Notes & Transcripts

Titulo: Estaca o Madero    

 

Himnos:  152 & 290

 

Lectura Bíblica: Romanos 6:4-11

Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

5Si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado, 7porque, el que ha muerto ha sido justificado del pecado. 8Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él, 9y sabemos que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. 10En cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; , Pero en cuanto vive, para Dios vive. 11Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

 

 

Propósito: desatar las estacas con que el diablo ata las mentes humanas para que no encuentren la salvación y la libertad que Jesús les ofrece.

 

 

 

Introducción:

Razonaba un hombre acerca de la actitud de ciertos animales, y especialmente de la actitud del elefante, y recordaba como los elefantes durante las funciones de los circos hacen despliegue de peso, tamaño y descomunal fuerza... pero como  después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante queda sujeto solamente por una cadena que aprisiona una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca es sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena es gruesa y poderosa le parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio era evidente: -¿Que lo mantenía entonces? ¿Por qué no huía?
Cuando tenía cinco o seis años, explicaba el hombre, confiaba en la sabiduría de los adultos, por lo que pregunto a varios adultos sobre lo que para él era el misterio del elefante. Alguien le explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hizo entonces la pregunta obvia: -Si está amaestrado... ¿Por qué lo encadenan? No recibió ninguna respuesta coherente. Con el tiempo se olvido del misterio del elefante y la estaca... y sólo lo recordaba cuando se encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta. Hace algunos años descubrió que, alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:

"El elefante del circo no escapaba porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy pequeño".
 Aquel el elefantito cuando fue atado siendo pequeñito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo soltarse.
La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Probablemente se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que seguía...
Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso no escapa porque CREE QUE NO PUEDE ESCAPAR.
Tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia.  Y lo peor es que jamás se volvió a cuestionar seriamente ese registro. Jamás... Jamás... intentó otra vez poner a prueba su fuerza.

El Señor me ha estimulado ha predicar esta mañana sobre ese tema en particular, o sea no sobre los elefantes de los circos atados a una estaca sino sobre los hombres y mujeres que de igual forma el diablo ha atado a una estaca mental de tal manera que permanecemos en la misma condición del elefante aun cuando somos mucho más inteligentes y capaces, y a pesar de que Dios nos ha provisto libertad en Cristo Jesús.

La libertad del elefante no radica en el pedazo de madera sino en su mente, si cree que puede soltarse de la estaca que lo sujeta, como consecuencia tirara una vez más con todas sus fuerzas y podrá ver con regocijo como la estaquita vuela hecha pedazos por el aire.

Ahora bien el hombre también es un esclavo atado por Satanás no solo al pecado sino también a sus prejuicios, pero Dios le dice que puede ser libre, en Juan 8:31 & 32

 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él:

—Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.

Esta verdad de la que Jesús les esta hablando no es una serie de doctrinas escritas,  sino del amor de Dios revelado en la persona de sí mismo, y ellos le entienden perfectamente, porque la respuesta de ellos así lo denota, cuando contestan:  “Descendientes de Abraham somos y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: “Seréis libres?”

4Jesús les respondió:

—De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado, esclavo es del pecado. 35Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. 36Así que, si el Hijo os liberta, seréis verdaderamente libres.

Repito el hombre es esclavo del pecado y de sus prejuicios a menos que el hijo del hombre lo liberte, pero para poder alcanzar esa libertad primero tiene que haber un cambio de actitud mental, así como el elefante,  la libertad del hombre radica en su mente, tiene que creer que Jesucristo es el Hijo de Dios, y que ha venido para libertarlo, por eso es que la Biblia  dice en Marcos 16:16 “Que el creyere y fuere bautizado ese será salvo, pero el que no creyere será condenado” y pregunto ¿porque será condenado? Pues porque no cree.

Si cree como consecuencia natural de lo que cree actuara, bautizándose y como resultado de esta decisión recogerá salvación, pero si no cree como consecuencia natural, no se bautizara y sobre la base de tal decisión recogerá perdición.

O sea que la disyuntiva es creer o no creer, porque todo lo demás deriva de esta actitud mental.

¿Por que es en realidad tan importante el bautismo?

¿Porque hay tantas personas que dicen creer y no se bautizan?

¿Cuales son las estacas que el diablo usa para mantenernos atados a el?

¿Cómo destruir todas estas estacas diabólicas?

Bueno respondamos una a una estas preguntas con la palabra de Dios.

1)     ¿Por que es en realidad tan importante el bautismo?

El bautismo es importantísimo en la experiencia de la salvación, lo declara el Espíritu Santo a través del apóstol Pablo en el libro de Romanos # 6, en el pasaje que usamos como lectura bíblica, donde  se nos dice que el hombre al bautizarse esta simbólicamente muriendo y resucitando con Cristo para que el viejo hombre sea crucificado con él para que el cuerpo del pecado sea destruido y andemos por la fe en una nueva vida y así como Cristo murió una sola vez y no esta ya mas sujeto a la muerte, nosotros muriendo simbólicamente a la vieja manera de vida, podamos gloriarnos en su resurrección viviendo para Dios.

Todos al nacer sin haber comido jamás de la fruta prohibida del Edén, nacemos bajo la condenación de Adán, y por ende condenados a la muerte eterna o muerte segunda como la llama la Biblia, y es solo a través del bautismo como dejamos de pertenecer a una familia de convictos para formar parte de una familia de indultados, esto es precisamente lo que el apóstol Pablo enseña en Romanos 5:17 “Porque si por un delito reino la muerte por uno, mucho mas reinaran en vida por un Jesucristo los que reciben la abundancia de la gracia, y del don de la justicia.” Y lo reafirma en el libro 1 Corintios 15:22 –“Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” ¿Y como es que reciben este don de justicia por abundancia de gracia? Pues a través del bautismo.

Mas adelante veremos la veracidad de esta declaración en la Biblia, pero antes tenemos que responder la segunda pregunta, ya sabemos por las escrituras que el bautismo es importante y porque, entonces la segunda pregunta es obligatoria:

¿Porque hay tantas personas que dicen creer y no se bautizan?

Muchas personas que dicen creer no se bautizan porque no entienden el significado espiritual del bautismo, incluso algunos que somos bautizados todavía no lo hemos entendido plenamente.

El bautismo es hoy en día lo que fue en el Edén la fruta prohibida, o sea la más irrefutable demostración de que creemos a Dios, la fruta no tenia nada de especial, así como el agua no tiene nada de especial, pero es ahí precisamente donde radica su poder, al comprender que si obedecemos es solo porque Dios así lo pide y El es digno de nuestra incondicional obediencia; En el Edén la prueba era no hacer por fe, ahora es hacer por fe, pero los resultados son los mismos el que hacia en el

Edén moría, el que no haga ahora morirá también, pero no es por obra es por fe, como el elefante puede pero no hace porque no cree. , Pero ¿por qué no hacen? O sea entendiendo esto porque no se levantan y se bautizan los hombres lavando sus pecados en el nombre de Jesús.

Y aquí viene la tercera pregunta.

¿Cuales son las estacas que el diablo usa para mantener a los hombres atados a el a pesar de que ellos saben que hay libertad por medio del bautismo?

Hay varias falsas creencias que el diablo se ha encargado de difundir con mucho éxito para que la gente posponga esta importantísima decisión y de esa manera mantenerlos atados como a los elefantes.

El diablo se ha encargado en hacer creer que un hombre que se bautiza no puede jamás volver a pecar, y mucha gente dice: ¿ para que intentarlo si sé que no podré?

 Romanos 6:6 dice que nuestro viejo hombre fue crucificado para que el cuerpo del pecado sea destruido y no sirvamos mas al pecado y el verso #12 agrega: NO REINE PUES EL PECADO EN VUESTRO CUERPO MORTAL.

Pero a la luz de la palabra yo quiero que analicemos que es lo que el apóstol dice, y de hecho el apóstol no puede estar diciendo que los bautizados en Cristo no pecan, por varias razones:

Primero porque la experiencia personal de todos los bautizados en el nombre de Cristo, sin excepciones demuestra lo contrario.

Segundo porque el propio Pablo en el siguiente capitulo habla de su experiencia personal como cristiano y describe una lucha muy familiar para todos nosotros, la lucha  entre el viejo hombre carnal y el nuevo hombre espiritual, algunos han insinuado que Pablo cuando habla en el capitulo # 7 del libro de Romanos esta refiriéndose a la época previa a su bautizo, cuando él era fariseo, pero el mismo Pablo desmiente tal aseveración cuando en Filipenses 3:4-6  (4aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: 5circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la Ley, fariseo; 6en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que se basa en la Ley, irreprochable) asegura que el no solo se gloriaba según la carne de su herencia farisaica, sino que según  la justicia que se basaba en la ley se consideraba irreprochable, o sea que su conciencia no lo acusaba.

Y tercera y la más irrefutable de todas las razones es que en el versículo en cuestión el mismo Pablo nos pide que no dejemos que el pecado REINE en nuestro cuerpo MORTAL,  o sea no reina en la vida de los bautizados, pero permanece, porque si estuviera totalmente ausente entonces no habría porque amonestarnos acerca de la posibilidad de que vuelva a tomar el mando, además el cuerpo del bautizado sigue siendo mortal, o sea aun mora el pecado en el porque de otra manera no estaria sujeto a la muerte, ¿por qué? porque el viejo hombre no es asesinado sino crucificado, y su muerte es lenta no instantanea.

Esta es la razón por la que muchas personas lo piensan para bautizarse temiendo que al hacerlo si no pueden mantenerse fieles, defraudaran a Dios, pero Dios te pide que te bautices precisamente porque él sabe que solo haciendo uso de tu fe en Él a través del bautismo puedes crecer de victoria en victoria en Cristo Jesús, ahora pecas sin control porque el pecado reina en tu vida, pero una vez que el nombre de Jesús es invocado sobre ti, el control de tu vida es puesto en las manos de Cristo, y empiezas a vivir una nueva vida, y tu actitud mental es transformada, y solo entonces te sientes verdaderamente libre.

La diferencia entre el hombre que se bautiza y el no bautizado es esa:  que el primero, huye delante del pecado, y el segundo corre detrás del pecado aun cuando no quiera porque su voluntad no le pertenece sino que esta en las manos de Satanás.

El drogadicto llora de impotencia con la jeringuilla clavada en el brazo, el fumador tose sangre mientras prende el cigarrillo, el alcohólico muere pidiendo un trago, la prostituta sueña con un hogar camino del burdel, el mentiroso quisiera poder decir la verdad pero sus mentiras no cesan, y es que el grave problema del hombre no es el pecado, porque Dios encontró una solución para el pecado, la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado, además esa es una condición global de todos los hombres, como ya vimos bautizados o no, el grave problema del hombre es que a menos que se bautice en el nombre del Padre, del hijo y del espíritu Santo, no tiene voluntad propia porque es esclavo de Satanás, y su mente esta atada a la estaca de la droga, del vicio, del  alcohol, de la prostitución o simplemente de la doblez de carácter, del orgullo, la desconfianza etc. etc...

          Pero tu luchas contra el deseo de ser libre porque te da pena defraudar a Dios, tu no quieres fallarle nuevamente, o al menos eso es lo que te ha hecho creer Satanás, pero yo te digo que tu no puedes defraudar a Dios, porque Dios no puede ser defraudado jamás porque él conoce el fin desde el principio.

Mira dejame ilustrar lo que digo con una historia, Había un pequeño niño visitando a sus abuelos en su granja. El tenia un tira piedras con el que jugaba todo el día, practicaba con el en el bosque pero nunca daba en el blanco. Estando un poco desilusionado, regresó a casa para la cena.
           Al acercarse a casa, divisó al pato mascota de la abuela. Sin poder contenerse, usó su tira piedras y le pegó al pato en la cabeza y lo mato. Estaba triste y espantado, y todavía en pánico, escondió el cadáver del pato en el bosque. Pero se dio cuenta que su hermana lo estaba observando. Lucrecia lo había visto todo pero no dijo nada.
       Después de comer la abuela dijo, "Lucrecia, acompáñame a lavar los platos." Pero Lucrecia dijo, "Abuela, Pedro me dijo que hoy quería ayudarte en la cocina, ¿no es cierto Pedro? Y ella le susurró al oído: "¿Recuerdas lo del pato?" Entonces, sin decir nada, Pedro lavó los platos.
       En otra ocasión el abuelo preguntó a los niños si querían ir de pesca, y la abuela dijo, "Lo siento pero Lucrecia debe ayudarme a preparar la comida." Pero Lucrecia con una sonrisa dijo, "Yo si puedo ir, porque Pedro me dijo que a él le gustaría ayudar." Nuevamente le susurró al oído "¿Recuerdas lo del pato?"
Entonces Lucrecia fue a pescar y Pedro se quedó. Transcurridos muchos días en que estaba haciendo sus propias tareas y las de Lucrecia, finalmente él no pudo más. Fue donde la abuela y confesó que había matado al pato. Ella se arrodilló, le dio un gran abrazo y le dijo, "Amorcito, yo ya lo sabia. Estuve parada en la ventana y lo vi todo, pero porque te amo te perdoné. Lo que me preguntaba era hasta cuando permitirías que Lucrecia te tenga como esclavo."

Dios también se pregunta hasta cuando estarás preocupado por algo que ya Él sabe cuando seria mucho más fácil, confesar, pedir perdón y empezar una nueva vida en victoria.

O sea lo que Pablo esta diciendo es que una vez que somos libres de las estacas del diablo entonces el Señor Jesucristo nos ata a un madero de amor en forma de cruz, y ahí no se peca porque el amor te constriñe y no nos deja pecar, así como el hombre que ama de verdad a su cónyuge no le puede ser infiel, o sea Cristo te ata con lazos de amor a la cruz del calvario, lazos que el Diablo no puede romper, por eso el verso #18 del libro de Romanos dice que “libertados del pecado somos hechos siervos de la justicia”

El Señor te habilita para la obediencia transformando tus prioridades y tus pasiones, con Cristo llegas a odiar lo que antes amaba y llegas a amar lo que antes odiaba. 

Hay otra estaca que el diablo usa para atar a los hombres a la perdición y es la falsa creencia de que no te puedes bautizar hasta que no conozcas con lujos de detalles la voluntad de Dios o estés libre de toda mala inclinación o problemitas como nos gusta llamar a nuestras deficiencias de carácter.

Para responder a estos falsos conceptos vayamos a la palabra de Dios, y veamos ejemplos de hombres que fueron bautizados sin mas conocimiento que el de que Cristo había muerto por sus pecados de ellos,

En Hechos 8:26-40 hay una historia de un eunuco, ministro de finanzas de la reina de Etiopía, que aquellos tiempos no era la Etiopía decadente que hoy conocemos, sino todo lo contrario, y reza así, “26Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: «Levántate y ve hacia el sur por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. 27Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace, reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros y había venido a Jerusalén para adorar, 28volvía sentado en su carro, leyendo al profeta Isaías.

29El Espíritu dijo a Felipe: «Acércate y júntate a ese carro». 30Acudiendo Felipe, lo oyó que leía al profeta Isaías, y dijo:

—Pero ¿entiendes lo que lees?

31Él dijo:

—¿Y cómo podré, si alguien no me enseña?

Y rogó a Felipe que subiera y se sentara con él. 32El pasaje de la Escritura que leía era este:

«Como oveja a la muerte fue llevado;

y como cordero mudo delante del que lo trasquila,

Así no abrió su boca.

            33        En su humillación no se le hizo justicia;

mas su generación, ¿quién la contará?,

porque fue quitada de la tierra su vida.

34Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe:

—Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo o de algún otro?

35Entonces Felipe, abriendo su boca y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36Yendo por el camino llegaron a un lugar donde había agua, y dijo el eunuco:

—Aquí hay agua, ¿qué impide que yo sea bautizado?

37Felipe dijo:

—Si crees de todo corazón, bien puedes.

Él respondiendo, dijo:

—Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

38Mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y lo bautizó. 39Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe y el eunuco no lo vio más; y siguió gozoso su camino.  Este hombre no entendía pero estaba interesado, y Felipe le anuncio las buenas noticias de Jesús, o sea le dijo que si creía en Jesús y se bautizaba tendría parte con Él, en la Jerusalén celestial y el hombre llegando a un lugar donde había agua pregunta: ¿hay algún impedimento para que yo sea bautizado? Y Felipe que esta siendo dirigido por el Espíritu Santo contesta inspirado por Él contesta: “Si crees de todo corazón, no hay impedimentos, y Él respondió: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y acto seguido mando parar el carro y descendieron ambos al agua y fue bautizado y siguió gozoso su camino”.

El capitulo que el esclavo leía era el # 53 del libro de Isaías, y de echo fue  a través del profeta Isaías que Dios  puso esperanza en este eunuco porque el capitulo 56:3-5 dice Dios que el eunuco que guardare sus sábados y caminare en pos. de Él, tendría un lugar en la casa de Dios, ha pero Deuteronomio 23:1 el patriarca Moisés en su ley decía: No entrara nadie que tenga mutilado o magullado su órgano viril en la congregación de Jehová.

Pero este hombre ahora esta leyendo el capitulo 53, y el Espíritu le revela por medio de Felipe que por las llagas de Jesús él fue curado, que ya el no es un marginado, que Cristo pago la deuda de sus rebeliones y sobre todo entiende que la descendencia de Cristo será innumerable y el quiere ser parte de esta familia humano-divina, ¿conocía los requerimientos eclesiásticos este Etiope? No sé, pero algo si sé, Felipe no le hablo de ello, sino solo del sacrificio de Jesús por él, y la respuesta del etiope ante el llamado de amor de Jesús no se hizo esperar, ¿Qué impide que yo sea bautizado? Y yo hubiera tal vez dicho, bueno tu sabes la doctrina de los 2300 días, No. ¿Y sabes que no puedes ingerir ciertas cosas? No, ¿tu haz oído hablar del espíritu de profecía? No, bueno mira Etiope dame la dirección de tu casa en Etiopía y yo voy a mandar a alguien para que te dé estudios bíblicos y cuando estés listo, te bautizamos, pero Felipe bajo la dirección del Espíritu santo no pregunto nada de esto, ante la declaración del Etiope de que él creía que Jesús era el hijo de Dios, Felipe reconoció que no había impedimentos, y el Etiope fue bautizado, porque Felipe sabia que hasta allí llegaba su parte, que a partir de aquel momento la obra no era del sino del Espíritu Santo, porque no eres tu ni yo quienes determinamos quien permanecerá en la iglesia o quien se ira sino Dios a través del Espíritu santo, si,  el cristiano debe saber las cosas antes mencionadas pero no son estas cosas las que lo mueven a la entrega, sino el amor de Dios.

Y termina esta historia de manera hermosa, el Espíritu santo se llevo como trajo al instrumento humano y el Etiope no lo vio mas, tal vez Dios previniendo que el instrumento dijera algo mas y echara a perder todo lo que hasta ahora había hecho, pero  dice que siguió su camino contento, ¿Quién? ¿El discípulo o el Etiope? Pues la Biblia aquí es ambigua intencionalmente, porque según el papel que desempeñes entenderás este final, cuando somos bautizados entendiendo el amor de Dios por nosotros y la relación en la que entramos a través del bautismo, tienes que obligatoriamente seguir tu camino con gozo, pero cuando por la obra de la santificación y el poder de Dios llegas al nivel del discípulo Felipe y eres tu quien le explicas la palabra de Dios a alguien y le ves aceptar al Señor Jesús como su salvador personal, entonces el gozo es doble, ¿quién siguió gozoso su camino? Pues ambos.

Hoy yo estoy feliz de ser quien te expone la palabra de Dios, ¿alguien que quiera públicamente aceptar a Jesús para ser bautizado en su nombre?

Amen, porque el reino de Dios es gozo, y paz en Cristo Jesús Señor nuestro.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →