración a Dios, y aquello que se entrega. Puede ser un sacrificio, un objeto, un bien, u otra cosa que para quien hace la o tiene valor. Algunos distinguen entre o y diezmos. Los segundos representan la décima parte de lo que se produce o gana; las primeras son montos extras que se dan en respuesta a bendiciones de Dios. En las iglesias evangélicas, las o se utilizan para el sostén de su programa evangelizador y misionero. A diferencia de la ICR que en muchos países de AL recibe sostén o algún tipo de subsidio de parte del Estado, los evangélicos se sienten orgullosos de sostener su propio culto con sus o voluntarias.

[i]

SACRIFICIO. Ofrenda ritual de una vida animal, vegetal o humana, hecha a una divinidad en señal de homenaje o expiacion, para establecer comunión con ella. En el AT el s de animales proveía el medio por el cual el pecado podía ser expiado y se preservaba la relación con Dios. El s de Jesús en su muerte fue el medio de expiación completo y final. Desde entonces, no ha habido necesidad de otros s, si bien los católicos romanos hacen una representación o repetición del s de Jesús en la misa.[ii]

 

SACRIFICIOS Y OFRENDAS El término hebreo zabah se traduce como “sacrificar” en el AT cuando el acto tiene propósitos religiosos (“... a los baales sacrificaban, y a los ídolos ofrecían sahumerios” [Os. 11:2]). El realizar s. y ofrendas para Dios era una costumbre antiquísima. •Noé edificó “un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar” (Gn. 8:20). Se menciona varias veces que Abraham levantó altares a Dios para hacer s. En uno de ellos iba a sacrificar a su propio hijo •Isaac, pero Dios proveyó un carnero como sustituto (Gn. 22:13).

Lo esencial en la mayoría de los s. era la entrega de la vida de un animal, lo cual se realizaba mediante el derramamiento de su sangre (“Porque la vida de la carne en la sangre está ... y la misma sangre hará expiación de la persona” [Lv. 17:11]). Se prohibía, por lo tanto, comer la sangre (Lv. 17:10; Dt. 12:16). El ofertante tenía que ser dueño del animal que ofrecía. En todos los casos se trataba de animales limpios y sin defecto, domesticables, que se podían ofrecer sólo después de siete días de nacidos (Lv. 22:27). Las características básicas de éstos se describen en Lv. 22:17–25. No se permitían ofrendas de animales salvajes.

El s. por el pecado. Dependiendo de la categoría de la persona que había cometido la infracción, había que traer un determinado tipo de animal. Si el sumo sacerdote pecaba, su ofrenda debía ser de “un becerro sin defecto para expiación” (Lv. 4:3). Lo mismo acontecía si se trataba de un pecado cometido por la congregación (Lv. 4:14). En el caso de una persona de preminencia (“Cuando pecare un jefe...” [Lv. 4:23]), debía traer un macho cabrío. “Si alguna persona del pueblo ... una cabra...” o un cordero (Lv. 4:27–28, 32). Si era demasiado pobre y “no tuviere lo suficiente para un cordero”, debía ofrendar “dos tórtolas o dos palominos” (Lv. 5:7). Y si aun no tuviere recursos para esto, entonces podía ofrecer “la décima parte de un efa de flor de harina” (Lv. 5:11).

 

Así que (comp. Ef. 4:1 y Col. 3:5). Bruce dice: “La doctrina nunca se enseña en la Biblia simplemente para que se conozca; se enseña para que pueda traducirse en práctica”. Entonces cita Juan 13:17. “Si sabéis estas cosas, bienaventurados sois si las hacéis”.

La conjunción lógica de transición traducida así que (v. 1a) mira hacia atrás a la exposición de los primeros 11 capítulos. Es a la luz de la salvación tan grande que Pablo ha estado exponiendo que ahora se hace la exhortación. Al iniciar una nueva sección, Pablo vuelve a dirigirse a ellos como hermanos (comp. 1:13; 7:1, 4; 8:12; 10:1; 11:25; 15:14; 16:17) y de esta manera mantiene el tono afectivo de la carta. El término traducido como ruego (comp. Ef. 4:1 y Fil. 4:2) puede tener varios sentidos (1) “rogar, implorar”, (2) “exhortar” y (3) “animar”. El consenso de los traductores es usar “rogar” para traducir el verbo aquí. Cranfield prefiere “exhortar”

[iii]

I.  Ofrendar tu Vida en un sacrificio que se califica mediante tres expresiones: vivo, santo y agradable a Dios.

 

Aquí la exhortación es a presentar los cuerpos como:

 

A causa de la compasión demostrada en la salvación ofrecida por medio de Cristo (caps. 1–11), el creyente debe entregarse a Dios haciéndole así dueño de su cuerpo y de toda su existencia.                                                                                                                                                                                                  

sacrificio vivo— Es vivo porque a diferencia del sacrificio de animales muertos, el creyente se ofrece en vida y en novedad de vida por haber muerto al pecado y resucitado en Cristo (6:4, 11, 13).Es decir, en glorioso con los sacrificios legales, que eran sacrificios muertos. La muerte del “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo,” ha barrido del altar de Dios todas las víctimas muertas, para dar lugar a los redimidos mismos como “sacrificios vivos” para aquel que “hizo pecado por nosotros;” mientras que toda expresión de alabanza de sus corazones agradecidos y todo acto impulsado por el amor a Cristo, es en sí un sacrificio a Dios de perfume dulce” (Hebreos 13:15, 16)[iv]

 

Por eso, Pablo pide, en base a lo que Dios ha hecho por nosotros, que vivamos de una manera distinta. Nuestro estilo de vida no debe ser igual a quienes no conocen a Cristo. En lugar de ser conformados al patrón que el mundo sigue en la actualidad, debemos ser transformados.[v]

 

La palabra que Pablo usa para describir esta modificación es la misma que emplea la ciencia en la actualidad: “metamorfosis”. Describe la mudanza de formas que experimentan los insectos y algunos otros animales para llegar a la madurez. El ejemplo más notable es la transformación de la mariposa; la cual pasa de ser un animal poco atractivo a ser otro que se admira en todo el mundo por su belleza. La variación cambia por completo su estilo de vida y su apariencia.[vi]

 

santo— Es un sacrifico santo por cuanto está totalmente consagrado a Dios; la vida del creyente ha pasado de su dominio al dominio de Dios, pues es dedicado y separado por y para Dios (v. coment. en 1:7 y 6:19).

Así como las víctimas levíticas ofrecidas sin mancha a Dios se llamaban santas, así los creyentes, “entregándose a Dios como vivos de entre los muertos, y sus miembros como instrumentos de justicia a Dios”, son, en la estimación de Dios, no ritual sino realmente “santos,”

 

Pablo ya ha usado el término que aparece en la oración final del versículo 1 en 6:13 y 6:19, para referirse a la presentación de los miembros como instrumentos de justicia (6:13) y como esclavos de justicia (6:19), y para referirse a la presentación de la misma persona del creyente a Dios como vivo de entre los muertos (6:13).

 

agradable a Dios——No como las ofrendas levíticas que eran meramente símbolos de ideas espirituales, sino objetos intrínsecamente de divina complacencia, en su carácter renovado, y en su amorosa relación con él por su Hijo Jesucristo[vii]

 

que es vuestro racional culto

 

CULTO. 1. Tipo relativamente amorfo de organizacion religiosa, el c es un sistema organizado o grupo, caracterizado por la realización de rituales y ceremonias sobrenaturales y que posee un cuerpo subyacente de creencias. La participación en un c se halla vagamente definida, pues implica simplemente la aceptación o adhesión voluntaria a ciertas creencias y prácticas. 2. Los ritos y ceremonias de adoración asociados con un sistema de creencias religiosas, sea cristiano o no cristiano. (Ver ritual, ceremonia).

RACIONALISMO. (Del lat. ratio, razon). Filosofía que sustenta la primacía de la razón, de la capacidad de pensar.[viii]

 

En contraste, no con la insensatez del culto idolátrico, sino con las víctimas irracionales que se ofrecían bajo la ley. En este sentido la presentación de nuestros cuerpos como monumentos vivos de la miséricordia redentora, se llama aquí “nuestro culto racional;” y ciertamente es la ocupación más exaltada de las criaturas racionales de Dios. Así lo leemos en 1 Pedro 2:5: “para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo.[ix]

 

Dios no pide sacrificios de animales, ni de otra clase. El quiere que le presentemos nuestras vidas como ofrenda o sacrificio santo y agradable a Dios./[x]/

 

Es decir, estas palabras constituyen un comentario sobre lo que significa presentarse a Dios como un sacrificio vivo, santo y agradable.

La palabra traducida como culto puede significar servicio común, no sagrado y algunos comentaristas encuentran este sentido en un contexto que habla de la presentación de toda nuestra persona, toda nuestra vida a Dios. Sin embargo, la referencia a sacrificio parece dar preferencia al sentido de servicio cúltico y el consenso de los traductores es usar la palabra “culto” aquí.

Es aún más difícil decidir entre los dos sentidos posibles del término traducido como racional. La palabra puede significar “racional” o puede significar “espiritual”.

 Los que optan por el sentido “racional” entienden que Pablo está describiendo la presentación de la persona del creyente a Dios como el culto lógico, inteligente, razonable que Dios espera. Sin embargo, el consenso de traductores es dar preferencia al sentido “espiritual” por entender que aquí hay cierto contraste con los sacrificios rituales del templo.

 El culto del cristiano no consiste en la realización de ciertos ritos como los sacrificios de animales, sino en ofrecerse constantemente a Dios como un acto de entrega y adoración. Es difícil elegir entre “racional” y “espiritual” porque los dos términos tienen validez en la descripción del culto cristiano que debe representar al mismo tiempo la mejor reflexión posible y la genuina participación de todo el ser interior.

 

El versículo establece que toda la vida del creyente debe ser una expresión ofrenda o sacrficio. Toda la vivencia del creyente es un acto sagrado de culto. Sin embargo, no hay ninguna intención de eliminar ocasiones especiales de adoración. Un cristiano que no tiene espacios especiales de adoración junto a otros creyentes difícilmente puede hacer de toda su vida un acto de culto.

 

A la exhortación positiva del versículo 1, Pablo ahora agrega una exhortación negativa a no conformarse a este mundo (v. 2). El término traducido mundo significa “edad” y el contraste es entre la edad presente (comp. 1 Cor. 1:20; 2:6; 3:18; 2 Cor. 4:4; Gál. 1:4) y la edad venidera (ver Ef. 1:21 donde aparecen las dos expresiones). El creyente ya ha experimentado las primicias de la edad venidera y, por lo tanto, no puede amoldarse, acomodarse, adaptarse a las formas de la edad presente. El tiempo del verbo aquí sugiere la prohibición de una acción ya en proceso y puede traducirse “dejen de conformarse a este mundo”. El creyente no puede seguir tomando como modelo las costumbres de este siglo como lo hace todo el mundo.

II. Renueva tu entendimiento, no conformándonos a este siglo [Efesios 2:2; Gálatas 1:4, griego];

 mas reformaos—o “transformaos” (como en Mateo 17:2; y 2 Corintios 3:18, griego). por la renovación de vuestro entendimiento—No por una mera desconformidad exterior para con el mundo impío, muchas de cuyas acciones podrán ser en sí virtuosas y dignas de alabanza; antes por una transformación interior espiritual tal que haga nueva toda la vida: nueva en sus motivos y fines, aun cuando las acciones en nada difieran de las del mundo; nueva, considerada como un todo, y en tal sentido, inalcanzable salvo por el poder constreñidor del amor de Cristo. para que experimentéis—(Véase la nota en cuanto al término “experiencia,” cap. 5:4, comp. 1 Tesalonicenses 5:10, donde el sentimiento es el mismo.) cuál sea [“es”] la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta—Preferimos esta traducción [con Calvino, Versión Revisada, etc.] a la que muchos eruditos [Tholuck, Meyer, De Wette, Fritzsche, Philippi, Alford, Hodge] adoptan—“que probéis,” o “discernáis la voluntad de Dios, (o sea) lo que es bueno y agradable y perfecto.” Pero está comprobado que la voluntad de Dios es “buena,” por cuanto demanda solamente lo que es esencial e inmutablemente bueno (cap. 7:10); es “agradable,” en contraste con todo lo que es arbitrario, por cuanto demanda solamente lo que goza de la eterna complacencia de Dios (véase Miqueas 6:8, con Jeremías 9:24); y es “perfecta,” por cuanto refleja la misma perfección de Dios. Tal es pues el gran deber general de los redimidos: LA CONSAGRACION COMPLETA, de todo nuestro espíritu, alma y cuerpo, a aquel que nos ha llamado a la comunión de su Hijo Jesucristo. Luego siguen los deberes específicos, principalmente los sociales, empezando con la humildad, la primera de todas las gracias. [xi]

 

Dedicación Continua 12:2

La entrega inicial de nuestra vida al Señor, aunque definitiva, no resuelve de una vez por todas los conflictos de la vida. Diariamente enfrentamos circunstancias que requieren decisiones de nuestra parte. Tenemos que decidir si vamos a someternos a lo que Dios nos pide en tal o cual situación o no. Aunque debemos ser obedientes a lo que El nos ha enseñado siempre, a veces no lo hacemos.

Por eso, Pablo pide, en base a lo que Dios ha hecho por nosotros, que vivamos de una manera distinta. Nuestro estilo de vida no debe ser igual a quienes no conocen a Cristo. En lugar de ser conformados al patrón que el mundo sigue en la actualidad, debemos ser transformados.

 

NO SER CONFORMADO, SINO TRANSFORMADO

La palabra que Pablo usa para describir esta modificación es la misma que emplea la ciencia en la actualidad: “metamorfosis”. Describe la mudanza de formas que experimentan los insectos y algunos otros animales para llegar a la madurez. El ejemplo más notable es la transformación de la mariposa; la cual pasa de ser un animal poco atractivo a ser otro que se admira en todo el mundo por su belleza. La variación cambia por completo su estilo de vida y su apariencia.

En 2 Corintios 3:18, Pablo utiliza esta misma palabra para describir el cambio tan radical que se opera en la vida de los hijos de Dios, pero que no afecta su apariencia física. Es una mudanza en la naturaleza del hombre. Al mirar detenidamente la gloria del Señor y al conocerle tal como El es, somos transformados a Su imagen. El Espíritu de Dios nos hace semejantes a El. La variación de carácter a la imagen de Cristo, es la meta que Pablo desea ver realizada en nosotros (Gálatas 4:19). En lugar de copiar el patrón que este mundo ha establecido, debemos fijarnos en la gloria de Cristo e imitar lo que vemos.

Esta transformación se realiza por medio de la renovación de nuestra forma de ver las cosas. La mentalidad del hombre natural no puede producir el estilo de vida que agrada a Dios. El Espíritu de Dios produce una nueva manera de pensar que nos motiva a vivir en forma diferente. Así podemos reconocer la voluntad de Dios y poner en práctica lo que le agrada a El.

[xii]


----

 

 

                                                     

 

 

 


----

[i]Deiros, Pablo Alberto: Diccionario Hispano-Americano De La Misión. Casilla, Argentina : COMIBAM Internacional, 1997

 

 

 

 

 

[ii]Deiros, Pablo Alberto: Diccionario Hispano-Americano De La Misión. Casilla, Argentina : COMIBAM Internacional, 1997

[iii]Cevallos, Juan Carlos: Comentario Biblico Mundo Hispano Tomo 19 : Romanos. El Paso, Texas : Editorial Mundo Hispano, 2006, S. 201

[iv]Jamieson, Roberto ; Fausset, A. R. ; Brown, David: Comentario Exegético Y Explicativo De La Biblia - Tomo 2: El Nuevo Testamento. El Paso, TX : Casa Bautista de Publicaciones, 2002, S. 341

[v]Porter, Rafael: Estudios Bı́blicos ELA: Viviendo Por La Fe (Romanos Parte II). Puebla, Pue., México : Ediciones Las Américas, A. C., 1988, S. 11

[vi]Porter, Rafael: Estudios Bı́blicos ELA: Viviendo Por La Fe (Romanos Parte II). Puebla, Pue., México : Ediciones Las Américas, A. C., 1988, S. 11

[vii]Jamieson, Roberto ; Fausset, A. R. ; Brown, David: Comentario Exegético Y Explicativo De La Biblia - Tomo 2: El Nuevo Testamento. El Paso, TX : Casa Bautista de Publicaciones, 2002, S. 341

lat. latín.

[viii]Deiros, Pablo Alberto: Diccionario Hispano-Americano De La Misión. Casilla, Argentina : COMIBAM Internacional, 1997

[ix]Jamieson, Roberto ; Fausset, A. R. ; Brown, David: Comentario Exegético Y Explicativo De La Biblia - Tomo 2: El Nuevo Testamento. El Paso, TX : Casa Bautista de Publicaciones, 2002, S. 341

[x]Porter, Rafael: Estudios Bı́blicos ELA: Viviendo Por La Fe (Romanos Parte II). Puebla, Pue., México : Ediciones Las Américas, A. C., 1988, S. 10

[xi]Jamieson, Roberto ; Fausset, A. R. ; Brown, David: Comentario Exegético Y Explicativo De La Biblia - Tomo 2: El Nuevo Testamento. El Paso, TX : Casa Bautista de Publicaciones, 2002, S. 341

[xii]Porter, Rafael: Estudios Bı́blicos ELA: Viviendo Por La Fe (Romanos Parte II). Puebla, Pue., México : Ediciones Las Américas, A. C., 1988, S. 10

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →