Notes & Transcripts

JESUS SANA A UN LEPROSO

Mateo 8:1–4

Después del monte, el valle; después de la doctrina, las obras.

La lepra es símbolo del pecado con toda su repugnancia.

1. Principio insignificante.

2. Desarrollo paulatino.

3. Grave resultado.

4. Repugna a otros.

5. Incurable por medios humanos.

6. Separa de otros.

El v. 2, dice: “vino un leproso y se postró ante él”.

I.     VINO

Esas multitudes lo seguían por la autoridad de su palabra. (7:28, 29).

“Le seguía mucha gente.” ¿Por qué no incluir a ese leproso con la gente?

Porque el hombre entre la gente nunca se conoce ni le conocen.

Así separado de la multitud, que no le importaba, vino a Jesús, y podía disimularlo.

El dolor es quien despierta la conciencia, la intelectualidad y hace hablar.

La lepra afecta al cuerpo, es muy triste. El pecado del alma es mucho mas desesperante.

II.     UN LEPROSO

No le Cristo dijo “si puedes”, sino “sí quieres”. Está seguro que puede sanarlo.

Pero no tiene la misma seguridad de su voluntad y misericordia.

Cristo en su hermosa respuesta revela su voluntad y poder.

El Señor siempre responde a las necesidades individuales sin importar la condicion del enfermo.

No salva por multitudes, sino a uno por uno; cada necesidad. Es un Dios unipersonal y esta a la disposicion de cualquiera que lo solicite.

El “quiero” del Señor pone de manifiesto el anuncio de Lucas 2:14.

III.     Y SE POSTRO

El publicano reconociendo su pecado bajó la cabeza, y se arrodilló. Notemos:

1. Su esperanza, “vino”.

2. Su reverencia “postrado”.

3. Fue al Señor.

4. Ferviente ruego.

5. Definitivo “límpiame”.

6. Tenía fe, “si quieres”.

7. Sumiso a su voluntad.

8. Fue eficaz, limpiándole de su lepra.

Si nosotros orásemos siempre así, el avivamiento pronto vendría.

Se cumple. (Isaías 53:4. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades.) (8:17).

IV.     ANTE EL

En Jesús hay voluntad pronta, “quiero”; y hay poder, “sé limpio”.

Le ordena tres cosas: Silencio. Antes de publicarlo debía probarlo.

Obediencia. La Ley debía quedar satisfecha. Ser reconocido.

Gratitud. Debía ofrendar. Los frutos debían ser aprovechados.

El quiere y puede salvarte, si sólo confías en él.

Murió por salvarte y puede guardarte, si sólo confías en él.

No hay nada que comprar, no hay nada que pagar; en la cruz Cristo exclamó: “consumado está” y ahora él quiere, y puede salvarte si sólo confías en él.

Conclucion: Esta enfermedad no tiene cura terrenal. Pero Cristo dice que quiere tocarte. Un toque de Jesus, es suficiente para transformarte y presentarte limpio delante de Dios.

Quieres venir? Jesus te puede sanar.

 

 

 

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →