Apocalipsis

Sermon  •  
0 ratings
· 3 views
Notes & Transcripts

NOTAS SOBRE APOCALIPSIS

 

 

Copyright  1981.   Bill H. Reeves

 

Derechos Reservados  1981.  Bill H. Reeves

 

 

PREFACIO A LA TERCERA EDICION

 

        Mi comentario titulado NOTAS SOBRE APOCALIPSIS salió por primera vez en el año 1963, impreso a mimeógrafo.  Luego en el año 1966 se preparó una re­visión de la obra original, también a mimeógrafo.  Hace tiempo ya que la edi­ción revisada se agotó, y mucho he deseado ver estas NOTAS otra vez en circu­lación.

        Mientras tanto he recibido mucha ayuda en el estudio de este gran libro inspirado, el libro APOCALIPSIS, por medio de mi hermano en la fe, Homer Hailey.  A él le debo mucho por la ayuda que he sacado de sus sermones sobre A­POCALIPSIS, y últimamente de su gran Comentario sobre dicho libro, que salió en el año 1979.  El ha influido mucho en el cambio que he hecho en la obra pre­sente en la interpretación primaria de algunos pasajes, pues hago la aplica­ción primaria de algunos pasajes a los cristianos y a los eventos del siglo pri­mero y del tiempo poco después, más bien que a los cristianos y eventos de la era cristiana total.  El que tiene mis primeras dos ediciones, como también la presente, puede apreciar la diferencia de interpretación primaria.

        La presente obra es más que alguna "tercera edición"; es casi una obra nueva y distinta.  Es mucho más completa (no paso por alto ningún versículo sin comen­tarlo), y por eso más copiosa.  Contiene material nuevo.

        Como en el caso de la obra original, también en ésta han colaborado conmi­go mis hermanos en la fe, Valente Rodríguez y Wayne Partain.  El Sr. Rodríguez sigue siendo mi gran ayudante en la tarea de revisarme los manuscritos.  El Sr. Partain se encargó de toda la obra de compaginar, echar al correo y de la teneduría de libros.  Gracias, mis hermanos, por los muchos años de coopera­ción tan valiosa para mí.

 

Bill  H. Reeves

Pipe Creek, TX  78063

Septiembre de 1981

 

        ¡Grande es la consolación que el libro APOCALIPSIS imparte al cristiano fiel!  Es mi esperanza que el lector pueda hacer suya esta consolación, y si en algo mis NOTAS ayudan a este fin, hallaré gran satisfacción.  Siempre sea toda la gloria para nuestro Dios.

*   *   *   *   *   *   *   *   *

        A mi hermano en la fe, y colaborador fiel, Levoy Free, le debemos muchas gracias por su obra de impresión y de distribución de estas NOTAS.  Ha pasado largas horas en el ordenador en la preparación de ellas.  A cada recipiente de un ejemplar conviene enviarle una expresión de agradecimiento.  Su dirección es la de la BRAEWICK PRESS, INC.

 

Bill  H. Reeves

9711 Braewick

Houston, TX 77096   U.S.A.

 

La presente impresión, mayo de 1996

 

(El Sr. Levoy Free murió el 6 de febrero, 2003)

                                                                                                

Nueva dirección a partir de Mayo 2004

Todo pedido debe enviarse a:

 

Bill H. Reeves

680 Winchester Dr.

Hopkinsville, KY  42240

 

         Las direcciones anteriores ya no sirven. Diríjase toda pregunta o comentario a:

Billreeves25@aol.com.

 

         Si desea encontrar más materiales para ayudarle en el estudio de la Palabra de Dios, no dude en visitar mi sitio web:

http://www.billhreeves.com.

 

APOCALIPSIS

INTRODUCCION

 

        El nombre "apocalipsis" significa "revelación".  Viene del vocablo griego, apokalupsis (revelación, o descubrimiento, .-1 Corintios 14:26; Efesios 3:3;.- 2 Te­s.1:7).  Este libro del Nuevo Testamento, pues, no es un misterio, sino una revelación.  ¡Este libro ha de ser entendido!

        No es una revelación respecto a Cristo, sino una que Cristo mismo hizo to­cante a cosas concernientes a su iglesia.  Como es indicado claramente en el contenido, la revelación fue hecha por medio de palabras, figuras, signos y sím­bolos, e incluye cosas tanto presentes como futuras, desde el punto de tiempo en que Juan la escribió.

        El mismo versículo uno da la clave a la interpretación correcta del libro, donde dice que Cristo "significó" (Versión Moderna) esta revelación.  La Versión La Biblia de las Américas, en el margen, también dice "significó"

.  La palabra griega que se usa en el versículo 1 para decir "significó" (semaino) se halla también en Juan 12:33 y en Juan 21:19 ("dando a entender"), donde vemos que Cristo reveló ciertas verdades por medio de lenguaje figurado.  Significó esas verda­des.  Habló simbólicamente, pero reveló ciertas verdades a la vez.

        Este libro es uno de signos, o símbolos; abunda en lenguaje simbólico.  El error común de los materialistas (premilenaristas) es interpretar literalmente lo que es simbólico.  Pero un signo, o símbolo, no puede representarse a sí mis­mo.  Por ejemplo, un cordero no representa a un cordero, ni un león a un león, ni mil años a mil años, ni 144,000 a 144,000.

 

EL PROPOSITO DE ESTE LIBRO

        Este libro fue escrito para suplir una necesidad definida.  Las iglesias de Cristo (congregaciones locales) se encontraban en medio de gente pagana, con todas sus tentaciones y persecuciones.  La mayor parte de los cristianos había venido de los varios cultos paganos, y existía, pues, la tentación continua de volver a andar con los mundanos, sus amigos antiguos.

        A Domiciano, el emperador romano, quien reinaba desde 81 a 96 d. de J.C., se le permitió ser elevado al estado de deidad, y a ser adorado.  Los que rehu­saban hacerlo, fueron perseguidos.  Algunos fueron desterrados.  Domiciano hizo de los cristianos el objeto de sus crueldades.  A algunos se les negaba el per­miso de comprar en los mercados, a menos que pudieran mostrar una indicación de que habían adorado al emperador.

        Algunos cristianos estaban dudando de que valiera tanto el ser cristianos, pues no entendían por qué Dios dejaría pasar todo esto a ellos.  Para este caso el libro Apocalipsis fue escrito.  Ignorando este hecho, el lector no va a in­terpretar correctamente esta Revelación.

        El propósito, pues, de este libro es impartir consolación a la iglesia mi­litante de Cristo en su lucha contra las fuerzas del mal.  ¡Estas consolaciones son grandes!  Considérense como ejemplos Apocalipsis 7:17; 8:3,4; 14:13; 21:4; 20:4 con Apocalipsis 15:2, 6:9; 8:3; 5:7-8; capítulos 21 y 22.

        Este libro garantiza el triunfo a los santos perseguidos; asegura la victoria final sobre Satanás y sus aliados.  Da significación verdadera a los que "pade­cen persecución por causa de la justicia" (Mateo 5:10-12).  Es la respuesta de Dios a las oraciones y las lágrimas de sus santos de toda época o edad (Apocalipsis 1:3).    El propósito de este libro no es predecir eventos del siglo veinte.  ¿De qué consolación para los santos perseguidos del primer siglo habría sido tal in­formación?  Sea la que sea la interpretación dada a este libro, tiene que conso­lar a esas siete iglesias de Asia (Apocalipsis 1:4) del siglo primero.  Además, tiene que concordar con todas las enseñanzas claras y literales del resto del Nuevo Testa­mento. 

        Este libro asegura al cristiano fiel que es más que vencedor por medio de Cristo (Romanos 8:37).  Como lo era en el siglo primero, esto es cierto ahora.  Ahora el cristiano vence a la muerte, al Hades, al dragón, a las bestias, al falso profeta, y a sus adoradores.  Nuestro Cristo reina ahora, vive ahora, y gobierna ahora.  Cristo fue victorioso en su primera venida (Lucas 10:18; 11:22; Colosenses 2:15).  La última y final victoria se realizará en su segunda venida (Apocalipsis 22:5).

 

EL TEMA DE ESTE LIBRO

        A mi juicio, Apocalipsis 17:14 presenta el tema del libro: la victoria de Cristo y de los suyos sobre Satanás y los suyos.  Este tema enfatiza la verdad de que no son las cosas como parecen.  En medio de grandes persecuciones y tentaciones, pare­cía al cristiano del siglo primero que no ganaba nada con ser cristiano.  Pero A­pocalipsis revela que las cosas no son como parecen.  Los cristianos son perse­guidos, pero serán vengados (Apocalipsis 19:2).  Se encuentran en gran tribulación, pero saldrán de ella (Apocalipsis 7:14).  Son muertos, pero se levantan sobre sus pies (Apocalipsis 11:11).  Parece que están vencidos, pero en realidad reinan ahora (Apocalipsis 5:10, véanse los co­mentarios sobre este pasaje), por un período simbólico de mil años (Apocalipsis 20:4), y por los siglos de los siglos (Apocalipsis 22:5).  Apocalipsis nos da una vista de la tierra des­de el punto de ventaja que tiene el cielo.

        El tema que lleva Apocalipsis se expresa también en Romanos 8:18,35-39 y en (2 Co­rintios 4:17)

        A través de este libro se presenta Cristo como Vencedor y Conquistador (Apocalipsis 1:18;2:8;5:9;  6:2;11:15;12:9,10;14:1;17:14;19:16;20:4;22:3).

 

EL PLAN DE INTERPRETACION

        Algunos sectarios modernos pretenden hallar en este libro referencias a eventos históricos actuales (por ejemplo, a la segunda guerra mundial, a Hitler, a la bomba atómica, a conflictos políticos entre Israel moderno y los árabes, etcétera).  Creen descubrir en las personas de Hitler, Castro, y otros el cum­plimiento de  ciertos pasajes de Apocalipsis.  A todo esto decimos que es ri­dícu­lo.  Preguntamos: ¿de qué provecho habría sido para los pobres cristianos perseguidos del siglo primero el saber de eventos específicos y detallados en Europa, en Cuba, o en el Oriente Medio, muchos siglos después de su tiempo?

        El libro Apocalipsis fue destinado a los creyentes del tiempo y de le épo­ca de Juan el apóstol, a fines del siglo primero de la era cristiana (aproximada­mente 96 d. de J.C.).  Este libro es la respuesta de Dios a las oraciones y lágrimas de sufrimiento de los cristianos de Asia Menor, siglo uno.

        No obstante, es de igual importancia reconocer que este libro fue destinado a todo creyente en todo siglo, y hasta el fin de la presente dispensación cris­tiana.  Fue dirigido a las iglesias de Asia.  Había más de siete iglesias de Cristo en Asia, pero el número siete indica en las Escrituras lo completo, lo entero.  (Había una iglesia de Cristo en Colosas y otra en Hierápolis, Colosen­ses 1:2; 4:13, como tam­bién otra en Troas, Hechos 20:6).  Las persecuciones su­fridas en el siglo primero son típicas de los de todo siglo y época.  La iglesia de Cristo sufre hasta la fe­cha.  Además, la bendición es pronunciada para toda persona que lee la profecía de este libro (Apocalipsis 1:3;22:18).  Así vemos que es libro, como los demás del Nuevo Testamento, para la iglesia de todo siglo.

        Se le mandó a Juan escribir las cosas que había visto, que veía y que ha­bían de venir (Apocalipsis 1:19).  Sin duda, ya han sido cumplidas algunas de las cosas que Juan vio, y de ellas escribió, y algunas son futuras todavía, porque aún no vie­ne el Señor la segunda vez.

        En Apocalipsis 1:3 leemos, "porque el tiempo está cerca".  Así es que el cumplimiento de los símbolos tuvo su principio muy pronto después de ser registrados por Juan, pero esto no quiere decir que todo fue cumplido pronto.  Los símbolos y sucesión de eventos necesitan un largo tiempo.

        Hay quienes interpretan este libro con una mira futurista, aplicando todo, con excepción de los primeros tres capítulos, a eventos que precederán inmedia­tamente a la segunda venida de Cristo.  Los premilenaristas son de este grupo.  Otros ven en este libro la historia continua de la iglesia desde el tiempo del primer siglo hasta el fin del tiempo.  Estos creen que el libro trata del desar­rollo histórico del Papado Católico Romano y del Protestantismo más tarde, como también de eventos históricos actuales.  Un tercer grupo interpreta el libro con una mira pretérita, con la destrucción de Jerusalén (en el año 70 d. de J.C.) como punto culminante.  Para los tales el libro tuvo que ser escrito antes del año 70, y todo se cumplió para esa fecha.  Una cuarta interpretación considera el libro como una representación de fuerzas espirituales en el lugar de los eventos específicos en la historia.  Para los tales hay en la historia de día en día u­na cierta filosofía para nuestra educación, la cual asegura que el bien siempre triunfa sobre el mal.

        El premilenarismo es obviamente falso (la posición futurista).  La inter­pretación histórica continua no satisface las necesidades que tuvieron los san­tos afligidos del siglo primero a quienes primero fue dirigido el libro.  La in­terpretación pretérita no tiene casi ninguna importancia para los lectores de hoy en día.  La interpretación filosofía de la historia no da importancia a las circun­stancias históricas en que fue escrito el libro y que confrontaban esos cristia­nos a quienes primero fue escrito.

        Para interpretar bien este libro tenemos que ver en él una interpretación divina de los eventos de los primeros tres siglos de la era cristiana, pues estas cosas rodeaban al cristiano perseguido por la Roma pagana, y para consolar al cristiano perseguido se le revela cómo todo sería cambiado y luego la Causa de Cristo, y no la de Roma la perseguidora, sería la triunfante.  Este libro a­nimaba a aquellos cristianos (como a nosotros también) a vivir en vista de la e­ternidad, y no del tiempo.  Es para cristianos perseguidos de todo tiempo, pues como Dios hizo por aquellos de los primeros tres siglos, hará para los de todo tiempo si le son fieles.  Les vengará.  Hay cosas todavía no cumplidas en el li­bro: la segunda venida de Cristo y el Juicio Final.  Este libro, como los demás del Nuevo Testamento, fue escrito para suplir una necesidad de los santos de ese tiempo, pero tiene aplicación para los cristianos de todo tiempo que se encuen­tren bajo circunstancias similares.

       

REGLA INFALIBLE

        Cualquier teoría, idea o conclusión, tocante a Apocalipsis o a otro libro inspirado de la Biblia, es falsa si se basa en interpretaciones de pasajes figu­rados que contradicen declaraciones claras y sencillas de Cristo o de sus a­pósto­les.

        Las figuras y símbolos embellecen el pensamiento, pero las palabras claras y sencillas declaran hechos o verdades.  Cuando hay duda respecto a símbolos, las palabras claras y no simbólicas tienen que decidir.  No seamos culpables de progresar de lo oscuro y simbólico a lo que consideremos ser lo claro, sino que siempre comencemos con lo claro y literal y de allí interpretemos lo simbólico.

        Uno de los errores fundamentales de los materialistas (Testigos de Jehová, Adventistas, Pentecosteses, etcétera) es el de tomar un texto "oscuro" (como Apocalipsis 20:2), darle una interpretación literal y arbitraria, y luego torcer todos los textos didácticos de las Escrituras para que concuerden con su interpretación del texto considerado oscuro.  ¡No se nos olvide!  El libro Apocalipsis está de perfecto acuerdo con los demás libros de la Biblia, y tiene que ser interpretado so­bre la ba­se de enseñanza clara y sencilla y literal de la Biblia.

        Este libro contiene el propósito de Dios concerniente a la historia de la iglesia de Cristo.

 

 

CAPITULO 1

 

NOTA sobre el título o encabezado:

        Según la Versión Valera Revisión de 1960 el título que se le ha dado a este libro es, EL APOCALIPSIS DE SAN JUAN.  Según la Versión Moderna es, EL APO­CALIPSIS O SEA LA REVELACION DE JESUCRISTO, DADA AL APOSTOL SAN JUAN.  Según la Versión Valera Revisión de 1909 es, EL APOCALIPSIS O REVELACION DE SAN JUAN, EL TEOLOGO.  Estos encabezados contienen error.  (1) Esta revelación no era de Juan.  (2) Juan no era "San Juan".  (3) Juan no era "Teólogo".  Esta revelación es de Jesu­cristo (versículo 1), y le fue dada a Juan, su siervo (versículo 1) y nuestro hermano (versículo 9).  En tiempos apostólicos no había distinción entre cristianos; no había "clérigos" y "laicos".  No había "teólogos".  Todos los cristianos eran hermanos (Mateo 23:8).  Recuérdese: los encabezados que los hom­bres no inspirados han puesto para introducir los libros de la Biblia, ¡no son parte del texto inspirado!

 

        1:1 -- La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan --

        -- Apocalipsis -- es palabra griega; quiere decir, "revela­ción".  Dios dio esta revelación a Cristo (véanse Juan 5:20; 7:16; 12:49).  Cristo la entregó a su ángel para que éste la entregara a Juan el apóstol.  Juan entonces  la dio a sus lectores.

        -- deben suceder pronto --  Quiere decir que esas cosas iban a comenzar a su­ceder pronto después de ser reveladas a Juan.  El Apocalipsis revela una su­cesión de eventos, los cuales comenzaron a suceder en el tiempo de Juan.

        -- y la declaró --  Es importante notar que las cosas reveladas en este li­bro lo son por medio de signos o símbolos.   En lugar de "la declaró", dice la Versión Moderna, "la significó".  En la palabra "significar" vemos la palabra "signo".  En griego la palabra es semaino (señalar, indicar, significar).  Viene de sema, una señal.  Véanse Hechos 11:28 (significó por el Espíritu);Hechos  25:27 (no significar cargos contra un preso); Juan 21:19 (significando con qué muerte).

        Es, pues, libro de signos o símbolos.  Si los materialistas (premilenaristas y otros) prestaran más atención a esta verdad presentada en el primer ver­sículo del libro, no pasarían a tomar literalmente lo simbólico de él.  Este es su error principal.

       

        1:2 -- que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto --

         Juan no encubrió la revelación, sino la declaró.

 

        1:3 -- Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca --

        Dios quiere que la Biblia sea leída, oída, y guardada.  (Véanse Colosenses 4:16;) 1 Tesalonicenses 5:27;) (2 Tesalonicenses 2:15;) Efesios 3:4).

        -- Bienaventurado -- Otras bienaventuranzas en este libro: Apocalipsis 14:13;16:15; 19:9; 20:6; 22:7,14.

        -- los que oyen -- El hombre, por tener oído, es responsable de prestar atención (Apocalipsis 2:7;  Mateo 13:9).

        -- guardan las cosas -- La salvación es condicional.  En este versículo se le pronuncia una bienaventuranza sobre el lector y sobre el santo en la asamblea que escuchaba, y sobre los dos al poner por obra lo que el Espíritu decía a las iglesias locales.  El Espíritu habla a las iglesias solamente por la Palabra ins­pirada.

 

        1:4 -- Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono --

        El número siete indica plenitud, perfección o lo completo.  Ha­bía más de siete iglesias de Cristo en Asia Menor (Colosenses 1:2; 4:13; Hechos 20:6-7;)--en Colosas, en Hierápolis, y en Troas).  Así es que les fue mandada esta revelación a siete iglesias para indicar que es para toda la iglesia de Cristo para todo el tiempo.  Es un mensaje universal.

        El saludo de Juan a las siete iglesias envuelve las tres personas de la Dei­dad (Colosenses 2:9):

         (1) DIOS, "el que es y que era y que ha de venir"

         (2) EL ESPIRITU SANTO, "los siete espíritus que están delante de su trono" (siete indica lo completo.  El Espíritu Santo es uno, Efesios 4:4, pero hay muchas manifestaciones de El, 1 Corintios 12:4.  La frase, "los siete es­píritus", pues, indica toda la obra del Espíritu Santo de revelar).

         (3) JESUCRISTO, "el testigo fiel, el primogénito de los muertos", o sea el primero resucitado para no volver a morir (Colosenses 1:18;) 1 Corintios 15:20;) Romanos 1:4; Hechos 13:33). 

        Los siete espíritus no pueden ser ángeles u otras criaturas celestiales, porque no son iguales a Dios y a Jesucristo, ni tampoco son dignos de adora­ción (Romanos 1:25).

        En este versículo Dios es llamado "el que es".  La expresión griega, ho on, es la misma hallada en Exodo 3:14, "Yo soy el que soy".

       

        1:5 -- y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra.  Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre --     Jesucristo es el "testigo fiel" de la verdad de Dios.  Véase Juan 18:37.  La palabra "testigo" es del griego martus.  De ella tenemos la palabra "mártir".  La idea de muerte ha sido asociada con la palabra mártir porque muchos de los testigos oculares primitivos perdieron su vida por su testimonio (2:3).  Pero no fue muerto todo testigo.  Un testigo fiel va a dar su testimonio a costa de su vida, o sin ese sacrificio, según se requiera.

        -- el primogénito de los muertos --  De todos los muertos El es el preemi­nente.  La palabra "primogénito" indica preeminencia (Colosenses 1:15,18).  En este sentido David, no el primer nacido en su familia, fue llamado preeminente, porque Dios le dio preeminencia sobre todos los reyes de su tiempo (Salmos 89:27).

        -- soberano de los reyes de la tierra -- Cristo está reinando ahora.  No tiene que esperar un supuesto período literal de mil años para comenzar a rei­nar.  Véanse Filipenses 2:9; Efesios 1:19-23.  No lo parecía, pero Cristo esta­ba reinando aun sobre Domiciano el emperador romano.  ¡Qué grande consolación!

        -- nos amó y nos lavó de nuestros pecados con su sangre -- La Versión La Biblia de las Américas dice, "nos ama" (tiempo presente) "y nos libertó de nues­tros pecados".  Cristo estaba amando a sus santos en el tiempo de mandarles esta revelación, y había mostrado ese amor en el sacrificio de sí mismo en la cruz.

        Sobre la expresión "nos lavó" (es cuestión de variación de manuscritos), véanse (Apocalipsis 7:14; y Hebreos 9:14.  Considérense Zacarías 13:1 y Hebreos 10:12.

 

        1:6 -- y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre;  a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén --

        -- nos hizo -- es tiempo pasado; así es que ahora somos los cris­tianos las dos cosas que El nos hizo ser; a saber, reyes y sacerdotes.  Nos hizo las dos cosas y esto al mismo tiempo.  Como Cristo es Rey y Sacerdote en su trono ahora (Zacarías 6:13), también lo son los cristianos.  Son sacerdotes ahora (1 Pedro 2:5,9); son reyes ahora (Apocalipsis 1:9; 5:10;) 1 Corintios 4:8).

        El catolicismo niega (por sus prácticas) el sacerdocio de todos los cris­tianos, y los premilenaristas niegan la existencia del reino de Cristo actual­mente, afirmando que resta que lo establezca en su segunda venida.  Es evidente, pues, que Juan el apóstol no era ni católico ni premilenarista protestante.  Los cristianos del siglo primero eran tanto sacerdotes (1 Pedro 2:5,9;) Romanos 12:1; Filipenses 4:18; Hebreos 13:15-16) como reyes, es decir, formaban un reino (versículo 9; Colosenses 1:13; Hebreos 12:28; Mateo 16:18,19; Lucas 19:12).  ¡No es válida ninguna interpretación del resto de este libro que contradiga la in­troducción de Juan!  El afirma que ya existía el reino.

        -- imperio --  Cristo tiene ese imperio ahora (1 Pedro 4:11;) (1 Corintios 15:24-28).

 

        1:7 -- He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.  Sí, amén --

        -- viene con las nubes -- La expresión simbólica indica una veni­da para ejecutar juicio.  Compárese( Isaías 19:1)  Cristo prometió venir contra Jerusalén (cosa que sucedió en el año 70 d. de J.C.) en las nubes (Mateo 24:30).  Vino contra la Roma perseguidora en los primeros siglos de esta era.  Toda venida de Cristo en juicio, limitada o universal, se incluye aquí, aunque cuando venga en el día final, "todo ojo le verá".

        Su segunda venida será como su ascensión; será físicamente visible (Hechos 1:11); los Testigos de Jehová enseñan al contrario.  El Sr. Russell, el fundador de ellos, afirmaba que Cristo iba a establecer su reino en el año 1914, y dijo que Cristo vino en 1918.  Pero todo ojo no le vio.  Es evidente por eso que el após­tol Juan no era "testigo de Jehová". 

        -- le traspasaron -- Véase Zacarías 12:10.

        -- harán lamentación -- No será el lloro de arrepentimiento, sino de deses­peración.

 

        1:8 -- Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.    Alfa y la Omega --

        Estas son la primera y la última letras del alfabeto griego.  Algunos manuscritos incluyen la palabra "Dios" después de "Señor", indicando así que este versículo se refiere a Dios el Padre.  (Véanse la Versión Moderna, y la Versión Hispano-americana).  Pero en el versículo 17 la misma verdad se aplica Cristo, como también en Apocalipsis 2:8.  Véanse Apocalipsis 22:13,16 y Hebreos 13:8.

        Cristo es tan eterno como Dios el Padre.  Cristo es Dios (Juan 1:1).  ¡Cris­to no es criatura!  ¡No fue criado por Dios!  El uno es tan eterno como el otro.  La doctrina de que Cristo es criatura, el primero criado por Dios, el punto de doctrina peculiar de los Testigos de Jehová, tuvo su principio con Arrio, siglo 4, el cual enseñaba que el Verbo o Hijo de Dios no es igual o consubstancial al Padre.  El arrianismo fue una de las primeras herejías de la historia de la i­glesia.  Es la doctrina, en general, de los unitarios de hoy en día (la Iglesia Unitaria).  Los "modernistas" de hoy son todos unitarios.

        La información de este versículo 8 sirvió de gran consolación para los po­bres cristianos perseguidos del siglo primero; es de consolación hoy en día.

 

        1:9 -- Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo --

        -- Yo, Juan -- Nada de títulos presuntuosos o eclesiásticos; sen­cillamente se llama Juan.  Así se referían los demás autores de los escritos del Nuevo Testamento.

        Juan era copartícipe en tres cosas: en la tribulación, en el reino, y en la paciencia.  Juan estaba en el reino; así es que el reino existía en su tiempo, el siglo primero.  Era nada menos que la iglesia que Cristo estableció.  Véase el versículo 6.  Juan estaba en ambos la tribulación y el reino.  Si el reino toda­vía no ha sido establecido (según afirman los premilenaristas), entonces tam­poco había tribulación.

        En algunos pasajes el "reino" se refiere en particular al cielo, o al esta­do final (Hechos 14:22;) 2 Timoteo 4:18;) (2 Pedro 1:11),  El contexto siempre de­cide.

        -- paciencia -- Significa la cualidad de perseverar bajo persecución.  Véase Romanos 12:12.

        -- estaba en la isla ... de Jesucristo -- La tradición primitiva afirma que Juan había sido desterrado a esta isla a consecuencia de la persecución que al­gunos cristianos estaban sufriendo en ese tiempo.

 

        1:10 -- Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta --

        "Yo estaba en el Espíritu" significa que estaba bajo la in­fluencia del Espíritu Santo.  Compárese Ezequiel 3:12.

        -- el día del Señor -- La palabra griega, kuriakos ("del Señor") se encuen­tra solamente dos veces en el Nuevo Testamento, en este texto y en (1 Corintios 11:20;) (la cena del Señor).  Quiere decir, perteneciente al Señor.  El único día de la semana, perteneciente al Señor Jesucristo en sentido especial es el prime­ro (domingo).  Resucitó en este día y en él tomaban la Cena del Señor los cris­tianos primitivos (Hechos 20:7).

        -- gran voz como de trompeta --  Fuerte, distinta, autoritaria.  Compárese Exodo 19:16.

 

        1:11 -- que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea --

        Las palabras "Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el úl­timo" no se encuentran en las versiones Moderna, Hispano-americana, Biblia de Las Américas, etcétera.  Pero sabemos que la voz que oyó Juan era la de Cristo (ver­sículo Apocalipsis 1:13;).  Si, según algunos manuscritos, no dijo Cristo que él es el Alfa y la Omega, como se dice de Dios el Padre en el versículo Apocalipsis 1:8, seguramente declara la misma verdad en el versículo Apocalipsis 1:17, al decir que es el primero y el último.  Véase 1:8, comentarios.

        -- Escribe en un libro -- Notemos que se le manda a Juan escribir un libro.  Para negar que el Nuevo Testamento es la última corte de apelación en la reli­gión de Jesucristo, los doctos católicos afirman con jactancia que nunca mandó Cristo a sus apóstoles, estando El en la tierra, que escribieran libros.  Lo di­cen en esta forma para evitar la fuerza de este versículo.  ¡Cristo no estuvo en la tierra cuando mandó a Juan escribir este libro!  Pero, si no los mandó escri­bir, ¿pecaron al hacerlo?  Si no lo mandó, ¿de qué sirve la Biblia Católica?  ¿Por qué mandaron los apóstoles por el Espíritu Santo que fueran leídas sus car­tas?  Véase versículo 3, comentarios.

        -- envíalo a las siete iglesias -- Es la voluntad de Dios que sus Sagradas Escrituras se hagan circular entre sus iglesias (congregaciones de cristianos), pues la frase "siete iglesias" simboliza a todas las iglesias locales.

 

        1:12 -- Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro --

        -- siete candeleros de oro  = siete lámparas independientes, re­presentando las siete iglesias autónomas (versículo Apocalipsis 1:2;0).  La iglesia local es u­na lámpara distributivamente en que sus miembros individualmente son luces.  Véanse Mateo 5:14,16; Efesios 5:8; Filipenses 2:15.

       

        1:13 -- y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro --

        -- y en medio ... del Hombre --  Cristo no ha abandonado sus iglesias; siempre está en medio de ellas, aun en el tiempo de persecución.  ¡Es­to importa mucho!  El está al tanto de todo lo que les pasa.  Véase Apocalipsis 2:1.

        -- semejante a --  Entre los versículos Apocalipsis 1:13,16 aparecen las palabras "como" o "semejante a" ocho veces.  En el versículo Apocalipsis 1:10; la voz era como una trompeta.  Uno de los argumentos favoritos a favor del uso de instrumentos mecánicos de música en el culto a Dios es que va a haber arpas en el cielo, dicen.  ¿Es cier­to?  En Apocalipsis 14:2 leemos, "y la voz que oí era como de arpistas que tocaban sus ar­pas".  En Apocalipsis 15:2 (Versión Moderna) leemos, "vi como si fuese ... teniendo arpas de Dios".  Todo materialista debe prestar más atención a la palabra "como" en este libro simbólico del Nuevo Testamento.

        -- vestido ... cinto de oro  = símbolo de dignidad y alta posición.  Compárese Apocalipsis 15:6.  Cristo anda en medio de sus iglesias como Rey y Sacerdote, mi­rando por ellas.

        

        1:14 -- su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve sus ojos como llama de fuego --

        -- su cabeza ... como nieve   = símbolo de santidad y gloria.  Compárese la descripción del Anciano de días (Daniel 7:9).  Véase Mateo 17:2.

        -- sus ojos como llama de fuego  = símbolo de visión penetrante y de omnisciencia.

 

        1:15 -- y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas

        -- y sus pies ... un horno = símbolo de fuerza sobre el oponen­te.  Compárese -1 Corintios 15:25-28;2:18; Ezequiel 1:7; Malaquías 4:3.

        -- y su voz ... muchas aguas  = símbolo de poder en autoridad.  Véanse Apocalipsis 14:2; 19:6;

        Compárense las descripciones de estos versículos (Apocalipsis 1:13-15) con Daniel 10:5-7 y Ezequiel 43:2.

 

        1:16 -- Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza --

        -- Tenía ... siete estrellas -- Cristo controla y sostiene a los ángeles (mensajeros) (Apocalipsis 1:20; 2:1) de sus iglesias.

        -- de su boca ... dos filos -- Véanse Apocalipsis 2:12,16; 19:15,21.  Aquí se simboliza la prontitud del Señor para hacer guerra con sus enemigos.  Comp.( Isaías 11:4;) (2 Tes. 2:8;) Hebreos 4:12.

        -- y su rostro ... su fuerza -- Compárense esta expresión con las palabras de Hechos 26:13 y de Mateo 17:2.  Cristo es la fuente de toda luz (Juan 1:4-9); su gloria es brillante.

 

 

        1:17 -- Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último --

        -- Cuando ... sus pies --  Los versículos 13 al 16 describen al Cristo glorioso quien está dando esta revelación.  Cayó Juan como muerto delante de su presencia.  Compárense Hechos 26:14; Daniel 8:18,27; Ezequiel 1:28.  El mundo no estaba bajo el control de Domiciano, sino ¡de Jesucristo!  ¡Cuán grande consolación para la iglesia perseguida!

        -- yo soy el primero y el último -- Esto indica deidad, las cualidades de ser Dios, de ser de naturaleza eterna.  Indica lo mismo que "el alfa y la ome­ga".  Lo que se dice de Jehová en el Antiguo Testamento (Isaías 41:4) aquí se dice de Cristo Jesús (Apocalipsis 2:8; 22:13).  Véase Apocalipsis 1:8, comentarios.

 

        1:18 -- y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades --

        -- y el que vivo ... amén -- Otra vez Cristo se identifica con Dios el Padre (Deuteronomio 32:40).  Es caracterizado por la vida  (Juan 14:6;) (1 Jn 1:2).  La muerte no pudo detenerle (Hechos 2:24).  Tiene señorío completo sobre la muerte.  Esto implica consolación para la iglesia perseguida.

        -- Y tengo las llaves ... Hades -- Llaves simbolizan autoridad o poder.  El Hades quiere decir "lugar invisible", y es la morada de las almas entre la muer­te y la resurrección.  Cristo, habiendo sido muerto y después resucitado, tiene poder sobre la muerte (Apocalipsis 20:13,14).  Cristo, en su segunda vendida, reunirá las almas y sus cuerpos por medio de la resurrección.  El tiene las llaves (poder) para es­to (Juan 11:25).

        La muerte siempre es seguida del Hades.  La muerte es la separación del cuerpo y su espíritu, y luego el Hades reclama al espíritu mientras que el cuer­po va al sepulcro.

        La palabra Hades se encuentra en Mateo 16:18; Lucas 16:23; Hechos 2:27; Apo­calipsis 20:13,14.  No ha de ser confundida con la palabra "infierno".

 

        1:19 -- Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas --

        -- Escribe --  Véase versículo Apocalipsis 1:11, comentarios.

        -- las cosas que has visto -- hasta ese momento.

        -- y las que son  = el estado de la iglesia y las condiciones actuales.

        -- y las ... de estas  = las cosas que seguirían según declararía esta re­velación.

 

        1:20 -- El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias --

        -- El misterio = algo en la mente de Dios, y por eso entendido solamente por revelación divina.  Compárense (Romanos 16:25,26;) (1 Corintios 2:7-10;) Mateo 13:11.

        -- las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias --  La palabra "ángel" es una transliteración del vocablo griego, aggelos.  (Las dos letras GG se pronuncian como NG, y de eso "ángel" en lugar de "aggel").  Considérese la palabra "evangelio", que viene de una palabra griega compuesta de dos partes:  eu-aggelion (ev-angelion).  La primera parte significa bueno, y la segunda, men­saje o buenas nuevas.  "Angel", pues, significa "mensajero".

        La palabra griega aggelos a veces aparece en la Biblia como "ángel" (es de­cir, no traducida), y a veces en su forma traducida, "mensajero".  Esta palabra se encuentra en Mateo 11:10; Marcos 1:2; Lucas 7:24,27; 9:52; Santiago 2:25.  Juan el Bautista, por ejemplo, es llamado un aggelos, o sea, un mensajero.  Cla­ro es que no era "ángel" en sentido de un ser celestial.  En el Antiguo Testa­mento, vemos que un profeta es llamado un "ángel" (mensajero), como también un sa­cerdote (Hageo 1:13; Malaquías 2:7).

        Me parece que en este pasaje de Apocalipsis los ángeles, o mensajeros, de las iglesias eran los que entregarían esta revelación recibida de Juan y enviada por él a las iglesias.  Es decir, eran los ancianos o evangelistas de las iglesias.  Esta interpretación concuerda con la enseñanza bíblica sobre el asunto del gobierno local. 

        -- y los siete candeleros ... iglesias  -- Véanse versículos Apocalipsis 1:4,12, comentario.

 

CAPITULO 2

 

        Los capítulos 2 y 3 presentan a Cristo dentro de sus iglesias locales.  De las siete iglesias a las cuales Cristo se dirige, seis son encomiadas o alabadas; una de ellas (Laodicea) no recibe ninguna alabanza.  De las siete, cinco son censuradas;  dos de ellas (Esmirna y Filadelfia) no reciben ninguna censura.

 

        Las circunstancias, del bien y del mal, que vemos en estas siete iglesias de Asia, del siglo primero, cubren la gama de circunstancias generales que confrontan las iglesias de Cristo de todo tiempo y de todas partes.  Cada iglesia de Cristo puede verse en estas siete, para saber cuáles cosas agradan al Señor, cuáles no le agradan, y qué hacer para corregir faltas.

        En estas cartas a las siete iglesias, vemos:  (1) saludos e identificaciones, (2) encomios, alabanzas y consolaciones, (3) condenaciones, acusaciones, quejas, advertencias, y amenazas, (4) consejos, exhortaciones, admoniciones, (5) promesas, instrucciones, y estímulos.

 

LA IGLESIA DE CRISTO EN EFESO (Fiel pero faltante)

 

        SALUDO E IDENTIFICACION:

        2:1 -- Escribe al ángel de la iglesia en Efeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto --

        Las "estrellas"  (probablemente los ancianos o los evangelistas de las iglesias locales--véase Apocalipsis 1:16,20,  comentarios) están en la diestra de Cristo, o sea, en su control, y él anda en medio de sus iglesias para examinar, censurar, instruir en justicia, y animar, para su salvación final.  La iglesia de Cristo en Efeso (véase Hechos 19,20) era una iglesia fiel, pero tenía faltas,  Esta carta le revelaba su estado o condición espiritual.

 

        ENCOMIO, ALABANZA, CONFORT:

        2:2 -- Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos --

        -- Yo conozco ... a los malos -- Cristo les encomió por ser una iglesia activa y perseverante.

        -- y has probado ... mentirosos -- Esta iglesia incesantemente combatía la falsa doctrina.  (Véanse 1 Jn 4:1;)( 2 Corintios 11:13-15;) (1 Tesalonicenses 5:21).  Pablo (Hechos 20:28-30), Pedro (2 Pedro 2:1) y Juan (1 Jn 4:1) habían advertido contra los falsos maestros.

 

        2:3 --   y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado - 

        Cristo felicitó grandemente a esta iglesia local.  No había desmayado en su trabajo.  Considérese Hebreos 10:36; 12:3; Gálatas 6:9.

       

        2:6 -- Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco --

        No se sabe exactamente quiénes eran los nicolaítas.  Probablemente enseñaban y practicaban la idolatría y la inmoralidad (véase Apocalipsis 2:14,20).  Estar bajo la gracia de Cristo no daba licencia para pecar (Romanos 6:1,2).

        Los nicolaítas probablemente eran gnósticos.  Hablando de los tales dice Pedro que eran hombres de lascivia y disolución (2 Pedro 2), y Judas dice que eran hombres sensuales (Judas 19).  Cristo condenó la inmoralidad en sus iglesias.

        Nótese que Cristo y su iglesia en Éfeso no aborrecían a los nicolaítas, ¡sino a sus obras!

        Otra cosa que merece nuestra atención:  Cristo llamó a este grupo por nombre.  Muchos hermanos débiles, más interesados en tener gran número de membresía que en contender por la verdad salvadora, se quejan mucho cuando predicadores fieles siguen este ejemplo de Cristo, exponiendo a las falsas religiones y doctrinas por nombre.

           

 

        CONDENACION, ACUSACION, QUEJA:

        2: 4 -- Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor --

        -- has dejado tu primer amor -- sus "primeras obras" (versículo Apocalipsis 2: 5) de gran entusiasmo, que tenían en el principio, reflejaba el amor que habían tenido al principio.  Perdido el "primer amor", en lugar de ardor y devoción queda solamente una formalidad fría.

        La iglesia en Éfeso tenía problema cardiaco.  Aborrecía lo que el Señor aborrecía,  pero no amaba lo que El amaba.  Ya cumplía con sus deberes, pero sin ardor y fervor, como una esposa sumisa, pero faltante en amor, o como el miembro de la iglesia que asiste, canta, y ofrenda en las asambleas regulares, pero no motivado por amor a Cristo.

 

        CONSEJO, EXHORTACION, ADMONICION:

        2:5 -- Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido --

        -- Recuerda ... caído --  Se encontraba esta iglesia en un estado de apatía espiritual.  Tuvo que ser recordada.  La memoria puede servir de palanca para el arrepentimiento (Lucas 15:17).

        -- arrepiéntete ... obras -- La palabra "arrepentirse" viene del vocablo griego meta-noeo, que quiere decir "cambiar de mente", o "determinar cambiar".  ¡No es algo qué hacer!  La Biblia Católica, Versión de Torres Amat, en algunos pasajes (Hechos 2:38; Apocalipsis 2:21), en lugar de "arrepentirse", dice "hacer penitencia".   Otros confunden el arrepentimiento con la reformación de vida.  Pero la reformación de vida, que resulta de esta determinación mental (el arrepentimiento), se llama en las Escrituras "frutos de arrepentimiento", Mateo 3:8.

 

        ADVERTENCIA, AMENAZA:

        -- pues si no ... arrepentido -- 

        Volver, o sufrir las consecuencias.  Arrepentirse, o perecer (Lucas 13:3).

        Una iglesia de Cristo puede dejar de serlo, a pesar del nombre puesto sobre la puerta de entrada de su edificio.  Cristo advierte a toda iglesia suya de que puede perder su identidad como iglesia de Cristo.  Una vez quitado el candelero, ya no es más iglesia de Cristo.

 

        INSTRUCCION, PROMESA, ESTIMULO:

        (Apocalipsis 2:6, véase arriba, después del versículo 3)

        2: 7 -- El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios -

        -- El que ... las iglesias --  Cristo dice esto siete veces; lo dice a cada una de las iglesias.  Cristo se dirige al individuo; así es que habla a las iglesias distributivamente; es decir, a cada uno que compone la iglesia local.  (Es por esto que Gálatas 1:2 no quiere decir que Gálatas 6:10 es acción colectiva).  El Espíritu habla a las iglesias por medio de apelar al que tiene oído, al individuo.

        Todo este libro (Apocalipsis) fue enviado a todas las iglesias de Asia.

        -- Al que venciere -- también es una frase que se repite en cada una de las siete cartas a las siete iglesias.  Toda promesa de Dios es para vencedores.  Dios no tiene nada para los demás.  Dios espera de su iglesia vidas victoriosas sobre el pecado, y no imitación de la mundanalidad.  Véase Apocalipsis 12:11.

        -- le daré ... la vida  = sustento espiritual (véase Apocalipsis 22:2,14,19).

        - el cual ... paraíso de Dios -- En el griego, paradeisos.  Probablemente es de una palabra persa, queriendo decir parque, o jardín.  Se encuentra esta palabra en Lucas 23:43;)( 2 Corintios 12:4;) y en Génesis 2:8,10,15; etcétera, en la Versión Septuaginta (De Los Setenta).

       

LA IGLESIA DE CRISTO EN ESMIRNA

(Pobre, pero "rica")

 

        SALUDO E IDENTIFICACION:

        2:8 -- Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto --

        Véase Apocalipsis 1:17,18.  La importancia de cada carta es enfatizada por la identidad del que las manda escribir.  En estas siete cartas no habla quienquiera.  El Autor de ellas bien se identifica.

        Ya que Cristo había pasado por la muerte, estaba calificado para consolar a esta iglesia perseguida.

 

        ENCOMIO, ALABANZA, CONFORT  (solamente; nada de censura).

        2: 9 -- Yo conozco tus obras, y tu     tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás --

        -- Yo conozco ... eres rico --  Cristo bien conoce lo que pasa a sus iglesias en este mundo.  ¡Cuán grande es esta consolación!  La iglesia de Cristo en Esmirna sufría presión ajena.  Su pobreza pudo haber sido la consecuencia de haber tenido sus propiedades confiscadas por Domiciano, pero su sentido de riqueza espiritual les guardaba de causar lástima.  Compárese Hebreos 10:34.  Tenían las verdaderas riquezas que eran suyas y que nadie podría quitar (Lucas 16:11,12).

        La pobreza no es nada peligrosa como lo es la riqueza (véase -1 Timoteo 6:10,17-19).  La iglesia de Cristo en Esmirna, empobrecida por la persecución, en realidad era una iglesia rica (Santiago 2:5;-1 Timoteo 6:18).

        -- y la blasfemia ... Satanás --  Los judíos inconversos perseguían a la iglesia (Hechos 13:50; 14:2,5,19; 17:5; 24:1-9).

        No eran judíos en dos sentidos:  (1) no seguían las enseñanzas de Moisés en realidad, y por eso no eran dignos de llamarse judíos, y (2) no eran judíos espirituales (cristianos), Romanos 2:28,29.  Véase también Apocalipsis 3:9

        Estos formaban una sinagoga de Satanás en que, siendo nativos judíos, eran empleados por el diablo (versículo Apocalipsis 1:10) en la persecución de los cristianos en Esmirna.

 

        CONSEJO, EXHORTACION Y ADMONICION:

        2: 10 -- No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida --

        -- No temas ... padecer -- No temer a la muerte (Mateo 10:28) porque Cristo dará la vida eterna, y no dañará la segunda muerte (versículo Apocalipsis 2:11;).

        -- He aquí ... diez días -- "Diez días"  simboliza un tiempo relativamente corto.  La iglesia en Esmirna iba a pasar por un período breve pero definido de prueba de fe.  Por lo tanto, debía ser fiel en tales pruebas de la fe.  Para el hijo de Dios, todo mal es transitorio.  Considérense (1 Pedro 1:6;) Job 3:17;( 2 Corintios 4:17;)  Dios usa de las persecuciones de hombres malos como pruebas de la fe de sus hijos.

        -- Sé fiel ... la vida -- "Hasta la muerte"  quiere decir hasta tener que sufrir la muerte misma, si fuera necesario.  El infiel muere y encuentra la segunda muerte; el cristiano fiel muere y halla la vida eterna.

        La corona de la vida es el premio de Dios de vida eterna.  Véanse (2 Timoteo 4:8;) Santiago 1:12;) (1 Pedro 5:4;) (1 Corintios 9:25;)

 

        INSTRUCCION, PROMESA Y ESTIMULO:

        2: 11 --  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte --

        Véanse 2:7, comentarios.  La "segunda muerte"  es el lago de fuego, después del Juicio Final (Apocalipsis 20:6,14; 21:8).  La palabra "muerte" significa separación, sea en sentido literal o figurado.  La muerte física es la separación del cuerpo y el espíritu; el cuerpo va al sepulcro, y el espíritu al Hades.  La muerte espiritual es la separación de uno de Dios, porque el pecado hace esa separación (Isaías 59:1,2; Efesios 2:10-5).

        Al cristiano fiel le puede venir la muerte física, a consecuencia de la persecución, pero si vence al maligno no morirá eternamente como seguramente morirán los perseguidores.

 

LA IGLESIA DE CRISTO EN PERGAMO

(Faltante en disciplina)

           

        SALUDO E IDENTIFICACION:

        2:12 -- Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto --

        -- la espada aguda de dos filos = juicio exacto contra los hechos de los hombres.  Véanse Apocalipsis 1:16, comentarios.  Compárense Efesios 6:17; Hebreos 4:12.

 

        ENCOMIO, ALABANZA, CONFORT:

        2:13 -- Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás --

        -- donde está el trono de Satanás = Pérgamo era una ciudad peculiarmente llena de maldad, como si tuviera Satanás su trono allí.  Era un centro de culto a César, y de idolatría con sus prácticas sensuales.  Los cristianos que no fueron seducidos, sí fueron perseguidos.

        -- pero retienes ... mi fe -- Retener el nombre de Cristo es rehusar negar la fe, de la cual Cristo es el autor.  Véanse (1 Pedro 4:11;) y Santiago 2:7

        -- Mi fe = el sistema del evangelio, como en Hechos 6:7; Judas 3 y Efesios 4:5,13.  La palabra "fe" se usa en estos pasajes objetivamente, pues la fe viene siendo el objeto de nuestra creencia y aceptación.  La frase "mi fe" en este versículo se llama "la fe de Jesús" en Apocalipsis 14:12.  (La fe en el sentido subjetivo es el acto de uno de creer.  Hebreos 11 abunda en ejemplos de este uso -- "Por la fe  ofreció...", etcétera).

        -- Antipas mi testigo fiel -- El fue un ejemplo bien conocido por la iglesia de sufrir por Cristo.  La palabra "testigo" viene del vocablo griego martus.  "Mártir" es una transliteración de esa palabra griega.  Dado que muchos de los testigos primitivos sufrieron la muerte, la idea de muerte se ha pegado a la palabra "mártir".  Véase Apocalipsis 17:6.  Pero la idea radical en la palabra martus no es la de muerte, sino de testigo.

 

        CONDENACION, ACUSACION, QUEJA:

        2:14 -- Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación --

        -- Pero tengo ... retienen --   Esta iglesia necesitaba disciplinar a algunos de sus miembros.  La iglesia en Efeso era disciplinaria; ésta no lo era.  Estos hermanos en la fe se comprometieron con el mundo.

        -- doctrina de Balaam -- Véanse (2 Pedro 2:15;) Números 22:24; 31:16).  Ese hombre buscaba la ganancia material a expensas de la espiritualidad; buscó el premio de la maldad.               

        2:15 -- Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco --

        -- los nicolaítas --  Véase Apocalipsis 2:6, comentarios.

 

        CONSEJO, EXHORTACION, ADMONICION:         

        2:16 -- Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca -- 

        -- Por tanto, arrepiéntete -- Arrepentirse de su tolerancia de esas doctrinas mundanas y de su inclinación hacia ellas, como eran practicadas por algunos de los miembros de la congregación.

        -- vendré a ti ... mi boca -- Cristo prometió "venir" contra los no arrepentidos en un juicio de castigo.  Véase Apocalipsis 2:5; etcétera.  (No todas las "venidas" de Cristo son la segunda venida de Hebreos 9:28).

       

        INSTRUCCION, PROMESA, ESTIMULO:

        2:17 -- El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe --

        -- El que ... que venciere --  Véanse Apocalipsis 2:7, comentarios.

        -- maná escondido --  Se refiere al maná de Éxodo 16:12-35; Hebreos 9:4.  En Juan 6:31-58 leemos el discurso de Jesús sobre el pan de vida.  El maná representa a Cristo, quien da la vida eterna a los que le obedecen.  El "maná escondido, pues, significa la vida eterna en Cristo Jesús, o sea que los gozos del cielo satisfarán nuestras necesidades eternas como el pan satisface el hambre del cuerpo en esta vida.

        -- piedrecita blanca -- que en ella tiene "un nombre nuevo escrito".  El blanco simboliza pureza; la piedra, cualidad de lo durable;  el nombre nuevo,  el carácter individual de la persona recibiéndola.  Como las doce piedras representaban las doce tribus de Israel (Éxodo 28:15-21; Josué 4:1-10), así ésta significa la persona que vence y es así reconocida o recibida por Dios al    fin.  Esta es su propia experiencia personal; así es que "ninguno (lo)  conoce sino aquel".

 

LA IGLESIA DE CRISTO EN TIATIRA

(Hacía progreso, pero faltante en

disciplina)

 

        SALUDO E  IDENTIFICACION:

        2:18 -- Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, dice esto --

        Tiatira era la ciudad de Lidia (Hechos 16:14).

        -- ojos como llama de fuego -- Véase Apocalipsis 1:14.  Cristo no puede ser engañado.  Tiene conocimiento perfecto de sus iglesias (versículo Apocalipsis  2:23;).

        -- pies ... bruñido = listo para hollar a sus enemigos.  ¿No conviene prestar atención a tal Persona?

       

     ENCOMIO, ALABANZA, ESTIMULO:     

        2:19 -- Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras

        Un gran elogio.  Esta iglesia hacía progreso.  Compárese con Apocalipsis 2:4.  Los de Éfeso habían perdido su celo inicial, pero no así con los de Tiatira.

 

        CONDENACION, ACUSACION, QUEJA, UN POSIBLE JUICIO:

 

        2:20 -- Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos --

        -- esa mujer Jezabel -- probablemente un partido en la iglesia que enseñaba lo que practicaba la Jezabel histórica, que fue fornicación, hechicería, e idolatría (2 Reyes 9:22;) (1 Reyes 16:31).  Véase Apocalipsis 2:14. La mundanalidad en la iglesia no puede ser tolerada; tiene que ser reprendida (Efesios 5:11;)(2 Corintios 6:14-7:1).

        -- se dice profetisa -- significa que ese grupo o individuo reclamaba tener autorización divina para su doctrina.  (Sabemos que los gnósticos abogaban por la fornicación, y reclamaban tener aprobación divina para ello).

        -- a fornicar -- Si en sentido espiritual (como es usada esta expresión en la Biblia en muchas ocasiones, por ejemplo Jeremías 3:9), significa hacer amistad con los enemigos de la verdad para no tener que sufrir persecución por Cristo.

        -- comer cosas ... ídolos -- Para mantener sus trabajos y posiciones sociales, posiblemente algunos asistían las fiestas de los dioses tutelares o patrones, para comer de lo sacrificado a ellos y participar en las inmoralidades de esas ocasiones, y todo esto para escapar la oposición de los mundanos.

           

        2:21 -- Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación --

        Este grupo rehusaba arrepentirse, a pesar de la paciencia del Señor.

 

        2:22 -- He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella --

        La figura de "cama" es sugerida por el acto de "adulterio".  Cristo promete enviar un  juicio de castigo temporal contra los no arrepentidos.  Su placer sería cambiado en dolor.

          

        2: 23 --  Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras --

        -- muerte -- Es decir, pestilencia, como en Exodo 5:3 (peste).

        -- y todas las iglesias sabrán -- que Dios (Cristo) sabe lo que piensa su iglesia, y que él tiene control de todo, aun sobre los asuntos de los mundanos.  En el castigo de esta iglesia, las demás tendrían una lección para su propio provecho.  Compárese (1 Timoteo 5:20.)

        -- mente -- La Versión Valera Revisión de 1909 traduce literalmente la palabra griega nephrous, que significa "riñón".   Los antiguos consideraban a los riñones como la sede de los sentimientos y emociones.

        -- y os daré ... obras -- La justicia divina.  Véase Apocalipsis 22:12.  En esto el impenitente puede leer su perdición, y el penitente su salvación.

 

        CONSEJO, EXHORTACION, ADMONICION:

        2:24 --  Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga -- 

        -- las profundidades de Satanás -- Los gnósticos afirmaban que era bueno saber todo respecto a los hechos carnales, para elevar mejor la mente a Dios.

        -- No os impondré otra carga -- que la de apartarse de la mundanalidad.

 

 

        2:25 --  pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga -- 

        -- retenedlo hasta que yo venga -- indica que es completamente falsa la doctrina sectaria de la "perseverancia de los santos" o sea, una vez salvo uno, siempre salvo.  Un cristiano sí puede caer de la gracia de Dios para ser perdido eternamente.  Tiene que guardar las obras del Señor "hasta el fin", versículo 26.

        -- venga -- Cristo iba a "venir" a ellos en sentido espiritual; es decir, en los eventos asociados con sus pruebas.

 

        PROMESAS, INSTRUCCIONES:

        2:26 --  Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones -- 

        -- Al que venciere -- Véase Apocalipsis 2:7, comentarios.

        -- y guardare mis obras hasta el fin = fidelidad, perseverancia.

        -- yo le daré ... naciones -- Este simbolismo está basado en Salmos 2:9.  El segundo salmo se refiere al reinado espiritual de Cristo en su iglesia, después de su resurrección (Hechos 4:25-28;13:33; Romanos 1:4;; Hebreos 1:5).  Cristo está reinando ahora (1 Corintios 15:25;) Lucas 1:32,33; 22:29).  Sus apóstoles reinan como embajadores (2 Corintios 5:18-20).  Los cristianos fieles reinan en un sentido secundario por medio de sus ejemplos (Romanos 5:17;) (1 Corintios 4:8).  En su reinado el cristiano condena al mundo pecador con su vida y su predicación, como lo hizo Noé (Hebreos 11:7).  Todo esto quiere decir, pues, que participamos con Cristo en su gran reinado espiritual ahora.

 

        2:27 --  y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero como yo también la he recibido de mi Padre --

        Los cristianos, fieles hasta el fin, serán completamente vengados y vindicados ante un mundo perseguidor, como lo sería uno que rigiera al mundo con una vara de hierro.

 

        2:28 --  y le daré la estrella de la mañana --

        Un símbolo de realeza y dignidad.  Compárese Apocalipsis 22:16.  Esta estrella tiene una gloria peculiar, pues brilla cuando ya no se ven las demás estrellas.  Su luz dirige en las tinieblas que preceden al alba.  Es símbolo del cristiano vencedor.

 

 

        2:29 --  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias --

        -- el espíritu dice a las iglesias -- El Espíritu Santo habla por  medio de las Sagradas Escrituras.  Si uno oye al Espíritu, hace lo que mandan las Escrituras.  El Espíritu no nos habla hoy en día por otro medio.  El libro Apocalipsis fue enviado a las siete iglesias.  Las Sagradas Escrituras eran circuladas entre las iglesias.  Dios quiere que sus iglesias lean la Biblia.

 

CAPITULO  3

 

LA IGLESIA DE CRISTO EN SARDIS

(Reputación buena; carácter malo)

 

        SALUDO E IDENTIFICACION:

        3:1 -- Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto -- 

        -- El que tiene ...dice esto --  Habla él que tiene la plenitud del Espíritu y el control de los mensajeros.  A tal Persona la iglesia local hace bien en escuchar.

 

        CONDENACION, ACUSACION, QUEJA:

        3:1b -- Yo conozco ... estás muerto --  No hubo en esta iglesia nada que encomiar o alabar, en cuanto a los muchos (véase versículo 4, "unas pocas personas").  Su reputación (lo que el hombre ve) era buena, pero su carácter (lo que Dios ve) era malo.

        No hay mención de persecución en Sardis.  La iglesia en Sardis gozaba de paz, pero era la del cementerio.  ¡Estaba muerta!  Tenía organización, pero sin vida, como la tiene también el cementerio.  Tener fama entre los hombres de ser una iglesia muy viva es vanidad. 

        Considérese (1 Timoteo 5:6;)

       

        CONSEJO, EXHORTACION, ADMONICION:

        3:2 -- Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios --

        -- Sé vigilante ... para morir -- Compárese Efesios 5:14.  La i­gle­sia se encontraba en el mundo; su luz se apagaba más y más.  El Cristo pa­cien­te prescribe acción pronta.

        -- porque no ... de Dios -- Compárese Gálatas 5:7.  A la vista del público era una iglesia viva, pero Dios no la consideraba así.  Esta carta permitía que los miembros de esta iglesia se vieran como Dios les veía.  Eran buenos para co­menzar, pero malos para acabar.

 

        3:3 -- Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues