Faithlife
Faithlife

Mi Relación o Comunión con Dios

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 17 views

Examinando mi relación con Dios cada día, considerando los beneficios y advertencias que ello con lleva.

Notes & Transcripts | Handout | Sermon Questions

INTRODUCCIÓN.

En primer lugar, quiero iniciar este mensaje que Dios me ha ayudado a preparar diciéndoles mis hermanos que, una vez nosotros hemos creído en Cristo para Salvación y lo hemos aceptado en nuestras vidas como el Señor, es NECESARIO mis hermanos que nosotros empecemos a fortalecer y alimentar MI RELACIÓN O COMUNIÓN CON DIOS cada día.
Por lo tanto en este día vamos a basar nuestra enseñanza en la primera carta de Juan. Vamos a ver varios pasajes donde con la ayuda del Santo Espíritu de Dios podremos evidenciar cómo está nuestra comunión o Relación con Dios, examinarla, y sobre todo que en este día roguemos a Dios que nos ayude a mejorar nuestra Relación con Él todos los días.
Contextualizacion: La 1a Carta de Juan, es atribuida al Apóstol Juan, escrita por él aproximadamente en el año 80 o 80 D.c. El Trasfondo en el que el Apóstol Juan escribió está Carta es por que en esta época existían Filósofos destacados que ponían en duda las enseñanzas de Nuestro Señor Jesucristo, tanto de Su Vida, Muerte, Crucifixión y Resurrección; así que Juan decide escribir está carta a los creyentes de una de las iglesias de la región de Asia, con el fin de aclarar muchas de las teorías que eran presentadas por incrédulos, al igual para afianzar principalmente la comunión entre los hermanos en Cristo y nuestro Padre Celestial.
El PROPÓSITO DE LA CARTA es porque el Apóstol Juan disfrutaba de comunión intima con Cristo como resultado de haberlo conocido personalmente, y él quería que los demás hermanos pudiéramos disfrutar también de dicha COMUNIÓN con el Señor Jesús. Igualmente define cuál es la base de nuestra comunión, los requisitos para mantenerla, la relación estrecha que hay entre nuestra fe y la comunión con Dios, los impedimentos de la comunión, y también la seguridad de ella. Y por último Juan desarrolla el tema del Amor de Dios y el triunfo de nuestra fe en Cristo.
Por lo tanto mis hermanos, de todos los temas mencionados anteriormente, para el día de hoy vamos a tratar 3 que tienen que ver directamente con la COMUNIÓN O RELACIÓN CON DIOS para nuestra vidas:

Las bases de la comunión y requisitos para mantenerla (1:1–2:17).

LA BASE DE LA COMUNIÓN Y REQUISITOS PARA MANTENERLA:

Bueno mis queridos hermanos, es muy importante que definamos la Palabra COMUNIÓN, un significado es:

El diccionario define comunión como el acto de compartir o tener algo en común; participación. Involucra diferentes aspectos de la vida, incluyendo a un grupo de personas que tienen en común la misma fe religiosa. Esta experiencia a nivel humano es algo extraordinario cuando se mezcla con la unidad y es una comunión sublime cuando existe entre el Dios altísimo y los seres humanos redimidos por la sangre preciosa de Cristo Jesús.

Con esto en mente ahora miremos cuál es la BASE DE NUESTRA COMUNIÓN, posteriormente vamos a conocer los Requisitos para Mantenerla.

BASE DE LA COMUNIÓN:

1 Juan 1.1–4 RVR60
1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.
1 Juan 1.1–2 RVR60
1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);
1 Jn
1 Juan 1.1–4 RVR60
1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.
En los versos 1 y 2, Juan, al igual que el Apóstol Pedro y Pablo, al comienzo de su carta da credibilidad de sus credenciales cómo APÓSTOL, y ¿por qué lo digo de está manera?, pues recordemos que un Apóstol, era aquel hombre que el Señor había escogido y ENVIADO a anunciar el evangelio, ya que ellos vieron a Jesús, compartieron con él, lo tocaron y lo escucharon. Así que estos dos primeros versículos que acabamos de leer, podemos ver que la BASE DE NUESTRA COMUNIÓN es CRISTO, “el que era desde el principio”, en otras palabras aquí está hablando de la preexistencia y eternidad del Hijo de Dios. Luego dice que él es “el Verbo de Vida”, se está refiriendo al Verbo de Dios, que era Dios y estaba con Dios; y también “… de Vida” ya que Cristo es quién nos da vida física y espiritual.
Juan, al igual que el Apóstol Pedro y Pablo, al comienzo de su carta da credibilidad de sus credenciales cómo APÓSTOL, y ¿por qué lo digo de está manera?, pues recordemos que un Apóstol, era aquel hombre que el Señor había escogido y ENVIADO a anunciar el evangelio, ya que ellos vieron a Jesús, compartieron con él, lo tocaron y lo escuharon. Así que estos dos primeros versículos que acabamos de leer, podemos ver quela BASE DE NUESTRA COMUNIÓN es CRISTO, “el que desde el principio”, “el Verbo de Vida”.
Juan
El Señor Jesús fue manifestado en la tierra, sus discípulos lo vieron y testificaron de él, anunciando las Buenas Nuevas del Reino de Dios, predicando que Cristo es la Vida Eterna, y que sólo por medio de su Sacrificio en la Cruz, nosotros tenemos entrada en el Reino de Dios, al arrepentirnos de nuestros pecados y depositar nuestra fe en Él.
Ahora hermanos, es importante que nosotros nos preguntemos sí yo tengo la seguridad la Vida Eterna que Dios ofrece por medio de Su Hijo. Y aquí quiero hacer la invitación, de que si hay alguna persona que aún no tiene la seguridad de su salvación, la Vida Eterna de la que habla Juan, hoy tome esa decisión. Por eso nuestra BASE DE LA COMUNIÓN O RELACION CON DIOS, es Cristo. Y sí aún no lo tengo en mi corazón, ¿cómo puedo esperar tener una relación con Dios?
Luego en el verso 3 y 4 (por favor miremos lo nuevamente)Juan, por inspiración del Espíritu Santo, nos dice que nos anuncio todo lo anterior para que nosotros qué? Tengamos COMUNIÓN con Nosotros, es decir como hermanos en Cristo, nosotros debemos tener una relación estrecha, debe haber unión, porque compartimos nuestra fe, es lo que tenemos en común para que como cuerpo de Cristo y representantes suyos en la tierra, podamos exaltar Su Santo Nombre. Y esa comunión no se limita a nosotros los seres humanos, sino también a la COMUNIÓN con Nuestro Padre Celestial y con el Hijo, nuestro Señor Jesucristo. De esta manera hermanos, podemos realmente gozarnos.
Qué seguridad tan grande, saber que LA BASE DE NUESTRA COMUNIÓN ESTÁ EN CRISTO.

REQUISITOS PARA MANTENERLA:

Podemos encontrar 3 requisitos para Mantener Nuestra Comunión o Relación con Dios. Vamos a leer ahora desde el verso 1.5 - 2.2.

PRIMER REQUISITO: ANDAR EN LUZ

1 Juan 1.5–7 RVR60
5 Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.
Aquí podemos apreciar un PRINCIPIO BÍBLICO IMPORTANTE: “Dios es Luz, y no hay ningunas tinieblas en Él”, en otras Palabras hermanos, Juan se está refiriendo a la Santidad de Dios, Su Impecabilidad, Su Pureza. De hecho la Biblia relata en Génesis que Dios al crear el mundo “Hizo la Luz de las tinieblas” que en ese momento cubrían toda la faz de la tierra. Por otra parte, la Palabra de Dios da varias referencias a que las “Tinieblas” son las obras malas de los hombres incrédulos, o también el lugar reservado para el castigo eterno, el infierno.
Lo maravilloso mis hermanos es que por medio de la sangre de nuestro Señor Jesucristo derramada en la cruz por mí y por cada de uno de ustedes, NOSOTROS estamos “Posicionalmenteen Luz, por que Cristo nos limpió de todo pecado. En Cristo, nuestro Padre nos ve limpios, puros, sin pecado.
Hermanos, quiero que pensemos en esto: ¿estamos en Luz? SÍ o NO? Ahora otra reflexión importante es: ¿Estoy andando en Luz?
Como creyentes estamos en Luz, pero muchas veces NO ANDAMOS EN LUZ, no practicamos la Verdad del Evangelio. Es muy importante hermanos que NO nos mintamos a nosotros mismos. Porque a veces yo pienso que por el hecho de venir a la iglesia los domingos, viernes o sábados y tal vez participar en un ministerio, entonces yo estoy Andando en Luz, pero resulta que mis obras, mis acciones en mi vida cotidiana están en tinieblas, apartadas de la Santidad de Dios, porque son reprobadas por el pecado.

SEGUNDO REQUISITO: CONFESAR NUESTRO PECADO

Ahora leamos del verso 8 al 10:
1 Juan 1.8–10 RVR60
8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.
Juan nos advierte de que tengamos cuidado de que no nos engañemos. A veces nos creemos fuertes espiritualmente, ¿verdad?, pero en realidad Juan lo que está diciendo es que en nosotros hay UN GRAN POTENCIAL PARA PECAR. Porque nuestra vieja naturaleza sigue en nuestro cuerpo de Pecado. Por lo tanto nuestra actitud debe ser la del verso 9, confesar todos nuestros pecados. Debemos hacerlos hermanos con confianza, Dios es Fiel y Justo, y nos perdonará. Todos los días debe ser está nuestra actitud, la de reconocer Nuestro Potencial para Pecar, y cuando suceda, confesar esos pecados para que Dios los perdone. Si no lo hacemos hermanos, y por el contrario nos creemos muy fuertes espiritualmente, podríamos hacer a Dios mentiroso, y Su Palabra no estaría en nosotros.

TERCER REQUISITO: ACUDIR A NUESTRO ABOGADO.

Leamos por favor el versículo 1 del capitulo 2:
1 Juan 2 RVR60
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio.Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra.El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas.El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo.Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos. Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre. Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre. Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno. No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.Y esta es la promesa que él nos hizo, la vida eterna. Os he escrito esto sobre los que os engañan. Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él. Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados. Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.
1 Juan 2.1 RVR60
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.
1 Juan 2.1–2 RVR60
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.
Aquí vemos revelado uno de los propósitos de esta carta de Juan: Él nos escribió esto para qué? “Para que no pequéis” Esta debe ser nuestra meta diaria hermanos, NO PECAR, de hecho es también la voluntad de Dios. Por que finalmente tendremos que vivir con las consecuencias del pecado, y el Señor lo que quiere es evitarnos esas consecuencias.
Y como en definitiva nosotros todos los días pecamos de una u otra forma en contra de Dios, cuando esto suceda mis hermanos debemos ACUDIR A NUESTRO ABOGADO, a Cristo, quien INTERCEDE por nosotros delante del Padre. Aquí el término ABOGADO se refiere a alguien que “esta en ayuda de otro” para presentar defensa.

CUARTO REQUISITO: OBEDECER LOS MANDAMIENTOS DE DIOS

Leamos ahora del verso 3 al 6 del mismo capitulo:
1 Juan 2.3–6 RVR60
3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.
Cuando entregamos nuestra vida a Cristo para Salvación, empezamos a conocerlo. Y el Señor Jesús dijo que “sí lo conocemos a él, conocemos al Padre”. A medida que empezamos a conocer a Cristo, debemos obedecer Sus mandamientos. Nuestro propósito hermanos debe ser como el del Apóstol Pablo que dijo que: “él se propuso saber sólo de Cristo, y de este crucificado.” Nuestro conocimiento debe crecer en el Señor, porque a medida que conocemos Su Palabra y sus deseos para nuestra vida, podremos entender mejor cuál es Su Voluntad para nuestra vida.
Ahora, debo preguntarme: ¿estoy conociendo cada día más a Cristo?
Notemos que el verso 4 concluye lo mismo del versículo 6 del capitulo 1. Donde dice que sí estamos en Luz, pero andamos en tinieblas, nos engañamos, somos mentirosos. Pero sí obedecemos Su Palabra, el Amor de Dios se perfecciona en nosotros. ¡Que gran verdad mis hermanos! El Amor de Dios se perfeccionará en nosotros cada vez que obedecemos Su Palabra. Ahora si Su Amor no está en nosotros, ya que preferimos hacer nuestra voluntad, cada vez mostraremos el amor del hombre y no el de Dios al mundo.
Hermanos, como Hijos de Dios, es nuestro deber y responsabilidad andar como él anduvo.
¿Cómo ando Cristo?
Nosotros debemos andar igual, debemos tener el mismo sentir que él tuvo, debemos ser humildes, compasivos, amorosos, mansos, debemos ser hombres y mujeres de oración, de comunión con nuestro Padre Celestial, porque el Señor siempre mantuvo Su Comunión con el Padre, debemos ser hombres que alimentamos nuestro Espíritu, que nos despojamos de las cosas viejas, y no nos aferramos a nada de este mundo, pues hermanos, nuestra ciudadanía es celestial, y Cristo está preparando morada en los Cielos para ustedes y para mí.
Entonces recordemos que:
La Base o el pilar de nuestra comunión es Cristo, desde el momento en que confiamos en él para Salvación, llevando vidas de arrepentimiento.
Y los requisitos para mantener esa comunión es: Andar en Luz, Confesar Nuestro Pecado, Acudir a nuestro Abogado y Obedecer Su Palabra.
Lo repito nuevamente...
Ahora hermanos, existen algunos impedimentos o barreras en nuestra comunión con Dios...

IMPEDIMENTOS EN NUESTRA COMUNIÓN O RELACIÓN CON DIOS:

Vamos a saltar al Capítulo 3 y vamos a leer del versículo 4 al 9:
1 Juan 3.4–9 RVR60
4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 6 Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. 7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. 8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.
1 Jn 3.

EL PECADO ES LA TRANSGRESIÓN DE LA LEY DIVINA

Verso 4.

NO HAY PECADO EN ÉL

Verso 5

EL QUE PERMANECE EN ÉL, NO PECA

Versículo 6
Luego mis hermanos, el Apóstol Juan nos presenta algunos INCENTIVOS para que nosotros AFIANCEMOS Nuestra COMUNIÓN O RELACIÓN CON DIOS:

INCENTIVOS PARA AFIANZAR LA COMUNIÓN:

Para las personas que hemos trabajado en ventas o el área comercial, normalmente nos hablan de “Incentivos” para cumplir con las metas de ventas, entonces ofrecen un porcentaje de comisión sobre las ventas, otras empresas ofrecen incentivos de viajes, en fin.
En el versículo 28 del capitulo 2, vamos a observar el primer incentivo, es decir, la primera razón por la que yo debería fortalecer mi comunión con Dios:

PRIMER INCENTIVO: LA VENIDA DE CRISTO

1 Juan 2.28 RVR60
28 Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.

El saber tener la certeza mis hermanos que Cristo vendrá por Sus Santos, nos debe dar confianza, nos debe dar total seguridad y por lo tanto esto me debe a mí a que mi Relación con Dios, cada día sea fortalecida o afianzada. Hermanos, nuestro Señor Jesucristo ha prometido volver por su iglesia. No sé hermanos, pero esto a mí me llena de gozo y me motiva a seguir en las cosas de Dios.
¿Para ti es motivo de gozo la venida de Cristo por Su iglesia? Te da confianza y seguridad?

SEGUNDO INCENTIVO: SER LLAMADOS HIJOS DE DIOS

Vamos ahora al capitulo 3 verso 1 donde dice:
1 Juan 3.1 RVR60
1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.
Hermanos, qué gran privilegio es ser llamados HIJOS DE DIOS. Qué motivo más grande para fortalecer mi relación con el Señor cada día, ser participantes de la naturaleza divina, de la familia Celestial. El mundo normalmente te respeta cuando vienes de una familia prestigiosa de apellido, como por ejemplo la familia Santos, la familia Trump, o la familia SantoDomingo o Ardila Lule. Pero como el mundo no quiere conocer a Dios y a Su Hijo, por eso para ellos somos desconocidos, de hecho nos ignoran y para ellos somos nada. Pero para Dios hermanos, somos SUS HIJOS! SU CREACIÓN!
¿Eres conocido en el mundo que te rodea por ser Hijo de Dios, o no saben que los eres?
¿

TERCER INCENTIVO: LA ESPERANZA DE VER A CRISTO

Leamos por favor el versículo 2 y 3 del mismo capitulo:
1 Juan 3.2–3 RVR60
2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.
1 Jn
¿Tenemos nuestra esperanza en Cristo? Nos gozamos en ella y el motor para que busquemos una mejor Comunión con Dios?
Mis hermanos quiero finalizar con la siguiente historia:
500 Ilustraciones 99. Cuestion de Altura

En la Segunda Guerra Mundial, un aviador salió de su base a fin de atacar en determinado sitio. Ya lejos de la tierra, notó que una rata roía las cuerdas del paracaídas. El aviador en vez de volver a tierra, conocedor como era de la poca resistencia de las ratas a las alturas, elevó su aparato, hasta que la rata murió a consecuencia de la elevación. Así pasa con nosotros, amigo mío. Si las ratas del vicio están cortando los hilos de nuestra comunión con Dios, esto implica que volamos bajo, muy bajo, tan bajo que el ambiente es propicio para las actividades del vicio. Pero si volamos a considerable altura, como cosa muy natural, las ratas de los vicios dejarán de perjudicarnos porque estallarán a causa de la altura.

Amigo lector, si usted todavía es víctima del vicio, elévese, elévese, hasta que sus vicios pierdan todo su poder.—El Testigo.

¿Cuáles son nuestros vicios, barreras, o impedimentos que están afectando mi comunión con Dios y también con la de mis hermanos?
Recordemos lo que leímos en el versículo 3 del capitulo 1, donde dice: “[…] eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros;...
Tal vez hermanos, nuestra falta de Comunión con Dios, nos este llevando a que como hermanos en Cristo, NO tengamos una comunión los unos con los otros.
3lo que hemos visto y oídoeso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
Oremos...
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →