Drop files to upload.
Faithlife Corporation

EL TRAGICO PECADO DEL DESCONTENTO PERSONAL II parte

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes & Transcripts

Bosquejo Homilético del Sermón

Texto Bíblico: Santiago 4:4-6

Vv4  Adúlteros y adúlteras: ¿Es que acaso no han tenido conocimiento de que ´´el amor del mundo es odio de Dios´´? Por lo tanto, si cualquiera de ustedes quisiera ser amante del mundo, llega a ser declarado (en ese momento) aborrecedor de Dios.

 

INTRODUCCION

Ø    Ilustración:

¿Qué es el descontento? Se puede entender como la actitud resultante en una persona, por sus deseos no satisfechos en esta vida, es decir, por no tener lo que se quiere para el deleite de sí mismo. Esta actitud, no está  presente en la experiencia de la vida por razones económicas o de bienes o comodidades, sino por una razón interna en el corazón humano. ¿Cuál es? sus propios deseos; que a su vez, son los que dan lugar a querer obtener o concretar lo que desean para sí mismos. De modo, que no obtener lo que se quiere, conduce al descontento o insatisfacción.

Cuando esto ocurre, se ha iniciado una desilusión que se convierte en poco tiempo en rebelión primordialmente en contra de Dios y se formula una alianza con todo aquello que le ofrezca la realización de sus deseos y la satisfacción de sus placeres.

Ø Breve Repaso, claves básicas de comprensión:

       I.            Antecedentes del descontento

    II.            Causas del descontento

 III.            Proceso trágico del descontento

1.     El enfoque en si mismo

2.     El fruto de su egoísmo - Adulterio Espiritual (idolatría e infidelidad contra Dios)

Ø    Proposición: Existen algunos aspectos de la infidelidad espiritual producida por el descontento, en los que debemos reflexionar para tenerlos en cuenta al realizarnos una prueba de nuestra fidelidad a Dios.

Ø    Preguntas de interés: ¿Cómo podemos saber si somos fieles o infieles al Señor?  Y ¿Que podríamos esperar como recompensa a cualquiera de estas cosas?

Ø    Oración

 

CUERPO

      I.            La infidelidad espiritual es fuertemente repudiada

Vv4a    ... Adúlteros y adúlteras... :

Santiago les escribe a judíos cristianos que están familiarizados con el término relacionado con adulterio.

El adulterio, señalado por Dios, es el pecado de violar un pacto matrimonial al tener relación sexual con alguien que no sea su conyugue.

El sentido que Santiago le da a la palabra no es en el sentido literal, sino en el sentido figurado, tratando de una persona o grupo de creyentes profesantes que han abandonado a Dios por otros dioses. Es decir, adulterio espiritual.

En este caso, se refiere comparativamente a la relación matrimonial, específicamente entre Dios como esposo e Israel como mujer infiel. Por ejemplo, Dios le dijo al profeta Oseas: “Vé, toma para ti una mujer adúltera e hijos de infidelidad, porque la tierra es culpable del adulterio más vil al apartarse del Señor” (Os. 1:2).

También por medio del profeta Jeremías, leemos: 6Me dijo Jehová en días del rey Josías:a ¿Has visto lo que ha hecho la rebelde Israel? Ella se va sobre todo monte alto y debajo de todo árbol frondoso, y allí fornica. 7Y dije: Después de hacer todo esto, se volverá a mí; pero no se volvió, y lo vio su hermana la rebelde Judá. 8Ella vio que por haber fornicado la rebelde Israel, yo la había despedido y dado carta de repudio; pero no tuvo temor a rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó.

Así, lo dijo por medio de Ezequiel: 30¡Cuán inconstante es tu corazón, dice Jehová el Señor, habiendo hecho todas estas cosas, obras de una ramera desvergonzada, 31edificando tus lugares altos en toda cabeza de camino, y haciendo tus altares en todas las plazas! Y no fuiste semejante a ramera, en que menospreciaste la paga, 32sino como mujer adúltera, que en lugar de su marido recibe a ajenos.

Nuestro Señor Jesús acuso a los fariseos, saduceos, y maestros de la ley de “generación malvada y adúltera” (Mt. 12:39; 16:4; y véase Mr. 8:38). Además. Jesús habla indirectamente de sí mismo cuando habla de “el novio” en relación con la nación de Israel (Mt. 9:15 y paralelos)

De la misma manera, el Apóstol Pablo dice que Cristo es el esposo de la iglesia (2 Co. 11:2; Ef. 5:22–25; consúltese también Ap. 19:7; 21:9); hasta comparó a la iglesia con una esposa infiel (2 Cor. 11:1–3), que ha abandonado a Dios y a su verdadero marido, Cristo (Ef. 5:24–28).[1]

Como podemos notar, el adulterio o infidelidad espiritual, así como el literal, solo puede ser usado para juzgar una relación de pacto o de compromiso. Solo hay infidelidad donde hay un matrimonio. El adulterio, distingue a personas adulteras como despreciables a la santidad de Dios. Porque no se pueden tener dos mujeres en relación de esposas, tampoco se pueden tener dos dioses en relación de salvación.

El Señor tomo a Israel por esposa, y le fue infiel, pues se enamoro de otros dioses para rendirles culto y adoración, otras veces rechazo o ignoro atender la Palabra de Dios, o simplemente hizo al mundo su amor supremo… y cometió adulterio espiritual

Ø Aplicación: En una relación entre dos personas, que involucra compromiso, cada uno tiene que hacer su decisión. Cada quien debe decidir con quién va a vivir su vida… a quien le va a dar su amor. Así es con Dios… amar, vivir, caminar, seguir. La elección es de vía doble y en sentido opuesto: si con Dios o con el mundo, cada uno debe decidir dónde están sus amigos y quien es su amigo. Esto es inevitable pasarlo por alto.

Como sucedió en aquellos días con Josué e Israel (Ver Josué 24:14-15). Así, también, nuestro Señor lo demando (Lucas 14

 

CONCLUSION

 

Ø Proposición: algunos aspectos de la infidelidad espiritual producida por el descontento, en los que debemos reflexionar para tenerlos en cuenta al realizarnos una prueba de nuestra fidelidad a Dios.

Ø ¿Cómo podemos saber si somos fieles o infieles al Señor?  Y ¿Que podríamos esperar como recompensa a cualquiera de estas cosas?

Ø ¿En qué consiste la infidelidad espiritual contra Dios?

Ø Las pasiones engañosas y el vivir para los placeres nos hacen equivocar en nuestras lealtades, entre ellas, las lealtades espirituales, que son las más importantes. En lugar de consagrarnos a adorar al verdadero Dios, comenzamos a dedicarnos y a adorar a otros dioses que toman su lugar. Eso es adulterio espiritual.

Ø Algunos quieren encontrar la forma de seguir como hijos de Dios y a la vez  mantener una buena relación con los asuntos de este mundo. Pero, ¿por qué?  Alguien pensara… ´´Es que hay cosas que si me gustan de Dios, pero otras no; y así también con el mundo´´. A estos, no les gusta sufrir por hacer la voluntad de Dios, prefieren mejor hacer su voluntad apoyada por el mundo. Porque, al fin y al cabo no están contentos… sus deseos no han sido complacidos o satisfechos… así que debe haber alguien que ´´si los entiende mejor que Dios´´. De modo que, el mundo y el que está en el gobierno del mundo vienen ahora a ser sus aliados… sus amigos.

Ø  Hermanos, respondámonos esta pregunta: ¿Estaré entre los fieles o entre los infieles?

Ø Llamado al arrepentimiento (creyentes y no creyentes)


----

a a 3.6: 2 R. 22.1—23.30; 2 Cr. 34.1—35.27.

[1]Cevallos, J. C. (2006). Comentario Biblico Mundo Hispano tomo 23 : Hebreos, Santiago, 1 Y 2 Pedro, Judas. (257). El Paso, Texas: Editorial Mundo Hispano.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →