Drop files to upload.
Faithlife
Faithlife

Meditaciones sobre la Cruz

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes & Transcripts
Juan 14.28–31 LBLA
28 Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a vosotros.” Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo. 29 Y os lo he dicho ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, creáis. 30 No hablaré mucho más con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo, y él no tiene nada en mí; 31 pero para que el mundo sepa que yo amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vámonos de aquí.
28-31
A través de las edades en la historia de la iglesia han surgido muchas falsas doctrinas y herejías en relación a Cristo y Su obra.
Una de esas falsas doctrinas es la idea de que en la cruz y en el proceso de Su muerte, Jesús sufrió bajo el dominio, abuso, o control de Satanás.
Otros enseñan que una vez Jesús muere, desciende al infierno para allí sufrir a la merced del diablo y todos los demonios.
Joyce Meyer: “Ellos tenían a mi Jesús en el piso y ellos estaban de pie sobre su espalda saltando arriba y abajo riendo ¿No crees que Dios estaba paseando deseando poner fin a lo que estaba pasando? Todos los ejércitos del infierno estaban sobre él, sobre él, sobre él. Los ángeles están en agonía, toda la creación está gimiendo. Todas las huestes del infierno estaban encima de él, encima de él. Ellos lo lanzaron al piso y se rieron y se burlaron, "jajaja que confiaste en Dios y miras donde terminaste. Pensaste que él te salvaría y te sacaría de esa cruz ... no jaja.”
“Ellos tenían a mi Jesús en el piso y ellos estaban de pie sobre su espalda saltando arriba y abajo riendo ¿No crees que Dios estaba paseando deseando poner fin a lo que estaba pasando? Todos los ejércitos del infierno estaban sobre él, sobre él, sobre él. Los ángeles están en agonía, toda la creación está gimiendo. Todas las huestes del infierno estaban encima de él, encima de él. Ellos lo lanzaron al piso y se rieron y se burlaron, "jajaja que confiaste en Dios y miras donde terminaste. Pensaste que él te salvaría y te sacaría de esa cruz ... no jaja.”
Este entendimiento es muy popular entre muchos predicadores del movimiento de la prosperidad. Dicho sea de paso, usted quiere saber si un predicador es de Dios o no, una de las cosas que puedes hacer es observar su cristologia.
Si queremos
ADVERTISEMENT
Otros, como el Papa Francisco, le han llamado a la cruz de Cristo “un fracaso”. Ese fue el entendimiento de los judíos después de que Jesús muere. Para ellos la cruz era realmente una piedra de tropiezo.
Romanos 9.32–33 LBLA
32 ¿Por qué? Porque no iban tras ella por fe, sino como por obras. Tropezaron en la piedra de tropiezo, 33 tal como está escrito: He aqui, pongo en Sion una piedra de tropiezo y roca de escandalo; y el que crea en El no sera avergonzado.
1 Corintios 1.22–24 LBLA
22 Porque en verdad los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, piedra de tropiezo para los judíos, y necedad para los gentiles; 24 mas para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es poder de Dios y sabiduría de Dios.
1 Corintios 1.22–23 LBLA
22 Porque en verdad los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, piedra de tropiezo para los judíos, y necedad para los gentiles;
Ellos pensaban que la idea de un Cristo crucificado era motivo de burla. Es por eso que delante de la cruz, las multitudes se burlaban de El.
Mat 27.39-
Mateo 27.39–44 LBLA
39 Los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza 40 y diciendo: Tú que destruyes el templo y en tres días lo reedificas, sálvate a ti mismo, si eres el Hijo de Dios, y desciende de la cruz. 41 De igual manera, también los principales sacerdotes, junto con los escribas y los ancianos, burlándose de El, decían: 42 A otros salvó; a sí mismo no puede salvarse. Rey de Israel es; que baje ahora de la cruz, y creeremos en El. 43 En Dios confia; que le libre ahora si El le quiere; porque ha dicho: “Yo soy el Hijo de Dios.” 44 En la misma forma le injuriaban también los ladrones que habían sido crucificados con El.
Pero para nosotros los que hemos creído en El, la Cruz tiene un significado muy diferente:
El sacrificio perfecto de Cristo es central en la vida de Su iglesia verdadera. El bautismo representa la unión de los creyentes con Él en Su muerte (); En la celebración de la Comunión "proclaman la muerte del Señor hasta que Él venga" (); En la predicación del evangelio "predicamos a Cristo crucificado" (). La muerte de Cristo provee acceso a todas las ricas bendiciones de la salvación. A través de Su muerte los creyentes son justificados, redimidos, reconciliado, lavados, santificados, etc.
Aun eternamente en el cielo nuestra alabanza estara decorada con gotas de sangre, o como dice Piper: “estaremos cantando canciones sangrientas por siempre.”
La muerte de Cristo da vida a todas las ricas bendiciones de la salvación. A través de Su muerte los creyentes son justificados
Apocalipsis 5.8–12 LBLA
8 Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. 9 Y cantaban* un cántico nuevo, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación. 10 Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra. 11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza.
8-1
Nosotros hoy tenemos este entendimiento porque estamos al otro lado de la Cruz. Tenemos todas las palabras de Jesús, las palabras de los Apóstoles y toda la enseñanza histórica de la iglesia acerca de la muerte y resurreccion de nuestro Señor.
Mas los discípulos no tenían todo esto. Para ellos todo era profético, para nosotros es histórico.
Así que escuchando a Jesús hablar de la cruz y de Su partida, creaba en ellos turbación y tristeza. Jesús ha venido consolándolos, ofreciendo palabras de aliento, promesas.
(LBLA)
Juan 14.28 LBLA
28 Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a vosotros.” Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo.
Literalmente Jesús les había dicho que se iba en varias ocasiones.
Juan
Juan 7.33 LBLA
33 Entonces Jesús dijo: Por un poco más de tiempo estoy con vosotros; después voy al que me envió.
Juan 14.2–4 LBLA
2 En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros. 3 Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros. 4 Y conocéis el camino adonde voy.
Vendré a vosotros: En la resurreccion y a través del ministerio del Espíritu.
Los discípulos estaban completamente confundidos respecto a la misión de Cristo y de lo que estaba supuesto a ocurrir.
Esa confusión los había llevado a estar concentrados en ellos mismos y habían dejado de pensar en Jesús y en lo que El sentía.
Por eso Jesús aquí los reprende. Notemos las palabras de Jesús: Si me amarais, os regocijaríais.
Ellos realmente estaban siendo egoístas, en vez de regocijarse porque Jesús seria exaltado a la gloria eterna que había compartido con el Padre, ellos estaban solamente pensando en lo que ellos necesitaban y querían.
No estaban demostrando un amor verdadero por Jesús.
1 Corintios 13.4–5 LBLA
4 El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; 5 no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido;
1 cor 13
Ellos estaban solo pensando en sus necesidades personales que habían puesto a un lado la gloria de Cristo.
Ellos debían haberse gozado por la realidad de que Jesús cumpliría su misión y propósito. Aun después de recibir tantas promesas, ellos seguian turbados.
DA Carson comenta:
Si los discípulos de Jesús lo amaban verdaderamente, se alegrarían de que regresara a su Padre, porque está regresando a la esfera a la que pertenece, a la gloria que tuvo con el Padre antes de que comenzara el mundo (17: 5)... Hasta este punto los discípulos han respondido emocionalmente enteramente según su percepción de su propia ganancia o pérdida. Si hubieran amado a Jesús, habrían percibido que su partida a su "hogar" era su ganancia y se regocijaron con él. Tal como es, el dolor de los discípulos es un índice de su egocentrismo.
¿Sera que el Hijo es diferente al Padre, de un grado menor o una naturaleza diferente?
Muchos falsos maestros se han aferrado a este texto para enseñar que Jesús no es Dios.
Tenemos varias afirmaciones bíblicas de Su deidad:
Juan 5.17–18 LBLA
17 Pero El les respondió: Hasta ahora mi Padre trabaja, y yo también trabajo. 18 Entonces, por esta causa, los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo violaba el día de reposo, sino que también llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios.
Juan 8.58 LBLA
58 Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy.
Juan 10.30 LBLA
30 Yo y el Padre somos uno.
Juan 14.9 LBLA
9 Jesús le dijo*: ¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”?
¿De que manera es el Padre mayor que Jesús?
Filipenses 2.5–11 LBLA
5 Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. 8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, 10 para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.
En su encarnación Jesús tomo el lugar de siervo.
También indica que de manera eternal ha existido un orden en la Trinidad. Los tres miembros de la trinidad son co-existentes y comparten una misma naturaleza, pero aun así vemos orden y roles específicos.
El hecho de que Jesús regresase al Padre es una vindicación de Su ministerio, El vino y cumplió con todo lo que el Padre le había mandado, y ahora regresaba.
Los discípulos debían regocijarse porque Jesús estaba cumpliendo lo que el Padre le había mandado hacer.
(LBLA)
Juan 14.29 LBLA
29 Y os lo he dicho ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, creáis.
Solamente Dios tiene el poder de predecir el futuro, porque el ordena el futuro.
Isaías 42.9 LBLA
9 He aquí, las cosas anteriores se han cumplido, y yo anuncio cosas nuevas; antes que sucedan, os las anuncio.
Isaías 46.9–10 LBLA
9 Acordaos de las cosas anteriores ya pasadas, porque yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como yo, 10 que declaro el fin desde el principio y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.”
Vemos a Jesús a través de Su ministerio dar profecía tras profecía acerca de las cosas que le ocurrirían a El. El problema no es que El las diera, sino que se cumplieran.
En encontramos una de ellas.
Juan 2.19–22 LBLA
19 Jesús respondió y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Entonces los judíos dijeron: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días? 21 Pero El hablaba del templo de su cuerpo. 22 Por eso, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se acordaron de que había dicho esto; y creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había hablado.
Juan
Los discípulos creían en Jesús… que el era el Mesías, el Hijo de Dios... pero su fe era débil; requería confirmación. Estaba expuesta a pruebas severas y necesitaba apoyo: y la declaración de Jesús de estos acontecimientos antes de que ocurrieran era la mejor forma de proveer la confirmación y apoyo que la de ellos requería.
Juan 14.30 LBLA
30 No hablaré mucho más con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo, y él no tiene nada en mí;
(LBLA)
Es simplemente otra forma de decir que ya el tiempo de Su partida estaba cerca.
Satanás - Él es el gobernante del sistema mundial maligno que está en rebelión contra Dios.
Jesús vio a Satanás venir en las personas de Judas, los líderes judíos y los soldados romanos, que lo arrestarían en Getsemaní.
Juan 13.26–27 LBLA
26 Entonces Jesús respondió*: Es aquel a quien yo daré el bocado que voy a mojar. Y después de mojar el bocado, lo tomó* y se lo dio* a Judas, hijo de Simón Iscariote. 27 Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo*: Lo que vas a hacer, hazlo pronto.
Jesús había estado en conflicto con Satanás durante toda su vida. Cuando era un niño, Satanás incitó a Herodes a tratar de matarlo, junto con los otros niños varones en las cercanías de Belén (). Al comienzo de Su ministerio, Jesús "estuvo en el desierto cuarenta días siendo tentado por Satanás" (). Tampoco las tentaciones de Satanás se limitaron a ese encuentro inicial; Persistieron durante todo el ministerio terrenal del Señor (, ), y culminaron en Getsemaní (). Satanás intentó repetidamente matar a Jesús antes de la cruz incitando a hombres malvados contra él (por ejemplo,
Marcos 14.1 LBLA
1 Faltaban dos días para la Pascua y para la fiesta de los panes sin levadura; y los principales sacerdotes y los escribas buscaban cómo prenderle con engaño y matarle;
, , , ; ; , ver ).
Lucas 4.28–30 LBLA
28 Y todos en la sinagoga se llenaron de ira cuando oyeron estas cosas, 29 y levantándose, le echaron fuera de la ciudad, y le llevaron hasta la cumbre del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad para despeñarle. 30 Pero El, pasando por en medio de ellos, se fue.
, , , , ; ; , ver ).
, , , ;
Juan 10.39 LBLA
39 Por eso procuraban otra vez prenderle, pero se les escapó de entre las manos.
Aunque Satanás estuvo envuelto en el proceso de la muerte de Jesús, no era el quien estaba en control, sino Dios.
Hechos de los Apóstoles 2.22–23 LBLA
22 Varones israelitas, escuchad estas palabras: Jesús el Nazareno, varón confirmado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo en medio vuestro a través de El, tal como vosotros mismos sabéis, 23 a éste, entregado por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios, clavasteis en una cruz por manos de impíos y le matasteis,
hec 2
Primero - todo lo que estaba apunto de ocurrir era y estaba dentro del plan de Dios.
Hechos de los Apóstoles 2.22–23 LBLA
22 Varones israelitas, escuchad estas palabras: Jesús el Nazareno, varón confirmado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo en medio vuestro a través de El, tal como vosotros mismos sabéis, 23 a éste, entregado por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios, clavasteis en una cruz por manos de impíos y le matasteis,
Segundo - no había nada en Jesús que pudiese ser usado por el diablo para acusarlo.
No había reclamo alguno que pudiese hacer en Su contra.
No había pecado en Jesús, El no era de este mundo, era divina y perfecto, y no había engaño en El.
Isaias habla de esto profeticamente:
Isaías 53.9 LBLA
9 Se dispuso con los impíos su sepultura, pero con el rico fue en su muerte, aunque no había hecho violencia, ni había engaño en su boca.
isa
Juan 14.31 LBLA
31 pero para que el mundo sepa que yo amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vámonos de aquí.
(LBLA)
Cuando nosotros meditamos en la cruz de Cristo en relación al amor, por lo general nos concentramos en el amor que El tuvo por nosotros. Con mucha razón lo hacemos pues lo vemos claramente en la Palabra.
Gálatas 2.20 LBLA
20 Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
Efesios 5.2 LBLA
2 y andad en amor, así como también Cristo os amó y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante aroma.
Efesios 5.25 LBLA
25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella,
Pero muchas veces pasamos por alto la realidad de que la cruz de Cristo no solo muestra Su amor por nosotros, sino también Su amor por el Padre.
El demostró Su amor a través de la obediencia, dándonos un ejemplo a nosotros de como demostrar nuestro por El y por el Padre.
El tiempo de la cena termino, y ahora se mueven al Getsemani.
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →