Faithlife
Faithlife

Salmo 51 EL Camino a la Restauración

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views
Notes & Transcripts

S

Psalm 51 NBLH
Para el director del coro. Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, el profeta Natán lo visitó. 1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a Tu misericordia; Conforme a lo inmenso de Tu compasión, borra mis transgresiones. 2 Lávame por completo de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. 3 Porque yo reconozco mis transgresiones, Y mi pecado está siempre delante de mí. 4 Contra Ti, contra Ti sólo he pecado, Y he hecho lo malo delante de Tus ojos, De manera que eres justo cuando hablas, Y sin reproche cuando juzgas. 5 Yo nací en iniquidad, Y en pecado me concibió mi madre. 6 Tú deseas la verdad en lo más íntimo, Y en lo secreto me harás conocer sabiduría. 7 Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve. 8 Hazme oír gozo y alegría, Haz que se regocijen los huesos que has quebrantado. 9 Esconde Tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis iniquidades. 10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí. 11 No me eches de Tu presencia, Y no quites de mí Tu Santo Espíritu. 12 Restitúyeme el gozo de Tu salvación, Y sostenme con un espíritu de poder. 13 Entonces enseñaré a los transgresores Tus caminos, Y los pecadores se convertirán a Ti. 14 Líbrame de delitos de sangre, oh Dios, Dios de mi salvación, Entonces mi lengua cantará con gozo Tu justicia. 15 Abre mis labios, oh Señor, Para que mi boca anuncie Tu alabanza. 16 Porque Tú no Te deleitas en sacrificio, de lo contrario yo lo ofrecería; No Te agrada el holocausto. 17 Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; Al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás. 18 Haz bien con Tu benevolencia a Sion; Edifica los muros de Jerusalén. 19 Entonces Te agradarán los sacrificios de justicia, El holocausto y el sacrificio perfecto; Entonces se ofrecerán novillos sobre Tu altar.
Psalm 51 NBLH
Para el director del coro. Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, el profeta Natán lo visitó. 1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a Tu misericordia; Conforme a lo inmenso de Tu compasión, borra mis transgresiones. 2 Lávame por completo de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. 3 Porque yo reconozco mis transgresiones, Y mi pecado está siempre delante de mí. 4 Contra Ti, contra Ti sólo he pecado, Y he hecho lo malo delante de Tus ojos, De manera que eres justo cuando hablas, Y sin reproche cuando juzgas. 5 Yo nací en iniquidad, Y en pecado me concibió mi madre. 6 Tú deseas la verdad en lo más íntimo, Y en lo secreto me harás conocer sabiduría. 7 Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve. 8 Hazme oír gozo y alegría, Haz que se regocijen los huesos que has quebrantado. 9 Esconde Tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis iniquidades. 10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí. 11 No me eches de Tu presencia, Y no quites de mí Tu Santo Espíritu. 12 Restitúyeme el gozo de Tu salvación, Y sostenme con un espíritu de poder. 13 Entonces enseñaré a los transgresores Tus caminos, Y los pecadores se convertirán a Ti. 14 Líbrame de delitos de sangre, oh Dios, Dios de mi salvación, Entonces mi lengua cantará con gozo Tu justicia. 15 Abre mis labios, oh Señor, Para que mi boca anuncie Tu alabanza. 16 Porque Tú no Te deleitas en sacrificio, de lo contrario yo lo ofrecería; No Te agrada el holocausto. 17 Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; Al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás. 18 Haz bien con Tu benevolencia a Sion; Edifica los muros de Jerusalén. 19 Entonces Te agradarán los sacrificios de justicia, El holocausto y el sacrificio perfecto; Entonces se ofrecerán novillos sobre Tu altar.
Psalm 51 NBLH
Para el director del coro. Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, el profeta Natán lo visitó. Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a Tu misericordia; Conforme a lo inmenso de Tu compasión, borra mis transgresiones. Lávame por completo de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis transgresiones, Y mi pecado está siempre delante de mí. Contra Ti, contra Ti sólo he pecado, Y he hecho lo malo delante de Tus ojos, De manera que eres justo cuando hablas, Y sin reproche cuando juzgas. Yo nací en iniquidad, Y en pecado me concibió mi madre. Tú deseas la verdad en lo más íntimo, Y en lo secreto me harás conocer sabiduría. Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve. Hazme oír gozo y alegría, Haz que se regocijen los huesos que has quebrantado. Esconde Tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis iniquidades. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de Tu presencia, Y no quites de mí Tu Santo Espíritu. Restitúyeme el gozo de Tu salvación, Y sostenme con un espíritu de poder. Entonces enseñaré a los transgresores Tus caminos, Y los pecadores se convertirán a Ti. Líbrame de delitos de sangre, oh Dios, Dios de mi salvación, Entonces mi lengua cantará con gozo Tu justicia. Abre mis labios, oh Señor, Para que mi boca anuncie Tu alabanza. Porque Tú no Te deleitas en sacrificio, de lo contrario yo lo ofrecería; No Te agrada el holocausto. Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; Al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás. Haz bien con Tu benevolencia a Sion; Edifica los muros de Jerusalén. Entonces Te agradarán los sacrificios de justicia, El holocausto y el sacrificio perfecto; Entonces se ofrecerán novillos sobre Tu altar.
Introducción.
Al director musical. Salmo de David, cuando el profeta Natán fue a verlo por haber cometido David adulterio con Betsabé.
1Ten compasión de mí, oh Dios,
conforme a tu gran amor;
conforme a tu inmensa bondad,
borra mis transgresiones.
2Lávame de toda mi maldad
y límpiame de mi pecado.
3Yo reconozco mis transgresiones;
siempre tengo presente mi pecado.
4Contra ti he pecado, sólo contra ti,
y he hecho lo que es malo ante tus ojos;
por eso, tu sentencia es justa,
y tu juicio, irreprochable.
5Yo sé que soy malo de nacimiento;
pecador me concibió mi madre.
6Yo sé que tú amas la verdad en lo íntimo;
en lo secreto me has enseñado sabiduría.
7Purifícame con hisopo, y quedaré limpio;
lávame, y quedaré más blanco que la nieve.
8Anúnciame gozo y alegría;
infunde gozo en estos huesos que has quebrantado.
9Aparta tu rostro de mis pecados
y borra toda mi maldad.
10Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
y renueva la firmeza de mi espíritu.
11No me alejes de tu presencia
ni me quites tu santo Espíritu.
12Devuélveme la alegría de tu salvación;
que un espíritu obediente me sostenga.
13Así enseñaré a los transgresores tus caminos,
y los pecadores se volverán a ti.
14Dios mío, Dios de mi salvación,
líbrame de derramar sangre,
y mi lengua alabará tu justicia.
15Abre, Señor, mis labios,
y mi boca proclamará tu alabanza.
16Tú no te deleitas en los sacrificios
ni te complacen los holocaustos;
de lo contrario, te los ofrecería.
17El sacrificio que te agrada
es un espíritu quebrantado;
tú, oh Dios, no desprecias
al corazón quebrantado y arrepentido.
18En tu buena voluntad, haz que prospere Sión;
levanta los muros de Jerusalén.
19Entonces te agradarán los sacrificios de justicia,
los holocaustos del todo quemados,
y sobre tu altar se ofrecerán becerros.
Este es un Salmo de Lamento. El hecho de que este salmo esta dirigido al músico principal nos indica que esta es una canción. Pero es una canción muy triste porque refleja el corazón de arrepentimiento de David.

Ocasión de este Salmo.

2 Reyes 11 cuanta la historia del pecado de David cuando cometió adulterio y asesinato. Las consecuencias sobre la familia de David fueron terribles. Pero Dios lo va a confrontar con ese pecado a través del profeta Natán.
2 Samuel 12:1–14 NBLH
1 Entonces el Señor envió a Natán a David. Y Natán vino a él y le dijo: “Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre. 2 El rico tenía muchas ovejas y vacas. 3 Pero el pobre no tenía más que una corderita Que él había comprado y criado, La cual había crecido junto con él y con sus hijos. Comía de su pan, bebía de su copa y dormía en su seno, Y era como una hija para él. 4 Vino un viajero a visitar al hombre rico Y éste no quiso tomar de sus ovejas ni de sus vacas Para preparar comida para el caminante que había venido a él, Sino que tomó la corderita de aquel hombre pobre y la preparó para el hombre que había venido a visitarlo.” 5 Y se encendió la ira de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: “Vive el Señor, que ciertamente el hombre que hizo esto merece morir; 6 y debe pagar cuatro veces por la cordera, porque hizo esto y no tuvo compasión.” 7 Entonces Natán dijo a David: “Tú eres aquel hombre. Así dice el Señor, Dios de Israel: ‘Yo te ungí rey sobre Israel y te libré de la mano de Saúl. 8 ‘Yo también entregué a tu cuidado la casa de tu señor y las mujeres de tu señor, y te di la casa de Israel y de Judá; y si eso hubiera sido poco, te hubiera añadido muchas cosas como éstas. 9 ‘¿Por qué has despreciado la palabra del Señor haciendo lo malo ante Sus ojos? Has matado a espada a Urías el Hitita, has tomado su mujer para que sea mujer tuya, y a él lo has matado con la espada de los Amonitas. 10 ‘Ahora pues, la espada nunca se apartará de tu casa, porque Me has despreciado y has tomado la mujer de Urías el Hitita para que sea tu mujer.’ ” 11 “Así dice el Señor: ‘Por eso, de tu misma casa levantaré el mal contra ti; y aun tomaré tus mujeres delante de tus ojos y las daré a tu compañero, y éste se acostará con tus mujeres a plena luz del día. 12 ‘En verdad, tú lo hiciste en secreto, pero Yo haré esto delante de todo Israel y a plena luz del sol.’ ” 13 Entonces David dijo a Natán: “He pecado contra el Señor.” Y Natán dijo a David: “El Señor ha quitado tu pecado; no morirás. 14 “Sin embargo, por cuanto con este hecho has dado ocasión de blasfemar a los enemigos del Señor, ciertamente morirá el niño que te ha nacido.”

Oración de Arrepentimiento.

Psalm 51:1 NBLH
1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a Tu misericordia; Conforme a lo inmenso de Tu compasión, borra mis transgresiones.
La petición de David esta basada solamente en la misericordia de Dios y no en ningún argumento personal. Solamente misericordia y compasión.

Confesión

Psalm 51:1–2 NBLH
1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a Tu misericordia; Conforme a lo inmenso de Tu compasión, borra mis transgresiones. 2 Lávame por completo de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.
Psalm 51:1–3 NBLH
1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a Tu misericordia; Conforme a lo inmenso de Tu compasión, borra mis transgresiones. 2 Lávame por completo de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. 3 Porque yo reconozco mis transgresiones, Y mi pecado está siempre delante de mí.
:
Transgresiones. Violación a la ley establecida.
Es muy importante que entendamos que si existen absolutos en cuanto al bien y el mal. Hoy en día pareciera que todo es relativo. Solo lo que tu crees que esta mal esta mal. Pero si la mayoría de la gente cree que esta bien entonces esta bien. Quien entonces decide que es lo correcto? Dios. Su palabra nos indica claramente que esta bien y que esta mal.
Podríamos hacer un argumento para justificar todas las cosas que están mal. Crimen.
Maldad, Iniquidad. Torcer lo que era derecho.
Buscar cosas buenas de manera ilegitima. Placer fuera del matrimonio. Acumular cosas mediante el fraude.
Pecado. El fallar la marca. Missing the mark.
Todo aquello que me separa del modelo de Jesus.
Confesión con Entendimiento
Psalm 51:3–4 NBLH
3 Porque yo reconozco mis transgresiones, Y mi pecado está siempre delante de mí. 4 Contra Ti, contra Ti sólo he pecado, Y he hecho lo malo delante de Tus ojos, De manera que eres justo cuando hablas, Y sin reproche cuando juzgas.
Psalm 51:4–5 NBLH
4 Contra Ti, contra Ti sólo he pecado, Y he hecho lo malo delante de Tus ojos, De manera que eres justo cuando hablas, Y sin reproche cuando juzgas. 5 Yo nací en iniquidad, Y en pecado me concibió mi madre.
"Yo reconozco" Todo pecado es finalmente contra Dios

Responsabilidad.

"… mis trangresiones, mi maldad, mi pecado.."
El no esta culpando a nadie por lo que pasó. No esta buscando una excusa:
No culpo a la familia, ni a la sociedad, ni a las circunstancias. El era el responsable.
Psalm 51:6–12 NBLH
6 Tú deseas la verdad en lo más íntimo, Y en lo secreto me harás conocer sabiduría. 7 Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve. 8 Hazme oír gozo y alegría, Haz que se regocijen los huesos que has quebrantado. 9 Esconde Tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis iniquidades. 10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí. 11 No me eches de Tu presencia, Y no quites de mí Tu Santo Espíritu. 12 Restitúyeme el gozo de Tu salvación, Y sostenme con un espíritu de poder.
Psalm 51:6–9 NBLH
6 Tú deseas la verdad en lo más íntimo, Y en lo secreto me harás conocer sabiduría. 7 Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve. 8 Hazme oír gozo y alegría, Haz que se regocijen los huesos que has quebrantado. 9 Esconde Tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis iniquidades.
:
Psalm 51:10 NBLH
10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.
v.6 Cuando reconocemos la verdad de nuestra condición, es cuando Dios inicia su obra de restauración. Sabiduría significa que el me da la capacidad de reconocer los patrones que me llevaron a pecar en primer lugar.
v.10 David pide un corazón libre de culpa y libre de la contaminación del mundo al rededor. Pero pide tambien un corazón que no fácilmente pueda ser llevado por la tentación.
v. 11 No me dejes porque sin ti voy a fallar otra vez.
Psalm 32 NBLH
Salmo de David. Masquil. 1 ¡Cuán bienaventurado es aquél cuya transgresión es perdonada, Cuyo pecado es cubierto! 2 ¡Cuán bienaventurado es el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad, Y en cuyo espíritu no hay engaño! 3 Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió Con mi gemir durante todo el día. 4 Porque día y noche Tu mano pesaba sobre mí; Mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano. (Selah) 5 Te manifesté mi pecado, Y no encubrí mi iniquidad. Dije: “Confesaré mis transgresiones al Señor;” Y Tú perdonaste la culpa de mi pecado. (Selah) 6 Por eso, que todo santo ore a Ti en el tiempo en que puedas ser hallado; Ciertamente, en la inundación de muchas aguas, no llegarán éstas a él. 7 Tú eres mi escondedero; de la angustia me preservarás; Con cánticos de liberación me rodearás. (Selah) 8 Yo te haré saber y te enseñaré el camino en que debes andar; Te aconsejaré con Mis ojos puestos en ti. 9 No seas como el caballo o como el mulo, que no tienen entendimiento; Cuyos arreos incluyen brida y freno para sujetarlos, Porque si no, no se acercan a ti. 10 Muchos son los dolores del impío, Pero al que confía en el Señor, la misericordia lo rodeará. 11 Alégrense en el Señor y regocíjense, justos; Den voces de júbilo todos ustedes, los rectos de corazón.
Psalm 32:1–7 NBLH
1 ¡Cuán bienaventurado es aquél cuya transgresión es perdonada, Cuyo pecado es cubierto! 2 ¡Cuán bienaventurado es el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad, Y en cuyo espíritu no hay engaño! 3 Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió Con mi gemir durante todo el día. 4 Porque día y noche Tu mano pesaba sobre mí; Mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano. (Selah) 5 Te manifesté mi pecado, Y no encubrí mi iniquidad. Dije: “Confesaré mis transgresiones al Señor;” Y Tú perdonaste la culpa de mi pecado. (Selah) 6 Por eso, que todo santo ore a Ti en el tiempo en que puedas ser hallado; Ciertamente, en la inundación de muchas aguas, no llegarán éstas a él. 7 Tú eres mi escondedero; de la angustia me preservarás; Con cánticos de liberación me rodearás. (Selah)
Pecado perdonado
Pecado cubierto
No te culpa de maldad.
Espíritu libre de Mentira.
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →