Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Transformando Nuestra Vida

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 22 views
Notes & Transcripts

                   TRANSFORMANDO NUESTRA VIDA

                                                    C/Teruel,25 -18/11/2007

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”[1] (Romanos 12:2)

          El poner en práctica lo que Pablo nos exhorta en Romanos 12:2 es una maravillosa experiencia. La diferencia de la gente que ha transformado su vida se pone de manifiesto inmediatamente en los ojos de los que las conocen. Pero con tantas actitudes y prácticas erróneas que con los años han llegado a formar parte de nuestra vida, es difícil poner en práctica este consejo de Romanos 12:2 . Muchas veces lo intentamos, pero nos damos cuenta de que fallamos y fallamos y es que por mucho que queramos solos no podemos hacerlo.

           Es preciso que acudamos a la misericordia y a la ayuda de nuestro amado Padre Celestial para capacitarnos a hacer la necesaria transformación de nuestra vida. Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para hacer el gran cambio en nuestras vidas. Él mando a su Hijo unigénito para pagar el precio de nuestra redención; Él nos dio una revelación completa de su voluntad para que sepamos lo que necesitamos y  conozcamos lo que Dios ha hecho  para  llegar hasta donde nosotros no podemos llegar. A los que obedecen el evangelio de amor y entran en unión espiritual con el Salvador se les da “bendiciones espirituales”, como la oración y fuerzas espirituales suficientes para hacer la transformación de vida  de un pecador perdido a un santo triunfante.

            Dios ha diseñado que cada uno de nosotros por medio de nuestra fe y obediencia seamos capaces de aceptar el sacrificio de amor que Dios ha hecho a través de Cristo. Al permitir que Dios nos guíe a través de su palabra, podemos hacer los cambios necesarios en nuestras vidas para pasar de pecadores a santos. Por medio de nuestra unión con Cristo que se produce cuando por fe nos arrepentimos y nos bautizamos y por medio de la presencia del Espíritu Santo, que una vez  Hijos de Dios por el bautismo mora en nosotros, tenemos el poder suficiente para hacer el cambio.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas[2]” (2ª Cor.5:17).

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. .. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos[3]”(Galátas 5:16,24).

Romanos 12:2 contiene una doble amonestación; una es negativa y la otra positiva. Vamos a ver la primera parte, la negativa: “No os conforméis a este siglo”. La palabra conformarse se deriva de otra palabra que nos transmite la idea de acomodarse en el molde o en el patrón de otro: amoldarnos a una cosa, asimilarnos a algo ya existente. Esta palabra también aparece en 1ª de Pedro 1:14:” como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia”; [4] La frase “ No os conforméis a este siglo “ es una amonestación contundente para nosotros los cristianos para que no caigamos en la tentación de meternos en el molde del mundo, de no asimilarnos a lo que en él hay. Los que hemos aceptado a Jesús como nuestro Salvador debemos de reconocer que algunas de las normas, de los valores y de los estilos de vida del mundo son erróneos, y que son exactamente lo opuesto  a lo que Jesús nos enseño y nos demostró. Jesús dijo, “El que no es conmigo, contra mi es; y el que conmigo no recoge desparrama” (Mateo 12:30). Pablo tenía este mismo pensamiento en mente  cuando les dijo a los corintios “Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré,e     18     Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”.

            Para los cristianos que tratan de vivir conforme  Cristo les pide, es triste ver a otros cristianos y a gente no cristiana postrados y adorando a los ídolos de este mundo, tales como el materialismo, el hedonismo, el alcohol, la inmoralidad en sus diferentes manifestaciones deshonestos, mentirosos, prácticas sexuales fuera de los casos permitidos, formas de vida que hoy son bien vistas pero que la Palabra condena. Y lo mas triste de estoes que muchos de estos cristianos y no cristianos creen que porque el mundo lo ve bien  esta bien  y además en el caso de los cristianos  Cristo también lo ve bien. El mundo tiene cosas buenas, pero por desgracia el mundo no vive conforme a los principios cristianos y por tanto aquellos cristianos que se amolden al mundo en aquellas cosas que Cristo condena  se están enemistando contra Dios. “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” (Santiago 4:4).

            Pablo en Colosenses ·:5-10 nos pone en guardia frente al hecho de conformarnos al patrón del mundo, a sus reglas: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 9No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombreb con sus hechos, 10y revestido del nuevo,c el cual conforme a la imagen del que lo creód se va renovando hasta el conocimiento pleno[5] “

            La segunda parte del versículo 2 de Romanos 12:” es positiva y nos dice “sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento.”. La palabra transformarse  se deriva de una palabra Griega  que quiere decir “cambiarse en otra forma”. Todos sabemos lo que es la metamorfosis, pues esta misma palabra también se deriva de la misma palabra. Se usa en Mateo 17:2 con referencia a la transfiguración de Jesús: “y se transfiguró delante de ellos,a y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. 3” es decir cambio en algo distinto.

            Todos tenemos el recuerdo de cuando éramos niños y   tuvimos por primera vez un gusano de seda. Este llegado su momento hacia un capullo que tejía alrededor de él y después de un tiempo aparecía cambiado en una preciosa mariposa. Se había transformado por completo .Había un antes y un después en la vida de ese gusano, un antes de entrar en el capullo y un después de  salir de él.

            La misma metamorfosis, el mismo cambio se debe de producir en la vida de un cristiano, antes de Cristo y después de Cristo. Nuestro cambio de vida comienza cuando nos convertimos a Cristo. La conversión no es un simple decir creo, sino que ese creo lleva a una aceptación de la voluntad de Dios para nuestra vida y esa aceptación significa un vivir, un cambio de mente, de actitud y lo que es mas fundamental de lealtades, muestra lealtad cambia del mundo a Cristo y todo ello se traduce en un cambió de comportamiento que es sentido por nosotros mismos y visto por los que nos rodean. Pablo describe perfectamente en Romano “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.a5Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado... [6] No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; [7]“.

            El énfasis de Pablo en este pasaje se centra en “La nueva vida” que resulta de la unión con Cristo. La conversión es un giro hacia la dirección contraría por la que íbamos antes de conocer a Cristo. Es un cambio de dirección. Antes íbamos a ciegas y ahora un GPS nos indica el camino hacía nuestro destino. Antes dirigíamos nuestros pasos hacía el infierno, pero ahora gracias al haber oído y aceptado la Palabra de Dios, hemos cambiado de rumbo y vamos hacía el cielo. Hemos vuelto de “las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios” (Hechos 26:18). Pablo les dijo a los tesalonicenses  que se habían convertido de los ídolos a Dios, para que, para servir al Dios vivo y verdadero. Sí  hemos cambiado, por tanto debemos de dejar de servir a todos aquellos otros ídolos que no sea  el Dios verdadero.

            Ahora bien no penséis que el cambio, la transformación de vida es algo que se produce de la noche a la mañana. La transformación del gusano en mariposa no es inmediata, lleva un tiempo, necesario para cambiar ese cuerpo de gusano en esa graciosa mariposa. Que nadie espere transformación en su vida repentina y misteriosa. Que nadie piense que una vez que acepta a Cristo se produce un cambio total y absoluto en su vida en un instante.

             El cambio lleva un tiempo, pero en el momento que nos bautizamos ya se empieza a operar  ese cambio, al igual que cuando el gusano se encierra en el capullo ya empieza a cambiar, pero la transformación total no se produce hasta pasado el tiempo que Dios tiene provisto para cada uno de nosotros.

              Pablo dijo que la transformación de la vida viene a través de “una renovación de vuestra mente”. Aunque lo admitamos a no, somos lo que pensamos Salomón dijo, “Porque cual es su pensamiento en su alma, tal es él” (Proverbios 23:7). Pablo escribió en Efesios 4:22-24 “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre,d que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24y vestíos del nuevo hombre,e creado según Diosf en la justicia y santidad de la verdad.[8]”. Otro pasaje hermoso que describe la transformación vida que se opera en los cristianos se encuentra en 2ª de Corintios 3:18 “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” Es decir somos cambiados poco a poco, cuando ya hemos alcanzado una gloría, un mejor estado, en nuestra vida somos transformados a otra gloría, hasta alcanzar la misma imagen de Dios.Willian Barclay dice que “Posiblemente lo que Pablo quiere decir  es que si miramos a Cristo, si le imitamos, al final le reflejaremos. Es una ley en la vida que nos parecemos a las personas que observamos. La gente admira a una estrella de cine y después empieza a reproducirla en su vestimenta, en su peinado, en sus gestos. Sí contemplamos a Dios, si caminaos mirando a Jesucristo, si fijamos nuestros ojos sobre él, finalmente la gloria de la vida cristiana es tal que llegamos a reflejarle.”

            Somos transformados en la imagen de Cristo al fijar nuestra mente en Él a través de los testimonios de su vida que nos dan los cuatro evangelistas. Cuando leemos y volvemos a leer  la vida de Jesús , meditando en sus enseñanzas, estudiando cuales fueron sus prioridades, dándonos cuenta de como El actuó en las diferentes situaciones, maravillándonos de su vida sin pecado y de su carácter sin mancha, es cuando nos invade un deseo de querer ser como él y es cuando nos damos cuenta a veces de todo el camino que nos queda por recorrer, pero ello en vez de desilusionarnos lo que debe de hacer es motivarnos a seguir anhelando en nuestro corazón y en nuestra mente a ser transformados a su misma imagen. La vida de Jesús debe  ser para los cristianos como un espejo donde nos miramos. Seguro que la mayoría de nosotros esta mañana antes de venir para la iglesia nos miramos en el espejo para ver si estábamos bien peinados, bien pintadas, si el nudo de la corbata estaba recto y si algo no nos ha gustado lo hemos corregido. Pues Cristo debe ser para nosotros ese espejo donde ante cada pensamiento, cada acción, nos miremos para ver si Cristo lo hizo así, y si algo de lo que tenemos pensado no nos gusta corregirlo y sólo así seremos cambiados poco a poco pero sin pausa alguna hasta llegar a completar en  nuestra vida  Su imagen.

Veamos algunos versículos de la Biblia que nos hablan acerca de la importancia de renovar nuestra mente:

      “Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,[9]”.(2ª Corintios 10:5)

        “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. [10]“(Filipenses 4:8)

         “No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombreb con sus hechos, 10y revestido del nuevo,c el cual conforme a la imagen del que lo creód se va renovando hasta el conocimiento pleno[11]” (Colosenses 3:9-10).

            Las vidas ejemplares de cristianos que han renovado su mente y transformado su vida, son un gran estimulo  y desafió para nosotros. En los primeros tiempos del cristianismo los ejemplos de los corintios y de los romanos, que antes de conocer a Cristo habían llevado una vida de pecado, pero que gracias a la ayuda de Dios cambiaron nos da confianza en que nosotros también con la misma ayuda de Dios  conseguiremos andar en novedad de vida.

             Cuando Pablo predicó a los corintios y aceptaron al Señor, el cambio les llevo un tiempo, pero gracias a la aceptación de las  instrucciones, a la corrección  y a la amonestación de Pablo ese cambio, esa transformación se produjo en sus vidas.

¿Os imagináis lo que pensarían o dirían de Pablo algunos de los que conociendo a los que se habían convertido les veía con ellos?: “Pablo tú no conoces bien que clases  son esos con los que te andas juntando. ¿No sabes que algunos de ellos han sido fornicadores, idólatras, adúlteros, homosexuales, ladrones, borrachos, avaros, asesinos etc.? Y ahora hay están uno dirigiendo el culto esta mañana, otro orando, otro presidiendo la mesa de la Cena del Señor, otro dirigiendo los himnos y para colmo uno que había sido un borracho era el  que predicaba. Les espetarían ¿Cómo puedes pretender ser un seguidor de Jesús cuando tienes comunión con tales personas?”. Pero pablo podría haber respondido, “Amigo, ¿no has notado el cambio en la vida de estas personas desde que se convirtieron a Cristo? Estas personas que tú conociste tan pecadoras, ahora gracias a la misericordia de Dios están llevando vidas transformadas. Han sido cambiados. Ellos fueron lavados, fueron santificados, fueron justificados en el nombre de Jesús y por el Espíritu de Dios” (1ª Cor.6:9-11).(Ejemplo de Juan Antonio Sánchez y su esposa).

            Los cristianos de Roma fueron otro gran ejemplo de personas cuya vida cambio del mal al bien. Pablo escribió, “Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.[12] (Romanos 6:17-18). Lo que los romanos hicieron se resume en estas tres frases: “fuisteis siervos del

pecado”, “habéis obedecido” y “sois hechos siervos”. Erais siervos del pecado, pero gracias a que habéis cumplido mi palabra habéis sido transformados en siervos míos. El resultado de la gran transformación que tuvo lugar en la vida de los cristianos romanos es expresada por Pablo en los versículos 21 y 22: “¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte. 22Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. [13] “Que maravillosas palabras de esperanza y de ánimo: “y como premio la vida eterna”.En Cristo ningún esfuerzo es en vano, todo tiene recompensa. ¿Merece o no la pena anhelar y buscar ese cambio de vida que Dios premia con la Gloría eterna a su lado?

            Todos los que aquí estamos hemos sido y somos pecadores, pero hemos sido salvados por la gracia y la misericordia de Dios. Antes servíamos al pecado y a Satanás, pero ahora servimos a Cristo ya que nuestras vidas han sido transformadas por medio de la renovación de nuestra mente. Ahora conocemos cual es la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios y ello nos ayudara a no conformarnos hasta donde hemos llegado, sino que vamos a seguir aspirando a ofrecer a nuestro Señor una completa renovación de nuestras vidas que sean estimulo para otros y que a la vez sean una predicación viva y palpable del Amor de Dios. Amén

 

 

           

[14]


----

[1]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ro 12.2). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[2]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (2 Co 5.17). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[3]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Gl 5.24). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[4]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (1 P 1.14-15). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

e e 6.17: Is. 52.11.

b b 3.9: Ef. 4.22.

c c 3.10: Ef. 4.24.

d d 3.10: Gn. 1.26.

[5]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Col 3.5-10). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

a a 17.1–5: 2 P. 1.17–18.

a a 6.4: Col. 2.12.

[6]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ro 6.3-7). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[7]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ro 6.12-13). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

d d 4.22: Col. 3.9.

e e 4.24: Col. 3.10.

f f 4.24: Gn. 1.26.

[8]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ef 4.22-24). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[9]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (2 Co 10.5). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[10]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Flp 4.8-9). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

b b 3.9: Ef. 4.22.

c c 3.10: Ef. 4.24.

d d 3.10: Gn. 1.26.

[11]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Col 3.9-10). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[12]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ro 6.17-18). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[13]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ro 6.21-23). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[14]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (2 Co 6.17-18). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →