Faithlife
Faithlife

Yelmo de la Salvación

Efesios  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 6 views
Notes & Transcripts
Introducción
Introducción
En mis años de Publicista trabaje por algún tiempo a unas cuadras de la universidad Nacional, de vez en cuando pasaban hombres del ESMAD vestidos de negro con escudos, corazas, botas y cascos frente a la oficina, uno entendía que habían disturbios y pronto habrían gases entrando por las ventanas, así que había que preparase. No se veían personas vestidas así, a menos que no hubiesen disturbios.
La iglesia debe verse siempre como estas personas de los Escuadrones Móviles antidisturbios, militantes, vestidos en todo momento con toda la armadura de Dios. Como iglesia debemos tener consciencia de que estamos en este mundo peleando una guerra sin cuartel, no estamos aquí de paseo.
Debemos ocuparnos en nuestro servicio al Señor siempre:
En la iglesia preservado la unidad y sirviendo al Señor con nuestros dones
El mundo viviendo en santidad, dando honor a Cristo, amando, siendo luz y caminando sabiamente.
En toda relación mostrando que estamos bajo el gobierno del Espíritu Santo.
Hemos sido liberados de la esclavitud del pecado y de satanás para servir a Cristo. Ahora, nuestro servicio no será fácil, Pablo nos advierte que tenemos un enemigo poderoso, invisible, organizado y astuto, que se opondrá a nuestro llamado. Sin embargo nos llama a permanecer firmes con la armadura siempre puesta, que es lo mismo que estar revestidos de Cristo quien es nuestra verdad, nuestra justicia, nuestra paz y nuestro escudo, esto implica que es en union con Cristo que pelearemos la guerra.
Para los hermanos de Efeso que habían estado acostumbrados a la brujería a los hechizos y encantamientos, esto que Pablo esta diciendo debió de ser revolucionario.
Nuestra guerra contra satanas no se pelea con con magia blanca, con conjuros (Diciendo algunas palabras como me visto de la armadura o me cubro con la sangre), o con amuletos o reprendiendo al diablo. No hermanos, se pelea viviendo para la gloria de Dios, llevando con honor el nombre de Cristo, creciendo en la gracia y en el conocimiento de nuestro salvador. La guerra tampoco se gana en quietud, se gana con trabajo diligente en la fuerza del Señor, cumpliendo nuestro deber como siervos de nuestro poderoso rey - esto es lo que hemos visto en cada pieza de la armadura, la provisión del Señor y nuestra responsabilidad “esta porción de Efesios es como un resumen de toda la carta” .
Por tanto la guerra no se ganará reprendiendo al diablo, diciendo ciertas palabras o usando ciertas cosas para que el enemigo no nos ataque, sino llevando con honor el nombre de Cristo, creciendo en la gracia y en el conocimiento de nuestro salvador. La guerra no se gana en quietud, se gana con trabajo diligente en la fuerza del Señor, cumpliendo nuestro deber como siervos de nuestro poderoso rey.
Nos queda considerar dos piezas importantes de nuestra armadura: “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;” ()
En mis años de Publicista trabaje por algún tiempo a unas cuadras de la universidad Nacional, de vez en cuando pasaban hombres del ESMAD vestidos de negro con escudos, corazas, botas y cascos frente a la oficina, uno entendía que habían disturbios y pronto habrían gases entrando por las ventanas, así que había que cerrar todo y teníamos que prepararnos para el trancón. No se veían personas vestidas así a menos que no hubiesen disturbios.
Hemos estado estudiando en las últimas palabra del Apostol Pablo a la iglesia, después de habernos llevado al cielo a los propósitos eternos de Dios y después de habernos mostrado lo que fue echo por nosotros en Cristo, la identidad que tenemos ahora como Pueblo amado de Dios, Pablo termina en la tierra con la necesidad de vivir a la altura de nuestro llamado y nos recuerda nuestra responsabilidad de preservar la unidad de la iglesia, nuestro llamado a de andar en santidad, amor, luz, sabiduría en medio del mundo y nuestro deber de vivir sometidos al E.S. siendo padres, hijos, siervos y amos que den gloria a Dios, esto no será fácil por cuanto tenemos un enemigo mortal, invisible, poderoso y astuto que se opondrá a nuestro andar, querrá ponernos tropiezo e intentara tentarnos o desalentarnos para servir a Dios; por lo que se nos recomienda al final de la carta permanecer firmes, echando mano del poder de Dios y de toda su armadura continuamente.
,
La iglesia debe verse siempre como estas personas de los Escuadrones Móviles antidisturbios, somos una iglesia militante, que tiene consciencia que esta en este mundo peleando una guerra, no estamos aquí de paseo. Debemos vernos ocupados en nuestro servicio al Señor, recordemos que fuimos liberados para servir a Cristo. La gente del mundo nos debe ver y debe reconocer que nuestro actuar, nuestro pensar, nuestro hablar, nuestra actitud es la gente que esta dando gloria a Cristo. Vestir la armadura de Dios es vestirse de Cristo, es la manera que peleamos contra satanas.
Para los hermanos de Efeso que habían estado acostumbrados a la brujería a los hechizos y encantamientos, esto que Pablo esta diciendo debió de ser revolucionario. Nuestra guerra contra satanas se pelea no con con magia blanca, con conjuros (Diciendo algunas palabras como me visto de la armadura o me cubro con la sangre), o con amuletos, no hermanos, se pelea viviendo para la gloria de Dios, revestidos de Cristo quien es nuestra verdad, nuestra justicia, nuestra paz y nuestro escudo, esto implica que en union con Cristo pelearemos:
En honestidad (cinto de la verdad), conscientes de nuestra necesidad de Cristo para estar firmes hasta el final y ajustados con la promesa de que hemos sido llamados a ser mas que vencedores en Cristo.
Viviendo una vida Justa, (Coraza de Justicia) No somos quietistas, reconocemos que por cuanto hemos sido justificados, estamos llamados a vivir en Justicia, buscando la santidad sin la cual nadie verá a Dios. Nuestra vida se debe caracterizar por el arrepentimiento y la fe (debemos volvernos de nuestros pecados a Dios) debemos ofrecer nuestra vida a Dios en sacrificio santo.
Peleamos esta batalla, motivados con el apresto del evangelio de la paz, sabiendo que Dios esta de nuestro lado, Cristo no se avergüenza de llamarnos hermanos, estamos en paz con Dios. Esto debe alentarnos a perseverar hasta el final, a ser valientes para luchar contra la tentación y el pecado.
Y debemos tener delante de nosotros el escudo de la fe, es decir que debemos descansar completamente en Dios y sus promesas, en medio de cualquier circunstancia, sabiendo que la mano soberana de Dios esta guiando la providencia para nuestro bien.
Todo esto se trata de permanecer firmes en la fe, quitándonos los viejos harapos del pecado y vistiéndonos de Cristo. La guerra no se gana reprendiendo al diablo, diciendo ciertas palabras o usando ciertas cosas para que no nos toque, sino llevando con honor el nombre de Cristo, creciendo en la gracia y en el conocimiento de nuestro salvador. La guerra no se gana en quietud, se gana con trabajo diligente en la fuerza del Señor, cumpliendo nuestro deber como siervos de nuestro poderoso rey.
Como dice Gournall: “El Creyente vence al adversario sin ser vencido. Gana cuando no pierde su virtud, siendo su tarea mantener y defender el tesoro que tiene en lugar de conseguir lo del adversario. No debes traspasar los límites que Dios ha puesto a tu llamamiento, deja que satanás sea el atacante y que venga a tentarte, pero no salgas a tentarlo o a provocarlo tu a él ” No den lugar al diablo, no usen sus armas, no devuelvan golpe por golpe: “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.” (, RVR60)
Ahora nos queda considerar dos piezas importantes de nuestra armadura que no pueden faltar en la batalla: “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;” ()
Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;” ()
Dios nos ha provisto de un yelmo y de una espada, debemos tomarlas, no debemos dejarlas a un lado en la batalla. Veremos solo el yelmo en esta mañana, vamos primero a examinar la ilustración, su explicación bíblica y la exhortación que se nos hace (de que manera debemos tomarla y usarla)
b Caracterización que es la palabra de Dios;

1. La Ilustración

El yelmo de la salvación es una pieza crítica de la armadura. No importa qué tan bien protegido esté el cuerpo de un soldado, si su cabeza está descubierta, sus oportunidades de sobrevivir son mínimas. Un soldado debe usar su casco.

Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
El yelmo o el casco es vital en una guerra, desde que que las guerras existen, existen los yelmos o cascos. No importa que tan protegido este un soldado, si su cabeza esta descubierta, no tendrá muchas posibilidades de sobrevivir. Así que un soldado no entra en una guerra sin un casco, sería necio.
En la actualidad estos cascos son hechos de un material liviano y resistente a la metralla y algunas balas, en el siglo pasado los usaban de acero, en tiempo de Pablo eran hechos de cuero cubierto con placas de metal, estaban adornados una cresta y tenían formas diferentes para causar temor en los enemigos. Pero su función era proteger la cabeza de las flechas o de las espadas largas de los enemigos que medían aprox. un metro de largo.
Al igual que el resto de piezas de la armadura de Dios, este yelmo nos debe proteger para permanecer firmes. Así como nos ceñimos la verdad para que nada nos estorbe en nuestro servicio a Dios, nos ponemos la justicia para proteger nuestro corazón de las acusaciones del enemigo, nos ponemos el evangelio en nuestra voluntad para tener valor de obedecer a Dios sabiendo que el esta de nuestro lado y nos ponemos la fe, es decir a Cristo como escudo de manera que ningún dardo encendido derribe nuestro ser. También debemos tomar el yelmo para proteger nuestros pensamientos.
¿que tipo de yelmo protegerá nuestros pensamientos del enemigo?
Pero un casco era muy importante para proteger la cabeza. ¿De qué? Bueno, quizás de las flechas que estaban volando. Pero primordialmente, de lo que era conocido como una espada grande. No sólo estaba la machaira, la pequeña daga que él usa en el versículo 17, sino que estaban aquellos que estaban en medio de la batalla, que llevaban una espada grande, la cual era de más de 1 m de largo y tenía un asa bastante grande, la cual empuñaban con ambas manos para sostenerla como si fuera un bate de béisbol.

2. La Explicación

Recordemos que Pablo esta tomando la figura del guerrero mesiánico de Isaías:
[El Señor] se puso la justicia como coraza, y el yelmo de salvación en su cabeza; como vestidura se puso ropas de venganza, y se envolvió de celo como un manto … Él vendrá como torrente impetuoso, que el viento del Señor impele. Y vendrá un Redentor a Sion y a los que en Jacob se aparten de la transgresión ().
Isaías esta mirando al futuro cumplimiento de la promesa de Dios. En medio del exilio Dios le recuerda a su pueblo que todas las promesas de su pacto aun siguen firmes, en el Capitulo 60 de Isaías, Dios anticipa la futura gloria de Sión, esta gloria vendrá según el plan Dios por medio de su mesías, quien viene para vindicar a Israel, este mesías viene vestidos como de coraza y yelmo, es decir que él mismo será la justicia y la salvación de su pueblo. Esta salvación viene también con un día de venganza, en el momento que Dios salva en la persona de Cristo, también va a juzgar a sus enemigos.
Este yelmo esta ilustrando el propósito eterno del mesías. El Señor descendió del cielo con un propósito en mente, traer salvación a su pueblo guiándolo a la resplandeciente gloria de Sión y juzgar a sus enemigos.
puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (, RVR60)
El Mesías vino a vindicar a su pueblo humillado por el pecado, vencido por su enemigo, el vino como poderoso guerrero a sufrir por su pueblo, a llevar el castigo de sus pecados y resucito para asegurarles un lugar en la gloria de Dios. Cristo ya ha vencido el pecado, a satanás y a la muerte, el esta sentado en gloria preparando un lugar para nosotros en reino eterno del padre. Su sufrimiento, su muerte y su resurrección como nuestra cabeza o representante federal, han asegurado un destino glorioso y eterno para nosotros, él lo gano y nosotros solo lo recibimos. Esta es la exhortación:

3. La Exhortación

El Señor se ofreció como yelmo para su pueblo, el logro una salvación completa y segura. Debemos tomarla, atesorarla para nosotros.
La salvación no esta haciendo referencia solo a la redención del pecado. De echo somos soldados del ejercito a causa de que ya hemos sido redimidos. Se nos pide aquí recibir la salvación en el sentido completo, es decir: debemos estar seguros de lo que Cristo ya logro para nosotros, debemos estar convencidos en nuestra mente de que el echo de que Cristo esta en gloria, nosotros ya estamos con él en gloria en virtud de nuestra unión con él.
Nuestro destino eterno esta asegurado (No es una esperanza vaga - es una realidad presente) Ya estamos sentados con Cristo en lugares celestiales, no por nuestras obras, sino por que Dios ha cumplido su perfecto plan. Ponernos el casco de la salvación es tener nuestra mente animada con el destino que nos aguarda…
Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.” (, RVR60)
Pablo nos dice que consideremos cuidadosamente, le demos mente al hecho de que Cristo sufrió por nosotros, para que nosotros no desmayemos, pues su sufrimiento aseguro un lugar para nosotros en gloria. Por tanto no peleamos con el pecado para ganar la salvación, sino a causa de que ya la tenemos, somos hijos amados de Dios y debemos como miembros de su familia combatir hasta la muerte contra el pecado por amor a él.
Hodge escribió: ‘Lo que adorna y protege al cristiano, lo que lo capacita a mantener su cabeza en alto con confianza y gozo, es el hecho de que ya es salvo y sabe que su salvación será finalmente perfecta.
El segundo punto ya está expresado en la cita anterior. La armadura no es algo que el pueblo de Dios está llamado a fabricar por su cuenta; Más bien, cada pieza es un don divino que Dios provee graciosamente a sus soldados. Estos regalos entonces implican una responsabilidad como nos llaman a cierto modo de vida ya la acción específica del tiempo de la guerra. Una vez más, considere el cinturón de la verdad. Porque Dios nos ha dado el evangelio de la verdad como un don divino (1:13), estamos llamados y equipados para decir la verdad en amor unos a otros (4:15).
Viviendo una vida Justa, (Coraza de Justicia) No somos quietistas, reconocemos que por cuanto hemos sido justificados, estamos llamados a vivir en Justicia, buscando la santidad sin la cual nadie verá a Dios. Nuestra vida se debe caracterizar por el arrepentimiento y la fe (debemos volvernos de nuestros pecados a Dios) debemos ofrecer nuestra vida a Dios en sacrificio santo.
¿Quiero realmente luchar con él? ¿Tengo clara conciencia de esta batalla espiritual?
“¿Llevo la clase de vida que me capacita para entrar en este conflicto?” ¿Me he colocado “la coraza de justicia”? cuando se halla presente la justicia en la conducta
cuando se halla presente la justicia en la conducta
Peleamos esta batalla, motivados con el apresto del evangelio de la paz, sabiendo que Dios esta de nuestro lado, Cristo no se avergüenza de llamarnos hermanos, estamos en paz con Dios. Esto debe alentarnos a perseverar hasta el final, a ser valientes para luchar contra la tentación y el pecado.
Hendriksen, W. (1984). Comentario al Nuevo Testamento: Efesios (p. 301). Grand Rapids, MI: Libros Desafio.
Nuestra guerra contra satanas no se pelea con con magia blanca, con conjuros (Diciendo algunas palabras como me visto de la armadura o me cubro con la sangre), o con amuletos. No hermanos, se pelea viviendo para la gloria de Dios,
Hendriksen, W. (1984). Comentario al Nuevo Testamento: Efesios (p. 300). Grand Rapids, MI: Libros Desafio.
“¿Estoy preparado para la lucha?”, es la próxima pregunta. En otras palabras, ¿He calzado mis pies con “la prontitud derivada del evangelio de la paz”?
Y debemos tener delante de nosotros el escudo de la fe, es decir que debemos descansar completamente en Dios y sus promesas, en medio de cualquier circunstancia, sabiendo que la mano soberana de Dios esta guiándonos provedencialmente para nuestro bien.
¿Soy capaz de defenderme contra los ataques de Satanás?” Entre las armas defensivas estaban el escudo para la protección del cuerpo (especialmente el corazón, pulmones, y otros órganos vitales)
Se nos llama a permanecer firmes en la fe, quitándonos los viejos harapos del pecado y vistiéndonos de Cristo.
No es al esperanza de que Dios tiene poder para salvar en el futuro. mas bien el ha garantizado nuestra salvación en el futuro. Ya somos participante de la salvación que Dios ha provisto.
No hay garantía en la guerra espiritual para alguien que no tiene segura la salvación. Estamos fuera de peligro.
La guerra no se gana reprendiendo al diablo, diciendo ciertas palabras o usando ciertas cosas para que el enemigo no nos ataque, sino llevando con honor el nombre de Cristo, creciendo en la gracia y en el conocimiento de nuestro salvador. La guerra no se gana en quietud, se gana con trabajo diligente en la fuerza del Señor, cumpliendo nuestro deber como siervos de nuestro poderoso rey.
Ahora nos queda considerar dos piezas importantes de nuestra armadura que no pueden faltar en la batalla: “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;” ()
No den lugar al diablo, no usen sus armas, no devuelvan golpe por golpe: “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.” (, RVR60)
Ahora nos queda considerar dos piezas importantes de nuestra armadura que no pueden faltar en la batalla: “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;” ()
Veremos solo el yelmo en esta mañana, vamos primero a examinar la ilustración, su explicación bíblica y la exhortación.

1. La Ilustración

El yelmo o el casco es vital en una guerra, desde que que las guerras existen, existen los yelmos o cascos. No importa que tan protegido este un soldado, si su cabeza esta descubierta, no tendrá muchas posibilidades de sobrevivir. Así que un soldado no entra en una guerra sin un casco.
“Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (; cf. 8:37–39
En tiempo de Pablo eran hechos de cuero cubierto con placas de metal, estaban adornados una cresta y tenían formas diferentes para causar temor en los enemigos, estos cascos los protegían de las flechas y las espadas largas.
Al igual que el resto de piezas de la armadura de Dios, este yelmo nos debe proteger para permanecer firmes en nuestra batalla contra el enemigo. Esta ilustración esta señalando la necesidad que tenemos de cuidar nuestros pensamientos que continuamente serán atacados.
La Biblia Popular: Gálatas, Efesios Ánimo para luchar contra el mal, llevando la armadura de Dios (6:10–20)

Pablo junta los diferentes aspectos de la obra redentora de Cristo que el cristiano debe reunir cuando sea atacado. Por eso no debemos tratar de encontrar diferentes características entre “la verdad”, “la justicia” y “la salvación”. Tampoco debemos buscar algunas diferencias entre “la fe” y “el apresto” que trae el evangelio. El poder es de Dios, y está allí para todos nosotros. El razonamiento principal de Pablo es: cuando sean atacados miren a la obra de Cristo como defensa.

Se enardeció mi corazón dentro de mí; En mi meditación se encendió fuego, Y así proferí con mi lengua:” (, RVR60)
Thomas Goodwin dice sobre este texto: “Los pensamientos son el fuelle que aviva e inflama los afectos del corazón; y si estos se inflaman, provoca que los pensamientos hiervan; por esto los hombres que se han convertido a Dios recientemente, al tener afectos nuevos y fuertes, pueden pensar en Dios con mas placer que ningún otro”
Si satanas puede convencernos de algo, en esto meditaremos y se verán afectados todos nuestros afectos y así mismo hablaremos con nuestra boca. por esto el apostol nos dice: “Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.” ()
b
¿que tipo de yelmo protegerá nuestros pensamientos del enemigo?
Charles Hodge escribió: ‘Lo que adorna y protege al cristiano, lo que lo capacita a mantener su cabeza en alto con confianza y gozo, es el hecho de que es salvo’74 y, podemos agregar, de que sabe que su salvación será finalmente perfecta.
74 Hodge, pp. 387–388.
Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan.Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él.Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.” ()
Hendriksen, W. (1984). Comentario al Nuevo Testamento: Efesios (p. 300). Grand Rapids, MI: Libros Desafio.

2. La Explicación

Pablo esta tomando la figura del guerrero mesiánico de Isaías:
[El Señor] se puso la justicia como coraza, y el yelmo de salvación en su cabeza; como vestidura se puso ropas de venganza, y se envolvió de celo como un manto … Él vendrá como torrente impetuoso, que el viento del Señor impele. Y vendrá un Redentor a Sion y a los que en Jacob se aparten de la transgresión ().
Ponernos el yelmo, implica velar, esperar - A manera de ilustración: Cuando una mujer recibe una carta de su esposo que ha vencido en la guerra diciendo que pronto estará con ella “produce fe” su esperanza la mueve a ordenar su casa, a preparar todo y a mirar por la ventana expectante a que regrese su marido. La carta le da fe o convicción de que su marido regresará, la esperanza la mueve a actuar y pensar como será ahora su vida cuando llegue su marido.
Isaías esta mirando al futuro cumplimiento de la promesa de Dios.
En medio del exilio Dios le recuerda a su pueblo que todas las promesas de su pacto aun siguen firmes, en el Capitulo 60 de Isaías, Dios anticipa la futura gloria de Sión, esta gloria vendrá según el plan Dios por medio de su mesías, quien vendrá para vindicar a Israel, este mesías viene vestido como de coraza y yelmo, es decir que él mismo será la justicia y la salvación de su pueblo.
Ya Cristo ha ganado la victoria para nosotros, ponernos el yelmo implica vivir a la expectativa de su regreso, a la expectativa de que un día toda esta batalla se terminara y en lugar de un yelmo o una esperanza, por fin le tendremos a él y recibiremos una corona de laurel. La batalla va a terminar, no siempre vamos a vivir con expectación, no siempre vamos a tener que lidiar con el sufrimiento, el dolor que produce el pecado, un día veremos al Señor en gloria.
Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos. No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” ()
Esta salvación viene también con un día de venganza para sus enemigos.
¿Porque necesitamos llenarnos de esta expectativa?
Satanas trabajará insistentemente para tratar de desanimarte, el va hacerte creer que has estado luchando con él por tanto tiempo y no vez avances, y te hará creer que no vale la pena seguir adelante, pensarás “Mi lucha contra el pecado, contra satanas es inútil - he fracasado una y otra vez, no tiene caso vivir para Dios” el quiere que desertes, que no sigas caminando por el camino angosto.
El Señor descendió del cielo con un propósito en mente, traer salvación a su pueblo guiándolo a la resplandeciente gloria de Sión y juzgar a sus enemigos.
“puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” ()
Como dice Macarthur: Satanas querrá partir su cabeza con su espada de dos filos, ya sea con el desanimo o con la duda.... Dira: “¡Hombre!, estás dando mucho y no recibes mucho a cambio. Estás viviendo esta vida cristiana, estás apartándote del mundo. ¡Hombre!, estás viviendo esta vida y ¿qué sucede? acabas de perder tu trabajo. ¡Gran bendición!, ¿verdad? Has estado leyendo tu Biblia diariamente y tu esposa nunca ha sido tan impaciente, aún antes de que compraras una Biblia. No le ha afectado en absoluto. ¿Qué está haciendo Dios en tu vida? Has estado yendo a la iglesia durante tantos años Ve a tus hijos. No te respetan ahora más de lo que te respetaban antes. Y comienza a desanimarse - Es tan facil desanimarse - . He estado enseñando una clase por tanto tiempo y me pregunto si alguien lo entiende, dice usted. Realmente, se desanima. satanas Dirá también para llenarte de dudas: ¿Cómo sabes que realmente eres un cristiano? ¿Estás seguro que realmente eres salvo? Realmente, no lo mereces. Mira lo que acabas de hacer. ¿Crees que esa es una manifestación de ser un cristiano? Y la gente sufre por la duda y el desánimo; y eso es lo que él usa. Le va a decir a usted que no está obteniendo ningún resultado para todo su trabajo. “Ah, nadie escucha. Mira, todo lo que has estado haciendo fielmente y nadie te da ningún laurel, nadie te dice nada. Es tan tras bambalinas. ¿Quién va a saber si pecas? No te preocupes por la batalla, descansa un poco, relájate.”
El Mesías vino a vindicar a su pueblo que estaba humillado por el pecado, vencido por su enemigo, apartado de Dios y de su gloria, el vino como poderoso guerrero a sufrir por su pueblo, a llevar el castigo de sus pecados y resucito para asegurarles un lugar en la gloria de Dios.
Le va a decir a usted que no está obteniendo ningún resultado para todo su trabajo. “Ah, nadie escucha. Mira, todo lo que has estado haciendo fielmente y nadie te da ningún laurel, nadie te dice nada. Es tan tras bambalinas. ¿Quién va a saber si pecas? No te preocupes por la batalla, descansa un poco, relájate.”
“¡Hombre!, estás dando mucho y no recibes mucho a cambio. Estás viviendo esta vida cristiana, estás apartándote del mundo. ¡Hombre!, estás viviendo esta vida y ¿qué sucede? acabas de perder tu trabajo. ¡Gran bendición!, ¿verdad? Has estado leyendo tu Biblia diariamente y tu esposa nunca ha sido tan impaciente, aún antes de que compraras una Biblia. No le ha afectado en absoluto. ¿Qué está haciendo Dios en tu vida? Has estado yendo a la iglesia durante tantos años Ve a tus hijos. No te respetan ahora más de lo que te respetaban antes. Y comienza a desanimarse. He estado enseñando una clase por tanto tiempo y me pregunto si alguien lo entiende, dice usted. Realmente, se desanima. Esa es una de las cosas.
Pero Dios nos ha dicho que pronto vamos a recoger lo que sembramos con lagrimas: “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.” (, RVR60) Esta vida es un ratico en comparación con la eternidad gloriosa que les espera a los que esperan en Cristo y cada día que pasa nos acercamos mas y más a la meta:
Cristo ya ha vencido el pecado, a satanás y a la muerte, el esta sentado en gloria preparando un lugar para nosotros en reino eterno del padre. Su sufrimiento, su muerte y su resurrección como nuestra cabeza o representante federal, han asegurado un destino glorioso y eterno para nosotros, él lo gano y nosotros solo lo recibimos.
Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.” (, RVR60)
Así que no renuncia ahora hermano. Los hebreos querían renunciar y el apostol les dice que no lo hagan: “Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” (, RVR60)
Timoteo se desanimó y quería renunciar. “¿Qué es lo que desanimó a Timoteo? Bueno, muchas cosas. Una, él era joven. Y él se vio tentado por las pasiones juveniles y él se cansó. Otra cosa, él era joven y la gente estaba diciendo, ‘ah eres demasiado joven para saber algo, Timoteo.’ Menospreciaban su juventud. Otra cosa, él estaba teniendo problemas con su estómago. Pablo le dijo ‘debes tomar un poco de vino por causa de tu estómago.’ Él fue sacudido y después, se avergonzó por Pablo porque Pablo estaba todo el tiempo en la cárcel. Y él estaba molesto por el hecho de que la gente decía ‘sí, sí, tu eres uno de los discípulos de ese hombre.’ Él estaba avergonzándose de mí, dijo Pablo.
Esta es la exhortación: Tomad este yelmo de la salvación.
Y no sólo eso, había unos falsos maestros que llegaron a Éfeso y estaban allí enseñando el error. Y que era bastante sofisticado; y Timoteo ni siquiera sabía si podía enfrentarlo. Y había filosofía y engaño y genealogías y Timoteo estaba ahogándose en un mar de cosas para desanimarlo. Y el apóstol Pablo le escribe a él en 2 Timoteo y le dice: “Timoteo, aviva el fuego del don de Dios que está en ti. Porque Dios no nos ha dado el Espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio. Esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.” Por favor, Timoteo, adelante, Timoteo. Otra vez. Timoteo estaba desanimado.
Pedro les dice lo mismo a esos santos a quien les escribió en persecución. Él les dice: “Oh, escuchen. Aguante ahí haciendo el bien y si sufren por hacer bien, benditos, bienaventurados y felices son ustedes. Oh, si sufren por hacer el bien, encomienden sus almas a un Creador fiel. Sean fieles.”
Tambien ataca con Dudas....
Macarthur dice: Sabe usted que Satanás quiere que dude de su salvación? Bueno, realmente es bueno en eso. La mayoría de la gente sufre de eso en algún punto de su vida cristiana al principio. Ahora, si usted crece en el Señor y llega al punto en el que quizás ya no duda, ninguno de nosotros es totalmente invulnerable a las tentaciones de Satanás en ese punto. Pero Satanás quiere venir después de que usted acaba de hacer algo que es pecaminoso y decirle: “tú no eres cristiano, no puedes ser cristiano, ¿por qué el Señor te va a salvar? No eres lo suficientemente bueno. No mereces ser salvo. ¿Cómo sabes que realmente lo tomaste de en serio cuando lo hiciste? Más vale que lo vuelvas a intentar a ver si funciona mejor.”
Y a algunas personas se les dice que nunca sabrán si son salvos hasta que enfrenten al Señor. ¿Se puede imaginar vivir así? Toda su vida pensando ¿voy a llegar p no voy a llegar? Oh, me estoy acercando ¿Voy a llegar o no? ¡Qué existencia tan horrible! Eso no sería nada de “estas cosas os he escrito para que vuestro gozo sea cumplido”. Usted tendría que decir que el Nuevo Testamento tendría que decir “estas cosas os he escrito para que sean miserables”. No podría ser feliz sabiendo que esto es como una adivinanza.
Después, hay otras personas que creen que cada vez que usted peca, usted pierde su salvación.
Satanás quiere que nosotros tengamos temor de que no tenemos salvación. Él quiere que dudemos de la salvación. ¿Sabe por qué? Porque él quiere que dudemos de la promesa de Dios. Él quiere que creamos que Dios no guarda Su palabra. Él quiere que creamos que la salvación no es para siempre, que Dios no puede sostenernos. Él quiere que neguemos el poder de Dios, que neguemos al recurso de Dios, que neguemos que Dios puede sostenernos, que neguemos que Dios habla la verdad. Y todas estas cosas son negaciones simples de esto.
somo hecgura suya…
a quienes Dios quiso dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria. A El nosotros proclamamos, amonestando a todos los hombres, y enseñando a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo. Y con este fin también trabajo, esforzándome según su poder que obra poderosamente en mí.” (, LBLA)

3. La Exhortación

Dice Joel Beke: “Si usted es cristiano, tiene un futuro maravilloso. No le pueden quitar su salvación. Así que mire al futuro. Vea la gloria, y no se descorazone.
El Señor se ofreció como yelmo para su pueblo, el logró una salvación completa y segura. Debemos tomarla, atesorarla para nosotros.
Colosenses 1.27–29 LBLA
a quienes Dios quiso dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria. A El nosotros proclamamos, amonestando a todos los hombres, y enseñando a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo. Y con este fin también trabajo, esforzándome según su poder que obra poderosamente en mí.
La salvación aquí es mucho más que la redención del pecado. Se nos pide aquí recibir la salvación en el sentido completo, es decir: debemos estar seguros de lo que Cristo ya logro para nosotros: “el echo de que Cristo este en gloria, implica que nosotros ya estamos con él en gloria en virtud de nuestra unión”.
Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (, RVR60)
Nuestro destino eterno esta asegurado (No es una esperanza vaga - es una realidad presente) Ya estamos sentados con Cristo en lugares celestiales, no por nuestras obras, sino por que Dios ha cumplido su perfecto plan. Ponernos el casco de la salvación es tener nuestra mente informada de continuo con el destino que nos aguarda - es meditar en las promesas de Dios.
Sigue diciendo Beke: Pablo habla del evento futuro de la glorificación celestial como si ya hubiese sucedido porque su esperanza en el futuro está atada inseparablemente con lo que Dios ha hecho por él en el pasado. La cadena de salvación no puede ser quebrada. Cada eslabón está anclado en el amor eterno, predestinado, de Dios. La predestinación, el llamado, la fe, la justificación, la santificación y la glorificación están todas enlazadas
Sigue diciendo Becke: Pablo habla del evento futuro de la glorificación celestial como si ya hubiese sucedido porque su esperanza en el futuro está atada inseparablemente con lo que Dios ha hecho por él en el pasado. La cadena de salvación no puede ser quebrada. Cada eslabón está anclado en el amor eterno, predestinado, de Dios. La predestinación, el llamado, la fe, la justificación, la santificación y la glorificación están todas enlazadas
y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.Yo y el Padre uno somos.” (, RVR60)
Pablo habla de la glorificación en tiempo pasado. En Cristo ya hemos sido justificados, ya hemos sido santificados ya estamos glorificados. Cristo es nuestra esperanza de Gloria. Jesus es el mismo ayer, hoy y por los siglos.
Beeke, J. (2008). La lucha contra Satanas: Conociendo al enemigo sus debilidades, estrategias, y derrota (p. 49). Graham, NC: Publicaciones Faro de Gracia.En Cristo ya hemos sido justificados, estamos siendo progresivamente santificados y seremos un día glorificados. Cristo es nuestra esperanza de Gloria. Jesus es el mismo ayer, hoy y por los siglos.
Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.” (, RVR60)
y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.Yo y el Padre uno somos.” (, RVR60)
Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.” (, RVR60)
No hay circunstancia en la existencia del universo por la cual Cristo deseche a alguien que viene a Él. Eso es lo que Él está diciendo. Si usted viene a Él, bajo ninguna circunstancia, bajo ninguna condición, en ningún caso, Él lo va a echar fuera. ¿Por qué? Porque los únicos que vienen a Él son los que el Padre da, ¿se da cuenta? Y si Dios le entrega a usted a Cristo, entonces usted tiene el decreto de Dios de la salvación eterna. Y usted tiene la respuesta de Cristo a la salvación eterna y no hay manera de perder. El Padre, entonces, simplemente para darle una ilustración de lo que Él está diciendo, el Padre está recompensando al Hijo. El Hijo ha hecho bien al ir a la cruz y cumplir la redención. Entonces, el Padre le da a Él regalos. Y los regalos son preciados. Son las almas de los hombres. Usted y yo, que conocemos a Cristo, somos los regalos del Padre al Hijo, muestras del amor del Padre. Y el Padre ama tanto al Hijo que le entrega este tipo de regalos. Y de la misma manera, el Hijo ama tanto al Padre que Él se aferra a esos regalos tan preciados. Todo lo que el Padre le da, vendrá a Él. Y cuando vienen, bajo ninguna circunstancia los voy a echar fuera. ¿Por qué? No es debido usted. No es debido a usted en absoluto. Usted ni siquiera entra aquí en el escenario. Es porque el Hijo ama al Padre demasiado como para perder a alguien que fue un regalo de amor del Padre al Hijo, ¿se da cuenta? Todo se encierra en la Trinidad.
Beeke, J. (2008). La lucha contra Satanas: Conociendo al enemigo sus debilidades, estrategias, y derrota (p. 49). Graham, NC: Publicaciones Faro de Gracia.
Pablo nos dice que consideremos cuidadosamente, le demos mente al hecho de que Cristo sufrió por nosotros, para que nosotros no desmayemos, pues su sufrimiento aseguro un lugar para nosotros en gloria. Nosotros no vamos a morir por el pecado, ya hubo un juicio por el pecado, debemos entender que no peleamos con el pecado para ganar la salvación, sino a causa de que ya somos hijos amados de Dios, ya somos santos y herederos de sus promesas y por lo tanto debemos combatir hasta la muerte contra el pecado a causa de nuestra nueva identidad.
Ahora, observe el siguiente versículo, 38, “porque Yo descendí del cielo no para hacer Mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.” Este fue el plan del Padre desde siempre. El plan entero del Padre fue redimir a algunas personas, entregárselas al Hijo y que el Hijo las guardara. Ése es el plan entero. “Y esta es la voluntad del Padre que me envió.” ¿Cuál es Su voluntad? “Que de todo lo que Él me ha dado, no pierda Yo a nadie, sino que lo resucite en el día postrero.” ¿A cuántos pierde Jesús? A ninguno, a ninguno, a ninguno. No hay pérdida en el decreto del Padre, el regalo al Hijo y la resolución del día postrero.
Hodge escribió: ‘Lo que adorna y protege al cristiano, lo que lo capacita a mantener su cabeza en alto con confianza y gozo, es el hecho de que ya es salvo y sabe que su salvación será finalmente perfecta.
El Señor Jesucristo ha vencido por nosotros y no da la seguridad de que estamos siendo constantemente protegidos por la mano omnipotente suya y la del padre. El Señor nos esta sosteniendo en medio del combate para que jamás nos demos por vencidos. No debemos retrocede jamás, debemos ponernos el casco de esta esperanza y ocupar nuestro lugar en la trinchera hasta alcanzar la victoria que ya es nuestra.
Pablo en dice: “Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.”
Ponernos el yelmo, implica velar, esperar, animarnos con esta esperanza segura de que somos del día. La biblia nos muestra como una estrategia del enemigo es desalentarnos y hacer que perdamos la esperanza, ¿Como lo hace?:
satanas esta usando su simiente para desalentarnos y para hacernos perder la esperanza:
satanas intentara enviar burladores para robarnos la esperanza, intentara que pongamos nuestros ojos y nuestra esperanza en las cosas pasajeras de la tierra:
Beeke: “Levante la cabeza; que la esperanza sea su adorno, su pluma de la eterna victoria. La venida del Hijo del hombre se acerca. Pronto ya no necesitará más ese casco. Su batalla habrá terminado. Satanás será aplastado por la eternidad. Usted reinará con el Capitán de su salvación. Saldrá de la gran tribulación, vistiendo túnicas blanqueadas en la sangre de Cristo. Se parará frente al trono de Dios, adorando al Cordero de Dios. El Cordero lo guiará a fuentes de agua viva; se calentará por siempre con su sonrisa, se bañará en su gloria y tendrá un banquete en su presencia. p 50 Descubrirá que la comunión con Cristo es la esencia del cielo. Se regocijará eternamente en conocerle, verle, amarle, adorarle y glorificarle”
“sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento?… Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” ()

A. Con pensamientos engañosos de esperanza

Ponernos el yelmo implica vivir a la expectativa, pensar en el regreso de Cristo y meditar en la gloria irá que nuestro corazón arda y esto producirá en nuestra vida un andar piadoso y santo.
“sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento?… Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” ()
Debemos ponernos el yelmo, creyendo y meditando en la palabra, No ignorarla.
Vivir con expectativa no nos permitirá desalentarnos ni siquiera en medio de las pruebas:
“Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos. No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” ()

B. Con pensamientos engañosos de Desanimo:

Mi lucha contra satanas y el pecado es inutil, una y otra vez fracaso en mi intento de vivir para Dios, no tiene caso ser cristiano. Me he apartado del mundo, estoy leyendo mi biblia, no falto a la iglesia y mire como estoy: enfermo, perdí mi trabajo, mi conjugue se pone peor cada peor, mis hijos no me respetan, de hecho son cada vez peores, de nada me sirve orar. Tanto tiempo enseñando y no veo cambios en la gente que amo, al parecer no entienden nada, no vale la pena la tarea. Es hora de que descanses, deja de luchar tanto, no seas tan exagerado con eso del pecado, no preocupes que nadie se va a dar cuenta si te das un respiro de tu cristianismo, relajate.
satanás intento desanimar a Timoteo, este pastor quería renunciar:
“No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.” (, RVR60)
¿Su esperanza está en Jesucristo?
se sentía un joven de 40 años inadecuado para ser pastor, la gente se lo recordaba
satanás intento desanimar a Timoteo, este pastor quería renunciar, el se sentía un joven de 40 años inadecuado para ser pastor, la gente se lo recordaba y se vio tentado con pasiones juveniles, se canso del ministerio, se canso de los falsos maestros que le aventajaban con enseñanzas sofisticadas (Filosóficas y genealogías) y seguramente pensó tomarse un respiro y además estaba bastante enfermo del estomago “era un respiro bien merecido”. Timoteo se avergonzó también porque Pablo estaba todo el tiempo en la carcél, que pena, la gente le decía ¿eres discípulo de un prisionero?. Todo estaba viniendo sobre él para desanimarlo.
se vio tentado con pasiones juveniles,
Todo mundo espera algo; no podemos vivir sin esperanza Si nuestra esperanza no esta en la gloria, adoptaremos una esperanza terrenal. Es desalentador correr sin tener una meta en mente, sería desalentados luchar si uno no espera que un día todo esto va a terminar. Hermano tu tienes una esperanza segura. No vamos a terminar derrotados, no seremos juzgados, porque ya hemos sido rescatados para obtener la corona de victoria.
se canso del ministerio (un sermón más y la gente sigue igual . mi tarea es inutil)
se canso de los falsos maestros que le aventajaban con enseñanzas sofisticadas (Filosóficas y genealogías) no se sentia preparado para hacer frente a tanto.
seguramente pensó tomarse un respiro
además estaba bastante enfermo del estomago “era un respiro bien merecido”. - de seguro tuvo pensamientos de conmiseración
Timoteo se avergonzó también porque Pablo estaba todo el tiempo en la carcél, la gente le diría: ¿eres discípulo de un prisionero?.
Yo he soy un pastor Joven y satanas ha intentado lo mismo, así que puedo entenderlo.
Es posible terminar nuestra vida firmes en la fe. Pablo es un ejemplo: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (, RVR60)
Pablo le dijo en 2 Timoteo: “Timoteo, aviva el fuego del don de Dios que está en ti. Porque Dios no nos ha dado el Espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio. Esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.”.
Tal vez tu estas pasando por esta tentación, tal vez estas diciendo, no tiene caso mi lucha con el pecado, caigo una y otra vez; aunque leo la biblia, me he apartado del mundo, no falto a la iglesia, mire como estoy: enfermo, solita, perdí mi trabajo, mi conjugue se pone peor cada peor, mis hijos no me respetan, de nada sirve vivir para el Señor. Tanto tiempo enseñando y no veo cambios en la gente que amo, al parecer no entienden nada, no vale la pena la tarea. Voy a dejar de luchar tanto, estoy exagerado con eso del pecado, nada pasará si me doy un respiro, nadie me va a ver si me relajo un rato.
Si esta vida es todo lo que hay, tendríamos razones de sentirnos desanimados, pero mira lo que nos dice la escritura:
Mi lucha contra satanas y el pecado es inutil, una y otra vez fracaso en mi intento de vivir para Dios, no tiene caso ser cristiano. Me he apartado del mundo, estoy leyendo mi biblia, no falto a la iglesia y mire como estoy: enfermo, perdí mi trabajo, mi conjugue se pone peor cada peor, mis hijos no me respetan, de hecho son cada vez peores, de nada me sirve orar. Tanto tiempo enseñando y no veo cambios en la gente que amo, al parecer no entienden nada, no vale la pena la tarea. Es hora de que descanses, deja de luchar tanto, no seas tan exagerado con eso del pecado, no preocupes que nadie se va a dar cuenta si te das un respiro de tu cristianismo, relajate.
“No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.” (, RVR60)
¿Que hizo Pablo?
Timoteo debía poner sus ojos en una perspectiva correcta: “Él esfuerza al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” ()
El oro sin cesar: “También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar.” (, RVR60)
El mantuvo sus ojos puestos en Cristo y esto lo animo a mortificar su carne. “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.” (, RVR60) Juan también lo dice: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” (, RVR60)
Pablo mantuvo sus ojos en la esperanza de gloria. “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” (, RVR60) Cuando usted se desanime, recuerde que está por venir un día glorioso. Cuando usted se desanime, recuerde que está por venir una celebración de victoria. Cuando usted se desanime y quiera cansarse de hacer el bien, recuerde que usted va a cosechar si usted no desmaya. Recuerde que algún día, va a venir una recompensa. Recuerde que vendrá un día de coronación. Algún día, Jesús lo va a enfrentar a usted y le dirá: “bien, buen siervo y fiel.” Y recuerde que ese día está por venir.
16Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.Cuando usted se desanime, recuerde que está por venir un día glorioso. Cuando usted se desanime, recuerde que está por venir una celebración de victoria. Cuando usted se desanime y quiera cansarse de hacer el bien, recuerde que usted va a cosechar si usted no desmaya. Recuerde que algún día, va a venir una recompensa. Recuerde que vendrá un día de coronación. Algún día, Jesús lo va a enfrentar a usted y le dirá: “bien, buen siervo y fiel.” Y recuerde que ese día está por venir.
El no desmayo porque busco su fortaleza en Dios, espero activamente en Dios “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” por esto pudo soportar cualquier circunstancia en su vida. La biblia dice que Dios: “esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” ()… esperar en Dios no es quedarse quieto, sino proponerse vivir para su gloria dependiendo de su poder: “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.” (, RVR60)
No desmayo por que puso su cinfuanza en las promesas de Dios. “Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.” (, RVR60) Entonces, sin importar lo que todas las huestes del infierno le hagan a usted, Cristo es lo suficientemente poderoso como para guardarlo y presentarlo amōmos, tan irreprensible como Jesucristo en la presencia de Dios. No es sorprendente que el salmista dijera con confianza: “ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida.” Él lo sabía. Y en últimas, moraré, ¿en dónde? En la casa de Jehová para siempre.” Todos los días.
Entonces, sin importar lo que todas las huestes del infierno le hagan a usted, Cristo es lo suficientemente poderoso como para guardarlo y presentarlo amōmos, tan irreprensible como Jesucristo en la presencia de Dios. No es sorprendente que el salmista dijera con confianza: “ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida.” Él lo sabía. Y en últimas, moraré, ¿en dónde? En la casa de Jehová para siempre.” Todos los días.
Y entonces, es esa confianza que nos hace defendernos en contra de los ataques de Satanás. Amados, cuando él venga con desánimo, cuando él venga con duda, recuerde con certeza que está por venir un día de gloria. Está por venir un día de victoria y pelee la buena batalla, tenga confianza en la salvación que Dios le dio a usted. Y sepa que usted estará ahí para el día de la coronación.
¿Pero tiene usted la esperanza cierta del verdadero cristiano? ¿Abunda en esperanza? ¿Piensa frecuentemente en la esperanza del cielo? Usted luchará débilmente contra Satanás si su visión del cielo es tenue. Pero si la esperanza es su yelmo, estará protegido contra los golpes en la cabeza. Y enfrentará el aplastante desánimo del maligno.

C. con pensamientos engañosos de Duda:

tal vez piensas, peque, no merezco el amor del Señor, perdí la salvación, después de todo Jacobo Arminio tenía razón. ¿por qué el Señor me va a salvar? No soy lo suficientemente bueno. Nuca podré saber con seguridad si soy salvo. ¿En serio piensas esto?
Es terrible vivir con esta zozobra.
Es terrible vivir con esta zozobra.
La escritura dice: “Os escribimos estas cosas para que nuestro gozo sea completo.” (, LBLA) - No es el propósito de Dios que dudes de la salvación, sino asegurarte en ella. Dios nos hace promesas en Cristo y Dios no miente. Estas dudas atentan contra el carácter, el poder y la suficiencia de Dios, el ha dicho que si empieza una obra la termina, que él salva de pura gracia y sostiene al que confía en él hasta el final.
“a quienes Dios quiso dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria… también trabajo, esforzándome según su poder que obra poderosamente en mí.” (, LBLA)
Nadie nos puede quitar la salvación si hemos puesto nuestra fe por pequeña que sea en Cristo: dice “Porque a los que antes conoció, también los predestinó… Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” Noten que Pablo habla del evento futuro de la glorificación celestial como si ya hubiese sucedido porque su esperanza en el futuro está atada inseparablemente con lo que Dios ha hecho por él en el pasado. La cadena de salvación no puede ser quebrada.
Dice Joel Beke: “Si usted es cristiano, tiene un futuro maravilloso. No le pueden quitar su salvación. Así que mire al futuro. Vea la gloria, y no se descorazone. Recuerde que en dice “Porque a los que antes conoció, también los predestinó… Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” Noten que Pablo habla del evento futuro de la glorificación celestial como si ya hubiese sucedido porque su esperanza en el futuro está atada inseparablemente con lo que Dios ha hecho por él en el pasado. La cadena de salvación no puede ser quebrada. Cada eslabón está anclado en el amor eterno de Dios.
Jesus dijo en Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que viene a mí, de ningún modo lo echaré fuera. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del que me envió: que de todo lo que El me ha dado yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final. Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.”
Somos un regalo del Padre para el hijo y todo lo que el Padre le da al hijo, el hijo lo recibe y lo salva para que este con el padre por siempre. Este fue el plan del Padre desde siempre.
Beeke: “Levante la cabeza; que la esperanza sea su adorno, su pluma de la eterna victoria. La venida del Hijo del hombre se acerca. Pronto ya no necesitará más ese casco. Su batalla habrá terminado. Satanás será aplastado por la eternidad. Usted reinará con el Capitán de su salvación. Saldrá de la gran tribulación, vistiendo túnicas blanqueadas en la sangre de Cristo. Se parará frente al trono de Dios, adorando al Cordero de Dios. El Cordero lo guiará a fuentes de agua viva; se calentará por siempre con su sonrisa, se bañará en su gloria y tendrá un banquete en su presencia. Descubrirá que la comunión con Cristo es la esencia del cielo. Se regocijará eternamente en conocerle, verle, amarle, adorarle y glorificarle”
Judas 24–25 RVR60
Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.

¿Su esperanza está en Jesucristo? Todo mundo espera algo; no podemos vivir sin esperanza. ¿Pero tiene usted la esperanza cierta del verdadero cristiano? ¿Abunda en esperanza? ¿Piensa frecuentemente en la esperanza del cielo? Usted luchará débilmente contra Satanás si su visión del cielo es tenue. Pero si la esperanza es su yelmo, estará protegido contra los golpes en la cabeza. Y enfrentará el aplastante desánimo del maligno.

John Bunyan, “ningún enemigo puede atemorizar su Espíritu. Él sabe que al final la vida heredará. Él no tome lo que los hombres dicen. Él trabajará día y noche para ser un soldado.” El querido John Bunyan fue arrojado a la cárcel de Bedford; y ahí fue donde él determinó que pelearía y nunca se cansaría. Él no sentiría los golpes del desánimo y la duda; y en esa época en la cárcel, él miró hacia adelante, hacia el día en donde estaría con Jesucristo. Y en lo peor de las circunstancias, él produjo lo más grandioso que jamás produjo en su vida, El Progreso del Peregrino. No se rinda, no deje que Satanás lo haga víctima del desánimo y la duda, porque usted ganará al final. Mantenga el casco puesto.
Pablo escribió: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (, RVR60)
Si es en las cosas de esta vida, pronto te verás frustrado y además todo esto pasara. Pero si es en Cristo tu esperanza jamás te dejará avergonzado y podrá permanecer firme hasta la procesión de las promesas.
Pablo escribió: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (, RVR60)
Pablo peleo la batalla de la fe y permaneció firme, porque se puso el yelmo de la salvación, sus pensamientos estaban puestos en la coronación final, no en ganar algo de honor o tener algo de descanso en este mundo. Estamos en guerra y el descanso vendrá pronto, no hay chance para darnos un descanso o relajarlos, cuando nuestro amado esta cada vez mas cerca.
NO DEJEMOS QUE SATANAS NOS TIENTE, TENIENDO ESTE PODEROSO YELMO DE LA SALVACIÓN:
Debemos usar el yelmo siempre : “Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.” (, RVR60)

A. ESTE YELMO nos mantendrá ocupados en nuestra santificación:

“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.” (, RVR60) “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” (, RVR60)
Amigos, dice Gournall “Que desamparado es aquel que no tiene esta esperanza celestial, satanas lo esclaviza y lo sujeta a toda pasión vil. Ningún chaco es demasiado sucio para que satanás lo arrastre por el. El desgraciado lo sigue porque no conoce mejor amo, ni mejor paga que los placeres sensuales de su concupiscencias” La esperanza nos libera: “Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” (, RVR60)
Amigos, dice Gournall “Que desamparado es aquel que no tiene esta esperanza celestial, satanas lo esclaviza y lo sujeta a toda pasión vil. Ningún chaco es demasiado sucio para que satanás lo arrastre por el. El desgraciado lo sigue porque no conoce mejor amo, ni mejor paga que los placeres sensuales de su concupiscencias”
La promesa asegura al creyente que su padre celestial no le quiere hacer mal, sino bien, al reformar su alma maltrecha para que sea un templo glorioso. Y las aflicciones ayudan en esta obra. Esta idea te libera para orar: “Señor moldéame como quieras”

B. Esta esperanza nos mantendrá con gozo en medio de la tribulación:

B. EstE YELMO gozosos en medio de la tribulación:

“Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos. No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” ()
“Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” (, RVR60).
“Nadie se enoja si le tumban su casita para construirle gratis una gran Mansión”
Cuando él venga con desánimo, cuando él venga con duda, recuerde con certeza que está por venir un día de gloria. Está por venir un día de victoria y pelee la buena batalla, tenga confianza en la salvación que Dios le dio a usted. Y sepa que usted estará ahí para el día de la coronación.

C. Este Yelmo nos mantendrá a salvo del amor por las cosas del mundo:

“Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” (, RVR60)

CONCLUSION:

Amigo: Nadie podrá ser salvo si es ignorante de Dios, si no sabe quien es cristo y como descansar en él. Algunos pueden esperar a ciegas que Dios sea demasiado bueno para no mandarlo al infierno, esta esperanza no ayuda a nadie, si el salvara a un incrédulo, a un hombre o mujer que no se arrepienta y cree a Jesucristo, tendría que inventar un nuevo ebangelio, la biblia te condena “Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” (, RVR60) Tu necesitas nacer de nuevo, “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros,que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.” (, RVR60)
“Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.” ()
Debemos dejar la pereza y ser diligentes buscar la plena certeza de la esperanza. ¿Como hacemos esto?
Estudia con diligencia la palabra de Dios: “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.” (, RVR60); satanas te quiere mantener alejado de la biblia, te convence que tu tiempo con Dios y llegar al culto no es tan importante para tu alma. El diablo te privara por tu pereza y luego te quejaras por tu dureza y por tus dudas, así como los holgazanes se quejan de su pobreza. Si tan solo te levantas y suples tu necesidad, no te faltaría consuelo. Debes estudiar para que no seas engañado por una mala aplicación y tengas plena certeza.
Mantén limpia tu conciencia: imitando a los que caminaron en este mundo por la fe. Un alma sin santificar se priva de toda esperanza, un creyente negligente para obedecer vacilará en su confianza. Todo pecado y rebelión esta preñado de temores y los pecados deliberados son veneno para la fe.
Mantén limpia tu conciencia: imitando a los que caminaron en este mundo por la fe. Un alma sin santificar se priva de toda esperanza, un creyente negligente para obedecer vacilará en su confianza. Todo pecado y rebelión esta preñado de temores y los pecados deliberados son veneno para la fe.
Pide a Dios mas esperanza: “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (, RVR60)
Pide a Dios mas esperanza: “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (, RVR60)
Debemos buscar la plena certeza de la esperanza y apartar de nosotros toda duda: “Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.” (, RVR60)
Aumenta tu amor: En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.” (, RVR60) mientras mas ames al Señor mas fuerte será tu esperanza, se un conocedor de Cristo: “conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.” (, RVR60)
Aumenta tu amor: En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.” (, RVR60) mientras mas ames al Señor mas fuerte será tu esperanza, se un conocedor de Cristo: “conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.” (, RVR60)
Como mortificar la pereza y fortalecer la esperanza:
Estudia con diligencia la palabra de Dios: “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.” (, RVR60); satanas te quiere mantener alejado de la biblia, te convence que tu tiempo con Dios y llegar al culto no es tan importante para tu alma. El diablo te pribara por tu pereza y luego te quejaras por tu dureza y por tus dudas, así como los holgazanes se quejan de su pobreza. Si tan solo te levatas y suples tu necesidad, no te faltaría consuelo. Debes estudiar para que no seas engañado por una mala aplicación y tengas plena certeza.
Mantén limpia tu conciencia: imitando a los que caminaron en este mundopor la fe. Un alma sin santificar se priva de toda esperanza, un creyente negligente para obedecer vacilará en su confianza. Todo pecado y rebelión esta preñado de temores y los pecados deliverados son vevenos para la fe.
Ejercita la esperanza, dice Gournal que si como alguien no puede vivir sin aire, tampoco se puede vivir si las promesas, sin alimentarse de ellas con frecuencia. Medita en la palabra. “JAH, si mirares a los pecados, ¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, Para que seas reverenciado. Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; En su palabra he esperado.” ()
Ejercita la esperanza, dice Gournal que si como alguien no puede vivir sin aire, tampoco se puede vivir si las promesas, sin alimentarse de ellas con frecuencia. Medita en la palabra. “JAH, si mirares a los pecados, ¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, Para que seas reverenciado. Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; En su palabra he esperado.” ()
Pide a Dios mas esperanza: “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (, RVR60)
aunmenta tu amor: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.” (, RVR60) mientras mas ames al Señor mas fuerte será tu esperanza, se un conocedor de Cristo: “conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.” (, RVR60)
ejercita la esperanza, dice Gournal que si como alguien no puede vivir sin aire, tampoco se puede vivir si las promesas, sin alimentarse de ellas con frecuencia. Medita en la palabra. “JAH, si mirares a los pecados, ¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, Para que seas reverenciado. Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; En su palabra he esperado.” (, RVR60) recuerda como Dios es amplio en perdonar, como Dio stiuene compasión de gente tan indigana como nosotros.
y recuerda las misericordias pasadas de Dios. “Dije: Enfermedad mía es esta; Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo. Me acordaré de las obras de JAH; Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. Meditaré en todas tus obras, Y hablaré de tus hechos. Oh Dios, santo es tu camino; ¿Qué dios es grande como nuestro Dios? Tú eres el Dios que hace maravillas; Hiciste notorio en los pueblos tu poder. Con tu brazo redimiste a tu pueblo, A los hijos de Jacob y de José. Selah” (, RVR60) Mia acia atras cuando pierdas el rastro, recuerda lo que Dios ha echo por ti en el pasado. “Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.” (, RVR60) Esto es un cimiento fuerte y poderoso argumento en la oración.
Los incrédulos solo podrán andar con desesperación en este mundo:
Efesios 2.12 RVR60
En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.
En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.” (, RVR60)
Si hoy posees algo de riqueza, es lo único que tienes. ¿No te angustia pensar que toda tu recompenza solo la recibiras aquí, y que además ya la habras gastado o perdido cuando los creyentes empiecen a recibir la suya? ¿qeu haras cuando llegue el día de tu muerte, que si es hoy, tienes alguna esperanza? Te quedaras entretenido con las cosas que perecen mientras tu alma se hunde mas y mas en el infierno? no sería mejo clamara Dios hoy por salvación y rogarle que pueda darte un corazón nuevo que le tema, un corazón que se lo tome en serio, antes de que el se burle de ti a causa de haberte burlado de él? “Lo verán los oprimidos, y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón, Porque Jehová oye a los menesterosos, Y no menosprecia a sus prisioneros.” (, RVR60) El Señor vino a redimir pecadores, el vino a salvar a sus ofensores, ¿harás caso omiso a su invitación?
“Sería cruel el hombre que dejara morir de hambre a su propio caballo en el establo, teniendo heno y trigo de sobra para darle; y aun peor sería negarle el pan al siervo que suplica el sustento. ¿Y si fuera su hijo o esposa? Ya que la naturaleza clama por sobrevivir, la mayor violación posible de la ley natural es olvidarnos de la responsabilidad que tenemos por nuestra propia vida. El que un pecado deje morir su alma de hambre rechazando a Cristo, “El Pan de Vida” es una crueldad extrema.” Gurnall
Recuerda las misericordias pasadas de Dios. “Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.” (, RVR60) Esto es un cimiento fuerte y poderoso argumento en la oración.
Recuerda las misericordias pasadas de Dios. “Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.” (, RVR60) Esto es un cimiento fuerte y poderoso argumento en la oración.
Los incrédulos solo podrán andar con desesperación en este mundo:
“En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.” ()
Si hoy posees algo de riqueza, es lo único que tienes.
¿No te angustia pensar que toda tu recompensa solo la recibirás aquí, y que además ya la habrás gastado o perdido cuando los creyentes empiecen a recibir la suya?
¿que harás cuando llegue el día de tu muerte, que si es hoy, tienes alguna esperanza?
Hebreos 6.11–12 RVR60
Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.
Te quedaras entretenido con las cosas que perecen mientras tu alma se hunde mas y mas en el infierno? no sería mejor clamara Dios hoy por salvación y rogarle que pueda darte un corazón nuevo que le tema, un corazón que se lo tome en serio, antes de que el se burle de ti a causa de haberte burlado de él?
“Lo verán los oprimidos, y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón, Porque Jehová oye a los menesterosos, Y no menosprecia a sus prisioneros.” ()
El Señor vino a redimir pecadores, el vino a salvar a sus ofensores, ¿harás caso omiso a su invitación?
Hermano, Escucha las palabras de Joel Beeke: “Levante la cabeza; que la esperanza sea su adorno, su pluma de la eterna victoria. La venida del Hijo del hombre se acerca. Pronto ya no necesitará más ese casco. Su batalla habrá terminado. Satanás será aplastado por la eternidad. Usted reinará con el Capitán de su salvación. Saldrá de la gran tribulación, vistiendo túnicas blanqueadas en la sangre de Cristo. Se parará frente al trono de Dios, adorando al Cordero de Dios. El Cordero lo guiará a fuentes de agua viva; se calentará por siempre con su sonrisa, se bañará en su gloria y tendrá un banquete en su presencia. Descubrirá que la comunión con Cristo es la esencia del cielo. Se regocijará eternamente en conocerle, verle, amarle, adorarle y glorificarle”
——-
“Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.” (, RVR60)
----
C. Consideraciones generales 1. Tres modelos de santificación
a) El punto de vista wesleyano (perfección cristiana)
Una segunda “obra de gracia” catapulta al creyente a un estado de perfección, sin pecado, que a menudo se conoce como “santificación completa”. (El pecado se define solamente como aquellas “transgresiones voluntarias de la ley conocida de Dios”. Cualquier cosa que no sea hecha claramente “con intención” o de la cual se ignore, es simplemente un “error”). El crecimiento espiritual tiene lugar después de la segunda obra de gracia por medio de un incremento en las buenas obras.
b) El punto de vista de Keswick (una vida más elevada o más profunda)
Un compromiso único post-salvación (o iluminación) le permite al creyente entrar en una vida victoriosa y de obediencia consistente. La lucha con el pecado continúa, pero es disminuida considerablemente por la nueva verdad que ha sido entendida y aceptada. El crecimiento espiritual tiene lugar después de eso, principalmente por una confianza pasiva en la obra de Dios, representada apropiadamente por el eslogan: “Déjalo ir y déjaselo a Dios”.
c) El punto de vista bíblico de la santificación progresiva (comúnmente conocido como el punto de vista reformado)
Es un ciclo de pecado, arrepentimiento, renovación y crecimiento hacia la semejanza a Cristo, que dura toda la vida y que solo estará completo cuando estemos con nuestro Señor (). Esto se logra a través de la disciplina activa del mismo creyente, quien confía en que el Espíritu Santo le da la energía para sus esfuerzos ().
(1) La Confesión de Westminster, capítulo XIII, declara:
I. Aquellos que son llamados eficazmente y regenerados, teniendo creados un nuevo corazón y un nuevo espíritu en
ellos, son además santificados real y personalmente por medio de la virtud de la muerte y la resurrección de Cristo, por su Palabra y Espíritu que mora en ellos; el dominio del pecado sobre el cuerpo entero es destruido, y las diversas concupiscencia de él son debilitadas y mortificadas más y más, y los llamados son más y más fortalecidos y vivificados en todas las gracias salvadoras, para la práctica de la verdadera santidad, sin la cual ningún hombre verá al Señor.
II. Esta santificación se efectúa en todo hombre, aunque es incompleta en esta vida. Todavía quedan algunos remanentes de corrupción en todas partes, de donde surge una continua e irreconciliable batalla; la carne lucha contra el Espíritu, y el Espíritu contra la carne.
III. En dicha batalla, aunque la corrupción que aún queda puede prevalecer mucho por algún tiempo, sin embargo, a través del continuo suministro de fuerza de parte del Espíritu Santificador de Cristo, la parte regenerada triunfa: y así crecen en gracia los santos, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.
(2) Muchas personas que afirman creer en el punto de vista bíblico, sin embargo, prácticamente caen en los mismos errores de los otros enfoques.
(a) Hacen eco tanto del punto de vista wesleyano como de Keswick, porque parecería que están esperando algún evento divino que se lleve los más fuertes impulsos del pecado y elimine la necesidad de una autodisciplina concentrada.
(b) Hacen eco del punto de vista wesleyano, específicamente cuando admiten que pecamos “todo el tiempo”, pero rara vez lo confiesan o piden perdón.
(c) Hacen echo del punto de vista de Keswick, específicamente cuando “dejan ir” las cosas y se las “dejan a la Palabra de Dios”, pensando que la sola absorción de la enseñanza de las Escrituras, sin ponerlas en práctica, los cambiará.
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →