Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Inventario Espiritual para Año Nuevo

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 5 views
Notes & Transcripts

Inventario Espiritual para Año Nuevo

IBM La Florida Enero 7 del 2007

Tomado del Devocional -- Inventory Time

Prayer, Praise and Promises

De Warren Wiersbe

Back To The Biblie Ministries

Pasaje:             Salmo 119:113-120

Enseñanza:      Nuestra vida debe estar sincronizada con la Palabra de Dios para hacer frente los desafíos del año nuevo.

Proposición:    3 preguntas que debemos responder para ver si aun estamos sincronizados con Dios.

Bosquejo:

  1. ¿Qué odia usted?  VANIDAD. La vanidad son pensamientos vacíos.
  2. ¿En Quién se respalda? EN DIOS. Dios es: Los nombres revela la personalidad de Dios.
  3. ¿En Qué confía?  EN SU PALABRA. La Palabra de Dios permanece para siempre y no defrauda.

Introducción:

            Es usual que al iniciar el año nuevo nos planteemos nuevas metas y resoluciones. Espero que todos ya hayan pensado en algo que lograr este año. Si no es así y aun está esperando, aquí le cuento algo en que pensar.

¿Está usted sincronizado con Dios?

Verá, estar sincronizado con Dios es revisar si para este año usted sigue los principios espirituales prioritariamente.

Usted puede utilizar varias preguntas para ello, como ¿Amo a Dios? o ¿mi vida refleja a Dios en mis actitudes? y preguntas similares.  Con la mano en el corazón espero que pueda contestarse a sí mismo con total honestidad.

Empecemos el chequeo.

La primera pregunta que el autor nos plantea es:   ¿Qué odia usted?

Aquí el salmista dice que odia la VANIDAD.  Vea el 119:37.

La palabra VANIDAD tiene su raíz en el concepto de “lo vacío”, lo que es “falso” lo “temporal”.

·         La vanidad son pensamientos vacíos.

·         La vanidad son pensamientos falsos.

·         La vanidad son pensamientos que no perduran ni soportan el paso del tiempo. A diferencia de la verdad.

Los pensamientos son importantes ya que lo que pensamos eso es lo que somos.

PIENSE EN ESTO:

Los pensamientos guían a acciones.

Las acciones guían hacia la  personalidad.

LEA EN PROVERBIOS 23:7 dice:  Porque cual es su pensamiento en su corazón , tal es él.

Siembre un pensamiento y cosechará una acción.

Siembre una acción y cosechará un habito.

Siempre un habito y cosechará un carácter.

Siempre un carácter y cosechará un destino.

Si amamos la ley de Dios, entonces odiaremos las cosas que son contrarias a esta ley y por consiguiente a SU voluntad.

La segunda pregunta que el autor nos plantea es:   ¿Quién es su respaldo?

Lo más seguro es que desde adentro de su corazón exclame un enfático DIOS. Pero ¿quién es Dios?.

El salmista dice en 114 “mi escondedero y mi escudo eres tú”

Verá, los antiguos hebreos solían ponerle diferentes nombres a Dios de acuerdo a un hecho, un evento o a alguna característica especial en que Dios se reveló a ellos en un momento.

Por ejemplo tenemos los siguientes nombres:

Elohim

  1. El término elohim, en el sentido general de deidad, se halla cerca de 2.570 veces en el Antiguo Testamento. Cerca de 2.310 veces es el nombre que se da al Dios verdadero. Se encuentra por primera vez en el primer versículo de la Biblia.
  2. El significado de elohim depende de su derivación. Algunos entienden que proviene de una raíz que significa temor y sugiere que la Deidad debe temerse, reverenciarse, o adorarse. Otros la hacen remontar a una raíz que significa fuerte, lo cual indica una Deidad de gran poder. La evidencia, aunque no conclusiva, parece señalar a la derivación posterior, significando, en el caso del Dios verdadero, que El es el Fuerte, el Líder poderoso, la suprema Deidad.
  3. Si este nombre de Dios significa el Fuerte y se halla en un plural mayestático, uno esperaría que fuese usado con relación a Su grandeza y Sus hechos poderosos.

1. Con relación a Su soberanía. Elohim se usa para describirlo a El como el “Dios de toda la tierra” (Isaías 54:5), el “Dios de toda carne” (Jeremías 32:27), el “Dios de los cielos” (Nehemías 2:4), y el “Dios de dioses, y Señor de señores” (Deuteronomio 10:17).

2. Con relación a Su obra de creación. El es el Elohim que creó todas las cosas (Génesis 1:1; Isaías 45:18; Jonás 1:9).

3. Con relación a Su juicio (Salmo 50:6; 58:11).

4. Con relación a Sus obras poderosas a favor de Israel (Deuteronomio 5:23; 8:15; Salmo 78:70). 

YAHVEH

  1. El segundo nombre básico para Dios es el personal, YHVH, el Señor, o Yahveh. Es el nombre que se usa con más frecuencia, hallándose cerca de 5.321 veces en el Antiguo Testamento.
  2. El nombre aparentemente proviene de la raíz hawa que significa existencia (como del tronco de un árbol donde cae, Eclesiastés 11:3) o desarrollo (como en Nehemías 6:6). Quizás las dos ideas se pueden combinar en el significado del nombre de Dios, diciendo que lo denota a El como el activo y que tiene existencia propia.
  3. Puesto que Yahveh era el nombre personal de Dios por el cual El se dio a conocer a Israel, en los tiempos posexílicos se empezó a considerar tan sagrado que no se pronunciaba. Era sustituido generalmente por el término Adonai.

 

 

  1. Las combinaciones de este nombre:

1. Yahveh-Jireh, “Jehoyá proveerá” (Génesis 22:14). Después que el ángel del Señor señaló un carnero para usarse como sustituto de Isaac, Abraham llamó al lugar, “El Señor proveerá”.

2. Yahveh-Nissi, “Jehová mi bandera” (Exodo 17:15). Después de la derrota de los amalecitas, Moisés edificó un altar y lo llamó Yahveh-Nissi.

3. Yahveh-Shalom, “Jehová es paz” (Jueces 6:24).

4. Yahveh-Sabaot. “Jehová de los ejércitos” (1 Samuel 1:3). Esta es una figura militar que presenta a Yahveh como el Comandante de los ejércitos angélicos del cielo tanto como de los ejércitos de Israel (1 Samuel 17:45). El título revela la soberanía y omnipotencia de Dios y fue usado a menudo por los profetas (Isaías y Jeremías) para recordarle al pueblo durante tiempos de crisis nacional que Dios era su Líder y Protector.

5. Yahveh-Maccaddeshcem, “Jehová que os santifica” (Exodo 31:13).

6. Yahveh-Raah, “Jehová es mi pastor” (Salmo 23:1).

7. Yahveh-Tsidkenu, “Jehová justicia nuestra” (Jeremías 23:6).

8. Jahveh-Shamma, “Jehová está allí” (Ezequiel 48:35).

9. Yahveh-Elohim-Israel; “Jehová, el Dios de Israe” (Jueces 5:3; Isaías 17:6).

Hablando estrictamente, estos compuestos no son nombres adicionales de Dios, sino designaciones o títulos que muchas veces surgían de eventos conmemorativos. No obstante, ellos sí revelan aspectos adicionales del carácter de Dios.

Por otro lado y no yendo tan lejos en el tiempo nosotros hoy podemos hacer una lista de los llamados “Atributos” de Dios.  ¿Pero en realidad una mera lista puede definir a Dios?

La pregunta que nos contempla debe ser: ¿Puede definirse a Dios?.

Pero si la definición fuera descriptiva, entonces es posible definir a Dios, aunque no en forma exhaustiva. Por cierto, la mayoría de las definiciones son descriptivas.

Una de las más famosas, la de La Confesión Breve de Westminster, ilustra esta clase de definición cuando describe a Dios como:

 “Espíritu, infinito, eterno, e inmutable, en Su existencia, poder, santidad, justicia, bondad, y verdad”.

La descripción más larga, en la Confesión de Fe de Westminster, simplemente agrega más atributos, como amor, misericordia, y libertad. Así que, esas definiciones simplemente enumeran algunos de los atributos de Dios.

Los atributos son cualidades que son inherentes al sujeto. Ellos identifican, distinguen, o analizan al sujeto.

Los varios atributos de Dios no son partes componentes de Dios. Cada uno describe Su ser total. El amor, por ejemplo, no es una parte de la naturaleza de Dios; Dios en Su ser total es amor. Mientras que Dios puede exhibir una u otra cualidad en un tiempo dado, ninguna cualidad de Dios es independiente o preeminente sobre alguna de las otras. Siempre que Dios muestra Su ira, El todavía es amor. Cuando muestra Su amor, El no abandona Su santidad.

Aun si pudiéramos decir que tenemos una lista completa de todos los atributos de Dios, no podríamos sondear el significado de ellos, porque el hombre finito no puede comprender al Dios infinito.[1]

CONLUSION:  Así que quizás hoy usted se está preguntando, quien es Dios, y de que me sirve este conocimiento. Pues verá.  Conocer a Dios produce en nosotros un enamoramiento de Dios.  Que es esto? Pues bien.   Mientras más le conozco, más lo amo y mientras más lo amo, más quiero conocerlo.

Por otro lado quizás hoy usted se siente desatendido por su familia, herido por hechos o circunstancias. Tal vez está interiormente clamando, ¡por favor pésquenme!. Pues déjeme decirle  que Dios está aquí. Con todo su poder, majestad, atributos, características, que quizás no las conocemos a todas, pero ese Dios tan grande que se llama Jehová de los Ejércitos, es también AMOR.  Ese Dios tan difícil de comprender en su totalidad, es también ese Dios que quiere darse a conocer en su vida.

Acérquese a él hoy.

Y la ultima pregunta:

La tercera pregunta que el autor nos plantea es:   ¿En qué confía usted?

Dice el versículo 114. “En tu palabra he esperado”.

El verso 74 también lo confirma.

En Mateo 24:35 dice: que todo pasará pero lo único que permanecerá es la PALABRA DE DIOS.

El mismo Señor Jesucristo dijo:  (Juan 17:14-19)

Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 15No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 16No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 17Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. 18Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. 19Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.

La Palabra de Dios es el fiel testigo de que lo que El ha dicho es lo que el ha hecho.  Cada cosa que se dijo de Jesucristo, se cumplió a cabalidad.

No tenemos ninguna causa razonable para desconfiar de la Palabra de DIOS.

Conclusión.

Hagamos frente a este nuevo año con braveza y con empeño.  Digamos al mundo que hemos decidido confiar en Cristo y en Su Palabra.  El no defrauda.


El apóstol Pablo dijo: (Rom. 5.5)

y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Cuando confiemos en Dios tengamos seguridad y estemos seguros de En quien hemos creído.

CONCLUSION FINAL.

Un inventario espiritual es buen en este punto del año y a cada momento en nuestras vidas. Nos fuerza a ver si estamos sincronizados con Dios, su voluntad y su Palabra.   Sométase a estas tres preguntas hoy y haga los cambios necesarios para estar sincronizado con Dios para los desafíos de este nuevo año.

  1. ¿Qué odia usted?  VANIDAD. La vanidad son pensamientos vacíos.
  2. ¿En Quién se respalda? EN DIOS. Dios es: Los nombres revela la personalidad de Dios.
  3. ¿En Qué confía?  EN SU PALABRA. La Palabra de Dios permanece para siempre y no defrauda.


----

[1]Ryrie, C. C. (2003). Teologı́a básica (39). Miami: Editorial Unilit.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →