Drop files to upload.
Faithlife
Faithlife

NO ESTAS SOLO

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 4 views
Notes & Transcripts
Introducción:
La palabra griega parakletos, significa uno es que es llamado al lado uno, también alguien que ayuda a uno. Debido a esto esta palabra es traducida como abogado, consolador, y también con los significados ayudador, auxiliador, intercesor.
La palabra consolador significa alguien que consuela, alivia la pena o dolor de una persona.
La palabra intercesor significa alguien que habla a favor de alguien para conseguirle un bien o librarlo de un mal.
La palabra Abogado significa intercesor o mediador, entre una parte y la otra.

23Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío? 24Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él? 25Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? 26Entonces respondió Jehová: Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos. 27Y Abraham replicó y dijo: He aquí ahora que he comenzado a hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza. 28Quizá faltarán de cincuenta justos cinco; ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad? Y dijo: No la destruiré, si hallare allí cuarenta y cinco. 29Y volvió a hablarle, y dijo: Quizá se hallarán allí cuarenta. Y respondió: No lo haré por amor a los cuarenta. 30Y dijo: No se enoje ahora mi Señor, si hablare: quizá se hallarán allí treinta. Y respondió: No lo haré si hallare allí treinta. 31Y dijo: He aquí ahora que he emprendido el hablar a mi Señor: quizá se hallarán allí veinte. No la destruiré, respondió, por amor a los veinte. 32Y volvió a decir: No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez. No la destruiré, respondió, por amor a los diez. 33Y Jehová se fue, luego que acabó de hablar a Abraham; y Abraham volvió a su lugar.

Un abogado nos puede defender ante las instituciones humanas y gubernamentales. Ellos asumen nuestra defensa o demandan en nuestro nombre ante jueces, o instituciones del gobierno. Básicamente la palabra  parakletos  es utilizada con respecto a Jesucristo y también con relación al Espíritu Santo. La biblia nos dice que los cristianos, los hijos de Dios, tenemos un abogado que nos ayuda ante Dios. Este abogado es nuestro intercesor. 1Juan 2:1.
ADVERTISEMENT

18No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

1. Dios y el pecado. Él porque necesitamos un abogado.
3. Como el Dios de todo consuelo, no hay ninguna limitación a el consuelo que ofrece
[La fuente de la  “Verdadera consolación”, entonces, es Dios. Pero, ¿cuándo viene, y cómo …?]
II. El otorgamiento de el “verdadero consuelo”
A. Es otorgado “en todas nuestras tribulaciones” … 1. Dios nos consuela cuando más se necesita – 2. Como se enseña en otra parte, Dios no nos abandona en momentos de necesidad … a. “Nunca te dejaré ni te abandonaré.” – b. Él no permitirá que seamos tentados más allá de nuestra capacidad de soportar – . Sí, incluso en “el valle de sombra de muerte”, Él está allí para consolarnos – 3. En efecto, cuanto mayor es la aflicción, mayor es el consuelo! – . Como los sufrimientos abundan … b. … También lo hace el consuelo!
B. Es otorgado “por Cristo” … 1. “… Para nuestra consolación abunda también por Cristo” – . Al igual que con todas las bendiciones espirituales , se encuentra sólo “en Cristo” – . Para recibir el consuelo que viene de Dios, entonces, debemos estar “en Cristo”! 2. Estar “en Cristo”, hay dos caminos por donde el consuelo se dispensa … a. La Palabra de Dios – ver. . Oración –
Antes de hablar de nuestro abogado, debemos entender por lo necesitamos. Si somos hijos de Dios, ya hemos sido purificados de nuestros pecados, ¿Por qué necesitamos un abogado?
La mayoría de los países se guían por constitución de leyes, que les permite poder convivir como sociedad. Generalmente aquellos que no cumplen con las leyes establecidas entran en conflicto con las instituciones responsables de castigar el delito. De la misma manera El problema de los ciudadanos del reino de Dios, radica en la desobediencia a las leyes de Dios, el pecado. Esto trae como consecuencia que entremos en conflicto con Dios. El pecado nos separa de Dios, y nos coloca en el lado de los que merecen condenación. Lo mismo que le sucedió al pueblo de Israel nos sucede a nosotros.

2pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír

Dios es misericordioso y paciente pero es severo para con aquellos que conociendo su voluntad aún así pecan.
En toda la biblia vemos la bondad de Dios pero también su severidad. Muchas personas pagaron las consecuencias por sus pecados, de hecho antes del nuevo pacto, Dios fue severo con aquellos que pecaron. Tenemos muchos ejemplos: Adán y Eva, Caín, Esaú, David, Saúl, Acab, el mismo pueblo de Israel. Fueron severamente castigados por Dios, por la desobediencia a su palabra. Por esa razón necesitamos una abogado.
Antes de llegar a , Juan viene hablando del pecado que tenemos. y sabiendo que tendemos a caer pues nos da esa valiosa información tenemos abogado.

8Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

2. Jesús el mejor abogado que podemos tener.
Cuando uno ve la actividad de los abogados de hoy, la corrupción que existe y la indolencia hacia las personas que defienden, la mayoría no son bien visto.
Pero nosotros tenemos un abogado poderoso en quien podemos confiar totalmente y sabemos que el aboga por nuestra causa. El nos defiende por muchas razones.   
a.  Entiende nuestras debilidades.
Jesús entiende nuestras debilidades, sabe lo difícil que es convivir con ellas y obedecer a Dios. Jesús nos conoce, pero él también sabe lo que es vivir como hombre y luchar contra las tentaciones.

14Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado

b.  Esta a la diestra de Dios.
Un abogado del mundo tiene que pedir cita, esperar que lo llamen, etc. Nuestro abogado forma parte de la Deidad. Esta a la diestra de Dios.

1Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos

c.  Dio su vida por nosotros. Somos suyos.
Un abogado del mundo cobra para defender a otra persona. Cristo pago para ser nuestro abogado, nuestro mediador, nuestro salvador. Dio su vida, derramo su sangre por nosotros.

3Gracia y paz sean a vosotros, de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo, 4el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre

20Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

d.  Un abogado que permanece para siempre. 
Pero Jesús será siempre nuestro abogado, nuestro intercesor.

22Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.

23Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar; 24mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable

e. El nos libra de todo mal

3 El te librará del lazo del cazador,

De la peste destructora.

4 Con sus plumas te cubrirá,

Y debajo de sus alas estarás seguro;

Escudo y adarga es su verdad.

5 No temerás el terror nocturno,

Ni saeta que vuele de día,

6 Ni pestilencia que ande en oscuridad,

Ni mortandad que en medio del día destruya.

7 Caerán a tu lado mil,

Y diez mil a tu diestra;

Mas a ti no llegará.

8 Ciertamente con tus ojos mirarás

Y verás la recompensa de los impíos.

9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,

Al Altísimo por tu habitación,

10 No te sobrevendrá mal,

Ni plaga tocará tu morada.

B. PERO LA VERDADERA COMODIDAD VIENE DE DIOS … 1. Él es llamado el “Dios de toda consolación” –

3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación

2. ¿Por qué él? a. Porque Él es también el “Padre de las misericordias” – cf. 1) El término “padre” significa “fuente” 2) Por lo tanto Él es la fuente de todo tipo de bondad y misericordia –

17Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación

Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas. 2. ¿Por qué él? a. Porque Él es también el “Padre de las misericordias” – cf. 1) El término “padre” significa “fuente” 2) Por lo tanto Él es la fuente de todo tipo de bondad y misericordia – . El consuelo es sólo una de sus muchas misericordias, y así también es descrito como: 1) El “Dios de toda consolación” – 2) “El Dios de la paciencia y del consuelo” –
. El consuelo es sólo una de sus muchas misericordias, y así también es descrito como: 1) El “Dios de toda consolación” – 2) “El Dios de la paciencia y del consuelo” –

5Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús

1. Dios nos consuela cuando más se necesita –
[La fuente de la  “Verdadera consolación”, entonces, es Dios. Pero, ¿cuándo viene, y cómo …?]
II. El otorgamiento de el “verdadero consuelo”
A. Es otorgado “en todas nuestras tribulaciones” … 1. Dios nos consuela cuando más se necesita –

4el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

2. Como se enseña en otra parte, Dios no nos abandona en momentos de necesidad … a. “Nunca te dejaré ni te abandonaré.” – b. Él no permitirá que seamos tentados más allá de nuestra capacidad de soportar – . Sí, incluso en “el valle de sombra de muerte”, Él está allí para consolarnos – 3. En efecto, cuanto mayor es la aflicción, mayor es el consuelo! –

5Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

3. nadie nos puede condenar
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas. a. Como los sufrimientos abundan … b. … También lo hace el consuelo!
B. Es otorgado “por Cristo” … 1. “… Para nuestra consolación abunda también por Cristo” – . Al igual que con todas las bendiciones espirituales , se encuentra sólo “en Cristo” – . Para recibir el consuelo que viene de Dios, entonces, debemos estar “en Cristo”! 2. Estar “en Cristo”, hay dos caminos por donde el consuelo se dispensa … a. La Palabra de Dios – ver. . Oración –

31¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 32El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? 33¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. 34¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Jesús nos ayuda a vencer, a poder estar firmes y limpios para ese gran día. Sólo debemos esforzamos.
f.  Un abogado limpio y sin mancha.  Conseguir buenos abogados no es fácil, los hay, pero nosotros tenemos uno que no tiene pecados, que cumple su palabra, que conoce nuestra causa, etc.
Dios ha sido tan misericordioso que tenemos más de un intercesor. Al principio explique que la palabra parakletos significaba abogado, intercesor, ayudador, consolador. Esta palabra también es usada para identificar al Espíritu Santo. El consolador, el Espíritu de verdad. Jesús dijo mi Padre enviará otro consolador.   Otro consolador, siendo el primero el mismo Jesús. El Espíritu Santo es nuestro consolador. El intercede por nosotros, nos ayuda en nuestras debilidades.
Conclusión:
Tenemos un gran abogado que intercede por nosotros ante Dios, nos ayuda en nuestras debilidades, en nuestras necesidades, que dio su vida por nosotros y gozamos de la comunión con el Espíritu Santo que también intercede por nosotros. 
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →