Drop files to upload.
Faithlife Corporation

El desierto: un lugar donde ejercer misericordia

Notes & Transcripts

Introducción

Hemos visto en estas últimas semanas las causas por las que la generación que salió de Egipto no pudo atravesar el desierto. Pero en el libro de números, no tenemos sólo ejemplos negativos, y en este caso vamos a ver una actitud que a menudo olvidamos cuando estamos en el desierto, pero de la cual Mosiés no se olvidó: la misericordia.

El momento oportuno para la misericordia

En los desiertos solemos mirar nuestras necesidades

En los momentos que atravesamos desiertos solemos mirar hacia nuestras necesidades. Si alguna vez tuvimos un espíritu de cooperación, en el desierto lo que reina es la ley del más fuerte. Yo tengo mis necesidades y me importan poco las demás.

Pero es momento de ejercitar la misericordia con los demás.

Sin embargo el desierto es el mejor momento donde podemos ejercer misericordia. Cuando en momentos dificiles nos damos a los demás es cuando se puede ver que nuestra misericordia es auténtica.

El ejemplo de Jesús

"»Pero ahora vuelvo a ti, y hablo esto en el mundo para que tengan mi gozo completo en sí mismos. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los odió porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal." (Juan 17.13-15, RVR95BTO)

"Pero Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: —Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos, porque vendrán días en que dirán: “Bienaventuradas las estériles y los vientres que no concibieron y los pechos que no criaron”. Entonces comenzarán a decir a los montes: “Caed sobre nosotros”, y a los collados: “Cubridnos”, porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará?" (Lucas 23.28-31, RVR95BTO)

"Jesús decía: —Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen." (Lucas 23.34a, RVR95BTO)

Aprender a Pensar de los demás.

Por los intereses de Dios y su reino.

No estamos diciendo que tenemos que tener misericordia de Dios. En ningún momento podríamos pensar eso. Pero el aprender a pensar en los intereses de Dios nos ayudará a pensar en los intereses de los demás y no sólo en los nuestros.

Por los intereses de nuestros prójimos.

¿Cuando estoy pasando por desiertos me acuerdo de las necesidades de los demás? debemos aprender a pensar en las necesidades de los otros independientemente de nuestra situación. Nuestra misericordia dependerá de nuestro compromiso y no de nuestra situación.

Si nosotros somos misericordiosos alcanzaremos misericordia.

"Bienaventurados los misericordiosos, porque alcanzarán misericordia." (Mateo 5.7, RVR95BTO)

Si nosotros no ejercemos misericordia, no podemos esperar que tengan misericordia de nosotros. Quizás no obtengamos misericordia de las mismas personas de quien nosotros tuvimos misericordia antes, pero tenemos la promesa de que la recibiremos si la damos. Y por encima de todo tendremos la misericordia de Dios.

Conclusión

¿Estamos pasando por desiertos? Pensemos en los demás, tengamos misericordia de ellos e intercedamos por ellos. En vez de rogar a Dios por nuestras necesidades, intercedamos por nuestros hermanos y nuestros prójimos.

Seamos misericordiosos como Dios es misericordioso.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →