Siendo diferentes A los Demas

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes & Transcripts

 

Josué y caleb estaban dispuestos a hacer lo que no era popular y llamaban al pueblo a una fe positiva, negándose a adoptar una actitud negativa.

 

              EL CARATER DE UNO QUE QUIERE CONQUISTAR

Vivimos en un mundo donde todo lo queremos obtener fácil y rápidamente, pero para poder conquistar lo que te propones te llevara a hacer cosas mas allá de lo normal.

 

Resistir la opinión popular son rasgos de liderazgo

La incredulidad  jamás vera otra cosa más que dificultades.

La incredulidad ve gigantes enormes y ciudades amuralladas hasta el cielo antes de ver la presencia y el poder de Dios.

 

   Para poder conquistar lo que queremos hay que saber primero que tan dispuestos estamos para poder conquistarlo.

 

Tenemos que aprender a aferrarnos a las promesas que Dios nos a dado aun cuando las cosas  parecen no ser como nosotros queremos.

 

El pueblo de Israel tenía una promesa de parte de Dios como muchos de nosotros pero muchas veces nos aferramos a lo que nosotros creemos que se debe de hacer en vez de seguir la guianza del señor.

 

El Señor les había prometido una tierra que fluía leche y miel y en vez  de creer lo que se les había ofrecido mandaron espías para saber si era cierto.    

    Mandaron a espiar una tierra que Dios ya había espiado por ellos.

Subieron 12 espías pero 10  bajaron con un reporte positivo y la orden fue que se esforzaran para traer un buen reporte.

 

Mando 12 príncipes de Israel no eran cualquier cosa

Números 13:1Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 2Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos.



17Los envió, pues, Moisés a reconocer la tierra de Canaán, diciéndoles: Subid de aquí al Neguev, y subid al monte, 18y observad la tierra cómo es, y el pueblo que la habita, si es fuerte o débil, si poco o numeroso; 19cómo es la tierra habitada, si es buena o mala; y cómo son las ciudades habitadas, si son campamentos o plazas fortificadas; 20y cómo es el terreno, si es fértil o estéril, si en él hay árboles o no; y esforzaos, y tomad del fruto del país. Y era el tiempo de las primeras uvas.

 

25Y volvieron de reconocer la tierra al fin de cuarenta días. 26Y anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron el fruto de la tierra. 27Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. 28Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. 29Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.

30Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. 31Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. 32Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. 33También vimos allí gigantes,a hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos

 

14:1Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. 2Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! 3¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto?4Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto. 5Entonces Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros delante de toda la multitud de la congregación de los hijos de Israel. 6Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, 7y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. 8Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. 9Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová,a ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. 10Entonces toda la multitud habló de apedrearlos.

 



 


----

 

 

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →