Faithlife
Faithlife

¿amor al mundo o AMOR A DIOS?

El Amor de Dios  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 25 views

¿Amas al mundo? ¿Amas a Dios?. Jesucristo el Señor dijo: no podemos serviria dos señores, porque agradaremos al uno y aborreceremos al otro. Reflexionemos seriamente sí estoy con un pie en el mundo amandole y con un pie en Dios, creyendo que también le amo.

Notes & Transcripts | Handout | Sermon Questions

¿QUÉ ES EL AMOR?

¿QUÉ ES EL AMOR?

Bueno mis hermanos, frente a esta pregunta existen muchas definiciones. En mi búsqueda de encontrar estas definiciones, hallé una del diccionario REAL DE LA LENGUA ESPAÑOLA que dice:
Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.
Estas son algunas de las definiciones que la humanidad le da al AMOR, porque para cada persona el AMOR tiene una perspectiva diferente. Por ejemplo podemos ver actos de amor en los seres humanos que son percibidos desde diferentes puntos de vista:
Amas a tu esposa cuando le das un masaje en su espalda o en sus pies en las noches, antes de dormir. O cuando le preparas el café como solo tú sabes que le gusta.
Amas a tu esposo cuando le preparas su comida favorita, o cuando lo acompañas a una actividad que a él le encanta, como el fútbol, natación, reunión.
Amas a tus hijos cuando se sacrifican por ellos, cuando comparten tiempo con ellos, cuando los escuchan, y se ocupan en sus necesidades, y cuando los corrigen o disciplina.
Está también el amor entre hermanos de sangre, cuando le regalas a tu hermano o hermana algo que ella quiere y a ti también te gusta.
Estás son percepciones del amor que se percibe entre los seres humanos, pero también tenemos el AMOR DE DIOS. Para desarrollar este punto podemos considerar que el mayor AMOR DE NUESTRO SEÑOR por nosotros es que Dios Padre, envío a Su Hijo a morir por nosotros aún siendo pecadores. La Biblia nos enseña acerca del AMOR DE DIOS, manifestado en Su Hijo, en Su Santa Palabra y en la obediencia. El Apóstol Pablo también escribió en la 1 carta a los Corintios sobre el amor en el capitulo 13 donde dice que el amor es sufrido, es benigno, no tiene envidia, etc. […] y concluye diciendo que el amor lo sufre, todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta. (). La Biblia declara que DIOS ES SU AMOR. Y que Él nos Amo primero.
Ahora mis hermanos, con esto en mente quiero que veamos EL OBJETO de nuestro AMOR. Y como lo dice el titulo del sermon: vamos a ver en esta mañana con la ayuda de nuestro Señor Todopoderoso lo que es EL AMOR AL MUNDO, Y EL AMOR A DIOS. Aprenderemos los resultados que traen cada uno a nuestras vidas y finalmente algunas aplicaciones prácticas para nuestra vida.
Así que por favor oremos, para que Dios por medio de Su Espíritu en esta mañana nos guíe.

I. AMANDO AL MUNDO...

Bueno, quiero contextualizar la epístola de Santiago. Los eruditos de la Biblia llegan a la conclusión de que está epístola es escrita por Santiago, el medio hermano del Señor Jesús. Fue escrita aproximadamente en el entre el cuarenta y cincuenta d.C. Es una carta que va dirigida a judíos que creyeron en Cristo y se encontraban expatriados o dispersos fuera de su país. Santiago habla sobre la perseverancia, la fe, la oración, el dominio propio, el sometimiento a Dios, y la Paciencia. Todos estos temas de la carta de Santiago hablan a creyentes en Cristo, que nos llevan a conducirnos como Hijos del Dios Vivo al cual debemos Glorificar con nuestras vidas.
Con este contexto en mente vamos a leer desde el capitulo 4, versículos 4 y 5. Donde vamos a ver un tema importante en la vida del creyente, que tiene que ver con LA AMISTAD CON EL MUNDO.
James 4:4–5 RVR60
4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?
James 4.
Santiago por inspiración del Espíritu Santo, inicia este versículo llamando a los hermanos “¡Oh almas adúlteras!” Es una expresión fuerte que tiene como conclusión lo que los versículos 2 y 3 relatan, donde dice que nosotros anhelamos cosas, y muchas veces las pedimos a Dios, pero pedimos mal por que son para nuestros deleites.
Es decir que nuestra actitud es egoísta muchas veces, ¿Por qué? Porque somos infieles.
Esto es lo que Santiago dice aquí, Oh almas adúlteras, o infieles. Y si lo pensamos muy bien, creo que es la verdad. De hecho, no lo creo, estoy seguro que así es. Todos los días le fallamos a Dios, en los pensamientos, en las palabras que salen de nuestras bocas, y también en nuestras actitudes y decisiones que tomamos, sólo pensando en nuestros deleites. A demás recordemos que como iglesia del Dios Viviente, somos la esposa de Cristo, y al ser infiel a nuestro Señor Jesús, estamos cometiendo adulterio en nuestros espíritus contra Él.
Ahora, luego Santiago continua con una afirmación de desaprobación Divina en forma de pregunta: Qué dice: “[…] ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? […]”. Noten hermanos lo siguiente esta pregunta:
Santiago dice ¿No sabéis?, es como si nos dijera: “Oigan, ustedes saben esto, lo han percibido, no lo ignoren.”
Y que es lo que NO debemos ignorar: que la amistad del mundo es enemistad contra Dios. Noten que ahora tenemos la palabra amistad, y como tal NO es una palabra negativa para nuestras vidas, la amistad puede ser experimentada tanto por incrédulos como por los creyentes, de hecho tenemos varios registros en la palabra de Dios donde se nos dice por ejemplo: que Abraham fue llamado amigo de Dios (si quieren anotar la cita está en ), también el Señor nos dice que somos sus amigos (), el punto aquí es saber cuál es el objeto de nuestro amistad. Es el mundo o es Dios?
¿Nuestra idea de amar y ser amados está en Cristo?, o prefiero la aceptación de este mundo que aborrece la luz de Dios en sus corazones, un mundo sin Dios que con toda seguridad volvería a crucificar a Cristo.
Mi deseo e intención está en Cristo, quien me eligió y rescato de este mundo cuyo sistema es gobernado por sátanas.
¿Vamos a permitir que la aceptación de un mundo falso, que no siente ningún amor por nosotros, nos impida tener una profunda amista con Dios, que nos creó tan sólo para poder amarnos y bendecirnos por toda la eternidad?
Luego en el versículo 5 Santiago argumenta bíblicamente este punto de la amistad del mundo: Leamos nuevamente lo que dice la parte B de este verso: “[…] O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?
Quiero ilustrarlo de la siguiente manera: ¿quiénes aquí son casados, o tienen novio o novia? Listo, ahora quiero que supongamos, es un sólo un ejemplo, que su esposa, o su esposo, empieza a tener una relación con otra persona, imaginese que su novia o novio decide salir con alguien diferente a usted. ¿Cómo se sentiría? Habría sentimientos de tristeza, dolor, decepción, celos. Los que han vivido eso pueden entenderme muy bien.
Hermanos, lo mismo siente Dios cuando nosotros le somos infieles, cuando nosotros nos dejamos llevar por las cosas de este mundo, buscando ser aceptados por él, gustar de los deleites que ofrece para nuestra carne, los cuales van en contra de la voluntad de Dios. Dios en Su Gracia y Su Amor, ha hecho que Su Santo Espíritu more en nosotros, el AT testamento muchas veces hablo de que Dios es un Dios Celoso con su pueblo, y precisamente por el adulterio, la infidelidad de ellos con otros dioses, el pecado y la amistad con el mundo, Dios trajo un juicio divino sobre ellos con severidad.
¿Será que para nosotros es diferente? Claro que no!. Dios nos desea, celosamente, intensamente, Su Espíritu se entristece y apaga en la vida del creyente cuando pecamos, cuando queremos tener un pie en el mundo y otro con Él.
Ahora bien, cuando uno normalmente inicia una amistad con alguien, y es una persona que me agrada y quiero agradarle también, eventualmente esa amistad se convierte en una relación emocional o amorosa, ¿cierto?
Así que cuando nosotros insistimos en ser amigos del mundo, es muy probable que terminemos amando al mundo. Y aquí quiero que veamos cuáles son los síntomas y resultados de AMAR AL MUNDO:

II. RESULTADOS DE AMAR AL MUNDO

1 John 2:15–17 RVR60
15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

El Apóstol Juan, quien es llamado el Apóstol del Amor, nos dice que NO debemos amar el mundo. Está palabra améis en el griego significa “agapao” implica: “alguien que siente un afecto muy fuerte por el objeto de su amor”. En este caso un afecto muy fuerte por las cosas del mundo, este debería ser un amor de nosotros hacía Dios y no hacía el mundo. Notemos que Juan no está hablando en sí de la creación de Dios, si no se está refiriendo a las cosas que están en el mundo, que son producto del hombre y no de la creación de Dios.
Además nos advierte claramente que sí alguno ama al mundo, se repite la misma palabra “agapao”, el amor, esto es el amor agape de Dios, del Padre no está en nosotros. Hermanos, Juan no se está refiriendo aquí a que el creyente pueda perder su salvación, porque sabemos que la salvación es sólo por la Gracia de Dios, si no que se refiere mejor a que el Amor del Padre, que me perfecciona cada vez más de gloria en gloria a la imagen de nuestro Señor Jesucristo, no está en mí.
Por amar al mundo, estoy perdiendo el poder disfrutar del AMOR DE DIOS, de Sus Sones, de Sus Bendiciones Espirituales, de su Comunión, de Su Perfecto Amor que saca de mí todo temor, de Su Gozo, de Su Paz. Estas son solo algunas de los dones que en Cristo podemos vivir.
Juan NO nos está diciendo que entonces debemos vivir excluidos del mundo, tal vez como monjes tibetanos, o tal vez como ermitaños, ¡NO!, en realidad debemos tener muy presente que NO somos de este mundo, que nuestra ciudadanía es celestial, somos peregrinos que viviremos temporalmente, por lo tanto mi mirada debe estar puesto en los Cielos, donde está Cristo sentado en los lugares celestiales a la Diestra del Padre, y nuestra eternidad estará en Cristo por los siglos de los siglos, hermanos.
Ahora, el versículo 16 me lleva a entender sí yo estoy amando al mundo, e incluso puedo saber algunos evidencias:

Evidencias de Mi Amor al Mundo

1 John 2:16 RVR60
16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.
Antes de ver los resultados de nuestro Amor al Mundo, quiero que resaltemos también cuales son las causas o síntomas de que estamos amando al mundo más que a Dios.

1. Los Deseos de la Carne

Mi amor al mundo se refleja en un constante y profundo deseo por el placer que produce mi carne. Nuestro Señor Jesús fue tentando en esto, porque sátanas le dijo que convirtiera en pan una piedra, ya que Él llevaba 40 días y noches ayunando, y su cuerpo tenía físicamente hambre. Sin embargo el Señor le dice que: “No sólo del pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.” El Señor nos dejo ejemplo cuando fue tentando en su cuerpo carnal, al igual que nosotros Cristo tuvo un cuerpo con necesidades, dolores, cansancio, pero a pesar de ello, él no peco. No cedió a ese profundo deseo que tenía por comer.
¿Mis deseos pecaminosos están siendo menguados por medio de la Palabra de Dios? O estoy dejando que mis deseos me lleven a ceder a las tentaciones de satanas?
Este mundo todos los días me ofrece deseos pecaminosos, la publicidad nos incita a la fornicación con promociones del uso de preservativos, las películas y algunos generos musicales como el regeton promueven de una manera tan ligera la promiscuidad, adulterios, fornicaciones; los lugares de entretenimiento nos incitan a ir a bares, clubes y prostíbulos donde el pecado sobre abunda.

2. Los Deseos de los Ojos

Se refiere a ese profundo deseo y placer que mis ojos producen, es decir todas aquellas cosas materiales que están en el mundo y que a mis ojos son ostentosas, hermosas, se ven apetecibles e incluso aparentemente no tienen nada de malo.
Hoy en día la Publicidad en el mundo tiene un lema: “Todo entra por los ojos”. Todo lo hacen muy atractivo a los ojos del ser humano, incluso hay ciencias como el neuro marketing que estudian reacciones que los seres humanos tenemos frente algunas percepciones en nuestros ojos y que el cerebro las asocia con emociones, sensaciones, estímulos y demás. La T.V, el internet y la toda la publicidad en general se encarga de meterte todo por los ojos. Existen profesiones como diseñadores de interiores, decoradores, ambientadores, que se encargan de que visualmente todo se vea perfecto, en armonia y agradable a los ojos de los hombres y mujeres.
Y saben algo hermanos, El Señor Jesús también fue tentado en los deseos de los ojos igual que nosotros. Sátanas lo llevo a un monte alto y le mostró todos los reinos de la tierra, le dijo que los podía tener todos sí Él (Cristo) se inclinaba y lo adoraba. El Señor nuevamente como ejemplo a nosotros, le respondió con la Palabra de Dios, y le dijo que: “sólo al Señor Tu Dios adorarás, y a Él sólo servirás.
Hermanos no estoy diciendo que las cosas materiales sean en sí malas, lo que digo es que muchas veces terminamos dejando nos llevar por ellas, al punto que dejamos de adorar y servir a Dios. Nos olvidamos que debemos hacer tesoros en el cielo donde ni la polilla, ni el óxido lo carcomen, y tampoco el ladrón lo puede hurtar. Las cosas materiales hermanos deben ser en definitiva “UNA AÑADIDURA DE DIOS”.
Mis ojos deben estar puestos en aquel que resplandeció en mi la luz del evangelio, aquel que me trajo de las tinieblas, en las que mis ojos andaban entenebrecidos, a la luz admirable de nuestro glorioso Dios y Salvador Jesucristo.

La Vana Gloria de la Vida

Por último tenemos la vana gloria de la vida, esto quiere decir todo mérito, esfuerzo y confianza en sí mismo que el hombre logra en esta vida terrenal, esto lo lleva a sentirse altivo, orgulloso y presuntuoso. Aquí vemos muchas veces aquellos esfuerzos que cada uno hace con tal de lograr el éxito según el mundo, aquellas cosas que aparentemente me generan cierta confianza y seguridad, pero que en realidad me esclavizan por completo.
Ahora, notemos que también en esto el Señor Jesús fue tentado, sátanas lo llevo al pináculo del templo y le dijo que se arrojará porque Sus Ángeles lo sostendrían y no permitirían que tropezara con piedra. Sátanas quería probar a Jesucristo para que en Su orgullo y presunción espiritual, mostrará el respaldo de su Padre. Sin embargo el Señor de nuevo le responde con la Palabra de Dios, diciendo que: “Al Señor tu Dios no tentarás”.
Estas tres tentaciones de Cristo, y estas tres formas en las que evidenciamos nuestro amor al mundo, en el Eden sátanas, lamentablemente para el hombre, logró su objetivo. Vamos por favor a:
Gen
Genesis 3:6 RVR60
6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.
“La vida es tan hermosa en Cristo, que lo único realmente glorioso es humillarme todos los días en Su Presencia.”
En la carne, mis hermanos, el pecado nunca cumple sus promesas:
Promete Deseos y anhelos, pero sólo te da desánimos.
Promete placer inmenso, pero sólo te da dolor.
Promete cosas agradables a tus ojos, pero te llena de desilusiones.
Promete seguridad y confianza en sí mismo, pero te llena de temor.
Finalmente hermanos en el verso 17 Juan nos dice:
1 John 2:17 RVR60
17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
Hermanos, este mundo es temporal, y todos sus deseos… Los quiero animar en el Amor de Cristo, que constriñe nuestros corazones, a que estemos firmes en el Señor, que nuestra mirada este puesta en Su Cruz, porque la Cruz de Cristo es lo que más nos aparta de la mundanalidad, así que pensemos en esto:
“¿Viviré sólo para el presente o viviré para hacer la voluntad de Dios y permanecer para siempre?”
Bueno, ahora vamos a volver a nuestro pasaje de Santiago capitulo 4, donde vamos a ver el contraste de nuestro Sermón. Porque vimos lo que es el Amor al mundo y sus consecuencias, pero ahora vamos a ver el AMOR A DIOS.

III. ¡AMANDO A DIOS!

1. Sometimiento Total a Dios

James 4:7–8 RVR60
7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.
James 4:7 RVR60
7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
James 4:7–10 RVR60
7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.
La mejor manera mis hermanos, que podemos AMAR A DIOS, es cuando nos sometemos. Esta Palabra en su idioma original denota la idea de:
Un termino militar que significa: “ordenar abajo”, en otras palabras estar bajo la autoridad de...
Quiere decir mis hermanos que debemos estar bajo la autoridad del Dios Viviente. Nuestro postura debe ser de completa sujeción y obediencia, debemos estar en completa dependencia a Él. Sin embargo mis hermanos es necesario considerar lo que el versículo 6 dice:
James 4:6 RVR60
6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.
Para poderme SOMETER A DIOS, necesito de Su Gracia, y para poder hallar Su Gracia, debo HUMILLARME por completo. Dios resiste a los soberbios, Nuestro Padre celestial se opone en contra de aquel que es soberbio, aquel que es orgulloso, aquel que tiene amistad con el mundo, y no bastandole la amistad con el mundo, aquel que termina amando al mundo.
Mis hermanos, sin la GRACIA de Dios, no es posible someterme a Él, porque el orgullo impide que la Gracia opere en mí, y si la GRACIA no opera en mí, entonces: ¿CÓMO ME PUEDO SOMETER A DIOS? Es por eso que Dios da mayor GRACIA, Su Gracia debe ser lo más preciado que yo considere en mi paso por este mundo terrenal y temporal. Como le dijo el Señor a Pablo: “[…] Su Gracia me de Bastar”. Su Gracia me debe llevar a humillarme ante Su Santa Presencia cada día, para reconocer mi pobreza espiritual, para reconocer que apartado de la Vid que es Cristo, me muero lentamente, para reconocer que soy un pecador y que cada día necesito de Su Perdón, y para que Reconocer que: “[…] por Su Gracia soy lo que soy...”.
Una vez equiparado con la Gracia de Dios, podemos someternos a Dios, bajo su completa autoridad, en sumisión y obediencia a sus mandatos. De esta manera podremos también: “[…] resistid al diablo, y huirá de nosotros...” La manera en que podemos estar firmes ante los ataques de sátanas lo aprendemos del Señor Jesús, Cristo lo resistió con la Palabra de Dios, él estuvo firme para no pecar usando la Palabra de Dios en momentos en los que su carne era débil. Al final sátanas se aparto y huyo. Igualmente Pablo nos enseña que podemos resistir los ataques del enemigo usando la Armadura de Dios, así como cada día salgo de mi casa con ropa, cada día debo levantarme y salir de mi casa con la Armadura de Dios puesta. Y Pedro nos dice que debemos: “sed sobrios y velad, porque nuestro enemigo el diablo, anda como león rugiente buscando a quien devorar.

2. Acercarme a Dios

James 4:8 RVR60
8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.
¿Cómo me acerco a Dios? Su Palabra nos da la respuesta. Lo hago con un corazón contrito y humillado, lo hago en oración reconociendo mis pecados y confesándolos, lo hago con un arrepentimiento genuino de mis pecados.
Recordemos, que es Dios quien se acerco primero a nosotros, es Dios quien nos amo primero a nosotros. Por lo tanto este acercamiento es para aquel que fue hallado por la Gracia de Dios para Salvación y que cada día se acerca a Dios reconociendo que es “Pecador”, con el propósito de limpiar nuestros pecados y rogar a Dios que nos ayude a ser constantes y evitar ser de doble ánimo, porque aquel que mantiene una amistad con el mundo, y que su fe no está cimentada en la roca que es Cristo, éste se vuelve caprichoso, es inestable emocional y espiritualmente, y su corazón estará más en el mundo que en la presencia de Dios.
Ahora miremos que para yo acercarme a Dios, debo primero someterme a Él. Pues de lo contrario mi acercamiento a Dios sería con intenciones que estarían fundamentadas en mis deseos pecaminosos y no en gratitud por Su Gracia.
Ilustración: gato.

Puedo estar sentado en la sala con mi gato siamés en mi regazo, y mi esposa puede encontrarse a 6 metros de distancia en la cocina; sin embargo, estoy más cerca de mi esposa que del gato, ya que el gato es diferente a mí. Tenemos muy poco en común.

Así mismo, como creyentes debemos buscar tener más comunión con Dios, para parecernos más a Él.
“El Amor a Dios es manifestado cuando me SOMETO totalmente a Dios en OBEDIENCIA a Su Autoridad, con el fin de Acercarme a Él reconociendo mis pecados, porque Él es fiel y justo para perdonar mis pecados, y limpiar (purificar) mi corazón de toda maldad”.
Ya para terminar vamos a ver los resultado de Amar a Dios.

IV. RESULTADOS DE AMAR A DIOS.

James 4:9–10 RVR60
9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.
Cuando NO nos humillamos delante de Dios y nos rehusamos a reconocer cuán miserables podemos ser delante de Dios a causa de nuestro pecado, entonces, mi risa se convertirá en llanto, y ese gozo temporal se convertirá en tristeza. El pecado en nuestras vidas para Dios es muy serio, Él no lo tomo como risa, no. Debemos pedirle a Dios que nos humillemos delante de él cada día, lamentado realmente en mí corazón el haber pecado contra Su Santidad, e incluso que esa aflicción por mi pecado me lleve a quebrantarme. Pues de lo contrario, si vemos el pecado como algo ligero y superficial, mis hermanos la risa y el gozo que hoy podamos vivir, tal vez más tarde o mañana se convierta en llanto y tristeza.
Así que mis queridos hermanos, cuando yo AMO A DIOS, me someto a Él, y cuando me someto, es porque estoy dispuesto a renunciar a todo orgullo, para que Su Gracia me permita Acerarme a Su Presencia. Y cuando me someto a Dios y me acerco a Él, entonces como resultado podré humillarme reconociendo mi pobre condición espiritual para que poder verdaderamente experimentar Su Gozo y Paz.
En el versículo 10, Santiago nos dice que debemos qué: “Humillarnos”, es decir reconocer nuestra pobre condición en Su Presencia. Y como resultado de mi humillación, El Señor dice que nos exaltará. ¡Qué Maravilloso Regalo el que nos ofrece Dios!
La Humillación es prominente en toda la Escritura:
en los Salmos: “Porque el Señor … corona a los humildes con salvación” (Sal. 149:4)
en los Proverbios: “[El Señor] … da gracia al humilde” ().
en los libros proféticos: “Lo humilde será exaltado y lo exaltado será humillado” (Ez. 21:26)
en los Evangelios: “Porque aquel que se exalta será humillado, y el que se humilla será exaltado” ().
en las epístolas: “Humillaos, por lo tanto, bajo la mano poderosa de Dios, para que él os levante” ()

REFLEXIONEMOS…

¿Podemos ahora sí responder a pregunta del titulo del Sermon?
¿AMAMOS AL MUNDO O AMAMOS A DIOS?
Cada uno en nuestro corazón y mente podemos responder. Les ánimo a que busquemos Su Santidad, que nos sometamos y nos acerquemos a Dios, para que nuestras vidas reflejen verdaderamente el Amor a Dios.
Oremos...
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →