Faithlife
Faithlife

Sermón sin título (2)

consagracion/familia  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes & Transcripts
4Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. 5Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. 6Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas
Deuteronomio 6.4–9 RVR60
Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.
Deuteronomio 6.4–9 RVR60
Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

“Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa” [].

Conducción del niño CAPÍTULO 78: El poder de la oración

La necesidad de la oración familiar. Cada familia debiera erigir su altar de oración, comprendiendo que el temor de Jehová es el principio de la sabiduría. Si hay quienes en el mundo necesitan la fortaleza y el ánimo que da la religión son los responsables de la educación y la preparación de los niños. Ellos no pueden hacer su obra de una manera aceptable a Dios mientras su ejemplo diario enseñe, a los que los miran en procura de dirección, que ellos pueden vivir sin Dios. Si educan a sus hijos para que vivan solamente esta vida, no harán preparativos para la eternidad. Morirán como han vivido, sin Dios, y los padres serán llamados a responder por la pérdida de sus almas. Padres y madres, necesitan buscar a Dios por la mañana y por la noche, en el altar de la familia, para que puedan aprender a enseñar a sus hijos sabia, tierna y amorosamente (Review and Herald, 27-6-1899).

Cuando se descuida

Conducción del niño CAPÍTULO 78: El poder de la oración

El poder de la oración

La necesidad de la oración familiar. Cada familia debiera erigir su altar de oración, comprendiendo que el temor de Jehová es el principio de la sabiduría. Si hay quienes en el mundo necesitan la fortaleza y el ánimo que da la religión son los responsables de la educación y la preparación de los niños. Ellos no pueden hacer su obra de una manera aceptable a Dios mientras su ejemplo diario enseñe, a los que los miran en procura de dirección, que ellos pueden vivir sin Dios. Si educan a sus hijos para que vivan solamente esta vida, no harán preparativos para la eternidad. Morirán como han vivido, sin Dios, y los padres serán llamados a responder por la pérdida de sus almas. Padres y madres, necesitan buscar a Dios por la mañana y por la noche, en el altar de la familia, para que puedan aprender a enseñar a sus hijos sabia, tierna y amorosamente (Review and Herald, 27-6-1899).

Conducción del niño CAPÍTULO 78: El poder de la oración

Sin embargo, en esta época tan peligrosa, algunos de los que se llaman cristianos no celebran el culto de familia. No honran a Dios en su casa, ni enseñan a sus hijos a amarlo y temerlo. Muchos se han alejado a tal punto de Dios que se sienten condenados cuando se presentan delante de él. No pueden allegarse “confiadamente al trono de la gracia”, “levantando manos limpias, sin ira ni contienda” (Heb. 4:16; 1 Tim. 2:8, RVA).

Conducción del niño CAPÍTULO 78: El poder de la oración

Sin embargo, en esta época tan peligrosa, algunos de los que se llaman cristianos no celebran el culto de familia. No honran a Dios en su casa, ni enseñan a sus hijos a amarlo y temerlo. Muchos se han alejado a tal punto de Dios que se sienten condenados cuando se presentan delante de él. No pueden allegarse “confiadamente al trono de la gracia”, “levantando manos limpias, sin ira ni contienda” (Heb. 4:16; 1 Tim. 2:8, RVA).

33Mas buscad(ζητέω- zeteo) primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Buscad. Es decir, buscad habitualmente, seguid buscando, como lo implica el griego (cf. ).
ζητέω
Buscar, tratar, intentar, esforzarse, querer, preguntar, pedir, reclamar, esperar, deliberar, considerar, investigar, examinar.
21Pasando otra vez Jesús en una barca a la otra orilla, se reunió alrededor de él una gran multitud; y él estaba junto al mar. 22Y vino uno de los principales de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró a sus pies, 23y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá.
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
λαλέω
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →