Faithlife
Faithlife

Cosas finales (2)

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view

La doctrina de las cosas finales (“escatología”) incluye el tema de la muerte, la segunda venida de Jesucristo, la resurrección de la muerte, el juicio final, el cielo y el infierno.

Notes & Transcripts

Muerte

La muerte física es universal

Job 30.23 TLA
y un día me arrojarás a la tumba, que es nuestro destino final.
Ver también ;

El tiempo de la muerte natural está más allá del control humano

Eclesiastés 8.8 TLA
Nadie tiene tanto poder como para evitar la muerte y vivir para siempre. De la batalla entre la vida y la muerte nadie se libra, ni siquiera los malvados.
Ver también ; ;

La muerte no es temida por los creyentes

Salmo 23.4 TLA
Puedo cruzar lugares peligrosos y no tener miedo de nada, porque tú eres mi pastor y siempre estás a mi lado; me guías por el buen camino y me llenas de confianza.
Ver también ; ; ; ;

Para los creyentes, la muerte está relacionada con dormir

Juan 11.11–13 TLA
Los discípulos le dijeron: —Señor, si Lázaro está dormido, para qué te preocupas. Lo que Jesús quería darles a entender era que Lázaro había muerto, pero los discípulos entendieron que estaba descansando.
Ver también ; ;

En la segunda venida, los creyentes que todavía estén vivos no experimentarán la muerte

1 Tesalonicenses 4.15–17 TLA
Por eso les decimos, de acuerdo con lo que el Señor Jesús nos enseñó, que los que aún vivamos cuando él venga nos reuniremos con él, después de que se hayan reunido con él los que estaban muertos. Porque cuando Dios dé la orden por medio del jefe de los ángeles, y oigamos que la trompeta anuncia que el Señor Jesús baja del cielo, los primeros en resucitar serán los que antes de morir confiaron en él. Después Dios nos llevará a nosotros, los que estemos vivos en ese momento, y nos reunirá en las nubes con los demás. Allí, todos juntos nos encontraremos con el Señor Jesús, y nos quedaremos con él para siempre.
Ver también

La muerte es la pena por los pecados no perdonados

Romanos 6.23 TLA
Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.
Ver también ; ;

La segunda venida de Jesucristo

La segunda venida es predecida

Mateo 26.64 TLA
Jesús le respondió: —Tú lo has dicho. Y déjame decirte que, dentro de poco tiempo, ustedes verán cuando yo, el Hijo del hombre, venga en las nubes del cielo con el poder y la autoridad que me da Dios todopoderoso.
Ver también ; ;

El tiempo de la segunda venida es sólo conocida por Dios el Padre

Mateo 24.36 TLA
»Nadie sabe el día ni la hora en que yo vendré; no lo saben ni siquiera los ángeles del cielo. Es más, tampoco yo lo sé. Sólo Dios, mi Padre, lo sabe.
Ver también ; ;

El propósito de Dios en la segunda venida es recoger a su pueblo, para recompensar a los fieles y juzgar a los malos

Mateo 16.27 TLA
Porque yo, el Hijo del hombre, vendré pronto con el poder de Dios y con mis ángeles, para darles su premio a los que hicieron el bien y para castigar a los que hicieron el mal.
Ver también ; ; ; ; ; ; ;

La actitud correcta hacia la segunda venida

1 Juan 2.28 TLA
Ahora, hijos míos, sigan unidos a Cristo. Así, cuando él regrese, lo estaremos esperando confiadamente y no pasaremos por la vergüenza de ser castigados.
Ver también ; ; ;

La resurrección de los muertos

Todos serán resucitados

Juan 5.28–29 TLA
»No se sorprendan de lo que les digo, porque va a llegar el momento en que los muertos oirán mi voz y saldrán de sus tumbas. Entonces, los que hicieron lo bueno volverán a vivir, y estarán con Dios para siempre; pero los que hicieron lo malo volverán a vivir para ser castigados.
Ver también ;

Los creyentes en Cristo Jesús resucitarán para vida eterna

Juan 6.40 TLA
Y mi Padre quiere estar seguro de que no se perderá ninguno de los que él eligió para ser mis seguidores. Cuando llegue el fin del mundo, haré que mis seguidores que hayan muerto vuelvan a vivir. Porque mi Padre quiere que todos los que me ven y creen en mí, que soy su Hijo, tengan vida eterna.
Ver también ; ;

Los no creyentes serán condenados

Juan 5.29 TLA
y saldrán de sus tumbas. Entonces, los que hicieron lo bueno volverán a vivir, y estarán con Dios para siempre; pero los que hicieron lo malo volverán a vivir para ser castigados.
Ver también

Los creyentes recibirán cuerpos incorruptibles

1 Corintios 15.42–44 TLA
Así pasará cuando los muertos vuelvan a la vida. Cuando alguien muere, se entierra su cuerpo, y ese cuerpo se vuelve feo y débil. Pero cuando esa persona vuelva a la vida, su cuerpo será hermoso y fuerte, y no volverá a morir. Se entierra el cuerpo físico, pero resucita un cuerpo espiritual. Así como hay cuerpos físicos, hay también cuerpos espirituales.
Ver también

El juicio final

Todos enfrentaremos el juicio después de la muerte

Hebreos 9.27 TLA
Todos nosotros moriremos una sola vez, y después vendrá el juicio.
Ver también ; ;

El juicio es encomendado a Jesucristo

Juan 5.22 TLA
Y mi Padre no juzga a nadie. Es a mí, que soy su Hijo, a quien le ha dado ese poder,
Ver también ; ;

Los que no respondan con fe a Cristo serán condenados

Juan 12.48 TLA
El que me rechaza y no obedece mis enseñanzas, será condenado por esas mismas enseñanzas cuando llegue el fin.
Ver también ; ; ;

Los creyentes no serán juzgados por el pecado

Juan 5.24 TLA
»Les aseguro que todo el que preste atención a lo que digo, y crea en Dios, que fue quien me envió, tendrá vida eterna. Aunque antes haya vivido alejado de Dios, ya no será condenado, pues habrá recibido la vida eterna.
Ver también ; ;

Los creyentes serán juzgados en cómo vivieron su vida cristiana

2 Corintios 5.10 TLA
Porque todos nosotros vamos a tener que presentarnos delante de Cristo, que es nuestro juez. Él juzgará lo que hicimos mientras vivíamos en este cuerpo, y decidirá si merecemos que nos premie o nos castigue.
Ver también ; ;

Cielo

El trono de Dios está en el cielo donde es continuamente adorado

Apocalipsis 4.9–10 TLA
Estos cuatro seres vivientes cantan y dan gracias al que está sentado en el trono y vive para siempre. En sus cantos dicen lo maravilloso, poderoso y digno que es él de recibir honores. Cada vez que hacen esto, los veinticuatro ancianos se arrodillan delante de él, lo adoran y, arrojando sus coronas delante del trono, cantan:
Ver también

La voluntad de Dios es perfectamente servida en el cielo

Mateo 6.10 TLA
Ven y sé nuestro único rey. Que todos los que viven en la tierra te obedezcan, como te obedecen los que están en el cielo.
Ver también

En la segunda venida de Cristo Jesús, un nuevo cielo y una nueva tierra reemplazará lo viejo

Apocalipsis 21.1 TLA
Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues ya el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar.

Los redimidos disfrutarán de la vida en la presencia de Dios en el nuevo cielo

1 Tesalonicenses 4.17 TLA
Después Dios nos llevará a nosotros, los que estemos vivos en ese momento, y nos reunirá en las nubes con los demás. Allí, todos juntos nos encontraremos con el Señor Jesús, y nos quedaremos con él para siempre.
Ver también ; ; ;

Toda vida en el cielo es sustentada por Dios

Apocalipsis 22.1–2 TLA
Luego el ángel me mostró un río de aguas que dan vida eterna. Ese río salía del trono de Dios y del Cordero, y era claro como el cristal; sus aguas pasaban por en medio de la calle principal de la ciudad. En cada orilla del río había árboles que daban fruto una vez al mes, o sea, doce veces al año. Sus frutos dan vida eterna, y sus hojas sirven para sanar las enfermedades de todo el mundo.
Ver también ; ;

Infierno

El infierno es el destino de los seres humanos que rechazaron a Dios

El infierno fue originalmente concebido para el castigo del demonio y sus ángeles. Ver también; ; ; ; ;

Los que estén en el infierno serán finalmente separados de Dios

2 Tesalonicenses 1.9 TLA
y los destruirá para siempre. Los echará lejos de su presencia, donde no podrán compartir su gloria y su poder.
Ver también

El infierno es un lugar de fuego, oscuridad y llanto

Apocalipsis 20.15 TLA
y allí fueron arrojados todos los que no tenían sus nombres escritos en el libro de la vida eterna.
Ver también ; ;

El mismo Jesucristo frecuentemente advirtió acerca del peligro del infierno

Lucas 12.5 TLA
Tengan más bien temor de Dios, pues él no sólo puede quitarles la vida, sino que también puede enviarlos al infierno. A él sí deben tenerle miedo.
Ver también Jesucristo está usando una hipérbole oriental, sin intención de que sea literal, para acentuar la importancia;
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →