Notes & Transcripts

En las Manos de Dios

Por Visión Para Vivir Charles Swindoll

Una de mis hijas solía venir a buscarme cuando tenía dos años y pedir: “¡Al aire, papá, al aire!” Ella quería que la lanzara hacia arriba y la agarrara. Lo hacía y le encantaba. 

Mi otra hija veía esto y me pedía que la lanzara también. Sin embargo, cuando ella llegaba arriba, su cara se contorsionaba en puro terror. Cuando la agarraba, se aferraba a mí con manos y piernas y suplicaba: “¡No, papá! ¡No más!” Más tarde consideré por qué el mismo vuelo le daba alegría a una y aterraba a la otra. Una enfocaba mi capacidad para agarrarla y la otra enfocaba la imposibilidad de controlar el vuelo. 

Conforme mis hijas adquirían más independencia, me hallé yo mismo en una situación similar. Todavía las veo volando por el aire, pero en lugar de ser yo el que lanza y agarra, Dios las lanza mientras yo observo impotente a la distancia. En esos momentos me doy cuenta agudamente de la lucha entre mi confianza en la capacidad de Dios a diferencia de mi propia capacidad. 

Todo padre enfrenta esta tensión. Queremos que nuestros hijos sigan a Dios, pero titubeamos en cuanto a permitir que Dios los dirija. Nosotros queremos proveer para ellos, protegerlos y dirigirlos, de modo que reciban el bien que deseamos para ellos. Así que en extraña ironía el mismo amor que quiere lo mejor para ellos se vuelve la barrera que les impide recibirlo.         

Jacob enfrentó un reto similar. En Génesis 37 leemos que el viejo Jacob quería mucho a sus hijos: a José, en particular. Los hermanos de José lo vendieron como esclavo, y empaparon su túnica con la sangre de una cabra para engañar su padre. Viendo la ropa empapada en sangre, Jacob estalló afligido: “La túnica de mi hijo es; alguna mala bestia lo devoró; José ha sido despedazado” (37:33). Sin embargo, Dios supervisó todos los eventos en expectación de una gran hambruna que asolaría la tierra. Aunque José sufrió como víctima del juego sucio, la Biblia repetidas veces anota: “El Señor estaba con José” (39:2-3, 21-23). José surgió hasta llegar a ser el segundo al mando en Egipto, y almacenó grano en preparación para la hambruna. 

Cuando Jacob oyó que había grano en Egipto, envió a sus hijos para que compraran un poco. “Mas Jacob no envió a Benjamín, hermano de José, con sus hermanos; porque dijo: No sea que le acontezca algún desastre” (42:4). En Egipto, los hermanos no reconocieron a José, y antes de  permitirles comprar más grano, José pidió la presencia de su hermano menor, Benjamín; el mismo hijo que Jacob no había querido permitir que vaya a Egipto, el mismo hijo que Jacob no quiso entregar al control de Dios. (¿Ve la ironía en el plan soberano de Dios?) Cuando los hermanos le informaron a su padre, Jacob se aferró a Benjamín: “Y él dijo: No descenderá mi hijo con vosotros, pues su hermano ha muerto, y él solo ha quedado; y si le aconteciere algún desastre en el camino por donde vais, haréis descender mis canas con dolor al Seol” (42:38). 

Tres décadas antes Jacob luchó con Dios por el control de su vida, y antes de que Dios pudiera bendecir a Jacob, tuvo que lisiarlo. Ahora Jacob se hallaba de nuevo luchando con Dios, con miedo de confiarle a Dios su hijo. 

A cada día asolado por la hambruna siguió otro, hasta que finalmente Jacob se rindió: “Pues así es, . . .” concedió, “. . . Tomad también a vuestro hermano, y levantaos, y volved a aquel varón. . . . Y si he de ser privado de mis hijos, séalo” (43:11, 13-14). La orquestación soberana de Dios de los sucesos arrancó a Benjamín de los brazos de Jacob y le obligó a hacer lo que nunca hubiera hecho de otra manera: confiarle a sus hijos a Dios.  

No podemos aferrarnos a nada, ni siquiera a un hijo o hija, más que a nuestra confianza en Dios. Si de manera auténtica confiamos en la soberanía y poder de Dios, descansaremos en la seguridad de que nuestros hijos e hijas están seguros ante el peligro en sus camas en casa. Por otro lado, si Dios permite que vayan antes que nosotros al cielo, ninguna protección impedirá tales circunstancias. 

Rara vez experimentaremos la paz que buscamos sin rendirle a Dios aquello por lo que oramos. En última instancia nuestra consolación no puede venir de la seguridad de que Dios protegerá a nuestros hijos, por irónico que suene. Nuestra consolación viene al confiar en un Dios que sigue estando en control completo y que realizará sus propósitos incluso en las peores circunstancias. Eso no puede cambiar, aunque parezca que el mal haya ganado el día. 

Jacob disfrutó, no sólo de la restauración de Benjamín, sino de mucho más de lo que podía haberse imaginado. “No pensaba yo ver tu rostro” le dijo Jacob a José, “y he aquí Dios me ha hecho ver también a tu descendencia” (48:11). Jacob casi parece avergonzarse de haber dudado de la gracia y soberanía de Dios en algún momento. Aunque Jacob no pudo escudar a su hijo del peligro, “el Señor estaba con José,” y así sabemos que Dios está con nuestros hijos sea cuando están bajo nuestro cuidado o lejos de la seguridad que nosotros podemos proveerles. 

Confieso que es más fácil escribir sobre estos principios que ponerlos en práctica. Al observar a Dios lanzar a mis hijas al aire, mi tendencia es enfocar mi imposibilidad de controlar el vuelo, en lugar de concentrarme en la capacidad de Dios para recibirlas. En esto hallo una convicción que carcome, de que yo preferiría sentir que tengo el control en lugar de permitir que Dios guarde y guíe el futuro de mis hijas. Tal es el reto de todos los padres creyentes. 

Nuestro amor por nuestros hijos crece para parecerse al amor de Dios por ellos cuando permitimos que el Señor los guíe como Él quiera. Y hallamos, conforme Dios los guía, que Él también nos lleva a nuevos niveles de fe. Darle a Dios la libertad para que gobierne la vida de nuestros hijos nos da la paz que nuestros propios esfuerzos desperdiciados de controlar no pueden proveer. La soberanía de Dios exige nuestra rendición, sí; pero al rendirse a Dios, el padre humilde se somete no en admisión de derrota, sino en un acto de adoración

 

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →