Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Curso De Biblia Teachers Modulo 1

Sermon  •  Submitted
1 rating
· 31 views
Notes & Transcripts

IGLESIA BAUTISTA “EL BUEN PASTOR”

 

MINISTERIO DE ENSEÑANZA BÍBLICA

Curso de Biblia

(Panorama del Antiguo Testamento I)

Módulo I

VERSIÓN DEL MAESTRO

EDITOR GENERAL: SAMUEL APOLONIO ORTIZ

DIVERSAS FUENTES BIBLIOGRÁFICAS CONSULTADAS

 

IGLESIA BAUTISTA “EL BUEN PASTOR”

CURSO DE BIBLIA

PANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO I - MÓDULO I

 

Condiciones generales:

Horario:

Lugar:

Fecha:

Instructor:

Descripción de la Clase:

Introducción al estudio de la Biblia. Estudio panorámico de los libros de la ley e históricos del AT enfocándose a entender el contenido principal de cada libro. Se determinara para cada libro un bosquejo general, los capítulos clave, los pasajes clave, los personajes clave y las fechas clave.

Libros de texto requeridos:

-          Biblia Reina Valera 1960

-          Si es posible adquirir y comprar la Biblia de Estudio MacArthur

Sistema de evaluación:

-          20%  -  asistencia puntual al 100% de las clases.

-          30%  -  lectura de toda la biblia en 1 año. Entregando una hoja semanal (2 páginas) como reporte de lectura de los capítulos leídos de la biblia en la semana.

-          50%  -  exámenes semanales (varias fechas).

100% TOTAL DE LA CALIFICACIÓN

Beca: 50% de 90 a 95 puntos y 100% de 96 a 100 puntos

Escala de calificación: calificación mínima de 8 para poder acreditar el curso.  

                       

NOTAS PARA EL INSTRUCTOR:

1.     Todas las notas subrayadas, no aparecen en el manual “Versión del alumno”, por lo cual el instructor debe asegurarse de que el alumno tome nota de ello. Esta información es la que aparece en las diapositivas.

            Ejemplo:

AT-  Profetas, sacerdotes, reyes y líderes de la nación de Israel (en hebreo con 2 pasajes en Arameo)

2.     Todas las notas que aparecen en el recuadro negro no son incluidas en el manual “Versión del Alumno”, sin embargo es necesario mencionarlas a los alumnos como complemento. En ciertas notas de este tipo, aparecerá información subrayada que esta disponible en las diapositivas para que el alumno tome nota de ello en el espacio correspondiente.

Ejemplo:


Sin embargo, es interesante que muchas veces olvidemos que la única Escritura que la Iglesia Primitiva del Nuevo Testamento tuvo en sus inicios fue precisamente el Antiguo Testamento. Toda la Escritura que estos hermanos podían recordar y aún aprender y confiar eran los escritos sagrados del AT porque el Nuevo Testamento aún no había sido completado. Por ejemplo, cuando el Apóstol Pablo le dice a Timoteo en 2Ti.3:16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios…” ¿A qué “Escritura” se refería Pablo? ¡Al Antiguo Testamento, por supuesto! Leyendo el contexto de ese pasaje notamos que Pablo dice en el versículo 15 “…y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras…” y luego le dice en el versículo siguiente “toda la Escritura es inspirada por Dios”.

INTRODUCCIÓNA LA BIBLIA 


La Biblia es una colección de 66 documentos inspirados por Dios. Estos documentos están divididos en dos testamentos, el Antiguo Testamento (39) y el Nuevo Testamento (27).

 

¿Quiénes escribieron los libros del AT y NT?

AT-  Profetas, sacerdotes, reyes y líderes de la nación de Israel (en hebreo con 2 pasajes en Arameo)

NT- Los apóstoles y sus asociados (en griego).

            El registro del AT comienza con la creación del universo y termina alrededor de 400 años antes de la primera venida de Cristo.

El flujo de la historia en el AT:

·         Creación del Universo

·         Caída del hombre

·         Juicio del diluvio sobre la tierra

·         Abraham, Isaac, Jacob (Israel): padres de la nación escogida

·         La historia de Israel

ü  Exilio en Egipto: 430 años.

ü  Éxodo y tiempo en el desierto: 40 años

ü  Conquista de Canaán: 7 años

ü  Era de los jueces: 350 años

ü  Reino unido – Saúl, David, Salomón - : 110 años.

ü  Reino dividido – Judá / Israel - : 350 años.

ü  Exilio en babilonia: 70 años

ü  Regreso y reconstrucción de la tierra: 140 años.

Toda esta historia esta explicada en los 39 libros del AT, divididos en 5 categorías:

1.    La ley – 5 (Génesis - Deuteronomio)

2.    Historia – 12 (Josué - Ester)

3.    Sabiduría – 5 (Job – Cantar de los cantares)

4.    Profetas mayores – 5 (Isaías – Daniel)

5.    Profetas menos – 12 (Oseas – Malaquías)

Después de que el Antiguo Testamento fue completado, hubo 400 años de silencio durante los cuales Dios no inspiro ni habló Escritura alguna. Este silencio termino con la llegada de Juan el Bautista anunciando al Salvador, el mesías prometido. El NT registra el resto de la historia desde el nacimiento de Cristo hasta la culminación de toda la historia y el estado final eterno. Los dos testamentos van desde la  creación hasta  la culminación, desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura.

 

Los diferentes enfoques:

 

AT: enfocado en la historia de Israel y en la promesa del Salvador que estaba por venir.

NT: enfocado en la persona de Cristo y el establecimiento de la iglesia.

4 Evangelios: registran el nacimiento de Cristo, vida, muerte, resurrección y ascensión, cada evangelio registra la venida del Dios-Hombre desde una perspectiva diferente.

1.    Mateo: perspectiva de su reino.

2.    Marcos: perspectiva de su servicio como siervo.

3.    Lucas: perspectiva de su naturaleza humana.

4.    Juan: perspectiva de su deidad.    

Hechos: narra

1.    La historia del efecto de la vida, muerte, y resurrección de Jesucristo, el Señor y Salvador.

2.    Ascensión, venida del Espíritu Santo, el nacimiento de la iglesia, la predicación de los apóstoles.

21 Epístolas: fueron escritas a iglesias o a personas para explicarles el significado de la persona y obra de Jesucristo, con sus implicaciones para la vida y testimonio hasta que Él regrese.

Apocalipsis: comienza con la época actual de la iglesia, y culmina con el regreso de Cristo para establecer su reino terrenal, trayendo juicio sobre los impíos y gloria y bendición sobre los creyentes.

            Para entender la Biblia es esencial comprender el flujo de esta historia desde la creación hasta la consumación. Es crucial mantener en mente el tema unificador de las Escrituras. El tema principal a lo largo de toda la Biblia es: Dios para su propia gloria ha determinado crear y reunir para si mismo a un grupo de personas para que sean los súbditos de su reino eterno, para adorarlo, honrarlo, y servirlo para siempre y a través de quienes Él desplegará su sabiduría, poder, misericordia, gracia y gloria. Para reunir a sus escogidos, Dios debe redimirlos de su pecado. La Biblia revela el plan de Dios para la redención, los pactos y las promesas son parte del plan de redención.

           

Hay un Dios. La Biblia tiene un Creador. Es un libro. Tiene un plan de gracia, registrado desde el inicio hasta su consumación. La Biblia es la historia de Dios redimiendo a su pueblo escogido para alabanza de su gloria.

Conforme se leé la Escritura se desarrollan constantemente 5 temas:

·         La persona de Dios

·         El juicio por el pecado y la desobediencia.

·         La bendición por la fe y la obediencia.

·         El Señor Salvador y el sacrificio por el pecado

·         El reino venidero y la gloria

Todo el desarrollo de la Biblia se relaciona con estos 5 temas. La Escritura siempre está enseñando e ilustrando:

1.    La persona y atributos de Dios

2.    La tragedia de pecado y la desobediencia a la norma santa de Dios

3.    La bendición de la fe y la obediencia  a la norma de Dios

4.    La necesidad de un Salvador por cuya justicia y sustitución los pecadores pueden ser perdonados, declarados justos y transformados para obedecer la norma de Dios

5.    El fin venidero glorioso de la historia redentora en el reino terrenal del Señor Salvador, y el reino eterno subsiguiente, y la gloria de Dios y Cristo.

Conforme se estudia la Biblia es necesario tomar en cuenta lo anterior y recordarlo siempre.  El estudio por separado de cada una de estas secciones nos da entonces un panorama general de la Biblia.

1.    LA REVELACIÓN DE LA PERSONA DE DIOS

Las Escrituras son la revelación personal de Dios. Él se revela a sí mismo como el Dios soberano del universo quien ha determinado hacer al hombre y darse a conocer al mismo. La revelación de Dios es en completa santidad y justicia.

Dios se reveló a través de los siguientes medios:

·         Creación (hombre hecho a su imagen)

·         Ángeles

·         Señales, prodigios y milagros

·         Visiones

·         Palabras habladas por profetas (AT)

·         Palabras habladas por apóstoles (NT)

·         Escrituras

2.    LA REVELACIÓN DE JUICIO DIVINO POR EL PECADO Y LA DESOBEDIENCIA

Las Escrituras tratan con:

·         El asunto del pecado del hombre, el que lleva al juicio de Dios.

·         Efectos mortales temporal y eternamente.

La Biblia tiene 1189 capítulos todos excepto 4, tratan del pecado.

En el AT – Dios mostro el desastre del pecado comenzando con Adán y Eva, Caín, Abel, Israel, reyes, sacerdotes, etc. En el AT se encuentra la destrucción continua producida por el pecado y la desobediencia a la ley de Dios.

En el NT – la tragedia del pecado se ve más clara, la predicación y la enseñanza de Jesús y los apóstoles comenzaron y terminaron con un llamado al arrepentimiento. Muchos despreciaron y rechazaron al Señor y Salvador, menospreciaron la verdad de Dios y de ésta manera se condenaron a sí mismos.

3.    LA REVELACIÓN DE BENDICIÓN DIVINA POR LA FE Y LA OBEDIENCIA

Las Escrituras repetidamente prometen recompensas maravillosas tanto en ámbito temporal como eterno, que reciben personas que confían en Dios y buscan obedecerlo.

            En el AT Dios mostró la bienaventuranza del arrepentimiento del pecado, fe en Él y obediencia a su Palabra, desde Abel, los patriarcas, el remanente fiel de Israel y gentiles (Nínive). Para los que enfrentaban su incapacidad  de guardar la norma de Dios, reconocían su pecado, confesaban su incapacidad de agradar a Dios por su propio esfuerzo y obras, y le pedían perdón y gracia, venía redención misericordiosa y bendición tanto de manera temporal como eterna.

            En el NT una vez más Dios mostró la bienaventuranza total de la redención del pecado para los que se arrepentían de sus pecados por la predicación. 

4.    LA REVEACIÓN DEL SEÑOR SALVADOR Y EL SACRIFICIO POR EL PECADO

Este es el tema tanto del AT (se hablaba de Jesús en forma de profecía)  y NT (da el registro de su venida a la tierra). Es solamente por el sacrificio de Cristo que Dios en su gracia perdona a los creyentes arrepentidos.

AT.

·         El Salvador y el sacrificio son prometidos.

·         Génesis – Él es la simiente de la mujer que destruirá a satanás.

·         Zacarías – Él es el traspasado a quien Israel se vuelve y por quien Dios abre la fuente de perdón a todos los que lloran por su pecado.

·         Él es simbolizado en el sistema de sacrificios de la ley mosaica.

·         Él es el substituto que sufre y de quien los profetas hablan.

·         Él es el Mesías que moriría por las transgresiones del pueblo.

·         Él es el sacrificio por el pecado.

NT.

·         El Señor y Salvador vino a proveer el sacrificio prometido por el pecado en la cruz.

·         El cumplió la justicia por su muerte

·         Dios mismo expió por el pecado.

·         Él en su gloria suple todo el mérito necesario a favor de su pueblo (salvación por gracia)

5.    LA REVELACIÓN DEL REINO Y LA GLORIA DEL SEÑOR SALVADOR

Este aspecto de las Escrituras lleva a la consumación del orden establecido por Dios. La historia redentora está controlada por Dios, de tal manera que culmina en su gloria eterna.

AT.

·         Hay mención repetitiva de un reino terrenal gobernado por el Mesías.

·         Predice que habrá una disolución del universo.

·         Creación de un cielo nuevo y tierra nueva, el cual será el estado eterno de los piadosos.

·         Habrá un infierno final para los impíos.

NT.

·         Los aspectos del AT son aclarados

·         El Salvador regresará trayendo juicio, resurrección y su reino para todos los que creen

·         Los gentiles serán incluidos entre los redimidos

·         Israel será injertado otra vez en la raíz de bendición original.

Estos son los cinco temas que constituyen la Biblia. Entenderlos desde el principio es conocer la respuesta a la pregunta que continuamente surge: ¿Por qué dice esto la Biblia? Todo encaja en este patrón glorioso. Debe considerar a la Biblia como un solo libro, escrito por un Autor divino quien la escribió en su totalidad.

Dios lleve a todo lector con interés cautivador desde el principio hasta el fin de la historia. Cristiano(a), esta es su historia. Es de Dios para usted, acerca de usted. Narra lo que el planifico para usted, por qué lo hizo a usted, quien era usted, lo que se ha vuelto en Cristo y lo que Él ha preparado para usted en gloria eterna. 

ESTUDIANDO              LA BIBLIA 


                                                                                           

A continuación presentamos principios prácticos que lo ayudarán a aprovechar al máximo el estudio de este “manual divino”. Estos principios ayudarán a responder a la pregunta más importante de todas: “¿Con que limpiará el joven su camino?” El salmista responde: “Con guardar tu palabra” (Salmo 119:9).

¿Por qué es importante estudiar la Biblia?

¿Por qué es tan importante la Palabra de Dios? porque contiene la mente y la voluntad de Dios para su vida (2Ti.3:16-17). Es la única fuente de autoridad divina y absoluta para usted quien es siervo de Jesucristo.

Es infalible en su totalidad: Salmo 19:7

Es inerrante en sus partes: Proverbios 30:5-6

Está completa: Apocalipsis 22:18-19

Tiene la autoridad final: Salmo 119:89

Es totalmente suficiente para sus necesidades: 2Ti.3:16-17

Llevará a cabo lo que promete: Isaías 55:11

Proveé la certeza de su salvación: Juan 8:47; 20:31

¿Cómo me beneficiaré de estudiar la Biblia?

            La Biblia permanece siendo la única fuente de revelación divina y poder que puede sustentar a los cristianos en su “caminar diario con Dios”, note estas promesas significativas en las Escrituras:

v  La Biblia es la fuente de verdad: Juan 17:17

v  La Biblia es la fuente de la bendición de Dios cuando es obedecida: Lucas 11:28

v  La Biblia es la fuente de victoria: Efesios 6:17

v  La Biblia es la fuente de crecimiento: 1 Pedro 2:2

v  La Biblia es la fuente de poder: Romanos 1:16

v  La Biblia es la fuente de guía: Salmo 119:105

¿Cuál debe ser mi respuesta a la Biblia?

            Debido a que la Biblia es tan importante y a que proporciona beneficios eternos sin paralelo, entonces estas deben ser sus respuestas:

1.    Créala (Jn.6:68-69)

2.    Hónrela (Job 23:12)

3.    Ámela (Sal.119:97)

4.    Obedézcala (1Jn.2:5)

5.    Guárdela (1Ti.6:20)

6.    Peleé por ella (Jud.3)

7.    Predíquela (2Ti.4:2)

8.    Estúdiela (Esd.7:10)

¿Quién puede estudiar la Biblia?

No toda persona puede ser un estudiante de la Biblia. Evalúese a sí mismo a la luz de estos requisitos necesarios para estudiar la Palabra de Dios con bendición.

Ø  ¿Es salvo por fe en Jesucristo? (1Co.2:14-16)

Ø  ¿Tiene hambre de la Palabra de Dios? (1P.2:2)

Ø  ¿Está escudriñando la Palabra de Dios con diligencia? (Hch.17:11)

Ø  ¿Está buscando la santidad? (1P.1:14-16)

Ø  ¿Está lleno del Espíritu? (Ef.5:18)

La pregunta más importante es la primera. Si nunca ha invitado a Jesucristo a ser su Salvador personal y el Señor de su vida, entonces su mente esta  cegada por  satanás a la verdad de Dios (2Co.4:4).

PANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO 


| Tema 1. Introducción al estudio del Antiguo Testamento  “No se puede entender la verdadera religión… sin entender el fondo histórico en el cual nos han llegado estas verdades espirituales.” – C.O. Gillis. Introducción Éste es el primer módulo relacionado al estudio resumido o “Síntesis” del Antiguo Testamento (AT). En este módulo estaremos estudiando los primeros cinco libros del AT (el Pentateuco). Para iniciar nuestro primer módulo, esto es, el Pentateuco, queremos introducir al estudiante abriendo su entendimiento a la importancia trascendental que tiene el AT para el buen entendimiento del Nuevo Testamento. I- Importancia del estudio del Antiguo Testamento Al considerar la inversión de tiempo que demanda el exponernos al estudio sistemático de cada uno de los libros del Antiguo Testamento es posible que alguno de nosotros se pregunte, “¿vale la pena dedicarnos al estudio del Antiguo Testamento?” “¿En qué nos puede ayudar en nuestra vida espiritual dedicar tantos recursos al estudio del Antiguo Testamento, si ya tenemos el Nuevo?”. En otras palabras, ¿por qué es importante el estudio del Antiguo Testamento?  El estudio del Antiguo Testamento es de vital importancia por las siguientes razones:  A- El Antiguo Testamento es la Palabra de Dios. Ningún creyente duda que el Antiguo Testamento es la Palabra de Dios porque sus libros están repletos de evidencias que claman este derecho: “Así dice el Señor…”; “Y Jehová habló a Moisés”, etc., etc. Sin embargo, es interesante que muchas veces olvidemos que la única Escritura que la Iglesia Primitiva del Nuevo Testamento tuvo en sus inicios fue precisamente el Antiguo Testamento. Toda la Escritura que estos hermanos podían recordar y aún aprender y confiar eran los escritos sagrados del AT porque el Nuevo Testamento aún no había sido completado. Por ejemplo, cuando el Apóstol Pablo le dice a Timoteo en 2Ti.3:16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios…” ¿A qué “Escritura” se refería Pablo? ¡Al Antiguo Testamento, por supuesto! Leyendo el contexto de ese pasaje notamos que Pablo dice en el versículo 15 “…y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras…” y luego le dice en el versículo siguiente “toda la Escritura es inspirada por Dios”. Cuando Pablo escribió esta epístola a Timoteo para el año 67 DC, Timoteo aún era un “joven” de menos de 40 años de edad. La primera carta del Nuevo Testamento posiblemente fue Santiago, escrita alrededor del año 45 d.C., donde ya Timoteo tendría más de 18-20 años de edad. O sea que si Timoteo ha sabido “desde la niñez” las Sagradas Escrituras, no cabe duda que Timoteo aprendiera las Escrituras del Antiguo Testamento porque el Nuevo apenas se estaba comenzando a escribir cuando Timoteo conoció al Apóstol Pablo en su primer viaje misionero cuando pasó por las ciudades de Galacia alrededor del 47d.C. B- Siendo la Palabra de Dios, el AT es de beneficio espiritual para el creyente. Según se desprende del mismo texto de 2Ti.3:16, todo el AT es Palabra de Dios y útil para: 1-     Enseñar la senda que debemos transitar. (Ro.15:4)2-     Redargüir o convencernos de pecado cuando nos apartamos de la senda que lleva el hombre justo. (1Co.10:6-11­)3-     Corregir nuestro pecado, enderezando lo torcido para que volvamos al camino correcto. (Sal.119:100)4-     Instruir en justicia para que estemos completos, equipados para toda buena obra. (Sal.1:1-3; Sal.19:7; Sal.119:98-100) La Escritura es una sola unidad, es la Palabra de Dios, así que cuando leemos el AT percibimos el mismo sentir que el NT. Veamos algunos ejemplos: ·                    Lev.19:18 “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.” (cp. Stg.2:8) ·                    Is.26:3-4 “Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos”. (cp. Fil.4:6; Ap.7:12) ·                    Is.40:8 “Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre”. (cp. 1P.1:24-25) ·                    Ez.33:11 “Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?” (cp. 2P.3:9). ·                    Amós 3:3 “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” (cp. 2Co.6:14). ·                    Habacuc 2:4 “He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá” (cp. Ro.1:17; Gal.3:11; Heb.10:38). ·                    Mal. 3:10 “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” (cp. 2Co.9:6). ·                    ¿Con qué podríamos comparar la adoración del libro de los Salmos o la sabiduría práctica del libro de Proverbios?  C- El AT es indispensable para el entendimiento del Nuevo Testamento. 1.      El AT es el fundamento sobre el cual se edifica el NT. Cuando apreciamos la relación que existe entre ambos Testamentos notamos que el NT nunca intentó reemplazar al AT sino que lo completa y confirma. No significa que el AT sea en manera alguna “imperfecto” sino que la revelación de Dios es progresiva. Dice el apóstol Pedro en 1Pe.1:10-12 que los profetas del Antiguo Testamento a quienes el Espíritu de Cristo anunciaba los sufrimientos y glorias de Jesucristo les fueron reveladas todas estas profecías para ser descubiertas de manera más clara mediante los que anunciaron el evangelio posteriormente en el Nuevo Testamento. Y el apóstol Pablo dice en Ro.16:25-26 que el “misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos” fue revelado por la predicación del evangelio, y que fue manifestado ahora habiéndose dado a conocer mediante las Escrituras del AT de los profetas. La misma idea fue dicha por Pablo en Ef.3:3-7. La revelación de Dios es progresiva y todo el NT fue escrito basado en el conocimiento y cumplimento de las Sagradas Escrituras del AT, agregando las nuevas revelaciones de esos “misterios” que antes habían estado ocultos pero que luego fueron develados, descubiertos, explicados o aclarados por los apóstoles y profetas del NT inspirados por el mismo Espíritu.  2.      El AT tiene una participación notable en el NT. De lo anterior se desprende que el NT esté repleto del contenido del AT. Esto lo vemos en los siguientes aspectos:  a)       Las citas del AT aparecen en el NT. 
·         De los 27 libros del NT solamente 3 cartas personales (Filemón, 2Juan y 3Juan) no citan textualmente al Antiguo Testamento. ·         Mateo escribió de manera peculiar pensando en los judíos, y por eso cita el Antiguo Testamento 53 veces, comparado con 36 de Marcos, 25 de Lucas, y 20 de Juan. La frase que leemos en Mateo 1:22 “Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta” se repite muchas veces en la medida que él trata de convencer a los judíos, que estaban muy familiarizados con el Antiguo Testamento, de que Jesús era el cumplimiento de las antiguas profecías. ·         Toda la predicación de los apóstoles estuvo basada en el AT. Pedro en Hechos 3:19,22-25 citando a Moisés y los profetas; Esteban en Hech.7 dio un resumen histórico del AT; el evangelista Felipe predicó al Eunuco sobre el rollo de Isaías 53:7-8; y en el primer viaje de Pablo y Bernabé en la ciudad de Antioquia de Pisidia en las ciudades de Galacia en Hechos 13:13-52 predicaron a los judíos de la sinagoga citando las Escrituras del AT. ·         Las cartas del NT también están repletas de citas (excepto las 3 mencionadas antes), siendo el ejemplo modelo la carta a los Hebreos que es descrito por muchos como un comentario expositivo del AT, especialmente en el libro de Levítico, Números y algunos Salmos.   b)       Los temas y doctrinas del AT son tratados en el NT. ·         El cruce del mar Rojo en AT prefiguró más tarde el bautismo cristiano del NT (1Co.10:1-2).  ·         La conquista de Canaán por Josué prefiguró el reposo espiritual que los cristianos alcanzan por la fe (Hebreos 3 – 4) ·         El llamado de Israel para abandonar a Egipto prefiguró la experiencia del niño Jesús (Mat.2:15). ·         En 1Co.1:17-21 Pablo trata el tema de que Dios escogió lo necio de este mundo para avergonzar a lo sabio y se basa en Isaías 29:14 y 44:25. ·         En Ro.14:11 al hablar de que se doblará toda rodilla ante Cristo Pablo se basa en Isaías 45:23.·         En Gal.4:22-31 Pablo ilustra la doctrina de la justificación por la fe aparte de la ley haciendo alusión a la historia de Agar y Sara. ·         Romanos, siendo uno de los libros más doctrinales del NT basa todas sus argumentaciones en las Escrituras del AT. Trata la doctrina del pecado universal, la justificación, la santificación, la soberanía de Dios, los dones espirituales, los deberes civiles, la libertad cristiana, etc., y todo ello basado en el AT.  c)       Los orígenes son explicados en el AT. Sobre todo en los primeros libros del AT se encuentran evidencias que nos ayudarán a entender las raíces de muchos conceptos del Nuevo Testamento. ·         El origen del mundo·         El origen del día de reposo·         El origen del matrimonio·         El origen del pecado·         El origen del pueblo de Dios·         El origen de los sacrificios de adoración aceptables·         El origen del diezmo·         Etc.  d)       El ministerio del Mesías (el Cristo) es explicado en el AT. El NT nos habla del Mesías como Profeta, Rey y Sacerdote; como el que era y que es y será… pero, sin el AT no entenderíamos por qué era necesario un Salvador, o qué significaba un Mesías y por qué lo esperaban cuando se hizo hombre, y de dónde viene que sea profeta, rey y sacerdote y qué significan estas funciones. ¿Qué significa su muerte en la cruz o qué importancia tenía que “el velo del templo se rasgó” cuando Cristo murió? Todo esto se aprende leyendo el Antiguo Testamento. Existen centenas de profecías de Jesucristo en el AT que fueron cumplidas en el NT. Miremos algunas citas del NT donde aclara que el AT hablaba del Señor Jesucristo: ·         Hech.17:2-3,18 dice que Pablo acostumbraba a predicar “declarando y exponiendo por medio de las Escrituras [el AT], que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo.” ·         Juan 8:52 el mismo Jesucristo dijo que “Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó.” ·         Juan 5:46 Jesucristo dijo que Moisés escribió acerca de él. “si creyeses a Moisés, me creerías a mí, porque de mí escribió él. ·         Luc.24:27 Cuando el Señor Jesucristo resucitó le declaró a los discípulos camino a Emaús lo que las Escrituras decían acerca de él, comenzando desde Moisés y siguiendo por todos los profetas.   II- Factores a tener en cuenta para un mejor provecho del estudio del AT.  A-    Dios siempre actúa en conformidad con su naturaleza y nunca obra en contra de sus atributos. Al ver los hechos del AT (guerras donde Dios ordena destruir a todos los habitantes de la ciudad, o juicios donde Él destruye una ciudad completa con fuego del cielo), debemos mantener en mente que Dios es infinitamente santo y justo así como misericordioso, omnisciente, sabio y perfecto y por lo tanto no podemos atribuirle despropósito alguno. B-    Toda la historia está bajo el control soberano de Dios. Dios es soberano pero el hombre es responsable. Dios decreta todas las cosas pero no tiene nada que ver con el pecado. C-    Israel era el pueblo del Pacto. Desde el principio notamos que Dios escoge un hombre (Abraham) y su descendencia (Israel) para formar una nación que sería luz y testimonio a las demás naciones (Is.42:6; 49:6). Dios formó y escogió a Israel para traer salvación por medio de Jesucristo. Geográficamente vemos que Israel estaba situado en medio de grandes imperios que deseaban conquistarlo y en todo tiempo el Señor utilizó a Israel como un instrumento en sus manos para testificar Su Palabra a las demás naciones, hasta el punto que el Salvador del mundo vino de Israel y como dijo Jesucristo, “la salvación viene de los judíos” (Jn.4:22) D-    Hay una progresión en la revelación bíblica. No podemos juzgar a Abraham con la luz que tenía Moisés; ni a Moisés con la luz de los profetas. Dios se reveló a su pueblo de manera progresiva. Al principio vemos más claramente actuar a Dios el Padre… luego en los evangelios vemos al Hijo, el Mesías, Jesucristo, y luego de su ascensión, vemos en el libro de los Hechos al Consolador, el Espíritu Santo quien se manifiesta de manera más clara obrando en medio de la Iglesia.   III- El Nombre y Contenido del AT. Actualmente se le llama “Antiguo Testamento” a los primeros 39 libros de la Biblia, desde Génesis hasta el profeta Malaquías. La segunda sección, desde Mateo hasta Apocalipsis se conoce como “Nuevo Testamento”. Los libros del AT fueron escritos por un período de unos mil años, entre el 1500 AC al 400 AC, y por unos treinta autores diferentes. Pero, ¿desde cuándo se llama Antiguo y Nuevo Testamento a la primera y segunda parte de la Biblia? Los primeros cristianos, como los demás judíos, utilizaban los escritos sagrados del pueblo de Israel (lo que nosotros llamamos Antiguo Testamento), a lo cual ellos designaban con el nombre genérico de “las Escrituras” (1Co.15:3); otras veces le llamaban “la ley de Moisés, los escritos de los profetas y los salmos” (Lc. 24:44); otras veces abreviaban el nombre a “la ley y los profetas” (Mt. 5:17); o aun simplemente le llamaban “la ley” (Jn. 10:34). Los términos Antiguo y Nuevo Testamento solo empezaron a usarse a fines del siglo II d.C. para distinguir entre ambas secciones de la Biblia.  IV- Los Idiomas en los que se escribió el AT. Los idiomas fueron el hebreo y el arameo. Ambas pertenecen a la familia de las lenguas “semíticas”, palabra derivada de Sem, uno de los hijos de Noé. Estas lenguas semíticas al ser mezcladas con distintos pueblos de Mesopotamia, Siria, Canaán, y algunas regiones de África, derivaron distintas lenguas. Hebreo: La lengua original de la mayor parte del AT fue el hebreo,  
Una rama de la familia de las lenguas semíticas que incluía el fenicio, asirio, babilónico, árabe y otras lenguas. Hasta el tiempo del exilio babilónico, el hebreo continúo siendo el lenguaje hablado en Israel. Toda la Escritura del AT está escrita en hebreo excepto algunos fragmentos arameos (especificados a continuación) de Jeremías, Daniel y Esdras. Arameo: Cuando el imperio asirio comenzó su expansión hacia el oeste en el siglo VIII a.C., se adoptó el arameo como lengua oficial para la diplomacia y el comercio. En el apogeo del imperio persa (500 a.C.) era la segunda lengua, sino la primera, de los pueblos del Cercano Oriente desde Egipto hasta Persia. En ese tiempo el arameo se convirtió en la lengua franca del área, por lo cual parte de Esdras (4:8 – 6:18; 7:12-26); Jeremías (10:11) y Daniel (2:4 – 7:28) fueron escritas en arameo.  La narración de 2Reyes 18:26-28 en tiempos del Rey Ezequías y el profeta Isaías (alrededor del 735AC, unos 50 años antes de Daniel y el exilio babilónico) parece indicar que el arameo ya se usaba entre los funcionarios de la corte de Judá, pero el resto del pueblo solo hablaba hebreo, “la lengua de Judá”. Es interesante notar, sin embargo que el arameo era hablado por los patriarcas. Abraham (“un arameo a punto de fenecer” según Deut.26:5); y Rebeca la esposa de Isaac era hija de arameos (Gn.25:20), cuyo tío Labán (arameo) fue suegro de Jacob ya que era el padre de Lea y Raquel.   V- La División de los libros del AT. Desde un punto de vista literario, y tal como aparece en nuestras Biblias actuales, los 39 libros que componen el AT se pueden dividir en tres grupos.  |

 

Historia de Israel Poesía de Israel Profetas de Israel
1- Génesis2- Éxodo3- Levítico4- Números5- Deuteronomio6- Josué7- Jueces8- Ruth9- 1ro Samuel10- 2do Samuel11- 1ro Reyes12- 2do Reyes13- 1ro Crónicas14- 2do Crónicas15- Esdras16- Nehemías17- Ester 18- Job19- Salmos20- Proverbios21- Eclesiastés22- Cantares 23- Isaías24- Jeremías25- Lamentaciones26- Ezequiel27- Daniel28- Oseas29- Joel30- Amós31- Abdías32- Jonás33- Miqueas34- Nahúm35- Habacuc36- Sofonías37- Hageo38- Zacarías39- Malaquías 

La disposición de los libros del AT ha sido un asunto de desarrollo histórico.


Como vemos más adelante en el presente documento, en la Biblia hebrea moderna los cinco libros de la Ley están seguidos por seis libros llamados profetas “anteriores” (Josué, Jueces, 1&2 Samuel, 1&2 Reyes) y quince libros llamados profetas “posteriores”, desde Isaías hasta Malaquías. Finalmente, los hebreos clasificaban la última sección como “Los Escritos” o hagiógrafos: Salmos, Job, Proverbios, Rut, Cantar de los Cantares, Lamentaciones, Ester, Daniel, Esdras-Nehemías y 1&2 Crónicas.

El orden de los libros era algo irrelevante, sin mucha importancia en la antigüedad, ya que los libros consistían en rollos o pergaminos sueltos que no estaban compilados en forma de libro o códice sino hasta el siglo segundo de la era cristiana. En ese momento, los libros requerían cierto orden para su “encuadernación”, y ahí surgen las distintas divisiones. Básicamente nosotros mencionaremos las dos clasificaciones más conocidas. Una es la división judía y otra es la que conocemos actualmente.

A- División Judía.

Para el año 250 a.C. cuando Ptolomeo II Filadelfo auspició la traducción del Antiguo Testamento hebreo al idioma griego (la Septuaginta o versión de los LXX), ya el canon del Antiguo Testamento había sido completado de manera tal que esta versión griega fue muy utilizada por los autores del Nuevo Testamento al momento de citar en sus escritos al Antiguo Testamento.

En la época del Señor Jesucristo, es interesante la manera en que él se refiere a la Escritura en Lucas 24:44 “era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos”.

Algunos infieren que esta declaración de Jesucristo está acorde con la división judía de esos días:

La Ley Los Profetas Los Escritos
GénesisÉxodo LevíticoNúmeroDeuteronomio A. Primeros o AnterioresJosuéJuecesSamuel (1&2)Reyes (1&2) B. Postreros o PosterioresIsaíasJeremíasEzequielLos Doce Profetas Menores A. PoéticosJobSalmosProverbios B. Cinco Rollos (Megillot)CantaresRutLamentacionesEclesiastésEster C. HistóricosDanielEsdras-NehemíasCrónicas (1&2)

B- División Actual

Actualmente la división del AT está dada por el género literario y el autor, pues, por ejemplo, aunque el libro de Lamentaciones de Jeremías es un libro escrito en género de poesía no de prosa, sin embargo está clasificado por su contenido dentro de la Profecía, no dentro de la poesía.

·                    Pentateuco: los primeros 5 libros.

·                    Históricos: los 12 siguientes desde Josué hasta Ester.

·                    Poéticos: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y Cantares.

·                    Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel y Daniel.

·                    Profetas Menores: los 12 profetas de menor extensión, desde Oseas hasta Malaquías.

VI- Vista Panorámica del AT.

Como hemos visto, el orden de los libros del AT no obedece a una secuencia cronológica, sino más bien temática más ordenada por el autor antes que por su género o tiempo en la historia.

De ahí que para el nuevo creyente puede resultar confuso que al leer la Biblia en el orden como la tenemos actualmente, pase de un libro profético a otro olvidando perdiendo la noción del tiempo cuando dicho profeta habló o qué generación sirvió.

Otro ejemplo es el caso del libro de Job, un libro escrito en poesía, que pudo haber sido el primer libro escrito, antes de Moisés, quizás en el tiempo de los patriarcas y sin embargo está colocado después de los históricos.

En ese sentido, hemos provisto a continuación una ilustración gráfica con la vista sintética e histórica de los libros del Antiguo Testamento ubicando los libros en cierto orden cronológico para facilitar al lector esta perspectiva sintética e histórica.

La Biblia en su corazón

LA BIBLIA NO ES SIMPLEMENTE UN LIBRO que se lee para informarse. Se lee para transformarse. Las palabras de la Biblia son la misma Palabra de Dios y ellas transforman el corazón de usted cuando medita en ellas. Eso es lo que la Biblia afirma de si misma: Es un tesoro perfecto que nos transforma, nos ilumina, nos juzga, nos prepara y nos hace crecer.

Medite en su significado para su vida y permítales penetrar en su corazón. Eso es lo que la Biblia misma dice que hagamos.

MEDITACIÓN EN LA PALABRA DE DIOS

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. (Josué 1:8).

¿Dónde halla su lugar la Palabra de Dios? En su boca y en su corazón. En Josué 1:8 “este libro de la ley” se refiere a los cinco libros de Moisés, desde Génesis hasta Deuteronomio. Pero el mismo mandamiento puede extenderse a todos los libros de la Biblia, toda la Palabra de Dios. El mandamiento es que ella no debe apartarse de su boca. En otras palabras, debe formar parte de su vocabulario todo el tiempo. Usted debe hablar de la Biblia y de las cosas que a ella se refieren en todo mandamiento.

¿Cómo puede ocurrir eso? Ocurrirá cuando usted medite en ella noche y día. Es un principio sencillo. Si usted satura su mente y sus pensamientos con la Palabra de Dios, eso saldrá en sus palabras. Si usted satura su mente y pensamientos con otras cosas, ellas saldrán igualmente en su conversación. El libro de Proverbios nos dice que como el hombre piensa en su corazón habla la boca” (Mt. 12:34). Si su corazón está lleno de la Palabra de Dios, eso es lo que va a salir de su boca. Antes que eso pueda suceder, tiene que llenar su corazón de la Palabra. Por eso es tan importante la meditación.

Cuando usted medita, al leer un versículo una y otra vez y analizar su significado, él comienza a llenar su corazón. Por eso creo que Dios nos dio un libro y no un vídeo de música. Un vídeo de música simplemente vuela, saltando de un ángulo al siguiente, bombardeándolo con imágenes y luego termina. Aun la mejor película solamente lo envuelve como una ola y luego se retira. Nuestra experiencia con ella es fugaz. Pero las palabras en una página están detenidas allí de modo permanente. Se puede volver a la misma página, al mismo versículo, una y otra vez y seguir meditando en él. Se puede comparar con otros versículos. Se puede sintetizar lo que dicen varios versículos e interpretarlos cuidadosamente. Eso es meditación; no un encuentro momentáneo con la verdad, sino una inmersión en ella. Poner su Palabra en un libro fue la mejor manera en que Dios nos pudo poner en nuestras manos una herramienta que nos enseñara a meditar.

Si usted medita en la Biblia noche y día, eso comenzará a salir de su boca. Su palabra será “siempre con gracia, sazonada con sal”, como dice Pablo (Col. 4:6). Será el tipo de conversación que edifica a los demás en vez de aplastarlos (1 Co. 14:26; 1 Ts. 5:11).

El propósito de meditar en los mandamientos de Dios es: “para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito”. El propósito no es solo el conocimiento sino la obediencia. Aquí la promesa es que la meditación finalmente producirá un cambio de actitud porque nuestro corazón estará saturado de la Palabra de Dios. David pide en el Salmo 19:14: “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Jehová, roca mía, y redentor mío”. Él está pidiendo: “Oh Jehová, gobierna y guarda la meditación de mi corazón”. ¿Por qué? Porque eso es lo que se va a ver en mi comportamiento. 

Mientras la Biblia lo moldea como cristiano, ella trae bendición. Promete que si medita en la Palabra, habla de la Palabra y vive la Palabra, su camino será prosperado y tendrá éxito. Ese es el verdadero “evangelio de la prosperidad”, no el falso mensaje de que Dios quiere que todos se vuelvan ricos rápidamente. Dios no promete prosperarlo solo porque usted desea cosas. Dios promete bendecir su vida espiritual y sus esfuerzos espirituales con éxito mediante la profunda comprensión y aplicación de las Escrituras


Extraído del libro, “El corazón de la Biblia” escrito por el Pastor John MacArthur y publicado por Editorial Portavoz.

 

 

 

 

Si tratamos de entender las Escrituras a través del razonamiento humano, vamos a tener problemas en su interpretación. La razón humana es una herramienta inadecuada y desacreditada para alcanzar un verdadero conocimiento de las Escrituras. Las escrituras deben juzgar a los hombres. ¡Nunca el hombre puede juzgar la Palabra de Dios! 

 

 

 

Mt.22:29  Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.

 

 

Lc.24:27  Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.

 

 

Jn.5:39  Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

 

 

 

 

 

 

 

Tema 2. Introducción al Pentateuco

Introducción

I – El Nombre “Pentateuco”.

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del AT: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se haya en las Escrituras, sino que fue introducido posteriormente. De ahí que es saludable entender cómo le llamaban los judíos a los primeros cinco libros y cuál es el origen histórico de la palabra “Pentateuco”.

A- El Nombre Judío.

Para los judíos, la primera división del canon sagrado del Antiguo Testamento esto es, los primeros cinco libros, es conocida como Torah, es decir, La Ley. La palabra hebrea Torah viene de la raíz yara, “aventar” o “disparar”, y significa “dirección”, “ley”, “instrucción” o “enseñanza”. Es decir que para los judíos esta sección era conocida como una unidad, no como cinco libros.

Es interesante notar cómo se describe esta sección en el Antiguo Testamento:

  • La ley: Jos.8:34; Esd.10:3; Neh.8:2,7,14; 10:34,36; 12:44; 13:3; 2Cr.14:4; 31:21; 33:8.
  • El libro de la Ley: Jos.1:8; 8:34; 2Re.22:8; Neh.8:3.
  • El libro de la ley de Moisés: Jos.8:31; 23:6; 2Re.14:6; Neh.8:1.
  • El libro de Moisés: Esd.6:18; Neh.13:1; 2Cr.25:4; 35:12.
  • La ley de Jehová: Esd.7:10; 1Cr.16:40; 2Cr.31:3; 35:26.
  • La ley de Dios: Neh.10:28,29.
  • El libro de la ley de Jehová: 2Cr.17:9; 34:14.
  • El libro de la ley de Jehová su Dios: Neh.9:3.
  • La ley de Moisés siervo de Dios: Dn.9:11; Mal.4:4.

En el Nuevo Testamento, al Pentateuco se le llama de manera similar:

  • El libro de la ley: Ga.3:10.
  • El libro de Moisés: Mr.12:26.
  • La Ley: Mat.12:5; Lc.16:16; Jn.7:19.
  • La ley de Moisés: Lc. 2:22; Jn.7:23.
  • La ley de Jehová: Lc.2:23,24.

Todas estas expresiones permiten pensar que de hecho estos cinco libros formaban uno solo.

Como bien apunta Young, estas expresiones describen muy bien al Pentateuco porque hacen énfasis en la legislación, la Ley; indican que está en forma permanente, el Libro; dirigen la atención hacia su escritor humano, Moisés; y apuntan hacia el Autor Divino, Jehová, quien es Dios.[1]

Para los judíos “la ley” o la Tora era la parte más importante del Antiguo Testamento y se le atribuía mayor autoridad y santidad que a los Profetas y a los Escritos, quizás porque fue el dedo de Dios que escribió sobre las tablas de Moisés en el Monte Sinaí.

 

 

B- E Nombre Actual.

La palabra “Pentateuco” proviene del griego pentáteuchos que se compone de dos partículas: (Penta = “cinco”; teuchos = “tomo”). La palabra puede ser traducida como “(libro) de cinco volúmenes” o “que consiste en cinco rollos”.

Una opinión muy generalizada es que la traducción griega del AT, la Septuaginta [2] o versión de los LXX fue quien introdujo la innovación de dividir la ley de Moisés en los cinco libros. Hay quienes piensan que esta división pudo haberse originado un corto tiempo antes de la LXX (que fue traducida para el 250 a.C.), pero en cualquier caso, fue la Septuaginta la primera versión en mostrar los nombres de Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.

Ahora bien, en cuanto al uso de la palabra Pentateuco, se le atribuye a Orígenes (185 a 254 d.C.) utilizarla por primera vez cuando dice “del Pentateuco de Moisés” (compárese PG XIV, Col 444). Tertuliano lo usó en Latín como nombre propio, Pentateucos (Adversus Marcionem 1:10 en PL, II, col. 282).

El Nombre Pentateuco apela a la unidad de los cinco libros.

Es muy importante tener en cuenta la unidad de esta sección de la ley de Moisés. Los libros del Pentateuco no son “libros” en el sentido moderno de la palabra[3], como entidades independientes y completas en sí mismas, sino que fueron concebidas y estructuradas como partes de una unidad mayor. De ahí que el término “Pentateuco” además de conveniente se convierte en necesario, para enfatizar esta unidad.

Sin embargo, teniendo en cuenta esta unidad, la división en cinco partes desde Génesis hasta Deuteronomio es importante, no sólo por razones prácticas de manejo del contenido, sino porque existen evidencias que sugieren que estos cinco “libros” son subdivisiones originales en el material escrito por Moisés.

Algunos comentaristas insisten en que no fue la Septuaginta quien hizo la primera división, sino que la división en cinco partes es obra original de Moisés.

De hecho, muchos manuscritos hebreos daban como título a cada sección las primeras palabras que iniciaban en cada división. Esto es:

  • “En el principio” (Génesis)
  • “Estos son los nombres” (Éxodo)
  • “Y El llamó” (Levítico)
  • “En el desierto” (Número)
  • “Estas son las palabras” (Deuteronomio)

Algunos eruditos judíos se refirieron al Pentateuco como “las cinco quintas partes de la Ley”, y a cada libro o sección se le llamó una quinta parte”.

II – El autor: Moisés.

Existe un testimonio convincente para respaldar la opinión de que Moisés escribió el Pentateuco. Veamos algunas evidencias.

  1. Evidencias Internas en el Pentateuco.

El mismo Pentateuco registra que Moisés escribió este conjunto de libros. Recordemos que estos cinco libros formaban una sola unidad (un solo libro – la ley de Moisés) hasta que la traducción Griega o Septuaginta los dividió en cinco libros por separado.

Siendo que el Pentateuco formaba una sola unidad, tomaremos las citas de cualquiera de sus libros para aplicarla al conjunto. Ex. 17:14; 24:4; 34:27; Num.33:1-2; Dt.31:9, 24.

  1. Evidencias Externas al Pentateuco.

    1. En el Antiguo Testamento:

a)     Jos.1:7-8; 23:6; Jue.3:4; 1R.2:3; 2R.14:6; 2Cr.25:4; Esd.3:2; 6:18; Neh.8:1; Dan.9:11-13.

    1. En el Nuevo Testamento: a)     Testimonio de Cristo: Mt.19:8 (cp. Dt.24:1-4); Mt.8:4; Mr.7:10; Lc.16:31; 24:27, 44; Jn.5:4-6.

b)     Testimonio de los apóstoles: Hch.3:22 (cp. Dt.18:15-16; Hch.13:39).

    1. Tradición: Desde el tiempo de Moisés hasta cerrar el canon del NT, tanto judíos como cristianos creyeron que Moisés fue el autor.  
  1. La Capacitación de Moisés para escribir el Pentateuco.  
    1. Capacidad intelectual: Criado en toda la sabiduría de los egipcios (Hch.7:22)
    2. Conocimiento de los hechos: Testigo presencial de la mayor parte de los acontecimientos.
    3. Autoridad espiritual: Mantuvo una íntima comunión con Dios al punto de que recibió revelaciones especiales (por ejemplo Ex.34:5-6).
    4. Como hebreo tenía acceso a genealogías y tradiciones orales y escritas de su pueblo.

III. Algunas objeciones de la Alta Crítica a la paternidad literaria de Moisés.

 

No es de nuestro propósito entrar a considerar el tema de las teorías documentarias, porque no es el enfoque de este estudio. Sin embargo, es saludable para el lector conocer de manera general que la Biblia ha sobrevivido por muchos siglos el ataque feroz de hombres impíos que han tratado en vano de poner en duda la inspiración plenaria y verbal de Dios, o han querido cuestionar el origen y las fuentes de autoridad de las Escrituras.

A. La Alta Crítica y la Baja Crítica

Es importante aclarar que la Biblia no tiene ningún tipo de error en cuanto a sus manuscritos originales (llamados “autógrafos). Pero es completamente comprensible que al pasar de copia en copia encontremos errores humanos de los copistas en cuanto a caracteres o palabras. Es imposible para un ser humano copiar un libro entero sin cometer algún error de copiado (si no lo creen, inténtelo para que lo pueda comprobar).

En ese sentido se le llama Alta Crítica a cierta disciplina dedicada a estudiar los problemas relacionados con la paternidad literaria y la pureza del texto de los libros de la Biblia. En otras palabras, tratan de descubrir la fecha de cada libro, su autor, su propósito y las características del estilo y el lenguaje. Se preguntan cuáles son las fuentes originarias de los documentos bíblicos, cuestionan cada una si son dignas de confianza, etc.

Por otro lado la Baja Crítica o Crítica Textual se enfoca en la tarea de restaurar el texto original sobre la base de las copias imperfectas que han llegado a nuestras manos, tratando de tamizar las evidencias provistas por las diferentes versiones, donde los manuscritos existentes discrepan unos de otros, y comparando las diferentes versiones por medio de un método científico tratar de llegar a lo que probablemente fue la terminología utilizada por el autor original.

Tanto la Alta Crítica como la Baja Crítica pueden arrojar mucha luz sobre las Escrituras si se aplica con reverencia y seriedad. De ahí que los padres de la iglesia, los reformadores y los eruditos cristianos han realizado estos estudios con mucho beneficio. Sin embargo, los críticos alemanes bajo la influencia del racionalismo de la época llegaron a conclusiones que atentan contra la integridad de las Escrituras en el caso de que fueran comprobables. Estos rechazaban todo elemento milagroso y estaban prejuiciados con otras filosofías contrarias al cristianismo como la del filósofo Hegel.

Así que teniendo este contexto, podemos decir que hace dos siglos, eruditos de tendencia racionalista pusieron en duda que el Pentateuco fue escrito por Moisés y desarrollaron una Teoría Documentaria de la Alta Crítica considerando al Pentateuco como una compilación de documentos redactados en tiempos de Esdras alrededor del 444 a.C.

Sin embargo, los eruditos conservadores rechazaron abiertamente esta teoría documentaria porque fue considerada absurda y carente de evidencia externa. No se presentó evidencia de literatura, ni de la tradición hebrea como para sostenerla, de modo que un estudio serio del Pentateuco no puede concluir con que sea la obra de la época de Esdras.

Con todo, es importante reconocer que es probable que Moisés se auxiliara de notas biográficas, genealogías y tradiciones escritas por los patriarcas ya que Moisés menciona “el libro de las generaciones de Adán” en Gn.5:1. Como dice Pablo Hoff, “no debemos extrañarnos de que Dios tal vez haya guiado a Moisés a incorporar tales documentos en sus escritos.” [4]

Adicionalmente, también se reconoce que hay algunas añadiduras y retoques de poca importancia de palabras arcaicas realizados a la obra original de Moisés. Por ejemplo:

  • El relato de la muerte de Moisés (Deut.34) sería escrito por otra persona. El Talmud, libro de los rabinos, lo asigna a Josué. * Gn.14:14. En este texto de Génesis le llama Dan a la ciudad de Lais narrando acerca de Abraham en un momento cuando no existía ni Isaac, ni Jacob ni Dan. La explicación de esto se puede atribuir a notas aclaratorias o cambios de nombres geográficos arcaicos que se introdujeron para hacer más claro el relato. (ver Jue.18:29). Estas diferencias se pueden atribuir a notas aclaratorias de los copistas, o cambios de nombres geográficos arcaicos, que se introdujeron para hacer más claro el relato. Algunos especulan que algunos cambios serían actualizados por el profeta Samuel. En cualquier caso, estos retoques en las copias no son relevantes en cuanto a la integridad del texto, y la evidencia interna y externa muestra contundentemente que Moisés fue su autor.

IV. Tiempo histórico que cubre el Pentateuco.

Se estima que Abraham es de la época del 2,166 a.C. pero el tiempo que transcurrió desde que Dios creó a Adán hasta el momento en que aparece Abraham es incierto. Algunos estiman 2000 años desde Adán hasta Abraham, lo cual nos daría unos 6,000 años de existencia de la Tierra (2000 de Adán a Abraham + 2000 de Abraham al nacimiento de Cristo + 2000 después del nacimiento de Cristo).

En cuanto al Pentateuco, si la estimación anterior es correcta, estaríamos hablando de un lapso histórico de unos 2770 años, desde el origen de la creación hasta la preparación del pueblo de Israel para entrar a Canaán, esto es, desde Adán hasta la muerte de Moisés en el 1230 a.C.

La temática histórica que cubre el Pentateuco es uno de los elementos que destacan su unidad como un solo volumen a pesar de sus diversos temas. El Pentateuco trata de manera consistente, coherente y unificada con los siguientes temas:

  • La promesa de Dios
  • Le elección de Dios
  • La liberación del pueblo de Dios
  • El pacto de Dios con su pueblo
  • La Ley de Dios
  • La tierra prometida

Todo esto es tratado en los cinco libros en el espacio de tiempo que comprende la creación hasta que el pueblo de Israel se prepara para entrar en la tierra prometida.

V. El escenario geográfico del mundo bíblico.

Se ignora dónde estuvo específicamente el Huerto del Edén o el Paraíso donde Dios puso a Adán. Sin embargo, Génesis menciona que varios ríos lo regaban, siendo algunos de ellos muy conocidos para nosotros, como el caso del Tigris y el Éufrates (Gn.2:14). De manera que es plausible suponer que la cuna de todas las civilizaciones nació en la meseta de Mesopotamia, que significa “tierra entre ríos”, y que se conoce como aquel territorio de Babilonia precisamente entre los ríos Tigris y Éufrates.

Fue también de Mesopotamia, de la ciudad de Ur de los caldeos, desde donde Dios llamó a Abram (a quien luego se le cambió el nombre a Abraham), el cual tuvo un recorrido pasando por Harán (Padan-Aram) muy al norte de lo que hoy es Siria, y luego viajó al sur, atravesando todo el territorio de Canaán, pasando por Hebrón hasta el Neguev, y viajando hasta Egipto. Abraham vivió 38 años en el Neguev, después de la muerte de Sara y cuando murió a los 175 años fue enterrado con su esposa en la cueva de Macpela, en Hebrón.

De manera que la historia de Israel comienza en Babilonia, pasando por Canaán, Egipto, todo el desierto del Sinaí, conquistando Canaán, luego siendo deportados a Asiria y Babilonia, y luego regresando a su tierra de Canaán 400 años antes de Cristo en la misma área donde su patriarca Abraham fue enterrado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Canaán – Israel – Palestina – “La Tierra Prometida”

El nombre de “Palestina” no era conocido en la época que Abraham llegó a esta región, aunque ciertamente ya en ese momento, 2000 antes de Cristo, era un puente importante entre los centros culturales y políticos de ese momento. Pero el nombre de Palestina realmente fue inventado por los griegos y el imperio romano para llamarle a todo el territorio habitado por los israelitas.

El término Palestina se deriva o es una corrupción de la palabra Filistea, nombre de la estrecha franja dominada por los filisteos (Ex.15:14; Is.14:29,31). Realmente los antiguos hebreos daban el nombre de Canaán a la tierra comprendida al oeste del Jordán. Después de la conquista de Josué, toda la región recibió el nombre de Israel (1S.13:19; 1Cr.22:2; Mat.2:20), aunque cuando el reino se dividió en tiempos de Roboam hijo de Salomón, la porción Norte con las 10 tribus era “Israel” y la sur con Judá y Benjamín era “Judá”. En Hebreos 11:9 se le llama “Tierra prometida”. Pero después de los inicios de la era cristiana, los griegos y romanos le llamaban Palestina.

Así que lo más correcto sería llamarle la tierra de Canaán o de Israel o Tierra prometida. Para los judíos, Israel era la nación, la zona geográfica era llamada simplemente “la tierra”.

Límites y extensión.

El territorio que ocupaban los hebreos se extendía, de sur a norte desde Cades-barnea hasta el Hermón. Desde el oeste hasta el este iba desde el Mediterráneo al desierto oriental con excepción de la llanura filistea y del país de Moab. Luego de la repartición de las tribus de Israel ellos expresaban los límites de su país con la expresión “desde Dan hasta Beerseba” (más de 240 km).


 

 

Deleite en la ley

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia y en su ley medita de día y de noche.

                                                                       Salmo 1:1-2

¿Cómo puede ser usted bendecido? ¿Cómo puede encontrar un arraigado contentamiento bienestar espiritual bajo la superficie de las circunstancias de la vida? Estos versículos son una promesa de bendición. Ellos nos dicen lo que debemos evitar y en qué debemos poner la mira.

Si quiere usted ser bendecido, dice el salmista, no ande en el consejo de los malos. ¿Qué significa eso? No escuche lo que los impíos tienen que decir. No siga sus consejos. No deje que influyan en usted su perspectiva sobre las cosas, su valoración de la situación ni su solución a un problema.

Aquí se representa un proceso de tres etapas que se mueve del caminar al lado de personas impías, ocupados en una conversación superficial. Ni siquiera comience con esto, dice el salmista. No se exponga a las mentiras de las personas que evalúan el mundo sin tener en cuenta la Palabra de Dios.

La imagen siguiente es la de estar con los pecadores. Si se encuentra caminando con ellos, no se quede y hable con ellos. No permita que la conversación se haga más profunda y penetrante.

La imagen final es sentarse con el escarnecedor, compartir el asiento de modo que usted llega a ser uno de ellos. No se acerque demasiado a los que se burlan de Dios. Tampoco se siente en el aula de ellos mientras se mofan de la verdad divina. Muchos jóvenes se sientan en aulas donde un maestro escarnecedor trata de destruir su fe.

Si quiere ser bendecido, aléjese de todo eso. Más bien busque deleite en la ley del Señor. Para casi todos nosotros hoy, la idea de deleitarse en la ley es un concepto extraño. Podemos temer la ley o respetarla pero encontrar placer en ella no es algo que cruce por nuestra mente. Pero el salmista está pensando en toda la Torah como el don misericordioso de Dios de dirección sobre cómo vivir en una relación de pacto con Él. La revelación de Dios de la forma correcta de vivir, adorarlo y conocerlo es algo como para deleitarse. El Salmo 119 emplea las palabras delicia y regocijo nueve veces para describir nuestra actitud hacia la Palabra de Dios. Es fuente de gozo y satisfacción.

En lugar de deleitarnos en la última y mejor manera de burlarse de lo que es bueno, halle su placer en conocer y hacer la voluntad de Dios. Medite noche y día en los pasajes que revelan su voluntad para su vida. Entonces cuando camine, caminará con los piadosos; cuando esté en algún lugar, estará con los justos; cuando se siente, se sentará en un lugar que es santo. Esa es la senda hacia la bendición.


 Extraído del libro, “El corazón de la Biblia” escrito por el Pastor John MacArthur y publicado por Editorial Portavoz.

Tema 3. Introducción al Libro de Génesis   Introducción El libro de Génesis sirve de introducción tanto para el Pentateuco como para la Biblia completa. La influencia de este libro en las Escrituras está demostrada porque es citado más de 60 veces en el Nuevo Testamento y cientos de veces se hace alusión a Génesis tanto en el Antiguo como en el Nuevo Pacto. La cronología de la historia de la redención que comienza en Génesis 3 no se completa hasta Apocalipsis 21 y 22 donde el reino de los cielos compuesto por los creyentes redimidos es descrito pictóricamente de forma gloriosa.  I – El Nombre “Génesis”. A- El Nombre Judío. (“En el principio”) Como habíamos mencionado en el tema anterior, aunque fue la traducción griega del AT (la Septuaginta) quien nombró los primeros cinco libros de la ley de Moisés, muchos comentaristas insisten en que la división en cinco partes es obra original de Moisés ya que cada una de estas secciones estaba delimitada y tenía un nombre hebreo, conforme a la frase con que comenzaba el libro. En el caso de la sección correspondiente a Génesis, su nombre hebreo era B‘rêshith, que significa “en el principio”, que es la frase con la que comienza el libro. B- El Nombre Actual. (“Génesis”). El título “Génesis” proviene de la forma como la Septuaginta traduce Gn.2:4 “Este es el libro de los geneseos de los cielos y de la tierra”, así como los demás textos que hablan de los orígenes: Gn.2:4; 5:1; 6:9; 10:1; 11:10; 11:27; 25:12; 25:19; 36:1, 9; 37:2. La palabra griega “genesis” significa “orígen”, “fuente”, “generación”, y ha sido adoptada por la inmensa mayoría de las traducciones como título del libro.  II – El Tema Central.  A. Como una unidad literaria: 
“El origen de todo, excluyendo al Creador, y la historia de las generaciones primitivas”.

B. Como unidad teológica comprendida en toda la Biblia

 

“Dios comienza la redención escogiendo un pueblo”.

 

 

 

III. Importancia del libro de Génesis.

A.  Es el registro de los orígenes.

Génesis contiene el único recuento confiable y verdadero sobre el origen del universo y todas las cosas. Narra sobre el origen del universo, de los seres vivos, de la raza humana, la institución del matrimonio, la institución del día de reposo, la institución del trabajo, narra sobre el origen del pecado cometido por el hombre, los juicios de Dios, el perdón de Dios y Su Promesa de salvación, sobre las primeras civilizaciones antiguas, la división de las lenguas, el origen del pueblo escogido por Dios, etc.

  B. Es el semillero doctrinal de la Biblia.

Es llamado el “semillero doctrinal” porque Génesis contiene la simiente de muchas doctrinas que fueron reveladas posteriormente y de manera más clara en el NT, pero que encuentran su origen en el Génesis. Citamos algunos ejemplos:

1.    Hay más de 60 citas directas de Génesis en el NT y cientos de alusiones al mismo.

a.    El Señor Jesucristo lo confirma en sus relatos al hablar de:

i.      La creación del hombre y la mujer (Mt.19:4-6)

ii.      El asesinato de Abel (Lc.11:49-51)

iii.      El diluvio (Lc.17:26-27).

iv.      Abraham, Isaac y Jacob (Mt.22:32; Jn.8:56)

v.      La circuncisión de los patriarcas (Jn.7:21-23)

b.    Pablo apela al libro de Génesis en doctrinas claves, por ejemplo:

      i.      La caída del hombre (Comp. Gn.3 con Ro.5)

      ii.      La institución del matrimonio (Gn.1-2; Col.4 y Ef.5)

      iii.      El contraste entre el hijo de la promesa y el hijo de la ley (Gn.16 y 21 Y Gal.4:25)

c.    La porción más citada es la correspondiente a Gn.1 – 11 siendo la de mayor influencia en el NT con un centenar de referencias.

d.    No solo el Señor Jesucristo y Pablo, sino que cada autor del NT se refiere a Génesis 1 -11 en alguno de sus escritos.

2.    Génesis es el libro más citado por el resto de la Biblia. Ningún otro libro es tan frecuentemente citado por los demás.

 

C. Relata el nacimiento de un pueblo para Dios.

Génesis es importante teológicamente porque destaca que dentro del nacimiento de la humanidad, Dios escogió un linaje especial, no conforme a raza, lengua, tribu o nacionalidad, sino una descendencia espiritual que nació en el seno del pueblo de Israel. Génesis se enfoca en su interés particular de esa línea mesiánica, desde Adán, Abel, Set, Noé, Sem, Abraham, Isaac, Jacob, que luego vemos desarrollarse hasta la venida del Señor Jesucristo como Mesías, y la inclusión de los gentiles en ese verdadero pueblo de Dios que es la iglesia.

Se observa en el Génesis que siempre se sigue el linaje mesiánico y se le pone poca atención a las genealogías gentiles.

D. Relata en la mayor extensión de tiempo cronológico de la Escritura.

El libro de Génesis es importante y digno de considerar porque los acontecimientos que se relatan en él comprenden un período histórico más extenso que el resto de los acontecimientos bíblicos. Vamos a ver más adelante que el Génesis abarca más de 2,000 años mientras que el resto de la Biblia (desde Éxodo hasta Apocalipsis) abarca un máximo de 1,900 años, desde la muerte de José en el 1800 a.C. hasta la escritura de Apocalipsis en el 95 d.C.

 

 

IV. Autor, Fecha y Tiempo que abarca el contenido del libro

 

A. Autor

El tema del autor del Pentateuco ha sido tratado en el capítulo anterior entendiendo que Moisés es el autor indiscutible. Sin embargo, diremos las siguientes consideraciones con respecto al libro de Génesis.

Aunque el autor no es declarado en Génesis y aunque la época histórica de la narración inicia por lo menos 2,000 años antes de que naciera Moisés, tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo Testamento reconocen que Moisés es su autor. Recordemos que la “ley de Moisés” comprende los 5 libros, desde Génesis hasta Deuteronomio y era apreciada como una sola unidad, ya que no existía el concepto de “libro” independiente como lo tenemos hoy modernamente. La ley de Moisés constituía la unidad completa del Pentateuco.

  • Citas del AT: (Ex.17:14; Num.33:2; Jos.8:31; 1R. 2:3; 2R. 14:6; Esd 6:18; Neh.13:1; Dan.9:11, 13; Mal.4:4).
  • Citas del NT: (Mat.8:4; Mar.12:26; Luc.16:29; 24:27,44; Jn.5:46; 7:22; Hch.15:1; Rom.10:19; 1 Cor. 9:9; 2 Cor. 3:15).

Como vimos en el capítulo anterior, la capacidad de Moisés para escribir el AT lo hace un candidato altamente adecuado (Hch.7:22). No existen razones de peso para poner en dudas la autoría de Moisés.

 

 

 

B. Fecha y lugar de escritura

El trasfondo histórico de los eventos de Génesis comienza en Mesopotamia aunque es difícil determinar el momento histórico cuando el libro fue escrito. Israel escuchó por primera vez la escritura del Génesis de Moisés en algún momento antes de cruzar el Río Jordán y pasar a la Tierra Prometida (1280 a.C.) Pero siendo escrito por Moisés, posiblemente fue escrito después de la salida de Egipto en el 1240 a.C. Esto es difícil de precisar.

Génesis relata su narración en tres lugares geográficos distintos:

1.            Mesopotamia (Cap. 1 – 11)

2.            Canaán o la Tierra Prometida (Cap. 12 – 36)

3.            Egipto (Cap. 37 – 50)

 

C. Tiempo que abarca el contenido del libro

 

El libro abarca probablemente unos 2,000 años desde la creación del mundo (4000 a.C.?) hasta la muerte de José en Egipto (1804 a.C.?).

Los tiempos que abarcan los escenarios históricos son los siguientes:

Tiempo Lugar Referencia en Génesis
Creación hasta 2091 a.C. Mesopotamia Gn.1-11
2091-1898 a.C. Canaán Gn.12-36
1898-1805 a.C. Egipto Gn.37-50

Sin embargo, estas fechas son aproximadas. No hay manera de conocer el tiempo exacto por las siguientes consideraciones.

  • Las genealogías hebreas no siempre son totalmente completas porque omiten personajes menos importantes cuyos años no serían contabilizados al tratar de hacer la suma.
  • Algunos Pasajes no están en orden cronológico. Por ejemplo, la división de las diferentes lenguas se narra en el capítulo 11 pero en el 10:5 ya se habla de diferentes idiomas. Esto es común en muchos estilos literarios que hablan de un tema en general y luego continúan ampliando uno de los temas tratados anteriormente.

 

 

Tabla Cronológica de los Patriarcas.Walton, John. Charts of the Old Testament.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

V. Bosquejo del contenido de Génesis

A.- Bosquejo básico propuesto.

 

            I. Historia Primitiva (Cap. 1 al 11)

                        A. La Creación (Cap. 1 – 2)

                        B. La Caída (Cap. 3)

                        C. Civilización Pre diluviana (Cap. 4 – 5)

                        D. El Diluvio (Cap. 6 – 9)

                        E. Civilización Postdiluviana (Cap. 10 – 11)

            II. Historia Patriarcal (Cap. 12 al 50)

A. Abraham (Cap. 12 – 25)

B. Isaac y Jacob (25:19 – 36:43)

C. José (Gn.37 – 50)

 

 

B. Fórmula del Toledoth.

 

Según la estructura literaria, el libro se divide en diez secciones. La clave de esta forma externa es la “fórmula de toledoth”: “Estos son los descendientes (o la historia)” que utiliza la palabra hebrea tôledôt, que significa “descendiente o historia o generaciones”. Los siguientes textos serían las diez divisiones literarias: Gn.2:4; 5:1; 6:9; 10:1; 11:10; 11:27; 25:12; 25:19; 36:1; 37:2.

Esta división hebrea es según las generaciones que narra y de la observación de estos pasajes y de la forma en que se vinculan entre sí se desprende la intención del autor de organizar la historia. De hecho, en el anexo 1 mostramos el bosquejo de John MacArthur al libro de Génesis, quien dice tomar como base esta estructura literaria del libro.

 

VI. Resumen del Libro

En este libro de los comienzos, Dios se revela a sí mismo como un Dios completamente diferente al de los dioses del mundo. El autor no tiene ningún interés en demostrar la existencia de Dios, sino que lo da por sentado: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”.

Los fundamentos teológicos son revelados desde el principio incluyendo a Dios el Padre, Dios el Hijo, Dios el Espíritu Santo, el hombre, el pecado, la redención, el pacto, la promesa, Satanás y sus ángeles, el Reino de Dios, Israel, el juicio y las bendiciones.

La historia primitiva (Génesis 1–11) revela los orígenes del universo, los comienzos del tiempo y del espacio y muchas de las primeras experiencias de la raza humana tales como el matrimonio, la familia, la Caída, el pecado, la redención, el juicio y las naciones.

La historia patriarcal (Génesis 12–50) explicaba a Israel cómo vinieron a existir como familia cuyos ancestros pueden ser observados hasta Heber (de donde vendría el vocablo “Hebreo” en Gén.10:24,25) y aún más remotamente hasta Sem, el hijo de Noé (de ahí los “Semitas” en Gen.10:21).

El pueblo de Dios pudo entender no solamente la historia de sus ancestros y familiares, sino también el origen de sus instituciones, costumbres, idiomas, y diferentes culturas, especialmente las experiencias humanas más básicas como el pecado y la muerte.

Debido a que ellos se estaban preparando para entrar a Canaán y despojar de sus tierras a los habitantes cananeos, Dios reveló en el Génesis el trasfondo de su enemistad. Además ellos debían comprender las bases reales para la guerra que ellos irían a declarar a la luz del conocimiento que ellos iban a adquirir en cuanto a la inmoralidad del asesinato de acuerdo a los otros 4 libros de la ley que Moisés estaba escribiendo.

Lo más importante es que los judíos comprenderían una porción selecta de la historia del mundo y el trasfondo de Israel como nación, como fundamento por el cual ellos estarían dispuestos a vivir bajo el liderazgo de Josué en la tierra que previamente había sido prometida al patriarca del principio, a Abraham.

Génesis 12:1-3 establece un foco primario en las promesas de Dios para Abraham. Esto enfocaba la visión del mundo entero de Génesis 1 – 11 a una nación pequeña, Israel, a través de la cual Dios progresivamente cumpliría su plan redentor. Esto explica la misión de Israel que diría más adelante el profeta Isaías de ser “luz de los gentiles” (Is.42:6). Dios les prometió una tierra, descendientes, y bendiciones. Esta promesa de tres componentes se convirtió en la base del pacto con Abraham (Gn.15:1-20).

Es interesante que todo el escenario teológico que Génesis relata se completa en el último libro de la Biblia, el Apocalipsis. El primero se corresponde y mantiene la unidad con el último. En el libro de Génesis, Dios echa del Paraíso al hombre, y en Apocalipsis este paraíso perdido es restablecido. El problema de la caída de Gn.3 es resuelto en el Apocalipsis “y no habrá más maldición” (Ap.22:3)… “Y tomarán de árbol de la vida” (Ap.22:1-14) y ellos participarán de las bodas del Cordero usando ropas lavadas con la sangre del Cordero (Ap. 22:14).

VII. Principios de Interpretación

 

Al leer el Génesis muchas personas no creyentes se aventuran a interpretar de manera arbitraria o caprichosa la narración divina. Algunos dicen que estas narraciones no son históricas sino fábulas del pueblo judío; otros dicen que son representaciones ficticias de la religión; otros tratan de adecuar la narración a las hipótesis que algunos científicos enuncian sin haberlas demostrado, etc. ¿Cómo debemos entonces interpretar el libro de Génesis?

Diremos tres maneras como NO lo debemos interpretar, y luego diremos cómo sí lo debemos interpretar.

A- No debemos interpretar Alegóricamente.

El libro de Génesis clama ser un libro de historia de las descendencias o las genealogías de personas que existieron realmente. No debemos interpretarlo como una “alegoría” ficticia.

Ahora bien, cuando Pablo dice en Gal.4:24 que Agar y Sara representan una alegoría, no está diciendo que este hecho no fue histórico, sino más bien que al considerar ese hecho histórico podemos ver una alegoría o ilustración de lo que significa confiar en las obras de la ley para la salvación o confiar por la fe sola en la providencia de Dios por medio de la gracia de Dios por medio de Jesucristo. El hecho de que Pablo inspirado por el Espíritu Santo haya utilizado este hecho como una ilustración, no elimina la realidad del hecho histórico que ocurrió en esa ocasión.

Es como el caso de Jesucristo en la barca en medio de la tormenta, que, siempre y cuando expliquemos el texto en su contexto histórico, podemos “ilustrar” esa tormenta con las pruebas que nos trae la providencia, y cómo debemos confiar en el Señor.

B- No debe interpretarse de forma Tipológica.

 

Un “tipo” es una figura acerca de una persona o evento. Por ejemplo, cuando Abraham le dio los diezmos de todo a Melquisedec, este sacerdote representaba un “tipo” de Cristo. O cuando los israelitas se circuncidaban, esto puede ser tipificado con el bautismo cristiano, como una señal de ser un creyente bajo el pacto de gracia.

No todo el Antiguo Testamento es tipológico, pero contiene muchos tipos, o si queremos llamarlo de otra manera, muchas “alusiones” al Mesías que habría de venir más adelante.


C- No debe interpretarse acomodando el texto a las hipótesis científicas.

La Biblia no es un manual de ciencias, y la manera de pensar de los destinatarios de las Escrituras originales no tenían en sus mentes un esquema del método científico de los últimos tiempos. En ese sentido, cuando la Biblia hace uso de figuras literarias como por ejemplo “desde donde nace el sol hasta donde se pone el sol…” no está hablando de la posición del sol respecto a la tierra, no está diciendo que es el sol quien se mueve y la tierra está detenida, sino que lo expresa en el sentido en que el hombre lo entiende. Utiliza figuras del lenguaje para ser entendible por el sentido común.

Por ejemplo, cuando Levítico incluye en la lista de “aves” que no se deben comer, y menciona al “murciélago” (que es un mamífero volador, no un ave), ¿acaso debemos interpretar que tiene un error científico? Por supuesto que no, ya que en primer lugar, la clasificación taxonómica no existía en el tiempo de Moisés, y por otro lado la clasificación que Moisés dio fue en base al entendimiento de ellos, esto es, que el murciélago es un “volátil”.

Aunque no deseamos profundizar en este tema, es importante saber que muchos profesantes de la fe cristiana han tratado de “conciliar” el relato bíblico de la creación a las hipótesis materialistas de algunos científicos, y tratan de explicar que los 6 días de la creación de Génesis 1 se trata de “eras geológicas o también han pretendido conciliar una “evolución teísta” o dirigida por Dios. Ellos tratan de acomodar los pasajes del principio de Génesis a su concepción materialista del mundo. Esto no puede ser interpretado de esta manera porque ¿cómo definimos en qué punto termina la “metáfora literaria” y comienza la historia verdadera? ¿Después del diluvio? ¿Después de la torre de Babel? ¿Por qué ahí y no en otro lugar? ¿Consideraríamos entonces todos los milagros de la Biblia como fábulas o figuras literarias?

Las implicaciones de tratar de acomodar la Biblia a las hipótesis materialistas son catastróficas, porque, si no podemos creer en los primeros capítulos de las Escrituras, ¿cómo podemos estar seguros de lo que enseña el resto de la Biblia?

De paso, las hipótesis de los científicos que tratan de explicar el origen del mundo por causas no divinas están en continuo cambio… ¿cuál sería la verdadera? Mientras que la Biblia es inmutable, y habla con autoridad, “Así dice el Señor”.

Como dice John MacArthur, “Aunque el relato bíblico choca en muchos puntos con las hipótesis naturalistas y evolucionistas, no está en conflicto con un solo hecho científico. De hecho, todos los datos geológicos, astronómicos y científicos pueden reconciliarse fácilmente con el relato bíblico. El conflicto aquí no es entre ciencia y Escrituras, sino entre la fe confiada del creyente en la Biblia y el escepticismo voluntarioso del naturalista”. La Batalla por el Comienzo.

D- Interpretación Literal y Naturalmente.

 

Debemos interpretar el Génesis y el resto de la Biblia por el método histórico – gramático – literal. Esto es, estudiar su contexto histórico (a quién se escribió, en qué época, con qué propósito, etc.); estudiar su estructura gramatical (sintaxis de las oraciones, de quién se habla, a quién se habla, qué se dice del sujeto de la oración, etc.); y finalmente se debe interpretar literalmente, hasta donde el contexto y el significado de las palabras lo permita. Por ejemplo, si habla de una visión de “una mujer sentada sobre siete montañas” no debemos suponer que existe un ser humano femenino cuyo tamaño sea tan grande que se pueda sentar sobre 7 montañas. El mismo texto debe explicar que se trata de una visión, y que la mujer de la visión representa una ciudad que está rodeada de 7 montañas.

Debemos interpretar lo más literalmente posible, de manera que entendamos el mensaje “natural” que comunica el texto, en lugar de buscar algún “mensaje escondido” en el mismo.

 

 

VIII. Retos en la Interpretación de Génesis.

Cada libro de la Biblia tiene sus textos difíciles de entender como dice 2Pe.3:16. En cuanto a Génesis, estos son los pasajes que provocan a controversia:

  • La creación es presentada por la voluntad divina, ex nihilo, es decir, “de la nada”.
  • Presenta tres eventos de grandes proporciones en mundo: la Caída, el Diluvio Universal, y la Dispersión de las naciones.
  • Las costumbres relatadas en el Génesis difieren grandemente de las costumbres de nuestros días. De ahí que para poder entender el contexto histórico de algunos pasajes, debemos valernos de fuentes extra bíblicas o de algún otro lugar en las Escrituras que arroje luz sobre estas costumbres.


Inicio :: Nosotros :: Pastores :: Artículos :

: Ministerios :: Sermones :: Confesión de Fe :: Enlaces :: Contáctenos

La diversidad y perfección de las Escrituras

La ley de Jehová es perfecta,

Que convierte el alma;

El testimonio de Jehová es fiel,

que hace sabio al sencillo.

Los mandamientos de Jehová son rectos,

que alegran el corazón;

El precepto de Jehová es puro,

Que alumbra los ojos.

El temor de Jehová es limpio,

Que permanece para siempre;

Los juicios de Jehová son verdad,

todos justos.

~ Salmo 19:7-9

 La Biblia tiene más de una función en nuestra vida. El salmista da a las Escrituras seis títulos distintos, reflejando seis caras diferentes de una joya. Como “la ley de Jehová”, es la norma de Dios para la conducta humana. Como “el testimonio de Jehová”, es la revelación de Dios mismo, Dios dando testimonio acerca de quién es Él. Como “los mandamientos de Jehová”, es el mandato obligatorio y autorizado que Dios nos da. Como “el temor de Jehová, es un manual sobre adoración, enseñando cómo temer y adorar a Dios como es debido. Como “los juicios de Jehová”, las Escrituras nos dan los veredictos del divino juez, Dios mismo. La Biblia es todo eso.

 Este salmo también nos habla del carácter de la Biblia. Es perfecta. La palabra hebrea significa completa, integral, lo abarca todo. También es fiel; algo digno de crédito, algo en lo que se puede confiar para recibir sustento. También es recta, dirige por el camino recto en lugar de conducir por el mal camino. Es pura. La palabra significa clara, transparente, que permite el paso de la luz. Es limpia, sin mancha, sin falla ni defecto, Por último, es verdad, absoluta verdad, la absoluta verdad. Qué testimonio para la Biblia: Es perfecta, fiel, recta, pura, limpia y verdadera.

 Entonces el salmista nos dice lo que la Biblia hace. Convierte el ama, transformando todo el ser interior de la persona. Son palabras que cambian vidas. Hacen sabio al sencillo. La palabra hebrea para “sencillo” se refiere a una puerta abierta, porque a las personas ingenuas se les veía como si tuvieran las puertas de la mente abiertas de par en par. Permiten que entre todo, sin discernir pero nada se queda. A veces quiero decirle a una persona que se jacta de tener una mente abierta: “Tenga la bondad de callarse. Está permitiendo que todo entre y salga. Necesita discernir mejor”. La Biblia toma a los ingenuos, que no saben la diferencia entre lo que deben valorar y lo que es basura, y los hace sabios.

 La Biblia no solo trae sabiduría; también alegra el corazón. Los principios del Señor para la vida son la verdadera fuente de gozo para el corazón humano. Alumbra nuestros ojos, permitiéndonos ver lo que no podíamos ver, haciendo comprensibles las cosas confusas. Permanece para siempre. Podemos confiar en que no es necesario actualizarla para cada cultura. Es siempre importante. “Secase la hierba, marchítese la flor; mas la palabra de Dios nuestro permanece para siempre” (Is. 40:8). Su Palabra es plenamente justa, produciendo en nosotros una justicia integral que nunca pudiéramos lograr por nuestra cuenta. ¡Qué libro tan asombroso! ¡Qué razón para alabar a nuestro Dios


Extraído del libro, “El corazón de la Biblia” escrito por el Pastor John MacArthur y publicado por Editorial Portavoz.

Tema 4. La Creación – Génesis 1 & 2   Introducción I- ¿Cómo sucedió la creación? En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Gn.1:1)   A – ELOHIM creó en el principio. (Gn.1:1)  1- Elohim.  Elohim es la forma plural del nombre de Dios. Lo interesante es que siendo plural siempre lo acompaña un adjetivo o verbo en forma singular. Es como si dijera “en el principio Dioses (plural) creó (singular); no dice “dioses crearon” sino “Dioses creó”. Se le llama “plural mayestático”, el nombre que sintetiza todas perfecciones divinas. Al mismo tiempo, insinúa la presencia de una pluralidad de personas en el seno de la deidad. Es interesante compararlo con el consejo dentro de Dios mismo “hagamos al hombre…” (Gn.1:26) o “He aquí el hombre es como uno de nosotros” (Gn.3:22). Elohim se deriva de una raíz hebrea que significa “ser fuerte, poderoso”. Este nombre del Dios poderoso es adecuado para hablar del Creador de Génesis 1. Elohim se emplea 2,312 veces en el AT. El nombre “Jehová” es el más utilizado en el AT (6,499 veces). En castellano se transcribe de esa manera. No se trata de un sustantivo sino de un adjetivo hebreo que es presentado en cuatro consonantes o “tetragrama”: YHWH. Ese es el nombre inefable que los judíos no tenían derecho a pronunciar y que al leer el texto sagrado sustituían por “Señor” (mi Señor, Adonai). De ahí que los masoretas tuvieron la idea de añadir a las cuatro consonantes YHWH las vocales que pertenecían al sustantivo Señor (Adonai). De ahí la trascripción YaHWeH o Yahveh. YHWH significa “Aquel que es”. Si Elohim destaca el atributo del poder de Dios, Yahveh revela con mayor fuerza su propia esencia.   2- Dios Creó.  En el principio creó Dios. Llama la atención que la Biblia comienza desde su primer versículo sin proponerse demostrar la existencia de Dios, sino que la sobre entiende. El texto refuta: ·                    El ateísmo (“no hay dios”). Porque dice que fue Dios. ·                    El Panteísmo (“todo es dios”). Porque dice que lo creado es distinto al Creador. ·                    El politeísmo (varios dioses). Porque habla de un solo Dios. ·                    El dualismo (todo proviene de 2 fuentes, una buena y una mala). Dice que Dios hizo todo bueno en gran manera. ·                    El evolucionismo, humanismo y el deísmo (dicen que Dios creó y dejó todo sujeto a las leyes naturales). Pero en el versículo 2 notamos que es el Espíritu Santo que sostiene todo).  Creación Ex nihilo La materia surgió de aquello que es inmaterial. Dios creó todo ex nihilo (de la nada). De la nada, en un instante, el universo con todo su espacio, masa y tiempo, fue hecho por decreto de Dios.  3- En el principio. ¿En el principio de qué? En el principio del tiempo mismo. Antes de ese principio de Génesis 1:1 no existía medida alguna del tiempo, ni paso del tiempo en absoluto. Dios existía en sí mismo en toda su perfección fuera del tiempo, en una dimensión que nosotros no podemos ni siquiera imaginar. Nuestros pensamientos acerca de lo atemporal son limitados porque todo lo que conocemos está sometido al transcurso del tiempo. Pero Dios es eterno e infinito, y siempre ha sido y será, y “en el principio” de Génesis 1:1 Dios creó el tiempo al lado del universo, a partir de la eternidad. El primer versículo es una declaración general. El resto del primer capítulo de Génesis presenta la secuencia del trabajo creativo de Dios.  B – Y la tierra estaba desordenada y vacía. (Gn.1:2a) Por el versículo 2 sabemos que la tierra existió en estado amorfo, rodeada de tinieblas y agua envuelta en algún tipo de neblina. Algo parecido, estéril, inerte, caracterizaba el resto del universo en ese momento. Pero en aquel mismo instante de la creación del universo, el espacio, la masa y el tiempo comenzaron a existir por la palabra todopoderosa de Dios. La estructura hebrea del versículo 2 es significativa porque enfatiza al sujeto de la oración más que al verbo, como si quisiera recalcar algo importante. Se puede traducir como sigue: “en cuanto a la tierra, ella estaba vacía y sin forma”. Es como si entrara en escena un planeta nuevo que se convierte en el foco principal del propósito creativo de Dios, el cual estaba vacío y sin forma.
           John MacArthur explica el versículo 2 de manera muy clara: "El desorden que describe el versículo 2 es el estado original del universo durante las 24 horas que siguieron su creación inicial. No se trata de un estado de desolación en el cual hubiera caído la tierra tras haber funcionado bien durante un tiempo, sino que es más bien la situación en que apareció el universo antes de que Dios emprendiera el resto de su actividad creadora. Dicho cuadro puede evocarnos la imagen de un alfarero empeñado en tallar una hermosa vasija y perfeccionarla para que sea útil al servicio del hombre. Lo primero que hace es tomar un bloque de barro sin forma y colocarlo en una rueda para moldearlo y configurarlo con arreglo a sus objetivos específicos. En forma semejante, Dios empezó con cierta materia prima.”[5]      C. El Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas (Gn.1:2b)  La tierra era en ese momento una masa de materia prima, sin forma, sin vida, colgada en el espacio, cubierta de agua y sumida en tinieblas. Pero el Espíritu de Dios envolvía la creación incipiente, rodeándola y protegiéndola. El Espíritu fue el agente dinámico que se encargó de supervisar la formación de todo a partir de esa masa amorfa.La palabra “movía” es una palabra hebrea que significa “revolotear”. Es una expresión que alude a la imagen de una gallina en la actividad amorosa y cuidadosa de incubar sus pollitos. Esta palabra indica vigilancia, cuidado y supervisión. Esta palabra aparece solo dos veces más en el AT. Deut.32:11 que describe un águila que “revolotea” su nido; y Jer.23:9 donde traduce “tiemblan” hablando de los huesos del profeta por el temor que le producía la Palabra de Dios. Por eso algunos traducen este texto “el Espíritu de Dios vibraba sobre la superficie de las aguas” para dar a entender la transmisión continua de energía proveniente del Creador hacia su creación.  Esta expresión de la Palabra de Dios enfatiza la actividad directa de Dios en todos los aspectos de la creación. Dios no creó un “mecanismo evolutivo” para dejar que el universo se desarrollara por sí solo hasta alcanzar la madurez. Cada punto de la creación, desde un átomo de un granito de arena hasta las galaxias más extensas y lejanas, demuestran la obra de Sus manos (Sal.8:3).  D- El orden de la creación. Génesis 1 relata la creación en un período de 6 días. La pregunta es, ¿fueron estos 6 días literales de 24 horas o son días en sentido figurado correspondiendo realmente a extensos períodos de tiempo o eras geológicas? Como vimos en la introducción al libro de Génesis (tema anterior al presente), no debemos interpretar este libro en sentido figurado, sino literalmente. Porque aún Jesucristo se refirió a la narración bíblica de la creación como una historia verídica y fehaciente (Mat.19:4). Y de igual manera se refirieron los apóstoles Pablo y Pedro (2Co.4:6 y 2Pe.3:5). La narración de la creación siempre se ha presentado como una historia literal y verdadera. Pero es interesante que aún el orden mismo de la creación excluya la posibilidad de que los días de Génesis 1 hayan sido períodos prolongados de tiempo. Por ejemplo, la vida vegetal fue creada el día tercero, lo cual incluyó plantas florales y árboles que producen semillas (1:12). Sin embargo, las aves no aparecen sino hasta el quinto día (v.21) y otras criaturas animales ligadas a la tierra aparecen creadas en el sexto día (v.24). Como es sabido por todos, existe una dependencia vital entre la mayor parte de las plantas que florecen y el reino de los insectos, la cual mantiene un control perfecto de su existencia mutua. Todas estas formas de vida, diferentes y dependientes entre sí, no pudieron haber evolucionado juntas y al mismo tiempo porque dependen una de la otra. Tampoco pudieron haber sido creadas las plantas florales miles de años antes que los insectos y las aves. El relato bíblico nos dice que todas las criaturas fueron hechas en el transcurso de una semana.   El primer día, la luz; el segundo día, el firmamento y las aguas; el tercer día, la tierra seca; el cuarto día, las lumbreras; el quinto día, los peces y aves; el 6to día, las criaturas terrestres.  
Primera fase Segunda fase
Día 1: Luz Día 4: lumbreras
Día 2: el firmamento y las aguas Día 5: aves y peces
Día 3: la tierra seca y vegetación Día 6: criaturas terrestres

1.    El 1er día: la luz

“Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.” (1:3)

Después de la creación del universo material primitivo, la característica más significativa del primer día es la creación de la luz. “Y dijo Dios: sea la luz, y fue la luz” (1:3). La ciencia no puede todavía definir de manera conclusiva lo que es la luz[6] y mucho menos explicar su origen. Este versículo nos dice con gran sencillez que la luz tiene su origen en Dios. Aquel quien es la luz no creada hizo salir la luz a existencia tangible. Aquel que habita en luz inaccesible ha iluminado su creación con una ilustración brillante de su gloria.

Lo que el texto no explica de manera clara es la forma que adoptó esa luz inicial. No dice si se trataba de una incandescencia etérea o quizás una luz que brotaba de un lugar específico. Los astros luminosos como el sol, la luna y las estrellas, no fueron creados hasta el día cuarto como lumbreras o portadoras permanentes de luz, pero la luz misma, la realidad de la luz, fue creada el día primero.

En el primer día de la creación, Dios define y delimita lo que la Escritura quiere dar a entender con la palabra día en el contexto del capítulo primero de Génesis.

Aunque el sol fue creado en el cuarto día, Dios definió el día creando la luz y diferenciándola de las tinieblas, como dice Génesis 1:5 “y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y la mañana un día.” La noche y el día, la tarde y la mañana han sido desde el principio períodos de tiempo demarcados por frases rítmicas de luz y sombra. La misma expresión “fue la tarde y la mañana un día”, es utilizada en cada uno de los seis días de la creación (versículos 5, 8, 13, 19, 23, 31) lo cual muestra el hecho de que todos los días tuvieron la misma duración y demarcaron con claridad los límites de cada actividad creativa de Dios. No existe ninguna razón para pensar que ese ritmo de noche y día sufriera alguna transformación radical en el día cuarto cuando Dios coloca al sol en el sistema, y a la luna como satélite de la tierra.

2.    El 2do día: el firmamento y las aguas

Al amanecer del día segundo, la tierra seguía todavía cubierta de agua. Es probable que tuviera el aspecto de un caldero enorme que rebosaba de barro hirviente, en ausencia total de tierra seca y atmósfera respirable. Toda la superficie era como un caldo de elementos líquidos y agua en mayor proporción, ubicados en una masa esférica que se suspendía en el espacio (Job.26:7).

“Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.”   (Gn.1:6-7).

·                    Dios habló y fue hecho

·                    Colocó una “expansión” o “firmamento” entre las aguas que permanecían sobre la tierra (el océano hídrico que cubre la tierra) y el agua que se elevaba por encima de la expansión (el agua de la atmósfera, las nubes y el vapor de agua, aunque en ese momento se piensa que había algún tipo de capa de agua que envolvía por completo al mundo antediluviano). El firmamento es la atmósfera respirable.

3.    El 3er día: la tierra seca y la vegetación (Gn.1:9-13)

Al amanecer del día tercero, la tierra seguía deshabitada e inhabitable porque no había recibido su formación final. Toda su superficie estaba cubierta de agua, pero al final del día no solo había tierra seca sino también vegetación.

Había material sólido debajo del agua que estaba oculto bajo “la faz del abismo” (v.2). Dios ordenó “júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco” (v.9). La palabra “juntar” en hebreo es traducida al griego por la Septuaginta con la palabra sunagogen de donde viene la palabra “Sinagoga” o lugar de reunión.

Las aguas fueron reunidas en un lugar separado de la tierra.


El cataclismo que produjo este suceso ordenado por Dios es algo difícil de imaginar. Todo comenzó cuando las rocas y la tierra, que estaban en una condición amorfa y sepultada bajo las profundidades de un mar esférico, empezaron de manera súbita a moverse hacia la superficie del agua. A medida que la tierra empujaba desde los abismos, el agua se desplazaba y quedaba reunida en un solo lugar, en un océano descomunal que ahora se diferenciaba de la tierra.

En la superficie quedó “tierra seca” (v.9-10) preparada de inmediato para sustentar la vida vegetal por un acto asombroso de la creación de Dios.

Vida vegetal

En el versículo 11 se explica que la vida vegetal apareció porque Dios así lo ordenó, y las plantas existieron en el momento en que Dios pronunció su existencia. No fue el subproducto químico de los efectos de la creación, ni la acumulación lenta de procesos evolutivos, sino el resultado de la orden divina.


En este momento comienza la vida biológica de las plantas, un evento que no tiene explicación en medio de los científicos naturalistas o evolucionistas. Un premio Nobel llamado Profesor George Wald de la Universidad de Harvard reconoce lo absurdo de la convicción materialista. El escribió: “uno solo tiene que contemplar la magnitud de esta tarea para admitir que la generación espontánea de un organismo vivo es imposible”. Pero luego añade, “sin embargo aquí estamos todos como resultado, según creo yo, de la generación espontánea”.[7]

4.    El 4to día: Las lumbreras

Los científicos naturalistas tienen dificultad para explicar todas las estrellas y los planetas que existen en el universo. ¿Cómo pudo evolucionar tanta materia en movimiento de la nada? ¿Qué inició toda esta energía de los millares de estrellas y de dónde vinieron los planetas?

Génesis 1:14 da la explicación, Dios hizo todas estas cosas. “Dijo luego Dios: haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años”.

Propósito de estas lumbreras:

Separación. Las estrellas y los cuerpos celestes fueron dados con el fin de separar el día de la noche. Dios mismo separó la luz de las tinieblas en el día primero, y ya había llamado a la luz día y a las tinieblas noche (v.5). La introducción del sol y las estrellas en el día cuarto no altera esa definición ni implica algún cambio en el ritmo o la duración de los días. Más bien, el sol y la luna son puestos en su lugar para cumplir una función de separación permanente: separar el día de la noche (v.14).

Regulación. Una segunda razón que da la Biblia para crear el sol, la luna y las estrellas, es que nos servirían de avisos permanentes: “sirvan de señales para las estaciones, para días y años” (v.14). Todo el pulso de la vida humana es regulado por los cuerpos celestes. El sol determina nuestros días. La luna determina los meses, y las estrellas, el sol y la luna determinan en conjunto nuestras estaciones todos los años.

Iluminación. Una tercera razón que dice Gn.1:15 es que “sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra”.

5.    El 5to día: peces y aves

Al término del quinto día de la creación, el ambiente terrestre y el dominio celestial quedaron terminados, y de aquí en adelante la obra creativa de Dios consistió en llenar la tierra de seres vivos por doquier. Dios dedica este día a poblar los mares y los cielos.

Es interesante cómo MacArthur[8] hace un paralelo de dos fases en la creación, que se corresponde una a otra:

 

 

Es decir, que Dios hizo primero la luz, luego separó las aguas y luego separó la tierra. En ese orden, a seguidas, la luz que Él estaba proveyendo fue sustituida poblando el universo de las lumbreras en el día cuarto; mientras que el firmamento y las aguas del día segundo fue poblado en el día quinto por las aves y los peces; y finalmente la tierra seca del tercer día fue poblada en el sexto día por las criaturas terrestres.

En ese sentido, en el quinto día, Dios puebla las aguas de peces, y los cielos de aves, según su especie. No se limitó a iniciar el proceso con algunos pocos organismos simples para que sufrieran mutaciones, sino que Dios creó todo tipo de aves, según su especie y con la capacidad de volar.

Asimismo Dios le dio a cada especie la información genética adecuada en sus células (ADN) para que pudiesen reproducirse conforme a su especie con otras criaturas de su misma especie, con todo su instinto, con la habilidad de buscar alimento, etc.

6.    El 6to día: criaturas terrestres

En el día sexto, Dios dio los toques finales al hábitat que había creado el hombre, En el quinto día había llenado el mar y el cielo de vida, y en el sexto hizo lo mismo en la tierra seca. “Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. (Gn.1:24-25).

·                    Bestias. Son consideradas como el ganado común.

·                    Serpientes. Entre las “serpientes” y todo animal que se arrastra sobre la tierra se encuentra una gran variedad de insectos, gusanos, arácnidos, reptiles, mamíferos pequeños y otras criaturas asombrosas.

·                    Animales de la tierra. La última categoría de Gn.1:24-25 abarca todas las demás criaturas terrestres: “animales de la tierra”. Incluye leones, tigres, jirafas, osos, lobos, coyotes, y otros animales grandes.

Es interesante que según Gn.1:30 todos los animales de la tierra eran herbívoros y ninguna especie era carnívora. Ningún animal cazaba y mataba a otros para alimentarse.

El primer acto de creación en el día sexto completó el hábitat terrestre que Dios quiso preparar a Adán. La tierra era un paraíso. Todo era bueno y Dios ya se disponía a coronar su creación con un ser creado a su propia imagen.

 

II. La Creación del Hombre.

“Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Gn.1:26).

Hasta este punto toda la creación había sido un preludio a lo que tendría lugar en el día sexto. La creación de la raza humana fue el objeto central del propósito creativo de Dios desde el principio. En un sentido, todo fue creado para la humanidad, y cada paso de la creación hasta este punto tuvo un propósito esencial: la preparación de un ambiente perfecto para Adán.

MacArthur lo ilustra de manera atinada diciendo que el despliegue de la creación es como la construcción de un teatro en el que se presenta la grandiosa aventura divina de la redención. El hombre, dice él, es el personaje principal, y en el clímax de la historia, el Hijo de Dios se convierte en hombre para resolver el drama de la salvación y la reconciliación de todas las cosas en Dios. Este es el propósito por el cual fue creado el universo entero: para que la gracia, la misericordia y la compasión de Dios fueran depositadas en esta criatura que Dios había creado a su propia imagen. Al final del drama, el teatro queda destruido. Este es un pensamiento profundo que debería hacernos humildes”[9]

A.   La Creación del hombre fue diferente a las demás. (Gn.1:26)

A diferencia del resto de la creación, hay una consulta entre el Dios trino que no ocurre con el resto de la creación. Y además dice el texto que el hombre fue hecho a la imagen de Dios. Esto habla de la creación de Adán en términos personales, únicos y exclusivos.

B.   Imagen y Semejanza.

En hebreo a veces se usan expresiones poéticas para reforzar las ideas.

“Imagen y semejanza” son sinónimos, no son conceptos diferentes.

Dice alguien que “imagen es la sombra o bosquejo de una figura, y semejanza es el parecido de la sombra con la figura.” Se podría traducir: “hagamos al hombre a nuestra imagen para que tenga nuestra semejanza”.

C.   En qué consiste la imagen de Dios en el hombre.

1. No es física. Jn.4:24 (Dios es espíritu).

2. Le confirió dominio y autoridad al hombre sobre la creación. (Gn.1:28-29; 2:19-20). Fue Adán quien nombró a los animales.

3. Justicia, Santidad y Conocimiento. Dios creó al hombre recto (con una “justicia original”) pero ellos buscaron muchas perversiones (Ec.7:29). En Ef.4:24 y Col.3:10 se habla de que la nueva criatura en Cristo viene con una restauración de esa imagen: justicia, santidad y conocimiento pleno.

4. Según Calvino, la imagen de Dios es todo lo que sobrepasa a los animales:

a)     Personalidad.

o       Voluntad. (Libertad de elección; los animales viven por instinto).

o       Intelecto. (Capacidad de ser entrenado y de razonar; los animales pueden ser solo entrenados).

o       Emociones. (Sentimientos y afectos del alma).

b)     Conciencia. Facultad de discernir entre el bien y el mal. (Ro.2:15)

c)      Moralidad. Los animales no pueden pecar porque no están capacitados para responder ante la ley de Dios.

d)     Espiritualidad. Solo el hombre puede tener comunión con Dios.

D.   ¿Se perdió esta imagen en la Caída?

No se perdió, sino que se “deterioró”. En Gn.9:6 después de la caída del hombre, explica que lo grave del homicidio es que se está matando a un ser semejante a Dios. En el NT Santiago 3:9 dice la misma idea cuando recrimina a la lengua que maldice al hombre hecho a la semejanza de Dios. Así que después de la caída, la imagen de Dios permanece en el hombre, pero completamente deteriorada y distorsionada por el pecado.  1Co.11:7 dice “Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón”.

¿Significa esto que la mujer no es imagen y semejanza de Dios? Charles Hodge dice en su comentario sobre Primera Corintios, lo siguiente:

“El único sentido en que el hombre, en contraposición a la mujer, es la imagen de Dios, es en que representa la autoridad de Dios. Está investido de dominio. Cuando en Génesis 1:26, 27 se dice que Dios creó al hombre a su imagen, la referencia se aplica tanto a la mujer como al hombre; pues inmediatamente se añade: ‘Varón y hembra los crió’. Por consiguiente, en tanto que la imagen de Dios consiste en ciencia, justicia y santidad, Eva, de modo igualmente verdadero y en igual medida que Adán, tenía la semejanza de su Hacedor. Pero en cuanto al dominio con que el hombre fue investido sobre la tierra, Adán era el representante de Dios. Él es la gloria de Dios, porque en él se manifiesta especialmente la majestad divina.”[10]

E. La edad del hombre sobre la tierra

Al partir de la lectura de Génesis 1 llegamos al entendimiento natural de que la tierra y la creación del hombre no puede tener más de diez mil años. Si sumamos los años de las genealogías desde Adán hasta el tiempo de Jesucristo, notaremos que nos arroja un número aproximado a 4,000 años. Sin embargo, debemos reconocer que las genealogías no son exhaustivas en la Biblia. Por ejemplo en Mateo 1:8 salta tres generaciones desde Joram hasta Uzías, con la intención aparente de conservar cierta simetría en la genealogía. Estos saltos pueden comprobarse al comparar las genealogías detalladas en los capítulos 5 y 11 de Génesis. Pero aun admitiendo estos saltos, resulta inconcebible que la fecha de la creación de Adán pudiera haber ocurrido mucho más allá de diez mil años antes de Cristo.

III. Conceptos trascendentales en Génesis 1 & 2.

A. El poder de Dios que creó todas las cosas con su palabra.

La frase “Dijo Dios…” aparece 10 veces en el capítulo 1.

B. La satisfacción divina ante la perfección de su creación.

“Y vio Dios que era bueno”. Este énfasis prepara el camino para el contraste de la caída en el capítulo 3.

C. Las Ordenanzas de la Creación.

Esta porción de las Escrituras nos relatan el origen de ciertas instituciones que permanecen vigentes al día de hoy:

1.            El matrimonio. (Gn.2:18-25 comp. Mt.19:3-6).

2.            El día de reposo. (Gn.2:2-3).

a)     La etimología de la palabra sabbath, “sábado” o “reposo” significa literalmente “cesar”, no necesariamente “descansar”. Dios cesó de su obra para contemplar su culminación perfecta. Y fue el primer día que Adán estuvo disfrutando completo.

b)     “Y lo santificó”. Literalmente significa “separar”, “poner algo aparte”. Dios trabajó 6 días y separó el séptimo. No era el séptimo de ningún calendario humanamente creado.

c)      ¿Cuál es el propósito de este día? Hasta el contexto histórico de Génesis 2 lo que tenemos claro es que tenemos que separarlo de manera diferente al resto de la semana. De acuerdo a la revelación posterior como Deuteronomio 5:12-15 o Isaías 58:13-14 este es un día para recordar nuestra redención.

d)     Es interesante notar que el día del Señor fue guardado desde la creación. El mismo mandamiento del decálogo de Moisés en Ex.20:8-11 apela como argumento para separar el día del Señor. La ordenanza de la creación de Génesis 2 (Moisés dice en Ex.20:11 “porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.”). Y más aún, antes de que Moisés diera la ley en Éxodo 20, cuando estaban en el desierto en Éxodo 16:23,28 (antes de la ley del Sinaí) el maná fue recogido doble el día antes del Sabbath, precisamente porque no les estaba permitido trabajar el día de reposo. Y en el versículo 28, cuando algunos dejaron de guardar el día de reposo, Dios se queja y les dice “¿hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?” No se estaba refiriendo al decálogo porque no habían llegado a ese punto de la historia. Es decir, se nota que este precepto de Dios venía desde la fundación del mundo.

3.            El trabajo. (Gn.1:28; 2:15).

a)     El trabajo no es parte de la maldición de la caída. La maldición estuvo en lo arduo y angustioso del trabajo. La ocupación, no la ociosidad, era parte integral de la naturaleza de Adán.

b)     Este concepto está íntimamente ligado al día de reposo. El hombre reposa de sus actividades cotidianas como el trabajo.

c)      El propósito del trabajo es ser imitadores de Dios, representando su imagen al tener dominio sobre la creación, y manteniendo el orden en medio de ella.

D. Relación entre los capítulos 1&2.

Algunos incrédulos han tratado de alegar que los relatos de los capítulos 1 y 2 son “contradictorios”, porque en el texto que va desde el 1:1 al 2:3 el orden en que aparece la creación dice que primero Dios creó a los animales y finalmente al hombre; pero en el relato del 2:4 al 2:25 aparenta que el 2:19 Dios hizo al hombre primero y luego a los animales para traerlos hasta Adán para que los nombrara. (Dice, “Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar…” ¿Cómo podemos explicar esta aparente contradicción de Gn.2:19 con Gn.1:24-26?

1.            Ambos pasajes forman una sola unidad. Recordemos que la división en capítulos y versículos es moderna. El capítulo 1 presenta una clara cronología de la creación, pero el capítulo 2 se enfoca en el hombre y lo que le aconteció. Según la estructura literaria del Génesis el desarrollo de las ideas viene del interés general al interés particular. Primero habla del hombre del cosmos, y luego al hombre dentro de la tierra. El capítulo 1 relata el orden de la creación, pero el capítulo 2 abre una ventana para explicar en detalle o profundizar el tema del hombre y su relación con Dios en el huerto del Edén. El Señor Jesucristo es un gran juez decisivo en toda discusión. En Mateo 19:4,5 Cristo cita dos porciones diferentes de los capítulos 1 y 2 de Génesis y los conforma como una unidad. En una sola cita, unió los dos capítulos, porque en efecto siempre han constituido una sola unidad.

2.            El capítulo 2 de Génesis no pretende ser “otro” relato de la creación porque no menciona ninguna parte de la creación de los cielos y la tierra, la atmósfera, los mares, la parte seca, el sol, las estrellas, la luna, las criaturas del mar, etc. El capítulo 2 menciona solamente las cosas directamente relevantes a la creación de Adán y Eva en su vida en el huerto que Dios preparó especialmente para ellos. El capítulo 1 debe ser entendido como la creación desde la perspectiva de Dios; es “el cuadro general”, un vistazo del todo. Pero el capítulo 2 se dedica a observar los aspectos más importantes desde la perspectiva del hombre.

3.            Aun así, aparenta que Génesis 2:19 sugiere que Dios formó a los animales y entonces se los llevó a Adán. Pero esta no es la realidad. Está claro en el capítulo 1 que las aves y las bestias fueron creados antes que Adán. Para los lectores hebreos el verbo “formó” en Génesis 2:19 significaba “había formado” o “habiendo formado”. Si traducimos del hebreo al español el versículo 19 como sigue (como lo hace la New International Version), ‘Y el Señor había formado de la tierra todas las bestias del campo…” entonces la aparente contradicción con Génesis 1 desaparece por completo.

E. ¿Por qué Moisés incluye el relato de la creación en medio del relato de una nación?

1.            Para contestarle a los judíos algunas preguntas básicas. El pacto mosaico (Ex.19-20, 24-28)  toma como base la creación de Dios. Todo vino de un origen.

2.            Para que ellos conocieran al Dios del Pacto. Era importante que ellos supieran que el Dios del pacto era el Dios Creador. Es un solo Dios así que no es válido dar honra a nadie más (idolatría). Ellos debían conocer al Dios del pacto como soberano absoluto de la creación.

La autoridad absoluta de las Escrituras (MacArthur)

Una segunda verdad no negociable que forma parte del esqueleto de la iglesia es la autoridad absoluta de las Escrituras. La Biblia está constantemente bajo ataque, incluso desde dentro de la propia iglesia. Leí recientemente un artículo escrito por un profesor de seminario que argumentaba que los cristianos no debieran ver el comportamiento homosexual como pecaminoso. Si una persona defiende ese punto de vista, es que está ignorando la Biblia. ¡Qué inconsecuente es que un profesor de seminario niegue la Biblia cuando está entrenando a hombres para que ministren la Palabra de Dios! Pero eso es los que está ocurriendo hoy. La Biblia está siendo atacada directamente.

            Creo que los carismáticos atacan la Biblia cuando le añaden sus visiones y revelaciones. Es a menudo un ataque sutil y no intencional, pero es un ataque como otro cualquiera. Ellos dicen que Jesús les dijo esto y que Dios les dijo lo otro. Están socavando la Biblia cuando no la reconocen como la única autoridad. Los que creen que Dios habla regularmente a los cristianos individuales con mensajes especiales le quitan importancia a su Palabra. Dios se revela a sí mismo primariamente por medio de las páginas de las Escrituras, y esa revelación escrita debe ser considerada como la autoridad absoluta.

            Uno de los peores asaltos a la Palabra de Dios viene de parte de personas que dicen que creen en la Biblia, pero no saben lo que enseña. Ese es el más sutil de los ataques. Muchos dicen que creen en la Biblia de tapa a tapa, pero no conocen ni un solo párrafo de ella. ¿Cómo pueden decir que creen en lo que no conocen?

            Cristo Jesús dijo: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt. 4:4). Si somos alimentados con cada palabra que sale de la boca de Dios, debemos entonces estudiar cada palabra. Los predicadores de hoy se han olvidado por completo de esto.

            Un pastor me dijo una vez:

            --Yo pastoreo una iglesia solo durante dos años y entonces me marcho.

            --¿Ha estado usted haciendo esto por mucho tiempo?—le pregunté.

            --Sí, paso dos años aquí, otros dos años allá y otros dos en otra parte.

            --¿Por qué? –le pregunté.

            --Porque tengo solo cincuenta y dos sermones. Predicó cada uno de ellos dos veces y luego  

  me marcho.  

            --¿Por qué no enseña usted todo el consejo de Dios (Hch.20:27)? –le pregunté.  

            A lo que me respondió:  

            --No les enseño todo, solo las partes que considero son importantes para ellos.  

            ¡Pero toda palabra que sale de la boca de Dios es importante!  

Tema 5. La Caída y Sus Consecuencias

Génesis 3 & 4

                                                                         

“Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?”… “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella”. (Gn.3:1,6).

 

Introducción

En los dos primeros capítulos de Génesis Moisés relata cómo Dios creó la tierra y el universo, y cómo Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza en un estado de inocencia donde todo era “bueno en gran manera”. Sin embargo después de Adán y Eva los hombres se corrompieron, la muerte comenzó a reinar, y el pecado con toda su secuela de manifestaciones afloró en el mundo como lo vemos gráficamente en el capítulo 4 de Génesis.

¿Cómo comenzó esta maldad? ¿De dónde viene el pecado? ¿Cómo llegamos a esta condición? Génesis capítulo 3 responde a estas preguntas con claridad y sencillez. Nuestro primer ancestro, Adán, desobedeció a Dios de manera deliberada. De alguna forma su pecado contaminó a la raza humana, y ahora cada uno de sus descendientes ha heredado un amor al pecado y un desprecio a la rectitud verdadera.

Debido a esta explicación sobre el origen del pecado, Génesis 3 es uno de los capítulos de mayor importancia en toda la Biblia. Es el fundamento de todo lo que sucede en adelante, y si no contásemos con esta porción, no podríamos entender el resto de las Escrituras ni la vida misma.

Génesis 3 explica la condición del universo y el estado de la humanidad. Explica por qué el mundo tiene tantos problemas; explica el dilema de la humanidad; explica por qué necesitamos un Redentor, y explica lo que Dios hace en la historia.

Génesis 3 es el fundamento indispensable para una visión correcta y verdadera del mundo. Todas las “cosmovisiones”, todas las explicaciones o concepciones filosóficas acerca del hombre que ignoren este fundamento de Génesis 3 no tienen esperanza de salir de su error.

El capítulo 3 de Génesis relata la caída del hombre. Dios hizo al hombre inocente, esto es, que nunca antes había experimentado el pecado, o sea que no había experimentado lo que significa desobedecer a Dios.

Aunque la Biblia no especifica el tiempo en el que él creó a los ángeles que le sirven, entendemos que al momento de colocar a Adán y Eva en el paraíso, sus ángeles estaban con El. Dios estaba rodeado de millares de ángeles y querubines que lo adoraban, y quienes eran perfectos y sin pecado. Vemos la soberanía de Dios en el hecho de que Pablo dice que hay “ángeles escogidos” que le sirven (1Ti.5:21), pero asimismo notamos que El destinó a condenación a los ángeles que pecaron, como lo hizo uno de estos querubines llamado Satanás, quien se rebeló contra Dios queriendo ser igual a El, siendo expulsado de la presencia del Señor (Ez.28:11-19). Satanás arrastró a otros ángeles con él, y ellos constituyen los llamados ángeles caídos, (2Pedro 2:4; Judas 6) las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes (Ef.6:12). A partir del momento en que estos ángeles cayeron, no hay más posibilidad para que los demás ángeles caigan, sino que son perfectos y santos delante de Dios, así como los que pecaron serán condenados para siempre en el infierno, preparado para el diablo y sus ángeles (Mat.25:41).

En el paraíso, cuando Dios coloca al hombre y a la mujer para que se enseñoreen de los animales y de la tierra en el huerto del Edén (Gn.1:26-30), ellos estaban en inocencia, y en perfecta comunión con su Creador.

Pero Satanás, que también es llamado el diablo, la serpiente antigua, el gran dragón, el acusador, tentó a la mujer para que desobedeciera a Dios. Disfrazado como una serpiente (quizás poseyendo este animal), el diablo habló a la mujer y le puso la duda de que Dios no quería que ellos comieran de cierto árbol para que no se hicieran “igual a Dios” sabiendo el bien y el mal (Gn.3:5).

Antes de ese momento de la tentación de Satanás, el hombre y la mujer eran inocentes y nunca antes habían desobedecido la voluntad expresa de Dios.


En ese momento ellos no conocían el pecado, pero Dios permitió que pudieran pecar. Así que la mujer, siendo engañada, codicia la fruta, la toma, incurre en trasgresión y da a comer a su marido quien consiente con ella (Gn.3:6). A partir de ese momento, ellos experimentan lo que es transgredir, desobedecer, rebelarse contra la voluntad de Dios, al punto que “sus ojos son abiertos” y pasan de un estado de inocencia, a un estado en que disciernen el bien y el mal, porque ya habían experimentado el mal.

I- La Caída

 

Aunque la palabra “Caída” no está en la Biblia para referirse al pecado de Adán, es un término teológico que se utiliza para referirse a ese momento cuando el primer hombre “cayó” de un estado de gracia e inocencia perfecta sin pecado, a un estado corrompido luego de haber experimentado la desobediencia.

La Escritura es abundante en mostrar esta enseñanza de la caída, en textos como Ro.5:12-21; 1Co.15:21-22, 45-47; 2Co.11:3; 1Ti.2:14.


La Caída es un punto de inflexión en la historia moral y espiritual de la raza humana con desastrosos efectos que el capítulo 3 de Génesis presenta. Así que teológicamente, hablamos de “la caída” para referirnos al cambio de estado de inocencia de Adán y Eva en el cual se encontraban al ser creados, pasando entonces al estado de pecado cuando experimentan la desobediencia al Señor. Pasemos a considerar los elementos principales que relata Génesis 3 sobre este evento.

A. La Serpiente antigua.

Al leer en Génesis 3 que una serpiente habla, muchas personas han dudado del hecho histórico de la tentación de Adán y Eva. Sin embargo debemos recordar que Jesús mismo aludió a esta narración como un hecho real e histórico, al referirse al diablo como homicida, mentiroso y padre de mentira desde el principio (Juan 8:44). Este relato no es fábula ni mito. Se presenta como un hecho real y es tratado como una referencia histórica en el resto de las Escrituras (Ro. 5:12-19; 1Ti.2:13-14; 2Co.11:3; Ap.12:9; 20:2).

Cuando leemos en Génesis 3:1 que “la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho”, no debemos pensar que Dios creó reptiles con la capacidad de hablar y razonar. Precisamente el hecho de que describa a esa serpiente en particular como “astuta” indica que no se trataba de una serpiente común, ya que la astucia de la que habla el texto no es una característica atribuible a los animales. Aquí se describe algo más que un animal, se trata de un ser que conocía a Dios, una personalidad que habló con inteligencia y sagacidad. Era un ser que se oponía a Dios con disimulo. Era engañoso, hostil y empeñado en destruir la inocencia moral de Adán y Eva.

Al estudiar otros textos de la Escritura aprendemos que esta serpiente era el mismo Satanás[11] que se había disfrazado de animal (Ap.12:9; 2Co.11:3). Según vemos en la Biblia, el diablo es un experto en disfraces y es capaz de transformarse hasta en un ángel de luz (2Co.11:14) y habría tomado el aspecto físico de una serpiente o de algún modo poseyó el cuerpo de una de las criaturas del huerto.

¿De dónde vino Satanás y cómo debemos entender su carácter y su actividad ante el hecho de que Dios había declarado buena toda su creación?

Dios no creó un adversario ni hizo malvado a Satanás. Vimos en Génesis 1 y 2 que todas las cosas que Dios creó fueron buenas y el mal no existía en la creación (Gn.1:31). Satanás aparece de forma inesperada en Génesis 3:1, lo cual significa que la caída de Satanás debió ocurrir entre el punto final de la creación (marcado por aquel día glorioso de reposo y disfrute del séptimo día) y los acontecimientos que se describen en Génesis 3, los cuales parecen suceder poco tiempo después de la creación de Adán y Eva, antes de que concibieran a su primer descendiente.

Recordemos que la narración de Génesis mantiene una perspectiva terrenal en la historia de la creación, y por eso no le interesa dar detalles acerca de cómo y cuándo ocurre la caída de Satanás, la cual sucedió en el cielo.

¿No es extraño que Eva hablara con tanta naturalidad con un animal del huerto?

La Biblia no especifica si Eva se sorprendió al oír hablar a la serpiente. Pero recordemos que el huerto era nuevo y estaba lleno de muchas maravillas que la primera pareja apenas estaba en el proceso de descubrir. En este paraíso, Eva no había conocido el temor ni había enfrentado peligros de ninguna clase. Por eso conversó con la serpiente como si no fuera algo extraordinario y tampoco tenía razones para sospechar. Eva era completamente inocente y no sabía cuáles eran las “acechanzas del diablo” (Ef.6:11).

B. El proceso de la tentación de la serpiente a la mujer.

¿En qué momento se inició la Caída? La caída no se inicia cuando Eva decide comer del fruto del árbol, sino más bien en el momento en que Eva respondió a la serpiente, cuando argumentó con ella. Si nos ocupamos de lo que Dios ha dicho como algo que puede ser discutido somos culpables de incredulidad y cedemos al proceso de la tentación.

Veremos que el pecado es “engañoso” porque es el fruto de Satanás quien es el padre de mentira. Notemos cómo el diablo tienta a la mujer, mintiendo.

1. Mintiendo, Satanás pone en duda la Palabra de Dios e insinúa severidad. Enfatiza el mandamiento en forma cruel.

La estrategia de Satanás para tentar a Eva es la misma que sigue utilizando: la mentira. Es un mentiroso y padre de mentira (Jn.8:44), lo cual practica disfrazándose como si fuera un vocero y portador de la verdad, como un “ángel de luz” (2Co.11:14).

¿Conque Dios os ha dicho…” Es curioso que la primera pregunta que aparece en la Biblia sea este cuestionamiento hacia la bondad y el amor perfecto de Dios. Esta pregunta fue formulada con perversidad para que Eva caminara la senda de la duda y desconfiara con respecto a lo dicho por Dios.


La estrategia del diablo en todas las tentaciones es la misma: hacer que dudemos de la Palabra de Dios a fin de someterla al juicio humano.

¿… No comáis de todo árbol del huerto? Dios había pedido a Adán y Eva que comieran de TODO árbol en el huerto, excepto de uno Gn.2:16. Pero Satanás enfoca la atención de Eva en el único que no podían comer formulando la pregunta negativamente “¿conque Dios dice que no coman de todo árbol del huerto?” De esa manera enfocó la atención de Eva en la prohibición y la preparó para el ataque frontal a la Palabra de Dios. Su objetivo era engañarla con astucia (2Co.11:3) despertando su codicia.

El diablo describió a Dios como un ser parco, estricto, restrictivo, y poco generoso, como si el Señor hubiese tenido la mala intención de coartar la libertad humana y privar a Adán y Eva de un disfrute completo de la creación. Le dio a entender que una parte del carácter de Dios podría ser cruel e indiferente. Y para colmo de mentiras, le insinúa con engaño que él estaba más interesado en el bienestar de Eva que Dios mismo.

Eva no estaba al tanto de la estratagema del diablo y por eso responde con ingenuidad, como defendiendo a Dios: “del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis” (Gn.3:2-3).

Aunque ella era inocente y no conocía a su adversario, ella al menos conocía la bondad y el amor de Dios, y pudo haber refutado con firmeza toda sospecha en el sentido de que Dios quisiera negarle un bien a ella y su esposo. Debió acudir a su marido para averiguar más sobre el asunto antes de ponerse a argumentar.

Notemos que en su respuesta a la serpiente, Eva omitió la instrucción de Dios de que “de todo árbol del huerto podéis comer”, y optó por decir “del fruto de los árboles…” Esto indica que Eva ya había empezado a perder de vista la bondad infinita de Dios, pues, pasa a confirmar la restricción de Dios en lugar de defender su bondad, y lo peor de todo es que agrega algo a las palabras del mandato, al afirmar que Dios había dicho: “no comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.” Al parecer ella sintió que la restricción era dura y empezó a resentirse contra Dios, tergiversando el mandato y haciéndolo sonar como si fuera más duro. Así que en este punto se notaba que el corazón de Eva estaba cautivado y con determinación de no continuar defendiendo la bondad de Dios. No se ofendió por el insulto de la serpiente hacia Dios y cayó en la trampa. Comenzó a creerle a Satanás antes que a Dios.

2. Mintiendo, siembra incredulidad diciendo “no moriréis”.

En este punto, Satanás sugiere a Eva que él tenía más conocimiento que Dios mismo. Contradice directamente a Dios. El Padre de mentira acusa a Dios de mentiroso. Dice a la mujer “no moriréis”.

Es cierto que el hombre no moriría en ese preciso momento, de manera física. Pero como consecuencia del pecado, hubo una muerte espiritual, una separación espiritual de la comunión con Dios. Y como consecuencia del pecado, se introdujo la muerte física de manera que la muerte “reinó desde Adán hasta Moisés” (Ro.5:14). Y finalmente habrá una muerte eterna como consecuencia de los que permanezcan en su pecado sin el perdón de Dios. Morirán (estarán separados de Dios) eternamente en el infierno, que es la muerte segunda (Ap.20:14). El hombre ciertamente moriría espiritualmente, físicamente, y eternamente, a menos que Dios lo redimiese.

La mentira es constante en el diablo. Y lo engañoso de la mentira es que se presenta en medio de las verdades. Si alguien dice algo que a leguas se nota que no puede ser cierto, se toma como un chiste o hipérbole. Pero cuando alguien dice algo falso rodeado de verdades, entonces puede engañar a cualquiera.

Por ejemplo, si un hombre de 35 años con apariencia joven dice que tiene 70 años, nadie se lo va a creer. Pero si él dice que tiene 29 años o aún si dice que tiene 37 años podría engañar a muchos, porque lo que dice no está “lejos de la verdad”, aunque sigue siendo una mentira. Lo mismo continúa haciendo Satanás al día de hoy al hacernos pensar: “Dios te ha engañado, te ha quitado la libertad y ha restringido tu placer. Puedes ser libre, haz todo lo que quieras, al fin y al cabo es tu vida. No hay leyes divinas ni autoridad absoluta, y sobre todo, no hay juicio. Puedes estar seguro de que no morirás”.

3. Mintiendo, acusa a Dios de egoísta al no querer que otros sean igual que El. Proclama su propio evangelio: “seréis como Dios”.

Satanás sugirió a Eva que la única razón por la que Dios le había impuesto una restricción tan grande al prohibirle comer de ese árbol, era que el carácter de Dios tenía una falla; tenía un amor defectuoso porque Él quiso impedir que otros fueran todo lo que podían ser a fin de evitar que rivalizaran con su grandeza.

Por eso pretende ofrecerles lo que él mismo había tratado de obtener en vano: “seréis como Dios”.


          El diablo sabía por experiencia personal que Dios no tolera rivales como explica Isaías más adelante en Is.42:8. Esto se debe a que Dios es santo y no a que sea egoísta, porque el concepto de egoísmo se aplica a un individuo en medio de una colectividad de individuos, no a un ser único y suficiente en sí mismo como el Dios eterno, infinito e inmutable, santo y perfecto.

Este falso evangelio del diablo “seréis como Dios” es la semilla de todas las religiones falsas basada en una mentira en medio de una verdad a medias. “Seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Gn.3:5).

Si comían el fruto conocerían el mal, pero no como Dios lo conoce, ya que lo conocerían por experiencia. Como dice el pastor John MacArthur, “lo que Satanás les presentó con bombos y platillos como el camino seguro a la satisfacción y la verdad plenas, era en realidad un callejón sin salida hacia la destrucción. ‘Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte’ (Pr.14:12)”.

 C. La Seducción.

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió asó como ella”. (Gn.3:6)

Eva siguió una ruta “común” y “simple” tras el pecado: vio – codició – tomó.

En el momento en que Eva escucha al diablo, su meta principal era su felicidad personal, y por primera vez su propio interés y satisfacción egoísta eran su motivación. El pecado ya había sido concebido en su corazón. Ella vio tres características en el fruto prohibido:

·                    Apetito físico. Vio que el árbol era bueno para comer.

·                    Apetito emocional. Vio que era agradable a los ojos.

·                    Apetito intelectual. Vio que era un árbol codiciable para alcanzar la sabiduría.


Como diría el apóstol Juan, ella fue seducida por los “deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida” (1Jn.2:16-17).

 La tentación siempre se presenta en una de estas tres categorías.

Eva primero vio el fruto, luego lo codició y finalmente se manifestó el pecado de su corazón en acciones tangibles, cuando tomó del fruto.

¿Existe alguna diferencia entre el pecado de Adán y el de Eva?


Dice Pablo que Eva pecó engañada pero Adán pecó voluntariamente. 1Ti.2:14. Por eso la culpa de Adán es mayor que la de Eva y se presenta en las Escrituras como el culpable de la caída de la humanidad (Ro.5:12-19; 1Co.15:22).

Como representante y cabeza de la raza humana él tuvo la responsabilidad por la caída y sus acciones fueron determinantes para el resto de su descendencia.

D. La Vergüenza.

Luego de experimentar el pecado Adán y Eva conocían el mal por experiencia propia y ahora eran susceptibles a malos pensamientos. Ya no deseaban tener comunión con Dios como antes lo habían hecho, y eran conscientes de su propia culpa.

Su conocimiento del bien y el mal era atrozmente diferente del que la serpiente les había vendido. No se parecía al que tenía Dios. Un médico oncólogo “conoce” el cáncer con la experiencia de su preparación académica y con la experiencia de los pacientes que padecen la enfermedad a los cuales el médico presta ayuda. Pero sus pacientes enfermos también “conocen” el cáncer de manera íntima y mortal. Adán y Eva tenían ahora un conocimiento del mal semejante al del paciente condenado a morir de cáncer.


Adán y Eva NO llegaron a ser como Dios, sino todo lo contrario.

El pecado destruyó su inocencia y ellos lo experimentaron de inmediato. Se dieron cuenta de su culpa y se sintieron descubiertos. Esto se manifiesta en su sentido de desnudez. Hasta el regalo sagrado de su relación física quedó contaminado por aquella sensación de vergüenza.

Por esta vergüenza, ellos “cosieron hojas de higueras, y se hicieron delantales” (Gn.3:7). Dice el pastor John MacArthur en ese contexto que “este fue un esfuerzo noble de su parte para cubrir su pecado y tapar su vergüenza. Desde entonces, el vestido ha sido una expresión universal de modestia humana. Es apropiado y correcto que el hombre caído cubra su vergüenza. Los naturalistas y antropólogos se equivocan al presentar la desnudez pública como un regreso a la inocencia y la pureza. La desnudez pública no recupera la inocencia del hombre caído, solo es una negación de la vergüenza que deberíamos sentir por nuestra condición caída. Es apropiado que quienes son culpables de pecado se cubran a sí mismos, y esto es algo que Dios mismo demostró al sacrificar animales y utilizar su piel como vestimenta para la pareja caída”[12].

II- La Reacción de Dios ante el Pecado del Hombre.

A. Dios procura misericordiosamente encontrar al hombre y lo interroga.


Mientras la pareja trata de esconderse, Dios procuraba hallarles con intención de misericordia. La pregunta “¿dónde estás tú?” no se debía a que Dios ignoraba dónde estaban sus criaturas porque Él lo sabe todo y sabe los secretos del corazón (Sal.44:21; He.4:13).    

Dios interroga a Adán procurando una confesión de pecado de parte suya (Gn.3:9-13)

Adán sutilmente trata de evadir su responsabilidad alegando que la mujer que Dios le había provisto fue quien lo “engañó” Adán realmente no había sido engañado sino que deliberadamente pecó. Y la mujer por su parte aunque había sido engañada, no debía eximirse de su culpa porque en su propio egoísmo había desobedecido un mandamiento bien definido por Dios. Dios no le preguntó nada a la serpiente. La respuesta de Dios al pecado de Adán y Eva fue una maldición triple.

B. Dios emite juicio en 3 partes: a la serpiente, a la mujer y al hombre.

Génesis 3:14-17 relata las sentencias dadas por Dios a cada uno de los transgresores.

·  A la mujer, (Gn.3:16) aumentó los dolores de sus preñeces, el proceso de parto se hizo muy doloroso, y, habiendo antes sido la ayuda complementaria perfecta del hombre (Gn.2:18 y 23) ahora su condición descendería a someterse humildemente bajo su marido.

·  Al hombre, (Gn.3:17-19) le puso en una tierra difícil de cosechar (no como el paraíso en que habían estado donde no se producía la hierba mala); lo que antes era un trabajo fácil en el huerto del Edén, ahora debía lograrlo con mayor esfuerzo y perseverancia. De ahí que la raza humana hereda la muerte en dos sentidos. Muerte espiritual, separación espiritual de Dios; y muerte física “porque polvo eres, y al polvo volverás”. De ahí en adelante, “reinó la muerte, desde Adán hasta Moisés…” (Ro.5:14).


·  A la serpiente como animal (Gn.3:14-15). Dios por primera vez maldice una de sus criaturas. Antes todo era bendición, y ahora maldijo a la serpiente como animal, porque había sido poseída por el diablo. Al parecer las serpientes tenían patas como los demás reptiles antes de la maldición. Este animal se había convertido en una criatura rastrera que habría de representar todo lo indigno, todo lo despreciable y todo lo que los humanos evitan, ya que fue maldita “entre todas las bestias y entre todos los animales del campo”. La implicación es que las bestias y todos los animales del campo también cayeron bajo maldición porque dice Ro.8:20-22 que toda la creación fue “sujetada a vanidad” y que toda la creación gime a una y está con dolores de parto hasta ahora, mientras espera por la consumación de la obra redentora de Dios.

· Al diablo mismo. La segunda parte de la maldición va hacia el diablo. Dios habló a la serpiente porque realmente era el diablo quien la poseía. Veamos a continuación más detalles sobre esta maldición.

1. El significado de la maldición a la serpiente espiritual, el diablo o Satanás (Gn.3:15)

¿Qué significan las palabras de Génesis 3:15?

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el calcañar.”

Este versículo contiene una maldición para el diablo y una promesa para los elegidos de Dios.

a) La maldición: “pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia suya”.

La enemistad que Dios puso sobre las serpientes y la humanidad es sólo una muestra o ilustración de una hostilidad más profunda y siniestra. Como se ve en el texto, Dios está hablando al diablo, que poseyó la serpiente, y por lo tanto, el juicio que Dios está pronunciando es contra el diablo. Esto es un anuncio de guerra para las huestes espirituales que están en este mundo. No podremos entender las referencias a las guerras espirituales que vemos en el resto de la Biblia si no entendemos lo que dice aquí. Dios mismo es el autor de la hostilidad entre el diablo y la raza humana.

b) La promesa: “ésta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el calcañar”.

Dios promete una semilla o simiente en este texto. Esta promesa es la primera alusión al evangelio (las buenas noticias de salvación). Los teólogos llaman a este versículo de Génesis 3:15 el “protoevangelio” o “las primeras buenas nuevas”.

¿Qué significa “la simiente de la mujer”? La palabra simiente se refiere a “descendencia”, “familias”, “hijo”, “linaje” o hasta “pueblo”. Pero en este caso en específico, se entiende por lo que sigue hablando el versículo, que la simiente de la que habla es UNA persona en especial, porque dice que “él te herirá en la cabeza y tú le herirás en el calcañar”. Al leer el resto de la Biblia notamos que esta simiente es JESUCRISTO. Él ha vencido. Él fue muerto en la cruz del calvario para, a través de su muerte, destruir al que tenía el imperio de la muerte, esto es el diablo (Hebreos 2:14-15). Jesucristo ya venció al diablo al morir en la cruz y redimir a su pueblo.

Todos los enemigos de Jesucristo estarán bajo sus pies y morderán el polvo (Salmos 72:9; 1Co.15:25). La victoria ganada por Cristo será experimentada por todos los que pertenecen a Él (Rom.16:20 “Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies”).

En conclusión, cuando Dios promulgó este juicio en contra de Satanás, hablando a la serpiente que el diablo poseyó, el Señor declaró la enemistad entre la humanidad y el diablo, porque Dios se interpone para que el diablo no tenga el control, y por otro lado, el Señor promete que la simiente que es Cristo, vencería al diablo hiriéndolo en la cabeza como lo hizo al vencer en la cruz. Sin embargo, aunque Satanás ha sido restringido en poder, será dejado en libertad antes del juicio final cuando Jesucristo vendrá por segunda vez para condenar en el infierno a Satanás y sus ángeles así como a todos aquellos que no se arrepientan y se conviertan a Él (2Tes.1:7-10; 2:8)

III. El Desarrollo del Pecado en la Raza Humana (Gn.4).

En el capítulo 4 de Génesis, luego de la caída de Adán y Eva, vemos el primer acto de violencia registrado en la Escritura relacionado con el culto religioso.

A.   La diferencia en la adoración.

El hombre había quebrantado la comunión perfecta del huerto del Edén. Ahora estaba muerto (separado) espiritualmente para con Dios. Para volver a tener comunión plena con Dios han existido dos opciones desde ese momento: la religión o la gracia de Dios por medio de la fe.

Solo hay dos grandes credos en el mundo. La religión de las obras y la comunión verdadera.


Solo dos tipos de adoración, la adoración “a mi manera”, “por mis obras”, y la adoración a la manera de Dios. Solo dos tipos de respuestas de Dios en cuanto a la adoración, una “adoración inaceptable” o una “adoración aceptable” delante de Dios.

Génesis 4 nos ilustra este punto. Dos tipos de adoración, una inaceptable y otra aceptable. Dos tipos de estilos de vida, una vida “a mi manera” y otra vida “como a Dios le agrada”. Una cosmovisión materialista e impía, y otra cosmovisión teocéntrica y piadosa.

Es interesante que ambas ofrendas de Caín y Abel estuvieran basadas en una creencia en la existencia de Dios y su derecho de ser reverenciado y adorado. La Biblia no registra instrucción de Adán y Eva sobre las ofrendas pero podemos suponer que fueron instruidos.

¿Por qué Dios rechazó a Caín y su ofrenda y miró con agrado a Abel y su ofrenda?

·                    Caín adoró a su manera, Abel lo hizo por la fe (He.11:4). Algunos ven en los frutos del huerto de Caín una expresión de que quería ser aceptado por la obra de su ofrenda. Dios mira la actitud del oferente. Y la actitud de Caín no era buena. Dice 1Jn.3:12 que las obras de Caín eran malas, o sea que su corazón no era recto delante de Dios.

·                    En el caso de Abel él entregó un animal por la fe según dice Hebreos 11:4 “Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio”. No un sacrificio de su propia idea, como Caín, sino un animal degollado, que cumplía el requisito de Dios.

·                    La diferencia no radicaba tanto en la ofrenda - per sé - sino más bien en el corazón del oferente. El culto de Caín era una forma religiosa sin fe, en cambio Abel ofrendó su corazón, se trajo a sí mismo.

B. El Primer Homicidio. Caín mata a su hermano Abel por envidia.

Al ver la envidia de Caín frente a Abel, Dios trató a Caín con ternura exhortándole a que dejara su pecado. “Mas si no obras bien a la puerta está el pecado acechando como fiera que te codicia, a quien tienes que dominar” (Gn.4:7 Biblia de Jerusalén). Sin embargo, Caín se niega a enfrentarse con su pecado, no domina su envidia, y es llevado a la violencia contra su hermano. Como dice Hoff, “Se ve el desarrollo del pecado. Tras fratricidio está el odio, la envidia, y tras la envidia el orgullo herido”[13]

Después del primer homicidio que registra Génesis, se muestra una reacción justa y misericordiosa de Dios, Gn.4.10-15. Justa porque inexorablemente castiga el pecado, pero misericordiosa porque Dios responde a sus ruego dándole una señal para su protección, aunque le había condenado a vagar sin cesar y a tener mayor carga de trabajo.

C. La Descendencia Impía y la Descendencia piadosa.

Después de la caída, la Biblia continúa mostrando su interés para explicar cómo el pecado reinó en medio de las generaciones siguientes predominando por encima de los hombres de buena voluntad que invocaban el nombre de Dios.

La Biblia no explica cómo fue poblada la tierra a partir de Adán y Eva, o cuántos hijos tuvieron, y cuántos habitantes tenían las primeras familias. La Biblia no muestra interés en esto porque lo importante para Dios no eran estos detalles, sino más bien explicar el contraste entre la descendencia impía y la descendencia piadosa que Dios quería mantener a través de Set, Noé, Sem, Abraham, Isaac, Jacob, David hasta el Señor Jesucristo.

¿Con quién se casó Caín?

De todas maneras, en cuanto a la pregunta de con quién se casó Caín, es muy probable que lo hiciera con una hermana. Si el primer mandato que Dios le dio al hombre fue “fructificaos y multiplicaos”, y con un ecosistema más favorable, con una salud incomparable con la que tenemos actualmente, con una longevidad asombrosa, no es difícil imaginar que el período productivo de una pareja era incomparablemente mayor que nuestros tiempos.

Por ejemplo, Adán murió a los 930 años (Gn.5:1-5). Cuando Adán y Eva tuvieron a Set (el sustituto de Abel) Adán tenía 130 años. ¿Quiere decir que en 130 años Adán y Eva solo habían tenido a Caín, Abel y Set? Obviamente que no. Si actualmente una pareja moderna en tan solo 25 años de matrimonio, evitando tener hijos tienen 3 o 4, ¿cuántos tendrían Adán y Eva considerando que fueron creados para poblar la tierra, con la mejor salud física, con una tierra recién creada, y con una longevidad privilegiada? Y así mismo sus hijos. Gn.5:4 dice que Adán tuvo “hijos e hijas”.

Cuando ocurrió el homicidio de Abel por mano de Caín, no sabemos qué edad tendrían ellos, pero considerando que Adán tenía 130 años al nacer Set, y este fue el sustituto de Abel, es posible que Caín y Abel fueran mayores de 100 años, y que hubiesen estado casados con hermanas suyas.

De todas maneras, veremos más adelante que el mundo fue poblado nuevamente a partir de 8 personas, ya que Dios destruyó el mundo antiguo anegado por agua en el diluvio en el cual sólo Noé, sus tres hijos y las esposas de todos ellos, fueron salvados, y fueron encomendados a comenzar de nuevo.

 Los descendientes de Caín


Génesis 4:17-26 narra sobre la descendencia de Caín que desarrolla la primera civilización. El padre de la agricultura es un descendiente de Caín, Jabal, que crió ganado, y Jubal fue el inventor de instrumentos musicales y es considerado el pionero en las bellas artes. Tubal-Caín inventó herramientas y armas comenzando una “industria” de producción de estas herramientas. Pero como era una civilización impía y sin temor de Dios vemos a un Lamec que fue el primer polígamo que registra la Biblia, que mancha la institución del matrimonio. Su impiedad llega al colmo al jactarse de su violencia y venganza en el famoso “canto de la espada” (Gn.4:23-24).

Los hombres comienzan a invocar el nombre del Señor.

Luego del canto de Lamec entendemos por qué posteriormente Dios envía juicio sobre la tierra ya que “la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y … todo designio de los pensamiento del corazón de ellos era de continuo solamente el mal (Gn.6:5).

Pero Dios levantó por otro lado a la descendencia de Set en lugar de Abel, y después de esto, los hombres invocaban el nombre de Jehová.

Esto nos da una idea de que por los primeros 150 años (siendo que Set nació cuando Adán tenía 130), después de la caída, al menos pasó un siglo en que casi todos los hombres eran enemigos de Dios, hasta que la línea de Set hace que los hombres comenzaran a invocar el nombre del Señor.


 

Anhelo de Dios

Dios, Dios mío eres tú;
De madrugada te buscaré;
Mi alma tiene sed de ti,

Mi carne te anhela,

En tierra seca y árida

Donde no hay aguas,

Para ver tu poder y tu gloria,

así como te he mirado en el santuario.

Porque mejor es tu misericordia que la vida;

Mis labios te alabarán.

                                                                                     -Salmo 63:1-3

Esta oración es acerca de un anhelo. El salmista se levanta temprano por la mañana y está sediento pero no es sed de agua. Está sediento de Dios, que es lo primero que quiere en la mañana. En su vida espiritual es como un peregrino en el desierto que desea algo de beber. En realidad, David estaba en el desierto cuando escribió este salmo, escondiéndose pero anhelante de regresar a Jerusalén donde pudiera adorar. Él era como el ciervo en las colinas del desierto del Salmo 42:1: “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, o Dios, el alma mía”.

Ese es el corazón jadeante, el corazón sediento, el corazón hambriento que solo puede satisfacerse con la presencia y el poder de Dios. ¿Qué quería ver? Quería ver el poder de Dios manifestado en su vida, la gloria de Dios revelada en la adoración. Quería experimentar la misericordia de Dios, la misericordia y la gracia de Dios, para poder ofrecer alabanza. Esa era la prioridad en la vida de David.

¿Cuál es su anhelo en la vida? ¿Qué ansía en la tranquilidad de la noche y al levantarse por la mañana? ¿Alguien a quien amar, éxito en alguna medida, un auto nuevo o una nueva casa? Si fuera a escribir en este mismo instante las tres cosas que más desea, ¿estaría el conocer a Dios como primer deseo en la lista? Es apóstol Pablo podía decir: “a fin de conocerle” (Fil. 3:10). Su oración por los efesios era que pudieran crecer en el conocimiento de Dios (Ef. 1:17). ¿Es eso lo que desea para usted?

Que sea esta nuestra oración: O, Dios, eres tú lo que deseo. Te deseo en mi vida. Me siento reseco y sediento, Me siento débil y solo. Necesito tu poder, tu gloria, tu misericordia. Esto significa para mí más que la propia vida, y deseo alabarte.

Extraído del libro, “El corazón de la Biblia” escrito por el Pastor John MacArthur y publicado por Editorial Portavoz.

Tema 6. El Diluvio y las Nuevas Civilizaciones

 Génesis 5-11

Introducción

Los primeros 11 capítulos del Génesis hablan de la Historia Primitiva. Esto significa, la historia desde el origen del mundo hasta la época del Patriarca Abraham. Los primeros 11 capítulos tratan con la historia de los orígenes del mundo. Ya hemos visto el origen de la creación (capítulos 1 y 2) y la caída del hombre y sus consecuencias (capítulos 4 y 5). En la sección de los capítulos 5 al 11 de Génesis vemos el desarrollo de las generaciones de Adán hasta que fueron destruidas por el juicio divino enviando un diluvio universal, donde solo 8 personas fueron salvas (Noé y su esposa, y sus tres hijos y sus esposas). Además observamos cómo Dios envía el diluvio, y cómo preservó a Noé y su familia, y de qué manera la tierra fue nuevamente poblada de humanos y criaturas terrestres que salieron del arca que reposó en el monte Ararat.

Finalmente veremos cuál fue el origen de las nuevas civilizaciones postdiluvianas así como el origen de las distintas lenguas y naciones.

 I- Las Generaciones de los Antediluvianos – Génesis 5.

“Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. Varón y hembra los creó, y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados.” (Gn.5:1-2).

Propósito de las genealogías

Según algunos comentaristas bíblicos el propósito principal de la genealogía que aparece en el capítulo 5 es el de conservar un registro del linaje del cual vendría Jesucristo, la simiente prometida. Esta genealogía trata la línea de Set hasta Noé.

Causa de Longevidad de los antediluvianos


Antes del diluvio las condiciones del ecosistema eran incomparablemente mejores que las actuales. La tierra tenía un filtro tipo invernadero que rodeaba la tierra, primero porque la capa de ozono estaría libre del deterioro que actualmente sufre por la contaminación industrial, y segundo porque según muchos creen, el lenguaje bíblico del diluvio da a entender que la tierra pudo haber estado rodeada de una masa de vapor de agua que eventualmente fue precipitada en el tiempo del diluvio. Sea como fuere, la verdad es que los rayos ultravioleta del sol no podían llegar hasta la piel de los hombres antediluvianos, y esta es una de las razones físicas por las cuales pensamos que se observa en ellos una longevidad atípica a nuestros días.

En la historia extra bíblica, tenemos el registro de Flavio Josefo, historiador judío, que cuenta que las personas antes del diluvio vivían más de mil años, y las tradiciones mesopotámicas dicen lo mismo. Es decir que podemos concluir que la noción de un diluvio universal quedó en las mentes de los hombres de diferentes lugares.

Esta longevidad en aquellos tiempos fue útil para perpetuar el conocimiento de Dios y para evitar la alteración de los registros ya escritos.

 Estamos proveyendo una tabla de la genealogía desde Adán hasta Abraham con el fin de apreciar la longevidad de cada descendiente antes y después del diluvio.

Tabla de las Genealogías desde Adán hasta Abraham.

Sin embargo, se observa la triste realidad de la muerte a causa del pecado. Después de la caída, observa el Apóstol Pablo en Romanos 5:14 “reinó la muerte desde Adán hasta Moisés…” A lo largo de esta genealogía se ve la triste y monótona expresión, “vivió… engendró… murió…” Como dice Ro.6:23 “porque la paga del pecado es muerte…” No importa la cantidad de años que un hombre viva, finalmente muere.

Por otro lado, aparte de la muerte, la genealogía muestra una gloriosa esperanza para los que tienen comunión con Dios. En la lista de mortales se haya la esperanza de la inmortalidad: “Caminó Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.” (Gn.5:24).

Pablo Hoff comenta sobre Enoc diciendo que su vida se destaca porque es la más corta de la genealogía (365 años); porque camina con Dios guiando piadosamente a su familia en medio de la maldad e infidelidad de su generación; y porque desaparece repentinamente arrebatado al cielo como Elías.

Como dice el salmista, “Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos” (Sal.84:10). En palabras más explícitas, es mejor durar un solo día de vida estando en la comunión con Dios y luego ver la muerte, antes que pasarnos una vida entera en este mundo fuera de la comunión con Dios y luego ir al infierno.

El nombre “Adán”

Notamos un detalle interesante en Gn.5:2 cuando dice “…y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados”. La palabra “Adán” y la palabra “hombre” se traducen de la misma palabra hebrea. De ahí que el contexto determina si se refiere a “Adán” como nombre o si se refiere genéricamente a la humanidad como “hombre”. De ahí que algunos traducen “y llamó el nombre de ellos “el hombre, el día en que fueron creados.”

En conclusión con la sección del capítulo 5, podemos resumir cuáles son sus énfasis:

·                      El propósito de la genealogía es conservar el registro del linaje de la simiente prometida.

·                      El cumplimiento de “fructificad y multiplicaos, llenad la tierra” se evidencia en este capítulo en cada frase de “engendró hijos e hijas”.

·                      La consecuencia de la caída se aprecia en que a pesar de la edad de la gente, finalmente termina diciendo “y murió”.

II- La Corrupción de la Humanidad y la Decisión Divina de enviar Juicio – Génesis 6.

 

En los días de Noé, el creciente ateísmo de la civilización alcanzó una verdadera crisis. Dios, que había creado al hombre y su hábitat, estaba decepcionado con su prevaleciente cultura. Génesis 6 habla de que los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas las cuales fueron tomadas por “los hijos de Dios”, lo cual molestó a Dios al punto que dijo: “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días como ciento veinte años” (…) “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Gn.6:3, 5-8).

Este corto pasaje contiene varias expresiones que merece la pena tratemos de explicar.

A- ¿Quiénes eran los “hijos de Dios” de Génesis 6:2?

La interpretación de este pasaje difícil y oscuro es bastante problemática. Pero desde la antigüedad se han adoptado básicamente dos posiciones:

1. La expresión “hijos de Dios” se refiere en un sentido ético a los descendientes piadosos del linaje de Set, en contraste con los impíos descendientes de Caín (“las hijas de los hombres”). Estos matrimonios mixtos traerían como consecuencia el juicio de Dios.

2. Los hijos de Dios podría referirse a seres angelicales que poseyeron mujeres.

Ambas posiciones tienen argumentos interesantes y ambas presentan sus dificultades. Si la segunda posición desafía la normalidad de la experiencia, la segunda desafía la normalidad del lenguaje. Porque el significado normal de “hijos de Dios” es ángeles (Job 1:6; 2:1; Sal.29:1; 89:6; Dn.3:25, etc.). Por otro lado, 2Pe.2:4 y Judas 6-7 hablan de “ángeles que pecaron” y de “ángeles que no guardaron su dignidad”. Otros tratan de minimizar el argumento diciendo que en Cristo habla de que seremos como los ángeles que ni se casan ni se dan en casamiento. Sin embargo el texto de Judas es demasiado claro y elocuente cuando explica que esos ángeles pecaron a la manera de Sodoma y Gomorra, ciudades que fornicaron y fueron tras vicios contra naturaleza (Judas 7). De hecho el texto que referencia Judas en Génesis 19 habla de hombres homosexuales que deseaban tener relaciones con los ángeles que estaban rescatando a Lot.

Como nuestro propósito no es profundizar en detalles no podremos analizar exhaustivamente ambas posiciones ni llegar a ninguna conclusión.

El punto es que sean hombres impíos o ángeles malvados, el pecado en la tierra es tan grave y atroz que Dios decide soberanamente destruir sus criaturas y comenzar de nuevo a partir de Noé, un hombre íntegro dentro de su generación.

 

B - ¿A qué se refiere con que “serán sus días 120 años”?

 

120 años promedio de vida

Algunos han sugerido que a partir de ese momento la longevidad del hombre bajó de mil años a ciento veinte años de edad promedio. El problema con esta postura es que (como vemos en la tabla del Anexo1) muchos hombres llegaron a edades superiores a 120 años después del diluvio, según refiere Génesis 11.

 

120 años la paciencia de Dios

La explicación más razonable es que Dios le estaba dando a la humanidad 120 años para que se arrepintiesen antes de venir el juicio por el diluvio de Noé. Dice 1Pe.3:20 “cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras preparaba el arca…” Es decir que Pedro parece indicar que el arca tomó un tiempo considerable en ser preparada como para hablar de la paciencia de Dios mientras se preparaba el arca.

C. ¿A qué se refiere la expresión “Y se arrepintió Jehová…”?

La Palabra de Dios enseña que Dios no es hombre para arrepentirse (Num.23:19; Mal.3:6; Sant.1:17). “Arrepentimiento” significa cambio de mente, y Dios es inmutable, nunca cambia, y Dios es perfecto, no se equivoca, no tiene por qué rectificar.

Esta palabra es un “antropomorfismo”, es decir, una expresión que hace empatía con el sentimiento del hombre, para que nosotros podamos entender mejor el sentir de Dios. Dios “se dolió en su corazón”. Dios es santo y aborrece el pecado. Por eso se dolió al punto de que resuelve exterminar sus criaturas excepto 8 personas, con el fin de limpiar la tierra de la maldad.

Cuando Dios decidió enviar juicio a Nínive primero les envía el profeta Jonás, y cuando la gente se arrepintió, Dios “cambió de parecer” y decidió no ejecutar el juicio porque ellos se arrepintieron. ¿Dios cambia su mente? No, porque él es inmutable. Pero él tiene misericordia. Una ilustración es el sol, que por un lado derrite la cera y por otro lado endurece al ladrillo. Es la misma luz y calor, pero obra para derretir un corazón en un caso y para endurecer en el otro.

D. ¿Cuáles fueron las condiciones causantes del diluvio?

En Mateo 24:37-39 el Señor dice que los tiempos finales serán como los días de Noé, donde la gente andaba en desenfreno.

Génesis 6:11-12 detalla las condiciones:

·                      Desorden sexual y apetitos físicos desenfrenados

·                      Rápido avance de las técnicas ocupacionales produjeron endurecimiento y

envanecimiento en sus corazones, endiosando al hombre.

·                      Filosofías totalitarias (por ejemplo, Lamec).

·                      Descuido por la santidad del matrimonio.

E. ¿Cómo era el Arca? Gn.6:15-16

El arca no se trataba de un barco o buque. No tenía mástil, vela, ni timón. Era una especie de casa grande o caja rectangular diseñada para flotar, no para navegar. Perseguía capacidad de almacenamiento y estabilidad. Si convertimos las medidas que Dios le dio a Moisés de codos a metros, tendríamos 150 metros de largo por 25 metros de ancho por 15 metros de altura. Corresponde en tamaño a un moderno trasatlántico. También tenía tres pisos divididos en compartimientos y un ventanal de 45 centímetros de alto alrededor, ubicado entre espacios de pared en la parte superior; se cree que tenía la forma de un cajón alargado. Algunos dicen que podría tener capacidad para 7,000 especies de animales.

III- Dios Limpia la Tierra con el Diluvio – Génesis 7 – 8.

 Siete días antes de comenzar el diluvio, Dios mandó que Noé con su familia y los animales entraran en el arca. Quizás Dios haya hecho que los animales presintieran la catástrofe que se acercaba y de esa manera entraran al arca de manera sumisa. Aparte se presume que muchos de ellos entrarían en una fase de hibernación en la cual no necesitan alimentarse, aunque el arca tenía una gran capacidad de almacenamiento. Noé debía llevar en el arca una pareja de animales de cada especie (6:19) y siete parejas del tipo de animales limpios (7:2); y los demás probablemente para comer durante el tiempo que permanecieron en el arca.

El tiempo que permanecieron en el arca fue de 1 año y 17 días. Esto es 360 días más 17 días, o lo que es lo mismo, 377 días. Este tiempo de 377 días se compone de 7 días esperando que empezara el diluvio + 150 días lloviendo + 150 días retrocediendo el agua + 70 días que la tierra estuvo secándose.

 Dice Gn.7:16 que “Jehová les cerró la puerta”, lo cual manifiesta que el período de gracia había terminado. Noé quedó dentro del arca protegido, y los pecadores no arrepentidos quedaron afuera, expuestos al juicio.

Dice Gn.7:11 que “fueron rotas todas las fuentes del gran abismo”. Parece indicar que se produjeron terremotos que provocaron que subieran impetuosamente las aguas subterráneas mientras caían lluvias torrenciales.

Muchos de las características geológicas de la tierra son explicadas por este cataclismo universal del diluvio. Y al resquebrarse la tierra las características de la superficie de la tierra cambiaron totalmente de cómo eran al momento de la creación. Se ha hallado en ese sentido evidencia que encaja con esta explicación de cataclismo universal, como por ejemplo los grandes yacimientos de petróleo y otras capas de fósiles que se han encontrado en la tierra.

Pero como siempre, la última palabra la tiene el Señor Jesucristo, quien advirtió que los postreros tiempos serían como “los días de Noé”, dando por sentado que este era un relato histórico y certísimo. O el Apóstol Pedro, quien advierte que “el mundo de entonces pereció anegado en agua” (2Pe.3:6).

Cinco meses después del comienzo del diluvio el arca reposó sobre el monte Ararat, pero Noé no salió en seguida sino que obedientemente esperó hasta recibir el permiso de Dios.

IV- El Pacto de Dios con Noé – Génesis 9.

Al salir del arca (Gn.8:15 – 9:17) Noé entró en una tierra purificada por el juicio de Dios. Noé ofreció un sacrificio a Dios como señal de su agradecimiento por la gran liberación del juicio y como consagración de su vida a Dios para el futuro.

En el pacto de Dios con Noé, Dios estableció un nuevo orden dando provisiones básicas por las cuales la vida del hombre se regiría en la tierra después del diluvio:

·                      Para dar seguridad al hombre prometió que las estaciones del año quedarían

restablecidas para siempre.

·                      Reiteró el mandamiento de que el hombre se multiplicara.

·                      Confirmó el dominio sobre los animales dándoles permiso de comer su carne

pero no su sangre.

·                      Estableció la pena capital.

·                      Hizo pacto con el hombre prometiendo que jamás volvería a destruir la tierra por

medio de un diluvio.

Dios hizo pacto con Noé y con la humanidad prometiendo no destruir más al mundo por el diluvio. Dejó el arco iris como señal de su fidelidad. Probablemente se había observado ya el arco iris en el cielo, pero ahora se le revistió un nuevo significado. Al ver el arco iris en las nubes de tormenta, el hombre recordaría la promesa misericordiosa de Dios.

En Génesis 9:18-29 el texto revela que siendo Noé un hombre de fidelidad a Dios, aun así pecó embriagándose. Esto nos enseña que los largos años de fidelidad no garantizan que el hombre sea invulnerable a las tentaciones nuevas.

Las reacciones de sus hijos frente a este hecho ocasionaron maldiciones y bendiciones para sus hijos. Maldijo a Canaán su hijo menor porque vio la desnudez de su padre y probablemente se burló de él, y bendijo a Sem y Jafet que lo cubrieron y vistieron.

V- La Tabla de las Naciones – Génesis 10 y 11.

Luego del evento del diluvio, el capítulo 10 de Génesis inicia una nueva sección con la frase típica “estas son las generaciones…” de donde viene la palabra Génesis (esto son los geneseos, tradujo la Septuaginta en griego). En el capítulo 5, las generaciones de Adán, en el capítulo 10 las generaciones de Noé.

¿Por qué dedicó Moisés tanto espacio para escribir sobre el origen de las otras naciones? Dice Pablo Hoff que la razón fue para demostrar que la humanidad es una: Dios “de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres” (Hch.17:26). También insinúa que en el plan de Dios las demás naciones no serían excluidas de su misericordia.


 A través del pueblo escogido serían benditas todas las naciones de la tierra y llegarían a ser participantes de la salvación, de toda lengua, pueblo, tribu y nación. Esta genealogía explica cómo y dónde fueron distribuidos los descendientes de Sem, Cam y Jafet, de los cuales la tierra fue poblada nuevamente.

Podemos observar dos detalles:


·                      Esta genealogía es única en la literatura de la antigüedad. Los críticos modernos admiten que es un documento histórico notable. Conforma un punto de unión entre las naciones históricas de la antigüedad y los tiempos prehistóricos de Noé. No existe otro documento que se haya descubierto que sea comparable a esta genealogía.

·                      Observamos el estilo acostumbrado de Génesis. Primero habla de Jafet en el versículo 2, luego de Cam en el versículo 6 y finalmente habla de Sem en el versículo 22 destacando a este último más que a los demás por ser la línea escogida. Noten que de los hijos de Jafet y Cam solo habla hasta la tercera generación, pero de los hijos de Sem llega hasta la sexta generación (Gn.11:10)

VI- La Dispersión de las Naciones. La Torre de Babel – Génesis 11.

El capítulo 11 introduce su lectura explicando que toda la tierra tenía un solo idioma, para entonces explicar el origen de las distintas lenguas.

Pasaron por alto el mandato de Dios

Al comenzar a expandirse, dice Gn.11:2 que “cuando salieron de oriente” se establecieron allí y decidieron quedarse, contrario al mandamiento de Dios de distribuirse a lo largo de la tierra (Gn.9:11; 11:4).

Así que ellos se propusieron hacer una torre de ladrillo cocido y unido con asfalto. Algunos dicen que el propósito de la torre era religioso para adorar a los astros en lugar del creador.

Fueron motivados por exaltación personal

La motivación de ellos estaba llena de orgullo: construir un nombre. (“hagámonos un nombre”). Y por otro lado trataban evitar ser esparcidos, algo contrario al mandato de Dios de expansión (Gn.9:11; 11:4)

Este capítulo nos explica que al momento en que ellos estaban edificando la ciudad y la torre, Dios cambió las lenguas o idioma de cada de ellos de manera que no podían entenderse con su compañero y tuvieron que desistir de la obra, expandiéndose en diferentes grupos a lo largo de la tierra.

La ciudad fue llamada “Babel” que significa “confusión” (Gn.11:9).

Contaste con pentecostés.

Es interesante que el mismo Dios que le dio el don a los Apóstoles y profetas del Nuevo Testamento para hablar e interpretar diferentes lenguas, fuera el mismo que creó estas lenguas dándole la capacidad de habla al hombre por medio de diferentes combinaciones fonéticas. Alguien dijo: “Cuando los hombres, motivados por el orgullo se jactan de sus logros, nada resulta, salvo división, confusión y falta de comprensión; pero cuando se proclaman las obras maravillosas de Dios, todo hombre puede oír el evangelio apostólico en su propio idioma”.

La parte final del capítulo 11 (11:10-32) dedica su espacio a las generaciones de Sem, el linaje de la promesa divina hecha a través de Noé (9:26a).

Alabanza en el conocimiento de Dios

MacArthur

Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, si el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.


                                                            -Jeremías 9:23-24

          ¿Por qué cosas se alaba usted? “Alabarse” por algo significa jactarse de eso. ¿De qué se jacta usted? Vivimos en un mundo lleno de personas que se glorían en su sabiduría. Colocan una larga cadena de títulos detrás de sus nombres. Desean que las personas se impresionen con sus logros académicos y con lo inteligentes que son. El mundo está lleno de personas que se glorían en su fuerza. Hoy los deportistas profesionales están constantemente jactándose de su fortaleza física y de sus habilidades. La gente de negocios se jacta de la fuerza de su liderazgo y su capacidad empresarial. Y el mundo está lleno de personas que se glorían en sus riquezas. Quieren que todos sepan que son ricos. Exhiben su riqueza en sus cuerpos con ropas y joyas caras. Se pasean en sus riquezas en la forma de un automóvil de lujo. Viven en una casa que dice “riqueza” a todo el que pasa. Así somos los seres humanos caídos: nos gloriamos en nuestra sabiduría, en nuestra fortaleza y en nuestra riqueza.

Pero el profeta Jeremías dice, que esto es lo que el Señor declara: “Alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme”. Es en esto en lo que tenemos que gloriarnos como cristianos. Pablo dice (1 Co.1:26-29) que no hay muchos cristianos que estén entre los nobles o poderosos de este mundo. Dios escogió a lo despreciable y humilde y débil. No podemos decir que somos los más sabios del mundo. No podemos decir que somos los más fuertes del mundo. Pero sí podemos decir que conocemos y entendemos a Dios.

 Estaba en el asiento de un avión junto a un hombre que parecía ser del Oriente Medio. Este señor notó que yo estaba leyendo una Biblia.

 –¿Pudiera hacerle una pregunta? –me dijo.

–¡Claro que sí! –le respondí.

–Soy un recién llegado en los Estados Unidos –me dijo–. Vine de Irán y estoy confundido en cuanto a la religión de este país. Todo el mundo en mi país es musulmán pero aquí hay demasiadas religiones. ¿Puede hablarme acerca de la religión en los Estados Unidos?

–Por supuesto, ¿cuál es su pregunta?

–¿Cuál es la diferencia entre un católico, un protestante y un bautista? –me preguntó él.

 Le expliqué que las diferencia de una manera sencilla.

–¿Puedo hacerle una pregunta? –le dije entonces.

–Por supuesto –me respondió.

–¿Es usted un pecador?

–Ah, sí –respondió–: Yo peco.

–En su fe –le pregunté–, ¿qué les pasa a los pecadores?

–Ah, pudieran ir al infierno.

–¿Tiene alguna esperanza de que usted no vaya al infierno? –le pregunté.

–Espero que Dios me perdone –respondió él.

–Sabe, conozco a Dios y Él no lo perdonará.

El hombre se quedó atónito.

–¿Conoce usted a Dios? –me preguntó. Podía imaginarme al hombre pensando: ¿Qué hace en el asiendo del medio de un avión con un pasaje económico si usted conoce a Dios? ¿No tiene acaso influencia para algo más?

         No fue fácil decirle que yo conozco a Dios pero tenía que hablarle del Dios que yo conozco. Le hablé del Dios descrito en Jeremías 9:24. Él es un Dios que ejercita la misericordia con todas las personas, incluso con los iraníes. Pero Él también es un Dios que ejercita el juicio y la rectitud en el mundo. Quienes no lo conocen, quienes no han llegado a conocerlo por medio de su hijo, estarán bajo el juicio de Dios y estarán en el infierno. Pero la buena noticia es que las personas de todas las naciones pueden ser perdonadas al confiar en Cristo.

         Conozco a dios. Es asombroso pero real que una criatura pequeña y finita como yo pueda conocer al Dios del universo. Dios se me ha dado a conocer en Jesucristo y en su Palabra. ¿Por qué desearía gloriarme en la sabiduría humana, en el poder humano o en las riquezas humanas, cuando puedo gloriarme en la realidad de que conozco al Dios del universo? La relación que tengo con Dios es más preciosa que la inteligencia, la fuerza o la riqueza.

         Mi conocimiento de Dios es valioso para mí pero yo soy aún más valioso para Dios. Esa es la maravillosa verdad al final del versículo 24: Dios se complace en quienes lo entienden y lo conocen. Si usted conoce a Dios como se ha revelado en la Biblia, si usted comprende que Él es un Dios que ejerce amor y juicio, Dios se complace en usted.

Extraído del libro, “El corazón de la Biblia” escrito por el Pastor John MacArthur y publicado por Editorial Portavoz.

 

 

 

 

 

Tema 7. Abraham – Génesis 12 – 25

Introducción

Luego de los primeros 11 capítulos del Génesis que hablan de la Historia Primitiva, es decir, la historia desde el origen del mundo hasta la época del Patriarca Abraham, Moisés deja a un lado la historia primitiva de la raza humana en general para relatar la historia de una familia: la familia de Israel, Abraham, Isaac, Jacob y José.

El propósito de Dios al elegir esta línea familiar es establecer un pueblo que llevara a cabo su voluntad en la tierra y que fuera el medio para dar a conocer el plan de la salvación que Dios tiene para el hombre a través de Jesucristo.

Esta sección de 14 capítulos del Génesis es muy rica en contenido. Pero por causa del objetivo del curso y del corto tiempo y espacio que disponemos para enfocar nuestra atención, nos limitaremos a mencionar los puntos más relevantes de la vida del patriarca Abraham.

 

I- El Contexto histórico de Abraham y Su Llamamiento – Génesis 12

A.   El nombre “Abraham”.


Génesis dice que el nombre original de Abraham era Abram que significa “Padre de elevación” o “padre enaltecido”. Su nombre fue cambiado por Dios, quien lo llamó “Abraham”. No se conoce una explicación etimológica del cambio de Abram a Abraham. Pero el texto de Génesis 17:4-6 donde registra este cambio de nombre dice “Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes” (17:5). De manera que aunque no conocemos la diferencia etimológica de Abram a Abraham, según el texto derivamos que de “padre enaltecido” sería ahora “padre de una multitud”. En este nombre “Abraham” se asegura entonces la bendición de los gentiles.

La familia de Abram: De Ur de los caldeos hasta Harán.

Es interesante cómo el final del capítulo 11 comienza a concentrar su interés en los descendientes de Taré quien engendró a Abram, Nacór y Harán siendo este último el padre de Lot. O sea que Abram era el tío de Lot y ya estaba casado con Sarai su mujer en Ur de los caldeos. Mostramos un árbol genealógico para facilitar al lector con la familia de los patriarcas.

La familia de Abraham moraba con él en Ur de los caldeos, y eran todos idólatras (Jos.24:2) ya que con el tiempo los descendientes de Noé habían dado la espalda al conocimiento de Dios y en consecuencia Dios los había entregado a una mente reprobada (Ro.1:18-32).

En ese pasaje final de Génesis 11:27-32 aprendemos que Taré el padre de Abraham tomó a su hijo Abraham y a Lot su nieto (hijo de Harán) y salió con ellos de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canán, y se quedaron en Harán donde murió Taré y desde donde Dios habla a Abram para que salga de su tierra y su parentela. Dios había sacado a Abram y su familia de Ur de los caldeos (Gn.15:7) pero en el pasaje de Gn.12 parece que cuando Dios llama a Abram su padre Taré habría muerto (Gn.11:32) y Abram ya moraba en Harán contando con unos 75 años de edad.

Leyendo el contexto desde Génesis 11:27 hasta Génesis 12:6 parecería que Taré el padre de Abram “decidió” irse de Ur con su familia, y luego de su muerte Dios entonces llama a Abram para que deje Harán y vaya a Canaán.

¿Dónde estaba Abram cuando Dios lo llamó? ¿De dónde sacó Dios a Abram? ¿De Ur de los Caldeos o de Harán?

La Biblia se explica a sí misma. Hay dos textos que nos aseguran que Dios llamó a Abram estando en Ur de los caldeos:

Gn.15:7 dice “Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra”. Alguien podría legítimamente alegar que Dios soberanamente sacó a Abram de Ur de los caldeos inclinando el corazón de Taré y su familia, pero que el llamado de Abram de Gn.12 fue desde Harán.

Pero cuando leemos el discurso de Esteban, registrado por Lucas en Hechos 7:2 no nos cabe duda de lo que el Espíritu Santo quiso explicar. Dice Hch.7:2-4 “Varones hermanos y padres, oíd: El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán, y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que te mostraré. Entonces salió de la tierra de los caldeos y habitó en Harán; y de allí, muerto su padre, Dios le trasladó a ésta tierra,  la cual vosotros habitáis ahora.”

Según Esteban, entonces, Dios llamó a Abram estando en Ur de los caldeos, Abram se trasladó con su padre y su familia hasta Harán donde habitaron y se enriquecieron, y luego de la muerte de Taré padre de Abram, Dios los guía a Canaán.

Algunos infieren de esta evidencia que Abram obedeció parcialmente a Dios al salir de Ur de los caldeos con su padre y familiares, ya que el mandato de Dios fue que saliera de esa tierra y se apartara de sus familiares. Y luego en Génesis 12 Dios vuelve a llamarlo estando en Harán para que salga y lo lleva a Canaán. Algunos ven aquí que nuevamente “desobedeció” por llevarse a Lot.

Sea como fuere, Dios soberanamente movió a Abraham desde Ur de los caldeos hasta Canaán, habiendo Abram permanecido unos años en Harán, y saliendo de allí a los 75 años de edad.

Mostramos un mapa de la posible ruta seguida por Abraham desde que salió de Ur de los caldeos quedándose en Harán, y desde allí hasta llegar a Canaán, Egipto y de regreso a Canaán.

B. El llamamiento de Abraham.

El llamamiento de Abram es el acontecimiento más importante del Antiguo Testamento según algunos comentaristas, ya que se pone en marcha de manera evidente y formal la obra de la redención que se había insinuado en el huerto del Edén en Génesis 3:15.

Dios había puesto la mirada en distintos individuos como Abel, Set, Enoc, Noé, Sem, y otros, pero ahora el Señor se propone hacer un pueblo especial, que sirviera de testimonio y de luz a todas las demás naciones de la tierra. Notemos la importancia trascendental de este hecho, que Moisés ocupa solamente 11 capítulos describiendo superficialmente lo ocurrido en la tierra en 2,000 años[14] de historia, desde la creación hasta Abraham, pero ocupa 13 capítulos, es decir, mayor extensión de escritura, mayor atención y profundidad de pensamiento a la vida de Abraham desde Génesis 12 hasta el capítulo 26.

Abraham es el personaje más importante del Génesis y uno de los más importantes de la Biblia entera. Recordemos que para los judíos, aunque el mismo Moisés era el gran legislador y la autoridad final en cuanto a la ley, sin embargo para ellos Abraham era el padre de la fe y se jactaban de ser “hijos de Abraham”. De hecho las tres religiones monoteístas más grandes del mundo, el judaísmo, el cristianismo y el islamismo, reverencian a Abraham como el padre de su fe. La Biblia declara que el “pueblo escogido” no se refiere a la descendencia carnal del patriarca, sino a todos aquellos que tienen la misma fe de Abraham (Romanos 9:7-8).

Ya que Abraham era el patriarca del pueblo de Dios, partiendo de una familia idólatra, sin mucha instrucción, Abraham tenía que aprender a confiar en él. Dios cultivó la fe de Abraham dándole grandes promesas, poniendo a prueba su fe en diferentes ocasiones, y revelándosele de manera personal.

Las Promesas de Dios para Abram.

Dios le prometió honra y protección a Abraham:

·                    Abraham sería famoso y reverenciado, no por su propia virtud sino por el favor de Dios, quien le dijo “te bendeciré y engrandeceré tu nombre”.

·                    Abraham sería bendición a otros. “Serás bendición”.

·                    Dios prometió bendecir o maldecir a los hombres según la actitud que tuvieren hacia Abraham: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren, maldeciré”.

Pero podemos destacar de manera especial tres promesas principales para Abraham y su descendencia:

1.            Heredarían la tierra de Canaán.

2.            Llegarían a ser una gran nación.

3.            Por medio de ellos, todos los linajes de la tierra serían benditos (promesa mesiánica).

Pruebas de Dios para forjarlo

A lo largo de la vida de Abraham, Dios lo probó de diversas maneras para forjar su carácter. Por ejemplo:

·                    Le pide que deje su tierra para ir a la tierra prometida. (Gn.12:1-5)

·                    Permite una gran hambre en la tierra que lleva a Abram a mudarse a Egipto y pecar de mentiroso (Gn.12:10-20)

·                    La contienda sobre los pastos entre los pastores de Lot y de Abram (Gn.13)

·                    La liberación para Lot de mano de los reyes (Gn.14)

·                    La larga espera por la promesa del hijo de la descendencia (Gn.15-16)

·                    El sacrificio de Isaac (Gn.22)

A continuación, pues, veamos los eventos más trascendentales que narra Moisés después del llamamiento de Abram.

II- El Hambre y su viaje a Egipto – Génesis 12:10-20

De Harán a Canaán existía la ruta de Damasco y es posible que Abram tomara ese camino que le llevaría menos de un año. Durante los primeros diez años de sus peregrinaciones en Canaán, Abram plantó sus tiendas en Siquem donde Dios le prometió la tierra para sus descendientes. Allí edificó un altar a Jehová. Pasó después a Bet-el, donde erigió otro altar, invocando el nombre de Jehová (Gn.12:6-8).

Pero al desatarse un hambre sobre la tierra Abram descendió a Egipto, donde, temiendo por su vida, y faltándole la fe, dijo que Sarai su esposa era su supuestamente su hermana. Como era hermosa, fue llevada a la casa de Faraón, pero Dios la protegió, y Abraham y Sarai fueron expulsados de Egipto después de una reprensión (Gn.12:10-20). Así que volvió a Canaán, y plantó de nuevo su hábitat en Bet-el, ante el altar que había erigido antes según Gn.13:3-4). Se puede apreciar un mapa con estos lugares geográficos.

III- La Contienda sobre los pastos – Génesis 13

Visto el gran incremento de sus riquezas en ganado, surgieron riñas entre sus pastores y los de Lot, por lo que decidieron separarse. Abram cedió a Lot el derecho de elegir a dónde dirigirse (13:9) y Lot decide el valle del Jordán (v.11). Abram entonces puso sus tiendas en el encinar de Mamre, en Hebrón (v.18), declarando que Jehová le daría toda la tierra que podía ver, a él y a su descendencia (vv. 14-17).

IV- Abram Libera a Lot – Génesis 14

Abram había estado en Mamre por unos 10 años. Había entrado en alianza con unos príncipes amorreos (Gn.14:13). Junto con ellos, Abram emprendió una expedición guerrera contra Quedorlaomer y otros reyes aliados; estos habían invadido Sodoma y Gomorra, y las habían saqueado, y se habían llevado cautivos a sus habitantes, incluyendo a Lot. Después de su victoria sobre estos reyes y la liberación de Lot y del resto de los cautivos, Abram rehusó tomar ningún botín que le ofrecía el rey de Sodoma porque no quería enriquecerse de esa procedencia (14:23).

Pero Abram recibió la bendición de Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió con pan y vino a recibirle. A él, le dio Abram los diezmos de todo.

V- Dios hace pacto con Abram. Génesis 15

En el capítulo 15 Dios se revela a Abram como su escudo y su gran galardón. Quizás Dios estaba tranquilizando a Abram para que no temiese contra posibles ataques o represalias de otros reyes contra él.

En ese contexto, Abram se lamenta de su falta de descendencia y Dios le confirma la promesa (Gn.15:5). Y dice el versículo 6 “y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia”. Esta es la primera mención explícita de la fe de Abram. A su pregunta de cómo iba a saber él que iba a poseer la tierra, Dios dispuso con él un pacto con sacrificio, como era la costumbre en Oriente (vv. 9-10). Sin embargo, este pacto no fue confirmado por las dos partes, sino únicamente por Dios (vv.17-21). Al ser solamente Dios, bajo la apariencia de una antorcha de fuego, quien pasó por los animales divididos, habiendo quedado Abram sobrenaturalmente postrado. Así, Dios se comprometió incondicional y unilateralmente a Abram por ese pacto.

También se le dijo a Abram que su descendencia moraría en tierra lejana, donde sería afligida por 400 años (vv.13-16).

VI- Agar e Ismael – Génesis 16.

Abram tendría 85 años cuando Sarai su mujer le sugiere que tome a la criada Agar para cohabitar con ella para que dejara descendencia, Según es costumbre de esas tierras orientales (Gn.16:2; 30:3). Esto trajo problemas de celos entre Sarai y Agar al punto de que la esclava huyó de su presencia, pero Dios tuvo misericordia de ella dando a luz su hijo en medio de la familia de Abram. Así que de Agar nació Ismael cuando Abram era de 86 años (Gn.16:16).

Sin embargo, Ismael no era el hijo de la promesa, sino que 13 años después la promesa se verificaría con Isaac. Los esfuerzos del hombre tratando de cumplir por sí mismo la promesa, no cambiarían en absoluto el plan de Dios.

VII- El Pacto sellado con la circuncisión – Génesis 17

Abraham tenía 75 años cuando salió de Harán y ahora tenía 99 años cuando Dios se reveló a él como el “Dios Todopoderoso”, nombre que indica que los recursos se hallan en el mismo Dios. En Génesis 17 Moisés narra cómo Dios sella el pacto con Abram cambiando su nombre al de Abraham debido a que iba a ser padre de muchedumbre de gentes o naciones. Dios le prescribió el signo de la circuncisión lo cual Abraham puso en práctica de inmediato. También cambió el nombre de Sarai (mi princesa) por el de Sara (princesa), porque iba a ser la princesa de la familia de la fe, e iba a tener un hijo.

VIII- La Destrucción de Sodoma y la Liberación de Lot – Génesis 18:16 – 19:38

En el capítulo 18 de Génesis, mientras Abraham estaba en Mamre, acogió a tres visitantes. Iban a destruir la ciudad de Sodoma, pero Dios se lo confió a Abraham diciendo “¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer?” (Gn.18:17). Aquí notamos por qué la Escritura habla de Abraham como el “amigo de Dios” (2Cr.20:7; Is.41:8; Stg.2:23). En el Nuevo Testamento dice el Señor Jesucristo que nosotros somos sus amigos, si guardamos sus mandamientos (Jn.15:14,15). Abraham era un hombre fiel a Dios y guardaba su Palabra, y por eso Dios lo tenía como su amigo. Dios le reveló sus propósitos y Abraham se vio con la libertad para interceder por los justos de Sodoma, si acaso los hubiera, en un número que va reduciendo hasta 10, pero como no los hay, Sodoma es destruida, y sólo Lot y sus hijos escapan al ser sacados de la ciudad por los ángeles (Gn.18:19).

IX- Abraham y Abimelec – Génesis 20

En el capítulo 20 de Génesis Moisés nos relata cómo Abraham, movido por el temor, recurrió al engaño en Gerar con Abimelec, como lo había hecho en Egipto. Puso en peligro el cumplimiento del plan de la redención.


No hay un acuerdo entre los comentaristas si este relato está en el orden cronológico adecuado justo después del juicio a Sodoma y Gomorra porque de ser así Sara tendría unos 90 años de edad, y por eso algunos piensan que pudo haber sido durante los primeros años de la pareja en Canaán. Sin embargo, es interesante que en el primer incidente en Egipto en Génesis 13 se les llamaba Abram y Sarai, y en este relato se les llama Abraham y Sara, es decir que ya Dios les había cambiado sus nombres, o sea que aparentemente es cronológico.

Abraham hace pasar a Sara como su hermana frente a Abimelec rey de Gerar en la tierra del Neguev. Y nuevamente Dios interviene en sueños y protege a Sara para que Abimelec no la tome por mujer. Dios había cerrado toda matriz en la casa de Abimelec, pero luego del incidente, Abraham oró a Dios y El sanó a Abimelec y su mujer para que tuvieran hijos.

X- Nacimiento de Isaac y Expulsión de Ismael – Génesis 21.

En Génesis 21 finalmente nace Isaac el hijo de la promesa y surge un conflicto entre el hijo de la esclava (Ismael) y el hijo de la promesa (Isaac). Ismael, que era un adolescente frente al niño Isaac, fue sorprendido perturbando a Isaac, así que Agar e Ismael son expulsados (21:9-21; Gal.4:22-31).

Después de varios incidentes con los hombres de Abimelec acerca de los pozos abiertos por Abraham, hacen un pacto, y Abraham llama su pozo Beerseba (21:31). “pozo del juramento”.

XI- El Sacrificio de Isaac – Génesis 22

Habiendo ya crecido Isaac, Dios prueba la fe de Abraham y le ordena que ofrezca a Isaac en holocausto. Abraham obedece, y si no hubiera intervenido la mano de Dios, hubiera dado muerte a su hijo, creyendo que “Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos” (He.11:19). Después de este evento, que en sentido figurado fue como “la muerte y resurrección de Isaac”, se confirma la promesa incondicional de que en su simiente (que es Cristo) serán benditas todas las naciones de la tierra (Gn.22:18; Gal.3:14-18). Si alguno es de Cristo, es simiente de Abraham, y es heredero conforme a la promesa. Y esta promesa es firme y segura no a los que según la carne son hijos de Abraham, sino a los de la fe de Abraham, que es padre de todos nosotros los que creemos (Ro.4:16).

XII- La Muerte y Sepultura de Sara – Génesis 23

Veinte años después, Sara muere a la edad de 127 años en Quiriat-arba, que es Hebrón, en la tierra de Canaán (23:1). Como Abraham era un verdadero peregrino en esta tierra tuvo que comprar un terreno de los hijos de Het para tener un sepulcro en la tierra (Gn.23:1-20).

Es interesante cómo se ocupa aquí un capítulo completo (veinte versículos) para relatar la discusión desinteresada, considerada y piadosa entre hombres honorables para negociar el terreno de la cueva de Macpela donde fue sepultada Sara. Los hijos de Het querían obsequiarle el lugar a Abraham, pero él insistió para pagar su precio justo. Una lección de piedad, sentido común y tacto.

XIII- Abraham Busca Esposa para Isaac – Génesis 24

Si Sara tenía unos 90 años cuando concibió a Isaac (Gn.17:17) y murió cuando tenía 127 (Gn.23:1) significa que Isaac tendría de 37 a 40 años de edad.

Abraham se había tomado un gran cuidado en que Isaac no contrajera matrimonio con las hijas de los cananeos, enviando a su siervo (posiblemente Eliezer) a su propia familia para conseguir una esposa para Isaac, convencido de que Dios enviaría a su ángel y prosperaría a su siervo en la misión, que resultó en que Rebeca, (hermana de Labán, hijos de Betuel y nietos de Nacór el hermano de Abraham), fue la elegida por Dios para ser esposa de Isaac.

XIV- La Muerte de Abraham – Génesis 25:1-11

Abraham pasó alrededor de 38 años en el Neguev, después de la muerte de Sara, y se dice que tuvo otras esposas, Cetura, y varias concubinas, de las que tuvo hijos. Abraham dio dones a sus hijos y los envió al Oriente, para que Isaac pudiera morar pacíficamente en la tierra prometida. Finalmente Abraham murió a la edad de 175 años, y fue enterrado junto al cuerpo de su primera esposa Sara, en la cueva de Macpela.

XV – Conclusión.

Dice Henry Halley[15] que “en términos generales, Abraham fue el más grande, el más puro y el más venerable de los patriarcas… Era ‘amigo de Dios’ y ‘padre de los creyentes’; generoso, desprendido, un carácter magnífico y hombre cuya fe en Dios no tenía límites; y sobre todo esto, en la vecindad y ambiente de Sodoma y Gomorra”.

Abraham fue padre de Ismael, Madián y de muchos otros grupos orientales. No es de asombrarse que grandes multitudes lo aclamen como padre en aquel inmenso territorio del mundo, y que haya numerosas tradiciones con respecto a él. Su vida es digna de atención para el cristiano por la manera en que Dios se le reveló, en vista de la manera en que Dios trabajó con su carácter bajo las circunstancias en que Dios lo probó. También es un prototipo del cristiano que anda por la fe buscando “la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” (He.11:9-10).

Confianza en el Señor

Fíate de Jehová de todo corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y El enderezará tus veredas.

-Proverbios 3:5-6

 Ese mandato en realidad llega hasta lo más profundo de nuestra vida cristiana. ¿Confía plenamente en el Señor? “De todo corazón” significa que usted confía en Él en todo y con todo lo que usted es. ¿Puede confiar en el Señor sin que importe lo que venga, bueno o malo? ¿Puede confiar en Él a pesar de todo el dolor o el sufrimiento que tenga que soportar, a pesar de la prueba que tenga que afrontar? ¿Confiará en Él cuando sus sueños se frustren y se consuman? ¿Confía en el Señor plenamente, sin que importe lo que ocurra?

  La alternativa es confiar en usted mismo, apoyarse en su propia comprensión. Podemos escoger confiar en nuestra propia interpretación de los sucesos en lugar de confiar que Dios esta dirigiendo nuestros pasos. Cuando las cosas en su vida parecen estar fuera de control, usted tiene que recordar que Dios lo ama y que en todo Él está obrando para su bien. No debemos entender todo lo que nos ocurre. Debemos aprender a confiar en Dios en vez de confiar en nuestra capacidad para darle sentido a las cosas.

  Uno de mis libros predilectos de la Biblia es el libro de Job. Él tuvo más problemas que la mayoría de nosotros podamos imaginar. Todos sus hijos murieron cuando estaban adorando a Dios en una de las casas de uno de ellos. Luego perdió todos sus animales, todos sus cultivos, toda su riqueza. Después se enfermó y se sentaba sobre cenizas lamentándose y rascándose las llagas. Lo único que le había quedado era su esposa y no le apoyaba en nada. Ella le dijo que maldijera a Dios y muriera.

  Job tenía algunos amigos que fueron a verlo, y durante la primera semana solamente se quedaron callados sin decir una sola palabra. Solamente lloraron con Job y se compadecieron de él. Eso fue sabio y bueno. Pero después de siete días los amigos abrieron su boca y toda su sabiduría desapareció. Llegaron a conclusiones ridículas con relación a su dura situación y responsabilizaron de ello al pecado de Job. Ellos pensaban que estaban siendo espirituales y de gran ayuda. Tenían su propia comprensión de los acontecimientos y estaban completamente equivocados.

  Finalmente Job mismo le preguntó a Dios: “¿Cómo voy a entender esto?” Mi corazón es recto. Soy un hombre íntegro. No puedo hallar pecado alguno en mi vida. No tengo idea de por qué me está pasando todo esto”. Job no sabía que Dios estaba promoviendo que Satanás probara su fe, para demostrar que la fe salvadora no puede ser destruida por la tragedia. Job le pidió a Dios que le explicara por qué estaba sufriendo. La respuesta de Dios fue: “No, no te lo voy a explicar. ¿Por qué debiera explicarte algo? ¿Qué te hace pensar que pudieras entender?” Dios le reveló a Job su poder creador y su grandeza infinita.

 Al final Job sencillamente dijo: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven. Por tanto…me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42:5-6). Estaba diciendo, en realidad: Siento mucho haberte cuestionado. Solo voy a confiar en ti. En respuesta a esa confianza, Dios volvió a dar a Job una familia y mayores bendiciones de las que había conocido antes.

 Usted no puede descansar en su propia interpretación de las cosas que suceden en su vida. Usted solo puede descansar en el Señor. Confíe en Él con todo su corazón. Reconózcalo en todo momento. Él abrirá un camino que usted nunca había esperado. Esa es su promesa.

 


 Extraído del libro, “El plan del Señor para la iglesia” escrito por el Pastor John MacArthur y publicado por Editorial Portavoz.

 

 

Dios Le Bendiga mucho, ha terminado el primer módulo de este estudio sistemático de la Palabra de Dios. Le animo a que siga esforzándose en el estudio de la Palabra de Dios para que pueda llegar a conocer en su plenitud al verdadero Dios de la Biblia. Muchas bendiciones.

Atte. Su instructor

 

Este primer modulo ha sido elaborado consultando varias fuentes bibliográficas confiables, a continuación citamos algunas por si en algún momento requiere profundizar en el estudio de la Palabra de Dios.

1.    Biblia de Estudio MacArthur, RVR60.

2.    Ryrie Study Bible.

3.    Biblia de Estudio de las Américas.

4.    Notas adaptadas de la clase de PAT I del Seminario Bíblico Palabra de Gracia.

5.    Benware. Panorama del Antiguo testamento, Portavoz.

6.    “El corazón de la Biblia” escrito por el Pastor John MacArthur.

7.    Young, Edward. Una Introducción Al Antiguo Testamento. T.E.L.L. Michigan, USA, 1991, p.31.

8.    Hoff, Pablo. El Pentateuco. Editorial Vida, Miami, USA, 1978, p.15.

9.    Gleason Archer, Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento; Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1987.

10. Patriarcas.Walton, John. Charts of the Old Testament.

11. MacArthur, John. La Batalla por el Comienzo. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2003. P.92.

12. Wald, George. “The Origin of Life”; Revista Scientific American, mayo de 1954, p.46.

13. Hodge, Charles. Comentario de 1 Corintios. El Estandarte de la Verdad. Edimburgo, Gran Bretaña, 1996. Pág. 193.

14. Henry Halley, compendio manual de la Biblia, p.100, citado por Pablo Hoff, p.72.

15. “El plan del Señor para la iglesia” escrito por el Pastor John MacArthur.


----

[1] Young, Edward. Una Introducción Al Antiguo Testamento. T.E.L.L. Michigan, USA, 1991, p.31.

[2] Durante el período de Ptolomeo II Filadelfo (285 a.C. – 246 a.C.) uno de los príncipes del reino griego de Egipto, se confecciona la Septuaginta, que es la versión griega del Antiguo Testamento. La traducción se hizo para satisfacer la demanda de una población judía que hablaba griego y quería las Escrituras. La Septuaginta se conoció por primera vez en la ciudad de Alejandría (en Egipto). Durante el tiempo del Señor Jesucristo esta traducción circulaba ampliamente entre los judíos de la dispersión en el mundo mediterráneo, y se convirtió en la Biblia de la Iglesia Cristiana primitiva, siendo ampliamente citada en el texto del Nuevo Testamento.

[3] Es interesante que la palabra “libro” se vino a utilizar cuando los pergaminos comenzaron a encuadernarse a manera de códice para facilitar su lectura, orden y almacenamiento. Por eso, cuando leemos un texto cuya referencia es antes de los códices, y aparece la palabra “libro” debe entenderse que se ha traducido esta palabra para facilitar la comprensión del lector, pero literalmente esta palabra no existía en el original hebreo cuando Moisés escribió, sino que se utilizaba la palabra hebrea “séfer” o “sifrá” que literalmente se puede traducir como “escrito” o “escritura”. Por ejemplo, Josué 1:8 “nunca se apartará de tu boca este libro…” sería “esta escritura” (hebreo séfer). Véase el hebreo en Strong 5612.

[4] Hoff, Pablo. El Pentateuco. Editorial Vida, Miami, USA, 1978, p.15. Para un estudio más profundo en el tema de la Alta Crítica, recomendamos el libro de Gleason Archer, Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento; Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1987.

[5] MacArthur, John. La Batalla por el Comienzo. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2003. P.92.

[6] Todavía hoy en día los científicos no han dado con una explicación única para definir la luz. La luz tiene características tanto de partícula como de onda. Los fotones de luz se comportan como si fueran partículas microscópicas de polvo con la excepción de que no tienen volumen. La energía de un fotón se encuentra concentrada en un espacio finito y puede existir en cualquier momento en una ubicación específica, debido a que se mueve con una velocidad definida y calculable. Por otro lado, la luz también exhibe características propias de una onda, la cual no es una entidad finita. Una onda, a diferencia de una partícula, existe en espacio no finito. Además tiene una frecuencia variable y puede representarse en términos matemáticos como una curva cóncava sin principio ni fin. El movimiento de las ondas, a diferencia del movimiento de las partículas, consiste en la transferencia de energía de un punto a otro sin transferencia de materia. Una onda luminosa es una deformación de campos eléctricos y magnéticos. Es interesante que las ondas luminosas pueden comportarse como partículas y las partículas semejantes a los fotones pueden comportarse como ondas. La luz es una forma de energía que puede describirse en términos de radiación electromagnética, la cual incluye varios tipos de frecuencias, desde la radiación de onda larga, las ondas de radio, las microondas, y las ondas infrarrojas que componen la parte más alta del espectro de la luz, hasta las ondas ultravioletas, los rayos X y las radiaciones gamma de la parte más baja del espectro. En la mitad del espectro las frecuencias son perceptibles por el ojo humano, destacando cada uno de los colores, rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, índigo y violeta, esto es, los colores del arco iris. La luz “blanca” es la combinación de todas estas frecuencias.

[7] Wald, George. “The Origin of Life”; Revista Scientific American, mayo de 1954, p.46.

[8] MacArthur, p.127.

[9] MacArthur, p.190.

[10] Hodge, Charles. Comentario de 1 Corintios. El Estandarte de la Verdad. Edimburgo, Gran Bretaña, 1996. Pág. 193.

[11] El nombre Satanás es una transliteración de la palabra hebrea que significa “adversario”. El significado técnico del término hebreo “adversario” implica un contexto legal de alguien que es un “acusador” (Ap.12:10).

[12] MacArthur, John. La Batalla por el Comienzo. P.252 – 253.

[13] Hoff, Pablo. El Pentateuco. P.34.

[14] Estos 2,000 años son estimados en base a las genealogías registradas en Génesis, pero no podemos ser dogmáticos. Creemos que por lo menos trascurrieron 2,000 desde Adán hasta Abraham, pero pudo haber sido más tiempo, aunque entendemos por la revelación Bíblica que la tierra debe tener entre 6,000 hasta 10,000 años de edad, desde el momento de la creación hasta ahora.

[15] Henry Halley, Compendio manual de la Biblia, p.100, citado por Pablo Hoff, p.72.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →