Faithlife
Faithlife

Paciencia

Frutos del Espíritu   •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views
Notes & Transcripts

Paciencia

El cuarto fruto que el Espíritu de Dios produce es la paciencia. La palabra empleada en este caso quiere decir lento para enojarse. Una persona que posee esta característica puede aguantar a otros, aun cuando sean insoportables. Tampoco busca venganza a pesar de la provocación continua, porque Dios da la capacidad de perdonar, tal como hizo David, quien pudiendo matar al rey Saúl, no lo hizo.
El tal rehusa someterse a la pasión o a las explosiones de ira. La paciencia o la longanimidad no sólo es un atributo humano, sino también divino, ya que se atribuye tanto a Dios
; ) y a Cristo () como al hombre (; ; ; )
Romanos 2.4 NTV
¿No te das cuenta de lo bondadoso, tolerante y paciente que es Dios contigo? ¿Acaso eso no significa nada para ti? ¿No ves que la bondad de Dios es para guiarte a que te arrepientas y abandones tu pecado?
romanos 9:22) y a Cristo () como al hombre (; ; ; )
Romanos 9.22 NTV
De la misma manera, aunque Dios tiene el derecho de mostrar su enojo y su poder, él es muy paciente con aquellos que son objeto de su enojo, los que están destinados para destrucción.
y a Cristo
) como al hombre (; ; ; )
1 Timoteo 1.16 NTV
Pero Dios tuvo misericordia de mí, para que Cristo Jesús me usara como principal ejemplo de su gran paciencia con aun los peores pecadores. De esa manera, otros se darán cuenta de que también pueden creer en él y recibir la vida eterna.
Cuando la Biblia habla de paciencia, sobre todo como uno de los frutos del Espíritu, y como una de las características del amor, habla de ella como una virtud que va mucho más allá de la mera habilidad de esperar algún beneficio futuro.
Se trata de más que el descanso o la paz del alma que confía en el tiempo perfecto de Dios. La paciencia que está a la vista aquí, se centra más en las relaciones interpersonales con otras personas.
Cuando pensamos en paciencia tenemos que pensar en Dios mismo. Él dice que Él es muy paciente cuando se le provoca:
Salmo 103.8 NTV
El Señor es compasivo y misericordioso, lento para enojarse y está lleno de amor inagotable.
.‪“Entonces pasó el SEÑOR por delante de él y proclamó: El SEÑOR, el SEÑOR, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y verdad”, .
Éxodo 34.6 NTV
El Señor pasó por delante de Moisés proclamando: «¡Yahveh! ¡El Señor! ¡El Dios de compasión y misericordia! Soy lento para enojarme y estoy lleno de amor inagotable y fidelidad.
¿Cómo erradiquemos una falta de amor que se caracteriza por la impaciencia? Podemos pensar en lo que esto nos enseña acerca de cómo respondemos a la gente.
Si nos falta paciencia con la gente, entonces nos falta amor por ellos. 
La Biblia es clara en que debemos amar tanto a nuestros enemigos y amigos por igual. Por lo tanto, debemos tener paciencia con todos.
Considera la semana pasada, o incluso ayer mismo.
En tus relaciones, ¿estás siendo paciente? ¿Estás amando a los demás?‪¿Alguien te ha provocado últimamente?¿Te has vuelto inestable y reaccionas contra ellos?‪
¿Estás amando a los demás?‪
¿Alguien te ha provocado últimamente?
¿Te has vuelto inestable y reaccionas contra ellos?‪
Esposos y esposas: ¿es su relación caracterizada por los frutos del amor y de la paciencia?‪
Padres, consideren su relación con sus hijos. ¿Te encuentras a ti mismo paciente cuando tus hijos desobedecen? ¿Son tus expectativas razonables con el fin de fomentar la obediencia y paciencia amorosa?‪
Hijos, consideren su relación con sus hermanos y hermanas. ¿Eres paciente con ellos? ¿Les gritas cuando no te escuchan o no hacen lo que quieras que hagan de inmediato?‪
¿Hubo algún problema en el trabajo esta semana? ¿Cómo respondiste?
‪¿Has reaccionado de mala manera en las redes sociales?
¿Tomas las vías públicas para ventilar tus frustraciones?
‪¿Le gritas a la gente que te cortan en el camino?
¿Le haces guerra a tus enemigos vehiculares?
‪¿Pierdes la paciencia cuando las cosas no salen bien?
¿Puedes tú manejar la adversidad con paciencia?
‪¿Eres paciente con el tiempo de Dios?
¿Te resulta difícil aceptar la soberanía de Dios?
‪Incluso cuando somos perseguidos por causa de la justicia hemos de mantener el fruto apacible del amor; paciencia.
Es la paciencia de la longanimidad y la tolerancia en medio de daños personales.
Es la paciencia de la longanimidad y la tolerancia en medio de daños personales.
Es la paciencia de la longanimidad y la tolerancia en medio de daños personales.
Esta es la paciencia más difícil de todas.
Cuando somos heridos por otros, anhelamos vindicación, una vindicación que sea rápida.
“nosotros exigimos paciencia pero no estamos dispuestos a darla, o por lo menos no tanta como nosotros la exigimos”
Pensamos así “la justicia retrasada es justicia denegada” hará sus estragos en nuestras almas.
La parábola del juez injusto habla de forma elocuente sobre esta lucha humana, cuando nuestro Señor pregunta retóricamente: “¿No hará Dios justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche?”
Lucas 18.2–8 NTV
«Había un juez en cierta ciudad —dijo—, que no tenía temor de Dios ni se preocupaba por la gente. Una viuda de esa ciudad acudía a él repetidas veces para decirle: “Hágame justicia en este conflicto con mi enemigo”. Durante un tiempo, el juez no le hizo caso, hasta que finalmente se dijo a sí mismo: “No temo a Dios ni me importa la gente, pero esta mujer me está volviendo loco. Me ocuparé de que reciba justicia, ¡porque me está agotando con sus constantes peticiones!”». Entonces el Señor dijo: «Aprendan una lección de este juez injusto. Si hasta él dio un veredicto justo al final, ¿acaso no creen que Dios hará justicia a su pueblo escogido que clama a él día y noche? ¿Seguirá aplazando su respuesta? Les digo, ¡que pronto les hará justicia! Pero cuando el Hijo del Hombre regrese, ¿a cuántas personas con fe encontrará en la tierra?».
La parábola que nos llama a no desmayar en tiempos de prueba, termina con la inquietante pregunta: “Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” La parábola une la paciencia y la fe.
RVR60
1 Corintios 13.4 RVR60
El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;
La parábola que nos llama a no desmayar en tiempos de prueba, termina con la inquietante pregunta: “Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” La parábola une la paciencia y la fe.
; ; ; )
2 Corintios 6.6 BTX
en pureza, en conocimiento, en longanimidad, en bondad, en Espíritu Santo, en amor genuino,
Pablo nos dice en que el amor es sufrido.
1 Corintios 13.4 RVR60
El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;
que el amor es sufrido. Esta imperturbable, tolerante paciencia debe ser el reflejo en los cristianos del carácter de Dios. Es parte del carácter de Dios ser lento para la ira y rápido en misericordia. Parte de la incomprensibilidad de Dios, en términos de mi propia relación con Él es la siguiente: No puedo entender cómo un Dios santo ha sido capaz de aguantarme estropeando Su creación hasta el punto que tengo sesenta y cinco años. Para mí el vivir otro día requiere una continuación de la misericordiosa paciencia de Dios con mi pecado. La simple y verdadera pregunta es esta: “¿Cómo puede Él aguantarme a mí?” El misterio se complica cuando añadimos a la paciencia de Dios no solo su paciencia conmigo, pero su paciencia contigo, y contigo, y contigo —multiplicado de manera exponencial a través de todo el mundo—. Se vuelve aún más difícil de comprender cuando vemos a un ser sin pecado, ser más paciente con los seres pecaminosos que lo que los seres pecaminosos son entre sí.
Esta imperturbable, tolerante paciencia debe ser el reflejo en los cristianos del carácter de Dios.
que el amor es sufrido. Esta imperturbable, tolerante paciencia debe ser el reflejo en los cristianos del carácter de Dios. Es parte del carácter de Dios ser lento para la ira y rápido en misericordia. Parte de la incomprensibilidad de Dios, en términos de mi propia relación con Él es la siguiente: No puedo entender cómo un Dios santo ha sido capaz de aguantarme estropeando Su creación hasta el punto que tengo sesenta y cinco años. Para mí el vivir otro día requiere una continuación de la misericordiosa paciencia de Dios con mi pecado. La simple y verdadera pregunta es esta: “¿Cómo puede Él aguantarme a mí?” El misterio se complica cuando añadimos a la paciencia de Dios no solo su paciencia conmigo, pero su paciencia contigo, y contigo, y contigo —multiplicado de manera exponencial a través de todo el mundo—. Se vuelve aún más difícil de comprender cuando vemos a un ser sin pecado, ser más paciente con los seres pecaminosos que lo que los seres pecaminosos son entre sí.
Es parte del carácter de Dios ser lento para la ira y rápido en misericordia.
somo un grupo de personas pidiendo paciencia a Dios por nuestros actos pero no estamos dispuestos a dar paciencia
paradójicamente somo un pueblo de Perdonados que no estamos dispuestos a perdonar
Parte de la incomprensibilidad de Dios, en términos de mi propia relación con Él la simple y verdadera pregunta es esta:
“¿Cómo puede Él aguantarme a mí?”
El misterio se complica cuando añadimos a la paciencia de Dios no solo su paciencia conmigo, pero su paciencia contigo, y contigo, y contigo —multiplicado de manera exponencial a través de todo el mundo—.
Se vuelve aún más difícil de comprender cuando vemos a un ser sin pecado, ser más paciente con los seres pecaminosos que lo que los seres pecaminosos son entre sí.
; ; )
Efesios 4.2 BTX
Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con longanimidad unos a otros en amor,
La paciencia de Dios es larga pero no infinita. El advierte que hay un límite a Su paciencia, que Él no extenderá.
De hecho, el ha establecido un día en el cual juzgará al mundo, y ese día marcará el punto final de los esfuerzos de Dios con nosotros. También marcará el día de la reivindicación por la paciencia de sus santos.
Isaías 1.18 NTV
»Vengan ahora. Vamos a resolver este asunto —dice el Señor—. Aunque sus pecados sean como la escarlata, yo los haré tan blancos como la nieve. Aunque sean rojos como el carmesí, yo los haré tan blancos como la lana.
isaias 1
; ; )
Sin duda, una paciencia imperturbable es uno de los ejercicios más difíciles que podemos lograr.
Está sujeta a prueba todos los días.
Tales pruebas pueden robarse nuestro amor, nuestra esperanza y nuestra fe.
Esta erosión puede dejarnos destrozados y amargados.
Vemos a Job, la clásica comparación de paciencia, que clamó desde el estercolero:
Job 13.15 RVR60
He aquí, aunque él me matare, en él esperaré; No obstante, defenderé delante de él mis caminos,
“Aunque él me mate, voy a confiar en él”. 
“Aunque él me mate, voy a confiar en él”. La paciencia de Job era meramente una pantalla externa de la fe de Job, la esperanza de Job, y el amor de Job.
La paciencia de Job era meramente una pantalla externa de la fe de Job, la esperanza de Job, y el amor de Job.
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →