Faithlife
Faithlife

Sermón sin título

el amor de Dios  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 7 views
Notes & Transcripts

LECCION 1

Ancianos del Antiguo Testamento

GENERALIDADES

Cada posible anciano pastor necesita buenos modelos para aprender de ellos y seguir su ejemplo. El Libro de Dios, la Biblia, nos provee muchos ejemplos inspiradores de hombres y mujeres piadosos. En su excelente libro sobre mentoría, Paul Stanley y Robert Clinton llaman a dicho ejemplo un “Modelo histórico”, queriendo decir “una persona ya difunta cuya vida o ministerio se ha escrito en forma de autobiografía y se usa como ejemplo para impartir, indirectamente, valores, principios y pericias que facultan a otra persona”.1

La lección 1 explora la vida de Job como un modelo de anciano del Antiguo Testamento. Examinaremos las obligaciones y deficiencias de los ancianos de Israel y destacaremos el fracaso de los colegas de Job al no ministrarle con compasión y discreción durante su intenso sufrimiento. Esta lección le ayudará a pensar y actuar como un anciano bíblico a semejanza de Cristo.

Job, un anciano modelo

“Hubo en la tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1).

Lea las páginas 192 a 209, 236 a 246. Se supone que ya leyó las páginas 7 a 126.

1. Usando un diccionario bíblico, una enciclopedia, u otra herramienta de referencia, describa brevemente quién es Job y sobre qué trata el libro de Job.2*

El libro de Job trata sobre un hombre piadoso que vivió antes de Abraham. Job era un líder respetado y próspero de su comunidad. El libro considera la justicia de Dios a la luz del sufrimiento de los justos.

a. A medida que lea cada pasaje, marque con una “A” cada referencia que apoye el hecho de que Job era un anciano.*

b. Donde sea apropiado, resuma lo que Job hizo que un anciano pastor debiera hacer.

c. En la lista que sigue, considere las cualidades de un anciano del Nuevo Testamento y, usando los números 1 al 11 que corresponden a esos requisitos, identifique cada pasaje que contiene condiciones similares.

1 Irreprensible (1 Tim. 3:2; pgs. 194, 237).

2 Hospedador (1 Tim. 3:2; pg. 200).

3 Respetable [de buenos modales, virtuoso] (1 Tim. 3:3; pgs. 199, 200).

4 Amable [apacible] (1 Tim. 3:3; pgs. 203, 204).

5 No avaro (1 Tim. 3:3; pg. 204).

6 Que gobierne bien su casa (1 Tim. 3:4; pg. 205).

7 Amante de lo bueno [bondadoso, virtuoso] (Tito 1:8; pg. 242).

8 Justo [de conducta recta, que respeta la ley] (Tito 1:8; pgs. 242, 243).

9 Devoto [santo, que agrada a Dios, fiel a su Palabra] (Tito 1:8; pgs. 243, 244).

10 Retenedor de la palabra fiel (Tito 1:9; pgs. 243, 244).

11 Que pueda enseñar y exhortar, y refutar a falsos maestros (Tito 1:9; pgs. 245, 246).

Job 1:1 “Hubo en la tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal”.*

Ejemplo: b. Job era irreprensible, temeroso de Dios; c. 1, 8, 9

Job 1:4, 5 “E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días”.*

b. Job era el líder espiritual de su familia; c. 6, 9

Job 4:1–4 “Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo: Si probáremos a hablarte, te será molesto; Pero ¿quién podrá detener las palabras? He aquí, tu enseñabas a muchos, y fortalecías las manos débiles; al que tropezaba enderezaban tus palabras, y esforzabas las rodillas que decaían”.*

b. Job enseñaba y amonestaba con el fin de fortalecer a otros; c. 7, 11

Job 23:11, 12 “Mis pies han seguido sus pisadas; guardé su camino, y no me aparté. Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida”.*

b. Job daba ejemplo; c. 1, 8, 9, 10

Job 29:7, 8 “Cuando yo salía a la puerta a juicio, y en la plaza hacía preparar mi asiento, los jóvenes me veían, y se escondían; y los ancianos se levantaban, y estaban de pie”.*

a. E; Job era un anciano respetado; c. 1, 3

Job 29:12–17 “Porque yo libraba al pobre que clamaba, y al huérfano que carecía de ayudador. La bendición del que se iba a perder venía sobre mí, y al corazón de la viuda yo daba alegría. Me vestía de justicia, y ella me cubría; como manto y diadema era mi rectitud. Yo era ojos al ciego, y pies al cojo. A los menesterosos era padre, y de la causa que no entendía, me informaba con diligencia; y quebrantaba los colmillos del inicuo, y de sus dientes hacía soltar la presa”.*

b. Job cuidó de las necesidades de los oprimidos y administró justicia para los desamparados; c. 4, 7, 8.

Job 29:21 “Me oían, y esperaban, y callaban a mi consejo”.*

a. E; b. Job era un maestro y sabio consejero; c. 11

Job 30:25 “¿No lloré yo al afligido? Y mi alma ¿no se entristeció sobre el menesteroso?”*

b. Job mostraba compasión hacia los necesitados; c. 4, 7

Job 31:1 “Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?”*

b. Job daba un ejemplo moral; c. 1

Job 31:24–34 “Si puse en el oro mi esperanza, y dije al oro: Mi confianza eres tú; si me alegré de que mis riquezas se multiplicasen, y de que mi mano hallase mucho; si he mirado al sol cuando resplandecía, o a la luna cuando iba hermosa, y mi corazón se engañó en secreto, y mi boca besó mi mano; esto también sería maldad juzgada; porque habría negado al Dios soberano. Si me alegré en el quebrantamiento del que me aborrecía, y me regocijé cuando le halló el mal (ni aun entregué al pecado mi lengua, pidiendo maldición para su alma); Si mis siervos no decían: ¿Quién no se ha saciado de su carne? (El forastero no pasaba fuera la noche; mis puertas abría al caminante); si encubrí como hombre mis transgresiones, escondiendo en mi seno mi iniquidad, porque tuve temor de la gran multitud, y el menosprecio de las familias me atemorizó, y callé, y no salí de mi puerta”.*

b. Job estaba libre de amor al dinero y demostraba ese estilo de vida. Rechazaba el orgullo. Job proveía para su familia y sus huéspedes. Tenía la actitud correcta hacia su propio pecado; c. 1, 2, 4, 5, 6, 7, 8, 9.

3. En resumen, ¿cuál era la actitud de Job hacia la gente?

Job era un líder humilde y compasivo, tanto cariñoso como justo en todos sus tratos con la gente. Era semejante a Cristo en todas sus relaciones.

La siguiente observación es de una carta escrita por Hudson Taylor, fundador de la China Inland Mission, y uno de los más grandes misioneros de todos los tiempos. Escribió sobre la falta de discreción y sensibilidad que algunos misioneros demostraban hacia los chinos. Que sus palabras nos recuerden de la importancia de la gracia y la discreción en el trato con las personas:

“Algunas personas parecen realmente hábiles para hacer lo correcto de la peor manera posible, o en el momento más inoportuno. Las personas realmente obtusas o torpes rara vez estarán libres de dificultades en China; y aunque sean serias, sagaces y piadosas, no lograrán mucho. En nada fracasamos más como Misión, que en la falta de discreción y cortesía”.

Hudson Taylor3

4. Job se quejaba de que sus tres amigos, que quizá también hayan sido ancianos, eran pésimos consoladores. “Porque ciertamente vosotros sois fraguadores de mentira” (Job 13:4). “Consoladores molestos sois todos vosotros” (Job 16:2). Actualmente, muchos ancianos piensan y actúan como los amigos de Job. A fin de que usted no se vuelva un indigno médico de almas, observe las características negativas de los amigos de Job que los pastores del pueblo de Dios deben evitar. Haga una lista de las que aparecen en estos pasajes.

Job 6:14, 15 “El atribulado [dice Job] es consolado por su compañero; aun aquel que abandona el temor del Omnipotente. Pero mis hermanos me traicionaron como un torrente; Pasan como corrientes impetuosas que están escondidas por la helada, y encubiertas por la nieve”.*

Ejemplo: carecían de compasión, eran inconsecuentes e inútiles.

Job 12:5a “Aquel cuyos pies van a resbalar es como lámpara despreciada de aquel que está a sus anchas”.*

Insensibilidad, falta de compasión, arrogancia, veredictos críticos.

Job 13:4 “Porque ciertamente vosotros sois fraguadores de mentiras; sois todos vosotros médicos nulos”.*

Mentiras, falta de integridad, espíritu de crítica, liderazgo ineficaz.

Job 16:1–4 “Respondió Job, y dijo: Muchas veces he oído cosas como estas; consoladores molestos sois todos vosotros. ¿Tendrán fin las palabras vacías? ¿O qué te anima a responder? También yo podría hablar con vosotros, si vuestra alma estuviera en lugar de la mía. Yo podría hilvanar contra vosotros palabras, y sobre vosotros mover mi cabeza”.*

Arrogancia, orgullo, falta de compasión o sabiduría piadosa, espíritu crítico, negarse a reconocer el problema del afligido.

Job 19:1–5 “Respondió entonces Job, y dijo: ¿Hasta cuándo angustiaréis mi alma, y me moleréis con palabras? Ya me habéis vituperado diez veces; ¿no os avergonzáis de injuriarme? Aun siendo verdad que yo haya errado, sobre mí recaería mi error. Pero si vosotros os engrandecéis contra mí, y contra mí alegáis mi oprobio…”*

Perjudicial, injusto, nada cariñoso, y orgulloso.

5. Repita Job 12:5a en sus propias palabras. ¿Por qué es importante que los que proveen cuidado espiritual, entiendan y recuerden este versículo?

El hombre que no ha experimentado dificultades a menudo carece de comprensión, quizá hasta siente desprecio por los que las experimentan. Al no poder o no querer imaginarse a sí mismos en circunstancias similares, sus juicios son simplistas, ignorantes y arrogantes.

Nosotros, los ancianos y líderes, no debemos permitir que nuestra falta de infortunio o de experiencias difíciles nos impidan responder o ser compasivos. Debemos identificarnos con los que están a nuestro cuidado. La verdad es que no se nos dice ni sabemos por qué algunas personas sufren más que otras.

Los ancianos de Israel

“Y [ellos, los ancianos] llevarán contigo la carga del pueblo” (Números 11:17).

Lea las páginas 128 a 131.

6. Practique la pronunciación de las palabras griegas siguientes, diga sus significados:

presbyteros [presbúteros] (pg. 132)

Un anciano (individuo)

presbyteroi [presbúteroi] (pg. 132)

Ancianos (plural)

presbyterion [presbúterion] (pgs. 130, 212)

Un concilio (colectivo) de ancianos

gerousia [gerousía] (pg. 132)

Un concilio (colectivo) de ancianos

7. Defina brevemente la estructura de gobierno de los ancianos del Antiguo Testamento (pg. 39).

Una forma colectiva de gobierno en la cual los hombres más capacitados y respetados comparten igualmente el liderazgo de la comunidad: es decir, en cargo, autoridad y responsabilidad.

8. El Nuevo Testamento inspirado divinamente, está edificado sobre un Antiguo Testamento inspirado divinamente. Una razón importante por la que la mayoría de los cristianos no ve ni entiende la misión de los ancianos en la iglesia conforme se practicaba en el Nuevo Testamento, es porque no saben nada acerca de los ancianos del Antiguo Testamento. Robert B. Girdlestone (1836–1923), autor de la obra clásica, Synonyms of the Old Testament, se hace eco de este sentimiento: “La importancia de un juicio correcto del cargo y las funciones de estos ancianos [del Antiguo Testamento] no puede exagerarse cuando venimos a discutir sobre la naturaleza del cargo análogo del presbítero en el Nuevo Testamento”.4

A los ancianos se los menciona a lo largo de toda la Biblia, comenzando con Génesis 50:7 y terminando con Apocalipsis 4:4, que describe a los veinticuatro ancianos alrededor del trono de Dios. Puesto que el gobierno por un concilio de ancianos ha sido una institución fundamental del pueblo de Dios a lo largo de toda la historia bíblica, un estudio de los ancianos de la iglesia del Nuevo Testamento debe comenzar con un examen de lo que el Antiguo Testamento dice acerca de los ancianos.

Haga una lista de las responsabilidades de los ancianos de Israel que se indican en estos pasajes del Antiguo Testamento. Asegúrese de interpretar estos versículos en su contexto.

Ex. 19:7, 8

Representantes oficiales del pueblo.*

Lev. 4; 13–15

Guiaron a la congregación a arrepentirse por el pecado.*

Núm. 11:16, 17

Tomaron la responsabilidad para guiar a la congregación.*

Deut. 19:11, 12

Administraron justicia conforme a la Escritura.*

Deut. 21:18–21

Intervinieron y juzgaron problemas de familias.*

Deut. 27:1

Enseñaron la Palabra de Dios a la congregación y les exhortaron a obedecerla.*

Deut. 31:9–12

Instruyeron a la congregación respecto a los mandamientos de Dios y les exhortaron a la obediencia.*

2 Sam. 5:3

Representaron a la congregación para designar líderes y aceptar obligaciones.

Job 12:20

Sirvieron y guiaron con discernimiento.

Eze. 7:26

Aconsejaron sabiamente a la congregación.

9. A pesar de que los ancianos de hoy no ofrecen sacrificios, ni protegen homicidas, ni se sientan a la puerta de la ciudad, hay importantes semejanzas entre las responsabilidades de los ancianos del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento. Haga una lista de estas semejanzas.

Como humildes hombres temerosos de Dios, tanto los ancianos del Antiguo Testamento como los de Nuevo Testamento debían ser guías espirituales responsables de guiar sabia y eficazmente y de exhortar a la comunidad. Debían conocer, enseñar y defender la Palabra de Dios. Cuidar del bienestar de la comunidad con sensibilidad y compasión; y proteger a las personas administrando justicia y tratando con el pecado y la falsa doctrina.

10. ¿Qué lección sumamente significativa se encuentra en Josué 24:31?

Israel continuó siguiendo al Señor mientras hubo ancianos fieles que habían experimentado la mano de Dios sobre Israel. Por consiguiente, los ancianos eran responsables de respetar la ley y enseñar el mensaje de Dios y motivar a la congregación a obedecer al Señor y su Palabra. Los ancianos tienen un impacto extraordinario en la vida espiritual de la iglesia, puesto que su futura salud espiritual y éxito dependen de ellos.

11. En su mayor parte, los ancianos de Israel fracasaron en cumplir con sus responsabilidades de mantener la ley de Dios y proteger al pueblo. Nosotros tampoco podemos suponer que el liderazgo colectivo nos protegerá de las consecuencias del pecado corporativo.

¿Cuáles fueron algunos de los pecados y fracasos fundamentales de los ancianos de Israel? De nuevo, asegúrese de observar el contexto.

1 Sam. 4:1–11

Se creían que podían manipular a Dios y tratar con sus enemigos controlando el símbolo de su presencia (el arca)*

1 Sam. 8:4–9, 19, 20

Rechazaron el liderazgo de Dios y acudieron a las costumbres seculares (reyes terrenales) para obtener poder y seguridad, fueron atraídos por el éxito mundano y las manías del liderazgo secular, y cometieron idolatría sirviendo a otros dioses.*

1 Sam. 11:1–3

Cuando se vieron en dificultades, se doblegaron al temor y se subordinaron a hombres y modelos seculares, en vez de depender de Dios y su provisión (Saúl).*

2 Sam. 5:3; 17:1–4

Desobedecieron a Dios quebrantando el pacto con el ungido de Dios apoyando la oposición popular.*

1 Reyes 21:5–11

Hicieron lo malo por temor a los poderosos.*

Ezeq. 8:7–13

Guiaron al pueblo hacia la idolatría y fueron más leales a los ídolos personales que al Señor.*

12. En vista de su deseo de ser un líder o anciano piadoso, escriba frases breves que resuman las normas bíblicas para el carácter y la conducta de los ancianos, que usted ha recogido de este estudio.

Yo debo:

a. Amar a Dios con todo mi corazón y amar a mi prójimo como a mí mismo.

b. Temer a Dios y alejarme del mal.

c. Conocer la Palabra de Dios y hacer que se obedezca.

d. Demostrar una integridad inquebrantable.

e. Ser irreprensible en las relaciones marido-esposa.

f. Ser el líder espiritual de mi hogar.

g. Orar por mis hijos.

h. Ser cariñoso, compasivo, y estar disponible para el pueblo de Dios.

i. Ser discreto y sensible cuando ayude a la gente.

j. Ser un líder siervo eficaz enseñando, exhortando, alentando, aconsejando, delegando, tratando con el pecado personal y corporativo, y administrando justicia.

k. Luchar contra las desviaciones de la Palabra de Dios o adaptaciones de sus directivas para ajustarlas a tendencias populares o conceptos seculares.

l. Tomar posesión activa y prestar atención a las necesidades y condiciones de la iglesia local.

m. Ser un consejero bíblico consecuente y sabio.

n. Examinarme continuamente a mí mismo acerca de opiniones y lealtades estrechamente mantenidas que pudieran convertirse en ídolos personales; ser educable.

o. Ser consciente de mi orgullo, fracasos y pecados personales.

Asignación para memorizar textos bíblicos

“Hubo en la tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1).

LECCION 1

Ancianos del Antiguo Testamento

GENERALIDADES

Cada posible anciano pastor necesita buenos modelos para aprender de ellos y seguir su ejemplo. El Libro de Dios, la Biblia, nos provee muchos ejemplos inspiradores de hombres y mujeres piadosos. En su excelente libro sobre mentoría, Paul Stanley y Robert Clinton llaman a dicho ejemplo un “Modelo histórico”, queriendo decir “una persona ya difunta cuya vida o ministerio se ha escrito en forma de autobiografía y se usa como ejemplo para impartir, indirectamente, valores, principios y pericias que facultan a otra persona”.1

La lección 1 explora la vida de Job como un modelo de anciano del Antiguo Testamento. Examinaremos las obligaciones y deficiencias de los ancianos de Israel y destacaremos el fracaso de los colegas de Job al no ministrarle con compasión y discreción durante su intenso sufrimiento. Esta lección le ayudará a pensar y actuar como un anciano bíblico a semejanza de Cristo.

Job, un anciano modelo

“Hubo en la tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1).

Lea las páginas 192 a 209, 236 a 246. Se supone que ya leyó las páginas 7 a 126.

1. Usando un diccionario bíblico, una enciclopedia, u otra herramienta de referencia, describa brevemente quién es Job y sobre qué trata el libro de Job.2*

El libro de Job trata sobre un hombre piadoso que vivió antes de Abraham. Job era un líder respetado y próspero de su comunidad. El libro considera la justicia de Dios a la luz del sufrimiento de los justos.

a. A medida que lea cada pasaje, marque con una “A” cada referencia que apoye el hecho de que Job era un anciano.*

b. Donde sea apropiado, resuma lo que Job hizo que un anciano pastor debiera hacer.

c. En la lista que sigue, considere las cualidades de un anciano del Nuevo Testamento y, usando los números 1 al 11 que corresponden a esos requisitos, identifique cada pasaje que contiene condiciones similares.

1 Irreprensible (1 Tim. 3:2; pgs. 194, 237).

2 Hospedador (1 Tim. 3:2; pg. 200).

3 Respetable [de buenos modales, virtuoso] (1 Tim. 3:3; pgs. 199, 200).

4 Amable [apacible] (1 Tim. 3:3; pgs. 203, 204).

5 No avaro (1 Tim. 3:3; pg. 204).

6 Que gobierne bien su casa (1 Tim. 3:4; pg. 205).

7 Amante de lo bueno [bondadoso, virtuoso] (Tito 1:8; pg. 242).

8 Justo [de conducta recta, que respeta la ley] (Tito 1:8; pgs. 242, 243).

9 Devoto [santo, que agrada a Dios, fiel a su Palabra] (Tito 1:8; pgs. 243, 244).

10 Retenedor de la palabra fiel (Tito 1:9; pgs. 243, 244).

11 Que pueda enseñar y exhortar, y refutar a falsos maestros (Tito 1:9; pgs. 245, 246).

Job 1:1 “Hubo en la tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal”.*

Ejemplo: b. Job era irreprensible, temeroso de Dios; c. 1, 8, 9

Job 1:4, 5 “E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días”.*

b. Job era el líder espiritual de su familia; c. 6, 9

Job 4:1–4 “Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo: Si probáremos a hablarte, te será molesto; Pero ¿quién podrá detener las palabras? He aquí, tu enseñabas a muchos, y fortalecías las manos débiles; al que tropezaba enderezaban tus palabras, y esforzabas las rodillas que decaían”.*

b. Job enseñaba y amonestaba con el fin de fortalecer a otros; c. 7, 11

Job 23:11, 12 “Mis pies han seguido sus pisadas; guardé su camino, y no me aparté. Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida”.*

b. Job daba ejemplo; c. 1, 8, 9, 10

Job 29:7, 8 “Cuando yo salía a la puerta a juicio, y en la plaza hacía preparar mi asiento, los jóvenes me veían, y se escondían; y los ancianos se levantaban, y estaban de pie”.*

a. E; Job era un anciano respetado; c. 1, 3

Job 29:12–17 “Porque yo libraba al pobre que clamaba, y al huérfano que carecía de ayudador. La bendición del que se iba a perder venía sobre mí, y al corazón de la viuda yo daba alegría. Me vestía de justicia, y ella me cubría; como manto y diadema era mi rectitud. Yo era ojos al ciego, y pies al cojo. A los menesterosos era padre, y de la causa que no entendía, me informaba con diligencia; y quebrantaba los colmillos del inicuo, y de sus dientes hacía soltar la presa”.*

b. Job cuidó de las necesidades de los oprimidos y administró justicia para los desamparados; c. 4, 7, 8.

Job 29:21 “Me oían, y esperaban, y callaban a mi consejo”.*

a. E; b. Job era un maestro y sabio consejero; c. 11

Job 30:25 “¿No lloré yo al afligido? Y mi alma ¿no se entristeció sobre el menesteroso?”*

b. Job mostraba compasión hacia los necesitados; c. 4, 7

Job 31:1 “Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?”*

b. Job daba un ejemplo moral; c. 1

Job 31:24–34 “Si puse en el oro mi esperanza, y dije al oro: Mi confianza eres tú; si me alegré de que mis riquezas se multiplicasen, y de que mi mano hallase mucho; si he mirado al sol cuando resplandecía, o a la luna cuando iba hermosa, y mi corazón se engañó en secreto, y mi boca besó mi mano; esto también sería maldad juzgada; porque habría negado al Dios soberano. Si me alegré en el quebrantamiento del que me aborrecía, y me regocijé cuando le halló el mal (ni aun entregué al pecado mi lengua, pidiendo maldición para su alma); Si mis siervos no decían: ¿Quién no se ha saciado de su carne? (El forastero no pasaba fuera la noche; mis puertas abría al caminante); si encubrí como hombre mis transgresiones, escondiendo en mi seno mi iniquidad, porque tuve temor de la gran multitud, y el menosprecio de las familias me atemorizó, y callé, y no salí de mi puerta”.*

b. Job estaba libre de amor al dinero y demostraba ese estilo de vida. Rechazaba el orgullo. Job proveía para su familia y sus huéspedes. Tenía la actitud correcta hacia su propio pecado; c. 1, 2, 4, 5, 6, 7, 8, 9.

3. En resumen, ¿cuál era la actitud de Job hacia la gente?

Job era un líder humilde y compasivo, tanto cariñoso como justo en todos sus tratos con la gente. Era semejante a Cristo en todas sus relaciones.

La siguiente observación es de una carta escrita por Hudson Taylor, fundador de la China Inland Mission, y uno de los más grandes misioneros de todos los tiempos. Escribió sobre la falta de discreción y sensibilidad que algunos misioneros demostraban hacia los chinos. Que sus palabras nos recuerden de la importancia de la gracia y la discreción en el trato con las personas:

“Algunas personas parecen realmente hábiles para hacer lo correcto de la peor manera posible, o en el momento más inoportuno. Las personas realmente obtusas o torpes rara vez estarán libres de dificultades en China; y aunque sean serias, sagaces y piadosas, no lograrán mucho. En nada fracasamos más como Misión, que en la falta de discreción y cortesía”.

Hudson Taylor3

4. Job se quejaba de que sus tres amigos, que quizá también hayan sido ancianos, eran pésimos consoladores. “Porque ciertamente vosotros sois fraguadores de mentira” (Job 13:4). “Consoladores molestos sois todos vosotros” (Job 16:2). Actualmente, muchos ancianos piensan y actúan como los amigos de Job. A fin de que usted no se vuelva un indigno médico de almas, observe las características negativas de los amigos de Job que los pastores del pueblo de Dios deben evitar. Haga una lista de las que aparecen en estos pasajes.

Job 6:14, 15 “El atribulado [dice Job] es consolado por su compañero; aun aquel que abandona el temor del Omnipotente. Pero mis hermanos me traicionaron como un torrente; Pasan como corrientes impetuosas que están escondidas por la helada, y encubiertas por la nieve”.*

Ejemplo: carecían de compasión, eran inconsecuentes e inútiles.

Job 12:5a “Aquel cuyos pies van a resbalar es como lámpara despreciada de aquel que está a sus anchas”.*

Insensibilidad, falta de compasión, arrogancia, veredictos críticos.

Job 13:4 “Porque ciertamente vosotros sois fraguadores de mentiras; sois todos vosotros médicos nulos”.*

Mentiras, falta de integridad, espíritu de crítica, liderazgo ineficaz.

Job 16:1–4 “Respondió Job, y dijo: Muchas veces he oído cosas como estas; consoladores molestos sois todos vosotros. ¿Tendrán fin las palabras vacías? ¿O qué te anima a responder? También yo podría hablar con vosotros, si vuestra alma estuviera en lugar de la mía. Yo podría hilvanar contra vosotros palabras, y sobre vosotros mover mi cabeza”.*

Arrogancia, orgullo, falta de compasión o sabiduría piadosa, espíritu crítico, negarse a reconocer el problema del afligido.

Job 19:1–5 “Respondió entonces Job, y dijo: ¿Hasta cuándo angustiaréis mi alma, y me moleréis con palabras? Ya me habéis vituperado diez veces; ¿no os avergonzáis de injuriarme? Aun siendo verdad que yo haya errado, sobre mí recaería mi error. Pero si vosotros os engrandecéis contra mí, y contra mí alegáis mi oprobio…”*

Perjudicial, injusto, nada cariñoso, y orgulloso.

5. Repita Job 12:5a en sus propias palabras. ¿Por qué es importante que los que proveen cuidado espiritual, entiendan y recuerden este versículo?

El hombre que no ha experimentado dificultades a menudo carece de comprensión, quizá hasta siente desprecio por los que las experimentan. Al no poder o no querer imaginarse a sí mismos en circunstancias similares, sus juicios son simplistas, ignorantes y arrogantes.

Nosotros, los ancianos y líderes, no debemos permitir que nuestra falta de infortunio o de experiencias difíciles nos impidan responder o ser compasivos. Debemos identificarnos con los que están a nuestro cuidado. La verdad es que no se nos dice ni sabemos por qué algunas personas sufren más que otras.

Los ancianos de Israel

“Y [ellos, los ancianos] llevarán contigo la carga del pueblo” (Números 11:17).

Lea las páginas 128 a 131.

6. Practique la pronunciación de las palabras griegas siguientes, diga sus significados:

presbyteros [presbúteros] (pg. 132)

Un anciano (individuo)

presbyteroi [presbúteroi] (pg. 132)

Ancianos (plural)

presbyterion [presbúterion] (pgs. 130, 212)

Un concilio (colectivo) de ancianos

gerousia [gerousía] (pg. 132)

Un concilio (colectivo) de ancianos

7. Defina brevemente la estructura de gobierno de los ancianos del Antiguo Testamento (pg. 39).

Una forma colectiva de gobierno en la cual los hombres más capacitados y respetados comparten igualmente el liderazgo de la comunidad: es decir, en cargo, autoridad y responsabilidad.

8. El Nuevo Testamento inspirado divinamente, está edificado sobre un Antiguo Testamento inspirado divinamente. Una razón importante por la que la mayoría de los cristianos no ve ni entiende la misión de los ancianos en la iglesia conforme se practicaba en el Nuevo Testamento, es porque no saben nada acerca de los ancianos del Antiguo Testamento. Robert B. Girdlestone (1836–1923), autor de la obra clásica, Synonyms of the Old Testament, se hace eco de este sentimiento: “La importancia de un juicio correcto del cargo y las funciones de estos ancianos [del Antiguo Testamento] no puede exagerarse cuando venimos a discutir sobre la naturaleza del cargo análogo del presbítero en el Nuevo Testamento”.4

A los ancianos se los menciona a lo largo de toda la Biblia, comenzando con Génesis 50:7 y terminando con Apocalipsis 4:4, que describe a los veinticuatro ancianos alrededor del trono de Dios. Puesto que el gobierno por un concilio de ancianos ha sido una institución fundamental del pueblo de Dios a lo largo de toda la historia bíblica, un estudio de los ancianos de la iglesia del Nuevo Testamento debe comenzar con un examen de lo que el Antiguo Testamento dice acerca de los ancianos.

Haga una lista de las responsabilidades de los ancianos de Israel que se indican en estos pasajes del Antiguo Testamento. Asegúrese de interpretar estos versículos en su contexto.

Ex. 19:7, 8

Representantes oficiales del pueblo.*

Lev. 4; 13–15

Guiaron a la congregación a arrepentirse por el pecado.*

Núm. 11:16, 17

Tomaron la responsabilidad para guiar a la congregación.*

Deut. 19:11, 12

Administraron justicia conforme a la Escritura.*

Deut. 21:18–21

Intervinieron y juzgaron problemas de familias.*

Deut. 27:1

Enseñaron la Palabra de Dios a la congregación y les exhortaron a obedecerla.*

Deut. 31:9–12

Instruyeron a la congregación respecto a los mandamientos de Dios y les exhortaron a la obediencia.*

2 Sam. 5:3

Representaron a la congregación para designar líderes y aceptar obligaciones.

Job 12:20

Sirvieron y guiaron con discernimiento.

Eze. 7:26

Aconsejaron sabiamente a la congregación.

9. A pesar de que los ancianos de hoy no ofrecen sacrificios, ni protegen homicidas, ni se sientan a la puerta de la ciudad, hay importantes semejanzas entre las responsabilidades de los ancianos del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento. Haga una lista de estas semejanzas.

Como humildes hombres temerosos de Dios, tanto los ancianos del Antiguo Testamento como los de Nuevo Testamento debían ser guías espirituales responsables de guiar sabia y eficazmente y de exhortar a la comunidad. Debían conocer, enseñar y defender la Palabra de Dios. Cuidar del bienestar de la comunidad con sensibilidad y compasión; y proteger a las personas administrando justicia y tratando con el pecado y la falsa doctrina.

10. ¿Qué lección sumamente significativa se encuentra en Josué 24:31?

Israel continuó siguiendo al Señor mientras hubo ancianos fieles que habían experimentado la mano de Dios sobre Israel. Por consiguiente, los ancianos eran responsables de respetar la ley y enseñar el mensaje de Dios y motivar a la congregación a obedecer al Señor y su Palabra. Los ancianos tienen un impacto extraordinario en la vida espiritual de la iglesia, puesto que su futura salud espiritual y éxito dependen de ellos.

11. En su mayor parte, los ancianos de Israel fracasaron en cumplir con sus responsabilidades de mantener la ley de Dios y proteger al pueblo. Nosotros tampoco podemos suponer que el liderazgo colectivo nos protegerá de las consecuencias del pecado corporativo.

¿Cuáles fueron algunos de los pecados y fracasos fundamentales de los ancianos de Israel? De nuevo, asegúrese de observar el contexto.

1 Sam. 4:1–11

Se creían que podían manipular a Dios y tratar con sus enemigos controlando el símbolo de su presencia (el arca)*

1 Sam. 8:4–9, 19, 20

Rechazaron el liderazgo de Dios y acudieron a las costumbres seculares (reyes terrenales) para obtener poder y seguridad, fueron atraídos por el éxito mundano y las manías del liderazgo secular, y cometieron idolatría sirviendo a otros dioses.*

1 Sam. 11:1–3

Cuando se vieron en dificultades, se doblegaron al temor y se subordinaron a hombres y modelos seculares, en vez de depender de Dios y su provisión (Saúl).*

2 Sam. 5:3; 17:1–4

Desobedecieron a Dios quebrantando el pacto con el ungido de Dios apoyando la oposición popular.*

1 Reyes 21:5–11

Hicieron lo malo por temor a los poderosos.*

Ezeq. 8:7–13

Guiaron al pueblo hacia la idolatría y fueron más leales a los ídolos personales que al Señor.*

12. En vista de su deseo de ser un líder o anciano piadoso, escriba frases breves que resuman las normas bíblicas para el carácter y la conducta de los ancianos, que usted ha recogido de este estudio.

Yo debo:

a. Amar a Dios con todo mi corazón y amar a mi prójimo como a mí mismo.

b. Temer a Dios y alejarme del mal.

c. Conocer la Palabra de Dios y hacer que se obedezca.

d. Demostrar una integridad inquebrantable.

e. Ser irreprensible en las relaciones marido-esposa.

f. Ser el líder espiritual de mi hogar.

g. Orar por mis hijos.

h. Ser cariñoso, compasivo, y estar disponible para el pueblo de Dios.

i. Ser discreto y sensible cuando ayude a la gente.

j. Ser un líder siervo eficaz enseñando, exhortando, alentando, aconsejando, delegando, tratando con el pecado personal y corporativo, y administrando justicia.

k. Luchar contra las desviaciones de la Palabra de Dios o adaptaciones de sus directivas para ajustarlas a tendencias populares o conceptos seculares.

l. Tomar posesión activa y prestar atención a las necesidades y condiciones de la iglesia local.

m. Ser un consejero bíblico consecuente y sabio.

n. Examinarme continuamente a mí mismo acerca de opiniones y lealtades estrechamente mantenidas que pudieran convertirse en ídolos personales; ser educable.

o. Ser consciente de mi orgullo, fracasos y pecados personales.

Asignación para memorizar textos bíblicos

“Hubo en la tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1).

RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →