El Toque de la Gracia de Dios

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes & Transcripts

El Toque de la Gracia de Dios

Lucas 1:26—33

 

Introducción:

 

La semana pasada hablamos de extender el toque de amor de nuestro Dios con aquellos que se encuentran en nuestro entorno… con nuestros vecinos…

Hablamos de que el mejor regalo que nosotros podemos ofrecerle al Señor es servir a nuestros vecinos que están pasando por diversas necesidades…

Vimos que cuando hacemos esto lo que estamos haciendo en esencia es servir a nuestro Señor:

Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor; Dios pagará esas buenas acciones” (Proverbios 19:17, NVI).

Y hablamos de que la esencia del mensaje de navidad es simplemente ofrecer nuestra hospitalidad para que otros encuentren un lugar de refugio y del amor de nuestro Padre Celestial…

Hoy quiero hablarte un poco de ese regalo de amor… de ese Toque de la Gracia de Dios expresado en la vida de José y María

 

I.                   El Toque de Su Gracia Extendido a José y María

 

Creo que todos los que estamos aquí presentes conocemos, a mayor o menor grado, la historia de la Navidad…

Creo que todos sabemos del ángel Gabriel y de cómo él fue enviado a una jovencita (de tal vez algunos 15 años de edad) para darle las noticias más grandes que la humanidad ha recibido.

Creo que todos hemos escuchado de la confusión que estas palabras causaron en la vida de esta joven…

Y todos hemos escuchado acerca de las consecuencias que acarreaba el obedecer la voluntad de Dios

Pero yo quiero llamar tu atención a unas palabras muy importantes y que a menudo son pasadas por alto en la historia de la Navidad.

Lucas nos dice que esta jovencita (y por extensión su esposo José) vivían de tal forma que ellos se habían ganado el favor del Señor y por lo tanto, el Señor simplemente estaba extendiendo Su toque de Gracia hacia ellos…

Lucas nos dice: “Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios” (1:30, RV)

Sabemos que gracia es el favor o regalo de Dios no merecido…

Pero también podemos hablar de la gracia (χάρις cháris) de Dios en términos de aceptación, o de conceder un deseo o un beneficio y de gratitud… y este deseo o beneficio siendo concedido por los meritos del amor de Dios…

Ahora, esto nos muestra que María no vivía una vida sin propósito… sino que su deseo era el de servir a Dios con todo su corazón, su espíritu, alma y cuerpo…

Y el Señor concedió el deseo de sus corazones… Sentir el Toque de la Gracia de Dios en sus vidas…. 

 

II.                El Toque de Su Gracia Extendido a Nosotros

 

Lo mismo puede ser realidad para cada uno de nosotros…

Si cada uno de nosotros nos proponemos en nuestro corazón a buscar ese toque de gracia, de la presencia y del amor de Dios en nuestras vidas…

El resultado puede ser el mismo… vamos a experimentar SU Toque de una forma sobrenatural…

Jesús mismo nos dice: “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre” (Mateo 7:7-8, NVI)

Jeremías lo expresa de la siguiente forma: “12Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 13y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. 14Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad…” (29:12—14ª, RV)

En otras palabras, el Toque de la Gracia de Dios ha sido extendido a cada uno de nosotros… gratuitamente por nuestro Señor…

El simplemente está esperando a que nosotros nos tornemos a él y le busquemos con todo nuestro corazón… y al hacer esto…

Le encontraremos y experimentaremos su poder de una forma maravillosa…

El problema estriba en que estamos tan ocupados con muchas cosas que son en realidad importantes (a veces no tan importantes)

Y estas cosas toman tanto de nuestro tiempo y de nuestras energías que ya no nos queda nada para Dios…

Escucha lo que nos dice la Palabra: “41Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 42Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada” (Lucas 10:41-42, RV).

 

III.             El Toque de Su Gracia Extendido a la Humanidad

 

Ahora, tenemos que tener en claro que ese toque de la Gracia de Dios no se circunscribe a nosotros solamente. 

El toque de la Gracia de Dios es para toda la humanidad.

El ángel le dijo a María “31Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 32Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 33y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lucas 1:31—33, RV)

Ahora, la semana pasada hablamos de que la esencia de la Navidad es el hecho de que Dios hizo lugar en SU corazón para cada uno de nosotros al enviar a Jesús a nuestro mundo…

Y también hablamos que el Señor nos confió a cada uno de nosotros el llevar este mensaje de reconciliación y de gracia a toda la humanidad.

Pablo nos dice que “…Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación…” (2 Corintios 5:19, NVI)

Por lo tanto, el Señor extiende Su toque a cada uno de nosotros para que nosotros también extendamos ese toque a la humanidad…

De la misma forma en que la obediencia de María ha tocado cada una de nuestras vidas, nuestra obediencia también debe tocar las vidas de aquellos que se encuentran en nuestro entorno…

 

Conclusión:

 

La semana pasada entonamos el himno “Lugar Para Cristo”

Tú dejaste tú trono y corona por mí…

El Señor dejó el lugar que le correspondía por derecho propio para extender SU toque de amor, su toque de gracia a cada uno de nosotros…

Por lo tanto, nuestra respuesta debe ser la misma de María…

He aquí la sierva del Señorhágase conmigo conforme a tu palabra… (Lucas 1:38b, RV)

Ven a mi corazón… oh Cristo… Ven… Pues en él hay lugar para ti…

Lugar para el necesitado… lugar para aquellos que están en nuestro entorno…

Lugar para tocar a otros con TU amor, TU Misericordia, Tu Gracia…

 

 

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →