El Corazon Del Pecador Y El Corazon Del Que Perdona

Sermon  •  
0 ratings
· 7 views
Notes & Transcripts

*EL CORAZON DEL PECADOR O

EL CORAZON DEL QUE PERDONA

DULCE O AGRIO

 

¿QUE ES MÁS IMPORTANTE?

 

EL CORAZON DEL PECADOR O

EL CORAZON DEL QUE PERDONA

 

EN TODAS LAS IGLESIAS HAY UN MAL, Y ES QUE NO SABEMOS PERDONAR. PERDONAMOS CON LA CARNE, PERDONAMOS COMO LA CARNE.

 

EN NUESTRO PERDON LO QUE BUSCAMOS ES JUSTICIA PARA NOSOTROS (EL QUE PERDONA).

 

EN ESTE DIA VOY A HABLARLE DE LO QUE NUNCA HABIA ENFOCADO.

Y A LA VEZ LES VOY A DAR PREGUNTAS PARA QUE PIENSEN.

 

EL PERDON O EL ARREPENTIMIENTO. NADIE NOS HA ENSEÑADO A PERDONAR. ¿O SI? ¿DONDE LO APRENDIMOS?

YO CREO QUE NUESTRO MODELO ES EL QUE CONOCEMOS DEL MUNDO. POR QUE TODAVIA CUANDO PERDONAMOS, CONTINUAMOS CON EL RENCOR.

 

DEJAME EMPEZAR POR DECIRLES QUE DIOS ES EL UNICO QUE PUEDE PERDONAR LOS PECADOS. A NOSOTROS NOS CORRESPONDE PEDONAR LAS INJUSTICIAS. PERO, CUANDO NOSOTROS PERDONAMOS, ¿JUSTIFICAMOS? NO.

 

PERO PARA SER MAS CORRECTO, NOSOTROS NO PERDONAMOS, NOSOTROS DISCULPAMOS.

 

HABIA UN PINTOR ESPAÑOL MUY FAMOSO, GOYA, Y EN UNA DE SUSU PINTURAS (DONDE LOS ESPAÑOLES ESTABAN FUSILANDO A LOS FRANCESES) EN LA PARTE DE ABAJO DECIA: “LOS ESPAÑOLES PERDONAMOS PERO NO OLVIDAMOS”

LA VERDAD ES QUE AL SER HUMANO NO SE LE HACE FACIL OLVIDAR. EL PASADO QUEDA EN EL SUBCONSCIENTE  Y ES IMPOSIBLE BORRARLO. CUANDO VEMOS UN ACTO PARECIDO EN UNA PERSONA, LA MEMORIA NOS LLEVA AL ARCHIVO DE LOS RECUERDOS.

 

EL UNICO QUE PUEDE PERDONAR Y OLVIDAR ES DIOS, Y SOLO EL PUEDE DARNOS LA FACULTAD QUE SOBREPONE EL OLVIDO AL RENCOR.

PUES PARA NOSOTROS NO BASTA PERDONAR      -QUE ES UN ATRIBUTO EXCLUSIVO DE DIOS – HAY QUE OLVIDAR. NOSOTROS PUES “DISCULPAMOS”, NO “CULPAMOS”.

 

PERDONAR=AFÍEMI =  despedir, despachar, exhalar; dejar, abandonar; perdonar, remitir

 

EL CORAZON DEL PECADOR O

EL CORAZON DEL QUE PERDONA (DULCE O AGRIO)

 

 

¿ALGUNA VEZ USTED A CHOCADO CON UN COJO, O CON UN PARALITICO? CUANDO USTED SE DISCULPA, ESA ES LA CLASE DE PERDON QUE NECESITAMOS PARA TODOS LOS DEMAS.

 

NUESTRO PROBLEMA ES QUE NO CONOCEMOS EL CORAZON DEL ARREPENTIDO. SI SUPIERAMOS EXACTAMENTE CUAN ARREPENTIDO ESTA, Y DEBERIA ESTARLO, POR QUE SOLO DIOS SABE LO QUE ESTA HACIENDO

(1 Timoteo 5.19-25, NVI)

"No admitas ninguna acusación contra un anciano, a no ser que esté respaldada por dos o tres testigos. A los que pecan, repréndelos en público para que sirva de escarmiento. Te insto delante de Dios, de Cristo Jesús y de los santos ángeles, a que sigas estas instrucciones sin dejarte llevar de prejuicios ni favoritismos. No te apresures a imponerle las manos a nadie, no sea que te hagas cómplice de pecados ajenos. Consérvate puro. No sigas bebiendo sólo agua; toma también un poco de vino a causa de tu mal de estómago y tus frecuentes enfermedades.

 

*Los pecados de algunos son evidentes aun antes de ser investigados, mientras que los pecados de otros se descubren después. De igual manera son evidentes las buenas obras, y aunque estén ocultas, tarde o temprano se manifestarán."

 

 

 

*(Lucas 12.2-3, NVI)

 

"No hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse. Así que todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad se dará a conocer a plena luz, y lo que han susurrado a puerta cerrada se proclamará desde las azoteas."

 

JUZGAMOS – SOMOS SALVOS Y YA TENEMOS DERECHO DE JUZGAR

 

 

CUANDO UN BEBE EMPIEZA A CAMINAR Y SE CAE ¿QUE USTED HACE? ¿LO SIENTA Y LE DICE NO SABES O LE ANIMAS A CONTINUAR?

 

POR QUE ES DISTINTO CUANDO CRECEMOS ¿POR QUE TENEMOS ENTENDIMIENTO? ENTONCES POR QUE TENEMOS ENTENDIMIENTO Y CONOCIMIENTOS LA PROBABILIDADES CAMBIAN.

SI CAMBIAN, POR QUE TAMBIEN LA MENTE DEL QUE PECA O DESOBEDECE, CONOCE MAS DE LAS TENTACIONES

 

EL CORAZON DEL PECADOR O

EL CORAZON DEL QUE PERDONA

DULCE O AGRIO

 

JUAN 8

JESUS Y LA MUJER EN ADULTERIO

La mujer sorprendida en adulterio

*8 Pero Jesús se fue al monte de los Olivos. 2 Al amanecer se presentó de nuevo en el templo. Toda la gente se le acercó, y él se sentó a enseñarles. 3 Los maestros de la ley y los fariseos llevaron entonces a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio del grupo 4 le dijeron a Jesús:

—Maestro, a esta mujer se le ha sorprendido en el acto mismo de adulterio. 5 En la ley Moisés nos ordenó apedrear a tales mujeres. ¿Tú qué dices?

Con esta pregunta le estaban tendiendo una trampa, para tener de qué acusarlo. Pero Jesús se inclinó y con el dedo comenzó a escribir en el suelo. 7 Y como ellos lo acosaban a preguntas, Jesús se incorporó y les dijo:

—Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

E inclinándose de nuevo, siguió escribiendo en el suelo. 9 Al oír esto, se fueron retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos, hasta dejar a Jesús solo con la mujer, que aún seguía allí. 10 Entonces él se incorporó y le preguntó:

—Mujer, ¿dónde están?  ¿Ya nadie te condena?

11 —Nadie, Señor.

—Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar.

 

MATEO HENRY

Cristo no halló defecto en la ley ni excusó la culpa de la mujer prisionera; tampoco tomó en cuenta el pretendido celo de los fariseos. Se condenan a sí mismos los que juzgan a los demás y, sin embargo, hacen lo mismo. Todos los que de alguna manera son llamados a culpar las faltas del prójimo, están especialmente preocupados de mirarse a sí mismos y mantenerse puros. En este asunto Cristo asistió a la gran obra por la cual vino al mundo, la cual era, llevar pecadores al arrepentimiento, no para destruir, sino para salvar. Él apuntaba a llevar al arrepentimiento no sólo al acusado demostrándole su misericordia, sino también a los acusadores demostrándoles sus pecados; ellos pensaron tenderle una trampa; Él procuró convencerlos y convertirlos. —Él rehusó inmiscuirse en el oficio de juez. Muchos delitos merecen un castigo más severo que el recibido, pero no debemos dejar nuestra propia obra para asumir aquella a la cual no hemos sido llamados. Cuando Cristo la mandó irse, fue con esta precaución: Vete y no peques más. Los que ayudan a salvar la vida de un delincuente deben ayudar a salvar el alma con el mismo cuidado. —Son verdaderamente felices aquellos a quienes Cristo no condena. El favor de Cristo para nosotros al perdonar los pecados pasados debe prevalecer en nosotros: Vete, y no peques más.

 

EL CORAZON DEL PECADOR O

EL CORAZON DEL QUE PERDONA

DULCE O AGRIO

 

MATEO 5

JESUS EN EL MONTE

El homicidio

5:25-26 — Lc 12:58-59

**21 Üstedes han oído que se dijo a sus antepasados: “No mates, y todo el que mate quedará sujeto al juicio del tribunal.” 22 Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano quedará sujeto al juicio del tribunal. Es más, cualquiera que insulte a su hermano quedará sujeto al juicio del Consejo. Pero cualquiera que lo maldiga quedará sujeto al juicio del infierno. 

23 »Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda.

25 »Si tu adversario te va a denunciar, llega a un acuerdo con él lo más pronto posible. Hazlo mientras vayan de camino al juzgado, no sea que te entregue al juez, y el juez al guardia, y te echen en la cárcel. 26 Te aseguro que no saldrás de allí hasta que pagues el último centavo. 

 

Ojo por ojo

**38 Üstedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.” 39 Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. 40 Si alguien te pone pleito para quitarte la capa, déjale también la camisa. 41 Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos. 42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda.

El amor a los enemigos

43 Üstedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.” 44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, 45 para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. 46 Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos? 47 Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto hasta los gentiles? 48 Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto.

 

CAPITULO 6

**9 »Ustedes deben orar así:

»“Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu nombre,

10 venga tu reino,

hágase tu voluntad

en la tierra como en el cielo.

11 Danos hoy nuestro pan cotidiano. 

12 Perdónanos nuestras deudas,

como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.

13 Y no nos dejes caer en tentación,

sino líbranos del maligno.”  14 »Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. 15 Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.

El juzgar a los demás

7:3-5 — Lc 6:41-42

**7 »No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. 2 Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.

»¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? 4 ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame sacarte la astilla del ojo”, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? 5 ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano.

 

 

EL CORAZON DEL PECADOR O

EL CORAZON DEL QUE PERDONA

DULCE O AGRIO

 

 

 

**¿EN QUIEN ESTA JESUS MAS INTERESADO?

EN EL CORAZON DEL PECADOR O

EN EL CORAZON DEL QUE PERDONA

 

LEANSE ROMANOS CAP. 12-15

 

SI UN HERMANO CAE Y SE LEVANTA, AMEN Y SI VUELVE A CAER ¿QUE?

 

70X7=490 ¿QUE NOS DICE EL SEÑOR CON ESTO? QUE SI VIENE ARREPENTIDO SE RESTAURA

**(Lucas 16.31-17.5, NVI)

Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Los tropiezos son inevitables, pero ¡ay de aquel que los ocasiona! Más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de molino atada al cuello, que servir de tropiezo a uno solo de estos pequeños. Así que, ¡cuídense! »Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. Aun si peca contra ti siete veces en un día, y siete veces regresa a decirte “Me arrepiento”, perdónalo. Entonces los apóstoles le dijeron al Señor: — ¡Aumenta nuestra fe!"

 

 

POR SUPUESTO SI HAY UNA DESOBEDIENCIA CONTINUA, LA PALABRA DICE QUE CORRIJAMOS A ESE HERMANO, PRIMERO ENTRE LOS 2, SINO ENTRE 3 O MAS, Y LUEGO FRENTE A LA IGLESIA

 

 

**(Mateo 18.14-35, NVI)

 

"Así también, el Padre de ustedes que está en el cielo no quiere que se pierda ninguno de estos pequeños. »Si tu hermano peca contra ti, ve a solas con él y hazle ver su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano. Pero si no, lleva contigo a uno o dos más, para que “todo asunto se resuelva mediante el testimonio de dos o tres testigos”. Si se niega a hacerles caso a ellos, díselo a la iglesia; y si incluso a la iglesia no le hace caso, trátalo como si fuera un incrédulo o un renegado. » Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: —Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? —No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces —le contestó Jesús—. »

LA PARABOLA DEL REY Y EL QUE DEBE MUCHO

 

Por eso el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. Al comenzar a hacerlo, se le presentó uno que le debía miles y miles de monedas de oro. Como él no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él, a su esposa y a sus hijos, y todo lo que tenía, para así saldar la deuda. El siervo se postró delante de él. “Tenga paciencia conmigo —le rogó—, y se lo pagaré todo.” El señor se compadeció de su siervo, le perdonó la deuda y lo dejó en libertad. »Al salir, aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros que le debía cien monedas de plata. Lo agarró por el cuello y comenzó a estrangularlo. “¡Págame lo que me debes!”, le exigió. Su compañero se postró delante de él. “Ten paciencia conmigo —le rogó—, y te lo pagaré.” Pero él se negó. Más bien fue y lo hizo meter en la cárcel hasta que pagara la deuda. Cuando los demás siervos vieron lo ocurrido, se entristecieron mucho y fueron a contarle a su señor todo lo que había sucedido. Entonces el señor mandó llamar al siervo. “¡Siervo malvado! —le increpó—. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haberte compadecido de tu compañero, así como yo me compadecí de ti?” Y enojado, su señor lo entregó a los carceleros para que lo torturaran hasta que pagara todo lo que debía. »Así también mi Padre celestial los tratará a ustedes, a menos que cada uno perdone de corazón a su hermano. "

 

 

 

¿A CUANTOS NO HE LLAMADO YO Y LES HE DICHO QUE ESCUCHEN MI VOZ EN EL NOMBRE DE JESUS? Y ME HAN DESOBEDECIDO

Y HAY 2 – AL QUE LE DIGO QUE PARE DE COQUETEAR CON EL PECADO Y AL QUE LE DIGO QUE NO LO SEÑALE.

 

¿QUE DIFERENCIA HAY ENTRE UNA DESOBEDIENCIA Y OTRA?

 

ACASO NO DICE DIOS: “QUE SI ROMPES UNA DE LAS LEYES LAS ROMPES TODAS”

 

Y SI ALGUIEN COMETE UN ERROR (NO UN PECADO), UN ERROR. ¿POR QUE NO SE PERDONA EL ERROR?

 

 

¿EN DONDE ESTA LA ALEGRIA DE LOS CRISTIANOS CUANDO SE RESTAURA Y SE LEVANTA A EL CAIDO?

 

O ACASO DIOS NO NOS MUESTRA SU CORAZON CUANDO EL HIJO PRODIGO REGRESA A CASA. SU HERMANO SE MOLESTO POR QUE SE LLEVO PARTE DE LA FORTUNA Y SE PROSTITUYO PERO EL PADRE DIJO: EL ESTABA MUERTO, PERO AHORA VIVE, NO IMPORTA LO QUE HIZO. SOMOS COMO EL HERMANO DEL PRODIGO.

 

**¿EN QUIEN ESTA JESUS MAS INTERESADO?

EN EL CORAZON DEL PECADOR O

EN EL CORAZON DEL QUE PERDONA

 

EN TODO ESTO DIOS NOS QUIERE DECIR QUE EL ESTA MAS INTERESADO EN QUE TU APRENDAS A PERDONAR DE CORAZON, ES MAS IMPORTANTE PARA EL, POR QUE **EL PERDONAR SE PARECE A EL.

 

POR QUE ES QUE QUEREMOS TENER UN SENTIDO DE JUSTICIA, QUE CAIGAN BOLAS DE FUEGO DEL CIELO.

 

 

LA JUZGA Y LA CONDENA SE PARECEN, LAS DOS SEÑALAN…

EL DIABLO ES EL QUE CONDENA…

 

EL PERDONAR SE PARECE A EL. Y EL QUE RECIBE EL PERDON CONOCE LO DULCE DEL AMOR, NO LO AGRIO DE LA CONDENA

PODEMOS ESCRIBIR CARTAS DEJANDO SABER NUESTRA OPINION, PERO NO LAS ENVIEMOS…

 

 

 

 

 

 

Salmo 32

Salmo de David. Masquil.

Dichoso aquel

a quien se le perdonan sus transgresiones,

a quien se le borran sus pecados.

Dichoso aquel

a quien el Señor no toma en cuenta su maldad

y en cuyo espíritu no hay engaño.

Mientras guardé silencio,

mis huesos se fueron consumiendo

por mi gemir de todo el día.

Mi fuerza se fue debilitando

como al calor del verano,

porque día y noche

tu mano pesaba sobre mí.                                                  Selah

Pero te confesé mi pecado,

y no te oculté mi maldad.

Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al Señor»,

y tú perdonaste mi maldad y mi pecado.                         Selah

 

YO SE QUE HEMOS PERDONADO…

12 PASOS PARA PERDONAR

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →