Faithlife
Faithlife

CONOCIENDO MI MINISTERIO

Jovenes  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 13 views
Notes & Transcripts | Handout | Sermon Questions
Dones y ministerios Ministerios y dones

Toda actividad humana en el marco de la sociedad se lleva a cabo a través de personas que de alguna manera han desarrollado algún grado de pericia y experiencia en lo que llevan a cabo. Desde épocas remotas, la esfera religiosa ha contado con la intervención de “profesionales de la religión”, que se han ocupado de actuar como mediadores de algún tipo para servir las necesidades espirituales de las personas. Estos profesionales de la fe han llegado a su posición de poder a través de diversos medios (herencia, entrenamiento, carisma personal, impartición sacramental, etc.) y han cumplido con su “ministerio” o servicio utilizando los más diversos medios.

A lo largo de su dilatada historia, las iglesias cristianas han incorporado muchos de estos modelos, al punto que muchas han reducido toda responsabilidad ministerial a un ejercicio profesional, fundado en las pericias y habilidades desarrolladas por ciertas personas escogidas. Esto ha llevado al clericalismo, al sacerdotalismo, al sacramentalismo, al personalismo, al autoritarismo, y a muchos otros males, que han excluido al grueso de los creyentes de toda esfera de servicio en el reino de Dios. En algunos casos, esto ha llegado al extremo que el título de “ministro” se reserva para quien ocupa el primer lugar en la línea de mando piramidal en la estructura eclesiástica, al que está ordenado y en consecuencia se le atribuye un poder o virtud especial, al que ha completado estudios teológicos formales en alguna institución reconocida, o al que dedica todo su tiempo a actividades eclesiásticas o religiosas. Generalmente, todo esto termina por centralizar y concentrar el “ministerio” en una sola persona, el pastor, mientras los demás miembros de la comunidad de fe se constituyen en espectadores, ayudantes o colaboradores, y lo más que hacen es ofrendar para su sostén y para que pueda cumplir con su “ministerio”.

Cuando vamos al Nuevo Testamento, el cuadro parece ser muy diferente de lo que acabo de describir. Lo primero que descubrimos, especialmente al leer los Evangelios, es que cuando la Biblia se refiere al ministerio generalmente habla de Jesucristo y a lo que él hace a través de su iglesia en y por el mundo. El ministerio de Cristo se cumple hoy en y a través de la iglesia, que es su cuerpo, y el ministerio de la iglesia no debe ser otro que el de su Señor. Esto se explicita de cuatro maneras en el Nuevo Testamento.

Primero, cuando somos bautizados en testimonio de nuestra fe en Cristo, nos hacemos miembros no de una institución sino de Cristo, es decir, nos unimos a él y, en consecuencia, compartimos su ministerio en el mundo. Quien se ocupa de dinamizar este proceso es el Espíritu Santo. Por eso, el apóstol Pablo afirma: “Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo—ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu” (1 Co. 12:13). Somos el cuerpo de Cristo y miembros de él. En este sentido, su ministerio es nuestro ministerio.

Segundo, Cristo mismo constituyó apóstoles para que fuesen los pioneros de su iglesia, y su presencia continuada en medio de su pueblo introduce a toda la iglesia en un ministerio de carácter apostólico. Esto significa que Cristo sigue haciendo que su iglesia sea una iglesia apostólica, no sólo porque levanta en ella apóstoles, sino porque la iglesia tiene un ministerio apostólico que cumplir en el mundo, llevando el mensaje del evangelio hasta lo último de la tierra (Ef. 4:11–14). En consecuencia, los dones que la iglesia necesita para el cumplimiento de su ministerio apostólico en el mundo deben ser consistentes con el carácter de este ministerio, y nunca pueden ser para otros fines que no sean el cumplimiento de la misión apostólica de la iglesia.

Tercero, Cristo da gracia a todos los creyentes que han sido bautizados dándoles poder y autoridad para cumplir con una determinada tarea como parte de su ministerio, el ministerio que él mismo está llevando a cabo ahora en el mundo. Es por esto que, a través del Espíritu Santo, Cristo da a cada uno y a todos los creyentes las herramientas (dones) necesarias para el cumplimiento de tales ministerios, según su propósito y designio. Debe notarse aquí que el Nuevo Testamento no habla de los diferentes servicios que puede prestar un “ministro”, sino de diferentes dones y ministerios que son ejercitados y ejecutados por diferentes hombres y mujeres, con el ideal puesto delante de ellos de trabajar juntos en unidad y por el bien de toda la comunidad de fe. De esta manera, la iglesia de Jesucristo se caracteriza por dejar de lado toda forma de profesionalismo ministerial o de sacerdotalismo de tipo veterotestamentario, porque todos los creyentes son ministros y sacerdotes (1 P. 2:9). Tampoco hay lugar para una suerte de teocracia en la que un individuo se levante como rey o cacique de la tribu, porque todos los creyentes “reinarán en vida por medio de … Jesucristo” (Ro. 5:17).

Cuarto, Cristo permite que toda la iglesia participe de sus sufrimientos y llama a cada creyente y miembro de su cuerpo a consagrarse en su ministerio en amor y obediencia a Dios, y en amor y servicio a los seres humanos, utilizando todos los dones que haya recibido por el Espíritu Santo. De esta manera, ministerios y dones se convocan mutuamente y se ponen al servicio del Señor para el cumplimiento de su eterno propósito redentor.

Arthur F. Glasser: “El ministerio de Jesús durante sus días “sobre la tierra” fue nada menos que el reino de Dios expresado en términos humanos. Y en razón de que la vida y el testimonio continuados de la iglesia son una continuación de su ministerio mesiánico, podríamos incluso argüir que la doctrina de la iglesia debería ser considerada como una rama de la cristología (Ro. 15:15–19). Realmente, la única “presencia real” de Jesús en la iglesia es su Espíritu en medio de su pueblo (Mt. 28:20). Esto significa que el Espíritu es verdaderamente su vicario, y ninguna simple persona humana, ni siquiera el Papa, tiene el derecho de designarse de esta manera.”

MINISTERIO diakonia διακονία

LOS MINISTERIO SIGUEN EL PATRÓN DE JESUCRISTO COMO CABEZA DE LA IGLESIA.
EL MINISTERIO es descrito en términos de su origen, contenido o naturaleza.
SU ORIGEN ES DEL ESPÍRITU ,
2 Corintios 3.6 RVR60
el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.
2 Corintios 3.8 RVR60
¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu?
PROVIENE DE DIOS PROVIENE DE DIOS
2 Corintios 4.1 RVR60
Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.
PROVIENE DE DIOS PROVIENE DE DIOS
SU CONTENIDO LA PALABRA DE DIOS RECONCILIACIÓN
2 Corintios 5.18 RVR60
Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;
Hechos de los Apóstoles 6.2–4 RVR60
Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas.Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.
MINISTERIO DE CRISTO
PASTOR MAESTRO, PROFETA, SUMO SACERDOTE, MEDIADOR Y REY
Juan 10.11 RVR60
Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.
Juan 13.13 RVR60
Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.
Hechos de los Apóstoles 3.22 RVR60
Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os hable;
Hebreos 6.20 RVR60
donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
Hebreos 8.6 RVR60
Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.
Juan 18.37 RVR60
Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

QUE SIGNIFICA MINISTERIO?

Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.

1. Acto de ministrar o servir. En heb., el que sirve es denominado con el término ebed, que implica un servicio voluntario u obligatorio, y designa a todos aquellos que tienen que servir; el prisionero de guerra, el esclavo comprado, el funcionario privilegiado de un soberano, y también el adorador de Jehová (cfr. Gn. 39:1 con 41:12; 40:20; Éx. 32:13; Hch. 16:17). Los orientales se consideran servidores de un superior, o de Dios (Gn 32:4, 20; 50:18; Dt. 3:24; 2 S. 9:2; Lc. 2:29; Hch. 4:29). En hebreo se aplica asimismo el término de servidor a un pueblo vencido y sometido a tributo (2 S. 8:2). Dios da el nombre de ministros o servidores a aquellos que lo adoran (Gn. 26:24; Nm. 12:7; 2 S. 7:5). (Véase ESCLAVO.)

2. Aquel que ayuda a una gran personalidad. En heb. es mʿshareth; gr. huperetes. José, esclavo, servía a su dueño, el cual le había confiado la administración de sus bienes (Gn. 39:4). Abisag ocupaba un puesto de honor en su servicio a David (1 R. 1:4, 15). Josué acompañó a Moisés, cuidándose del primer tabernáculo, sucediéndole después en el caudillaje de Israel (Éx. 24:13; 33:11; Jos. 1:1). Eliseo era el ayudante de Elías, vertiendo agua en sus manos, y vino a ser profeta a su vez (1 R. 19:21; 2 R. 3:11). El ministro de la sinagoga ayudaba a los que enseñaban (Lc. 4:20). Los discípulos recibían las instrucciones de Cristo y vinieron a ser los ministros (servidores) del Evangelio (Lc. 1:2; Hch. 1:2; 26:16). Juan-Marcos fue el ayudante de Pablo y de Bernabé durante una parte de su primer viaje misionero (13:5).

3. Ministro de Dios o del Estado (heb. meshareth, gr. leitourgos). Entre ellos se hallan los sacerdotes y levitas al servicio del santuario (Éx. 28:43; Nm. 3:31; Dt. 18:5; Is. 61:1; cfr. LXX; Lc. 1:23; He. 9:21). Cristo también recibe este nombre como sumo sacerdote celestial (He. 8:2). Pablo también, como anunciador del Evangelio a los paganos (Ro. 15:16). El término se aplica asimismo a un magistrado (13:6); designa en ocasiones a los miembros de una corte (1 R. 10:5) y también en ocasiones a un gran personaje (2 Cr. 22:8; Est. 1:10). Los ángeles reciben el nombre de servidores (Sal. 103:21; 104:4).

4. Los que, estando al servicio de alguien, lo representan y asumen el cuidado de sus intereses; gr. diakonos. Primitivamente este término no designaba a un servidor de los pobres, sino más bien a un magistrado, a un ministro de Dios, ejerciendo la justicia y castigando a aquellos que hacían el mal (Ro. 13:4). Este término se aplica particularmente a los predicadores del Evangelio: Timoteo (1 Ts. 3:2). Pablo y Apolo (1 Co. 3:5), Tíquico (Ef. 6:21), Epafras (Col. 1:17). En el NT se emplea diakonos también en el sentido restringido de diácono, encargado de ejercitar en una iglesia funciones especiales distintas de las de un presbítero. (Véase DIÁCONO: para una consideración adicional y bibliografía, véase bajo el artículo IGLESIA.)

Dones y ministerios Lo que los dones NO son

Los ministerios son las esferas o áreas de servicio en que se ejercen los dones. El ministerio no es un don, sino una vía para el ejercicio de un don y el contexto de servicio en el que éste se expresa.

LEMA
διακονία diakonia servicio; ministerio; meditación
Concordancia Manual y Diccionario
LGENT Servicio; Servicio, ministerio; Ministerio; contribución, ayuda; Cargo de diácono
DIB griego servicio; ministerio; provisión; contribución; servir
TRADUCCIÓN | RVR60
EJEMPLOS DE USO | CSGGR
Sujeto
Y si el ministerio de muerte grabado con
Y si el
ministerio
2 Corintios 3.7 RVR60
Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer,
de muerte grabado con
y que la ofrenda de mi servicio a los santos en Jerusalén
, y que la ofrenda de mi
servicio
Romanos 15.31 RVR60
para que sea librado de los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio a los santos en Jerusalén sea acepta;
a los santos en Jerusalén
Porque la ministración de este servicio no
2 Corintios 9.12 RVR60
Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios;
Porque la
ministración
Objeto
de este servicio no
Object
gentiles, honro mi
ministerio
ministerio,
Romanos 11.13mi RVR60
Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio,
su servicio
su servicio
y Saulo, cumplido
Hechos de los Apóstoles 12.25 RVR60
Y Bernabé y Saulo, cumplido su servicio, volvieron de Jerusalén, llevando también consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos.
su servicio,
volvieron de

PARA QUE SIRVE?

Hechos de los Apóstoles 20.28 RVR60
Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.
1 Pedro 5.2 RVR60
Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto;

TENDRÉ YO?

MINISTERIO

Dios, es quien llama a su pueblo a ministrar, también lo equipa. las cualificaciones principales son una respuesta al llamado de Dios, fidelidad, ser piadoso, y ser como Cristo.
Deuteronomio 7.7–8 RVR60
No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos;sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.
Deuteronomio 9.4–5 RVR60
No pienses en tu corazón cuando Jehová tu Dios los haya echado de delante de ti, diciendo: Por mi justicia me ha traído Jehová a poseer esta tierra; pues por la impiedad de estas naciones Jehová las arroja de delante de ti. No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos, sino por la impiedad de estas naciones Jehová tu Dios las arroja de delante de ti, y para confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.
1 Corintios 1.27–29 RVR60
sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia.
Los sentimientos de insuficiencia para el llamado de Dios son comunes
1º Samuel 9.21 RVR60
Saúl respondió y dijo: ¿No soy yo hijo de Benjamín, de la más pequeña de las tribus de Israel? Y mi familia ¿no es la más pequeña de todas las familias de la tribu de Benjamín? ¿Por qué, pues, me has dicho cosa semejante?

Dones y ministerios Los dones son dados para ser usados en el cuerpo

(1 Co. 12:7).

LO ESTARÉ USANDO BIEN?
CUALQUIERA QUE SEA EL MINISTERIO HAY QUE RESPONDER A ESTE LLAMADO DE SERVICIO DE ESTAR ESTAR DISPONIBLE ;
Dones y ministerios Presentación

Efesios 4:11—apóstoles, profetas, evangelistas y pastores-maestros—son dones del Cristo ascendido para nutrición y equipamiento de los santos para la obra del ministerio.

PARA
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →