Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Fiesta Solemne De Los Tabernaculos

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 92 views
Notes & Transcripts

(DE LA COSECHA) Levíticos 23: 33-43; Exodo 23:16*

Siempre se recuerdan los años de la infancia y la adolescencia en la vida. Algunos de nosotros no nos dimos cuenta que la arquitectura ya hacía castillos y mansiones en la ciudad para vivienda de los acaudalados. Vivimos una vida muy primitiva y deplorable en la niñez, pero siempre contentos, porque esa es la vida de la ignorancia y el conformismo.

Atrás de la casa de adoración de los católicos romanos teníamos nuestras chozas, bohíos, cabañas, jacales o ranchos mal alineados donde un círculo familiar residía. Todos los residentes de aquella ranchería de paja tenían un perentezco familiar y gozabamos de una tranquilidad sin igual. Nunca imaginé que los hebreos en Egipto y en el desierto hubieran vivido una vida parecida a la nuestra bajo detestable tiranía y en pobrezas horripilantes. Tabernáculo se define como algo ligeramente construido como una enramada, una champa, algo provisional.

Espero que en el desarrollo de este sermón puedan ver en la fiesta de los tabernáculos, que primeramente es una fiesta de recordación, fiesta de unidad, fiesta de júbilo, fiesta de cosechas, de descanso, de gloria y de restauración.

"Partieron los hijos de Israel de Ramesés a Sucot" como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños (Éxodo 12:37). Sucot se traduce: garita o cabaña. Hasta en ésta época todavía se distingue en la zona de Tanis la construcción de cabañas como viviendas. En aquella época ése sitio estaba poblado de esclavos israelitas construyendo Pitón y Ramesés e indudablemente los subyugados vivían en aquellas frágiles viviendas de zacate o de palma y carrizo (Éxodo 1:11).

     a) Estaban despidiendose de Sucot. Dejaban las cadenas y pronto abrazarían la libertad. La libertad sagrada a la cual tiene derecho todo residente del mundo.
     b) La experiencia haciendo viviendas provisionales la emplearían en el desierto al cual se acercaban minuto a minuto en la huida.
     c) Recordarían la opresión de los comisarios egipcios, el trato con dureza y las amarguras que les hicieron pasar. Pero viendo Sucot, no olvidarían que la vida de cabañas era una vida pasajera, mientras van a la ciudad eterna de Dios, la Nueva Jerusalén.
     d) ¿Cómo imaginan a 600.000 mil hombres a pie diciendo adiós a sus tabernáculos, a sus cabañas o garitas donde moraban? Irían las multitudes por tres días al desierto a ofrecer sacrificio a Jehová. Tres días de viaje eran necesarios para cruzar las aguas del Mar Rojo y verse en libertad definitiva. Tres días fue necesario que Jesús pasara bajo el sepulcro y el aguijón de la muerte para librarnos de la condenación eterna (Éxodo 5:3; Lucas 24:46). Es lo que puedo decir de Sucot, una ciudad que ahora se llama Tanis y pueblo para recordar la esclavitud.
 

LA FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS ES UNA FIESTA DE UNIDAD.

Caminaban día y noche, pero hacían sus paradas para reabastecerse y tomar fuerza. Pasan a Mara y en Mara se amargan la vida y comienza la murmuración. Un árbol tirado al río o al lago endulza las aguas, y el pueblo se sacia con el líquido indispensable para la vida, y comienza a actuar el árbol de la vida, el árbol de la dulzura (Números 33:8, Exodo 15:25). Hacen su arribo en Elim.
     a) En Elim los hombres buscan horcones, los adolescentes buscan vigas, las mujeres traen ramas de toda clase de árbol encontrado para construir sus habitaciones pasajeras. Hacen sus chocitas, sus cabañitas, sus ranchitos o sus enramadas para vivir una vida en común.
     b) Todo indica que la vida va de paso. Que la vida lleva otras metas y que son: las mansiones celestiales, el monte de Sion, la ciudad del Dios vivo y Jerusalén la celestial.
     c) Nehemías 8:14 - 17 dice: "Y hallaron escrito en en la ley que Jehová había mandado por mano de Moisés, que habitasen los hijos de Israel en tabernáculos en la fiesta solemne del mes séptimo;(el mes séptimo es el mes hebreo de Tishri que corresponde a la mitad de septiembre y a la mitad de octubre) y que hiciesen saber, y pasasen pregón por todas sus ciudades y por Jerusalén, diciendo: Salid al monte, y traed ramas de olivo, de olivo silvestre, de arrayán, de palmeras y de todo árbol frondoso, para hacer tabernáculos, como está escrito. Salió, pues, el pueblo, y trajeron ramas e hicieron tabernáculos, enramadas, cabañas o casas de ramas, cada uno sobre su terrado, en sus patios, en los patios de la casa de Dios, en la plaza de la puerta de las aguas, y en la plaza de la casa de Efraín. Y toda la congregación que volvió de la cautividad hizo tabernáculos, y en tabernáculos habitó; porque desde los días de Josué hijo de Nun hasta aquel día, no habían hecho así los hijos de Israel. Y hubo alegría muy grande. Esto en la fiesta de los tabernáculos, y no se piense que tabernáculo es un palacio de mármol, una mansión o un castillo de piedra. Tabernáculo fue una vivienda provisional como de carrizos y hojas.
     d) No había distinción entre ricos y pobres, todos hacían tabernáculos y celebraban. No había distinción entre intelectuales y analfabetas o entre el sacerdocio o el pueblo. Todos se unieron para hacer la fiesta. La Fiesta de las cosechas o fiesta de los tabernáculos donde todos eran tratados de la misma manera en casitas hechas de ramas. Esto hace pensar en que somos pasajeros. "Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos (2 Corintios 5:1).
     e) De la unidad. Ustedes se han dado cuenta, cómo las Sagradas Escrituras nos exhortan a la unidad. Por aquí citamos Juan 17, la oración ferviente de nuestro Señor . Por allá citamos 1 Corintios 1:13 haciendo la pregunta: ¿Acaso está dividido Cristo? Por otro lado citamos Efesios capítulo 4 donde dice: "solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz". Celebremos nosotros la fiesta de los tabernáculos en una paz que contagie al mundo entero, pero comencemos hoy la celebración.
 

LA FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS FUE UNA FIESTA DE GOZO.

Levíticos 23:40 resa: "Y tomaréis el prime día ramas con fruto de árbol hermoso, ramas de palmeras, ramas de árbol frondoso, y sauces de los arroyos, y os regocijaréis delante de Jehová vuestro Dios por siete días". A éste pasaje añadimos Deuteronomios 16:13-15 donde dice: "Y te alegrarás en tus fiestas solemnes, y estarás verdaderamente alegre en la fiesta solemne de los tabernáculos.
     a) Se trae a la mente ramas con naranjas, ramas con granadas, racimos de cocoteros y dátiles, ramas con rosas y flores, y hasta ramas de los sauces del arroyo eran traídas para embellecer la fiesta de las cosechas, y regocijados pasaban los ocho días de la celebración.
     b) Ya pasó el mes de Nisán, parte de marzo y abril, mes de la primavera, el mes de la cebada, el mes de la pascua. Ya pasó el mes de Siván, inicio de verano, el mes del corte de los trigales, el mes del Pentecostés, mayo y junio. Ahora es fiesta de las cosechas. Fiesta de uvas, de naranjas, de aceitunas. Es el mes de Tishri, parte de septiembre y parte de octubre cuando el pueblo santo se volcaba para celebrar con júbilo la fiesta de los tabernáculos.
     c) ¿Qué podríamos hacer todos para que aquellas fiestas de regocijo contagiaran a todos y cada uno de nosotros? Todos deberíamos comprendernos que somos humanos y fallamos más de una vez. Todos deberíamos enterrar profundamente el pasado y perdonarnos unos a otros para celebrar la fiesta con regocijo. Si hemos llegado a esta santa convocación hoy, no nos provoquemos unos a otros para contristar nuestro temperamento.
 

FIESTA DE RECOGER LOS FRUTOS

Éxodo 23:16. "… y la fiesta de la cosecha a la salida del año, cuando hayas recogido los frutos de tus labores del campo". Quien bajo la lluvia trabaja, espera su reconmpensa. Plantó sus cítricos con la esperanza de obtener naranjas y limones. Plantó sus manzanas porque espera cosechar manzanas. Plantó sus viñedos con la esperanza de obtener buenas uvas. La Escritura misma da realce al obrero: "El obrero es digno de su salario" (1 Timoteo 5:18). El sol, la lluvia y la tierra producen en abundancia los frutos del labrador de la tierra. En los campos espirituales por el trabajo de Moisés se vio el establecimiento del pueblo de Israel en las tierras ajenas de Canaán. Por el trabajo de Jesucristo millares y millares creyeron en él y siguen creyendo, y un día va a recoger mucho fruto y entonce será día de regocijo, alegría muy grande fiesta de los tabernáculos (Nehemías 8:17). Ustedes obreros, segadores de la tierra ¿Cuántos frutos van a recoger de sus labores? V.
 

ÉXODO 23:39. FIESTA DE REPOSO.

"Pero a los quince días del mes séptimo, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días; el primer día será de reposo, y el octavo será también día de reposo". Al parecer, la distracción es parte de una vida sana. La noche la hizo Dios para que el hombre la duerma, pero las fiestas fueron puestas para que el hombre se distraiga. "Haréis fiesta a Jehová por siete días", y esto hasta que hayáis recogido el fruto de la tierra. ¿Quién no quiere un reposo después de trabajar tanto bajo el candente sol de seis a seis? Históricamente aquí surge el primer día de la fiesta como surge en otros pasajes de la ley, como: "día de reposo" prediciendo al primer día de la semana como día de descanso. Y para coronar la profecía dice: "el octavo será también día de reposo" y al parecer Jesús cumple esta profecía cuando Juan dice que les apareció y les dijo: "Paz a vosotros". Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros (Juan 20:19-26). De manera que el primer día de la fiesta de los tabernáculos y el octavo fueron constituidos días de reposo. Días de parar de trabajar.
De penas y pecados, de sufrir tantos vejámenes y de dar tanto desprecio, de que a uno lo humillen y de humillar. Jesús es nuestro descanso si humildemente ponemos esas cosas en los lomos de Cristo, entonces él es nuestro reposo.
 

LA FIESTA DE LOS TABERNACULOS ES UNA FIESTA DE GLORIA.

2 Crónicas 5:3. "Y se congregaron con el rey todos los varones de Israel, para la fiesta solemne del mes séptimo". Después de reunirse, nada menos que con el rey Salomón en la fiesta de los tabernáculos, y después de cantar grandes melodías a Dios, se les puso un alto a los cantores, "porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios" (2 Cránicas 5:14).
Eso es lo que en este momento estamos haciendo, estamos reunidos, no con Salomón, sino con el Rey, Jesús de Nazaret y la gloria de Jehová esperamos que se sienta en la atmósfera. Si la gloria de Jehová no ha movido sus corazones, entonces ¿qué cosa puede sacudir sus almas? La gloria de Dios ha llegado a ustedes con el nombre de Jesús para redimirles de la maldad, para quitarles todos sus pecados y salvar sus almas.
 

FIESTA DE LOS TABERNACULOS ES FIESTA DE RESTAURACIÓN.

Esdras 3:4, 10. "Celebraron así mismo la fiesta solemne de los tabernáculos". "Y cuando los albañiles del templo de Jehová echaron los cimientos, pusieron a los sacerdotes vestidos de sus ropas y con trompetas, y a los levitas hijos de Asaf con címbalos, para que alabasen a Jehová". En aquel tiempo restaruraban el templo, hoy también, Jesús ha llegado para restaruar el templo de Dios, el templo del Espíritu Santo y dar esperanza al tabernáculo humano que es muy ligero. Restauración es redención. La gloria de Jehová ha llegado a ésta casa de adoración para restaurar a hijos que se habían perdido en las sombras tenebrosas del pecado, pero el infractor o pecador tiene que ceder su alma al Creador. El hombre arrepentido, por órden de Jesucristo debe cruzar el Mar Rojo o debe pasar el Río Jordán al ser bautizado para vida eterna en la patria prometida.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →