Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Los componentes necesarios para lograr la unidad en la iglesia - EFESIOS 4 - 1-16

Sermon  •  Submitted
2 ratings
· 7,892 views
Notes & Transcripts

LOS COMPONENTES NECESARIOS PARA LOGRAR LA UNIDAD DE LA IGLESIA

Efesios 4:1-16

El Libro de Efesios se caracteriza por una división justo a la mitad. La primera parte (caps. 1-3) nos habla de la teología, la palabra clave es RIQUEZA. Aquí Pablo explica los fundamentos de la iglesia. En la segunda parte del libro (caps. 4-6) nos habla de la vida y las aplicaciones de la teología en la vida práctica y cotidiana. La Palabra clave es CAMINAR. Aquí Pablo exhorta a los creyentes a vivir una vida cristiana como es digna del llamado con el que fuisteis llamados. En otras palabras se baja a la teología de las nubes y la trasforma en conceptos prácticos de vida.

En esta sección (4:1-16) Pablo Exhorta a vivir la UNIDAD del Espíritu en la iglesia.

Deja claro que Dios ha dotado a la iglesia de todos los recursos necesarios para su crecimiento y perfeccionamiento (4.7–16)

El tema de la carta a los Efesios.

El tema de Efesios es la relación entre el Jesucristo celestial y su cuerpo aquí en la tierra, la Iglesia.

·         Cristo ahora reina «sobre todo principado y autoridad y poder y señorío» (1.21),

·         «y sometió todas las cosas bajo sus pies» (1.22).

·         En su estado de exaltación, no se ha olvidado de su pueblo. Al contrario, se identifica plenamente con la Iglesia que considera su Cuerpo y la llena de su presencia (1.23; 3.19; 4.10).

·         La relación de esposo a esposa es una bella analogía que expresa el amor, el sacrificio y el señorío de Cristo por la Iglesia (5.22–32).

·         El Cristo entronizado habita por la fe en el corazón de los creyentes (3.17) para que puedan disfrutar de su amor.

·         No hay absolutamente nada que esté fuera de su alcance redentor (1.10; 3.18; 4.9).

·         La unión de Cristo con su Iglesia se expresa también en la unidad de los creyentes.

o   Los que antes andaban lejos, «apartados» y separados de Dios han sido «hechos cercanos por la sangre de Cristo» (2.13).

o   Es más, los creyentes ahora son llevados por Cristo a sentarse con Él en los lugares celestiales (2.5–6).

o   Como los creyentes están con Él, procuran ser como Él y están «solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz» (4.3).

o   Él mismo «es nuestra paz» (2.14), dice Pablo, y derriba las paredes y barreras que antes separaban a los judíos de los gentiles, y los une en un Espíritu ante el Padre (2.14–22).

Después de expresar estas maravillosas bendiciones espirituales, Pablo exhorta a los creyentes a que:

·         Anden como es digno de los que han sido llamados (4.1).

o   Este llamamiento es una útil demostración de ética cristiana.

o   En vez de presentar leyes y regulaciones, Pablo dice, en efecto, que nuestra manera de vivir debe honrar al que nos llamó.

o   Cristo libera al cristiano, pero éste tiene que dar cuenta a Cristo.

§  Pablo hace varias declaraciones sobre cómo los creyentes pueden honrar a Cristo (4.17–5.9),

§  pero la meta no es ganar mérito por medio de la moralidad.

§  En vez de buscar personas buenas, Pablo quiere personas nuevas, el «varón perfecto», reedificado según «la estatura de la plenitud de Cristo» (4.13).

·         Esta madurez puede referirse a la deseada y todavía no alcanzada unidad de la iglesia.

4:1-3 La base para la unidad en la iglesia.

Unidad = Viene de dentro y es una gracia espiritual que debemos tener los creyentes.

Uniformidad = es el resultado de ejercer presión desde afuera.

Pablo usa la ilustración del “cuerpo” como una unidad. Somos distintos pero en un solo cuerpo.

Si vamos a trabajar en unidad debemos poseer las “gracias” que Dios ha dejado para el cristiano individual. Aquí  hay una lista de 7.

1.       Humildad.

a.       Significa “poner a Dios primero, a otros en segundo y yo mismo en tercer lugar”.

b.      Significa “conocerme a mi mismo, aceptarme a mi mismo, y dedicar mi ser completo para la gloria de Dios.

c.       Dios no nos condena por aceptarnos a nosotros mismos y aceptar los dones que nos ha dado.

d.      Dios si condena que tengamos otro concepto de nosotros mismo. Más alto o más bajo, es pecado.

e.      Ser lo que Dios quiere que seamos, esa debe ser nuestra meta y debemos ser diligentes en lograrla.

2.       Mansedumbre.

a.       No es debilidad, es poder bajo control.

b.      Moisés era manso (Números 12:3). Pero fue usado por Dios para hacer un despliegue de poder impresionante.

c.       Jesucristo era manso y humilde, pero con su poder y carácter desalojó a los cambistas del templo.

d.      En gr. palabra utilizada para un “medicamento calmante”, un “potro que había sido amaestrado, y un viento suave. Cada caso sugiere “poder”, pero bajo control.

3.       Paciencia.

a.       Significa literalmente “templado largamente”.

b.      Designa a la habilidad de resistir el sufrimiento, molestias y/o disconformidad sin luchar y agredir a otros o al que lo ocaciona. (the ability to endure discomfort without fighting back).

4.       Soportar.

a.       Esta gracia no puede ser mencionada aparte del amor.

b.      El amor es el objeto que decora al arte de “soportar”.

c.       Aquí Pablo está diciendo en realidad una lista de los frutos del Espíritu. Esta unidad del espíritu es imposible alcanzarla aparte de los frutos del Espíritu, de los cuales bien sembrados, cosechamos la unidad en el Espíritu.

5.       Amor.

a.       Es la base de todo proyecto cristiano.  Pablo dijo que puede llegar a alcanzar todo el conocimiento y el poder, pero que sin amor, no servía de nada.

6.       Solicitud, Diligencia / empeño.

a.       Literlamente quiere decir: “estar dispuesto a…”.

b.      El verbo está en participio presente, lo cual nos dice que debemos constantemente vigilar que se mantenga esta unidad.

c.       Una vez un consejero matrimonial dijo a sus aconsejados: “si quieren ser felices, deben trabajar en su matrimonio para nunca dejar de ser felices”.

d.      De hecho la idea principal de este verbo es que pensemos que cuando la situación es la mejor, debemos saber que Satanás va a moverse para lograr que nuestra empresa fracase.

e.      La unidad de la iglesia, de la familia, o de cualquier cosa consiste en que nuestro trabajo nunca termine.

7.       Paz.

a.       Note que la razón de que haya guerra afuera, es que hay guerra adentro.

b.      Si un creyente no logra tener una estabilidad en su vida íntima con Dios, no logrará, tener paz con los demás a su alrededor.

c.       Cuando la paz de Dios regule nuestra vida cristiana, entonces podemos construir unidad y llegar a la UNIDAD de la iglesia.

4:4-6 Las columnas que deben sostener nuestra unidad.

Aquí el apóstol nombre 7 columnas que, sobre la base antes dicha, se levantan para constituir el armazón (esqueleto) que mantiene unidos a todos los verdaderos creyentes de nuestra iglesia.

Muchos cristianos hoy en día dicen: “no me interesa las doctrinas, sino el amor… eso es lo más importante en la iglesia”.  Bueno, olvidémonos de las doctrinas y amémonos unos a otros.  Pero Pablo no discutió el punto de la unidad de la iglesia en los primeros 3 capítulos de esta epístola, sino que esperó a que el fundamento doctrinal estuviera puesto.  Mientras que algunos discuten sobre temas menores de la teología, todos están seguros de que la Unidad de la Iglesia descansa en las Verdades Doctrinales de FE que se mencionan en la Biblia.

1.       4:4 Un Cuerpo.

a.       El cuerpo de Cristo del cual el creyente es miembro.

b.      La universalidad de la iglesia no es excusa para pertenecer a un cuerpo local de creyentes.

c.       Jesucristo dejó individuos capacitados dentro del cuerpo de creyentes, para perfeccionar a los santos.

2.       4:4 Un Espíritu.

a.       El mismo Espíritu Santo que mora en cada creyente es el que nos hace hermanos entre si.

b.      Hay más de una docena de referencias al Espíritu Santo en Efesios, por lo cual se deja ver lo importante que es para nosotros en nuestro “caminar” en la vida cristiana.

3.       4:4 Una Esperanza de nuestro llamado.

a.       Se refiere a la esperanza de que Cristo vendrá por su iglesia.

b.      El Espíritu Santo que mora en nosotros es la garantía de esta gran promesa. (Efe. 1:13-14)

c.       Aquí Pablo dice que el creyente que se da cuenta de que existe un solo cuerpo, camina en un solo Espíritu y espera la venida de Cristo, será un creyente pacificador y no un perturbador.

4.       4:5 Un Señor.

a.       Este es nuestro Señor Jesucristo, murió por nosotros, vive por nosotros y un día vendrá por nosotros.

b.      Es vergonzoso saber que siendo dos creyentes hijos del mismo Dios, no puedan caminar juntos.

5.       4:5 Una Fe.

a.       Hay una solo cuerpo de doctrina que Jesucristo depositó en su iglesia y eso constituye la FE.

b.      Judas, (judas 3) la llama “la fe que ha sido una vez dada a los santos”

c.       En 2 Tes. 2:2 Se muestra que los santos van a guardar, enseñar, practicar y comisionar esa fe a hombres fieles e idóneos.

6.       4:5 Un Bautismo.

a.       El bautismo del Espíritu Santo que  nos sella como propiedad de Dios y nos coloca “en” el cuerpo de Cristo, en la conversión.

b.      Mientras que somos mandados a ser llenos del Espíritu Santo, nunca se nos manda a ser “bautizados con el Esp. Santo”. Esto no es una experiencia que un creyente debe alcanzar o sentir. Sino que se lleva a cabo en el momento en que creemos en Cristo y el Espíritu Santo nos sella como propiedad de Dios y nos coloca en el cuerpo de Cristo que es la iglesia.

7.       Un Dios y Padre.

a.       La maravillosa unidad de los creyentes en la familia de Dios es aquí evidente, ya que Dios es sobre todos, por todos y en todos.

b.      Somos hijos de la misma familia, amando al mismo Padre, así que debemos estar capacitados para poder caminar juntos en unidad.

Pablo está muy preocupado de que los cristianos no rompan la unidad del Espíritu por estar de acuerdo con la falsa doctrina (Rm 16:17-20), y el Apóstol Juan hace esta misma advertencia (2 Juan 6-11). La iglesia local no puede creer en la paz a cualquier precio, porque la sabiduría de Dios es "primeramente pura, después pacífica" (Santiago 3:17). 

Por otro lado, la pureza de la doctrina en sí misma no produce la unidad espiritual, porque hay iglesias que son sanas en la fe, pero débiles (frias) en cuanto se trata de amar. Por eso Pablo une los dos fundamentos: "siguiendo la verdad en amor" (Ef 4:15).

4: 7-16 Las manos dotadas de los que construyen la unidad en la iglesia.

Ahora Pablo se mueve de hablar acerca de lo que todos tenemos en común, a lo que cada uno tiene en particular. Es importante para Pablo la variedad y la individualidad de cada uno dentro del concepto de “la unidad en el Espíritu”.

Dios ha dado a cada creyente por lo menos un don y estos dones deben ser usados para edificar la iglesia de Cristo.

Es importante que aprendamos a distinguir entre un “don espiritual” y una “habilidad natural / talento”.

Habilidad Natural.

Cuando uno nace en este mundo, Dios le ha dotado de habilidades naturales, como la música, el arte, el ejercicio físico, la mecánica, la matemática, etc…

En este aspecto los seres humanos no son creados iguales, ya que unos son más fuertes, más inteligentes o más talentosos que otros.

Don Espiritual

Pero en la realidad espiritual cada creyente tiene un don espiritual sin importar cuantas habilidades naturales tenga o no tenga.

Un Don Espiritual es una “habilidad espiritual” que Dios da al creyente para que directamente le sirva a Dios y también a otros creyentes, terminando siempre en que Dios sea glorificado y los creyentes edificados.

¿De qué manera el creyente descubrir y desarrollar sus dones?

En comunión con otros cristianos en la iglesia local. Los dones no son juguetes para jugar. Son herramientas para construir. Y si no se utilizan en amor, se convierten en armas para luchar, que es lo que sucedió en la iglesia de Corinto (1 Cor 12-14). Los cristianos no deben vivir en aislamiento, porque después de todo, son miembros del mismo cuerpo.

Pablo enseñó que Cristo es el dador de estos dones, a través del Espíritu Santo (Efesios 4:8-10). Él ascendió al cielo como Victorioso. La imagen aquí es de un conquistador militar al frente de sus cautivos y compartió el botín con sus seguidores. Sólo que en este caso, los cautivos "no somos sus enemigos, sino que somos suyos”. Los pecadores que una vez fueron tomados cautivos por el pecado y Satanás, ahora han sido tomados cautivos por Cristo. La própia muerte es un enemigo derrotado! Cuando vino a la tierra, Cristo experimentó las profundidades de la humillación (Filipenses 2:5-11), pero cuando ascendió al cielo, Él experimentó la más alta exaltación posible. Pablo cita el Salmo 68:18, aplicando a Jesucristo una canción de victoria de David (Ef 4:8).


Hay tres listas de dones espirituales dados en el Nuevo Testamento: 1 Corintios 12:4-11,27-31; Rom 12:3-8 y Efesios 4:11. Dado que estas listas no son idénticas, es posible que Pablo no haya nombrado a todos los dones que están disponibles. Pablo escribió que algunos dones son más importantes que otros, pero que todos los creyentes son necesarios para que el cuerpo esté funcionando con normalidad (1 Corintios 14:5,39). Pablo hizo referencia aquí no tanto a los "dones", sino más bien a los hombres dotados que Dios ha puesto en la iglesia, y hay cuatro de ellos.

4:12-16 El combustible que hace que la iglesia crezca hasta llegar a la altura del servicio ES EL AMOR.

En tiempos antiguos se hacía referencia al muchacho que ya ha alcanzado cierta madurez y se le designaba como “ya está en edad”, o “ya creció” u otra designación parecida.  Lo que quería decir es que ha alcanzado cierta edad donde ha dejado de ser un niño y ha pasado a ser un individuo útil a la sociedad.

En esta sección Pablo mira a la iglesia de dos maneras:

·         Pablo miraba a la iglesia de Cristo conformada por verdaderos creyentes, creciendo gradualmente hasta alcanzar “madurez espiritual”, “la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” v.13.

·         Pero también vio a cada congregación local de creyentes ministrándose mutuamente, creciendo juntos, y por eso experimentando “unidad Espiritual”.

La primera evidencia del crecimiento espiritual es la “semejanza de Cristo”. Los líderes dotados se supone que deben "dotar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo" (traducción literal). Los santos no llaman a un pastor y le pagan para que él haga el trabajo. Lo llaman y siguen su liderazgo, mientras que él, a través de la Palabra de Dios, los capacita para hacer el trabajo (2 Timoteo 3:13-17). Los miembros de la iglesia crecen cuando se alimentan de la Palabra de Dios y se ministran el uno al otro. 

La segunda prueba es la estabilidad. La madurez cristiana no se logra por prestar atención a toda novedad religiosa que se presente. Hay charlatanes religiosos en asecho para secuestrar a los hijos de Dios e incorporarles a cultos falsos, pero el creyente maduro reconoce la falsa doctrina y la desenmascara. Los sectarios no tratan de ganar las almas perdidas para Cristo. No establecen la misiones en las zonas marginales de las ciudades, porque no tienen  buenas nuevas para el hombre.  En lugar de eso, estos falsos maestros intentan captar cristianos inmaduros, y por esta razón, la mayoría de los miembros de los cultos falsos provienen de las iglesias locales, en particular las iglesias que no alimentan a su pueblo de la Palabra de Dios.

La tercera prueba de la madurez es la verdad dicha en amor: "Decir la verdad en amor" (Ef 4:15). Ha sido bien dicho, que “la verdad sin amor es brutalidad, pero el amor sin verdad es hipocresía”. Los niños pequeños no saben cómo mezclar la verdad y el amor. Ellos piensan que si amas a alguien, debes protegerlo de la verdad ya que si sabe la verdad, saldrá herido. Es una señal de madurez cuando somos capaces de compartir la verdad con nuestros hermanos cristianos, y lo hacemos en el amor. "Fieles son las heridas de un amigo, pero los besos de un enemigo son engañosos" (Prov. 27:6).

Una evidencia más de la madurez es la cooperación (Ef 4:16). Nos damos cuenta de que, como miembros de un cuerpo y un cuerpo local, nos pertenecemos el uno al otro, nos afectamos entre sí, y nos necesitamos los unos a otros. Cada creyente, no importa lo insignificante que parezca, tiene un Ministerio con que ministrar a otros creyentes. El cuerpo crece a medida que los miembros individuales crecen, y crecen a medida de que se alimentan de la Palabra y ministran a los demás. Tenga en cuenta una vez más el énfasis en el amor: "soportándoos unos a otros en amor" (Ef 4:2); "hablando la verdad en amor" (Ef 4:15), "la edificación de sí mismo en amor" (4:16). El amor es el sistema circulatorio del cuerpo. Se ha descubierto que los bebés aislados, los bebés no amados no crecen bien y son especialmente susceptibles a las enfermedades, mientras que los bebés que son amados y criados con ternura y guía, crecen normalmente y son más fuertes. Lo mismo ocurre con los hijos de Dios. Un cristiano aislado no puede ministrar a otros, ni puede otros pueden ministrarle a él. Es imposible que los dones que ha recibido sean utilizados para ministrar y que se le ministre a él con los dones que otros han recibido.

Así, pues, la unidad espiritual no es algo que fabricamos. Es algo que ya tenemos en Cristo, y debemos protegerla y mantenerla. La verdad une, la mentira divide. El amor une, pero el egoísmo divide. Por lo tanto, "diciendo la verdad en el amor," vamos a equipar a los otros y edificar los unos a los otros, para que todos nosotros podamos crecer para ser más como Cristo.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →