Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Cuando Lo Que Tenemos Cerca Queda Fuera De...

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes & Transcripts

CUANDO LO QUE TENEMOS CERCA QUEDA FUERA DE NUESTRO ALCANCE

«Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto. Mas hizo Dios que el pueblo rodease por el camino del desierto del Mar Rojo. Y subieron los hijos de Israel de Egipto armados.» (Éxodo 13.17-18)

A veces solemos preguntarnos porque estando tan cerca de algo Dios no nos lo pone al alcance de nuestra. Oportunidades que estuvieron cerca pero se alejaron sin que entendieras.

Dios no actúa conforme a nuestra lógica humana, el tiene una perspectiva diferente a nosotros. Hemos de confiar que Él sabe lo que está haciendo con nosotros.

I. DAVID ESTUVO CERCA DEL TRONO

David fue ungido rey 20 años antes de llegar al trono

En el estudio de su camino al trono vimos que David vivió en el palacio del rey Saúl tocando el harpa y cantando para Saúl, pero fue de corto tiempo su estancia en el palacio. Para llegar al final del propósito de Dios, tuvo que conocer todas las cuevas de Judá, los caminos polvorientos, el exilio, las traiciones, rodearse de gente dolida y herida.

Dios lo tenía en un proceso de formación. Cuanto más grande sea el propósito de Dios más veremos alejarse aquellas cosas que tenemos cerca y quedarán fuera de nuestro alcance.

II. JOSE TUVO SUEÑOS EN QUE DIOS LO PONÍA EN ALTO

José vio esos sueños tan cerca que se los contó a sus padres y hermanos.

Le tomó un camino de trece años llegar a ver aquellos sueños cumplirse en Egipto, cuando fue llevado a ocupar la posición como segundo de Faraón en el reino de Egipto.

En ese camino que le tomó trece años tuvo que estrenar el pozo de la envidia, gustar a la esclavitud de Egipto, sufrir la difamación de la mujer de Potifar, armarse de paciencia en la cárcel y callar durante los dos años de olvido de los funcionarios del rey de Egipto.

Recuerde que no puede amargarse con el entorno, no tiene que ver con lo que le rodea, sino con el conocimiento que Dios tiene de cada uno de nosotros. Dios conoce el tejido de nuestra alma, el calado de nuestras emociones.

III. SAULO DE TARSO RECIBIO EL LLAMAMIENTO DIVINO PARA EL MINISTERIO A LOS GENTILES

Fue cegado camino a Damasco, vio el resplandor de Jesús y oyó su Voz.

Después que Ananías le impusiera las manos y orara por él, enseguida se puso a predicar, pensó que ya había llegado el momento de empezar la obra que Dios le había revelado.

Pero tuvo que ser descolgado por los muros de Damasco porque el gobernador de la provincia del rey Aretas lo andaba buscando.

«En Damasco, el gobernador de la provincia del rey Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme; y fui descolgado del muro en un canasto por una ventana, y escapé de sus manos. » (2 Corintios 11.32-33)

Convertido, subió a la iglesia de Jerusalén, pero la congregación le rehuía sospechando de la autenticidad de su conversión. Los apóstoles no se interesaron en él, lo oyeron y le hablaron porque Bernabé lo llevó hasta ellos. Cuando comenzó su predicación en Jerusalén, la tensa calma en la que la iglesia estaba comenzó a dar paso una tormenta por la que los apóstoles no querían pasar. Así que tomaron una decisión inmediata, lo enviaron a su ciudad natal en Tarso de Cilicia. Lo alejaron de Jerusalén y de sus contornos. No sabemos los motivos, pero Saulo tuvo que desterrarse su tierra natal y moverse a Arabia.

«Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor. En esto que os escribo, he aquí delante de Dios que no miento. Después fui a las regiones de Siria y de Cilicia, y no era conocido de vista a las iglesias de Judea, que eran en Cristo; solamente oían decir: Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora predica la fe que en otro tiempo asolaba. Y glorificaban a Dios en mí.» (Gálatas 1.18-24)

Estaba confundido, asombrado, Dios lo había llamado pero todavía no aparecía la obra que le había mostrado. ¿Qué estaba pasando? Dios estaba preparando su corazón, su mente, su unción para el ministerio que lo llevaría por Asia y Europa llevando las multitudes los pies de Cristo.

IV. CUANDO LO QUE TIENES CERCA SE PONE FUERA DE TU ALCANCE NO DESMAYES

No desmayes, Dios está trabajando en ti, está preparando tu substancia para que puedas lograr lo que Él te ha mostrado. El ministerio necesita contenido, Dios no te puede enviar vacío, para ministrar a otros se necesita llenura. Muchos piensan que lo importante es tener un púlpito al alcance, esto es un error que se paga muy caro. Hay quienes tienen púlpito pero no tienen qué dar de parte de Dios.

«Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto.» (Éxodo 13.17)

Israel no estaba a la altura de las luchas que Canaán requería. En Dios no existen atajos, sino a veces todo lo contrario, en vez del camino más corto Él escoge para nosotros el más largo. Pero, recuerde siempre esto: «Dios no quiere que usted se regrese para atrás, Él solo tiene una dirección: hacia adelante». Dios no te ha sacado del mundo, del pecado, de las drogas, para devolverte atrás, está determinado en llevarte a disfrutar de su Presencia y de su reino eterno.

V. CUANDO LO QUE TIENES CERCA SE PONE FUERA DE TU ALCANCE NO PIENSES QUE LO PERDISTE

Cuando llegamos a Francia con nuestros cinco niños, salimos a buscar un apartamento para rentarlo. Nuestra muy amada hermana Gómez nos había ofrecido su apartamento que poseía un solo cuarto que era dormitorio, salón y cocina. Vimos cerca del área un apartamento en renta, fuimos a donde El apartamento en Francia, tomó 8 años llegar a él

Dios lo ha puesto en el tiempo en que puedes recibirlo

VI. CUANDO LO QUE TIENES CERCA SE PONE FUERA DE TU ALCANCE ES QUE DIOS NO QUIERE DEVOLVERTE PARA ATRÁS

« se vuelva a Egipto »

VII. CUANDO LO QUE TIENES CERCA SE PONE FUERA DE TU ALCANCE DIOS ESTA PONIENDO EN TUS MANOS LAS ARMAS PARA TU TRIUNFO

« Mas hizo Dios que el pueblo rodease por el camino del desierto del Mar Rojo. Y subieron los hijos de Israel de Egipto armados.»

Había un cambio, antes solo podían huir ahora tenían armas

Mira tus manos y verás que tienes algo que no tenías.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →