Los Pecados De Mi Pueblo

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 8 views
Notes & Transcripts

LOS PECADOS DE MI PUEBLO

 

El profeta Jeremías escribió por inspiración divina, a la casa de Jacob  y todas las familias de la casa  de Israel diciendo:

“Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.”[1]

 

Según el profeta dos males hizo el pueblo:

#1 – “Me dejaron a mi fuente de agua viva”

#2-  “Cavaron para sí cisternas rotas que no retienen agua”

El agua en las Sagradas Escrituras, significa dicha y seguridad (Ez 47:1) El israelita se dirige a Dios como la fuente de agua viva (Jer 17:13), en cuya cercanía el piadoso puede vivir  (Sal 1:3; Jn 4:10,13; Jn 7:37) Por su parte las cisternas, son estanques artificiales cavados en tierra o en piedra para recoger y almacenar agua de lluvia o de un manantial (Pro 5:15; Jer 2:13) ¿En qué consisten los pecados de mi pueblo? En dejar la fuente originaria de vida que es el Señor, para  hacer mi propia cisterna o dependencia de algo sin la ayuda de Dios. A esto último se le puede denominar la religión del ego. ¿En qué consiste esto?  En dejar la fuente primaria de la existencia por una falsa fuente de auto sustentación.

Las consecuencias de tales acciones son graves y tiene repercusiones hasta la eternidad. Cuando el hombre se convierte en un ser in albis, su comportamiento es incoherente e incongruente, lo cual acarrea castigo (Jer 2:19). El profeta Jeremías, vio estos males reflejados en el liderazgo y el pueblo de su época (Jer 2:8-11). Dejar a Jehová implica lo siguiente:

·         Ser de dura cerviz (Ex 32:9)

·         Andar en la vanidad de la mente (Ef 4:17)

·         Incumplir los mandamientos de Dios (Dt 28)

·         Resistir la palabra de Dios (Hch 6:10)

·         Llamar a lo bueno malo y a lo malo bueno (Is 5:20)

·         No aceptar la disciplina del Señor (He 12: 5-11)

·         Honrar a los impíos (Ez 3:16-18)

·         Amar mas la gloria de los hombres que la gloria de Dios (Jn 12: 42,43)

·         Claudicar en dos pensamientos (1 R 18:21)

·         Dejar la senda antigua (Jer 6:16).

Hoy al igual que en los tiempos de Jeremías, el Señor sigue diciendo: “ME DEJARON A MI”.

¿Cómo se determina esto?

Por una enfermedad llamada filoprimatosis  ¿Qué significa este término? Viene de dos palabras griegas: filo que significa amigo o aficionado; nosis un sufijo que significa enfermedad, mas la palabra primacía. Por lo tanto, la filoprimatosis es la anormalidad de querer siempre ocupar el primer puesto, esto en términos más actuales se denomina despotismo. ¿En quienes se manifiesta esta enfermedad? En aquellos que no siendo llamados, apartados (a través de ser ungidos por una autoridad legítimamente constituida  por el Señor Ef 4:11) y confirmados por una congregación, se atribuyen responsabilidades que no les corresponde, a esto se le denomina usurpación de la autoridad legítimamente constituida por Dios (Oseas 8:4).

Uno de cientos de casos en la Escritura (de querer ser el primero e imponerse por encima de los demás) lo hallamos en la tercera epístola del apóstol Juan, en los versos 9-10 donde se nos describe a un hombre llamado Diotrefes, a él le gustaba y hacia lo siguiente:

 

·         Le encantaba tener el primer lugar en la congregación

·         Parloteaba con palabras malignas

·         Rechazaba la autoridad e investidura de Juan el apóstol

·         No recibía a los hermanos

·         Prohibía que los hermanos visitaran otras congregaciones

·         Expulsaba de la iglesia quien osara retar su supuesta autoridad

 

Estas actitudes hostiles y despotas son síntomas de esta terrible enfermedad por el control del mando. Otro aspecto de este síndrome es la filoneicosis, cuyo vocablo griego tiene su raíz en 1 Co 11:16, donde es traducido como “amigo del debate”, lo cual se manifiesta en:

·         Un individuo que siempre quiere discutir

·         Una persona que no deja pasar nada sin ponerlo en tela de juicio

·         Crea cuestiones donde no existen

·         Inconscientemente quiere comprobar su importancia y valor como persona

El  otro aspecto por el cual el Señor dice: “ME DEJARON A MI”, lo encontramos en Apocalipsis 2:20-24 que dice de la siguiente manera:

20Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel,f que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. 21Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. 22He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. 23Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón;g y os daré a cada uno según vuestras obras.h 24Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga;” [2]

 

Para una mejor comprensión de los textos en cuestión, voy a citar el Comentario al Nuevo Testamento, del libro de Apocalipsis por Kistemaker:

20. «Sin embargo, tengo esto contra ti, que toleras a esa mujer Jezabel, la que se llama a sí misma profetisa, y enseña y engaña a mis siervos para que cometan fornicación y para que coman alimentos ofrecidos a un ídolo».

El paso de la alabanza al reproche es repentino y brusco. Aunque los creyentes habían hecho un esfuerzo considerable en ayudar a personas materialmente necesitadas y en confiar en Dios espiritualmente, habían tolerado una influencia perniciosa en la iglesia. La influencia se difundía como cáncer de modo que, con el tiempo, correría un riesgo grave la salud espiritual de la congregación. La iglesia en Éfeso odiaba las obras de los nicolaítas (2:6); la iglesia en Pérgamo permitía que los nicolaítas vivieran entre ellos (2:15); la iglesia en Tiatira toleraba enseñanza engañosa dentro de la congregación.

El nombre de Jezabel se refiere a la esposa del rey Acab, quien se había casado con una princesa de Sidón. Jezabel instó a Acab a que adorara el dios pagano Baal y a la diosa Aserá y a que construyera un templo y una imagen sagrada (1 R. 16:31–33; 21:25; ver también 2 R. 9:30–37). A la mujer en Tiatira se le da el nombre de la esposa del rey Acab quien se llamaba a sí misma profetisa.59 El Nuevo Testamento revela que había mujeres que profetizaban (Lc. 2:36; Hch. 21:9; 1 Co. 11:5). Esta mujer ocupaba un puesto importante en la iglesia porque era maestra, pero su instrucción era engañosa. Persuadió a la iglesia para que entrara en relaciones sexuales ilícitas en los templos paganos y para que comiera en ellos el alimento que había sido sacrificado a ídolos. No sorprende que a esta mujer se le dé el nombre de Jezabel, porque su homónima en el Antiguo Testamento persuadió a Israel para que rindiera culto a Baal, el dios de la fertilidad, y a Aserá, la diosa de la fertilidad.60 Bajo el pretexto de la religión, las personas cayeron en el pecado de inmoralidad sexual, con todas sus consecuencias nefastas, y en el pecado de apostasía al comer alimentos en templos paganos. Nótese que el orden de cometer fornicación y comer alimentos ofrecidos a ídolos es el inverso de la secuencia en la carta a Pérgamo (2:14).

No podemos identificar a esta Jezabel en Tiatira. Difícilmente hubiera podido ser Lidia, la vendedora de púrpura, una de las primeras conversas a la fe cristiana en Filipos. Lidia se hizo cristiana en el 50 y Jezabel enseñó en Tiatira a mediados de los noventas. Identificar a las dos mujeres es simple especulación, porque el Nuevo Testamento y otros escritos no ofrecen información. Sin duda que Lidia, antes de su conversión, fue miembro de un gremio y tuvo que resolver el problema de escoger entre Cristo y el gremio. La mujer llamada Jezabel quizá tenía intereses comerciales en Tiatira.61

La intención de los seguidores de Balaam (v. 14), de los nicolaítas (vv. 6, 15) y de Jezabel es la misma: engañar al pueblo de Dios convenciéndolo de que adopte un estilo de vida que le permitiría ser aceptado en el mundo y seguir siendo miembros de la iglesia. Al aceptar el estilo de vida que exigían los gremios, los miembros de la iglesia ya no tenían que temer ser marginados. Pero el Señor dice: «Nadie puede servir a dos señores» (Mt. 6:24; Lc. 16:13). A lo que Santiago agrega: «Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios» (Stg. 4:4).

21. «Y le di tiempo para arrepentirse, pero no quiere arrepentirse de su fornicación».

Los verbos en este versículo (di y no quiere) y en el anterior (enseña y engaña) sugieren que había transcurrido algún tiempo desde que Jezabel entró a formar parte de la iglesia. En otras palabras, siervos fieles del Señor la habían advertido. Juan quizá fue uno de los pastores que la habían aconsejado. Sabía que el Señor no es tardo en cuanto a su promesa sino que se muestra paciente (2 P. 3:9) y siempre le da al pecador advertencias oportunas y ocasión para arrepentirse. Nadie puede decir que Dios actúa en forma precipitada. Las Escrituras enseñan una y otra vez que Dios es Dios de misericordia que no quiere la muerte de nadie. Quiere que las personas se arrepientan y vivan (véase Ez. 18:30–32). Pero cuando los pecadores rechazan sus ruegos y advertencias, escogen la muerte. La mujer llamada Jezabel fue una de ellos.

22. «Mira, la voy a postrar en una cama [de sufrimiento] y [voy a poner] a quienes cometen adulterio con ella en gran tribulación, a no ser que se arrepientan de sus acciones. 23 Y mataré a sus hijos con enfermedades. Y todas las iglesias sabrán que soy aquel que escudriña las mentes y corazones, y le daré a cada uno de vosotros según vuestras obras».

El texto griego está en forma abreviada y necesita algunas palabras adicionales que se incluyen entre corchetes para que la traducción resulte fluida. Detrás de esta forma podemos detectar paralelismos hebreos, que en su estructura simple deben leerse como cláusulas breves que se repiten y refuerzan unas a otras.

-     Mira, la voy a postrar en una cama [de sufrimiento],

-     [pongo] a los adúlteros en gran tribulación, a no ser que se arrepientan de sus acciones.

-     [Si no] mataré a sus hijos con enfermedades.

Vemos el paralelismo de la mujer que seduce y los que son seducidos por ella, la cama en la que sufre y la gran tribulación que sufren sus seguidores.62 La cama en la que piensa Jesús no es una litera junto a una mesa para comer como era costumbre en las casas orientales de la época. Ni tampoco es una cama para descansar de las labores diarias. Por implicación, es una cama para pacientes enfermos como consecuencia de un estilo licencioso de vida. La mujer Jezabel estaba cosechando lo que había sembrado: estaba postrada en una cama de sufrimiento que condujo a su eventual muerte (comparar con 1 Co. 11:29–30).63 No se le dio otra oportunidad para que se arrepintiera porque se negó a escuchar. Sin embargo, a sus seguidores, que habían cometido adulterio y practicado la idolatría, sí se les dio tiempo para arrepentirse de sus caminos equivocados. Por ser el agente que los sedujo, a la mujer se le echa la culpa principal, en tanto que a sus seguidores se les da tiempo para arrepentirse. Si escuchan a Jesús, retirará su amenaza. Pero si no toman en cuenta su advertencia, los castigará con enfermedad y morirán. El paralelismo en este pasaje sugiere que interpretemos el término hijos no en forma literal sino figurada, porque los hijos son los seguidores de la mujer. He traducido las palabras griegas que literalmente dicen «matar con muerte» como «matar con enfermedad» para indicar la causa de la muerte (comparar con Ez. 33:27, «morirán de peste»).64

Todas las iglesias (las siete y la iglesia universal) oirán hablar de la gran desolación que aflige a estos pecadores. Saben que Jesús es quien escudriña los corazones y las mentes de todos, porque nada en el ser humano queda oculto a sus ojos. El texto griego dice literalmente, «escudriña riñones y corazones», que es una expresión hebrea que se encuentra en numerosos pasajes (p.ej., Sal. 7:9; Jer. 11:20; 17:10). El riñón y el corazón empleados en forma sinónima se referían al ser más íntimo de una persona que oculta la moral, sentimientos y pensamientos de la misma. La expresión castellana, sin embargo, es «mente y corazón».

Jesús reparte tanto castigos como recompensas (20:12; 22:12; véase 2 Co. 5:10). Aquí el juicio sobre Jezabel y sus seguidores es rápido, porque el castigo es acorde con pecados de fornicación, adulterio e idolatría. Como todas las iglesias saben del juicio y de su ejecución, se puede sacar la conclusión de que este texto no se refiere primordialmente al juicio final.65

24. «Y estoy hablando a todos los que estáis en Tiatira, a los muchos que no siguen esta enseñanza y que no han conocido las así llamadas profundidades de Satanás. No pongo ninguna otra carga sobre vosotros. 25. En todo caso, lo que tenéis, conservadlo hasta que yo venga».

Los seguidores fieles de Cristo ahora oyen que Jesús se dirige a ellos. Con perseverancia repudiaron las enseñanzas y estilo de vida de la profetisa Jezabel y siguieron las enseñanzas de la Escritura. Las instrucciones y práctica de esa mujer diferían poco de lo que enseñaban y hacían los nicolaítas en las iglesias en Éfeso y Pérgamo (vv. 6, 15), de modo que se le puede aplicar este nombre a sus seguidores.

¿Qué significa la frase «las así llamadas profundidades [o, las cosas profundas] de Satanás»? ¿De quién es esta fraseología? Algunos sugieren que el escritor acusa con sarcasmo a los miembros desviados de la iglesia de haber caído en la trampa de conocer y practicar las cosas profundas de Satanás.66 Otros opinan que son las palabras engañosas que pronunciaba Jezabel y que sus adherentes repetían diciendo al resto de la congregación, «deben conocer las profundidades de Satanás». El mundo pagano en esa época adoraba a una serpiente como símbolo de Satanás; también los gnósticos decían que conocían las cosas profundas y que eran los iniciados. Esto es lo opuesto a la enseñanza de Pablo de que el Espíritu examina las profundidades de Dios (1 Co. 2:10). Sabiendo esto, los cristianos fieles en Tiatira difícilmente se dejarían seducir ante la descarada invitación de conocer las profundidades de Satanás. Sigue siendo difícil determinar el origen de estas palabras.67

Jesús dice, «no pongo ninguna otra carga sobre vosotros». El decreto apostólico que había formulado el concilio de Jerusalén estipulaba que los cristianos gentiles deberían «abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de carne de animales estrangulados y de la inmoralidad sexual» (Hch. 15:29). De estas cuatro estipulaciones, se les pidió a los cristianos en Tiatira que observaran dos: abstenerse de alimentos sacrificados a ídolos y de inmoralidad sexual.

La frase arriba mencionada, sin embargo, ocupa un lugar más o menos independiente. Algunos traductores la han puesto en paréntesis, pero entonces la primera palabra en la frase siguiente debe eliminarse y esto no debería hacerse. Beckwith ofrece una buena traducción de esto y de la frase siguiente: «No pongo sobre vosotros ninguna otra admonición onerosa que no sea ésta: conservad lo que tenéis».68 ¿Y qué tienen? La totalidad de la fe cristiana depositada en las santas Escrituras, de las formaba parte el decreto apostólico. Con la inclusión del Apocalipsis, estas personas recibieron el canon completo del Antiguo y Nuevo Testamentos. Eran receptores del texto completo de la revelación escrita de Dios (comparar con Ro. 3:2). La promesa «hasta que yo venga» apunta a la segunda venida de Cristo.

[3]

 

Solo como un comentario personal a lo ya expuesto, en Apocalipsis 2:20, encontramos un verbo “toleras” el cual está en tiempo presente, en voz activa (indicando esto que el sujeto está ejecutando la acción verbal ) y modo indicativo, dando a entender que lo que esta describiendo Juan el apóstol es real. Toleras denota lo siguiente:

·         Dejar

·         Permitir

·         Consentir

·         Dejar en el sentido de abandonar

·         Soportar

·         Dejar tranquilo

El Señor Jesucristo está hablando en primera persona y le está diciendo al ángel de la iglesia de Tiatira, que está dejando tranquila y con consentimiento de causa, que Jezabel hiciera lo siguiente:

·         Enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar

·         Enseñe y seduzca a mis siervos a comer cosas sacrificada a los ídolos

¿Fornicación, seducción, hechicería consentida por un pastor? ¿Idolatría en las iglesias?

¿Cómo se explica este fenómeno? En 1 Samuel 15:23 encontramos la respuesta:

“Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.”[4]

Cuando rechazamos la admonición bíblica y hacemos nuestra propia interpretación del

 

libro Sagrado, para Dios es:

 

 

·         Pecado de adivinación = REBELION

 

·         Pecado de idolatría = OBSTINACION

 

Cuando la rebelión y la obstinación reinan, gobierna la adivinación y la idolatría.

 

En lo personal pienso que Jezabel es un síndrome de manipulación y control satánico

 

que viene como consecuencia de dejar la fuente de agua de vida que emana del Trono

 

de la Gracia de Dios. Donde se instituye este síndrome no está Dios. El no mora en

 

tinieblas  y abomina todas estas prácticas (Lv 18).

 

En 1 Reyes 16:31, dice la Biblia, que el rey Acab le fue ligera cosa andar en los pecados

 

de  Jeroboam hijo de Nabat ¿Quién era Jeroboam? En 1 Reyes 12 se nos da una sinopsis

 

de este personaje:

 

·         Incito a la rebelión contra el rey Roboam (1 R 12:1-24)

 

·         Instituyo un culto idolátrico que usurpo el culto al verdadero Dios (1 R 12:25-30)

 

·         Hizo sacerdotes de entre el pueblo que no eran hijos de levi (1 R 12:31)

 

·         Instituyo fiestas que eran contrarias a Dios (1 R 12:32,33)

 

De este aprendió Acab  imitando sus andanzas. Sigue diciendo 1 Reyes 16:31 que él se caso con Jezabel ¿Quién era esta mujer?

 

·         Esposa del rey apostata 1 R 16:31

 

·         Destruía y perseguía a los profetas de Dios 1 R 18:4,13

 

·         Tenía un sequito de 450 profetas que servían a Baal 1 R 18:19

·         Se levantó contra el profeta Elías 1 R 19:2

·         Tenía influencia sobre el rey, los ancianos y los principales en la ciudad de Nabot. Se hacia lo que ella decía 1 R 21:7,8,11

·         Uso testigos falsos para complacer a su esposo 1 R 21:9,10

·         Asesino en nombre de su esposo 1 R 21:13

·         Tenía informantes 1 R 21:14

·         Le daba órdenes al rey 1 R 21:15

·         Redactaba cartas en nombre de su esposo y las sellaba ella misma 1 R 20:8

 

Jezabel es un tipo de las manifestaciones de las obras de la carne (Ga 5:19-21), como también un modelo de manipulación, rebelión y abuso de autoridad. ¿Cómo se manifiesta este tipo de conducta en la persona, la familia, la sociedad y la iglesia? A través de:

 

·         El síndrome de Jezabel estimula la apostasía  1 Jn 2:18,19

·         Se autodenomina profeta. Se rodea de falsos profetas ( 2 P 2:1-3) y eunucos (son personas que no producen, no crecen espiritualmente, no tienen discernimiento ni frutos).

·         Trae disfunción familiar

·         Seduce, trae fascinación, trae ceguera espiritual dentro de la iglesia.

·         Cuando alguien opera en el síndrome de Jezabel, establece autoridades para su conveniencia

·         Una de las manifestaciones típicas del síndrome de Jezabel es la manipulación

·         Trae duda y pone en tela de juicio la Palabra de Dios

·         Jezabel es más que una persona, es un sistema de culto, trae miedo, depresión, confusión y trata de matar a otros.

 

En síntesis, Jezabel tenía influencia y control sobre:

1-      El  rey Acab 1 R 20:7,15

2-      Sobre los ancianos y principales 1 R 20:11

3-      Sobre la ciudad 1 R 20:11

¿Quién confronto este poder infernal?

Elías 1 R 20:18-29

¿Quién ejecuto el juicio sobre Jezabel?

Jehu 2 R 9

 

Es tiempo de volver el rostro al Señor e invocar su perdón (Dn 9). Es tiempo de conversión, arrepentimiento, rasgar el corazón, convocar a las iglesias en ayuno y oración, es tiempo de restituir y hacer puentes (Jl 2). Es tiempo de creerle a Dios y reconciliarnos con su presencia. Es tiempo de olvidar el pasado y construir un mejor futuro. Si no atendemos el llamado del Señor a volvernos a El y dejar los malos caminos, El ejecutara su juicio y después será el lloro y crujir de dientes (Ro 13:11-14)

AMEN.

Maracaibo,07 de Septiembre de 2010

Servando Asuaje

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


----

[1] Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. Jr 2.12-13

f f 2.20: 1 R. 16.31; 2 R. 9.22, 30.

g g 2.23: Sal. 7.9; Jer. 17.10.

h h 2.23: Sal. 62.12.

[2] Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. Ap 2.20-25

59 Algunos comentaristas adoptan la lectura alternativa «tu esposa [o, la mujer] Jezabel». Véase p.ej., Henry Alford, James-Revelation, vol. 4, parte 2 de Alford’s Greek Testament (1875, reimpresión Grand Rapids: Guardian, 1976), p. 573.

60 Refiérase a Kurt Gerhard Jung, «Asherah», ISBE, 1:317–18; y «Baal», ISBE, 1:377–79.

61 Hemer, Letters to the Seven Churches, p. 121.

62 En Apocalipsis el escritor utiliza ochenta veces la palabra griega megas. Se traduce de varias maneras como «grande», «fuerte», «enorme» e «intenso». En este caso la palabra describe la intensidad del castigo que experimentarán estos adúlteros.

63 Son muchas las interpretaciones del griego klinē: cama, litera para comer, jergón, camilla, féretro (Bauer, p. 436).

64 Gerhard A. Krodel, Revelation, ACNT (Minneapolis, Augsburg, 1989), p. 126. Beale (Revelation, p. 264) llama la atención acerca del juicio de Dios en Ezequiel, donde la frase «y ellos [tú] sabrán que soy el Señor» (lxx) ocurre unas cincuenta veces.

65 Consúltese Charles, Revelation, 2:392–93 n. 7.

66 Compárese, entre otros, con John P. M. Sweet, Revelation, WPC (Philadelphia: Westminster, 1979), p. 95.

67 Leon Morris, Revelation, ed. rev., TNTC (Leicester: InterVarsity; Grand Rapids: Eerdmans, 1987), p. 72.

68 Beckwith, Apocalypse, p. 470.

[3]Kistemaker, Simon J.: Comentario Al Nuevo Testamento: Apocalipsis. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 2004, S. 158

[4] Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. 1 Sm 15.23

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →