Faithlife
Faithlife

Movilizando Discípulos de Jesús

Abrazando La Visión 20/20  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 4 views

Para movilizar discípulos debemos Creer, Comprometernos y Contagiar a otros.

Notes & Transcripts | Handout | Sermon Questions

El llamado

Cada miembro de FBC of Lodi ha sido llamado@ a hacer discípulos. Eso lo hemos estado diciendo desde el primer día en esta nueva etapa del ministerio. nuestra declaración de Misión lo dice claramente.

Hacer Discípulos

Esta fue nuestro primer tema. Dios nos llamó en hacer discípulos.
Quiero repasar ese tema con una pregunta muy simple: ¿Para quién hacemos lo que hacemos? ¿Para Dios o para alguien más? Esa fue la pregunta de nuestra primer semana estudiando la visión de FBC of Lodi.

Llevarlos a Madurez

Luego, una semana más tarde hablamos de que lo que queremos como discípulos o seguidores de Jesús es crecer en nuestra fe. Ser cristiano no es fácil y el propósito de Dios es que crezcamos a Su imagen.
En este sentido, la pregunta que podemos rescatar es: ¿Hemos crecido en nuestra fe en este último año?

Movilizarlos

Hoy vamos a ver el tercer aspecto de esa misión que Dios ha dado a FBC of Lodi. ¿Qué quiere decir que hemos sido llamados a movilizar? ¿Cómo empieza? ¿Qué forma tiene esto y cómo se traduce en cosas prácticas?

3 Cosas que tenemos que hacer:

Hay 3 cosas que van a tener que pasar si tu y yo vamos a movilizar seguidores de Jesús al rededor del mundo.

1) Creer

Para desarrollar una tarea como esta va a ser necesaria mucha, pero mucha fe. Jesús lo sabía y abordó este tema con sus discípulos.
En los discípulos fueron confrontados por las palabras de Jesús. Puedes leer en casa la historia antes de dormir esta noche, pero básicamente esto fue lo que pasó:
La confrontación (6:24-26)
Juan 6.24–26 RVR60
24 Cuando vio, pues, la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron en las barcas y fueron a Capernaum, buscando a Jesús. 25 Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá?26 Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.
El Mensaje (6:26-59)
nos narra lo que Jesús dice acerca de Si mismo, y es un de los pasajes que nos describe la naturaleza divina y el poder de Jesús. El dice que viene del Padre, que va a resucitar a los que el Padre les dio en el día postrero y que va a dar su carne y su sangre para resucitarnos.
La reacción de los Judíos es variada y dice que contendían entre sí al escuchar las pretensiones de Jesús.
Pero no sólo los judíos reaccionaron a Sus palabras. Los propios discípulos comenzaron a decir cosas como: “¡Ahí se le fue la mano al pastor!”, “Esto se esta poniendo color de hormiga… mejor me salgo.” o “Se están poniendo medio fanáticos... ¿No? No es para tanto”
Una cosa es venir a la iglesia, pero otra muy distinta es ser un seguidor de Jesús.
El Reto (6:60-65)
La que viene es una pregunta fuerte y no se si tu y yo estemos preparados para contestarla de inmediato, así que quiero que te la lleves de tarea.
Jesús dijo que habrá algunos entre nosotros que no creen en Él. De hecho, dijo que dejemos crecer juntos el trigo y la cizaña. No todos los que le seguían verdaderamente creían en el.
He visto mucha gente así, y quizás tu también. Gente que se acerca a Jesús cuando tiene hambre, pero luego de saciarse, regresa a sus viejos hábitos ignorando las palabras de Jesús a la mujer adultera luego de perdonarle sus pecados en “Ve y no peques más”
¿Conoces gente así? ¿Los has visto deambular de aquí para allá, de una congregación a otra sin comprometerse con el evangelio? Esos que solo vienen cuando se les da comida, o cuando hay pachanga...
Las preguntas de Jesús siguen en pie…
¿Me sigues porque te doy de comer? ¿Tú también te vas a ir?
Como te dije, son preguntas duras que quiero que nos llevemos en nuestras mentes y corazones para que Dios nos ayude a examinar nuestras motivaciones.
¿Tú también te vas a ir?
Como te dije, son preguntas duras que quiero que nos llevemos en nuestras mentes y corazones para que Dios nos ayude a examinar nuestras motivaciones.
Como mencioné al inicio, para movilizar discípulos necesitamos creer.
Tenemos que contestar esa pregunta tan difícil cómo Pedro lo hizo en .
Juan 6.68–69 RVR60
68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Esta aventura es para aquellos que están convencidos de que Jesús es el Pan de Vida. Es para aquellos que CREEN EN Él no de los labios para afuera, sino de todo corazón.
Hacen falta seguidores de Jesús que CREAN que una relación personal con Jesús es lo que la gente necesita.

2) Comprometernos

Con creer que Cristo es la respuesta a las necesidades más profundas de la sociedad y de la gente no es suficiente.
Déjame explicarlo de esta manera: Saber que alguien está sufriendo no quiere decir que vallamos a hacer algo para ayudarle. Podría perfectamente decir: “Si, te creo… estás sufriendo. Se ve que tu brazo está fracturado, hasta se ve torcido. Debe doler muchísimo. No me cabe la menor duda de que necesitas ir al hospital. ¡¡Adios!!”
Dicho de esta forma, parece que no tiene sentido. ¿Quién vería a alguien caerse, fracturarse y no prestarle asistencia? Pues Jesús habló de eso también en otra parábola que no estudiaremos hoy ().
Una cosa es creer que algo es verdad, y otra muy diferente es comprometerse con las implicaciones de esa verdad.
Si vamos a tocar vidas tanto aquí como al rededor del mundo con la realidad de Jesús (como dice nuestra declaración de Misión, no hay otra forma de hacerlo que comprometiéndonos con Jesús.
¡Te necesitamos! Necesitamos tu participación, necesitamos que estés con la camiseta puesta para sumar en todo lo puedas con tu talento, tus dones, tu tiempo y tus recursos para avanzar en la dirección que Dios nos ha llamado.
Ok. Ya vimos que es necesario creer, de verdad, en Jesús y comprometernos con la misión de cada seguidor de Cristo de compartir en Evangelio.
Quiero tomar un momento para hablar a aquellos que han estado escuchando y se han dado cuenta que quizás no tienen este tipo de relación personal con Jesús.
Quizás has estado escuchando estos mensajes y te das cuenta que Dios no ha sido algo real en tu vida, o quizás sabes en lo profundo de tu corazón que estás “jugando a ser cristiano” y Dios te está diciendo que hoy es el día para dejar de escuchar de Él y empezar a relacionarte con Él de una forma real, viva y profunda.
Quizás Dios te ha estado hablando en estos días y hoy te das cuenta que Él es lo que necesitas para seguir adelante.
La Biblia dice que:
Romanos 10.9 NTV
9 Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo.
Lo que sea que hallas hecho, lo que sea que estés pasando, Jesús ya pagó el precio y quiere tomar el timón de tu vida a través de la tormenta y llevarte a buen puerto. Quiere que le entregues tu corazón para darte una paz que jamás has experimentado.
Si Dios está hablando a tu corazón y quieres entregarle tu vida haz esta oración conmigo:
Dios, sé que me has estado hablando en esta situación y quiero responderte. Sé que he cometido muchos errores, pero también se que Tú quieres perdonarme gracias a lo que Jesús hizo en la cruz. Se que no merezco tu perdón y por eso te doy gracias. Jesús, por favor toma el control de mi vida y enséñame qué quieres que haga para agradarte. Amén.
Si hiciste esta oración honesta y sinceramente, Dios va comenzar a hacer cosas increíbles en tu vida. Los problemas no se van a ir mágicamente, no vas a dejar de sufrir, pero vas a poder experimentar la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento.
Bien, dijimos que hay 3 cosas que necesitamos hacer, pero solo mencionamos 2: creer y comprometernos. Veamos la tercer cosa que tenemos que hacer para movilizar discípulos.

3) Contagiar A Otros

Lo último que quiero que resaltar esta mañana para ser efectivos movilizando seguidores de Jesús es que nuestra fe debe ser contagiosa.
En unas semanas vamos a volver al libro de hechos pero hoy quiero mencionar lo que los discípulos dijeron al experimentar la vida cristiana en los primeros días de la iglesia.
Pedro y Juan fueron amenazados por las autoridades judías. Les prohibieron hablar de su fe o de Jesús. Los detuvieron y pasaron la noche en la cárcel por predicar de Cristo.
Cuando los soltaron después de amenazarlos, Juan hizo lo que hace un cristiano contagioso:
Hechos de los Apóstoles 4.20 NTV
20 Nosotros no podemos dejar de hablar acerca de todo lo que hemos visto y oído».
Eso es lo que una fe viva produce.
Si es cierto que Jesús ofrece el perdón y la salvación que este mundo desesperadamente necesita, entonces… necesitamos hacer algo.
¿Qué estamos haciendo? ¡¡Se nos fue el avión!! Definitivamente tenemos que hacer algo.
Tristemente, lo que muchas veces sucede es que nuestra fe es todo menos contagiosa y eso nos lleva en el mismo proceso pero de reversa.
Si mi pasión por Dios no es capaz de contagiar a nadie, quizás no estoy lo suficientemente comprometido con mi fe, y si eso es así, quizás no crea lo que digo creer.
Creer > Comprometerse > Contagiar
Creer > Comprometerse > Contagiar
Creer > Comprometerse > Contagiar
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →