Faithlife
Faithlife

Marcos 6:30-44

Proyecto Marcos  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views
Notes & Transcripts

Pasaje a estudiar

Marcos 6.30–44 NTV
30 Los apóstoles regresaron de su viaje y le contaron a Jesús todo lo que habían hecho y enseñado. 31 Entonces Jesús les dijo: «Vayamos solos a un lugar tranquilo para descansar un rato». Lo dijo porque había tanta gente que iba y venía que Jesús y sus apóstoles no tenían tiempo ni para comer. 32 Así que salieron en la barca a un lugar tranquilo, donde pudieran estar a solas; 33 pero muchos los reconocieron y los vieron salir, y gente de muchos pueblos corrió a lo largo de la orilla y llegó antes que ellos. 34 Cuando Jesús salió de la barca, vio a la gran multitud y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas sin pastor. Entonces comenzó a enseñarles muchas cosas. 35 Al atardecer, los discípulos se le acercaron y le dijeron: —Este es un lugar alejado y ya se está haciendo tarde. 36 Despide a las multitudes para que puedan ir a las granjas y aldeas cercanas a comprar algo de comer. 37 Jesús les dijo: —Denles ustedes de comer. —¿Con qué? —preguntaron—. ¡Tendríamos que trabajar durante meses para ganar suficiente a fin de comprar comida para toda esta gente! 38 —¿Cuánto pan tienen? —preguntó—. Vayan y averigüen. Ellos regresaron e informaron: —Tenemos cinco panes y dos pescados. 39 Entonces Jesús les dijo a los discípulos que sentaran a la gente en grupos sobre la hierba verde. 40 Así que se sentaron en grupos de cincuenta y de cien. 41 Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados, miró hacia el cielo y los bendijo. Luego, a medida que partía los panes en trozos, se los daba a sus discípulos para que los distribuyeran entre la gente. También dividió los pescados para que cada persona tuviera su porción. 42 Todos comieron cuanto quisieron, 43 y después los discípulos juntaron doce canastas con lo que sobró de pan y pescado. 44 ¡Un total de cinco mil hombres y sus familias se alimentaron de esos panes!

Estudio

Contexto

Jesús había estado en Nazareth () y lo habían rechazado, no quisieron creer en Él a pesar de todos los milagros y maravillas que había hecho, además del poder con el que hablaba mientras exponía la Palabra escrita en Isaías sobre la aparición del Mesías y las señales que habría de dar.
Al ser rechazado, Jesús no pudo hacer muchos milagros, la incredulidad de ellos le había impactado, asombrado y él decidió enviar a sus discípulos () a diferentes aldeas para anunciar que Él llegaría, proclamando el arrepentimiento y la fe en Jesús.
Luego de ir a proclamar el evangelio por todas partes, los apóstoles regresaron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado ()

Objetivo

Reconocer la importancia del discipulado y mentoreo

Propocisión

Introducción

Yo tengo buenísimos recuerdos con mi líder de ágape, desde que vine a la iglesia, el acercamiento que tuvo conmigo y con el ágape, el amor que tiene por nosotros y cómo nos cuidó y guió.
Le conocí desde antes de ir al campamento, jugábamos juntos los viernes en la tarde, y era bueno conocerle.
En el campamento le conocí más, y tuvimos un tiempo especial en el que me escuchó y aconsejó.
Aprendí muchísimo de él, y sigo aprendiendo mucho de él, en mi vida dejó una huella muy importante.
Recuerdo que para él siempre fuimos una gran prioridad, también su pasión por saber más de la Palabra y compartirla con nosotros.
A veces hacía salidas solo para compartirnos lo que el Señor le había hablado en la semana.
También recuerdo que siempre había alguien en su casa los fines de semana.
Nos daba clases de guitarra, matemática, y de otras cosas.
Un líder en tu vida deja huella, ya sea positiva o negativa, pero siempre puedes aprender algo del líder que el Señor ha puesto en tu camino.
Además de eso, tu ágape es importante en tu vida, en la cita de los viernes con Rebe me hacía recordar sobre algunas características de mi ágape, y cuando les recuerdo, lo hago con mucho cariño.
A la mayoría ya casi no les veo, pero cuando hablamos o tenemos alguna oportunidad para salir y conversar, es un buen momento de recuerdos y cosas nuevas que el Señor va haciendo y obrando en la vida de cada uno.
También el ágape es parte esencial en tu vida, sí, esas niñas con las que peleas todos los campamentos, o esos chavos que mantienen el olor de las cabañas.
Con ellos vas a crecer, y te conocerán súper bien.
Jesús le enseñó a sus discípulos que la vida de un cristiano es en comunidad. Con grupos, ya sea pequeños o grandes.

Pasaje por pasaje

Un siervo necesita ser discipulado

Marcos 6.30–34 NTV
30 Los apóstoles regresaron de su viaje y le contaron a Jesús todo lo que habían hecho y enseñado. 31 Entonces Jesús les dijo: «Vayamos solos a un lugar tranquilo para descansar un rato». Lo dijo porque había tanta gente que iba y venía que Jesús y sus apóstoles no tenían tiempo ni para comer. 32 Así que salieron en la barca a un lugar tranquilo, donde pudieran estar a solas; 33 pero muchos los reconocieron y los vieron salir, y gente de muchos pueblos corrió a lo largo de la orilla y llegó antes que ellos. 34 Cuando Jesús salió de la barca, vio a la gran multitud y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas sin pastor. Entonces comenzó a enseñarles muchas cosas.
Marcos 6:30-
Todos necesitamos ser discipulados, todos necesitamos un mentor, un líder, alguien que esté pendiente de nosotros, pero que también nos rete a vivir una vida más como Jesús.
Jesús había enviado a sus discípulos a una misión, la cuál podría haber sido cansada, agotadora, llena de alegrías y tristezas.
Todos necesitamos ser discipulados, todos necesitamos un mentor, un líder, alguien que esté pendiente de nosotros, pero que también nos rete a vivir una vida más como Jesús
Ahora, se encontraban otra vez juntos, en un grupo pequeño y estaban contando todo lo que habían hecho y enseñado en todos los lugares.
Marcos 6.30 NTV
30 Los apóstoles regresaron de su viaje y le contaron a Jesús todo lo que habían hecho y enseñado.
Ahora, se encontraban otra vez juntos, en un grupo pequeño y estaban contando todo lo que habían hecho y enseñado en todos los lugares.
Es como que regresemos del campa o de un viaje misionero y nos reunamos como ágape y le contas a tu líder todo lo que pasó.
Yo recuerdo que cuando salí de Preju y comencé a servir de nuevo en Preju, al regresar del campamento, salimos algunos del ágape que estábamos sirviendo y nos fuimos a Multi, y le contamos a nuestro líder todo lo que hicimos, disfrutamos, lo que costó.
También recuerdo el campamento que fui en 2008 en el que fui líder de un ágape tremendo, y cuando regresé le venía contando a mi líder todo lo que hicimos y lo que sufrimos.
¿Qué es un mentor?
Un mentor no es ni un padre, ni un compañero, ni Dios, ni alguien perfecto; es simplemente un cristiano que tiene el firme compromiso de crecer en su conocimiento de Jesús, de aceptarlo como su Señor y Salvador, de seguirlo y de ayudar a otro creyente a profundizar su propia experiencia con el Señor. De aquí se deducen dos verdades importantes:
1) El mentor es un seguidor activo de Jesús.
2) Ayuda a otro creyente a ser un seguidor activo de Jesús.
Un discípulo de Cristo se deja mentorear, se ha dado cuenta que no se puede vivir la vida cristiana solo, siempre tienes que estar junto con alguien, en algunos casos por ágape, otros casos solo con un mentor.
La experiencia de la vida cristiana está diseñada para ser realizada por medio de la comunidad, no individualidad.
Estamos hechos para poder hablar con los demás del ágape, conocernos, saber qué le está pasando al otro, saber sus fortalezas, debilidades.
A estas alturas, ya conoces bien a tu ágape, ya sabes quién es el enojado, el que alegra el día de todos, el que ayuda siempre, el yoyo, el cuerdo del ágape, el que agarran de base en el ágape, pero solamente en el ágape, si alguien más se mete con esa persona todo el ágape lo defiende porque solo ellos lo pueden molestar, saben quién es el que siempre anda aconsejando a todo mundo, el que si lo dejas un ratito hace un relajo en el ágape y distrae a los demás, y también está el que calla a todos y siempre pone atención.
Mira estos pasajes de lo importante que es vivir esta experiencia de la vida cristiana:
Proverbios 27.17 NTV
17 Como el hierro se afila con hierro, así un amigo se afila con su amigo.
Provervios
Eclesiastés 4.9–10 NTV
9 Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito. 10 Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas.
Hebreos 3.13 NTV
13 Adviértanse unos a otros todos los días mientras dure ese «hoy», para que ninguno sea engañado por el pecado y se endurezca contra Dios.
Hebreos 3:
Hebreos 10.24–25 NTV
24 Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. 25 Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca.
Hebreos 10:
Todos los cristianos necesitamos a otros que nos animen, cuando estás triste buscas a tu líder o a alguien que te pueda ayudar, cuando estás feliz buscas con quién celebrar.

Un siervo deja que Jesús fabrique

Marcos 6.35–44 NTV
35 Al atardecer, los discípulos se le acercaron y le dijeron: —Este es un lugar alejado y ya se está haciendo tarde. 36 Despide a las multitudes para que puedan ir a las granjas y aldeas cercanas a comprar algo de comer. 37 Jesús les dijo: —Denles ustedes de comer. —¿Con qué? —preguntaron—. ¡Tendríamos que trabajar durante meses para ganar suficiente a fin de comprar comida para toda esta gente! 38 —¿Cuánto pan tienen? —preguntó—. Vayan y averigüen. Ellos regresaron e informaron: —Tenemos cinco panes y dos pescados. 39 Entonces Jesús les dijo a los discípulos que sentaran a la gente en grupos sobre la hierba verde. 40 Así que se sentaron en grupos de cincuenta y de cien. 41 Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados, miró hacia el cielo y los bendijo. Luego, a medida que partía los panes en trozos, se los daba a sus discípulos para que los distribuyeran entre la gente. También dividió los pescados para que cada persona tuviera su porción. 42 Todos comieron cuanto quisieron, 43 y después los discípulos juntaron doce canastas con lo que sobró de pan y pescado. 44 ¡Un total de cinco mil hombres y sus familias se alimentaron de esos panes!
Al ponerse más tarde, los discípulos se comenzaron a preocupar porque ellos sabían que donde estaban era alejado y no tenían un lugar cerca para comer o quedarse.
La multitud parece interesada en lo que Jesús les había comenzado a enseñar, y no parece importarles el tiempo o el hambre.
Al ver Jesús la disposición de las personas, les da la orden a sus discípulos de que les den de comer a las personas.
En primer lugar los discípulos dudaron, porque estaban viendo lo que tenían, pusieron la vista en sus propios esfuerzos, lo primero que pensaron fue el tiempo que tendrían que trabajar todos para poder alimentar a todos y luego vieron el poco recurso que tenían.
Se olvidaron que tenían al dueño de todo el mundo a la par, pensaron en que ellos serían los fabricantes del milagro y no los distribuidores.
Diligentes en Cristo: Estudio expositivo del Evangelio Según Marcos (1) La alimentación de los 5.000 (6:33–44)

Jesús miró la situación, no como un problema, sino como una oportunidad para confiar en el Padre y glorificar su nombre. Un dirigente eficaz es el que ve potencial en los problemas y está dispuesto a responder por fe. Actuando a base de la sabiduría humana, los discípulos vieron el problema pero no el potencial. Cuántas veces el pueblo de Dios se ha quejado: “Si sólo tuviéramos suficiente dinero, ¡podríamos hacer algo!” Doscientas monedas (denarios) eran equivalentes a un año de salario para un obrero promedio. El primer paso no es medir nuestros recursos, sino determinar la voluntad de Dios y confiar en que él suplirá la necesidad.

Advertencias

Olvidarnos de los milagros que Dios ha hecho en nuestra vida
Marcos 8.1–10 NTV
1 En esos días, se reunió otra gran multitud, y de nuevo la gente quedó sin alimentos. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: 2 —Siento compasión por ellos. Han estado aquí conmigo durante tres días y no les queda nada para comer. 3 Si los envío a sus casas con hambre, se desmayarán en el camino porque algunos han venido desde muy lejos. 4 Sus discípulos respondieron: —¿Cómo vamos a conseguir comida suficiente para darles de comer aquí en el desierto? 5 —¿Cuánto pan tienen? —preguntó Jesús. —Siete panes —contestaron ellos. 6 Entonces Jesús le dijo a la gente que se sentara en el suelo. Luego tomó los siete panes, dio gracias a Dios por ellos, los partió en trozos y se los dio a sus discípulos, quienes repartieron el pan entre la multitud. 7 También encontraron unos pescaditos, así que Jesús los bendijo y pidió a sus discípulos que los repartieran. 8 Todos comieron cuanto quisieron. Después los discípulos recogieron siete canastas grandes con la comida que sobró. 9 Ese día había unas cuatro mil personas en la multitud, y Jesús las envió a sus casas luego de que comieron. 10 Inmediatamente después, subió a una barca con sus discípulos y cruzó a la región de Dalmanuta.
Querer buscar explicación científica o humana a los milagros
A veces queremos buscarle solución natural a un problema sobrenatural.
En nuestras propias fuerzas, no en las de Dios

Conclusión

¿Estás siendo discipulado?
¿Estás siendo distribuidor de los milagros?
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →