Notes & Transcripts

Introducción:

Hoy les tengo una pregunta hermanos bien importante y quiero que me la contesten levantando su mano. ¿Cuantos de ustedes les gustaría ser usados por Dios? Escúcheme bien la pregunta, ¿a cuantos acá les gustaría ser usados por Dios? Sabe hermano, este deseo lo he visto muchas veces en los hijos de Dios, hay deseo de ser usados pero he aquí el problema que pocos lo logran.

            Muchas veces he escuchado a hermanos decir “hermano Yo deseo Servir al Señor con todo mi corazón, quiero ganar almas para El”. Sin duda alguna, sus intenciones son verdaderas y el deseo de su corazón es franco y sincero. Solo necesitaríamos verlos a los ojos y notaríamos que están listos a que les orientes a hacer algo, ellos quieren servir, solo necesitas decirles que hacer y ellos se tirarían de cabeza en el ministerio. Sin embargo; notamos que se involucran en la obra de Dios y poco a poco ese animo va decayendo porque se dan cuenta que no están preparados para  servir al Señor de una forma efectiva. Ellos quieren servir pero no están preparados para ser usados. Entonces nos preguntamos, ¿Que necesitamos hacer para poder ser usados por Cristo?. Para saber que nos dice la Palabra de Dios al respecto, quiero invitarles a que abramos la Palabra de Dios en el libro de los Hechos 8:26-40, allí estaremos meditando bajo el tema “Preparados para ser usados por Dios”

Lectura de la Palabra

Oración

Contexto Histórico

            El texto que estamos considerando el día de hoy, tiene como personaje principal a Felipe, mejor conocido en las Escrituras como el evangelista. Felipe había sido uno de los 7 varones que habían sido escogidos por la iglesia en Jerusalén para ser diáconos según Hechos 6. Sabemos que después de la muerte de Esteban la iglesia fue esparcida de aquella ciudad; Lucas nos narra que Felipe, quien había salido también en la dispersión comenzó a predicar las buenas nuevas de salvación en la ciudad de Samaria. Es en la vida de este hombre que podemos encontrar algunos principios bíblicos que nos ayudaran a estar preparados para servir al Señor efectivamente.

Contenido

I. Necesitamos estar preparados espiritual. Vers. Hch 8.26, Hch 6.3

  1. Felipe era un hombre que buscaba de Dios (Buen testimonio, Lleno del Espíritu Santo, Sabio)(6:3-4)
  2. Felipe era un hombre preocupados por las almas perdidas (Fue a Samaria) (Hch 8:4-25)
  3. Felipe era un hombre que escuchaba a Dios (Hch 8.26)

      Lo primero que necesitamos para ser utilizados por Dios es estar preparados espiritualmente. Felipe era un hombre que buscaba desesperadamente a Dios, su vida hablaba de esto a tal grado que cuando se necesitó escoger a 7 varones para servir a las mesas, Felipe fue uno de ellos, porque los hermanos vieron su testimonio, además que  era lleno del Espíritu Santo y sabio. Todas estas cualidades son el resultado de alguien que esta buscando desesperadamente a Dios, se puede ver a simple vista que Felipe era un hombre que dedicaba tiempo a su vida espiritual.

            Esta búsqueda de Dios por parte de Felipe, lo llevo además a cargarse de una preocupación por las almas pérdidas, sabia el triste destino que les esperaba. Es por eso que cuando salió de Jerusalén por la persecución hecha a la iglesia, Felipe inmediatamente nos narra el escritor de Hechos en el capitulo Hch 8:4-5, a predicar la palabra a la ciudad de los no muy queridos Samaritanos. A Felipe le preocupaban las almas que no conocían a Cristo. El estar cerca de Dios le había hecho entender esa verdad.

            Por ultimo en la preparación espiritual de Felipe, notamos que este tenia además un oído espiritual bien  sensible, pues cuando el ángel de Jehová le hablo al instante se dio cuenta que era Dios mismo que le estaba hablando. Una vida que esta preparada espiritualmente sabe reconocer entre la voz de Dios y la del enemigo. Felipe podría haber dicho, pero Señor acá en Samaria hay gente que me necesita, no estas viendo lo que esta pasando, muchas personas salvas, pero esa no fue su respuesta, se mantenía en tal comunión que supo que era Dios, aunque no entendía al inicio, sabia que Dios tenia sus planes.

            No se si a usted le ha pasado, que esta queriendo hacer funcionar algo y por mas que trata no funciona, “HASTA QUE”, se dio cuenta que su carro no tiene gasolina, que la radio no esta conectada a la corriente eléctrica, que la válvula principal de agua en la casa la cerro para reparar la tubería, eso mismo es lo que pasa en nuestras vidas, sino estamos conectados con Dios espiritualmente no podremos ser usados por El.

            Pero, revisemos nuestros corazones hermanos, ¿Buscamos realmente el rostro de Dios? ¿Es nuestra vida se puede encontrar un buen testimonio?, ¿Estamos consientes de la necesidad de las almas perdidas, sabemos reconocer la voz de Dios?

II. Necesitamos estar preparados para obedecer sea cual sea el precio. (8.26 b- 33)

  1. Felipe no midió el precio (Hch 26 b, c,d, Hch 27a)
  2. Felipe no le importo a quien iba a servir (Hch 27b- 28)
  3. Felipe no le importo ser rechazado (Hch 29-33)

Notamos que en segundo lugar para poder ser usados por Dios, necesitamos estar preparados para obedecer sea cual sea el precio. Muchos tenemos el deseo de ser usados por Dios, pero cuando se nos dice el precio a pagar, nuestro entusiasmo se cae por el suelo. Sin embargo esto no fue lo que paso con Felipe, a el se le pido que fuera desde Samaria al sur por el camino que lleva de Jerusalén a Gaza, este era un trayecto largo, cansado, de unos 120 Km, a pies, en el desierto, ¿entiende lo que significo eso para Felipe? Pero el estuvo dispuesto a pagar el precio, fue obediente. Además notamos que a Felipe no le importo a quien iba a servir, este hombre al cual el Espíritu le dijo que se acercara era un hombre rico, que viajaba en un carro, tenía un rollo se Isaías, algo que no muchos podían tener, además era educado, pero esto no logro que Felipe obedeciera, podía ser rechazado, o incluso golpeado por los sirvientes de aquel hombre, mas con todo esto este fiel siervo de Dios obedeció, pago el precio.

Ahora podemos entender que para poder ser usado por Dios además debemos de estar dispuesto a pagar el precio, pero me pregunto ¿Cuántas veces hemos perdido la oportunidad de ser usados por Dios, porque no quisimos ser obedientes como Felipe?, hermanos Dios quiere usarnos, pero debemos de ser obedientes a su voz.

III. Necesitamos estar preparados con conocimiento de la Palabra de Dios. (Hch 8.34- 40)

  1. Felipe conocía el Antiguo Testamento (Hch 35 a,b,c)
  2. Felipe conocía el significado del Evangelio de Jesucristo (Hch 35d - 37)
  3. Felipe conocía la Gran Comisión (Hch 38 - 40 ) 

Por ultimo para ser usador por Dios, debemos de estar preparados con un conocimiento de la Palabra de Dios. He escuchado decir a algunos hermanos que no es necesario conocer la palabra de Dios, pero eso es completamente erróneo más si es que queremos ser usados por Dios efectivamente. Felipe uso la oportunidad que se le presento y por tener conocimiento del Antiguo Testamento (35) desde el libro de Isaías comenzó a presentarle el plan de salvación llevándolo a lo que es el evangelio. Felipe conocía las Escrituras, tanto el AT, como las enseñanzas de Cristo, el evangelio de salvación. Recordemos hermanos que nadie se va a salvar por sus buenas obras, sino por que usted les predique el evangelio, “la fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios” (Rom 10.17) además recordemos que el que convence es el Espíritu Santo y la espada que el usa es la Palabra (Efesios 6.17) así que es necesario que conozcamos la Palabra de Dios para ser usados por El.

Pero nuevamente me pregunto ¿Cuánto tiempo pasamos en la Palabra? ¿Realmente sabemos lo que contiene? Hermano hasta que no nos demos a la tarea de conocer mas la Palabra de Dios no podremos ser usados.

Conclusión:

Recuerdo la historia de un rey al que le regalaron dos águilas…….

Hermanos ¿Cuál será la rama que le esta impidiendo servir a Dios efectivamente? ¿Falta de espiritualidad? ¿Falta de obediencia? O ¿Falta de conocimiento de la Palabra?

Sabe Dios le quiere usar para su gloria, hoy yo le invito a que le pidamos a Dios primeramente perdón si no hemos estado preparados para ser usados por El, además le invito a que se comprometa con el Señor a que con su ayuda hará lo que este a su alcance para prepararse mejor para poder servirle a como el se merece.

Oración

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →