Faithlife
Faithlife

Entendiendo el Tabernáculo

Éxodo  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes & Transcripts
Recuerda! Estamos “descubriendo a Dios y a nosotros mismos en una travesía de gracia y poder” en el libro de éxodo.
Por eso, el día de hoy nos vamos a saltar una historia que va a quedar en suspenso hasta la próxima semana. La mencioné brevemente en el mensaje anterior de la serie, pero va a ser un excelente cierre para esta serie que nos está llevando de la esclavitud a el lugar que Dios ha preparado para nosotros.
Mira que interesante…
Por eso, hoy vamos a explorar un poco el concepto de la adoración a la luz de esta historia.
El libro de Éxodo empieza con esclavitud, pero termina con adoración.
Por eso, hoy vamos a explorar un poco el concepto de la adoración a la luz de esta historia.
En los Cap 25-40 vemos la construcción del tabernáculo y a mi me gusta ver todo el A.T. bajo esta perspectiva cuando se trata de la alabanza y adoración:
Dios, a lo largo del A.T., describe la forma en la que quiere ser adorado. Podemos ver cómo la historia nos lleva de altares espontáneos a la construcción de un tabernáculo con instrucciones específicas, luego a un templo fijo, con personas designadas a tal propósito y con un orden claro. Lo mismo que Dios hace para delinear su plan para con el pueblo de Israel y la descendencia de la cual vendrá Cristo, lo hace también con la forma en que el pueblo le adora.
El NT y el ministerio de Jesús junto con el establecimiento de la Iglesia tienen otro enfoque que en otro momento podremos abordar, pero aquí vemos claramente el proceso de una manifestación espontánea a una forma específica en la cual Dios quiere ser adorado.
Lo cierto, en cualquier edad y cultura, es que el ser humano tiene un deseo de pertenecer a algo más grande. Todos anhelamos trascender, hacer historia… o como esta de moda en los millenials… crear un impacto.
Dios puso este deseo en el corazón el hombre (). De hecho, cuando pensamos en Adan y Eva… así eran. Diseñados para contemplar y disfrutar de la presencia de Dios sin límites e impedimentos. Así empieza la historia de la humanidad.
En Genesis se nos cuenta cómo el pecado afectó cada aspecto de nuestra vida y nuestra relación con Dios. Pero antes del pecado, en los primeros capítulos vemos al ser humano en la dinámica para la cual fue diseñado. En la presencia misma de Dios.
Pero esta historia no siempre fue así. De hecho, la adoración fue diseñada de manera diferente. El Hombre y la mujer estaban cara a cara con Dios y le adoraban libremente, con pleno conocimiento de su persona. En Genesis se nos cuenta cómo el pecado afectó cada aspecto de nuestra vida y nuestra relación con Dios.

Genesis Nos Muestra Que Antes Adoraron A Dios En Su Presencia

Desde el cap. 4 de Génesis, donde Adan y Eva deben dejar el huerto del Edén, podemos ver la historia de la humanidad como el regreso esperado a ese lugar donde estaremos con Dios. Otra vez, unos de una forma y otros de otra, pero todos anhelamos ese sentido de ser parte de algo más grande que nosotros.
Génesis 3.23–24 NTV
23 Así que el Señor Dios los expulsó del jardín de Edén y envió a Adán a cultivar la tierra de la cual él había sido formado. 24 Después de expulsarlos, el Señor Dios puso querubines poderosos al oriente del jardín de Edén; y colocó una espada de fuego ardiente —que destellaba al moverse de un lado a otro— a fin de custodiar el camino hacia el árbol de la vida.
Gen 3:
Podemos leer toda la Biblia bajo esta perspectiva. El camino de regreso al lugar donde pertenecemos.
Otra vez, unos de una forma y otros de otra, pero todos anhelamos ese sentido de ser parte de algo más grande que nosotros.
Génesis 3.20–24 RVR60
20 Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes. 21 Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió. 22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. 23 Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.
Si en Génesis vimos la gloria de Dios y adoramos a Dios a plena conciencia pero eso nos fue quitado por causa del pecado… veamos cómo sigue la historia.

La Gloria De Dios Habita En El Lugar Santísimo

Hemos hecho muchas referencias a las predicaciones de la serie, pero es necesario volver una vez más. Cuando vimos la zarza ardiente el Angel de Jehová se revela a sí mismo y luego guía al pueblo que prácticamente va “persiguiendo su Gloria”. ¿Recuerdas? En la historia el pueblo era guiado por la columna de fuego y de humo.
Luego del monte Sinaí, Dios hace una morada para sí mismo en medio del pueblo. Es el primer lugar de adoración para Dios construido en la historia del pueblo. En la construcción del tabernáculo hay un lugar llamado el lugar santísimo, donde está ubicada el arca del pacto y es donde desciende la gloria de Dios. El sumo sacerdote entraba una vez al año, en el día de la expiación… pero ese es todo otro tema sobre Levítico que algún día tocaremos.
Éxodo 40.33–35 RVR60
33 Finalmente erigió el atrio alrededor del tabernáculo y del altar, y puso la cortina a la entrada del atrio. Así acabó Moisés la obra. 34 Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo. 35 Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo llenaba.
Éxodo 40.33–34 NTV
33 Después Moisés colgó las cortinas que daban forma al atrio que rodea el tabernáculo y el altar. Por último levantó la cortina en la entrada del atrio. Así por fin terminó Moisés el trabajo. 34 Entonces la nube cubrió el tabernáculo, y la gloria del Señor llenó el tabernáculo.
Así que
Tim Keller nota una referencia en la forma en que los sacerdotes entran al tabernáculo con el cuchillo para ofrecer los sacrificios al acercarse al lugar donde la presencia de Dios está manifestada con los querubines que protegen con la espada el huerto.
Es interesante que el lugar que construyen para Dios es completamente desmontable. Es, si se quiere muy “nómada”. básicamente, todo tiene argollas de oro y varas para que cuando era tiempo de moverse, los levitas literalmente “levantaban campamento”. Desarmaban la tienda y salían. ¿Sabes cómo se daban cuenta que era tiempo de salir? Es hermoso:
Éxodo 40.36–37 NTV
36 Cada vez que la nube se levantaba del tabernáculo, el pueblo de Israel se ponía en marcha y la seguía. 37 Pero si la nube no se levantaba, ellos permanecían donde estaban hasta que la nube se elevaba.
Era Dios mismo quien “marcaba el ritmo” y esta es una lección increíble. Movernos al ritmo de Dios. Ir en la dirección que el va, ser sensibles a su guía y buscar caminar con Él. Si te vas a llevar una idea de hoy, que sea esa. No quiero decir que vendas tu casa y te mudes a una tienda, sino que te levantes con esa sensibilidad para ver en que dirección Dios te está llevando el día de hoy.
En dos semanas empezamos con la serie “ven y ve lo que Dios ha hecho” celebrando la temporada navideña. Pero hoy vamos a rascar la superficie de lo que la navidad significa.

El Verbo Se Hizo Carne Y Habitó Entre Nosotros

El N.T. nos muestra cómo la manifestación más sublime de la Gloria de Dios, Cristo mismo, se hizo carne y habitó entre nosotros.
Entonces, en este sentido, nuestra realidad es diferente a la del pueblo en el A.T.
Juan 1.9–13 NTV
9 Aquel que es la luz verdadera, quien da luz a todos, venía al mundo. 10 Vino al mismo mundo que él había creado, pero el mundo no lo reconoció. 11 Vino a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron; 12 pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. 13 Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios.
Otro símbolo interesante de la historia del Éxodo es el concepto mismo del tabernáculo. Las carpas iban al rededor del tabernáculo. Dios descendía sobre el lugar santísimo en medio de ellos. Esto es otra pintura de lo que significa el concepto mismo de “Emanuel (Dios con nosotros)” que Juan nos está contando en su Evangelio.
Pero para nosotros la historia no acaba teniendo en Jesús la presencia de Dios en medio de nosotros como la tuvo el pueblo.
Nó solo lo vimos en full HD, hecho carne y habitando entre nosotros al hacer milagros y enseñar sobre el reino de Dios, sino que, a diferencia de la manifestación difusa de una columna de humo como en el tabernáculo, la Biblia dice en Jesús Dios nos abrió el camino al Padre.

Nos Dio Acceso Al Lugar Santísimo

El sacrificio de Jesús, que podemos entender como el evento necesario para satisfacer a los querubines que guardaban el huerto, nos abrió el acceso al padre. Dice Hebreos que Jesús nos abrió el velo del lugar santísimo y que Él es nuestro sumo sacerdote.
Heb 10:19-22
Hebreos 10.19–22 RVR60
19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, 20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, 21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, 22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.
Por eso, el cristiano encuentra en el mensaje de las Escrituras ese gozo inexplicable que efectivamente viene de saber que uno es parte de algo más grande. Cuando uno se encuentra con el mensaje de salvación en Jesús y cree en lo que Él hizo por ti y por mí, entonces esa búsqueda innata de encontrar nuestro camino de regreso a casa se termina.
Pasamos de un anhelo de pertenencia insatisfecho a una seguridad de nuestra identidad en Cristo que nos hace pasar de estar buscando la manera de regresar a buscar la manera de compartir. Sin duda, contemplar la presencia de Dios en nosotros cómo la Biblia enseña es motivo de adoración y una razón más que suficiente para cambiar nuestra forma de ver el mundo.
Sin dudas, esta serie ha sido hermosa. Pasamos de la esclavitud a la adoración y estamos terminando con la presencia de Dios en medio de su pueblo. Para hacer aún más poderosa esa escena, mira lo que Apocalipsis describe al ver la nueva Jerusalén:
Sin duda, contemplar la presencia de Dios en nosotros cómo la Biblia enseña es motivo de adoración.
Apocalipsis 21.1–3 NTV
1 Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y también el mar. 2 Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde la presencia de Dios, como una novia hermosamente vestida para su esposo. 3 Oí una fuerte voz que salía del trono y decía: «¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo! Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios mismo estará con ellos.
Ap 21:
Apocalipsis 21.2 RVR60
2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
¿Ves el concepto del tabernáculo? Dios entre el pueblo, habitando con ellos.

Cristo es la Gloria de Dios y debemos reflejar Su imagen.

Mientras eso sucede, nosotros tenemos a Cristo “morando (habitando)” en nosotros. Él es la manifestación misma de la Gloria de Dios y debemos reflejar su gloria a las personas que nos rodean.
Dios es un Dios real, que tiene que tener implicaciones reales en nuestras vidas
Dios es un Dios real, que tiene que tener implicaciones reales en nuestras vidas.
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →