Faithlife
Faithlife

16 Han Cesado los Milagrosos Dones Espirituales

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 160 views
Notes & Transcripts

¿Han Cesado los Milagrosos Dones Espirituales?

Hay varios grupos religiosos que creen que el Espíritu Santo está aún operando por medios milagrosos hoy día.  Los Católicos Romanos, los Mormones, los grupos Pentecostales, y otros declaran tener la habilidad para obrar milagros y de recibir revelación de parte de Dios para los días modernos.

En nuestro estudio de la Biblia hemos llegado a la conclusión de que estos milagrosos dones espirituales cesaron hace ya largo tiempo.  Por dones espirituales milagrosos estamos hablando acerca de los dones como aquellos mencionados por Pablo en .-1 Corintios 12:8-10.  El habló de «palabra de sabiduría,» «palabra de ciencia,» «fe,» «dones de sanidades,» «hacer milagros,» «profecía,» «discernimiento de espíritus,» «diversos géneros de lenguas,» e «interpretación de lenguas.»  Le invitamos a que de una consideración cuidadosa a las siguientes razones de por qué estos dones espirituales milagrosos no continúan siendo hechos por el Espíritu Santo hoy día.  Esperamos que estudie este asunto con una Biblia abierta y una mente abierta.

Son Diferentes a los Milagros de la Biblia

Cuando decimos que no creemos en los milagros de hoy día, no estamos diciendo que negamos los milagros de la Biblia.  Al contrario, creemos plenamente todo milagro del cual la Biblia habla.  Es a causa de estos milagros que «Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre» (Juan 20:30-31).

A causa de nuestra creencia en los milagros de la Biblia, no creemos en los así llamados milagros de hoy día.  Cuando uno empieza a comparar los milagros de Jesús y Sus apóstoles con algunos de estos «milagros» de los días modernos ve  una gran diferencia.  Una de las diferencias en los «milagros» de nuestros días comparados con aquellos verdaderos milagros del primer siglo está el hecho de que están limitados en las clases de «milagros» que ellos ejecutan.  Los apóstoles podían «arrojar demonios,» «hablar en nuevas lenguas,» «tomar serpientes,» «beber algo mortífero» y no hacerles daño, y sanar al enfermo (Marcos 16:17-18).  Usted podrá encontrar unos pocos hombres hoy día que intentarán unos pocos de estos, pero no cualquier hombre o grupo de hombres son capaces de hacerlos todos ellos.  Jesús convirtió el agua en vino (Juan 2:1-11), controló tormentas (Mat. 8:23-27), ando sobre el mar (Mat. 14:22-23), alimentó a 5000 hombres más las mujeres y niños con cinco panes y dos peces (Lucas 9:12-17), y resucitó a personas de la muerte (Juan 11:39-44).  Usted simplemente no encontrará nada diferente en absoluto de las clases de milagros siendo hechos hoy día.

Otra diferencia puede ser observada en esos obradores de los modernos «milagros» de hoy día es la de que no son capaces de sanar a todos aquellos que vienen a ellos.  Con respecto a aquellos que venían a Jesús, el registro inspirado dice, «...y sanaba a todos» (Mat. 12:15).  Esta sanidad total también fue evidente en la obra de los apóstoles porque aquellos que estaban enfermos «todos eran sanados» (Hechos 5:16).  Hoy día a muchos tienen que despedirlos, porque por alguna razón no pueden ser sanados.

Los así llamados «milagros» de hoy día no se comparan en calidad a los milagros del primer siglo.  Los milagros de Jesús y Sus apóstoles fueron sanidades inmediatas y completas (Juan 5:9; Hechos 3:7-8).  Los «milagros» de los días modernos son sanidades graduales o parciales.

Definitivamente creemos que Jesús y Sus apóstoles ejecutaron muchos y grandes milagros entre el pueblo de sus días.  He estado en muchas asambleas donde personas declaran ser obradores de milagros hoy día, pero no he visto alguno que se compare a aquellos de Jesús y los apóstoles. 

Pablo Dijo que Cesarían

Podemos saber que los dones espirituales milagrosos han cesado porque el apóstol Pablo dijo que cesarían.  Escribió en. -1 Corintios 13:8-10 - «El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.  Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.»

Los primeros Cristianos no tuvieron todo el Nuevo Testamento en una forma como lo tenemos hoy día.  Como diferentes Cristianos tenían diferentes dones espirituales, la revelación de Dios fue por partes.  Esta es la razón por la que Pablo dijo, «en parte conocemos, y en parte profetizamos.»  En contraste a eso que es «en parte» (que era una referencia a los dones espirituales), él habló de «lo perfecto.»  Esta obra perfecta significa completa, entera, del todo, y está en contraste a lo parcial.  Por tanto, habría de llegar un momento cuando la revelación de Dios no sería por partes, sino que estaría completa, entera, o perfecta.  Cuando esta revelación perfecta de Dios llegó, entonces «lo que es en parte (los dones espirituales milagros) se acabaron.»  Tenemos «la perfecta ley la de la libertad (Sant. 1:25), por tanto, los dones espirituales deben haber cesado acorde a Pablo.

Algunas personas se oponen y dicen que la palabra «perfecto» se refiere a Cristo, y que los dones espirituales no cesarán hasta que Cristo vuelva.  Pero nótese que Pablo dijo «lo perfecto,» no «El perfecto.»  Pablo está hablando de una cosa perfecta, no de una persona perfecta.  

Ningún Medio de Impartir los Dones

No puede haber alguno de los dones espirituales milagrosos hoy día porque los medios de impartir estos dones no están ya más disponibles.  Cuando los Samaritanos creyeron y fueron bautizados, Pedro y Juan, dos apóstoles, descendieron de Jerusalén para imponer las manos sobre estos nuevos conversos de manera que pudieran recibir el Espíritu (Hechos 8:12-17).  Felipe, quien les había predicado, podía obrar milagros, pero no podía pasar esa facultad a los demás.  Unicamente los apóstoles podían impartir los dones espirituales.  Sabemos que este hecho es así, porque la Biblia dice que «por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo...» (Hechos 8;18).  Este medio de impartir puede también ser visto en el apóstol Pablo imponiendo sus manos sobre algunos en Efeso de manera que ellos «...hablaban en lenguas, y profetizaban» (Hechos 19:6).

Pero no estamos viviendo en los días de los apóstoles.  Para ser apóstol de Jesucristo uno tiene que haber sido testigo ocular de Su resurrección (Hechos 1:15-26).  Pablo declaró que él fue el último que vio al Señor resucitado (1 Corintios 15:58).  De esta manera no tenemos a nadie calificado hoy día para impartir estos dones espirituales.  

El Propósito de Ellos se Cumplió

El propósito de los dones espirituales milagrosos fue el de revelar y confirmar la palabra de Dios.  En Marcos 16:20 se lee, «Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían.»  El escritor Hebreo da testimonio de este hecho por medio de decir, «¿Cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande?  La cual habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad» (Hebreos 2:3-4).

La palabra ya ha sido revelada completamente (Judas 3).  Permanece confirmada hoy día por aquellos milagros del primer siglo a medida que han sido registrados para producir fe en nosotros (Juan 20:30-31).  Pedro afirmó de Dios que «...todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder...» (2 Pedro 1:3).  En vista de que ahora tenemos «todas las cosas» no necesitamos nuevas revelaciones para hoy día.  No hay necesidad para los dones espirituales milagrosos hoy día.

Sólo Un Bautismo Hoy Día

Muchos de aquellos que creen en los dones espirituales modernos dicen que estos dones son una evidencia del bautismo del Espíritu Santo.  Creemos que la Biblia hace una distinción entre los dones espirituales y el bautismo del Espíritu Santo.  Pero aun si lo que estas personas dicen fuera así, esto contradeciría la enseñanza de la Biblia.

Aunque hubo casos de dos bautismos en la temprana iglesia (el bautismo en agua y el bautismo del Espíritu Santo).  Pablo escribió, «Hay...un bautismo» (Efe. 4:4-5, R.V. 1977).  Por tanto, no podemos tener el bautismo del Espíritu Santo y el bautismo en agua.  Uno de ellos debe haber terminado.  En vista de que el bautismo en agua es para el perdón de pecados (Marc. 16:16; Hechos 2:38;. 1 Pedro 3:21) y en vista de que el hombre continúa necesitando el perdón de los pecados, debe haber sido el bautismo en agua el que ha continuado y el bautismo del Espíritu Santo el que ha terminado.  «Hay...un bautismo.»  

Una Mirada a las Consecuencias

Algunas veces somos capaces de saber que una declaración o una práctica es falsa por medio de mirar las consecuencias de su posición.  Si uno no está deseando aceptar las consecuencias de su posición, entonces algo debe estar incorrecto con esta posición.  Notemos un poco de las consecuencias de la posición de que los dones espirituales milagrosos están aún siendo ejecutados hoy día.

Si los dones espirituales milagrosos están aún presentes hoy día entonces el Espíritu Santo se ha contradicho a sí mismo y de esta manera no puede ser divino.  Como hemos observado el Espíritu declaró el fin de estos dones espirituales.  Si ellos están aún presentes entonces El contradijo lo que reveló en la Biblia.  También muchos que reclaman el Espíritu hoy día contradicen la Biblia o a otros grupos que también reclaman el Espíritu hoy día en una obra milagrosa.  Pero la Biblia dice «Dios no es Dios de confusión» (1 Cor. 14:33).

Si los dones espirituales milagrosos están aún presentes hoy día entonces no tenemos la completa voluntad de Dios revelada para nosotros, y por tanto Jesús mintió cuando dijo que el Espíritu Santo guiaría a los apóstoles a TODA la verdad (Juan 16:13).  Si la verdad está aún siendo revelada a través de estos dones inspirados, entonces sólo una parte de la verdad fue revelada a los apóstoles.  También, Judas habrá estado equivocado cuando declaró, «...por la fe que ha sido transmitida a los santos de una vez por todas» (Judas 3, R.V. 1977).  Si esta está aún siendo entregada, entonces no fue entregada de una vez por todas.

Si los dones espirituales milagrosos están aún presentes hoy día entonces no tenemos el perdón de los pecados.  Zacarías profetizó que habría un día en que el manantial sería abierto «para la purificación del pecado y de la inmundicia» que también sería el día en el que Jehová «cortaría de la tierra a los profetas y al espíritu de inmundicia» (Zacarías 13:1-2).  Este contexto se está refiriendo a la primera venida de Cristo (comp. Zacarías 12:10; 13:7).  Cuando Cristo cuando vino hizo posible el perdón de los pecados.  Después de que el Espíritu Santo completó la obra de hacer conocido cómo podíamos obtener el perdón de los pecados, entonces «los profetas y espíritu de inmundicia fue cortado de la tierra.»  La profecía  y la expulsión de espíritus inmundos o demonios eran dones milagrosos.  Ellos cesaron cuando la fuente para el pecado fue abierta.  

Conclusión

En nuestra examinación de aquellos que reclaman los dones milagros para hoy día no la hacemos con algún odio o mala voluntad.  En lugar de eso, estamos únicamente obedeciendo el mandamiento de nuestro Señor de «...probad los espíritus si son de Dios...» (1 Jn 4:1).  Esperamos que usted no se convierta en nuestro enemigo por que todo lo que hemos tratado de hacer fue presentar lo que creemos que es la verdad de Dios (Gálatas 4:16).  En lugar de eso, si usted se encuentra a sí mismo en un error religioso, «...salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor...» (2 Corintios 6:17). 

RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →