Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Para predicar a Cristo es necesario predicar su Doctrina

Notes & Transcripts

INTRODUCCIÓN.

A. 1 Corintios 2:2, “Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado”. Esto no quiere decir que el predicar a Cristo se limita a la predicación de su crucifixión.

1. 2 Cor. 4:5, “Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús”.

2. Gál. 1:16, ”revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles”..

3. Col. 1:27, 28, “Cristo en vosotros, la esperanza de gloria, 28 a quien anunciamos…

4. Obviamente al hablar de predicar a Cristo Pablo quiere decir predicar el evangelio de Cristo.

B. Es cierto que predicamos a Cristo cuando predicamos su nacimiento de una virgen, sus atributos divinos, sus milagros, su perfecta vida como ejemplo para nosotros, su compasión, su valentía, muerte, resurrección y ascensión a la diestra de Dios “viviendo siempre para interceder” por nosotros como nuestro perfecto Mediador (Sumo Sacerdote).

C. Sin embargo, predicar a Cristo incluye la predicación de la doctrina de Cristo.

I. DURANTE DU VIDA TERRENAL CRISTO ESTABA ENSEÑANDO CONSTANTEMENTE.

A. Mat. 4:23, “Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo”.

B. Mat. 5:1, 2, “Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. 2 Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:” y luego sigue el Sermón del Monte (capítulos 5, 6, 7).

C. Mat. 13:1-3, “Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. 2 Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa. 3 Y les habló muchas cosas por parábolas”.

D. Mat. 21:23, “Cuando vino al templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se acercaron a él mientras enseñaba”,

E. Mat. 26:25 “En aquella hora dijo Jesús a la gente: ¿Como contra un ladrón habéis salido con espadas y con palos para prenderme? Cada día me sentaba con vosotros enseñando en el templo, y no me prendisteis”.

F. En estos textos observamos que Jesús enseñó a una multitud en el monte o junto al mar y en el templo, pero diariamente enseñaba a muchas personas individualmente.

G. A través de los libros de Mateo, Marcos, Lucas y Juan encontramos la enseñanza de Cristo sobre muchos temas. Los que enfatizan la perfecta vida de Cristo sin enfatizar la perfecta enseñanza de Cristo simple y sencillamente no predican a Cristo. Es imposible creer en Cristo sin creer en su Palabra (su enseñanza, su doctrina).

II. LOS JUDÍOS SE ASOMBRABAN, SE MARAVILLABAN, SE ADMIRABAN DE LA ENSEÑANZA DE JESÚS.

A. Luc. 2:47, cuando Jesús tenía apenas doce años de edad (v. 42) “aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. 47 Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas”.

B. Mateo 7:28, 29, “Y cuando terminó Jesús estas palabras (del Sermón del Monte), la gente se admiraba de su doctrina; 29 porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas”.

C. Mar. 10:24-26 “Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! 24 Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas! 25 Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. 26 Ellos se asombraban aun más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?”

1. Mat. 19:21, 22, “Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. 22 Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones”.

2. 1 Tim. 6:7, 8 “nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 17-19 A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna”.

III. JESÚS DISCUTÍA CONSTANTEMENTE CON LOS PRINCIPALES SACERDOTES, ANCIANOS, FARISEOS Y SADUCEOS, EXPONIENDO EL ERROR Y DEFENDIENDO LA VERDAD.

A. Mat. 19:1-9, No les gustó la enseñanza de Jesús sobre el matrimonio y el repudio. “ Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera”.

B. Mat. 22:17, 21, Discutió con los fariseos sobre los impuestos romanos, “queriendo tentar a Cristo le preguntaron: ‘Dinos, pues, qué te parece: ¿Es lícito dar tributo a César, o no?’” Jesús contestó, “Mostradme la moneda del tributo. Y ellos le presentaron un denario. 20 Entonces les dijo: ¿De quién es esta imagen, y la inscripción? 21 Le dijeron: De César. Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”.

C. Mat. 22:23-33, Jesús discutió con los saduceos sobre la resurrección. Hablaron de siete mujeres que se casaban, una tras otra, con un hombre y preguntan “En la resurrección, pues, ¿de cuál de los siete será ella mujer, ya que todos la tuvieron? Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. 30 Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo”.

D. Mat. 23 demuestra la insuperable valentía de Jesús. Reprende duramente la hipocresía de los escribas y fariseos y en el cap. 24 profetizó la destrucción de Jerusalén.

IV. LA ENSEÑANZA DE CRISTO NO ES SIEMPRE FÁCIL Y POPULAR.

A. Uno de los mandamientos de Jesús que es súper difícil para muchos de sus discípulos se encuentra en Mat. 6:33, “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

1. Mat. 6:25, “No os afanéis por vuestra vida”; es decir, por los medios de ganarse la vida.

2. Algunos suponen que es completamente justo y justificable enseñar que el ganarse la vida puede y debe ocupar primer lugar en la vida, que tiene prioridad sobre todo, incluyendo el asistir a los servicios de la iglesia.

3. Hebreos 10:25, “no dejando de congregarnos”. Muchos hermanos creen que esta exhortación significa “no dejando de congregarnos con tal que no tengamos que trabajar”. Aunque no participen de la cena del Señor el primer día de la semana se justifican porque “todos saben que uno tiene que trabajar, quiera o no”. Y dicen que es imposible cambiar de empleo porque ya tienen años en este empleo y su mucho tiempo con la empresa les da ventajas y beneficios (preferencia). También porque tienen compromisos y deudas y al comenzar en otro empleo van a ganar mucho menos, etc.

4. Es decir, renunciar ese empleo sería como sacar el ojo derecho o cortar la mano derecha. Por eso Jesús dice (Mateo 5:29, 30), “Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno”.

5. Algunos argumentan que “no dejando enkataleipo de congregarse” significa “no abandonar la reunión completamente”; es decir, que esta prohibición no se refiere al dejar de reunirse un domingo o dos cada mes para trabajar, sólo que no abandone completamente las reuniones. Pero la misma palabra enkataleipo se usa en Hebreos 13:5, Dios dice “No te desampararé…”. Entonces, si está bien que uno deja de reunirse un domingo o dos cada mes, igualmente está bien que Dios le desampare un domingo o dos cada mes. Hay que ser consecuentes. ¿Usted quiere que Dios le desampare cada domingo que usted deja de reunirse con la iglesia para participar de la cena y los demás actos de culto?

6. Si está bien dejar de congregarse un domingo cada mes para trabajar, ¿puede dejar de congregarse dos domingos? Si puede dejar de reunirse dos domingos cada mes, ¿puede dejar de reunirse tres domingos? ¿Estará bien con Dios si asiste a los reuniones solamente una vez al mes? Si usted contesta que “no”, ¿qué texto usa para contestar?

7. Sería exagerada insensatez decir que vale la pena quedarse con su empleo aunque le lleve al fuego del infierno.

B. Igualmente muchos han tropezado en la enseñanza de Cristo en Mateo 19:9, “Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación y se casa con otra, adultera, y el que se casa con la repudiada, adultera”.

1. Lamentablemente hay muchas parejas que se han separado de sus cónyuges originales no por causa de fornicación y se han casado otra vez y, por eso, están cometiendo adulterio, pero siguen en esa unión ilícita pensando que es demasiado difícil dejarla.

2. Según Mat. 19:10, los discípulos de Cristo tuvieron problemas con esta enseñanza. “Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse”.

3. Otra vez es necesario recordar Mat. 5:29-30, “Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno”.

4. Igualmente sería exagerada insensatez decir que vale la pena quedarse en una unión ilícita (adulterio) aunque les lleve al fuego del infierno.

C. Otra enseñanza de Jesús que no es nada popular se encuentra en Lucas 14:26, 27, “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo”.

1. El texto no relata la reacción de la gente a esta enseñanza pero sin duda era semejante a su reacción a las otras enseñanzas que claramente exaltan a Cristo al primer lugar en nuestra vida.

2. Cristo enseña enfáticamente que El tiene que ser PRIMERO en Lucas 9:57-62, “Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. 58 Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. 59 Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. 60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. 61 Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. 62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios”.

D. Mat. 16:18, “edificaré mi iglesia”. Cristo prometió edificar su iglesia y lo hizo el día de Pentecostés (Hechos 2). Hechos 2:47 dice que el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”. Ese día la iglesia quedó establecida y es la única iglesia de la cual leemos en la Biblia. Pablo dice en Rom. 16:16 “os saludan todas las iglesias de Cristo” (no habla de denominaciones sino de las varias congregaciones que él y sus compañeros habían establecido).

Pero a través de los siglos varios hombres y mujeres han establecido iglesias que profesan ser de la religión de Cristo. Tienen su propio nombre, doctrina, culto, organización, obra, abusando de textos bíblicos para dar aparente apoyo a su religión humana. Para ellos Mateo 16:18 no tiene importancia alguna.

E. Marcos 16:16, “el que crea y sea bautizado será salvo”. Este texto está rotundamente rechazado por muchos maestros religiosos. Es otra enseñanza de Cristo nada popular con iglesias humanas. Igualmente Hechos 2:38, “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Esta es enseñanza de Cristo revelada por el Espíritu Santo a los apóstoles (Juan 14:26; 16:13).

CONCLUSIÓN.

A. 2 Juan 9 bien dice, “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”.

B. Jesús mismo dijo acerca de su palabra (enseñanza), Jn. 12:48, “El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero”.

C. Para mucha gente el nombre “Jesús” es nombre precioso. Les gusta hablar de Cristo. Les gusta cantar himnos alabando a Cristo. Desde luego, debemos exaltar y honrar a Cristo por su Deidad y por todo lo que hecho por nosotros.

D. Sin embargo, todo esto no lleva peso alguno si no aprendemos, aceptamos y obedecemos su doctrina (enseñanza).

E. Cristo mismo, hablando de su doctrina, dice “estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mat. 7:14). Como ya dijimos dos veces en este estudio, la práctica de ciertas enseñanzas de Cristo requieren sacrificios comparables al cortar la mano derecha y sacar el ojo derecho.

F. Pero los caminos de Cristo son los caminos de Dios y, por lo tanto, son los caminos perfectos (Isaías 55:8, 9). Cristo nos invita a aceptarlos. Mat. 11:28-30, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. Sí, a pesar de todo lo difícil de la enseñanza de Cristo es un yugo fácil y ligero cuando comparado con el yugo de Satanás que lleva al eterno fuego del infierno.

Escrito por: Wayne Partain.

www.waynepartain.com

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →