Comentario Sobre I Timoteo

Sermon  •  
0 ratings
Notes & Transcripts

Copyright 1991. Bill H. Reeves

(DERECHOS RESERVADOS 1991. Por Bill H. Reeves)


NOTAS SOBRE 1 TIMOTEO
Prefacio a la primera edición

Todo evangelista debe leer y estudiar con frecuencia esta carta a Timoteo, como también la segunda a Timoteo y la carta a Tito, pues tratan mucho del trabajo del predicador de anunciar el evangelio, la sana doctrina, y al mismo tiempo de denunciar a toda falsa doctrina que se promueva como si fuera la verdad de Dios. Esta carta trae lecciones muy importantes para otros, y no solamente para evangelistas. En ella Pablo habla de la oración, de la sujeción de la mujer, de la vida que se debe vivir de día en día, de responsabilidades domésticas, del uso correcto de las riquezas que Dios da, y de otros temas.

El texto usado en esta obra es el de la Versión de Valera, Revisión de 1960. Por razones de espacio, me referiré a otras versiones en español (y a una en inglés) por medio de las siguientes abreviaturas:

Ver. H.A. = Versión Hispano-Americana (año 1916)

Ver. B.A. = Versión La Biblia De Las Américas (año 1963) Ver. Mod. = Versión Moderna (año 1893)

Ver. NVI. = Nueva Versión Internacional (año 1979) Ver. 1977 = Versión de Valera, Revisión de 1977.

Ver. 1909 = Versión de Valera, Revisión de 1909.

Ver. P.B. = Versión de Pablo Besson (año 1919)

Ver. L.A. = Versión Latino-Americana (año 1953)

Ver. RVA. = Versión Reina-Valera Actualizada (año 1986) Ver. N.C. = Versión de Nácar y Colunga (católica) (año 1966) Ver. B.J. = Versión Biblia De Jerusalén (católica) (año 1975) Ver. S.A. = Versión Serafín De Ausejo (católica) (año 1963)

Ver. NTP. = Nuevo Testamento Puebla (católica) (3a.edic., año 1979) Ver. T.A. = Torres Amat (católica) (año 1946)

Ver. JTD. = Versión J. T. De La Cruz (año 1934)

Ver. Pop. = Versión Popular (año 1966)

Ver. P79. = Versión Popular 2a. edición (año 1979)

Ver. N.M. = Traducción Del Nuevo Mundo (Testigos de Jehová) (año 1963)

Ver. ASV. = La versión en inglés, American Standard Version (año 1901) Ver. BAD. = La Biblia Al Día (Paráfrasis) (año 1979)

Ver. N.V. = Versión Nueva Vida (año 1980).

De nuevo agradezco públicamente la ayuda tan valiosa de mi hermano en la fe, Valente Rodríguez G., de Houston, Texas, quien revisó el manuscrito de esta obra. En la preparación de estas Notas he consultado un buen número de comentarios, y obras técnicas referentes al griego, y de ellos he recibido mucho beneficio. A sus autores soy deudor.

Otros hermanos en la fe han participado conmigo en la producción de esta obra, como en los gastos de impresión y de porte. Son colaboradores míos. Sobre todo a Dios las gracias por la vida que me ha prestado para poder realizar este comentario. Es mi oración y gran deseo que El me permita seguir en esta clase de tarea.

Todo pedido y acuse de recibo debe enviarse al autor.
Bill H. Reeves 680 Winchester Dr. Hopkinsville, KY 42240 U.S.A.

Primera impresión: Noviembre de 1991.
Segunda impresión: Noviembre de 1997.


INTRODUCCIÓN
1 TIMOTEO

Preparé Notas Sobre Tito antes que esta obra. Las dos "Introducciones" tienen mucho en común. Mucho de lo que digo aquí ya va expresado en esa obra.

***

1 Timoteo es una de las tres cartas llamadas comúnmente (por los denominacionalistas) "pasto­rales". (Las otras dos son 2 Timoteo y Tito). Desde luego Timoteo no era "pastor" en el sentido bíblico de la palabra; evangelista, sí. (En el Nuevo Testamento el "pastor" es anciano u obispo. Pero los sectarios llaman "Pastores" a sus predicadores-- les dicen "Ministros--, y por eso los sectarios se refieren a estas tres cartas de Pablo como "las Pas­torales", pues fueron enviadas a predicadores, o evangelistas).

Esta carta es muy semejante a la de Tito, y parece haber sido escrita por Pablo más o menos al mismo tiempo que ella, o posiblemente un poco antes, y para propósito semejante. Tanto Timoteo, como Tito, habían sido dejados por Pablo en ciertos lugares para atender a ciertos problemas en las iglesias.

Todo predicador, o evangelista, de hoy debe estudiar cuidadosamente 1 Timoteo, 2 Timoteo, y Tito.

I. EL DESTINATARIO: Timoteo

.1 Tim. 1:2 y .2 Tim. 1:2 indican que Timoteo era converso de Pablo.

Hechos 16:1-3 narra la primera información que tenemos en cuanto a él. Su padre era griego, su madre judía. Era de la ciudad de Listra en Pisidia. Tenía muy buena reputación entre los hermanos de la región. Ya que Pablo quiso lle­varle consigo en este segundo viaje de predicación, Timoteo fue circuncidado, para que así pudiera tener una mejor acogida de parte de los judíos que encontraran por el camino. Esto fue una con­veniencia, en sentido bíblico de la palabra. (Nótese que Tito nunca fue circuncidado, pues era gentil, Gál. 2:3). Timoteo estuvo con Pablo por largo tiempo en Efeso (y muy probablemente con­tinuó con él hasta Jerusalén) (Hech. 19:22; 20:4). Así que estuvo con Pablo también en su tercer viaje de predicación.

Era hombre de fe no fingida, y bien instruido en las Escrituras del Antiguo Testamento (2 Tim. 1:5; 3:15). Su madre y su abuela tuvieron gran parte en esa instrucción.

Fue enviado por Pablo para confirmar y exhortar (1 Tes. 3:2; Hech. 19:22;. 1 Cor. 4:17; 16:10,11; Fil. 2:19), como ahora fue dejado en Efeso para esto y para tomar medidas contra falsos her­manos (1 Timoteo).

Estuvo con Pablo durante su primer encar­celamiento (Fil. 1:1; Col. 1:1; Filemon 1), y desde Roma fue enviado por Pablo a Filipos (Fil. 2:19-23). Después de ser Pablo liberado de prisión, eviden­temente Timoteo le acompañó a Efeso, donde

Pablo le dejó (1 Tim. 1:3).

Poco antes de la muerte de Pablo, se le mandó a Timoteo que procurara venir a Pablo en Roma (2 Tim. 4:9,21).

Timoteo fue encarcelado alguna vez (Heb. 13:23).

Parece que Timoteo era de un carácter algo tímido (2 Tim. 1:6,7).

Padecía de alguna enfermedad del estómago (1 Tim. 5:23).

Desde su conversión, hasta la última mención de él en las Escrituras, Timoteo era hombre perse­verante en la fe. Su generosidad y completa falta de egoísmo eran sobresalientes (Fil. 2:20-22). Su carácter era en verdad hermoso.

II.  EL AUTOR DE LA EPÍSTOLA:

1:1 dice que fue Pablo el apóstol. El testi­monio de los escritores primitivos atestigua a la veracidad de esto. Ellos se refieren a 1 Timoteo, a 2 Timoteo, y a Tito, como "las epístolas pastorales".

Hay quienes niegan que Pablo el apóstol escribió estas dos cartas a Timoteo, pero algunos de éstos argumentan a favor de esta posición, actuando en la presuposición de que las cartas del Nuevo Testamento no fueron escritas en el primer siglo por quienes reclaman ser sus autores. Estos son "racionalistas", o "modernistas".

Parece que Pablo escribió primero una carta a Timoteo, la que llamamos 1 Timoteo, luego escribió la carta a Tito. Después, cuando estuvo encarcelado la segunda vez, escribió otra carta a Timoteo, la que llamamos 2 Timoteo.

Pablo había escrito desde Roma, cuando estuvo encarcelado la primera vez, las cartas lla­madas "de la prisión", Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón. Son Filipenses y Filemón las últimas de ellas, y tal vez Filemón sea verdaderamente la última de éstas, pues ya es­peraba pronto ser liberado de su prisión (Fil. 2:24; Filemón 22). Después, al gozar otra vez de li­bertad, hizo algunos viajes de predicación. Estuvo en Creta, donde dejó a Tito, y en Efeso, donde dejó a Timoteo. Fue a Macedonia, a Nicápolis, y tal vez hasta España durante este tiempo. Entonces fue encarcelado la segunda vez, y escribió 2 Timoteo poco El ants remitnte de su de muerte. esta carta es, por lo tanto, el apóstol Pablo.

III.           LA FECHA:

Fue escrita más o menos al mismo tiempo que Tito. La escribió entre los dos encarcelamientos. De Roma, Pablo viajó a varios lugares (en .1 Tim. 1:3, se mencionan Efeso y Macedonia; en .2 Tim. 4:13,20, Troas y Mileto; Fil. 2:24 dice que esperaba llegar a Filipos; y Tito 1:5 habla de haber estado en Creta). Más tarde fue encarcelado por segunda vez en Roma, y allí escribió 2 Timoteo.

Los eventos y los viajes de Pablo, men­cionados en estas tres cartas no concuerdan con aquéllos mencionados en Hechos. Sin duda Lucas terminó su historia en Hechos antes del fin de las actividades de Pablo en el evangelio. Pablo esperaba ser liberado de la cárcel en Roma (Fil. 2:24; Filemon 22). Durante este período de libertad (entre los años 62 y 67 d. de J.C.), viajó a los lugares mencionados en estas tres cartas referidas. Si acaso logró su propósito de visitar a España (Rom. 15:24,28), fue durante este tiempo. Aunque Hechos menciona a estos lugares, excepto a Nicápolis y a España, no coinciden los detalles relacionados con ellos. Por ejemplo, Hech. 18:19-22 narra que Pablo llegó a Efeso, pero que de allí siguió su camino a Jerusalén, no a Macedonia. Pero .1 Tim. 1:3 dice que de Efeso Pablo fue a Ma­cedonia, que es en dirección contraria.

 

Según Hechos, la segunda vez que Pablo estuvo en Efeso (Hech. 19:22), en lugar de dejar a Timoteo allí, e irse él mismo a Macedonia, se quedó en Efeso y envió a Timoteo a Macedonia (ver. 22).

Lo mismo se puede decir en cuanto a llegar Pablo a Creta (Hech. cap. 27). En Hechos no hay mención de iglesias en Creta, ni de actividades en el evangelio allí juntamente con Tito, según se im­plica en Tito 1:5.

Sin duda Pablo viajó mucho en el evangelio entre los dos encarcelamientos.

No podemos con ninguna exactitud fijar la fecha de la composición de esta primera carta a Timoteo, pero debió haber sido escrita entre los años 62 y 67 d. de J.C. Yo favorezco una fecha como la del año 63, ó 64, d. de J.C. El orden cro­nológico probable de las tres cartas llamadas "pastorales" es 1 Timoteo, Tito y 2 Timoteo.

IV. DONDE LA ESCRIBIÓ:

Considerando la información en la sección III., arriba, probablemente la escribió desde Macedonia

(  .1 Tim. 1:3).

V. EL TEMA:

       En esta carta Pablo enfatiza tres cosas en particular:

(1)      la exposición de quienes enseñaban otra doctrina, en lugar de la sana doctrina,

(2)   el gobierno y obra de la iglesia local, inclusive la obra del evangelista, y

(3)   la conducta que corresponde al cris­tiano.

VI. EL PROPÓSITO:

Fue recordar a Timoteo de su misión especial en Efeso, y de guiarle en ella. Había de mandar a algunos que no enseñaran diferente doctrina (.1 Tim. 1:3) y de enseñar ciertas cosas a los hermanos (4:6). Para esta obra bastaría la "sana doctrina", el evangelio (.1 Tim. 1:10,11).

El propósito de esta carta es similar al que tuvo Pablo cuando escribió a Tito (1:5).

Pablo también escribió a Timoteo con el propósito de darle algunas instrucciones personales (por ej., .1 Tim. 4:12-16; 6:11,12).

En general, toda la carta tiene el propósito de hacer saber cómo debe el cristiano conducirse en la iglesia de Dios (.1 Tim. 3:15).

VII. CONTENIDO:

Preámbulo, .1 Tim. 1:1-2.

La comisión en particular, .1 Tim. 1:3--4:5.

Contra aquellos que predicaban diferente doctrina, .1 Tim. 1:3-20.

Enseñanza respecto a la oración, .1 Tim. 2:1-7.

La conducta general de los hombres y de las mujeres, .1 Tim. 2:8-14.

Las cualidades y requisitos de los ancianos y de los diáconos, .1 Tim. 3:1-13.

1. Un paréntesis y una doxología,

2. La apostasía predicha e ilustrada, .1 Tim. 4:1-5.

C.     Admoniciones personales, con directivas incluidas para otros grupos de cristianos (ancia­nos, viudas, esclavos, ricos), .1 Tim. 4:6--6:19.

D.    La despedida, una exhortación personal, .1 Tim. 6:20,21.

VIII. EFESO:

Aquí Pablo pasó más tiempo ininterrumpida­mente que en cualquier otro lugar durante sus viajes de predicación (Hech. 20:31). Su trabajo tuvo gran efecto (Hech. 19:10,17,20), aun precipitó un alboroto (Hech. 19:40; 20:1). El discurso de Pablo a los ancianos de la iglesia en Efeso, regis­trado en Hech. 20:17-35, es conmovedor. Desde Roma, y mientras estaba preso en Roma, escribió la epístola a los efesios, más o menos en el año 61 ó 62. Era ciudad principal de Asia, en la costa occi­dental. Influía grandemente en las ciudades cir­cunvecinas de Asia. Entre los dos encarcela­mientos de Pablo, éste dejó aquí a Timoteo para que combatiera a los falsos maestros, condenando sus errores. El efecto de esta obra sin duda se ex­tendió a las demás iglesias de la región (consi­dérense las siete de Asia, Apoc. 1:11).

Más tarde esta ciudad llegó a ser el hogar de Juan el apóstol, de donde escribió sus epístolas y Apocalipsis, según creían algunos comentaristas primitivos.

Tal era el campo en que Timoteo ahora se en­contraba con su comisión.

CAPITULO 1

1:1 -- Pablo, apóstol de Jesucristo -- Hay quienes afirman que Pablo en una carta personal no diría una cosa tan obvia al destinatario. Pero ignoran la probabilidad de que Pablo lo diga para dar autoridad a la obra ahora encomendada a Timoteo. Al mostrar Timoteo esta carta a los hermanos, la autoridad de un apóstol de Jesucristo se manifestaría en ella. Las dos cartas a Timoteo, como la carta a Tito, no eran sencillamente cartas personales. Trataban cuestiones de gran im­portancia para las iglesias, y por eso requerían el sello de un apóstol inspirado. Esto ayudaría a los evangelistas a hacer el trabajo encargado. Véase Notas Sobra Tito, 1:1. Un apóstol es uno enviado. Los “mensajeros de las iglesias" (2 Cor. 8:23), por ser enviados por las iglesias, eran apóstoles, y así los llama el texto griego. En Fil. 2:25 Epafrodito es llamado apóstol (en el texto griego), o mensajero. Cristo, por ser enviado por Dios al mundo, es llamado apóstol (Heb. 3:1). Pero solamente los doce, y Pablo, ¡eran apóstoles de Jesucristo! El los llamó.

--por mandato de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo nuestra esperanza -- El apos­tolado de Pablo era según mandato de Dios, y su voluntad (2 Tim. 1:1). Compárese .1 Cor. 1:1. ¿No importaba, pues, que todos conformaran sus vidas a las directivas del evangelista, Timoteo?

Dios es llamado "nuestro Salvador" porque es el autor de la salvación. Compárense 4:10; Judas 25. Véase Notas sobre Tito 1:3.

Pablo había recibido su apostolado direc­tamente de Jesucristo (Hech. 26:12-18; Gál. 1:12).

Jesucristo es la esperanza de todo hombre, porque en El hay perdón de pecados y la promesa de la vida eterna (Efes. 1:7; Col. 1:27; Tito 1:2).

El apostolado de Pablo pues era de los dos; es decir, del Padre y del Hijo. Seguramente no fue cosa de opción personal, ni de origen humano. Las iglesias en la región de Efeso, al oír las instrucciones de Timoteo, por la introducción de esta carta, sabrían que él seguía las órdenes de un hombre hecho apóstol por Dios y por Jesucristo.

1:2 -- a Timoteo -- Véase Intro., I., p. 1.

-- verdadero hijo en la fe -- Véase Notas Sobre Tito, 1:4.

La palabra griega para decir "verdadero" aparece en .2 Cor. 8:8; Fil. 2:20; 4:3 (sincero, fiel). Quiere decir genuino.

El texto griego dice, según lo expresa la Ver. P.B., "legítimo hijo en fe"; no dice, "mi hijo ..." Tampoco dice, "la fe".

Algunos no creen que aquí (como tampoco en Tito 1:4) Pablo esté diciendo que Timoteo era su hijo por conversión, sino que la idea es ésta: Yo Pablo, un apóstol por mandato de Dios y de Jesu­cristo, y tú, Timoteo, un hijo (de Dios) verdadero en (conexión con) fe.

No obstante, en .1 Tim. 1:18 se implica que Timoteo es "hijo" de Pablo, y en .2 Tim. 2:1 dice Pablo, "hijo mío", y allí así lo expresa el texto griego.

La frase "en fe" (que es según el texto griego) significa "en conexión con fe", o "en la esfera de fe". En este sentido la palabra fe se usa subjetivamente (es decir, la fe de Timoteo).

-- Gracia, misericordia y paz, de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor -- Véase Notas Sobre Tito, 1:4. De la gracia de Dios resulta la paz para el cristiano. La misericordia de Dios es necesitada en los casos de miseria. Pablo le desea la misericordia de Dios porque la tarea difícil a que se enfrentaba Timoteo (como también Tito en Creta) tal vez le traería opresión o conflicto de par­te de los falsos hermanos.

Dios y Jesucristo son la fuente de estas tres bendiciones.

1:3 -- Como te rogué que te quedases en Efeso -- Véase Notas Sobre Tito, 1:5, comentarios. so -- Véase Notas Sobre Tito, 1:5, comentarios. Antes de ser liberado Pablo del primer encarcelamiento, envió a Timoteo a Filipos (Fil. 2:19). Cuando Pablo fuera liberado, cumpliría con su promesa de visitar Colosas (Filemon 22). Entonces casi seguramente los dos llegaron a Efeso. (Es muy posible que este itinerario fuera seguido). Después de un trabajo en esa ciudad, ahora Pablo tiene que irse a Macedonia, y manda a Timoteo que se quede en Efeso para seguir trabajando, da­do el problema grave causado por falsos maestros.

--cuando fui a Macedonia -- Mejor lo expresan otras versiones: "al partir para Mace­donia" (Ver. B.A., NVI., P.B.); "cuando iba a partir para Macedonia" (Ver. Mod.).

Se implica que Pablo y Timoteo habían estado trabajando juntamente en Efeso, y que Pablo tuvo que salir antes de poder completar la tarea. Cuan­do iba a salir para Macedonia, rogó a Timoteo que se quedara en Efeso para atender al problema, y ahora, más tarde, vuelve a rogarle lo mismo. "Así te encargo ahora", ver. 4. Véase el ver. 18.

-- para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina -- Pablo había adverti­do a los ancianos de Efeso de que después ven­drían "lobos rapaces" y que de ellos mismos se levantarían falsos maestros procurando arrastrar tras sí a los discípulos (Hech. 20:29,30). Ahora algunos estaban enseñando diferente doctrina de la apostólica, de la "sana doctrina" (v. .1 Tim. 1:10). Parece que éstos eran más o menos como aquéllos en Creta (Tito 1:10-16). Esto tenía que ser combatido eficazmente.

Hoy en día hay hermanos en la fe que abogan por lo que llaman "la unidad en la diversidad" (de doctrina). Los tales comulgan con los sectarios, reclamando que lo que es uno es el "evangelio", pero que la "doctrina" es diversa. Este pasaje desmiente tal posición. Hay una norma divina en la doctrina, y cualquier desviación de ella tiene que ser expuesta y combatida ("milites la buena milicia", ver. 18). Véanse Rom. 16:17,18;. 2 Cor. 11:4; Gál. 1:6-9;.2Jn.9-11. La sabiduría humana siempre busca la novedad (Hech. 17:21).

Para esto Pablo dejó a Timoteo en Efeso, como también a Tito en Creta. Timoteo había de mandar a los falsos maestros que desistieran en enseñar diferente doctrina.

La palabra "algunos" probablemente incluye a Himeneo y Alejandro, ver. 20. Pablo repite esta palabra varias veces (.1 Tim. 1:6; 4:1; 5:15,24; 6:21).

1:4 -- ni presten atención a fábulas y genealogías interminables -- Timoteo había de mandarles a no enseñar otra doctrina ni prestar atención a ciertas cosas. El verbo griego, aquí traducido "prestar atención" expresa la idea de ocuparse (mentalmente) en algo. Véase este verbo en Hech. 8:6; 16:14; Heb. 2:1;. 2 Ped. 1:19. Con­sidérense estas versiones: "ni se ocupasen en" (Mod., JTD.), "ni se apeguen a" (P.B.), "ni se dedi­quen a" (H.A.), "ni se apliquen a" (L.A.).

La frase "fábulas y genealogías interminables" apunta en particular probablemente a maestros judaizantes. Compárese Tito 1:10. Al ser llamadas "interminables" se enfatiza que las invenciones de los hombres no tienen fin.

En cuanto a estas fábulas (mitos), en Tito 1:14 (véanse los comentarios allí, en Notas Sobre Tito) se llaman "fábulas judaicas"; en .1 Tim. 4:7, "fábulas profanas"; en .2 Tim. 4:4, "fábulas; y en .2 Ped. 1:16, "fábulas artificiosas".

No sabemos exactamente qué eran en par­ticular, pero si eran "diferente doctrina", y por eso falsas. (Tal vez van incluidas en este término, "fábulas" o mitos, las ideas del naciente gnosti­cismo). En cuanto a las genealogías, los judíos en general dependían mucho de la descendencia de Abraham, el padre de los judíos en la carne. A tales genealogías ellos daban mucha importancia, porque eran carnales. Estas genealogías eran invenciones interminables, y no realidades. Con razón conducían a mucha contienda. Véase Notas Sobre Tito, 1:14; 3:9.

Ya que en Cristo no hay distinción de nacionalidad (Gál. 3:26-29), de nada servían tales sistemas judaicos en la doctrina de Cristo (2 Jn. 9). Cristo condenó la adición de tradiciones humanas a la ley de Dios, pues los judíos sustituían con ellas los mandamientos de Dios (Mat. 15:6-9).

-- que acarrean disputas -- Otras versiones dicen: "proporcionan cuestiones" (H.A.), "promue­ven disputas" (Mod.), "producen cuestiones" (P.B.), "lo que da lugar a discusiones inútiles" (B.A.), "provocan especulaciones" (L.A.). Todo esto provocaba contenciones en la hermandad.

-- más bien que edificación de Dios que es por fe -- En lugar de "edificación", la palabra debe ser "administración", "dispensación", o "mayordo­mía", como en .1 Cor. 9:17, "mayordomía" (Ver. B.A., etc.). A mi juicio es buena esta traducción: "en vez de hacer avanzar el plan de Dios” (Ver. B.A.), o ésta que dice: "más bien que para el desempeño de la mayordomía de Dios" (Ver. H.A.). De la palabra griega usada aquí viene la palabra "economía". La economía de Dios es su plan de redención en el evangelio. Esos maestros falsos avanzaban lo suyo, en lugar de la economía de Dios.

-- así te encargo ahora -- Véase ver. 3, comen­tario sobre la primera frase del versículo. Como Pablo le había rogado, ahora por medio de esta carta vuelve a hacerlo. Así Timoteo tendría órdenes apostólicas escritas para presentar en su obra de corrección en Efeso.

Véase también el ver. 18.

1:5 -- Pues el propósito de este mandamiento es -- El mandamiento referido es el del ver. .1 Tim. 1:3, "que mandases", y del ver. .1 Tim. 1:18. El mandamiento que Timoteo había de dar a "algunos" tenía cierto propósito, fin (Mod.), meta (B.A., margen), u ob­jetivo (1977). ¿Cuál era? Pablo responde con la tríada, o conjunto de tres unidades, de este versí­culo. Por contraste vemos que las "cuestiones necias o insensatas" engendraban contiendas (2 Tim. 2:23) y no las tres cosas ahora mencionadas, las que resultan de andar fielmente en la doctrina de Cristo. El avanzar la economía de Dios (ver. 4, El avanzar la economía de Dios (ver. 4, véanse comentarios arriba) produce el amor que procede del corazón puro, la conciencia buena, y la fe no hipócrita. El fin, pues, de lo que Timoteo había de mandar, era noble y deseable. No era cuestión de meramente contradecir a falsos maestros.

-- el amor -- La palabra griega para decir "amor" en este caso es agape, el amor no de sentimiento sino del mandamiento de Dios. Tene­mos que escoger amar, considerando los hechos del caso, exactamente como Dios nos ha amado, no sentimentalmente, sino porque considera que hemos sido hechos a su imagen y desea nuestra salvación. Es "fruto del Espíritu", Gál. 5:22. El propagar diferente doctrina era del amor egoísta; el propagar la economía de Dios sería del amor de la persona hacia Dios y el hombre. Este amor que Dios nos manda nos conduce a cumplir toda la ley (Rom. 13:10).

-- nacido de corazón limpio -- Véanse .2 Tim. 2:22 y .1 Ped. 1:22 (algunas versiones). Es indispensable el corazón limpio, o puro (como dicen algunas versiones) para servicio aceptable a Dios. ¡Cuántos hermanos en la fe no profesan rendir servicio a Dios pero con corazones impuros!

-- y de buena conciencia -- Véanse .2 Tim. 1:3, "limpia conciencia", y .1 Ped. 3:16, "buena conciencia". No es buena ni limpia la conciencia del que, conociendo la doctrina de Cristo, la pone atrás y adelanta sus propias ideas predilectas. Pero cuando santificamos a Dios el Señor en nuestros corazones (1 Ped. 3:15), entonces sí es buena y limpia. Por eso Jesús, al enseñarnos a orar, dijo: "Santificado (apartado) sea tu nombre" en nuestras vidas diarias.

-- y de fe no fingida -- Literalmente, "no hipócrita" (Ver. P.B.), sino "sincera" (Ver. B.A.). Se implica que los falsos maestros en Efeso no tenían esta clase de fe, sino que se habían desviado de ella. ¿Cómo puede ser fe sincera y genuina la que lleva a la persona a enseñar diferente doctrina de la que es de Cristo? Ocuparse en enseñar diferentes doctrinas es exhibir la fe hipócrita. Para tener la fe no fingida hay que abandonar tales actividades egoístas y destructoras.

1:6 -- de las cuales cosas desviándose algunos -- Las cosas referidas son las tres del versículo anterior.

El texto griego emplea la palabra que li­teralmente significa "no dar en el blanco". (Apare­ce también en .1 Tim. 6:21 y en .2 Tim. 2:18). Dice la Ver. H.A., "habiendo errado el blanco". El "blanco" es la doctrina de Cristo.

-- se apartaron a vana palabrería -- Cuando el maestro en su enseñanza no da en el blanco, de él se aparta para irse hacia cosa vana, como la flecha mal tirada. Desde luego el maestro que no tiene la doctrina de Cristo por blanco, no va a dar en el blanco.

La palabra griega traducida aquí "se apartaron" aparece también en .1 Tim. 5:15; 6:20; 2 Tim. 4:4; Heb. 12:23. Sobre "vana palabrería", véanse también .1 Tim. 6:20; Tito 1:10; 3:9. Se hace referencia a los ver. 3,4 (diferente doctrina, fábulas, genealogías). Es triste ver que en las iglesias sectarias se ocupen sus maestros en hablar de la política, del deporte, y de la promoción de cosas puramente sociales, pero es más triste ver lo mismo entre mis hermanos en la fe.

Esos hermanos en la iglesia en Efeso habían estado alguna vez en la verdad, pero la iban dejando por cosas vanas que no aprovechaban a nadie.

     1:7 -- queriendo ser doctores de la ley --  Otras versiones dicen: "Queriendo ser maestros de la ley" (B.A., N.M., L.A.), "deseando ser maestros de la ley" (Mod.).  Véase en Luc. 5:17 y Hech. 5:34 la misma frase griega para decir "doctores de la ley".

El contexto indica que Pablo tiene en mente la ley de Moisés.

El motivo de éstos era malo.  No es de maravillarse, pues, que se llevaran tan mal.  Tenían ideas propias suyas que promover; lo hacían bajo la bandera de maestros de la ley de Moisés.     

 – sin entender ni lo que hablan -- Aunque deseaban ser maestros de la ley de Moisés, y se jactaban de ocupar tal posición religiosa, no en­tendían el significado verdadero de la ley, pues abogaban más bien por cosas de fábula y de genealogías inciertas y fabricadas, en lugar de pre­sentar el propósito principal de la ley de Moisés. Deseaban obligar a los gentiles a judaizar. Tal cosa nunca fue el propósito de la ley de Moisés.

La ley no fue dada para hacer perfecto al hombre, sino para indicar al judío a Jesucristo, el Salvador. La ley señaló el pecado, y que el judío era responsable de sus pecados. La ley especificó los pecados que ahora Pablo va a mencionar (ver. 9,10) como ejemplos. Los hombres que practican tales cosas son condenados por la ley, pero el cristiano, por hallarse en Cristo, es justo, y no pe­cador necesitado de la ley de Moisés.

Sobre estos falsos hermanos, véase Notas Sobre Tito, 1:10,11, comentarios. No parecen haber sido iguales a los judaizantes tratados en Gálatas y Hechos 15. Estos últimos querían im­poner la circuncisión en los conversos gentiles para que fueran salvos, pero los falsos a quienes Timoteo y Tito habían de atender promovían fá­bulas y cosas por el estilo ( .1 Tim. 1:4; Tito 1:14; 3:9).

-- ni lo que afirman -- A esta palabra final, "afirman", la Ver. Valera, revisión 1977, agrega, "categóricamente". Nótense estas versiones que bien dan el sentido según el texto griego: "aunque no entienden ni lo que dicen ni las cosas acerca de las cuales hacen declaraciones categóricas" (B.A.), "...ni las cosas respecto de las cuales hacen enfáticas afirmaciones" (H.A.; L.A.), "...hacen fuertes afirmaciones" (N.M.). El mismo verbo en griego aparece en Tito 3:8. Véase Notas Sobre Tito, 3:8, comentarios.

El maestro falso siempre anuncia su doctrina con toda seguridad y dogmatismo. Muestra mucho orgullo intelectual. Se refiere a sus oponentes con asperezas. con asperezas.

Ellos no entendían la verdadera naturaleza de las fábulas, etc., que enseñaban, pues de otra manera no las habrían enseñado. Eran hombres cegados por lo propio suyo, y como ciegos iban guiando a otros ciegos. Acerca de tales hombres, de entonces como de ahora, dijo Jesús las palabras halladas en Mateo 15:14.

Estos supuestos maestros no entendían lo que afirmaban categóricamente, mucho menos lo que la ley de Moisés en realidad significaba. Estos "ciegos" no veían que la ley halló su fin en Cristo (Rom. 10:4), y que por El fue quitada (Col.2:14). Con ellos ahora Timoteo tiene que tratar en Efeso, como también Tito en Creta. Compárese Apoc. 2:9.

1:8 -- Pero sabemos que la ley es buena -- Véase Rom. 7:16. Pablo admite libremente la excelencia y la utilidad de la ley, porque el enemigo trataría de pintarle como opositor a la ley (compárese Hech. 21:21-26). Era buena porque era de Dios, dada por disposición de ángeles (Hech. 7:53). -- si uno la usa legítimamente -- Es decir, usarla según su diseño y propósito correcto (como ilustrado en los versículos siguientes). Los falsos maestros pervertían el diseño o propósito de la ley, y así eran culpables de usar la ley ilegalmente. Pablo favorecía la ley de Moisés tanto como ellos. La diferencia entre él y ellos tenía que ver con el uso correcto de la ley, y no con la ley misma (de que si era buena, o no).

1:9 -- conociendo esto -- El que lo conoce es el "uno" del versículo anterior.

-- que la ley no fue dada -- En lugar de "dada", otras versiones dicen: "puesta" (P.B., H.A., L.A., 1977), "instituida" (NVI., L.B., B.J), "se puso" (S.A., NTP.). La palabra griega para decir aquí "dada" aparece en .1 Tes. 3:3, "estamos puestos". ¿Para quiénes ha sido puesta o instituida la ley?

--(no) para el justo -- Los falsos maestros en Efeso trataban de inculcar en los hermanos sus nociones referentes a la ley de Moisés, como cosas importantes y necesarias. Pero el cristiano, hecho justo en Cristo, estaba perfecto, o completo (Col. 2:10). La ley de Moisés nunca "fue puesta" para él, sino para el judío, hasta que viniera el Cristo, y el evangelio, o la fe, de El (Gál. 3:19-29). Esa ley condenaba al judío en sus pecados que había cometido, haciéndole ver la necesidad de la redención en Cristo. La ley, pues, fue puesta para pecadores. Así que al cristiano, hombre justificado por Cristo, no le faltaban las fábulas y otras cosas relacionadas con la ley de Moisés, según las promovían los falsos en Efeso. La ley de Moisés sí condena a los que practican las cosas que ahora Pablo menciona, pero no condena al cristiano. La ley de Moisés no es para él.

-- sino para los transgresores y desobedientes -- La palabra griega para decir "transgresores", o "inicuos" (Ver. H.A.), literalmente quiere decir "los sin ley". Aparece en Mateo 7:23 ("hacedores de maldad"). Son quienes actúan sin autorización de | ley. |

En lugar de "desobedientes", "insumisos", dice la Ver. 1977, "insubordinados", dice la Ver. P.B., y otras dicen, "rebeldes", que es término demasiado general. La palabra griega aquí significa personas que rehúsan estar en sujeción. Andan libres de ley y de sujeción.

-- para los impíos y pecadores -- Nótense .1 Ped. 4:18, "el impío y el pecador", y también Judas 15. En el texto griego aparece la palabra "pío" con la "a" privativa; es decir, "no pío". En la palabra "piedad" va la idea de adoración. El impío, pues, no adora a Dios; no es religioso.

La palabra griega para decir "pecador" li­teralmente significa "no dar en el blanco", o "errar". Siendo la voluntad de Dios el blanco, el pecador yerra al hacer lo que no es de Dios.

-- para los irreverentes y profanos -- En lugar de "irreverentes", otras versiones dicen: "irreligiosos" (P.B.), "malvados" (Mod.), "sin re­ligión" (B.A., margen), "sin moral" (NVI.), "facinerosos" (S.A.), "inicuos" (JTD.). Literalmente, la palabra griega significa "impuro, no santo". Aparece también en .2 Tim. 3:2 ("impíos").

Casi todas las versiones dicen "profanos". La palabra griega literalmente lleva la idea de que "puede ser pisado". De esto viene el significado de común; es lo opuesto de sagrado.

-- para los parricidas y matricidas -- Son quienes matan a padres y a madres. Literalmente la palabra griega significa herirlos, o golpearlos. La Ver. L.B. dice: "los que atacan a sus padres". Solamente el ingrato es capaz de un crimen tan bajo.

-- para los homicidas -- Algunas versiones dicen: "asesinos".

1:10 -- para los fornicarios -- La palabra griega viene del vocablo que significa "vender"; de eso, alguien que vende su cuerpo para uso sexual, persona prostituta. Universalmente, significa per­sona que participa en cualquier forma de cópula sexual que es ilegal, o pecaminosa. La Ver. P79. dice: "a los que cometen inmoralidades sexuales". Este término abarca al "adúltero", pues es término general.

-- para los sodomitas -- Algunas versiones (B.A., NVI, P79.) dicen: "homosexuales". La palabra griega aparece aquí y en .1 Cor. 6:9. Es pa­labra compuesta de dos: varón y coito (ayunta­miento carnal). Sobre la homosexualidad, véanse Gén. 19:5 y sig.; Lev. 18:22; 20:13; Deut. 23:17,18; Jueces 19:22 y sig.; .2 Rey. 23:7; Rom. 1:26,27; .1 Cor. 6:9;. 2 Ped. 2:6-10 (de esto, la palabra "sodomía"); Judas 7.

-- para los secuestradores -- Otras versiones dicen: "los que hurtan a hombres" (Mod.); "los que roban hombres" (H.A.); "traficantes de esclavos" (NVI., P79.); "ladrones de hombres" (P.B.). Véase Éxodo 21:16.

-- para los mentirosos y perjuros -- Todo mentiroso tendrá su fin en el infierno (Apoc. 21:8; 22:15). Ahora, el perjuro es el que miente bajo juramento, jura en falso, o que no cumple con el juramento. Véase Lev. 19:12.

-- y para cuanto se oponga -- La palabra griega para decir "se oponga" (ANTIKEITAI) es compuesta de anti y keitai (la misma palabra griega notada arriba, ver. 9, sobre "dada", o sea puesta). Aparece en Luc. 13:17 (adversarios) y en Gál. 5:17 (se oponen).

-- a la sana doctrina -- Véanse .2 Tim. 4:3; Tito 1:9; 2:1. También, "sanas palabras",

.1 Tim. 6:3; .2 Tim. 1:13.

Véase Notas Sobre Tito, 1:9, p. 9.

Esta sana doctrina es la que Pablo predicaba, y es sana porque la recibió de Cristo, y por la autoridad de Cristo la predicaba (Gál. 1:1,12,15). Es la misma palabra que ha de ser predicada (2 Tim. 4:2; Tito 1:9). Es la apostólica (Hech. 2:42). Toda otra doctrina es "diferente" (ver. 3), y ha de ser condenada; no es sana, sino por implicación, enferma o mórbida.

La palabra griega para decir "sana" es HUGIANO, de la cual viene la palabra española, "higiene".

1:11 -- según el glorioso evangelio del Dios bendito -- Compárese Rom. 2:16; .2 Cor. 4:4. El texto griego dice literalmente, "el evangelio de la gloria del bendito Dios", y así se expresan las versiones ASV., P.B., H.A., JTD, RVA. La idea es que el evangelio revela la gloria de Dios manifes­tada en la obra de Cristo.

La palabra "según" conecta todo lo que ha dicho Pablo desde el ver. 9 con referencia a la ley y la aplicación correcta de ella. Lo que el evangelio enseña comprueba lo que Pablo afirma. No hay ninguna contradicción entre la Ley (usada legítimamente, ver. 8) y el evangelio. El evangelio revela que la ley tiene a todo hombre bajo pecado (Gál 3:22), y que el bendito Dios nos muestra su gloria al ofrecernos el perdón en Cristo Jesús.

Lo que Pablo llama "la sana doctrina", ver. 10, ahora lo llama "el evangelio". La falsa distinción, hecha por sectarios y por algunos de mis hermanos en Cristo, entre doctrina y evangelio, en estos dos versículos es claramente desmentida.

La "doctrina" (considerada por ellos como di­versificada y no necesaria para la salvación) y el "evangelio" (según ellos lo que salva) ¡no son términos mutuamente exclusivos! La sana doc­trina, y el evangelio de la gloria del Dios bendito, constituyen el mismo mensaje.

-- que a mí me ha sido encomendado -- Véase Tito 1:3; .1 Tes. 2:4; .1 Cor. 9:17; Gál. 2:7. El texto griego da énfasis al pronombre "yo" (Pablo). Lo expresa así la Ver. L.A., "que a mí se me ha confiado", y la Ver. NTP., "del que fui yo encar­gado". Pablo enfáticamente afirma su autoridad sobre los referidos "doctores de la ley", ver. 7, que actuaban ilegítimamente, ver. 8. Ahora, ¿bajo cuál comisión divina operaban aquellos falsos maes­tros?

1:12 -- Doy gracias al que me fortaleció -- Habiendo mencionado su comisión divina (ver. 11), ahora Pablo se siente compelido a dar gracias a Cristo quien le comisionó (Hech. 26:15-18) a predicar el evangelio de la gloria de Dios. Para esta obra Cristo le fortaleció (Fil. 4:13;. 1 Cor. 15:10; .2 Cor. 12:9;. 2 Tim. 4:17). Puede haber referencia aquí también al poder milagroso que fue dado a los apóstoles (Luc. 24:49; Hech. 1:8).

-- a Cristo Jesús nuestro Señor -- Véase Hech. 2:36. Dios hizo a Jesús de Nazaret dos cosas: el Ungido de Dios, y el Señor de todos.

-- porque me tuvo por fiel -- No se hace referencia a ninguna imposibilidad de apostasía de parte de Pablo que Dios hubiera visto de an­temano (según el calvinismo), sino a la actitud de fidelidad de parte de Pablo; era digno de con­fianza, y Cristo lo sabía. Dice la Ver. NVI., "por haberme considerado digno de confianza". Cada quien determina en sí si es digno de confianza, o no. Pablo determinó vivir siempre con conciencia limpia (Hech. 23:1). Todo el mundo puede tener la misma determinación. Luego, Dios viendo (o aun sabiendo) esto, nos utiliza según nuestro carácter (2 Tim. 2:21). Dios apartó a Pablo "desde el vientre" de su madre (Gál. 1:15) porque sabía que sería persona digna de confianza (1 Cor. 7:25) . En su vida Pablo reconocía que en el servidor se re­quiere que "sea hallado fiel" (1 Cor. 4:2).

-- poniéndome en el ministerio -- Esta es la manera en que Cristo expresó su confianza en Pablo.

Siguiendo el texto griego, dice la Ver. B.A., "poniéndome en (su) servicio", y la Ver. P.B., "tomándome en servicio". Hoy en día la palabra "ministerio" tiene sonido eclesiástico. Por eso al ver la palabra aquí, no hemos de pensar en pre­dicadores, mucho menos en "reverendos", sino en servicio. Cristo puso a Pablo en un servicio parti­cular. La misma palabra griega se aplica a gober­nantes del mundo (Rom. 13:4). Se aplica a cual­quier servidor (Mat. 20:26). La idea clave es la de servir. Ahora, se admite que el servicio de Pablo en particular fue el de anunciar el evangelio. Pero Pablo fue llamado, no solamente a predicar, sino a sufrir en el servicio de Cristo (Hech. 26:17; Fil. 3:8; .2Cor. 12:10).

1:13 -- habiendo yo sido antes blasfemo -- Sobre la palabra "blasfemo", véanse .2 Tim. 3:2; Hech. 6:11; .2 Ped. 2:11 (griego, "no traen juicio blasfemo"). Blasfemar es usar de lenguaje abusivo e intemperante.

-- perseguidor -- La palabra griega para decir "perseguidor", hallada en este versículo, no aparece en otro texto del Nuevo Testamento.

-- e injuriador -- La palabra griega aparece solamente aquí y en Rom. 1:30.

Comentarios sobre esta clase de vida que Pablo llevaba antes de su conversión, se registran en Hech. 8:3; 9:1,4,5; 22:4; 26:9-11; Gál. 1:13,23

-- más fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad -- Véanse también ver. .1 Tim. 1:16; .2 Cor. 4:1. Dios no tiene obligación hacia nadie de perdonar pecados, pero escoge hacerlo bajo ciertas condiciones. Los que cometen pecados en ignorancia no quedan sin cul­pa, pero sí están más dispuestos a cumplir con las condiciones del perdón de Dios.

Considérese la petición de Jesús en Luc. 23:34. Esa petición fue otorgada, comenzando el día de

Pentecostés, Hechos 2. Nótense los ver. Hechos 2:37,38,41,47. A tales ignorantes se les dijo qué hacer. Véase también Hech. 3:17,19. A Saulo de Tarso se le dijo qué hacer para lavarse de sus pecados (Hechos 22:10, 16). Antes de su conversión, Pablo pensaba que era su deber hacer muchas contra Jesús (Hech. 26:9). Nótese Juan 16:2.

La misericordia viene, pues, solamente después de que la persona se informe de la verdad y obedezca de corazón. Considérese Hech. 26:19. La incredulidad se cambió en fe.

Judas y Pilato cometieron sus pecados, conociendo a Jesús; Saulo pensaba que Jesús era un impostor. Ellos no recibieron misericordia; él sí. Representan diferentes actitudes. Compárese Heb. 10:26.

1:14 -- Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante -- Los pecados de Pablo eran grandes, pero la gracia del Señor "sobreabundó" (Ver. L.A., H.A.; P.B.); "fue más que abundante" (Ver. B.A.). Véase Rom. 5:20. Para salvar a un pecador como Pablo, el primero de los pecadores (ver. Rom.5:15), tuvo que ser sobreabundante ese favor no merecido de Dios (su gracia).

Lo que en Tito 2:11 se llama la gracia de Dios, en 3:4 se llama su bondad y amor.

Lo que en el ver. .1 Tim. 1:13 se llama misericordia, aquí en el 14 se llama gracia. Somos salvos por la gracia (Efes. 2:8), pero también por la misericordia (Tito 3:5).

Compárese .1 Cor. 15:10.

-- con la fe y el amor que es Cristo Jesús -- Saulo de Tarso consideró la evidencia indisputable de la deidad de Jesús, y creyó. Luego su vida de fe se manifestó en su amor por la Causa de Cristo. La fe y el amor fueron la respuesta de Pablo a la sobreabundante gracia de Dios. Todo fue "en (conexión con) Cristo Jesús".

1:15 -- Palabra fiel -- La misma frase griega que aparece aquí (literalmente dice, fiel el dicho, o fiel la palabra) aparece también en .1 Tim. 3:1; 4:9; .2 Tim. 2:11; Tito 3:8. La Ver. Mod. dice, "Fiel es (este) dicho". La Ver. NVI. dice, "He aquí un dicho fidedigno". "Esto es muy cierto", dicen las Ver. NTP. y P.R. Es creíble en todo sentido.

Por ser así la palabra, el dicho, o la doctrina, que en seguida se declara, todo el mundo puede depender de su veracidad. Esa doctrina se describe así: "que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores".

-- y digna de ser recibida por todos -- Se repite esto en .1 Tim. 4:9. La frase da énfasis al hecho de que se excluye toda duda en cuanto a aceptación. Todo el mundo es pecador (Rom. 3:23), y por eso todos deben aceptar este mensaje de salvación. Compárense Hech. 2:41; Juan 3:31-36; Hech. 8:14; 11:1; 17:11; .1 Tes. 1:6. Todo el mundo puede ser salvo; el calvinismo enseña al contrario.

-- que Cristo Jesús vino al mundo -- Esto implica su previa existencia. Véanse Juan 1:9; 3:19; 6:51; 11:27; 12:46.

        -- para salvar a los pecadores -- Véanse Mat. 9:13; Luc. 19:10. Pablo acabó de hablar de lo que Cristo había hecho por él, y por eso ahora pasa a afirmar lo que es confiable y sin duda; a saber, que Jesucristo vino al mundo para hacer lo mismo para con todos. La salvación es universal

(Mar. 16:15,16; Juan 3:16,17;. 1 Jn 3:5,8; .1 Tim. 2:6; .1 Jn 2:2; Apoc. 22:17).

No vino a salvar solamente a los "elegidos" incondicionalmente, según afirma el calvinismo, sino "se dio en rescate por todos" (.1 Tim. 2:6 de esta car­ta). -- de los cuales yo soy el primero -- El caso de Pablo fue notable (como está descrito arriba, ver. .1 Tim. 1:13). Compárese Hech. 9:26. ¡Con razón los hermanos tenían miedo de él!

Nótese que no dice, "yo era", sino "yo soy", pues todavía recordaba la grandeza de su obra contraria, al perseguir a Jesús (Hech. 26:15). Comentaristas calvinistas afirman que Pablo aquí usa el tiempo presente ("yo soy") porque todavía era pecador en realidad; todavía tenía culpa de pecado en sí. Niegan que el pecador, perdonado por Dios, ahora sea justo. Pero basta notar que Ananías dijo a Pablo que se bautizara para lavar sus pecados (Hech. 22:16). Si el perdonado (Hech. 2:38) todavía tiene la culpa de sus pecados, no ha sido perdonado. Si el injusto es perdonado de sus pecados, ya es justo. El apóstol Juan afirma que el que hace justicia es justo (1 Jn 3:7).

1:16 -- Pero por esto fui recibido a misericor­dia -- Pablo da dos razones por qué fue recibido a misericordia: (1) su ignorancia al pecar, ver. .1 Tim. 1:13, y (2) para servir de ejemplo, ver. .1 Tim. 1:16. Esto debe poner fin a la cuestión de si será posible la salvación de quienquiera, inclusive los más grandes pecadores. Nadie debe desesperarse de la salvación. -- para que Jesucristo mostrase en mí el primero -- Como hemos notado en el versículo anterior, el caso de Pablo como pecador era nota­ble y extraordinario. El podía servir de represen­tativo de todo pecador miserable sin Cristo (Rom. 7:24). Compárense .1 Cor. 15:9; Efes. 3:8.

-- toda su clemencia -- Esta versión en Sant. 5:10 traduce la misma palabra griega, "paciencia". Notemos algunas otras versiones, respecto a .1 Tim. 1:16 – “su perfecta paciencia" (B.A., margen), "extremada paciencia" (Mod.), "paciencia" (L.A.; NVI.; 1977; NTP.), "toda la longanimidad" (P.B.; H.A.), "gran paciencia" (N.M.). Lo que Jesucristo muestra es longanimidad, o sea, una paciencia grande y extre­mada.

Como hijos de Dios los cristianos deben mostrar lo mismo, .1 Tes. 5:14 (pacientes -- la misma palabra griega -- pacientes en extremo, o sufridos). -- para ejemplo -- La misma palabra griega empleada aquí aparece también en .2 Tim. 1:13, donde dice nuestra versión, "forma".

La conversión de Saulo de Tarso sirve de esquema, o norma, para todos los demás que han de ser salvos. Es un ejemplo para ellos. Pablo, el gran pecador, obedeció al evangelio, y fue salvo. Allí está el ejemplo que todos los demás tienen. Dios no hace acepción de personas.

         -- de los que habrían de creer en él para vida eterna -- El objeto de la fe en Jesucristo es la vida eterna. Véanse Juan 3:16; 17:3; 20:31; Heb. 10:39; 1 Jn 5:20.

1:17 -- Por tanto -- Otras versiones dicen "ahora", "pues", o "así pues". Otras comienzan el versículo diciendo, "Al Rey ..."

Pablo ahora expresa su gran gozo, tributando adoración a Dios por su gran misericordia mostrada hacia los pecadores.

-- al Rey de los siglos -- La misma frase griega empleada aquí aparece también en Apoc. 15:3 (en el texto griego de Westcott y Hort). "Rey de los siglos" dicen las Ver. Mod., NVI., ASV., y otras. Lo mismo se dice del reinado de Cristo, Luc. 1:32,33. Dios reina, o gobierna, a través de los siglos. Su reinado no tiene fin, como lo tiene cualquier reinado humano.

-- inmortal -- La misma palabra griega em­pleada aquí aparece también en Rom. 1:23, donde se traduce "incorruptible", que es la traducción literal. Las Ver. P.B. y N.M. dicen, "incorruptible".

Los reyes de entre los hombres todos mueren, pero este Dios, ¡no!

-- invisible -- Compárense .1 Tim. 6:16; Juan 1:18. Véanse Col. 1:15; Heb. 11:27, donde se emplea la misma palabra griega. Dios no es visible, porque es espíritu (Juan 4:24).

-- al único y sabio Dios -- La misma frase griega empleada aquí aparece también en Rom. 16:27. En este pasaje de Timoteo, casi todas las versiones omiten la palabra "sabio", por no aparecer en los manuscritos considerados mejores. Se cree que la palabra fue interpolada, siendo tomada de Rom. 16:27. Véanse 6:15; Juan 5:44.

-- sea honor y gloria -- Esta expresión se emplea también en Apoc. 5:12,13. Compárese Apoc. 4:9. Honor es respeto y veneración; gloria es alabanza.

-- por los siglos de los siglos -- La misma frase griega empleada aquí aparece también en Gál. 1:5 y Fil. 4:20. Compárese Rom. 16:27.

-- Amén -- Esta palabra ha sido transliterada del griego. Significa un consentimiento o aprobación de lo que se acaba de afirmar; es decir, "así es", "así sea". Todo el mundo debe aprobar lo que Pablo acaba de decir con respecto a nuestro Dios quien ha hecho posible por su misericordia nuestra salvación eterna.

1:18 -- Este mandamiento -- Se hace re­ferencia al mandamiento de los ver. 3,4, y en particular, del 5. Véanse los comentarios allí. El contexto tiene que ver con el tratamiento de Ti­moteo hacia los falsos maestros en Efeso.

-- hijo Timoteo -- Véase ver. 2, comentarios.

-- te encargo -- La misma palabra griega empleada aquí aparece también en 1 Cor. 10:27, "se os ponga delante", y en .1 Ped. 4:19, "encomien­den". En lugar de "encargar", otras versiones dicen, "encomiendo" (Mod.), "transmito" (L.A., H.A.), "confío" (B.A., NVI., ASV.)

-- para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti -- En alguna ocasión


alguien por el Espíritu Santo (alguno con el don de profecía) reveló o predijo la obra de evangelista que Timoteo haría.

Considérese Hech. 15:32. Pablo y Bernabé, en cierta comisión de obra, fueron señalados por profecía (Hech. 13:1-3).

Compárense .1 Tim. 4:14; .2 Tim. 1:6.

-- milites por ellas la buena milicia -- El texto griego dice, "en ellas"; es decir, en relación con lo que ellas dijeron, o con respecto a ello. Timoteo había de ser estimulado, por lo que esas profecías habían revelado, a máxima fidelidad en sus deberes. Compárese Juan 16:1-4.

Varios pasajes dan énfasis a la naturaleza militante de la obra del evangelista, y del cristiano en general. Véanse .1 Cor. 9:7;. 2 Cor. 10:3-5; Efes. 6:10-17; .2 Tim. 2:3,4; 4:7. Recuérdese que la espada no es para aplicar mantequilla al pan.

1:19 -- manteniendo la fe -- En cuanto a mantener, véanse .1 Tim. 3:9 (guarden); .2 Tim. 1:13 (re­tén). Es urgente retener la fe y la buena conciencia, dado lo que importan en la salvación del alma. No que Timoteo necesitara tanto esta exhortación, sino que ella expone lo que otros habían ignorado, con consecuencias terribles.

La "fe" aquí referida posiblemente es la subjetiva, la fe del soldado (Efes. 6:16; .1 Tes. 5:8). Manteniendo la fe, el buen soldado no se desvía a un lado para no proseguir en sus deberes. (El texto griego no dice "la fe", sino "fe").

--y buena conciencia -- Véanse Hech. 23:1; .1 Ped. 3:16,21, donde aparece la misma frase. La cobardía causaría violación de la conciencia. Es buena cuando dice a su dueño que todo se está llevando según las órdenes del capitán.

-- desechando la cual -- La frase, "la cual", se refiere a la buena conciencia. El desechar la buena conciencia (y no mantenerla) es una violencia voluntaria de la conciencia, como en el caso de un soldado que a propósito se quita toda su armadura y la arroja a un lado.

Sobre "desechar", compárese Hech. 13:46.

-- naufragaron en cuanto a la fe algunos -- Es una figura marítima, basada en lo que a veces pasa al viajero que va en alta mar (por ej., .2 Cor. 11:25). El "naufragio" es la consecuencia de desechar la fe y la buena conciencia.

La "fe" ahora referida me parece ser la objetiva. El texto griego dice "la fe" (aunque puede referirse a la fe del individuo). Los que comienzan a enseñar "diferente doctrina" (ver. 3) son quienes comienzan a hacer naufragio de la fe que una vez por todas ha sido dada a los santos (Judas 3). Al mismo tiempo, es cierto que la persona hace naufragio de su propia fe.

1:20 -- de los cuales son Himeneo y Alejan­dro -- Compárese .2 Tim. 2:16-18; 4:14. (El Alejandro de Hech. 19:33 es sin duda otra per­sona). Estos eran dos entre algunos otros que hicieron naufragio en cuanto a la fe (o a su fe), pues desecharon su buena conciencia. La posibili­dad de apostasía no es solamente una cosa que puede pasar, sino que ha pasado; el calvinismo pasar, sino que ha pasado; el calvinismo dice lo contrario. Las Escrituras hablan de quienes "reca­yeron" (Heb. 6:6), y de quienes han "caído" (Gál. 5:4). La doctrina de "una vez salvo, siempre salvo" no es de las Escrituras inspiradas del Nuevo Testamento.

-- a quienes entregué a Satanás -- Véase .1 Cor. 5:5. La referencia aquí puede ser que Pablo promovió que fueran descomulgados. También es posible que se hace referencia a algún hecho mila­groso de parte de Pablo contra ellos para castigarles. Compárese Hech. 13:8-11.

-- para que aprendan -- Casi todas las ver­siones dicen así, pero la idea clave es la de ser disciplinado, o aprender por medio de castigo. La palabra griega aquí para decir "aprendan" aparece en Efes. 6:4, "disciplina".

-- a no blasfemar -- Sobre "blasfemo", véase ver. 13. Estos dos, al meterse en diferentes doctrinas y al hacer naufragio de la fe, agregaron a sus males también el blasfemar. Pudieron haber hablado abusivamente en contra de Pablo. El propósito de la excomunión sería disciplinarles de tal manera que sus almas fueran salvas. La excomunión sirve el propósito de disciplina por castigo para que la persona aprenda a no volver a hacer el mal. Si Pablo milagrosamente les infligió algún castigo físico, siempre tuvo el mismo pro­pósito.

CAPITULO 2

2:1 -- Nuestra versión omite la palabra "pues", comenzando el versículo así: "Exhorto ante todo..." La Ver. 1977 dice, "Exhorto, pues, ante todo...", y así se expresan casi todas las versiones en español que tengo. Pablo hace una conexión entre lo dicho anteriormente, y lo que ahora está para decir. En vista de lo que había dicho, especialmente en .1 Tim. 1:3,18 ("este mandamiento"), ahora exhorta a Timoteo en cuanto a la necesidad de las diferentes clases de oración a favor de todos los hombres, y la necesidad del atavío modesto en la mujer.

Algunos estaban enseñando "diferente doc­trina", pero ahora Pablo en el resto de la carta instruye a Timoteo respecto a cosas que deben ser enseñadas.

Hay comentaristas que ven en las instruc­ciones de este capítulo referencia exclusiva a la oración, y al atavío de la mujer, ¡en los servicios públicos de la iglesia! Pero esto no puede ser (ver. 8). Estas instrucciones no pueden ser limitadas así. La modestia, el pudor, la honestidad, son cuali­dades que han de ser manifestadas en todo lugar, como también las "buenas obras" (ver. 10), y no solamente en el servicio público. Véanse los comentarios sobre el ver. 8.

-- Exhorto ante todo -- El primer punto de exhortación, con referencia a ese "mandamiento", es la oración.

-- a que se hagan rogativas -- La misma palabra griega, para decir "rogativas", aparece en Luc. 5:33 (oraciones, "hacen ruego"--Ver. ASV., .1 Tim. 5:33 (oraciones, "hacen ruego"--Ver. ASV., N.M.) y en Fil. 1:4 (oraciones rogando). Esta palabra griega se usa en conexión con la palabra "oración", como en .1 Tim. 5:5 (súplicas y oraciones); Fil. 4:6 (oración y ruego).

Es una clase especial de oración, en la cual la persona estipula cierta necesidad que tiene. La palabra griega se usa en conexión con peticiones hechas a los hombres, o a Dios. (Pero la palabra griega para "oración" se usa solamente en conexión con Dios).

-- oraciones -- Son hechas solamente a Dios, y es el término general. Véase .1 Tes. 5:17.

-- peticiones -- Otras versiones dicen "interce­siones" (Mod., ASV., NVI., N.M., JTD., RVA.). La palabra griega (ENTEUXIS) para decir "intercesio­nes" aparece también en .1 Tim. 4:5 (oración), y quiere decir intercambio con (Dios). Expresa la idea de acercamiento a Dios en oración familiar y libre, en este caso, a favor de otros.

Al cristiano se le permite el privilegio de tener un intercambio con Dios, al interceder por otros hombres. (Es un privilegio no ejercitado a menudo).

Ejemplos: Gén. 18:23-32; Luc. 22:31,32; 23:34 (Isa. 53:12).

-- y acciones de gracias -- Esta clase de ora­ción expresa gratitud por lo que ya se ha recibido. Se le exhorta al cristiano que dé gracias a Dios por lo ha hecho por todos los hombres en el mundo.

Véase Fil. 4:6.

-- por todos los hombres -- Estos son objeto de las oraciones del cristiano. Se implica que la salvación, pues, es universal (y no solamente para los llamados "elegidos" del calvinismo). Dios exhorta a sus santos que oren por todos los pecadores. ¿Por qué? Porque importa; Dios está en control, y contesta oraciones.

La oración no es función particular de "cléri­gos". Todos los santos deben orar por todos los hombres. Esto es lo que la Biblia dice. (Contrás­tese la práctica de ciertos clérigos de leer oraciones ya prescritas, o la de hacer venir al "pastor" a que ore él por alguien).

2:2 -- por los reyes -- Debemos orar por todos los hombres (ver. 1), y en particular por los que nos gobiernan (ver. 2), sean ellos buenos, o malos (como los emperadores romanos bajo los cuales vivían los cristianos primitivos). ¿Por qué? Porque Dios influye en sus operaciones (Dan. 4:25; Rom. 13:1,4).

Ejemplos de orar por gobernadores: Jer. 29:7; Esdras 6:10.

-- y por todos los que están en eminencia -- La misma palabra griega para decir "eminencia" aparece solamente aquí, y en .1 Cor. 2:1 (excelen­cia). Otra forma de la palabra aparece en Rom. 13:1 (autoridades superiores) y en .1 Ped. 2:13 (superior).

-- para que vivamos -- El texto griego no dice cómo vivir (frase adverbial), sino qué clase de vida llevar (adjetival). Lo expresa bien la Ver. P.B. ("llevemos vida apacible y tranquila"), o la 1977 ("podamos vivir una vida tranquila y apacible").

-- quieta -- La palabra griega para decir "quie­ta" aparece solamente aquí. Según el Sr. Thayer, significa "quieto" o "tranquilo". Es adjetivo. Es una vida que manifiesta exteriormente que es tran­quila.

-- y reposadamente -- La palabra griega es adjetivo, y significa "tranquilo, quieto", y es casi igual en sentido que la otra, nada más que es de manifestación interior. Aparece solamente aquí y en .1 Ped. 3:4 (apacible). Otras versiones dicen, "una vida tranquila y sosegada" (Mod.), "quieta y tranquila" (L.A.), "pacífica y tranquila" (NVI), "tranquila y sosegada" (B.A.), "tranquila y quieta" (ASV.).

Esta palabra en forma verbal aparece en .1 Tes. 4:11 (<procuréis> tener tranquilidad). ¡Atención hermanos contenciosos y aficionados a disputas y discusiones!

En forma de sustantivo, aparece en el ver. 11 (silencio).

-- en toda piedad -- De NOTAS SOBRE .2 PEDRO, 1:3 (p. 5) cito: "La palabra 'piedad' viene de la griega, EUSEBEIAN, compuesta de EU (bien) y SEBEIAN (adorar, como en Rom. 1:25). La vida espiritual es manifestada en hechos de piedad o devoción correspondientes, y no en el libertinaje de los gnósticos".

La misma palabra griega para decir "piedad" aparece también en .1 Tim. 3:16; 4:7,8; 6:3,5,6,11; .2 Tim. 3:5; .2 Ped. 1:3,6. Tiene que ver con nuestra vida con relación a Dios. La Ver. P79. usa la palabra "reverencia", y la N.M. dice "plena devoción".

Esta palabra, y la siguiente, expresan la clase de vida, delante de Dios y de los hombres, en la cual se deben practicar todos nuestros deberes.

-- y honestidad -- Tal es la traducción de esta versión en .1 Tim. 3:4,8,11. Veamos otras versiones: "dig­nidad, margen--seriedad" (B.A.), "decoro" (NVI.), "gravedad" (H.A.; ASV.), "seriedad" (N.M.), "digni­dad" (NTP., RVA.). La palabra "honestidad" quiere decir decoro, pudor, recato. Tiene que ver con nuestra vida con relación al prójimo.

No es cuestión de orar por los gobernadores solamente para poder nosotros vivir libres de persecución, sino para el avance o adelanto del evangelio entre los perdidos (ver. 4), cosa que se realiza más en tiempos de paz internacional.

2:3 -- Porque esto es bueno y agradable delante de Dios -- La razón detrás de la exhortación de los primeros dos versículos es que tal actividad y tal estado son buenos y agradables a Dios; es lo que él quiere para su pueblo y para el mundo, pues desea la salvación de todos (ver. 4). ¿No es él el Salvador? (Si no hubiera salvación para todos los hombres <cosa que afirma el calvinismo>, esto no sería bueno y acepto delante de Dios).

El ejemplo de vida tranquila y quieta, de parte de cristianos, también influye en gobernadores mundiales para bien (Mat. 5:16). Varias versiones muy buenas dicen, "bueno y acepto".

       -- nuestro Salvador -- Véase 1:1, comentarios. Allí el texto griego dice, "Dios, nuestro Salvador"; aquí, "nuestro Salvador, Dios".

2:4 -- el cual quiere que todos los hombres sean salvos -- Esta es la razón por qué quiere que los cristianos oren por todos los hombres (ver. 1). Todo hombre pecador está perdido. Dios desea su salvación (ver. 6; Ez. 18:32; 33:11; Juan 3:16;. 2 Ped. 3:9). Si alguno se pierde, pues, será culpa de él (Mat. 23:37).

Este pasaje da muerte a la doctrina calvinista de la expiación limitada (es decir, que Cristo murió solamente por los "elegidos incondicional­mente"). El calvinista afirma que en este pasaje Pablo está diciendo que Dios quiere que haya algunos salvos (los "elegidos") de entre todas las clases o categorías de hombre, pero no que todos los hombres sean salvos. Si es así, ¿para qué orar por todos los hombres?

La doctrina calvinista, de la reprobación incondicional de ciertos hombres y ángeles, y esto determinado por Dios antes de la fundación del mundo, contradice este pasaje de Escritura inspirada. Si fuera doctrina bíblica, ¡no tendría sentido orar por todos los hombres!

-- y vengan al conocimiento de la verdad -- Esta es la parte que corresponde al hombre en el proceso de la salvación. No hay salvación aparte de la verdad predicada, oída y obedecida (Juan 6:44,45; 8:31,32; Rom. 2:8; Gál. 3:1; 1 Ped. 1:22). Esa verdad es el evangelio de Cristo Jesús (Efes. 4:21 --. 1 Jn 1:17; Gál. 2:5;. 2 Tes. 2:13).

Sobre la frase "conocimiento de la verdad", véanse .2 Tim. 3:7; Tito 1:1; Heb. 10:26.

En .1 Tim. 1:10, Pablo ya se refirió a esta verdad bajo la frase "la sana doctrina". Véanse los comentarios allí. Es importante notar el significado de la palabra griega EPIGNOSIS, "conocimiento". GNOSIS quiere decir, conocimiento; el prefijo, EPI, intensifica la idea. Véase Notas Sobre .2 Pedro, 1:2; p. 4. Nótense estas versiones: "conocer plenamente la verdad" (NVI.); "lleguen a un conocimiento exacto" (N.M.). La misma palabra griega para decir "conocimiento" aparece también en .1 Tim. 4:3 (en forma verbal); Rom. 3:20; Col. 1:9.

2:5 – Porque -- Se da una razón. El ofrecimiento de la salvación para todos los hombres (pues son de origen común, Hech. 17:26) es basado en el hecho de la unidad de Dios (Rom. 3:29,30). -- hay un solo Dios -- La salvación es una (universal, para todos los hombres) porque Dios es uno. Véanse 1:17;. 1 Cor. 8:6; Gál. 3:20; Efes. 4:6.

-- y un solo mediador -- para esta salvación única y universal. Esta es otra razón de por qué orar por todos los hombres; pues todos tienen un solo mediador para con Dios. Véanse Heb. 8:6; 9:15; 12:24.

La Virgen María, y los llamados santos, del catolicismo romano, no son intercesores entre Dios y alguien. Uno solo es el Mediador, Jesucristo. Hacer de una mujer (un ser humano) Intercesora y

Corredentora entre Dios y los hombres es negar la enseñanza de este pasaje inspirado. La llamada "invocación de los santos" y la mediación de un humano en la salvación de los demás seres humanos, es invención de la iglesia apóstata.

-- entre Dios y los hombres -- El calvinismo afirma que hay un mediador entre Dios y parte de los hombres (pues afirma la "expiación limitada" de Cristo, y la "elección incondicional de cierto número de ángeles y hombres"). Obviamente ¡Pablo no era calvinista!

-- Jesucristo hombre -- No dice, "Jesucristo, el judío", como si Dios quisiera la salvación de los judíos solamente. No dice, "Jesucristo, el gentil", como si deseara la salvación de los gentiles solamente. Dice, "Jesucristo, hombre", representando a la humanidad total, pues Dios quiere que todos los hombres se salven.

No dice, "Jesucristo, un hombre", sino "hombre"; es decir, en naturaleza (se hizo) hombre, igual que todos los hombres por los cuales de­bemos orar (ver. 1).

Esta frase no niega la deidad de Jesús (Juan 1:1; 20:28; Rom. 9:5; Heb. 1:8; .1 Jn 5:20), como tampoco dichos textos niegan su humanidad. El Verbo se hizo hombre (Juan 1:14; Fil. 2:5-7; Heb. 2:14; 10:5). Vino a hacerse hombre para poder morir como hombre y por el hombre (Juan 10:1718; .2 Cor. 5:14-21; Gál. 3:13; Efes. 1:3-14; Heb. 9:11-28; 12:24).

Este versículo (.1 Tim. 2:5) da dos razones por qué Dios manda que oremos por todos los hombres: (1) Dios es uno, (2) Jesucristo el Mediador es uno. Los ver. .1 Tim. 2:6,7 dan dos más: (3) es uno el rescate para todos, y (4) los gentiles, igual que los judíos, son objeto de la predicación del evangelio.

2:6 -- el cual se dio a sí mismo -- Es otra razón por qué se debe orar por todos los hombres (ver. 1): "se dio a sí mismo en rescate por todos". Véanse Gál. 1:4; 2:20; Efes. 5:2,25; Tito 2:14. Compárese Rom. 8:32. El murió por todos. Véanse Juan 10:17,18; .2 Cor. 5:14,15.

-- en rescate por todos -- La palabra griega para decir "rescate", ANTILUTRON, aparece so­lamente aquí. LUTRON quiere decir "rescate"; ANTI significa "en lugar de". Se trata de un rescate substituto, o de una substitución vicaria. Dice la Ver. N.M., "como rescate correspondiente por to- dos". La muerte de Cristo en la cruz fue el pago único por los pecados del hombre. Dios dio a su Hijo en cambio por el hombre perdido (Juan 3:16).

La palabra griega en Mat. 20:28 para decir "rescate" ("dar su vida en rescate por muchos") es LUTRON. Viene de la palabra que quiere decir "desato". El "lutron" es el precio que se paga para desatar al esclavo de su esclavitud. El hombre "vendido al pecado" (Rom. 7:14) puede ser rescatado de la esclavitud del pecado. El precio que Dios ha pagado para esto es la sangre de Cristo (1 Ped. 1:18,19, "redimido" -- la misma palabra griega para decir "rescate", nada más en formal Mat. verbal). 20:28 está diciendo que Cristo dio su vida, y que esa dádiva es el precio de rescate (LUTRON), o de redención, que se pagó "por muchos"; o sea, por los que obedecen al evangelio. Son mu­chos. .1 Tim. 2:6 está diciendo que Cristo dio su vida como un rescate que es substituto (ANTILU­TRON), y que este substituto (o muerte vicaria) es en lugar de la muerte de todos los pecadores en el mundo. Siendo así el caso, se debe orar por la salvación de todos los hombres en el mundo.

Hay un Dios, quien desea el rescate de todo pecador, y un Mediador entre Dios y el hombre, El Mismo identificado con el hombre. Este dio su vida para que sirviera de rescate, que es substituto o vicario, a favor de todos los pecadores en el mundo. Todos éstos pueden ser redimidos, o rescatados, si así lo desean.

-- de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo -- Compárense Gál. 4:4; Rom. 5:6. Véanse Luc. 24:44-49; Hech. 1:4-8; 10:39-43; 22:15; 26:22;. 1 Cor. 15:15;. 2 Tes. 1:10. Desde entonces (el día de Pentecostés, Hech. cap. 2) Dios quiere que este mensaje, de la muerte de Jesucristo como el precio de rescate, se predique (Rom. 1:16). Véase Efes. 3:1-8. Los testigos escogidos dieron su testimonio, y nosotros, los demás cristianos, que no somos testigos, perseveramos en la doctrina de los após­toles (Hech. 2:42).

2:7 -- Para esto -- Es decir; para la obra de testificar (predicar como testigo ocular) del rescate obrado por Cristo.

-- yo fui constituido -- Se hace referencia al hecho de haber sido puesto por el Señor en dicha obra. Dicen las Ver. P.B. y 1977, "fui puesto". Otras versiones dicen, "fui designado", "fui nombrado"; "Dios hizo de mí"; "he sido yo hecho". No hay nada de referencia aquí a la ceremonia eclesiástica de "ordenar", según la práctica de iglesias humanas.

-- predicador -- La palabra griega para decir "predicador" es KERUX, la cual literalmente significa ser heraldo. Aparece en .2 Tim. 1:11; .2 Ped. 2:5 (pregonero); y en forma verbal en Rom. 10:8 (predicamos); .1 Cor. 1:23;. 2 Cor. 4:5; etc. Esta palabra da énfasis al hecho de que el mensaje se proclama. La Ver. NVI. dice, "heraldo".

-- y apóstol -- Véase .2 Tim. 1:11. Ya que esta palabra significa "un enviado", se da énfasis a la relación del enviado con el que le envió. Véanse Gál. 1:11,12; .1 Cor. 9:1. (La palabra "evangelista" da énfasis a las buenas nuevas del mensaje que es proclamado).

-- (digo verdad en Cristo, no miento) -- Casi todas las versiones omiten las palabras "en Cristo", por no aparecer en los manuscritos considerados mej ores.

Por parecer raro que Pablo se expresara así con un compañero tan íntimo, algunos creen que la frase ha sido interpolada de Rom. 9:1. Pero había quienes negaban el apostolado de Pablo, y por eso convenía que Pablo agregara esta frase en­tre paréntesis. La obra encargada a Timoteo (.1 Tim. 1:3,18) requería la autoridad segura de un apóstol de Cristo. Véanse también .2 Cor. 11:31; Gál. 1:20.

        -- y maestro de los gentiles – Compárense Hech. 9:15; 26:17; Rom. 11:13; 15:15-18; Gál. 2:7,8; Efes. 3:1. Con el uso del término "maestro" se da énfasis al proceso de hacer llegar la verdad a las personas, el cual es el de enseñar. Compárense Juan 6:44,45; Hech. 5:28. ¡El evangelio se enseña! No solamente se predica. Los que hacen mutuamente exclusivos los términos "evangelio" y "doctrina", juntamente con las acciones "predicar" y "enseñar", afirmando que el evangelio (que según ellos sí importa para que haya comunión) se predica, y que la doctrina (que según ellos no importa tanto para la comunión) se enseña, ¡yerran en gran manera!

-- en fe y verdad -- las dos esferas en que Pablo ejercía su obra. Tenía fe en el mensaje que proclamaba y enseñaba, y lo representaba verda­deramente. (Otros entienden que el punto es que Pablo instruía a los gentiles en la fe, o en la ver­dad). Estos tres términos que emplea Pablo sen­cillamente describen su obra, y no algún puesto eclesiástico. Fue enviado por Cristo a ser heraldo, y para enseñar. Por contraste, nótese cómo los sectarios emplean muchos títulos eclesiásticos para los diferentes puestos en sus iglesias humanas, tales como "reverendo", "pastor", "arzobispo", "car­denal", "papa", "doctor", "teólogo", "presidente", et­cétera. Aun entre mis hermanos en la fe algunos siguen el sectarismo al emplear títulos eclesiásti­cos. Por ejemplo emplean el término "Misionero" para señalar cierto puesto de autoridad. (He visto lo siguiente en una publicación: Fulano de tal, "Misionero Principal De La Iglesia de Cristo").

2:8 – Quiero -- La palabra griega significa desear con cierto propósito (por ej., en 1 Tim. 6:9, deseo de enriquecerse). Las versiones ASV., Mod., N.M., dicen, "deseo". Por ser expresión de apóstol, equivale a mandar. Lo que sigue es enseñanza apostólica.

-- pues -- Es decir, en vista de lo dicho ante­riormente (ver. .1 Tim. 2:1-7), manda que los hombres oren. Pablo reanuda el tema comenzado en el ver. 1.

-- que los hombres -- Aquí Pablo emplea la palabra griega ANER, que significa el hombre como distinguido de la mujer; es decir, el varón, como en el ver. 12. (En los ver. 1 y 4 la palabra griega es ANTHROPOS, el hombre en sentido de ser humano. En este término van incluidas las mujeres).

-- oren -- Pablo vuelve a la exhortación del ver. 1. Dios ha prometido sus bendiciones en Cristo, pero el hombre tiene que pedirlas en ora­ción. Los que limitan los ver. 8 y sig. a las asam­bleas públicas, dan énfasis a que es el varón, y no la mujer, quien ha de dirigir las oraciones (públicas). Esto de dirigir el varón, y no la mujer, en la asamblea, es correcto, pero no solamente por lo que este pasaje dice. .1 Cor. 14:34,35, obviamen­te tratando de la asamblea, afirma tal conclusión.

Yo no veo necesidad de limitar este pasaje (ver. .1 Tim. 2:8-15) a las asambleas. Se preguntará: ¿Por qué, pues, distingue Pablo el hombre de la mujer? ¿Han de orar solamente los hombres? Yo también podría preguntar: ¿Acaso se le permite a la mujer ataviarse inmodestamente, y enseñar y ejercer dominio sobre el hombre, ¡fuera de la asamblea!? Claro es que la mujer puede y debe orar, y también es claro que al hombre (varón) también se le prohíbe el ataviarse inmodestamente. (Yo he visto muchos casos de hombres vestidos sin pudor). Pero aquí Pablo da un mandamiento al hombre, el de orar, ya que el es quien lleva la delantera en el orar, y otro a la mujer, ya que ella es quien en particular necesita la instrucción sobre el ataviarse.

-- en todo lugar -- Los que aplican el pasaje a la asamblea pública, explican que se hace re­ferencia a todo lugar de asamblea. Pero para mí la frase no tiene límite. La eficacia de la oración no es determinada por el lugar (Juan 4:20-24). La asamblea va incluida en "todo lugar", pero la frase "todo lugar" no puede ser limitada a la asamblea. Dondequiera el hombre debe estar orando por to- dos los hombres (ver. 1).

-- levantando manos santas -- Antiguamente los orientales tenían la costumbre de levantar las manos en súplica a Dios, y esta costumbre entró en la iglesia primitiva. Véanse .1 Reyes 8:22; Neh. 8:6; Sal. 141:2; Lam. 3:41; Isa. 1:15.

Como costumbre, no es mala, pero tampoco es este gesto o postura mandamiento. Es una expresión (pues literalmente las manos no son ni santas ni malas) que indica la actitud correcta al orar. Pablo trata de la manera de orar. Como las manos son símbolo de hechos, la frase "manos santas" indica justicia de vida. Al orar por otros, la persona tiene que estar llevando una vida pura. Véase Juan 9:31.

Las Escrituras revelan muchas posturas diferentes para la oración, o la adoración:

1- en pie (Mar. 11:25, Ver. Valera 1977, "os pongáis de pie a orar"; Luc. 18:11,13, donde se emplea la misma palabra griega con referencia al fariseo como también al publicano, "en pie", y así lo expresa la Ver. Valera 1977).

2- inclinado (Éxodo. 12:27; Luc. 24:5).

3- alzados los ojos a los cielos (Sal. 123:1,2; Juan 11:41; Hech. 7:55).

4- arrodillado (Hechos 7:60; Hech. 20:36)

5- postrado en tierra (Gén. 17:3; Mat. 26:39).

6- rostro entre las rodillas (1 Reyes 18:42).

Una nueva costumbre que he visto en la oración entre familiares, es el cogerse de la mano. Cerrar los ojos al orar, y plegar las manos, son otras dos costumbres.

En todo esto, guardemos presente que lo importante es la actitud de corazón al orar.

-- sin ira ni contienda -- Compárese Fil. 2:14. Otra vez se expresa la necesidad de tener la actitud correcta al orar por todos los hombres. El que ora tiene que estar libre de toda pasión pecaminosa hacia otros; tiene que estar en paz, en calma, y con mente benévola.

2:9 – Asimismo -- De igual manera Pablo desea (manda) algo con referencia a las mujeres. Lo que se requiere de ellas, en cuanto al atavío, no se puede limitar a la asamblea pública.

-- que las mujeres se atavíen de ropa decorosa -- Otras versiones dicen, "se adornen en ropa modesta" (ASV.); "se adornen en vestido bien modesta" (ASV.); "se adornen en vestido bien arre­glado" (N.M.), "se arreglen decentemente" (NTP.).

En el texto griego hay un juego de palabras. El verbo de la frase, "se atavíen", es KOSMEIN; el adjetivo que describe la ropa, "decorosa", es KOS­MIOS. El verbo KOSMEIN significa "arreglar, poner en orden, componer". Aparece en .1 Ped. 3:5 (se ataviaban); Apoc. 21:2 (ataviada); Mat. 25:7, en cuanto a lámparas (arreglaron). Por eso algunas versiones con razón se expresan así: "se adornen" o "se arreglen". El adjetivo KOSMIOS, pues, significa "arreglado", "ordenado", "compuesto". La mujer debe arreglarse con ropa arreglada, o, la mujer debe ordenarse con ropa ordenada.

El buen orden es de Dios (Gén. 1:31, el "cosmos" -- del griego, "orden" -- es de Dios; .1 Cor. 14:40). En .1 Tim. 3:2 aparece el mismo adjetivo KOSMIOS (decoroso), con referencia al obispo.

No hay virtud alguna en la ropa desaliñada o desaseada, como tampoco en la ropa monótona o sosa. Pero sí es de Dios lo que es de buen orden, arreglo, y compostura.

-- con pudor y modestia -- Es decir, la ropa arreglada debe ser acompañada con la actitud de pudor y modestia. Las Ver. L.A. e H.A. dicen, "con recato y cordura". La N.M. dice, "con modestia y buen juicio".

La primera de las dos palabras en el texto griego es AIDOS. Significa el sentido de vergüenza, la honestidad.

La segunda palabra es SOFROSUNE, palabra compuesta de "seguro" y "mente". Indica el tener control de las pasiones y deseos, la sanidad, el ser de buen juicio. Por eso algunas versiones se expresan así: (con) "buen juicio", o "sobriedad". La misma palabra griega aparece en Hech. 26:25 (cordura). Pablo usaba de prudencia, o buen jui­cio. Tenía la "mente segura".

La cuestión no tiene que ver con el estilo de la ropa llevada, sino con la actitud de la mujer al arreglarse.

Si ella tiene sentido de vergüenza, y emplea la prudencia o buen juicio, se va a arreglar, o adornar, de tal manera que no haga en otros una impresión aturdida o pasmada, que no excite en el hombre pensamientos inmoderados, que no provoque en las demás mujeres la envidia, y que no refleje en ninguna manera en contra de su buen carácter como cristiana.

Usando de sobriedad, o discreción, ella no se va a ataviar de manera vana, frívola, o ridícula.

La primera frase de este ver. 9 tiene que ver con la apariencia de la ropa misma, y la segunda frase con la actitud de la dama que la lleve.

Es intención de Dios que la mujer sea atractiva al hombre (1 Cor. 11:7-9). La belleza es de Dios. Pero el punto aquí es que su atracción consista en su pudor y modestia, juntamente con la ropa ordenada que debe llevar.

-- no con peinado, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos -- Antes de comentar sobre esta parte del versículo, se debe notar que Pablo dice: "no con ... sino con" (ver. 10). Es imperativo que se entienda este modismo hebreo. Véase Notas Sobre .1 Pedro, 3:3,4, comentarios. A continuación cito de esos comentarios:

"Dice Pedro: 'no sea eso, sino esto'. Ese modismo hoy en día se expresaría, usando la pala­bra 'solamente'; es decir, 'no sea eso solamente, sino esto (en particular)'. Considérese Juan 6:27, 'Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece'. Claro es que la Biblia nos manda trabajar por el pan de cada día (Gén. 3:19; .2 Tes. 3:10). La idea es de que no debemos trabajar solamente por el pan mate­rial, excluyendo así el pan espiritual, porque éste importa más. Otro ejemplo de este modismo se encuentra en Luc. 14:12,13, "no llames a tus amigos...mas cuando hagas banquete'. No se prohíbe invitar a familiares, etc. a una comida, pero sí se nos prohíbe hacer eso solamente, ex­cluyendo el invitar a veces a gente de veras necesitada de comida".

Los diferentes objetos ahora mencionados por Pablo no se prohíben en lo absoluto. El punto de Pablo (como el de Pedro, en .1 Ped. 3:3,4) es que la mujer cristiana no use solamente de tales cosas para arreglarse o adornarse, sino de buenas obras correspondientes a mujeres piadosas (ver. 10).

En sí estas cosas (peinados, oro, perlas, vestidos) no son malas, sino objetos de belleza. Por ejemplo, Dios hizo el oro, y lo usó y lo da (Joel 3:5; Oseas 2:8; etc.). En cuanto a ropa costosa, considérese Éxodo 28. El mal consiste en usar solamente de estas cosas para adornarse o arreglarse, ignorando a la vez lo que importa más en el arreglarse.

2:10 -- sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad –

La mujer que profesa reverencia a Dios, para adornarse o arreglarse (ver. 9a), va a depender principalmente de las buenas obras, y no sola­mente de las varias cosas exteriores del versículo anterior. Dice Pablo: "no solamente con esas cosas, sino más especialmente con estas".

Sobre la palabra "piedad", notemos que la palabra griega empleada aquí no aparece en otro texto del Nuevo Testamento. Significa reverencia a Dios, o temor de él. En forma adjetival, aparece en Juan 9:31 (temeroso de Dios). La mujer que de veras teme a Dios va a hacer hincapié, no en el uso de ornatos exteriores y materiales, sino en las bue­nas obras, juntamente con su pudor y modestia (recato y buen juicio) (ver. 9a).

Las buenas obras ordenan (arreglan, atavían) su vida, y son sus marcas de distinción. Tal conducta en el corazón de la mujer temerosa de Dios bien controla la selección de la ropa exterior.

La mujer moderna, en estos tiempos del "mo­vimiento femenino", procura vestirse como hombre. Su estilo de vestido exterior refleja su corazón rebelde hacia la Palabra de Dios.

El "unisexo" es otra expresión de la rebeldía del hombre moderno.

El hombre carnal, en los tiempos de mucha prosperidad material, se deja corromper, dando énfasis totalmente al vestuario exterior, poniéndose en ridículo en su uso de prendas extravagantes. Se gloría en su vergüenza (Fil.3:19).

Sobre "buenas obras", véanse .1 Tim. 5:10,14; Tito 2:3- 5,14; Efes. 2:10.

2:11 -- La mujer aprenda -- Sobre aprender, véase .1 Cor. 14:35.

-- en silencio -- La palabra griega para decir "silencio" es JESUKÍA. Aparece en el próximo versículo, y en .2 Tes. 3:12 (sosegadamente). No es el silencio absoluto, es decir, la completa falta de sonido, sino la descripción de vida del que atiende a sus propios negocios, sin entremeterse en los del prójimo. Esta palabra describe la condición de lo que está quieto y tranquilo. Claro es que el trabajador puede trabajar sosegadamente, y al mismo tiempo decir palabras. O ¿acaso tiene que estar mudo durante sus ocho horas de trabajo?

La misma palabra griega (en adjetivo) aparece en el ver. 2 de este capítulo (reposadamente).

La Ver. B.A. dice, "aprenda calladamente", y en el ver. 2, "sosegada". La Ver. ASV. dice, "aprenda en tranquilidad", y "quieta".

La palabra en forma verbal aparece en .1 Tes. 4:11, "tener tranquilidad". Pero no quiere decir estar en silencio absoluto, sin pronunciar sílaba alguna.

Muchos comentaristas aplican el pasaje, ver. .1 Tim. 2:8-15, a la asamblea pública de la iglesia. Yo no puedo limitarlo a eso. Véanse mis comentarios en el ver. 8. Pero, aun en la asamblea pública de la iglesia, la mujer puede aprender en silencio sin guardar silencio absoluto. ¿No puede cantar (que es hablar y enseñar, Efes. 5:19; Col. 3:16), decir amén al final de la oración, o confesar su fe en Cristo delante de los hombres? Todos admiten que lo puede, porque lo hace "con toda sujeción". Lo mismo pasa en la clase bíblica, en la cual el maestro (varón) hace y permite preguntas de parte de todos, inclusive de la mujer. En tal formato, no solamente las mujeres sino también los mismos hombres en la clase, todos, están aprendiendo sosegadamente.

En la discusión del tema a menudo men­cionado, "el silencio de la mujer", muchos suponen que este pasaje (.1 Tim. 2:11,12) se aplica a la asamblea pública de la iglesia. El pasaje indicado para eso es .1 Cor. 14:34,35. Allí se trata la asamblea pública de la iglesia, y aunque se trata en particular el silencio de las esposas de los profetas, el principio se aplica a toda mujer. Allí (14:34) la palabra grie­ga para decir "callen" es SIGAO, que significa no hablar (para enseñar o participar públicamente). (Claro es que las mujeres pueden hablar para cantar).

-- con toda sujeción -- La misma palabra griega para decir "sujeción" aparece también en 3:4. Para estar los hijos en sujeción, ¿tienen que estar siempre mudos? En cuanto a clases bíblicas, enseñadas por los hombres, si se permiten preguntas y comentarios, no solamente las mujeres sino los mismos hombres que participan lo están haciendo "con toda sujeción". (Ahora, hablar sin permiso, y discutir fuertemente con el maestro, sería falta de sujeción, sea de parte de la mujer o del hombre). Pablo aquí trata de la mujer en todo aspecto de su vida (y no solamente cuando está en alguna asamblea pública de la iglesia). La vocación de ella es tal que le conviene aprender calladamente, mostrando sujeción, en lugar de tomar el papel del hombre. Su papel no es el de maestro (de hombres).

Ahora esta sujeción debida no toca la cuestión de su estado espiritual delante de Dios. Ese es otro punto. En cuanto al valor de su alma, y su sal­vación eterna, ella es igual al hombre (Gál. 3:28;. 1 Ped. 3:7). Dice .1 Cor. 11:11, "Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón". Aunque su papel es uno de sujeción, la mujer siempre puede ser salva (.1 Tim. 2:15), igual que el hombre.

2:12 – Porque -- Ahora sigue la razón por qué la mujer debe aprender en silencio, con toda sujeción (ver. .1 Tim. 2:11).

-- no permito -- Se expresa autoridad apostólica en el asunto. No es asunto de pre­ferencia de uno. A los modernistas les gusta acusar a Pablo de prejuicio contra las mujeres porque él era soltero. Pero, aparte de hablar Pablo por inspiración, notemos que basa su instrucción en la autoridad de las Escrituras (ver. .1 Tim. 2:13,14).

-- a la mujer enseñar -- Pablo no habla en lo absoluto, diciendo que de ninguna manera enseñe la mujer. Al contrario, en Tito 3:3-5 le manda que enseñe. Col. 3:16 dice que cantar es enseñar, y seguramente la mujer canta. En Hech. 18:24-26, una mujer participó en la enseñanza de un evan­gelista. Esta prohibición, como también la que sigue (ni ejercer dominio), está calificada por la frase "sobre el hombre".

Aunque este pasaje (ver. 8-15) no puede ser limitado a asuntos de la asamblea pública de la iglesia, sí tiene aplicación a ella. Pero hay quienes aplican mal este versículo, separando la prohibi­ción, de que la mujer no enseñe, de la frase que la califica: "sobre el hombre". Tuercen el versículo para que diga: "No permito a la mujer enseñar (en la iglesia), punto y aparte". Véase la frase abajo, "sobre el hombre", comentarios.

La iglesia puede acordar tener clases bíblicas, y tener a mujeres como maestras de las clases para niños. En tal caso ellas no están enseñando en la asamblea pública de la iglesia, ni están ejerciendo autoridad sobre el hombre. No están violando este pasaje.

-- ni ejercer dominio -- Otras versiones dicen "ejercer autoridad". La palabra griega para decir "ejercer dominio" literalmente quiere decir "ser autócrata" (es decir, persona que ejerce autoridad propia e ilimitada).

Ella no ha de hacer esto ni en público, ni en privado. El hombre tiene su papel y sus funciones, y ella tiene los suyos, y ella no debe ejercer dominio en los de él. El es su cabeza (1 Cor. 11:3). Ella no debe deshonrar o afrentar su cabeza (1 Cor. 11:5).

-- sobre el hombre -- Pablo prohíbe dos cosas con relación al hombre, y no solamente una. No dice: "la mujer no enseñe", y como cosa aparte, "la mujer no ejerza dominio sobre el hombre". Dice: no hacer esa cosa ni esta otra cosa sobre el hombre. Se le prohíbe enseñar sobre el hombre, y se le prohíbe ejercer dominio sobre el hombre.

Un paralelo a esta expresión lo hallamos en Hech. 4:18, "... que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús". La prohibición era de no hablar en el nombre de Jesús, y de no enseñar en su nombre. Claro es que no se prohibió a los apóstoles nunca hablar, y como cosa aparte, no enseñar en el nombre de Jesús.

Los hermanos "anti clase bíblica" (los que se oponen a las clases bíblicas en el lugar de reunión) tratan de aislar la primera de las dos prohibiciones de la frase calificativa, "sobre el hombre", para que terminantemente se le prohíba a la mujer enseñar (una clase de niños).

-- sino estar en silencio -- La misma palabra griega para decir "silencio" aparece en el versículo 11. Referente a ella, véanse los comentarios allí.

Esta frase representa lo contrario de enseñar, y ejercer dominio, sobre el hombre. En lugar de tomar la enseñanza pública, y en otras maneras ejercer dominio sobre el hombre, la mujer sumisa a la voluntad de Dios procura más bien ser persona quieta, sosegada, o tranquila.

En las iglesias humanas, las mujeres que sirven de sacerdotisas y "pastoras" ¡violan la misma Palabra (de Dios) que públicamente profesan enseñar y representar! Son liberales en iglesias liberales. Han elevado su propia sabiduría por encima de la Divina.

A veces se presenta el caso de las profetizas en tiempos bíblicos, como si este caso contradijera lo que Pablo dice aquí. Basta notar que ellas, al ejercer su don públicamente, lo hacían siempre dentro de los límites de su sujeción, pues el velo era señal de eso.

2:13 – Porque -- Esta palabra siempre in­troduce una razón de lo que se acabó de decir.

-- Adán fue formado primero, después Eva -- Pablo ahora da la primera de dos razones (la segunda en el versículo siguiente) de por qué la mujer debe estar en sujeción, y no enseñar ni ejercer dominio sobre el hombre: ella fue segunda en la creación.

La prioridad da preeminencia e importancia. La creación de Adán está narrada en Gén. 2:7. Dios lo puso a trabajar, habiéndole dado una constitución propia para ello (ver. 15). Adán existió por un tiempo solo (ver. 18). Luego, por no hallarse entre los animales ayuda idónea para él (ver. 20), Dios hizo de una costilla del hombre a la mujer (ver. 22). Ella fue creación subsecuente. Esto implica algo; la inferencia necesaria es que ella debe estar en sujeción a él, y no ejercer dominio sobre él.

Ella fue hecha de él y para él. "Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón" (1 Cor. 11:7,8,9). "La mujer es gloria del varón" (11:7). Dios es el Autor de esta distinción en la jerarquía de los dos sexos. El Espíritu Santo llama a la mujer, "el vaso más frágil" que el hombre (en constitución física, y papel de operación) (1 Ped. 3:7). "El varón es la cabeza de la mujer" (1 Cor. 11:3). La cabeza guía al cuerpo; no lo sigue. Aun el mismo nombre de la mujer, Varona, fue derivado del nombre del hombre, Varón (Gén. 2:23, él ISH, ella ISHSHAH, nota al pie de la página). Todo esfuerzo de parte del hombre (varón o hembra) por confundir esta distinción es pura rebeldía.

2:14 -- Y Adán no fue engañado -- Ahora sigue la segunda razón de las dos (la primera dada arriba en el ver. 13). Compárese .2 Cor. 11:3.

Pablo no niega que Adán pecó. Afirma lo que es historia; a saber, que Eva fue primera en la transgresión. Satanás escogió tentar a ella, no a él. Ella fue engañada, no él.

-- sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión -- Ella fue primera en la transgresión; con ella comenzó el pecado. Ella dijo a Dios: "La serpiente me engañó, y comí" (Gén. 3:13). Adán pecó, pero no fue engañado. El dijo a Dios: "La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí" (Gén. 3:12).

A consecuencia de lo que hizo Eva, Dios le dijo, "... él se enseñoreará de ti" (Gén. 3:16). Esto explica por qué dice Pablo por el Espíritu Santo en este pasaje, que a la mujer se le prohíbe enseñar y ejercer dominio sobre el hombre. Eva no fue "ayuda idónea" para su marido en este asunto, sino, después de ser engañada, le dio del fruto prohibido, induciéndole a pecar. Cuando Dios los confrontó, se dirigió primero a Adán, y después a Eva (Gén. 3:9,12). El hecho de que ella, no él, fue engañada, le niega la autoridad de liderazgo. El hombre se enseñorea de ella. ¡Esto lo dice Dios! ¡Ay del que confunda este orden divino en la relación entre el hombre y la mujer! Satanás es el gran engañador, el padre de la mentira (Apoc. 12:9; 13:14; 20:10; .2 Cor. 4:4; Juan 8:44; .2 Tes. 2:10).

2:15 – Pero -- Se introduce un contraste. El haber incurrido en transgresión, de parte de la mujer (ver. 14), con la sujeción subsecuente, no quitará que ella se salve eternamente (ver. 15). Aquí hay consolación.

-- se salvará engendrando hijos -- La palabra griega para decir "engendrando hijos" es una sola, y es sustantivo, no verbo. Por eso otras versiones dicen, "será salvada por la maternidad" (ASV., P.B.). La NVI. dice, "función maternal". (La palabra griega en forma verbal aparece en 5:14, "críen hijos").

Aquí se hace referencia al papel apropiado y peculiar de la mujer, el de dar a luz hijos. Véanse Gén. 1:28; 2:16; 4:1;. 1 Tim. 5:14). Ella incurrió en transgresión, y como consecuencia de ello se le impuso la sujeción al hombre, pero siempre puede ser salva eternamente, al ocuparse en su papel principal en la vida, guardando su sujeción, y cumpliendo con las condiciones que siguen en el resto del versículo. Compárese Tito 2:4,5.

Poder dar a luz hijos, y rehusar hacerlo, te­niendo la esposa motivos egoístas, es ignorar su papel en la vida. ¿No dará cuenta a Dios? ¿Se salvará?

Algunos creen que la referencia de Pablo apunta a Gén. 3:15, y al nacimiento virginal de Jesús. Pero tal interpretación ignora el hecho de que tanto la salvación del hombre, como la de la mujer, dependen de que de Jesús nació de mujer.

-- si permaneciere -- Debe ser plural, "perma­necieren". Dice la Ver. Mod.: "ella se salvará ... perseverando ellas...". El pronombre "ella" se refiere a la mujer del versículo anterior. El plural "ellas" representa a todas las mujeres como clase de personas, representadas por ella. Eva representa a todas las mujeres. Compárese .1 Ped. 3:6, hijas de Sara.

La palabra "si" hace condicional a la promesa de salvación. La función maternal en sí no garantiza la salvación eterna de las mujeres. Hay condiciones; el calvinismo dice lo contrario. La doctrina calvinista que afirma que "una vez sal­vada la persona, siempre es salva" (o sea, la im­posibilidad de apostasía), es tumbada por todo pasaje bíblico estipulando condiciones. Si alguna mujer no permanece "en fe, amor y santificación, con modestia", ¿siempre se salvará?

-- en fe, amor, y santificación -- La frase "amor -- fe" aparece en .1 Tim. 1:5. En cuanto a la fe, considérese Heb. 11:6; en cuanto al amor, .1 Jn 5:3; y en cuanto a la santificación, Heb. 12:14.

-- con modestia -- La misma palabra griega para decir "modestia" aparece también en .1 Tim. 2:9. Véanse allí los comentarios sobre SOFROSUNE. Otras versiones emplean las palabras "cordura", "buen juicio", "sensatez", "sobriedad".

La mujer alcanza las bendiciones de Dios, no por medio de enseñar y ejercer dominio sobre el hombre (ver. .1 Tim. 2:12), sino por medio de jugar su papel principal, en sujeción al hombre, y en su vida de obediencia al Señor. En esto ella halla la dicha de la vida ahora, y tiene para un mañana la esperanza de la vida eterna. Toda otra cosa es engaño del diablo, falsedad, y mentira. ¡Cómo incurre en transgresión la llamada "mujer liberada"!

CAPITULO 3

3:1 -- Palabra fiel -- Véase .1 Tim. 1:15, comentarios. Es fiel porque es apostólica. Lo que el resto de este versículo dice es fidedigno; es la pura verdad.

-- Si alguno anhela -- La misma palabra griega para decir "anhela" aparece también en 6:10 (codiciando); Heb. 11:16 (anhelaban). Significa hacer esfuerzo por alcanzar algo. Bien lo traduce la Ver. N.M., "haciendo esfuerzo por obtener". Otras versiones dicen, "aspira" (P.B., B.A., NVI., NTP, P79, BAD., B.J.. La ASV. dice, "busca". Es palabra más fuerte que "desea", pues indica ansia o afán (como el que quiere enriquecerse se extiende mucho por conseguir el dinero, .1 Tim. 6:9,10). Debe haber personas haciendo esfuerzo por ser obispos, pero muchas veces es al contrario: ¡el oficio de obispo tiene que buscar quien lo acepte!

-- obispado -- Notemos la traducción de otras versiones, para mejor comprensión del sentido del vocablo griego: "oficio de obispo" (V.M., ASV.); "puesto de superintendente" (N.M.); "cargo de obispo" (P.B., B.A., S.A.); "cargo de episcopado" (B.J.); "el episcopado" (N.C., una transliteración).

La misma palabra griega, EPISCOPES, para decir "obispado", aparece en .1 Ped. 2:12. Véase Notas Sobre .1 Pedro 2:12, comentarios. Allí se traduce "visitación"; o sea, el día cuando Dios "mirará, u observará" para luego tomar acción. Aparece también en Luc. 19:44 (visitación). La idea radical de la palabra es la de mirar, u obser­var (con el fin de tomar acción, como visitar para bendecir, o para castigar). En Hech. 1:20 se traduce en nuestra versión, "oficio", pero en la revisión de 1977, "cargo". Otras versiones dicen, "obispado" (L.A.; H.A.;); "función" (P.B.); "super­intendencia" Analizando (N.M.). la palabra griega, vemos que está compuesta de EPI (sobre), SKOP (mirar), y ES (la parte final de la palabra indica "cargo" u "oficio"). La Ver. N.C., pues, transliteraliza la palabra, diciendo, "el episcopado". La Ver. N.M. la traduce literalmente, diciendo, "puesto de superintendente".

La palabra griega para indicar a la persona que ocupa este puesto, cargo, u oficio, se traduce comúnmente, "obispo" (Hech. 20:28; Fil. 1:1; Tito 1:7; .1 Ped. 2:25). Véanse Notas Sobre Tito 1:7, comentarios, y Notas Sobre .1 Pedro 2:25, comentarios. Del griego se deriva nuestra palabra "episcopal" (sobre, ver), y del latín viene la palabra "supervisor" (sobre, ver), o "superintendente" (so­bre, atender). Véase el versículo siguiente, comentarios.

-- buena obra desea -- Es buena porque es de Dios. Involucra el cuidado de almas (Heb. 13:17; .1 Ped. 5:2). El "obispado", pues, es más bien obra que oficio (en el sentido de puesto de mando). Siem­pre ha habido quienes desean mandar, dirigir, o dar órdenes, pero no se ocupan en hacer la obra. Con toda obra viene alguna responsabilidad. El obispo responsable y fiel en su obra recibirá su corona (1 Ped. 5:4).

Para ser obispo, la persona tiene que desear la obra representada en el término. Debemos inculcar en nuestros hijos dicho deseo. Es una obra noble y deseable, pues tiene que ver con la dirección de almas. En el mundo moderno, el héroe del joven es algún gran atleta, no el presidente del país, ni mucho menos un obispo en alguna iglesia local. Es culpa de los padres que sus hijos no tengan siempre delante de ellos la meta de ser algún día obispos en una iglesia local.

Las denominaciones ignoran por completo la organización de la iglesia local. Tienen sus propios sistemas humanos. Y algunos de mis hermanos en Cristo toman la libertad (de allí, her­manos "liberales") de irse más allá del plan bíblico para la organización de la iglesia local, haciendo organización de la iglesia local, haciendo de los ancianos de la iglesia llamada "patrocinadora" un grupo de directores de una obra a nivel de hermandad. Hay llamados "misioneros" que reclaman estar bajo la supervisión de los ancianos de la iglesia patrocinadora, aunque son miembros en otros países. Si es así, dichos ancianos supervi­san a miembros no de su congregación. Esto no es nada bíblico.

3:2 -- Pero es necesario -- Compárese Tito 1:7. Otras versiones dicen, "debe ser". Lo que siguen son requisitos, no cualidades opcionales. El que no llena estos requisitos, no puede ser elegido como obispo. (Se debe notar que todos los requisitos siguientes para el obispo se aplican a todo cristiano, excepto los de ser hombre casado, ser apto para enseñar, y no ser neófito).

-- que el obispo -- Véanse los comentarios sobre "obispado" en el ver. 1.

Lo que Pablo llama aquí "obispo", tratando el mismo asunto en su carta a Tito, dice "anciano" y obispo (Tito 1:5,7). Véanse mis notas sobre ese pasaje en Notas Sobre Tito.

De Notas Sobre .1 Pedro 5:1, cito lo siguiente (sugiero que se lean mis comentarios sobre toda la sección de 5:1-4): "Los tres términos, anciano/ obispo/pastor, se refieren a la misma persona. En Hech. 20:17 se emplea el término 'ancianos'; en el ver. 28 éstos son llamados 'obispos' que 'apacientan' (pastorean). En Tito 1:5 los que son llamados 'ancianos', en el ver. 7 son llamados 'obispos'. Aquí en 1 Ped. 5:1 los que son llamados 'ancianos', en el ver. 2 'apacientan' (pastorean) y 'cuidan de' la congregación (griego, supervisan; es decir, son obispos)".

La Ver. B.J., católica, comenta sobre este punto: "La distinción entre obispo y presbíteros no está aún elaborada". Esto es una admisión de que más tarde los hombres elaboraron una distinción que la Biblia no hace.

La iglesia de Dios, en sentido universal, ¡no tiene organización terrestre! Localmente, sí la tiene. La iglesia local debe tener una pluralidad de obispos (llamados también ancianos, o pastores) (Hech. 14:23; Fil. 1:1; Tito 1:5,7; .1 Ped. 5:1-4). Estos ancianos, u obispos, se ocupan solamente en la dirección de la iglesia local. No supervisan obras centralizadas de muchas iglesias locales, ni campos "misioneros", ni miembros de otras congregaciones. ¡No son ancianos diocesanos (so­bre una diócesis, o territorio)! No son obispos sobre una ciudad, sino sobre una congregación de cristianos. Como dice Pedro, apacientan, o pastorean, la grey de Dios que está entre ellos (1 Ped. 5:2). Allí termina su supervisión.

Nótese que Pablo no habla de "sacerdotes". Son obispos quienes supervisan la iglesia local (Hech. 14:23; Tito 1:5,7), y no sacerdotes, ni llamados "pastores" en el sentido de predicadores o "ministros". La Ver. T.A., por ser católica, encabeza esta sección de 1 Timoteo (cap. 3) con este título: "Virtudes Sacerdotales".

-- sea irreprensible -- La palabra griega aparece también en 5:7 (irreprensibles) y 6:14 (ni

reprensión). Otras versiones dicen, "irreprochable". Literalmente, "sin poder asir de la persona (para acusación justa); es decir, vivir de tal manera que nadie pueda justamente acusarle. En

Tito 1:6, aunque nuestra versión dice "irreprensible", la palabra griega es otra, aunque semejante en idea. Dicha palabra griega se emplea en el ver. 10 de este capítulo, referente al diácono, y se traduce allí "irreprensibles".

-- marido de una sola mujer -- Véase Notas Sobre Tito, 1:6, comentarios. Omítase la palabra "sola"; no aparece en el texto griego. La Ver. N.M. dice, "marido de una mujer", y la Ver. ASV. dice, "marido de una esposa". (La misma frase griega aparece en .1 Tim. 5:9, nada más que trata del caso femenino. Dice, "esposa de un solo marido". Omítase la palabra "solo" -- esposa de un marido. Así lo expresa el texto griego).

Obviamente el obispo tiene que ser hombre, pues tiene que tener esposa; ¡no puede ser mujer! Los liberales, de entre las iglesias católicas y protestantes, ignoran esto por completo, abogando por el "movimiento femenino" de nuestros tiempos.

Tiene que ser hombre casado, y no "célibe", segUn el catolicismo romano (en la mayoría de los lugares). La Ver. JTD. (protestante) comenta: "(segUn esto, el obispo, el cura, el pastor, pueden, deben ser casados. Gregorio VII ha ordenado lo contrario, estableciendo el celibato)".

Hay comentaristas protestantes que dicen que aunque está bien que el "ministro del evangelio" sea hombre casado, al mismo tiempo no es necesario. Bueno, en primer lugar el pasaje no trata de "ministros del evangelio", sino de obispos. Además, pregunto: ¿cómo puede el obispo tener hijos y gobernar su casa (ver. 4,5) sin ser hombre casado? Su obra en gran parte consiste en "cuidar de la iglesia de Dios" (ver. 5). Para poder hacer esto tiene que ser hombre que ya haya demostrado la capacidad de hacer esto por medio de haber gobernado bien su propia casa (ver. 5). Es un requisito que tiene que haber tenido en el tiempo de ser nombrado obispo.

No puede ser polígamo, sino de una mujer, y no más. El polígamo no es de una mujer; es de varias, como también el que tiene concubinas. Ciertamente el pasaje no quiere decir algo que implique que los demás cristianos sí pueden ser polígamos, pero el obispo, no. NingUn cristiano puede ser polígamo (Mat. 19:4-6). La frase, pues, quiere decir que el obispo tiene que ser hombre casado con una mujer. Eso es lo que dice, y ése es el sentido normal y ordinario. El es fiel a una mu­jer (a su esposa), y no tiene relaciones con otras.

El viudo que vuelve a casarse, y el divorciado y que ahora está nuevamente casado, todo segUn el permiso bíblico (Mat. 19:9), son maridos "de una mujer", no de varias. Tienen una sola mujer. Llenan este requisito. (Que a tales personas les convenga servir como obispos, dadas ciertas circunstancias locales, es otra cuestión. Que quieran seguir sirviendo de obispos, o no, es otra cuestión).

La Ver. T.A., católica, comenta así sobre este punto (e intercalo mis respuestas entre "<>"): "Al principio de la Iglesia, en que la virginidad era casi desconocida, era muy difícil encontrar a alguno apto para el episcopado y para el sacerdocio <Nótese como el autor agrega al texto divino, di­ciendo "y para el sacerdocio">, que no hubiera sido casado, o no lo fuera todavía. En este Último caso, tenía que guardar continencia, conservar en su compañía y educar en la fe cristiana a los hijos que hubiera tenido. Algunos, para atacar el celi­bato eclesiástico, entienden mal este texto diciendo que el obispo necesariamente debe ser casado. <¿No es precisamente esto lo que dice el apóstol Pablo, "Es necesario" que el obispo sea marido? ¿Cómo puede ser marido sin ser casado?>. ¿Cómo iba a decir esto el Apóstol, cuando el mismo Timo­teo a quien escribe, Tito y otros no lo eran? <¡Fácil! Timoteo y Tito no eran obispos. ¿Cómo sabe el autor que estos dos no eran casados?>. Quiere decir el Apóstol que no debe elegirse para obispos a los que, después de viudos, han vuelto a casarse. <El apóstol Pablo ¡no dice eso! No dice que tal y tal personas no pueden ser obispos; dice que el obispo tiene que ser marido de una mujer>. Además, la Iglesia, haciendo uso de la autoridad recibida del mismo Cristo, puede disponer que sólo los que se consagren totalmente a Dios (1 Cor. 7:32-34) pueden ser ministros suyos: pág. 188". <Ahora llegamos al mero punto del autor: Si este pasaje de Pablo enseñara lo que él afirma, la supuesta autoridad de la Iglesia Católica no ten­dría que entrar en el caso. Por eso el clero católico ha impuesto una ley humana, que es el celibato del clero. Cristo no ha dado a ninguna iglesia humana nada de autoridad; El la tiene toda, Mat. 28:18, aun en esta tierra. Y es más, el pasaje no habla de "ministros suyos", sino solamente de obispos. No hay espacio aquí para comentar sobre .1 Cor. 7:32- 34, pero el autor lo tuerce igual que al pasaje a la mano. El matrimonio es honroso en todos, Heb. 13:4. La prohibición del matrimonio, el celibato, es de la apostasía, .1 Tim. 4:1-3>.

Notemos también que Pablo no dice, "que haya sido casado una sola vez". El texto griego dice literalmente, "Es necesario ... ser ... marido de una mujer". Pablo no condena las segundas nupcias en sí (Rom. 7:3; .1 Cor. 7:39; .1 Tim. 5:14).

La instrucción inspirada de esta frase excluye tanto el celibato como la poligamia.

Toda esta sección (ver. .1 Tim. 3:1-7) trata de los requisitos de obispos. Yerran grandemente los comentaristas que meten en la discusión a sus lla­mados "ministros" y "pastores". Muchos de éstos son solteros jóvenes, recién graduados de "semi­narios", y luego tratan de cambiar los requisitos para acomodarlos a estos jóvenes.

-- sobrio -- La palabra griega aparece también en el ver. 11 (sobrias), y en Tito 2:2 (sobrios). Véase Notas Sobre Tito, 2:2, comentarios. La palabra misma lleva, en un sentido, la idea de estar libre de la influencia de lo intoxicante. El obispo, el diácono, los cristianos de edad, y todo cristiano debe ser persona sobria, o templada. Tiene control de sí. Se domina a sí mismo en todo sí. Se domina a sí mismo en todo apetito y deseo. Ni el alcohol, ni las drogas ilegales, ni excesos en las comidas, ni nada, le controla. El todo lo con­trola en su sobriedad. Es persona con calma; persona no apasionada. Ningún hombre, sin dominio propio, debe ser nombrado obispo.

En .2 Tim. 4:5, aparece la palabra griega en forma verbal, "sé sobrio".

-- prudente -- La palabra griega para decir "prudente" es SOFRON, significando de mente sana, y de eso, persona templada y de dominio propio. Aparece en Tito 1:8 (sobrio); .1 Tim. 2:2,5 (prudentes). Véase Notas Sobre Tito, 1:8, comentarios. (La palabra griega semejante, SOFRONOS, aparece en .1 Tim. 2:9,15. Véanse los comentarios allí).

-- decoroso -- La palabra griega es KOSMION, la que aparece en .1 Tim. 2:9. Véanse los comentarios allí. El obispo debe ser persona ordenada en todo aspecto de su vida.

-- hospedador -- La palabra griega PHILOXE­NON aparece también en Tito 1:8 y en .1 Ped. 4:9. Véanse mis comentarios allí, en Notas Sobre Tito y en Notas Sobre .1 Pedro. La palabra es compuesta de dos: "amor" y "desconocido". La hospitalidad verdadera es el amor hacia el desconocido, para abrirle las puertas en el tiempo de necesidad. Todo cristiano debe practicar la hospitalidad (Rom. 12:13; Luc. 14:12-14; Heb. 13:2; 3 Jn 5-8). Las condiciones para viajar en el siglo primero, y las ocasiones de huir de parte de cristianos perseguidos, demandaba que todo cristiano fuera hospedador. Aunque las condiciones modernas sean diferentes en muchas partes, la misma actitud benévola tiene que expresarse. Considérese como ejemplo Lucas 10, el "buen (Nótese: samaritano". Entre algunos prevalece la práctica de viajar a su gusto, llegando a hogares sin aviso, y luego esperando que la familia les atienda gratuitamente. Tales saben que la cultura obliga a la gente a recibirles y atenderles. Son irresponsa­bles, y aprovechados. Si en algún caso no son atendidos como ellos quisieran, acusan a la casa de no ser "hospitalaria". Esta acusación falsa e injusta revela la completa falta de respeto hacia la enseñanza bíblica. Nada más usan las Escrituras, torciéndolas, para su conveniencia).

-- apto para enseñar -- Es una sola palabra en el griego, y aparece solamente aquí y en .2 Tim. 2:24. Otras versiones dicen, "capacitados" y "competentes" para enseñar. La palabra "didácti­co" se deriva de esta palabra griega. El obispo tiene que tener esta cualidad (que desde luego se desarrolla y se afina al ganar experiencia). La naturaleza de la obra del obispo, que es de ali­mentar a la grey y de cuidar de ella, hace que este requisito se halle en él. Compárense Hech. 20:28- 32; Tito 1:9-13; .1 Ped. 5:2. Esto requiere estudio continuo, pues no hay inspiración directa hoy en día. Los ancianos, u obispos, son maestros de la Palabra. Esta aptitud que tienen que tener no es meramente teórica. La iglesia local puede sostener a un evangelista de tiempo completo, pero los obispos deben siempre dirigir la enseñanza de la congregación, en plan y en ejecución, y no entregar esa responsabilidad al evangelista. Este requisito de los obispos es para usarse. Compárese .1 Tim. 5:17,18. ¡Predican y enseñan!

3:3 -- no dado al vino -- Esta frase idéntica en el griego aparece en Tito 1:7. A continuación cito los comentarios hallados en Notas Sobre Tito, 1:7: "La frase en griego está compuesta de dos palabras: ME PAROINON. ME quiere decir, "no". PAROINON está compuesta de PARA, a un lado de, y OINOS, vino. Literalmente, la idea es de una persona que no se queda mucho al lado del vino, o sencillamente, no borracha. Hay versiones que emplean la frase, "no borracho" (N.M., P.R.). Otras dicen, "no bebedor" (P.B., NTP., B.J.), "no rencilloso" (Mod., ASV.), "no dado a la bebida" (B.A.). El hombre que se queda al lado del vino, se emborracha y luego es rencilloso. Todo cristiano ¡debe dejarlo por completo!"

La frase probablemente apunta más bien a los efectos de quedarse la persona mucho tiempo al lado del vino; es decir, el llegar a ser rencillosa, querellosa, o insolente. Prov. 23:29,30 comenta sobre los efectos de detenerse en el vino.

-- no pendenciero -- Véase Tito 1:7. A continuación cito los comentarios hallados en Notas Sobre Tito, 1:7: "'no pendenciero'. Véase 1 Tim. 3:3. El anciano bíblico no es púgil; no resuelve problemas con los puños. No es violento (H.A., JTD., L.A.), peleador (Mod., NTP.), golpeador (N.M., ASV.), o buscapleitos (Pop.). Al contrario, es 'sobrio, prudente, decoroso', 1 Tim. 3:2". -- no codicioso de ganancias deshonestas -- Véase Tito 1:7. Algunos manuscritos omiten esta frase; no aparece en el texto de Westcott y Hort, ni en el de Nestle. (Sí aparece en Tito 1:7). A continuación cito los comentarios sobre esta misma frase, hallados en Notas Sobre Tito, 1:7: "'no codicioso de ganancias deshonestas'. Con­trástese con el ver. 11. Véase 1 Tim. 3:3,8. Otra vez vemos que el griego emplea dos palabras: ME, 'no', y AISXROKERDE, 'ganancia baja'. El anciano bíblico no está ansioso de ganarse dinero deshonestamen­te. No ama al dinero. Compárese 1 Tim. 6:5'". (Judas Iscariote sirve de buen ejemplo de este carácter malo, Juan 12:6). "En algunos casos los ancianos reciben salario, 1 Tim. 5:17,18. A menudo manejan los fondos de la iglesia local. Puede haber en esta frase referencia indirecta a tales casos, o puede ser que nada más se trate el carácter general del anciano, u obispo".

La frase completa, "no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshones­tas", es idéntica en el texto griego aquí y en Tito 1:7. -- sino amable -- La misma palabra griega para decir "amable" aparece también en Fil. 4:5 (gentileza), Tito 3:2 (amables), Sant. 3:17 (amable), y en 1 Ped. 2:18 (afables). El hombre espiritual cede a otro, en lugar de atacarle. Es bondadoso, apacible, amable y razonable. (La Ver. N.M. dice, "razonable").

-- apacible -- La palabra griega aquí es AMA­KOS, y aparece también en Tito 3:2, donde nuestra versión dice, "no sean pendencieros". (Pero, la palabra "pendencieros" que aparece anteriormente labra "pendencieros" que aparece anteriormente en este versículo es de otra palabra griega, la que significa más bien "golpeador") .

Otras versiones dicen: "no peleador" (P.B.), "no rencilloso" (V.M.; JTD.), "no belicoso" (N.M.), "no contencioso" (B.A.), "no pleitista" (S.A.), "no camorrista" (N.C.), "no litigioso" (1909); "que no busque contiendas" (NVI.), "pacífico" (Pop.).

AMAKOS es compuesta de dos palabras: A, que quiere decir, "no", y MAKOS, que quiere decir, "pelear".

-- no avaro -- La palabra griega usada aquí es AFILARGURON, y aparece solamente aquí y en Heb. 13:5 (sin avaricia). Es compuesta de "no", "amar", y "plata". Es uno que no ama la plata (dinero).

Otras versiones dicen, "no codicioso de torpe ganancia" (Mod.), "no amador del dinero" (N.M.; ASV.), "ni amante del dinero" (B.A.; L.A.), "ni avariento" (H.A.), "no interesado" (S.A.), "ni amigo del dinero" (N.C.), "ajeno de avaricia" (1909), "desinteresado del dinero" (NTP.), "ni tenga apego al dinero" (NVI.), "ni querer dinero mal ganado" (Pop.).

3:4 -- que gobierne bien su casa -- Compárese 3:12. El verbo aquí aparece en 5:17 (gobiernan) en forma de participio. Este verbo aparece en Rom. 12:8 (preside); 1 Tes. 5:12 (presiden).

Esta persona emplea en la dirección de su familia, la autoridad, y la disciplina tanto positiva como negativa (castigo). Esto lo hace bien. ¿Qué será de la iglesia del Señor en el futuro cercano, si los ancianos (obispos, pastores) son seleccionados de entre los que ahora son hijos consentidos, según los está produciendo la familia moderna? Hay gran falta de dirección bíblica en los padres modernos. No son debidamente respetadas la autoridad de padres y la disciplina correctiva en la mayoría de los hogares modernos.

Obviamente la palabra "casa" significa "familia", como en Hech. 16:15,34. El gobierna la familia, porque como padre él es la cabeza de la casa. -- que tenga a sus hijos -- El texto griego dice sencilla, y literalmente, "teniendo hijos en sujeción". Tiene que tener a todos sus hijos, gran- des o menores, en sujeción. Este es el fruto de gobernar bien su casa.

Ahora, el pasaje en Tito 1:6 agrega el punto adicional de que entre estos hijos tiene que haber hijos creyentes. Véanse los comentarios en Notas Sobre Tito, 1:6.

-- en sujeción -- La misma palabra griega para decir "sujeción" aparece también en 2:11 (sujeción); 2 Cor. 9:13 (obediencia); Gál. 2:5 (someternos).

La sujeción de los hijos en la familia es el fruto del buen gobierno de los padres que produjo el respeto a la autoridad. (Los niños consentidos no aprenden esto).

El obispo es "anciano". Siendo hombre de edad, ha tenido tiempo para probar su habilidad de "cuidar de la iglesia de Dios" (ver. 5), y esto por medio de haber gobernado bien su casa.

-- con toda honestidad -- Otras versiones dicen, "seriedad," "gravedad", "dignidad" y "respeto". La misma palabra griega aparece también en 2:2 (véanse los comentarios allí); y en 2:2 (véanse los comentarios allí); y en Tito 2:7. Véanse los comentarios en Notas Sobre Tito, 2:7. En forma adjetival, aparece en 3:8,11 (honestos).

El obispo es persona que, al gobernar bien su casa, mantiene el respeto de sí mismo, es de gravedad y dignidad, y no frívolo.

Las versiones que dicen, "con todo respeto", o algo semejante, dan la idea de que la frase se aplica a los hijos; que deben estar "en sujeción con todo respeto" (P.B). Pero yo entiendo que la gravedad o dignidad es de parte del padre. El hace su papel de gobernar bien su casa, haciendo esto con toda seriedad.

Hoy en día la palabra "honestidad" en muchas partes lleva la idea de ser cumplido en cuanto a deudas, pagándolas, y de no mentir. Pero en tiempos pasados llevaba la idea central de pudor o recato. Por eso las versiones más antiguas dicen "honestidad", mientras que las más modernas dicen "gravedad", etc.

3:5 -- (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?) -- Aquí la lógica se aplica, argumentando a fortiori, desde lo menor hasta lo mayor. Cuidar de la iglesia local requiere ciertas cualidades en los obispos, y si no han sabido gobernar bien a sus propias casas (familias), obviamente no sabrán cuidar de la familia de Dios representada en la iglesia local.

La palabra griega para decir "cuidará" se encuentra solamente aquí y en Luc. 10:34.

El padre que no ha usado bien de la disciplina en la crianza de sus hijos, no va a ser buen obispo en la iglesia local. Como consentía a sus hijos, consentirá en los asuntos de la iglesia, y ella apostatará, siendo rebelde (igual que lo llegaron a ser los hijos). La deficiencia en la dirección del hogar se traduce en deficiencia en la iglesia local, y las dos instituciones sufren las consecuencias. La iglesia local que elige para obispo al que no se ha probado en este particular, es culpable de desobedecer a las Sagradas Escrituras, e invita el El fracaso. obispo "cuida", presidiendo, pero no es dictador con poderío.

3:6 -- no un neófito -- La palabra griega para decir "neófito" (NEOFUTON) aparece solamente aquí en el Nuevo Testamento. NEO quiere decir, "nuevo", y FUTON quiere decir, "planta". El neófito es un converso reciente, no importando su edad. (Compárense 1 Cor. 3:6; Mat. 15:13).

Al recién convertido, elegido en seguida al oficio de obispo, se le tentaría a considerarse muy importante, sentimiento de orgullo que le conduciría a la condenación mencionada en seguida. (Compárense Rom. 12:3; Fil. 2:3).

En Hech. 14:23 vemos que Pablo constituyó ancianos en las iglesias después de haberlas visitado, y no en el tiempo de su establecimiento.

-- no sea que envaneciéndose -- La palabra griega aquí en este verbo aparece también en 6:4 (envanecido); 2 Tim. 3:4 (infatuados). Literalmente significa envolverse en humo; es decir, cegarse con orgullo como alguno sería cegado por medio del humo. Considérese Prov. 16:18, "Delante de la destrucción va el orgullo, y delante de la caída, la altivez de espíritu" (B.A.). (Compárese 2 Cor. 10:5).

-- caiga en la condenación del diablo -- es decir, en la misma clase de condenación en la cual cayó el diablo, cuya caída sin duda fue ocasionada por su orgullo (rebelión) (2 Ped. 2:4; Judas 6).

En 1:20 Pablo dice, "Satanás". Véanse los comentarios allí. Aquí y en el versículo siguiente dice, "diablo". Véase Apoc. 12:9,10. Satanás significa adversario; diablo, acusador. La obra del diablo en gran parte consiste en conducir al hombre a pecar para poder acusarle de pecado, sabiendo que así el hombre se condena (Rom. 6:23). La palabra griega para decir "condenación" en este pasaje es KRIMA, que quiere decir "juicio", pero se usa aquí en el sentido de un juicio adverso, y por eso de condenación. Así se usa en Rom. 3:8; Sant. 3:1; Apoc. 17:1.

3:7 -- También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera -- El ver. 2 menciona una cualidad negativa (irreprensible); aquí es cualidad positiva (de buen testimonio). La per­sona nombrada obispo tiene que tener una repu­tación buena entre los no cristianos (judíos y genti­les) con los cuales ha tenido contacto diario. La conducta de los días anteriores es de mucha importancia. Sobre la frase "los de afuera", véanse 1 Cor. 5:12; 2 Cor. 7:5; Col. 4:5; 1 Tes. 4:12. Compárense Hech. 6:3; Tito 1:12,13.

-- para que no caiga -- La fuerte posibilidad existe de que caiga de nuevo en sus malos hábitos de vida la persona nombrada obispo que en tiempos anteriores no tenía buen testimonio de los de afuera. Como el novato que es hecho obispo puede caer en la condenación del diablo (ver. 6), también puede caer el hombre nombrado obispo que no haya tenido buen testimonio antes de su nombramiento. Compárese 5:14,15.

-- en descrédito -- Varias versiones dicen, "vituperio"; algunas dicen, "reproche". La palabra griega para decir "descrédito" aparece en Rom. 15:3; Heb. 10:33; 11:26; 13:13, donde nuestra versión dice, "vituperio".

-- y en lazo -- Véase Rom. 11:9 (trampa), citado de Sal. 69:22 (lazo). Como la trampa es puesta para atrapar al animal, así el diablo pone trampa a la persona de este contexto. Le tienta a volver a sus malos hábitos anteriores. Véanse 6:9; 2 Tim. 2:26. Compárese Luc. 21 :34,35.

-- del diablo -- Las dos cosas son de él.

Sobre "diablo", véanse los comentarios en el ver. 6.

¡El no es amigo de nadie!

--Notas Adicionales Sobre El Ver. 7--

Es interesante notar que los comentaristas sectarios, al tratar esta sección sobre los obispos (ancianos, pastores), aplican sus comentarios a los llamados "ministros", o "pastores" entre ellos. Pero Pablo no trata de "ministros", o "pastores" (es decir, predicadores, o evangelistas); trata de obispos (que también son llamados pastores o ancianos).

Ningún cristiano puede ser justamente condenado por sus pecados pasados que Dios le perdonó en el tiempo de su conversión, pero los hombres que carecen de buena reputación pasada no deben ser nombrados obispos, porque existe la posibilidad de que ellos caigan en el lazo del dia­blo por medio de acceder a la tentación de volver a su pasada manera de vivir, y así caer en el vitupe­rio que el diablo buscaba para ellos.

3:8 -- Los diáconos -- Sobre éstos consi­deremos los puntos siguientes:

1. La palabra griega para decir "diácono" es DIAKONOS. Traducida, es "servidor". (DIAKONIA = servicio, ministerio; DIAKONEO = servir). El Nuevo Testamento emplea estas palabras frecuentemente en el sentido genérico. Por ejemplo, Cristo es llamado DIAKONOS (diácono) en Rom. 15:8, y el gobierno civil también es DIAKONOS (diácono) 13:4, porque en los dos casos la idea es de ser servidores en algo. En Hech. 6:4 la obra de los apóstoles es llamada DIAKONIA (ministerio). En Mat. 20:28 la palabra griega DIAKONEO (servir) es aplicada a Cristo, porque vino a este mundo a servir, y no a ser servido, y en Juan 12:26 se aplica a todo seguidor de Cristo. Así vemos el uso bíblico de estas palabras en su sen­tido 2. El genérico. uso específico (u "oficial") de la palabra griega, DIAKONOS (diácono) aparece aquí en este pasaje, como también en Fil. 1:1. En Fil. 1:1 Pablo menciona a tres grupos distintos; a saber, a los obispos, a los diáconos, y a los santos de la iglesia local.

Hay quienes afirman que todo cristiano es "diácono" porque es servidor. Eso es verdad en cuanto al uso genérico de la palabra, pero no lo es en el sentido específico. ¡No todos los santos en Filipos eran diáconos!

Hay quienes afirman que todo cristiano de edad es "anciano", y que por eso no existe un grupo específico de "ancianos". Pero no es cierto. Los "ancianos" (u obispos) de 1 Timoteo 3 y Tito 1 eran hombres casados, etcétera. Hay cristianos de edad que son solteros, y por lo tanto no son "ancianos" (en el sentido específico). Los ancianos que fueron constituidos, según Hech. 14:23, ya eran de edad antes de ser constituidos "ancianos". Fil. 1:1 designa tres grupos, y no dos, ni uno.

3. Sobre Hechos 6:1-6. Aunque en este pasaje nadie es llamado "diácono", sí se emplean dos de las palabras griegas mencionadas arriba en punto #1. La obra referida en este pasaje, en cuanto a servir, apunta a la obra de los diáconos en la iglesia local.

Había en la iglesia local en Jerusalén una "distribución" (DIAKONIA), o suministración (H.A.) diaria, ver. 1. Se hacía cierto servicio a favor de las viudas que la iglesia local cuidaba. Según el ver. 2, los apóstoles no debían dedicar tiempo a "servir (DIAKONEO) a las mesas". El ver. 3 nos informa que de entre los miembros, la iglesia escogió a ciertos hermanos a quienes los apóstoles tos hermanos a quienes los apóstoles encargaron de esa obra de servir a las mesas. El ver. 4 dice que los apóstoles iban a persistir en el ministerio (DIAKONIA), o servicio, de la palabra (la predi­cación).

Este pasaje describe la obra de los diá­conos, sin referirse específicamente al término "diácono". 1 Tim. 3:8 se refiere a los diáconos específicamente, sin tratar de su trabajo en par­ticular.

4. Sobre Rom. 16:1. Véanse mis comentarios en Notas Sobre Romanos, p. 68. Algunos citan este pasaje para afirmar que en la iglesia local debe haber un oficio de "diaconisa". Pero no aparece en ninguna parte del Nuevo Testamento mención de cualidades específicas para "diaconisa", como las hay para el "diácono". De esto deducimos que tal oficio no existe.

La palabra "diaconisa" es transliteración de la palabra griega, que significa servidora. Febe hizo cierto servicio para la iglesia en Cencrea. Por no traducir la palabra griega en este caso, sino transliterarla, los traductores dejan la impresión incorrecta de que la "diaconisa" representa un oficio en la iglesia local. Ella no era "diaconisa" (en sentido oficial), como tampoco es el gobierno civil "diácono" (en sentido oficial). No todo cristiano es "diácono" (en sentido oficial), aunque Juan 12:26 enseña que todo seguidor de Cristo es servidor (DIAKONOS), porque sirve (DIAKONEO).

5. Cito de la obra, Notas Sobre Filipenses, p. 3, por Wayne Partain:

"Los 'diáconos' no tienen autoridad como los ancianos para 'ver sobre' la iglesia. Si alguna iglesia no tiene ancianos, no debe escoger diáconos, porque en tal caso los diáconos harían el papel de ancianos. Hasta que la congregación ten­ga ancianos, todos los varones fieles deben aceptar sus responsabilidades para que la iglesia funcione con buen orden. Pero téngase presente que una iglesia sin ancianos es 'deficiente' (Tito 1:5). Tampoco es bíblico escoger 'líderes' o 'ad­ministradores'. La Biblia habla solamente de 'santos ... con los obispos y diáconos'. No dice, 'santos ... con los líderes' o 'santos ... con los administradores', ni nada por el estilo".

Los diáconos no son dirigentes, o gobernantes, en la iglesia, sino solamente servidores especiales. No tienen voz ni voto más que cualquier otro miembro de la iglesia local.

Es algo común en las iglesias locales el tener "reuniones de ancianos y diáconos". No es incorrecto en sí que tales reuniones se realicen, con tal que los diáconos no tomen parte en las deci­siones de los ancianos. Los dos grupos no son "oficiales", o "mesa directiva", para la dirección de la iglesia. Por ejemplo, tres ancianos y cinco diáconos no representan ocho votos para alguna decisión. ¿Acaso podrían los cinco diáconos meter el piano en el culto, ya que solamente tres votos, los de los tres ancianos, se opondrían a ello?

-- asimismo -- Véase 2:9, comentarios. La palabra griega aquí, para decir "asimismo", es empleada por Pablo en Rom. 8:26 (de igual ma­nera), y en 1 Cor. 11:25 (asimismo). Aparece varias en 1 Cor. 11:25 (asimismo). Aparece varias veces en las cartas a Timoteo y a Tito.

La idea no es que las cualidades para los diáconos son las mismas que tienen que tener los obispos, sino que como hay cualidades específicas para los obispos, también las hay para los diáconos.

-- deben ser honestos -- Otras versiones dicen, "respetables" (P.B; B.A.; 1977), "serios" (Mod.; N.M.), "graves" (H.A.; ASV.), "honorables" (L.A.; N.C.), "dignos de respeto" (NVI.). La palabra griega aquí, en forma adjetival, aparece también en el ver. 11 (honestas), Tito 2:2 (serios), y Fil. 4:8 (honesto). La misma palabra, en forma de sustantivo, aparece en el ver. 4, 2:2 y Tito 2:7. Véanse los comentarios sobre esta palabra en el ver. 4, y en 2:2.

El diácono es persona de dignidad, y por eso merece el respeto de todos. Muestra en su vida diaria esta cualidad.

-- sin doblez -- La palabra griega para decir "sin doblez" es DILOGOS, la cual es compuesta de dos palabras: dos, y palabra. Otras versiones dicen, "no de dos lenguas" (Mod.), "no de lengua doble" (N.M., ASV.), "no dobles en la palabra" (H.A.), "no con duplicidad de lengua" (L.A.), "exentos de doblez" (N.C.).

La persona de doble habla dice una cosa a una persona, y luego dice otra cosa diferente a otra persona, o dice alguna cosa pero da a entender otra cosa. Es hipócrita, engañador, y por eso, mentiroso. No habla la misma verdad exacta. Promete y no cumple. No es confiable.

-- no dados a mucho vino -- Compárese 3:3, comentarios. Allí el texto griego dice literalmente, "no al lado del vino", y significa, borracho; aquí dice, "no a mucho vino dado", y significa lo mismo. En Tito 2:7, la frase griega dice, "no a mucho vino esclavizadas".

Consideremos el verbo que el texto aquí emplea. Esta palabra griega, PROSECHO, quiere decir, volver la mente a (cierta cosa), o entregarse la persona a (cierta cosa). En 1:4 se traduce "presten atención"; 4:1, "escuchando a"; 4:13, "ocúpate en"; Tito 1:4, "atendiendo a"; Heb. 2:1, "atendamos a"; Hech. 8:6, "escuchaba atentamente"; 8"10, "oían atentamente"; 8:11, "estaban atentos". Lo que Pablo dice aquí con respecto al diácono es que no sea persona que tenga su mente dirigida hacia mucho vino; que no esté entregado a mucho vino. Por eso que no sea borracho, que es lo contrario de "honesto" (serio, grave, Algunos respetable, hacen honorable). hincapié en la palabra "mucho", concluyendo que la persona puede ser bebedor de "poco" vino, pero no de "mucho". Pero Pablo no dice eso; el texto griego no implica tal conclusión. El contexto no trata de una comparación entre la persona entregada a mucho vino, y la que está entregada a poco. Los borrachos vuelven la mente a mucho vino; dice Pablo que el diácono no sea tal persona.

La frase siguiente habla de "codiciosos de ganancias deshonestas". El que argumenta, di­ciendo que está bien estar entregada la persona a poco vino (solamente que no sea a mucho vino), vino (solamente que no sea a mucho vino), debe a la vez argumentar que está bien ser codicioso de ganancias honestas (solamente que las ganancias no sean deshonestas). ¿Acaso está bien buscar las ganancias deshonestas, con tal que la persona no las codicie? ¿Acaso se le permite a la anciana cristiana estar esclavizada a poco vino (solamente que no sea a mucho vino)? Véase Notas Sobre Tito, 2:3, página 14. El diácono, y todo cristiano, debe ser persona no entregada a nada, no codi­ciosa de nada, y no esclavizada a nada.

Lo que Pablo dice en 3:3,8 y en Tito 1:7;2:3 refleja la condición general del mundo en que vivía. Como hoy en día el hombre de aquellos tiempos en todas partes se entregaba a la bor­rachera. -- no codiciosos de ganancias deshonestas -- Véase ver. 3, comentarios.

El texto griego emplea dos palabras: "no" y "ganancia baja" (una sola palabra en el griego, compuesta de "ganancia" y "bajo"). Aquí es adjetivo. En Tito 1:11 el griego emplea las dos palabras separadamente (ganancia deshonesta). En 1 Ped. 5:2 aparece la misma palabra griega en forma de adverbio (no por ganancia deshonesta).

El diácono no puede ser persona caracterizada por el interés en la ganancia deshonesta. Estando encargado a veces de manejar fondos de la iglesia, le sería tentación usar su oficio, o responsabiidad, para alcanzar dinero deshonestamente. (El autor ha conocido algunos casos de esta índole).

3:9 -- que guarden -- Véase 1:19 (mante­niendo), comentarios. Allí aparece el mismo verbo griego, como también en 2 Tim. 1:13 (retén). Se adhiere constantemente a la fe del evangelio. ¡Es un buen estudiante de las Escrituras, y las tiene en su mente y corazón! Muchas versiones emplean aquí la palabra "manteniendo".

-- el misterio -- Véase también ver. 16. Un misterio es algo no entendido hasta ser revelado. En cuanto al evangelio, se emplea este término porque él quedaba más allá del descubrimiento humano por medio de razonamiento y observación. Vino a conocerse solamente por revelación directa de Dios (a portavoces escogidos). Esta palabra se usa mucho en las Escrituras del Nuevo Testamento, con referencia a la revelación del evangelio (Rom. 16:25,26; 1 Cor. 2:7- 10; Efes. 3:9-12; Col. 1:25-27). Véanse también 1 Cor. 4:1; 13:2; 14:2.

-- de la fe -- La fe (objetiva) es el contenido o substancia de este "misterio". De igual manera se expresa el contenido del misterio en los pasajes 3:16 (piedad); Mat. 13:11 (reino); 2 Tes. 2:7 (iniquidad).

Esta fe es lo mismo que "el camino" (Hech. 9:2; 19:9; 24:22), o "la verdad" (Gál. 2:5; 2 Tim. 4:4). Es la fe objetiva, como en Gál. 1:23. En una palabra es el evangelio.

-- con limpia conciencia -- Véase 2 Tim. 1:5; compárese 1 Tim. 1:5, comentarios; y Hech. 24:16. Considerando el contexto, vemos el contraste entre las tres cosas que se acabaron de mencionar en el versículo anterior (no de doble lengua, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas) y la limpia conciencia al retener la verdad del evangelio. La limpia conciencia es el vaso en que se transporta la fe del evangelio. No ha sido contaminada por las tres cosas ya Hay mencionadas. quienes pretenden mucha fe en el evangelio, pero sin la moralidad correspondiente. Demuestran mucho cuidado por la pureza de "doctrina", de que sea "ortodoxa", pero no de­muestran pureza personal (¡cosa que es parte de la doctrina!). Tal cosa no es aceptable. Hay que mantener la fe con limpia conciencia. No se mantiene de otra manera.

3:10 -- Y éstos también -- Por implicación, los hombres escogidos para ser obispos tienen que haber sido sometidos a prueba; ahora los hombres escogidos para ser diáconos también tienen que haber sido sometidos a prueba. Los obispos no pueden ser escogidos de entre novatos (ver. 6); tampoco pueden ser escogidos los diáconos de entre personas no probadas y halladas irreprensi­bles. -- sean sometidos a prueba primero -- La palabra griega para decir "sean sometidos a prue­ba" significa aprobar después de haber hecho examen. Es una sola palabra en el texto griego. Aparece en el modo imperativo: "que éstos sean probados". Primero, antes de escogerles por diáconos, estos hombres tienen que haber vivido como cristianos suficiente tiempo para haber probado su carácter. No se hace referencia a "ponerlos en probación por un período señalado". No es una prueba formal. La referencia es a una prueba con­tinua de día en día, por la cual la persona presenta su carácter irreprensible. Considerando la congregación la vida de la persona, si es irreprochable, entonces sí puede ser escogido para ser En diácono. Hechos 6 vemos que la congregación "buscó de entre sus miembros" para hallar a cierta clase de hombres, hombres probados en la vida diaria y que exhibían la cualidades necesarias. La congregación eligió a siete hombres hallados irreprochables. Fueron probados y pasaron la prueba. -- y entonces ejerzan el diaconado -- Otras versiones dicen, "que sirvan como diáconos" (ASV.; B.A.), "así ministren como diáconos" (V.M.), "servir como diáconos" (Pop.). Pero el texto griego emplea una sola palabra (y no dos o tres), DIAKONEO, en la forma gramatical que indica el imperativo: "que sirvan".

La palabra "diaconado" no aparece en el texto griego. No hemos de pensar en cierto puesto oficial. El diácono no tiene ningún puesto. No es parte de ninguna "mesa directiva". ¡Sirve! Bien traduce esta sola palabra griega la Versión Antigua de Valera (1909), diciendo, "y así ministren". ¡Punto y aparte!

La misma palabra griega aparece en el ver. 13, donde nuestra versión dice, "ejerzan (bien) el diaconado", pero la 1909 con una sola palabra dice, "(los que bien) ministaren".

-- si son irreprensibles -- La misma palabra griega para decir "irreprensibles" aparece en Tito 1:6,7, como también en 1 Cor. 1:8; Col. 1:22. Véase

Notas Sobre Tito 1:6,7, comentarios. Copiamos este comentario: "Otras versiones dicen, 'irreprochable' (H.A., P.B., L.A., B.J., NIV.), 'sin reproche' (Mod.), 'intachable' (B.A.), 'libre de acusación' (N.M.). Las versiones Pop. y BAD. en lugar de traducir las palabras griegas, hacen más bien un comentario, pero es bueno. Dicen, 'debe vivir de una manera que no haya nada de que reprenderlo'. ¡Los antecedentes de su vida no tienen tacha!".

Aquí en este versículo las versiones NVI. y NTP. dicen, "si no hay nada que reprocharles". La L.A. y la H.A. dicen, "irreprochables". La N.M. dice, "libres de acusación".

Los hombres, considerados para ser diáconos, pasan la prueba si en sus vidas no hay nada que reprocharles.

La obra de diácono no tiene por propósito condicionar a los hombres para ser diáconos. Al contrario, los diáconos han de ser nombrados de entre hombres ya probados y hallados sin acusación. Es un gran error nombrar a ciertos hombres para diáconos, con la esperanza de que luego se desarrollen bien para la obra.

3:11 -- “Las mujeres asimismo". La palabra griega para decir "asimismo" aparece en ver. 8, y en 2:9. Véanse los comentarios allí. Como hay requisitos para los diáconos, también los hay para sus mujeres (esposas).

Las mujeres aquí referidas, ¿quiénes son? Es- toy plenamente persuadido de que son las esposas de los diáconos. Los comentaristas que representan iglesias que tienen "diaconisas" en sentido oficial, afirman que estas mujeres son diaconisas. Pero no puede ser, por varias razones: 1) Pablo bien pudo haber dicho "diaconisa" (transliteración del vocablo griego, DIAKONOS, pero en género femenino), o "servidora", como lo hizo en Rom. 16:1, pero dijo, "mujeres". 2) El ver­sículo anterior (el 10), y el siguiente (el 12), tratan de "diáconos", y tratando el caso de ellos, no es de esperarse que Pablo en medio de los dos versículos cambiara de tema, para tratar el caso de "diaconisas". 3) El sentido más común del vocablo "mujeres" es el de esposas. 4) Las Escrituras no permiten a la mujer ejercer autoridad sobre el hombre (2:12; 1 Cor. 1:34,35). Esto prohíbe el haber oficio de diaconisa (en sentido oficial). 5) Fil. 1:1 menciona dos grupos (obispos y diáconos), y no tres Tampoco (también se hace diaconisas). referencia a las mujeres en general. Algunos comentaristas hacen tal in­terpretación, pero no concuerda con el contexto que antes y después de este ver. 11 trata de los diáconos.

-- sean honestas -- Véase ver. 8, comentario sobre la misma palabra. Ella debe ser mujer seria, cuya conducta debe inspirar respeto.

-- no calumniadoras -- Literalmente, "no diablas". Véanse ver. 6, comentarios; 2 Tim. 3:3; Notas Sobre Tito, 2:3, comentarios; Notas Sobre 1 Pedro, 5:8, comentarios. El vocablo griego significa "acusador". La esposa del diácono no puede ser persona chismosa maliciosa.

-- sino sobrias -- Véase ver. 2, comentarios sobre la misma palabra. Ella debe ser mujer calmada de espíritu, con control de sí en todo, y no persona apasionada.

-- fieles en todo -- Este requisito es sumario. Ella ha de ser persona cumplida en todo deber, llevando una vida dedicada al Señor. En todo es fidedigna, o confiable.

Una mujer frívola, chismosa, e intemperante, no tiene las cualidades de esposa de diácono, y por eso su marido no puede ser diácono. Ningún hombre, cuya esposa no tenga estos requisitos, debe ser escogido para ser diácono. De otra ma­nera, su obra será estorbada.

3:12 -- Los diáconos -- Véase ver. 8, co­mentarios.

-- sean maridos de una sola mujer -- Véase ver. 2, comentarios sobre esta frase. Para esta frase la construcción gramatical en el griego es igual en los dos casos, nada más que aquí el término "maridos" es plural; allí es singular.

-- y que gobiernen bien sus hijos -- Esta in­strucción corresponde a lo dicho en cuanto a los obispos, ver. 4. Véanse los comentarios allí.

Nótese: No hay requisito de que los hijos del diácono sean creyentes, como es el caso de los hijos del obispo, Tito 1:6. Nada más tienen que ser hijos bien disciplinados. Los diáconos no son necesariamente ancianos en edad. Siendo en ge­neral más jóvenes, sus hijos no serían mayores de edad. Por eso no serían siempre de edad para ser cristianos, pero sí tienen que ser en todo caso hijos bien gobernados por sus padres.

-- y sus casas -- Véase ver. 4, comentarios sobre "casa".

3:13 -- Porque los que ejerzan bien el dia­conado -- Véase el ver. 10, comentarios sobre esta frase.

-- ganan para sí -- Otras versiones dicen, "adquiriendo" (N.M.; NVI.), "obtienen" (B.A.; 1977), "alcanzan" (B.J.). La misma palabra griega para decir "ganan" aparece también en Hech. 20:28 (ganó). Allí algunas versiones dicen, "compró". Pero la idea es la de adquirir.

-- un grado honroso -- No solamente se benefician los recipientes del servicio de los diáco­nos, sino que los diáconos mismos alcanzan un grado honroso en la estima de los demás cristia­nos. Algunos comentaristas afirman que el sentido de este versículo es que los diáconos, al servir bien, fueron elevados al episcopado como recompensa. Es una conclusión sin base. Pablo está llamando la atención al hecho de que el buen servicio trae un respeto, o estima, debido. La tarea de los diáconos es noble; hay, pues, recompensa. Esto da incentivo a la tarea.

El hecho de que los diáconos sirven, y no supervisan, no implica que no sean dignos de recompensa debida (el grado honroso).

-- y mucha confianza en la fe -- Al saber los diáconos que han servido bien en sus tareas, ellos cobrarán más confianza en su propia fe en Cristo.

-- que es en Cristo Jesús -- La fe aquí referida es la subjetiva. El diácono, sirviendo bien en sus responsabilidades, aumenta su confianza en su fe en Cristo Jesús. Reconoce que agrada al Señor en su servicio, y esto le da más firmeza de carácter en Cristo.

3:14 -- Esto -- En lugar de "esto", el texto griego dice "estas cosas", y así se expresan las versiones ASV., Mod., B.A., H.A., L.A., etcétera. Se hace referencia en particular a las cosas desde 2:1 hasta 3:13, y en general desde 1:3.

-- te escribo -- Pablo mandó a Timoteo "estas instrucciones" (NVI.) por medio de carta porque había la posibilidad de no poder verle muy pronto (ver. 15), y el bien de la iglesia merecía atención inmediata.

-- aunque tengo la esperanza -- Literalmente, "esperando". "Te escribo estas cosas, esperando venir a ti pronto" (ASV.). "Estas cosas te escribo, esperando llegar a ti cuanto antes" (P.B.). Tales traducciones dan el sentido exacto del texto griego.

-- de ir -- Literalmente, venir. Probablemente Pablo estaba en Macedonia cuando escribió esta carta. Véase 1:3, comentarios.

-- pronto -- En Rom. 16:20, "en breve".

-- a verte -- Verle en Efeso, 1:3.

3:15 -- para que si tardo -- Esta posibilidad dio urgencia a la necesidad de escribir estas cosas a Timoteo. La misma palabra griega para decir "tardo" aparece también en 2 Ped. 3:9 (retarda).

-- sepas cómo debes conducirte -- ¿Se trata la conducta de Timoteo, o la de todos los in­volucrados? El texto griego dice, "sepas cómo es necesario (griego, DEI, como en ver. 2) con­ducir(se), o conducir(te). No dice, "debes"; dice, "es necesario". Hay que agregar a la palabra "conducir" o "te", o "se".

Notemos estas versiones: "sepas cómo debe conducirse uno" (B.A.; L.A.), "sepas cómo deben los hombres conducirse" (ASV.), "sepas cómo es necesario conducirse" (H.A.), "sepas cómo hay que comportarse" (NVI.). Según estas traducciones, la referencia de Pablo es a la conducta de todos los mencionados desde 1:3 hasta 3:13.

Si la referencia es a la conducta de Timoteo solo (y el texto griego permite las dos maneras de traducirlo), no se trata de la conducta moral y personal de Timoteo, sino de su conducta al tratar los problemas en la iglesia (1:3).

La misma palabra griega para decir "conducir­te" aparece también en 2 Cor. 1:12 (conducido), Efes. 2:3 (anduvisteis), y 1 Ped. 1:15 (manera de vivir).

Seguramente los judaizantes (1:3-7) no se con­ducían bien en la iglesia.

-- en la casa de Dios -- Véanse Heb. 3:2 (Núm. 12:7),6; 10:21. La "casa de Dios" en el Antiguo Testamento era el tabernáculo (1 Sam. 1:7), y después el templo (1 Reyes 3:1; 6:1; 1 Crón. 22:2,11; 29:2. La casa de Dios es la "familia" de Dios. Véase "casa" en este sentido en ver. 4,5,12. Compárese Efes. 2:19; 2 Tim. 2:19.

Véase Notas Sobre Tito, 1:7, comentarios sobre "administrador de Dios".

El pueblo de Dios ahora es el templo de Dios (1 Cor. 3:16,17; 2 Cor. 6:16). Compárese 2 Tes. 2:4.

-- que es la iglesia del Dios viviente -- Véase ver. 5, donde se alude a esto. Los templos de los dioses paganos son casas materiales con ídolos muertos (por ej., 2 Reyes 5:18; Sal. 135:15-18) La casa de Dios es un templo espiritual en el cual mora Dios quien es vida. Su pueblo, pues, vive (Juan 14:19; 1 Juan 5:11).

La palabra "iglesia" es del vocablo griego, EK­KLESIA, que significa "asamblea" o "congregación". ¿Se hace referencia aquí a la iglesia en sentido local (en este caso, a la iglesia en Efeso), o a la iglesia en sentido universal?. Bueno, las dos aplicaciones caben en el contexto. La frase que sigue en este versículo tiende a hacer la aplicación a la iglesia en sentido universal, pero también es cierto que la iglesia en sentido local es columna y baluarte de la verdad en su comunidad.

-- columna y baluarte de la verdad -- Sobre "columnas", considérense Gál. 2:9; Apoc. 3:12; 10:1. La palabra griega para decir "baluarte" aparece solamente aquí en el Nuevo Testamento. Pero en otra forma aparece en 1 Cor. 7:37 (firme); 15:58 (firmes); Col. 1:23 (firmes). En lugar de "baluarte, otras versiones dicen, "asiento" (P.B.), "fundamento" (H.A.; ASV.); "sostén" (B.A.); "apo­yo" (N.M.; Mod.); "soporte" (NVI.).

La función principal de la iglesia es alzar la verdad y mantenerla firmemente.

La verdad es el evangelio. No necesita sostenimiento humano; no es relativa ni depen­diente, pero ha de ser vivida y predicada por los que componen la familia (iglesia) de Dios. La iglesia glorifica a Dios (Efes. 3:21).

Ahora, el versículo siguiente presenta los seis grandiosos eventos de esta verdad (del evangelio).

3:16 -- E indiscutiblemente -- Literalmente, "confesadamente". "Por confesión general", dice la B.A. en el margen. "Sin contradicción", dice la H.A., "ciertamente, lo confesamos" la L.A., y "sin controversia" la ASV. Se tiene que confesar que este misterio de piedad es grande en verdad. Es cosa "fuera de toda duda", dice la NVI. La palabra griega en este caso aparece solamente aquí en el Nuevo Testamento.

-- grande es el misterio de la piedad -- Sobre "misterio", véase ver. 9, comentarios.

Este "misterio de la piedad" es la verdad del versículo anterior. Esta verdad se presenta en los seis eventos o hechos que se mencionan en seguida, y que son como un sumario de esta grandiosa verdad (o misterio, antes de ser re­velado) concerniente a la obra salvadora de Je­sucristo. Se llama el misterio de la piedad porque la piedad representa el contenido de este misterio ya revelado en el evangelio. Este "misterio", o verdad del evangelio, pertenece a la piedad. No es posesión de la sabiduría humana que deja al hombre en la impiedad. Cristo, quien nos salva de la impiedad, es la vida en el hombre perdonado (el cristiano) que ahora anda en la piedad. Véase esta verdad subrayada en 1:15; 2:5; Col. 1:26,27. Véase también 1 Tes. 4:3.

La piedad refleja la relación correcta del hombre con su Creador. Véase 1 Ped. 1:15,16.

-- Dios fue manifestado en carne -- Muchas versiones muy buenas no dicen, "Dios", sino algo como "El que fue manifestado ... ". (Véanse ASV., Mod., N.M., B.A., H.A., L.A., P.B., NVI.). La nota explicativa, en el margen de la Ver. ASV. dice, "La palabra 'Dios', en lugar de 'El que' no descansa en evidencia antigua suficiente".

Es cierto que nuestra versión que dice "Dios fue manifestado en carne" se presta para probar la deidad de Jesucristo (pues las cinco declaraciones siguientes se refieren a Jesucristo), pero esa gran verdad no depende de este pasaje.

La iglesia es columna y baluarte de la verdad, que es el misterio de piedad. Esa verdad, claramente grande, consiste en los siguientes hechos o eventos, siendo el primero que Jesucristo fue manifestado en carne (la encarnación, Mat. 1:23). Sobre el verbo griego, "manifestado", con­sidérense Juan 1:5 (resplandece); Heb. 9:26 (se presentó); 1 Ped. 1:20 (manifestado); 1 Juan 3:5,8 (apareció).

Sobre la frase "en carne", y el hecho histórico del evento, véanse Juan 1:14; Rom. 1:3; 8:3; 9:5; Gál 4:4; Fil. 2:7,8; Heb. 2:14; 10:5.

-- Justificado en el Espíritu -- El texto griego emplea solamente tres palabras; a saber, "justi­ficado en espíritu", igual que en la frase anterior: "manifestado en carne". Así lo expresan las versiones H.A., P.B; JTD. Nuestra versión, al usar la E (mayúscula), da a entender que la referencia se hace al Espíritu Santo, y algunas versiones dicen, "justificado por el Espíritu", pero en esto ellas interpretan más bien que traducen.

Como en la esfera de carne Cristo fue manifestado para sufrir y morir por el pecador, en la esfera de espíritu fue vindicado triunfalmente (Col. 2:15). Las frases "en carne", y "en espíritu", significan "en la esfera" de ellos.

La palabra "justificar" muchas veces significa ser perdonado (Rom. 4:2-8). Véase Notas Sobre Tito, 3:7, comentarios. Pero aquí significa vindicar, o ser respaldado (por Dios, en la resurrección, Rom. 1:4). Este sentido del verbo se ve en Mat. 11:19; Luc. 10:29.

Jesucristo fue vindicado con referencia a sus reclamaciones y a las falsas representaciones hechas en su contra. Los incrédulos rechazaron sus reclamaciones de ser Dios venido en la carne, pero él fue vindicado (justificado) en estas reclamaciones. Le acusaron repetidas veces de impostor y blasfemo, pero él fue vindicado (justificado) de estas acusaciones; se probó que él era libre de ellas. Véanse Hech. 2:36; 5:31.

Por haber sido justificado (vindicado), en las Escrituras se llama "el Justo". Véanse Hech. 3:14; 7:52; 22:14; 1 Jn. 2:1,29.

-- Visto de los ángeles -- Ellos anunciaron su venida a este mundo, administraron a sus necesidades en ocasiones, anunciaron su re- dades en ocasiones, anunciaron su resurrección, y fueron testigos de su ascensión. Véanse Mat. 4:11; 28:2; Mar. 16:5; Luc. 22:43.

Pero otras versiones (N.M., JTD. N.C.) traducen el verbo griego, diciendo "se apareció a", o "fue manifestado a". Así se traduce este verbo en tales pasajes como Mat. 17:3; Luc. 1:11; Hech. 7:2; Heb. 9:28. En 1 Cor. 15:5 (apareció) vemos este verbo en la forma exacta como se lee en este pasaje que estamos comentando.

Es que el verbo griego, en la voz media (se apareció, o fue manifestado) y en la voz pasiva (fue visto), se escribe de igual manera.

Las dos formas de traducirse expresan verdades bíblicas.

-- Predicado a los gentiles -- Otra vez el texto griego emplea tres palabras: "predicado entre naciones". Las versiones principales (ASV., Mod., N.M., B.A., L.A., RVA., N.C., NVI., y otras--Pop., P79., BAD.) así se expresan. La idea no es que Jesucristo fue predicado a los gentiles, excluyendo a los judíos, sino que fue predicado a todo el mun­do (a judíos y a gentiles). Véanse Mat. 28:18-20; Mar. 16:20; Col. 1:23; Rom. 15:19. Diferente de la Ley de Moisés, que era solamente para los judíos, el evangelio es para quien quiera (Apoc. 22:17). Por eso este misterio es llamado "el misterio del evangelio" (Efes. 6:19).

-- Creído en el mundo -- Esta frase da énfasis al resultado de la predicación del evangelio entre las naciones (Rom. 10:14-18). Compárese 2 Tes. 1:10.

La predicación del evangelio a través de los siglos ha cambiado personas de toda clase social. Ha trastornado el mundo (Hech. 17:6). Tal es el poder transformador del evangelio. Hasta la fecha se predica en el mundo entero, y ¡hay gran número de creyentes!

-- Recibido arriba en gloria -- No, "en la gloria", como dice la ver. N.C., ni "en el cielo", ver. Pop. La frase "en gloria" significa que su recibimiento en el cielo, cuando ascendió, fue acompañado de gloria, de majestad (Mar. 16:19; Luc. 24:51; Hech. 1:9). Es cierto que en el cielo a Cristo le fue dada gloria (Jn. 17:5; 1 Ped. 1:21), pero aquí en este pasaje se trata del evento de su llegada a los cielos, de cómo fue acompañado de gloria. Así se emplea la frase griega (EN DOXE), "en gloria", en tales pasajes como 1 Cor. 15:43; 2 Cor. 3:7. ¡De veras es grande la historia de Cristo!

CAPITULO 4

4:1 – Pero - Lo que ahora dice Pablo hace contraste con lo que acabó de describir; a saber, el grandioso misterio de la piedad. La apostasía según Pablo la describe en 2 Tes. cap. 2 es llamada "el misterio de la iniquidad".

-- el Espíritu dice claramente -- La apostasía venidera fue revelada directa y expresamente. El Espíritu Santo hablaba a través de los apóstoles (Hech. 2:4; 1 Cor. 2:13), y de las personas a quienes fue dado el don de profecía (1 Cor. 12:7-11). Por ser algo dicho "claramente", y no simbólicamente, nadie podía dejar de entender respecto a esta apostasía. Timoteo ya sabía de ella (2 Tes. 2:3), pues participó en la segunda carta a los tesalonicenses (2 Tes. 1:1). Ahora tiene la responsabilidad de señalar o exponer el asunto a los hermanos (ver. 6).

-- que en los postreros tiempos -- Esta frase no quiere decir "a fines de la dispensación cristiana". El texto griego dice, "en tiempos postre­ros", y así lo expresan las versiones H.A., L.A., ASV., y otras. La misma palabra griega para decir "tiempos" aparece también en Mat. 12:1 (tiempo) y Hech. 1:7 (sazones). Pablo habla de períodos futuros de tiempo con referencia al tiempo en que estaba escribiendo a Timoteo.

-- algunos apostatarán de la fe -- Nótese que dice Pablo, "algunos", y no "todos". Los mormones aplican este pasaje como si fuera a haber una apostasía total. Las personas referidas por la pa­labra "algunos" eran quienes adoptarían la ense­ñanza de tales hombres como los "algunos" de 1:3. La posibilidad de apostasía es una enseñanza bíblica muy clara, aunque es negada rotundamente por el calvinismo. El vocablo griego similar, en forma de verbo, que aparece en este versículo, aparece también en Luc. 8:13 (se apartan) y en Heb. 3:12 (apartarse). En forma de sustantivo, el mismo vocablo griego de este versículo aparece en Hech. 21:21 (apostatar) y en 2 Tes. 2:3 (apostasía). No ayuda al calvinista decir que estos apóstatas nunca eran cristianos verdaderos, pues dice Jesús que esos apóstatas antes eran creyentes, y dice Pablo que éstos se apostatarían Jesús e advertía la fe. acerca de falsos profetas y apostasías (Mat. 7:15-20; 24:24), como también lo hacían los apóstoles (Hech. 20:28-30; 2 Tes. 2:3; 1 Jn. 2:19; 4:1; 2 Ped. 2:1,2). Con razón hay tantas denominaciones y religiones llamadas cristianas en el mundo moderno.

Dice Pablo que "algunos apostatarán de la fe". Aquí se trata de la fe objetiva; es decir, el sistema de creencia de la cual Jesús es el autor (Apoc. 2:3; 14:12; 2 Jn. 9; Judas 3; Efes. 4:5). Lo que Pablo aquí llama "la fe", la llama la verdad (ver. 3) y la buena doctrina (ver. 6). Esta fe se expresa en palabras (ver. 6). El Nuevo Testamento no distingue entre la fe y la doctrina, entre el evangelio y la doctrina.

-- escuchando -- El mismo verbo griego aparece en 1:4 (presten atención) y en Tito 1:14 (atendiendo). Compárese 2 Tim. 4:3,4. Esta es la manera en que comienza una apostasía; a saber, el fiel comienza a prestar atención a otra doctrina. Para quienes no reciben el amor de la verdad (2 Tes. 2:10; Isa. 30:10) la apostasía es fácil, y llegan a ser víctimas de ella. Por eso cada uno es respon­sable por la espiritualidad de su alma. ¡Cada quien decide qué es lo que quiere escuchar!

-- a espíritus engañadores -- En lugar de escuchar a los maestros inspirados, algunos iban a escuchar más bien a éstos. Los "espíritus" son los falsos maestros, o profetas (1 Jn. 4:1-6). Satanás tiene sus ministros (2 Cor. 11:15). Toda falsa doctrina tiene su cuerpo de maestros. Estos trina tiene su cuerpo de maestros. Estos "hablan mentira" (véase ver. 2, comentarios). No se pueden separar las cuestiones de quienes las propagan.

Se llaman "engañadores", porque ésta es la naturaleza de su obra: procuran seducir y desviar. Véase 2 Jn. 7. La obra de Satanás es precisamente engañar (Apoc. 12:9; 20:10). El engaño tiene por propósito causarnos prestar atención más bien al error, que a la verdad (1 Jn. 4:6; Apoc. 2:2). Vemos el engaño en todo aspecto de la vida diaria: en la propaganda del comercio, en la política, en la religión, y en la atracción de los placeres carnales. Tal es la seducción de la mundanalidad. Las Escrituras nos advierten; no tenemos que escuchar, o prestar atención, a sus mensajes falsos. La vida es una realidad, no una fantasía, pero el engaño de este mundo pinta el cuadro de la vida de manera falsa, y el mundo lo cree.

-- y a doctrinas de demonios -- Se hace re­ferencia, no a la enseñanza acerca de demonios, sino a la que tiene a los demonios por fuente. Compárese Sant. 3:15 (diabólica). Las doctrinas que se oponen al "misterio de la piedad" (3:16) son inspiradas por los demonios. Satanás miente, y así engaña, por medio de sus víctimas. Ellos propagan sus filosofías mundanas, hacen sus reclamaciones falsas, dejan ejemplos malos y po­nen presión en los demás según su propaganda carnal. Considérense Mat. 13:22; 24:24; Luc. 16:14; 2 Ped. 2:2,3.

El caso de Judas ilustra este principio. Era hombre avaro; era ladrón. Amaba al dinero. Por eso el diablo pudo entrar en su corazón. Véanse Luc. 22:3; Juan 6:70; 12:6; 13:2,27. Cuando el hom­bre piensa carnalmente, deja que Satanás llene su corazón (Hech. 4:36--5:4). Cuando la persona adora a Dios y le oye, Dios abre su corazón (16:14). Pedro negó al Señor tres veces, pero su fe no faltó (Luc. 22:32). Judas entregó al Señor, y se suicidó (Mat. 27:5; Hech. 1:18). Aunque Satanás busca la caída de todo hombre, por medio del engaño, el destino de cada quien está en sus propias manos.

4:2 -- por la hipocresía de mentirosos que -- Bien traducen la frase griega la versión ASV., "mediante la hipocresía de hombres que hablan mentira", o la JTD., "por la hipocresía de los que hablan mentira". Véanse también las versiones Mod., N.M., B.A. El texto griego literalmente dice, "en hipocresía de habladores de mentiras". La preposición "en" significa "en conexión con", pero también "mediante". La apostasía iba a consistir en escuchar a maestros de doctrinas de demonios, en conexión con la hipocresía (o mediante ella) de quienes hablarían mentiras.

Sobre "hipocresía" cito mis comentarios hallados en Notas Sobre Hebreos, 3:17, página 46: "La palabra 'hipócrita' (véase Mateo 23) es transliteración de la palabra griega que origi­nalmente significaba un actor de drama, y de eso uno que finge o pretende ser lo que no es. El hipócrita es insincero". La misma palabra griega aparece en Gál. 2:13 (hipocresía). El hipócrita está enmascarado, para presentarse como otra persona

presentarse como otra persona diferente, y eso para engañar.

La palabra "mentirosos" en el texto griego es una compuesta de dos: mentira, y hablar. Estos mentirosos hablaban mentira con el fin de lograr sus metas maliciosas. Así mintió Satanás a Eva, para someterle a su voluntad y al pecado con todas sus consecuencias. Estos falsos presentaban sus mentiras como si fueran enseñanzas de Dios. Compárense 1:10; Rom. 3:4; Tito 1:11.

-- teniendo cauterizada la conciencia -- Hasta aquí estos engañadores se habían hundido en su depravación. Cuando se cauteriza la conciencia, queda insensibilizada. Ahora éstos mentirosos mentían sin tener remordimiento alguno. Como dice Efes. 4:19, "perdieron toda sensibilidad".

Véase Notas Sobre Tito, 1:15; 3:11, co­mentarios.

Judas es un ejemplo de esto. Llegó a tal grado que ya no le podía salvar nada. Había tenido advertencia (Jn. 6:70). Ni las palabras de Jesús, ni las circunstancias del momento, registradas en Jn. 13:18-30, le movieron. Las palabras de Jesús en Mat. 26:50, la última advertencia para Judas, no fueron tomadas por él sabiamente. Ya tenía la conciencia cauterizada. A Jesús le besó ardientemente, dice el texto griego. "Con efusión", dice la H.A. "Lo besó mucho" (JTD.). ¡Pura hipocresía! Tales engañadores y mentirosos hipócritas ya no pueden ser detenidos o impedidos por la conciencia. ¡Ahora creen la mentira como si fuera la verdad! Véase 2 Tes. 2:11.

¿Qué pasó para que ya haya venido la apostasía? Todo tuvo su principio en dos cosas; a saber, primero, algunos comenzaron a predicar otra doctrina porque prestaban atención a otra cosa aparte de la sana doctrina (1:3-11), y segundo, la gente comenzó a escuchar más bien "a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios" (4:1).

4:3 -- El carácter malo siempre promueve doctrina mala. Pablo ahora menciona dos doctrinas cardinales que la apostasía produciría: el impedir el casamiento, y el mandar abstenerse de alimen­tos. -- prohibirán casarse -- Estos maestros en­gañadores afirmarían que el celibato es mejor que el matrimonio.

Es cierto que había una secta judaica en el tiempo de Jesús que se oponía al matrimonio, pero aquí Pablo habla de una doctrina principal de una apostasía que vendría.

El gnosticismo naciente del tiempo contribuyó mucho a esta falsa filosofía de ascetismo y monacato. Los gnósticos tenían a las cosas físicas como intrínsecamente malas; de esto surgió la doctrina de impedir el casamiento y el mandar abstenerse de (ciertos) alimentos (cuando menos en ciertos tiempos). Todo esto era una exaltación de la sabiduría humana sobre la divina voluntad revelada de Dios. Era promoción de una moralidad, o santidad, espuria, y de un espiritualismo falso. La austeridad de ellos aparentaba santidad, aunque en realidad era doctrina La de Iglesia herejía. Católica Romana desde tiempos  remotos ha abogado por el celibato forzado para su clero. El Concilio de Trento ensalzó el celibato y la virginidad sobre el matrimonio. Pero el fruto del celibato obligatorio, que ha sido una inmoralidad enorme, es cosa conocida en todas partes, con respecto a dicha iglesia.

La versión católica, Torres Amat, comentando sobre este versículo, dice en una nota al pie de la página: "Los maniqueos, encratitas, marcionitas y otros herejes condenaban el matrimonio como una invención del demonio. Condena, pues, el Apóstol a los que decían que el matrimonio era malo; no a los que, reconociendo que es santo, y hasta uno de los Sacramentos, lo posponen a otro estado mejor, que es el de virginidad".

Bueno, nadie dice que el Espíritu Santo tenía en mente exclusivamente la Iglesia Católica Romana, al revelar esta doctrina que saldría de la gran apostasía. Pero el clero romano sabe que este pasaje contradice sus doctrinas y prácticas al respecto, y por eso se siente obligado a "aclarar" el asunto. El catolicismo eleva la virginidad más allá del matrimonio, cosa que no hace la Palabra de Dios. Y tal era el pensar y la razón de quienes comenzaron a prohibir el matrimonio. A través de los siglos al clero sí se le ha prohibido el matrimonio; no se puede negar.

La Palabra de Dios dice que el matrimonio es "honroso en todos" (Heb. 13:4) (y esto incluye a los del llamado "clero"), y que es el medio por el cual Dios da al hombre el escape de la fornicación (1 Cor. 7:2). Pablo ya en esta carta había hablado bien del matrimonio (2:15; 3:2,4,12). Dios es el autor del matrimonio (Gén. 2:18-25); El es quien junta en el matrimonio (Mat. 19:6). El prohibir casarse tendría "cierta reputación de sabiduría en culto voluntario" ... pero no tendría "valor alguno contra los apetitos de la carne" (Col. 2:23). La santidad, o la espiritualidad, no consiste en practicar el ascetismo, ni en encerrarse en un monasterio, ni en vestirse de negro, ni en conservar la virginidad toda la vida, sino en seguir la enseñanza del Espíritu Santo, según El la ha re­velado por medio de hombres inspirados.

-- y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó -- Hay que suplir la palabra "mandarán", "mandando" (B.A., Mod., N.M., ASV.), o "recomiendan" (H.A.); no aparece en el texto grie­go, pero sí se implica.

Otra doctrina principal de la apostasía predicha era el "ordenar" (NVI.) que se abstu­vieran de alimentos. Los judaizantes, habituados (1 Cor. 8:7) a la prohibición de ciertas carnes bajo la Ley de Moisés, y los paganos, que tenían algunas prohibiciones de ciertos alimentos en varias ocasiones o fechas, contribuirían a la formación de esta falsa doctrina.

La Iglesia Católica Romana, iglesia resultante de esta gran apostasía, ha perpetuado unas doctrinas y reglamentos al respecto, prohibiendo la carne para determinadas fechas, fiestas ecle­siásticas, y días, aunque con variedad de aplicación en el mundo católico. Últimamente ella ha cancelado algunas de estas prácticas, dada la presión del liberalismo que obra en dicha iglesia.

beralismo que obra en dicha iglesia. Pero estos ayunos forzados son expresión de esta falsa doctrina a que Pablo se refiere aquí.

La palabra griega BROMA (alimentos, viandas, manjares) es traducida a veces "vianda" (1 Cor. 8:8), a veces "comida" (ver. 13), a veces "alimento" (aquí en este pasaje). La referencia en particular es a la carne en los siguientes pasajes: Rom. 14:15,20 (véase ver. 2, no legumbres); 1 Cor. 8:8,13; Heb. 9:10; 13:9.

Dios creó plantas, y árboles de fruta, como también carne, para comida (Gén. 1:29; 9:3). Lo que Dios hace siempre es bueno (Gén. 1:31); Sus dádivas siempre son buenas (Sant. 1:17).

Ahora, ¿quién era el hombre para que prohibiera de esta comida? Era doctrina de apostasía la que ordenaba la prohibición de ciertas comidas, o que mandaba el ayuno en cuanto a ciertas comidas en varias ocasiones o por -- determinados para que con tiempos. acción de gracias participasen de ellos -- Dios tuvo un propósito en la creación de estas cosas: que sirvieran de comida para el hombre. Ahora, el propósito de los apóstatas mentirosos le contradecía. Dios creó estos ali­mentos (Gén. 1:23; 9:3) para la recepción y participación del hombre. Pero hay una condición: que el hombre dé gracias a Dios por estos ali­mentos. Considérense Efes. 5:20; Col. 3:17; 1 Tes. 5:17; 1 Cor. 10:31.

Estimado lector: ¿En la mesa suya se dan gracias a Dios por Jesucristo por los alimentos que él le ha provisto? Padre, ¿qué está enseñando a sus hijos? ¿Participación con acción de gracias, o con otra cosa?

-- los creyentes y los que han conocido la verdad -- No son dos clases distintas de personas, sino una sola. Son creyentes que tienen pleno conocimiento del asunto por medio de la re­velación de Dios en las Sagradas Escrituras.

El texto griego emplea, no la palabra GINOSKO (conozco, como en Jn. 8:32), sino EPIGINOSKO (conozco plenamente). Sobre esta palabra cito de mi comentario Notas Sobre 2 Pedro, 1:2: " La pa­labra griega, aquí traducida "conocimiento", es EPIGNOSIS, que es la palabra GNOSIS (conocimien­to) intensificada (por medio del prefijo EPI, "so­bre"). Ocurre también en 1:3,8; 2:20. En forma verbal aparece en 2:21. Da a entender un cono­cimiento exacto y pleno, y en el cual el creyente tiene participación. Significa más que una mera colección de datos o de información. La Ver. N.M. dice, 'conocimiento exacto'".

La verdadera espiritualidad, pues, no consiste en ascetismo, ni en monaquismo, sino en seguir las instrucciones del Espíritu Santo. Véase Rom. 14:17.

No hemos de combatir la comida, sino la glotonería (Fil. 3:19); no el matrimonio, sino la fornicación (Heb. 13:5).

4:4 -- Porque todo lo que Dios creó es bueno - - Considérense Gén. 1:31; Hech. 10:15; Rom. 14:14 y 20; Cor. 10:25,26,30,31. Véase Notas Sobre Tito, 1:15, comentarios.

Todo lo que Dios ha creado es bueno para el propósito para que lo creó. Es bueno porque fue El quien lo creó. Ahora, no es necesariamente bueno para propósitos variantes y pervertidos, según las prácticas del hombre rebelde.

Se hace referencia en este versículo tanto al matrimonio como a los alimentos, cosas creadas por Dios para propósitos específicos. Cuando son usadas en la manera propuesta por Dios, al hombre le resulta el bien, porque tales cosas en sí son buenas.

En lugar de "todo lo que Dios creó", otras versiones traducen más literalmente el texto griego, que emplea tres palabras: "toda criatura (de) Dios". Así lo expresan las versiones ASV., N.C., T.A., S.A. La palabra griega para decir "criatura" se emplea también en Sant. 1:18 (cria­turas); Apoc. 5:13 (todo lo creado); 8:9 (seres vi­vientes). -- y nada es de desecharse -- Es así porque tal rechazamiento agraviaría la sabiduría de Dios.

Los judaizantes y los gnósticos eran culpables de rechazar y de prohibir, y contribuían a esta apostasía. Más tarde la Iglesia Católica Romana se ha hallado perpetuando tales nociones, prohibiendo el matrimonio a su clero, e impo­niendo ayunos en los seglares, bajo pena de de­clararlos en pecado mortal.

Los gnósticos rechazaban estas "criaturas de Dios", afirmando que eran malas en sí, y como la sede del mal. Afirmaban haber mérito y espiritua­lidad en rechazarlas.

Los incrédulos modernos que abogan por la teoría de la evolución orgánica han rechazado algunos órganos físicos del cuerpo humano, afirmando que ya no tienen función útil. Los han llamado "órganos vestigios", y los tienen como rudimentarios e innecesarios. En ciertas opera­ciones, los han quitado rutinariamente. Es que ellos ignoran el propósito por el cual Dios los puso en el cuerpo. Al pasar los años, los doctores están descubriendo los usos específicos de estos órga­nos, y los están dejando en el cuerpo. ¡Dios sabe lo que ha hecho, y es bueno en gran manera!

-- si se toma con acción de gracias -- Otras versiones dicen, "si se recibe". No es cuestión de solamente "tomar"; es cuestión de recibir (cualquier creación de Dios, con el propósito que Dios la señaló).

Toda criatura, o creación, de Dios ha de ser recibida, y no rechazada, pero hay una condición: es que sea recibida con hacimiento de gracias. La acción de gracias es reconocimiento de que Dios es la fuente de estas bendiciones. Ejemplos: 1 Sam. 9:13; Mat. 14:19; 15:36; Hech. 27:35.

Cuando miramos la vida a través de los ojos de Dios, reconocemos que sus provisiones son muy buenas, y participamos de ellas con gratitud.

Los niños criados en hogares donde hay mucha oración de dar gracias, llegan a ser adultos agradecidos, en lugar de personas muy egoístas, porque se habituaron a la gratitud. Padres, ¡pién­senlo! Dios no miente (Gál. 6:7).

Volvamos a consultar 1 Cor. 10:31; Efes. 5:20; Fil. 4:6. Véase 2:1, comentarios.

4:5 – porque -- Este versículo confirma la frase final del ver. 4. Por la oración el hombre santifica para sus usos correctos lo que Dios ha santificado, al crear sus "criaturas" (ver. 4) para propósitos específicos.

        -- por la palabra de Dios -- Véanse Gén. 1:29; 9:3.

-- y por la oración -- Véase 2:1, comentarios sobre "peticiones". En la oración el hombre reconoce a Dios como la fuente de todo lo que ha creado, expresa su gratitud a Dios por él, y esto conduce al uso correcto de él.

-- es santificado -- Dios ha hecho bueno todo lo que ha creado (toda criatura), y lo ha santificado (apartado) para ciertos usos y propósitos. Ahora, todas las prohibiciones y mandamientos humanos (ver. 3) al contrario, no pueden hacerlo de otra manera. Le toca al hombre reconocer los usos y propósitos de Dios para todo lo que ha creado, y así participar de ellos con gratitud, pues así el hombre también lo santifica.

Los alimentos en sí son amorales (Rom. 14:14). Pero son santificados, o apartados, por su consagración. Esto es hecho mediante el re­conocimiento del hombre de que ellos son de Dios, y por la participación de ellos para el sostenimiento del cuerpo, el cual se presta al servicio de Dios. Lo mismo se debe decir en cuanto al matrimonio, y a lo demás de todo lo que Dios ha Sobre creado. la frase "es santificado", compárese 1 Cor. 7:14. Aquí la enseñanza es que el matrimonio del cristiano con el no cristiano es considerado (por Dios) legítimo, y no común o inmundo. Un uso similar de la palabra "santificar" se ve en Mat. 23:17,19, o en Rom. 11:16. Mediante la palabra de Dios y la oración de un hombre, todo lo que Dios ha creado es reconocido como legítimo, y por eso se debe usar conforme al propósito señalado.

Los que presentan el matrimonio como in­ferior al celibato, y que lo prohíben a otros, y los que mandan ayunos respecto a ciertas comidas en ciertos tiempos, están enseñando doctrinas que se originaron con demonios, y ¡no santifican con oración estas "criaturas" que Dios ha santificado!

4:6 -- Si esto -- Véase 3:14, comentarios. "Estas cosas", dicen algunas versiones excelentes. Se hace referencia a las cosas de los primeros cinco versículos de este capítulo. Eran: 1) la apostasía venidera a consecuencia de doctrinas de demonios que promoverían los maestros engañadores, y 2) la recepción de las bendiciones de Dios con oración y acción de gracias.

-- enseñas -- Mejor "Si impusieres a los hermanos en estas cosas" (Mod.), "Al señalar..." (B.A.), "Aconsejando estas cosas" (H.A., L.A.), "Exponiendo estas cosas" (P.B.), "Si recuerdas a los hermanos" (ASV.). El verbo griego significa lite­ralmente, "poner bajo". Se emplea en el Nuevo Testamento solamente aquí y en Rom. 16:4 (expu­sieron). Quiere decir sugerir, exponer, recomen­dar a la atención (de otros). Todo servidor de Cristo necesita ser recordado de sus deberes para con Cristo y hacia los hermanos. los hermanos.

Existe la necesidad continua de recordar a los hermanos de ciertos problemas y peligros. Compárense Heb. 2:1; 2 Ped. 3:1,2.

El llamado "ministro" moderno ya ha dado de baja "estas cosas" de doctrina, y predica más bien el llamado "evangelio social". Ha hecho de la iglesia novotestamentaria, que es una institución de salvación, un gran club recreativo que proporciona entretenimiento, comida, recreo, y otros servicios sociales.

-- a los hermanos -- Compárense 5:1; 6:2; 2 Tim. 4:21; 1 Tes. 1:4. Son los miembros de las iglesias locales. No es nombre propio. ¡La Iglesia De Los Hermanos es una denominación humana!

-- serás buen ministro de Jesucristo -- La palabra "ministro" traduce la palabra griega, DIA­KONOS. Véase 3:8, comentarios, 1. La palabra aquí no se usa en el sentido técnico, u oficial, como en 3:8. "Buen servidor", dice la ver. NVI. La idea central de la palabra es la de servidor. Al decir nuestro texto "ministro", tampoco se trata de pre­dicador, ni de evangelista. Pablo está diciendo que Timoteo, al ocuparse en la tarea por delante sería un buen servidor de Jesucristo. El moderno uso eclesiástico de la palabra "ministro", para referirse al predicador, no tiene autorización ni base bíblica.

--"nutrido". Aquí se emplea un participio presente, indicando acción continua. Por eso dice la Ver. NVI., "nutrido continuamente". "Nutrién­dose continuamente", es la idea del texto griego. Timoteo constantemente se alimentaba de la fe y la doctrina. Continuamente estaba informándose de la verdad. Esta es la manera en la cual puede el cristiano ser buen servidor de Jesucristo. Compárese Heb. 5:12-14.

-- con las palabras de la fe -- Véase ver. 1, comentarios. La palabra "fe" se emplea aquí objetivamente. "Las palabras" expresan el con­tenido de la fe. Compárense Rom. 10:8; 2 Tim. 1:13. -- y de la buena doctrina -- Véase 1:3, co­mentarios. Esta frase da explicación a la anterior, "las palabras de la fe". Son la misma cosa; son el evangelio. En el ver. 3 se llaman "la verdad".

Esta doctrina es buena; la que es "diferente" (1:3) es mala. Esta se contrasta con la "doctrina de demonios" (ver. 1).

Ya que Timoteo iba nutriéndose con las palabras de la fe y de la buena doctrina, estaba capacitado para ser un maestro sano de los hermanos. Considérense Hech. 16:1,2; 1 Tim. 1:18,19; 2 Tim. 1:5; 3:15.

-- que has seguido -- Mejor, "has seguido estrictamente" (Mod.), "has seguido con sumo cuidado y atención" (N.M.), "has seguido fiel­mente" (H.A.; B.J., BAD.), "has seguido de cerca" (RVA., Berry--interlineal). Así indica el vocablo griego, que también aparece en Luc. 1:3 (investigado) y en 2 Tim. 3:10 (has seguido).

Timoteo había seguido de cerca la instrucción de la Palabra de Dios. Con ella se nutría bien; ahora restaba ver que los hermanos siguieran la misma dieta espiritual.

4:7 -- Otras versiones comienzan el versículo, diciendo, "Pero" (ASV.), "En cambio" (NVI.), "Mas" (L.A., P.B., 1909), "Empero" (Mod.). Así comienza el texto griego. Hay contraste. "Con referencia a las cosas de los ver. 1-5, aconsejar a los hermanos; pero con referencia a las fábulas, evitarlas".

-- Desecha -- La misma palabra griega aparece también en 5:11; Hech. 25:11; 2 Tim. 2:23; Tito 3:10; Heb. 12:25. Otras versiones dicen, "evítalas" (L.A.), "rechaza" (ASV., Mod., NTP.), "No des oídos a mitos" (NVI.), "no las admitas" (H.A.), "No tengas nada que ver con las fábulas" (B.A)., "Niégate a admitir" (N.M.), "dales de mano" (S.A.).

-- las fábulas -- Sobre esta palabra, véanse 1:4, comentarios; Notas Sobre Tito, 1:14, comentarios. Aparece también en 2 Tim. 4:4; 2 Ped. 1:16. Estas fábulas no eran las "doctrinas de demonios" del ver. 1, pues estas últimas eran de una apostasía venidera. No solamente los judíos, sino también los gentiles tenían fábulas, o mitos, y éstas se hacían circular con persuasión en la sociedad de aquel tiempo.

En el capítulo 1 Pablo instruye a Timoteo a decir a otros que no presten atención a ellas. Aquí le instruye a él mismo a que no preste atención a ellas; que las trate con desdén, porque son profanas.

-- profanas -- Sobre esta palabra, véase 1:9, comentarios. Aparece también en 6:20; 2 Tim. 2:16; Heb. 12:16. Significa lo que es común y por eso que no tiene afinidad con Dios; no es nada sagrado.

Mucha predicación moderna es de esta categoría. Se predica haciendo crítica de libros, comentando del deporte, de la política, de cues­tiones sociales, de "la actitud positiva mental", etcétera. Aun entre iglesias de Cristo hay más y más de esto. En principio es actividad igual a lo que Timoteo tenía que combatir.

-- y de viejas -- La palabra griega GRAODES es compuesta de "(mujer) vieja" y "forma". Es adjetivo que significa lo que es característico de viejas (del mundo), y por eso no provechoso. Los promotores de estas fábulas no eran viejas, sino sus doctrinas eran caracterizadas por lo que tien­den hacer las viejas inconversas. Eran enseñanzas insensatas. (Las viejas, ya que disponen de tiempo libre, tienden a pasar su tiempo chismeando y contando cosas ridículas, para convencer de ello a otras. Más bien deben ocuparse en lo que dice Tito 2:3,4).

-- Ejercítate -- Esta palabra aparece en Heb. 5:14; 12:11; 2 Ped. 2:14. El vocablo griego, GUMNADZO, significa "(hacer ejercicio) desnudo", o sin ropa (exterior). De ella viene la palabra espa­ñola, "gimnasio", pues los griegos se entrenaban sin ropa para prepararse para los juegos olímpicos. Ellos se ejercitaban para una corona corruptible (1 Cor. 9:24,25); el cristiano se ejercita para una incorruptible (1 Cor. 9:25).

Aquí Pablo habla de ejercitarse espiritual­mente (como en el ver. 10, sufrir oprobios), como en el versículo anterior habló de nutrirse espiritualmente. Este ejercicio tiene por meta la tualmente. Este ejercicio tiene por meta la piedad. Debe notarse que la palabra griega aquí está en modo imperativo presente, significando hacerlo continuamente. "Sigue ejercitándote", dice Pablo. Es acción continua.

El texto griego comienza esta frase con DE (pero, y, por otra parte). Nuestra versión ignora esta palabra. Dice la ver. ASV., "y ejercítate"; la NVI., "Más bien ejercítate"; la N.M., "por otra parte ve entrenándote". Otras versiones también hacen caso de esta palabra griega en el texto. Pablo está diciendo: "Timoteo, rechaza las fábulas, pero por otra parte sigue entrenándote con respecto a la piedad".

-- para la piedad -- Aquí la preposición griega no es EIS (para, como en Hech. 2:38), sino PROS (hacia, con respecto a, en vista de). Por eso otras versiones dicen, "en la piedad" (Mod., P.B., N.C., NTP., NVI., etcétera). La N.M. dice, "teniendo como mira la devoción piadosa".

Debemos siempre ejercitarnos en las cosas que promueven la piedad en la vida, y al mismo tiempo debemos evitar doctrinas y filosofías ridí­culas que conducen a tales prácticas como el as­cetismo, cosas abogadas por maestros en­gañadores.

4:8 -- porque el ejercicio corporal para poco es provechoso -- Aquí se trata del ejercicio del cuerpo. Sobre "ejercicio", véase el ver. 7, comentario. La palabra griega aquí traducida "corporal" aparece en forma adjetival en Luc. 3:22, y en forma adverbial en Col. 2:9.

La frase "para poco" aparece en el texto griego en forma idéntica en Sant. 4:14, donde se traduce, "un poco de tiempo". En Heb. 12:10 a la misma frase sigue la palabra "días", y la frase se traduce, "por pocos días".

Pablo no está diciendo que el ejercicio corporal no vale nada; no dice que no importa nada, ni que debemos hacerle caso omiso. Ya había dicho "Ejercítate para la piedad" (ver. 7), y ahora pasa a contrastar lo poco de provecho que tiene el ejercicio corporal con el provecho para todo que tiene el ejercicio en la piedad. Como fin en sí, el ejercicio corporal tiene provecho de poca duración, pues tiene que ver solamente con la vida física. Pero el ejercicio en la piedad aprovecha ahora (en cuerpo, también, y no solamente en espíritu), y para siempre. Aquí es donde se debe poner (Al todo mismo el énfasis. tiempo el cuerpo es para el Señor, y es templo del Espíritu Santo, 1 Cor. 3: 13,19. Jesús tomó tiempo para recreo, Mar. 6:31,32. Es correcto disciplinar el cuerpo para su óptima sa­lud. La cosa que recordar es que el ejercicio cor­poral no debe considerarse como un fin en sí).

Algunos comentaristas ven en la frase "ejerci­cio corporal" referencia, no a la cultura griega de ejercitar mucho el cuerpo físico, sino al ascetismo propuesto por los herejes, cosa contra la cual Pablo advierte en el ver. 3. Véanse los comentarios allí.

Sobre "provechoso", véase la misma palabra griega que aparece aquí también en 2 Tim. 3:16 (útil), y en Tito 3:8 (útiles).

         -- pero la piedad para todo aprovecha – Sobre "piedad", véase 2:2, comentarios. Lo aquí se llama la piedad, en el versículo anterior se llama el ejercitarse en la piedad. Su provecho no se limita a poco; ella no tiene límite, no tiene fin. ¿Por qué? La frase siguiente da la respuesta.

-- pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera -- La piedad involucra promesa para esta vida y para la futura. Literalmente dice el texto griego, "promesa teniendo (de) vida, (de) la ahora, y (de) la venidera". Bien dice la ver. P.B., "teniendo promesa de vida, de la presente y de la futura".

La verdadera felicidad y el verdadero cumplimiento de la vida lo realiza solamente el cristiano. Considérense 6:6; Mat. 6:33; Mar. 10:29,30; 1 Cor. 3:21-23; 1 Ped. 3:9-12. El no experimenta "la retribución" (Rom. 1:27) del "desenfreno de disolución" (1 Ped. 4:4) como "los impíos y pecadores" (1 Tim. 1:9). La piedad promueve el bienestar temporal, pues aboga por el trabajo productivo (Efes. 4:28), y evita el despilfarro (Luc. 15:14; Jn. 6:12), dos cosas necesarias para la prosperidad material, incluyen­do la salud del cuerpo.

4:9 -- Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos -- Véase 1:15, comentarios. Allá la fórmula de palabras en el texto griego es idén­tica. Allí en 3:1 la expresión es más breve. Aquí se aplica a lo escrito anteriormente, respecto a la pro- mesa de la piedad.

"Es fiel la palabra" acerca de lo muy provechoso de la piedad, sobre lo poco prove­choso del ejercicio corporal, y por eso el hombre hace bien en aceptarla para ponerla por obra, porque sus buenos resultados son para esta vida y para la venidera.

4:10 -- Este versículo expresa una conclusión o una consecuencia de la honda convicción en esa "palabra fiel" del ver. 9.

-- Que por esto mismo -- En lugar de "que", o "porque", es mejor la traducción de "pues" (H.A., JTD., N.C., 1977, S.A., ASV.). En lugar de "por esto", es mejor "para esto" (L.A., H.A., Mod., NVI). El texto griego dice EIS TOUTO, para esto. Bien dicen las versiones ASV. y la N.M., "a este fin". Aquí está la conclusión, o consecuencia: "Pues a este fin (de esforzarnos como atletas en la piedad) trabajamos y sufrimos oprobios....". Compárese 6:4-10. Pablo siempre tenía como fin, o meta, el agradar a Dios en la piedad (2 Cor. 5:19).

-- trabajamos y sufrimos oprobios -– Entien­do que al usar la primera persona plural (noso­tros), Pablo se refiere a Timoteo y a sí mismo en sus labores como evangelistas (y así servían de ejemplos para los demás).

Nuestra versión, al decir "sufrimos oprobios", sigue un manuscrito griego que emplea la palabra ONEIDIZO (sufrir oprobio), pero los manuscritos considerados mejores emplean la palabra AGONIZOMAI (agonizar, esforzarse). En este Ulti­mo caso, la frase griega aquí es igual a la que se emplea en Col. 1:29 (trabajamos, luchando). Así se expresan las versiones Mod., N.M., B.A., ASV., H.A., L.A., etcétera. Dicen, "trabajamos y nos etcétera. Dicen, "trabajamos y nos esforzamos", o "trabajamos y luchamos". Pablo se refiere al trabajo y lucha de él y de Timoteo en la proclamación y defensa de la verdad, y en la ex­posición del error, al ejercitarse en la piedad.

La práctica de la piedad no promete pros­peridad material y completa libertad de adver­sidad. Al contrario, la lucha por la verdad trae mucha oposición (Jn. 15:18-21; 2 Cor. 4:17), pero se pasa con gozo porque sirve de prueba de la fe (1 Ped. 1:6-9).

Las dos palabras griegas (trabajar y luchar, o sufrir oprobios) indican gran esfuerzo doloroso.

-- porque esperamos en el Dios viviente -- Compárese 2 Tim. 1:12. El texto griego dice literalmente, "porque hemos esperado en (sobre) Dios viviente". Se emplea la preposición EPI, "so­bre". La base de nuestra fe es Dios, El que vive. Los ídolos no pueden hacer promesas, ni cum­plirlas. El Dios quien vive ¡sí lo puede hacer!

-- que es el Salvador de todos los hombres -- Siendo El Dios viviente, y el Salvador de todos los hombres, claro es que El hará de toda adversidad y esfuerzo nuestro una gran bendición eterna.

No dice Pablo que Dios va a salvar eter­namente a todos los hombres. (Tampoco habla de que Dios es el Gran Proveedor de la humanidad en esta vida física). Más bien describe al Dios en quien hemos depositado nuestra esperanza: es en el Dios que salva a todos, en el sentido de que ofrece a todo el mundo la salvación. (Si puede salvar a todo el mundo pecador, ¡todo lo puede, y nos conviene poner nuestra esperanza sobre El!).

Los calvinistas, ya que abogan por "la ex­piación limitada", no quieren que esta frase diga que Dios es el Salvador de todos los hombres. Tra­tan de hacer que el término "salvador" sea más bien "proveedor".

Véase 2:3,4, comentarios. Potencialmente es el Salvador de todo el mundo, pues amando a todo el mundo, hizo posible su salvación (Jn. 3:16; Mar. 16:15,16; 2 Ped. 3:9).

-- mayormente de los que creen -- Ahora, ya que la salvación es condicional, eficazmente, o en realidad, es el Salvador de (solamente) los creyentes (y no de todo el mundo).

4:11 – Esto -- El texto griego dice "estas cosas"; es palabra en nUmero plural. Se hace referencia aquí al contenido de los versículos 7 al 10, o tal vez a toda la sección desde el ver. 1. Compárese el ver. 6.

-- manda -- Este imperativo es del tiempo presente, dando a entender "continuar man­dando"; es acción durativa. La ver. B.A. dice, en el margen, "ContinUa ordenando y enseñando". La ver. N.M. dice, "Sigue dando estos mandatos y enseñándolos" Otras versiones usan las palabras ordena, encarga, proclama, declara.

Por mandato apostólico, Timoteo había de continuar mandando estas cosas.

-- y enseña -- También este verbo en el modo imperativo es del tiempo presente (continuar enseñando). Constantemente las cosas del Señor han de ser mandadas y enseñadas. Por esto Pablo de ser mandadas y enseñadas. Por esto Pablo escribió a Timoteo. Las lecciones "doctrinales" son necesarias e importantes.

La enseñanza informa de la voluntad de Dios, y advierte contra la falsa doctrina. De esta manera toda apostasía ha de ser confrontada.

4:12 -- Ninguno tenga en poco tu juventud -- Que nadie dude del mandar o del enseñar de Timoteo respecto a esas cosas, en consideración de su juventud. Su juventud no tenía nada que ver con la veracidad de ello, pues él obraba con autorización apostólica.

Las personas de mayor edad, especialmente si andan mal en algo, tienden a menospreciar, o despreciar, la enseñanza de una persona más joven que ellas. Es como decir al soltero, que está abogando por enseñanza bíblica sobre el tema, "¿Qué sabe usted acerca del matrimonio?"

Otros entienden que Pablo se refiere al cuidado que Timoteo debía dar en lo personal, para que nadie tuviera razón en menospreciar su juventud. La frase "tenga en poco" es una sola palabra en el texto griego. Significa literalmente, "pensar hacia abajo". Aparece en 6:12 (tengan en menos); Mat. 6:24 (menospreciará); 1 Cor. 11:22 (menospre­ciáis); Heb. 12:2 (menospreciando); 2 Ped. 2:10 (desprecian).

La palabra griega para decir "juventud" es NEOTETES. Aparece en Luc. 18:21 (juventud); Hech. 26:4 (juventud). Cuando Pablo escribió esta carta a Timoteo, probablemente tenía entre 38 y 40 años de edad. La costumbre del tiempo era llamar "niño" a la persona hasta que tenía como 18 años de edad, "joven" de los 18 hasta los 40 años de edad, y "viejo" de los 40 hasta la muerte.

--sino sé ejemplo de los creyentes -- El carácter y conducta apropiados merecen el debido respeto. El "joven", cuya vida diaria es ejemplar en todo, y quien predica la sana doctrina, gana el respeto de todos.

En lugar de "ejemplo", otras versiones dicen "dechado" (Mod., JTD., S.A.), o "modelo" (H.A., P.B., NVI. B.J.).

La palabra griega es TUPOS, de la cual viene la española "tipo". Aparece en 1 Cor. 10:6; Fil. 3:17; 1 Tes. 1:7; 2 Tes. 3:9; Tito 2:7; 1 Ped. 2:21; 5:3.

Timoteo había de ser el modelo de los creyentes.

-- en palabra -- o sea, en toda su obra de enseñanza.

-- conducta -- La palabra griega aparece en Gál. 1:13; Efes. 4:22; Sant. 3:13; 1 Ped. 1:15. La pa­labra se refiere a las costumbres, a los hábitos, y a las maneras de tratar a la gente. Véase Notas Sobre 1 Pedro, 1:15, comentarios.

-- amor -- del vocablo griego AGAPE, el amor más noble. El amor siempre procura el bien para el ser amado. Este amor es hacia Dios para honrarle, y hacia el hombre para servirle.

-- espíritu -- Omítase, pues no aparece en los manuscritos más antiguos. No aparece en las versiones siguientes: ASV., Mod., N.M., B.A., H.A., L.A., P.B., NVI., NTP., B.J., S.A., N.C.

Ser ejemplo "en espíritu" probablemente significaría ser ejemplo en firmeza de espíritu, o en fervor.

-- fe -- o sea, en la fidelidad a los requisitos del evangelio en la vida diaria.

-- y pureza -- La misma palabra griega aparece en 5:2. En otra forma gramatical, también aparece en Tito 2:5 (castas).

Otras versiones emplean la palabra "castidad" (P.B., N.C.).

Esta palabra no ha de ser confundida con la virginidad, o celibato. Aun las casadas han de ser castas, o puras (Tito 2:5). (Algunos comentaristas católico romanos han aplicado esta palabra al celibato).

4:13 -- Entre tanto que voy -- Véase 3:14, comentarios. Otras versiones dicen, "vengo" (B.A., margen); "Hasta que venga" (P.B., JTD.); "Mientras llego" (N.C., NTP, Pop., BAD.); "Hasta que yo llegue" (NVI., B.J.).

Tal vez vaya implicado aquí esto: "Después que yo llegue a Efeso, te daré otras misiones, u otras instrucciones, pero mientras tanto haz todas estas cosas, las cuales pertenecen a tu misión presente, según 1:3".

-- ocúpate en la lectura -- Algunas versiones agregan la palabra "pública", pero no dice así el texto griego. Mucho del contexto (ver. 12-16) tiene que ver con lo personal en la vida de Timoteo. La referencia puede ser a la lectura privada de Timoteo. Seguramente desde la niñez Timoteo había sabido las sagradas Escrituras (2 Tim. 3:15). Si un hombre con un don espiritual (ver. 14) ne­cesitaba ocuparse en la lectura, mucho más noso­tros los de hoy en día.

La mayoría de los comentaristas aplican esta lectura a la que se hace en público. Sabemos que la lectura pública era práctica de las sinagogas judaicas (Luc. 4:16-20; 13:15; 15:21; compárese 2 Cor. 3:14). En las asambleas de cristianos primi­tivos se leían las Escrituras (Col. 4:16; 1 Tes. 5:27; Apoc. 1:3,11). Felipe, al predicar el evangelio al etíope, comenzó con la lectura de un pasaje del Antiguo Testamento (Hech. 8:35).

No existía abundancia de copias de escrituras (todavía no se inventaba la imprenta), y por eso la lectura pública era una necesidad.

-- la exhortación -- Compárese Rom. 12:8. La lectura de las Escrituras es para que haya base para la exhortación, y la enseñanza.

La misma palabra griega para decir "exhor­tación" aparece también en Luc. 6:24 (en el sentido de consuelo), y en Hech. 9:31 (en el sentido de fortalecimiento). El nombre "Bernabé" significa "hijo de consolación" (exhortación, la misma palabra griega) (Hech. 4:36).

Tocaba a Timoteo ocuparse en consolar, confortar, animar (a que se haga lo que ya se sabe hacer), y advertir (contra el error en la doctrina), para regular la conducta diaria de los hermanos.

-- y la enseñanza -- Compárese Rom. 12:7.

La palabra "doctrina" y "enseñanza" son traducciones de la misma palabra griega. ¡Importa la doctrina; importa lo que uno crea! (1:3; 6:3). La actitud de corazón ¡no es todo el asunto! (Jn. 16:2; Hech. 26:9).

Después de la lectura de las Escrituras viene la exhortación y la enseñanza con respecto a ellas. Véase 2 Tim. 3:16. La exhortación imparte ánimo para la buena conducta; la enseñanza imparte conocimiento de la verdad.

4:14 -- No descuides -- Este imperativo está en el tiempo presente; significa, "no estés descuidando". Este verbo aparece también en Mat. 22:5 (sin hacer caso); Heb. 2:3 (descuidamos); 8:9 (me desentendí de).

En 2 Tim. 1:6 se le manda a Timoteo que avive el fuego del don. Todo esto implica que los recipientes de dones tenían algún control sobre el uso de ellos. En Mat. 17:16-20 vemos que los discípulos de Cristo en una ocasión no pudieron echar fuera a cierto demonio, porque les faltaba fe.

-- el don que hay en ti -- Véase 2 Tim. 1:6, comentarios. La palabra griega aquí para decir "don" es KARISMA; aparece en 1 Cor. 12:4-11,28-31. No sabemos cuál don tenía Timoteo. Pudo haber sido el de sabiduría (1 Cor. 12:8), o bien el de discernimiento de espíritus (ver. 10). Con este don bien podía exhortar y enseñar, o discernir espíritus (maestros) falsos.

-- que te fue dado mediante profecía -- Véase 1:18, comentarios. Había habido profecía en cuanto a este don que iba a ser dado a Timoteo. Alguien con el don de profecía predijo este evento en cuanto a recibir Timoteo un don espiritual no determinado.

-- con la imposición de las manos del pres­biterio -- El texto no dice, "por las manos". Esos ancianos no impartieron a Timoteo ese don (ni ningún otro). Esto lo hizo Pablo (2 Tim. 1:6). Pero lo que hizo Pablo al mismo tiempo fue acompañado por la imposición de las manos del presbiterio, sin duda para recomendar a Timoteo para la obra de evangelista.

No hay ninguna contradicción entre este pasaje y 2 Tim. 1:6. Un grupo de ancianos, tal vez en Listra (Hech. 14:21-23), encomendaron a Ti­moteo para su obra (compárese Hech. 13:3), ya que Timoteo recibió un don por medio de la im­posición de la manos de Pablo. Solamente los apóstoles podían impartir dones milagrosos (Hech. 4:14 8:14-16). dice, "con la imposición de las manos"; 2 Tim. 1:6 dice, "por la imposición de mis manos". En 4:14, META = con; en 2 Tim. 1:6, DIA = por.

Para un estudio más extenso sobre los dones milagrosos, sugiero al lector que consulte mi obra, El Movimiento Carismático.

La palabra "presbiterio" es traducción del vocablo griego que indica "cuerpo o grupo de ancianos". Aparece en Luc. 22:16; Hech. 22:5.

Es interesante la nota al pie de la página que en la Ver. Pablo Besson se escribe con respecto a la palabra "presbiterio". Dice, "Consejo de ancianos, y no gobierno presbiteriano, episcopal".

Aunque la denominación llamada La Iglesia Presbiteriana se llama así, para dar énfasis a gobierno por ancianos, y aunque cada congregación bierno por ancianos, y aunque cada congregación es dirigida por la mesa directiva constituida de los ancianos, y el pastor que es el que preside la mesa directiva, el presbiterio es un grupo de ancianos que dirigen una pluralidad de congregaciones locales. Esto no es el plan bíblico. Mucho menos es el plan de la Iglesia Episcopal, llamada así para dar énfasis a gobierno por obispos, quienes son oficiales colocados más arriba que los ancianos. El Nuevo Testamento no hace ninguna distinción entre obispo y anciano. Los llamados obispos de la Iglesia Episcopal son quienes gobiernan a la denominación entera.

También cito la nota explicativa que va en la Ver. J. T. De La Cruz, al final de este versículo: "...los ancianos, es decir, los pastores u obispos, todos estos cargos son idénticos, como ya lo hemos dicho, ninguna jerarquía".

4:15 -- Ocúpate en estas cosas -- El verbo griego significa cuidar de, atender a, practicar. No­temos estas versiones: "Sé diligente" (ASV.); "Re­flexiona sobre estas cosas" (B.A., N.M.); "Practica estas cosas" (L.A.); "de esto cuida" (JTD.); "Dedí­cate a estas cosas" (RVA.); "Pon interés en estas cosas" (NVI.); "Pon toda tu atención" (P79.).

Ahora, si la persona tiene todo cuidado en la práctica de ciertas obligaciones, va a tener que meditar en ellas. Por eso, otras versiones dicen, "Medita en estas cosas" (Mod.), o "Reflexiona sobre estas cosas" (B.A.).

Se trata de inmersión total en la obra, de estar completamente absorbida la persona en sus obligaciones.

La frase "estas cosas" se refiere a las de su ministerio, y obra. En particular tal vez se hace referencia a lo de los ver. 11-14, aunque se admite que puede ser que se incluya lo de los versículos desde el primero del capítulo.

Es interesante notar el contraste presentado por los verbos iniciales en los ver. 14,15. En el 14, AMELEO = no ser diligente, en el 15, MELETAO = ser diligente. Agregando la "a privativa" al verbo MELETAO (ser diligente), resulta la palabra AMELEO (no ser diligente). Timoteo, no estés descuidando, sino constantemente estés cuidando mucho de ti mismo, al ocuparte totalmente en estas cosas.

-- permanece en ellas -- El texto griego dice literalmente, con tres palabras, "Sé en ellas".

Otras versiones se expresan así: "ocúpate enteramente en ellas" (Mod.); "hállate inten­samente ocupado en ellas" (N.M.); "entrégate enteramente a ellas" (ASV.); "está por entero en ellas" (H.A.); "dedícate a ellas" (L.A.); "entrégate de lleno a ellas" (NVI.). Estas versiones bien dan el sentido de la frase.

Estando el verbo en modo imperativo pre­sente, la idea es de que Timoteo, quien ya se entregaba de lleno a esas cosas, continuara entre­gándose. Esta actitud es la que da éxito al evangelista en su servicio al Señor.

-- para que tu aprovechamiento -- La palabra griega para decir "aprovechamiento" aparece en Fil. 1:12,25. En forma verbal, aparece en Gál. 1:14; 2 Tim. 2:16; 3:9,13.

Otras versiones emplean la palabra "progre­so". Esta lleva mejor la idea.

Timoteo ya hacía algo de progreso; aquí se le exhorta a que constantemente lo realice, al entregarse totalmente a sus obligaciones.

-- sea manifiesto a todos -- Este es el resultado o consecuencia natural de la constancia en el hacer. Todo el mundo lo nota; no se puede ignorar. Compárese Mat. 5:16.

Hay evangelistas que no han manifestado progreso continuo. Se han estancado, porque desistieron de entregarse totalmente a su obra. Están satisfechos con una medida de progreso ya alcanzada, y ahora dejan este progreso que Dios quiere ver en sus servidores. Algunos hablan de "jubilarse del ministerio". Tales expresiones, y tales actitudes, también han sido "manifiestas a todos".

4:16 -- Ten cuidado de ti mismo -- La palabra griega para decir "ten cuidado" literalmente quiere decir "fijar la atención en", o "asirse de". Aparece en Hech. 3:5 (estuvo atento); Fil. 2:16 (asidos de). Este imperativo es del tiempo presente; por eso la acción es durativa: continúa teniendo cuidado de ti mismo.

-- y de la doctrina -- Primero el servidor de Dios debe estar cuidando de sí mismo, y luego de la doctrina. Tiene cuidado de la doctrina al defenderla, al propagarla y al exponer lo que falsamente se presente como la doctrina correcta.

-- persiste en ello -- o en "estas cosas". Este verbo imperativo también está en tiempo presente. El texto griego emplea el verbo EPIMENO, que es compuesto de dos palabras: sobre y quedar. Aparece en Rom. 6:1 (Perseveraremos); 11:22,23 (permaneces, permanecieren); Fil. 1:24 (quedar); Col. 1:23 (permanecéis). Algunas buenas versiones dicen "persistir"; otras, "perseverar". Se trata de vida consecuente y constante.

-- pues -- Ahora sigue la razón de por qué persistir.

-- haciendo esto -- "Esto" se refiere a tener cui­dado de sí mismo, y de la doctrina, y de persistir en las cosas referidas.

-- te salvarás a ti mismo -- Claro es que Dios es quien salva, y no el hombre. Pero la salvación de Dios es condicional, y en eso entra la parte humana. ¡Hay algo que hacer para ser salvo (Hech. 2:37; 9:6; 16:30)! Compárese Hech. 2:40.

-- y a los que te oyeren -- Timoteo sería el medio de la salvación de ellos. Compárese Sant. 5:20.

Cuando el evangelista tiene cuidado de sí mismo (su ejemplo, ver. 12), y de la doctrina (su predicación), y persiste en ello, beneficia para salvación a dos grupos: a sí mismo, y a los que le oyen. ¡Grande es esta oportunidad, este reto, que se le presenta!

  CAPITULO 5

 

5:1 -- No reprendas -- La palabra griega es compuesta de EPI (sobre, en) y PLESSO (golpear, pegar). La idea es la de castigar con palabras, usando de lenguaje áspero, severo, riguroso. (No es la misma palabra griega empleada en el ver. 20; 2 Tim. 4:2; etc. Véase el ver. 20, comentarios). Dice Pablo, "Timoteo, no hagas (imperativo aoristo) esto". El error en cualquier persona necesita corrección, pero nunca conviene la reprensión de esta clase.

-- al anciano --En este contexto, donde se contrastan personas de diferente edad y sexo, obviamente la palabra "anciano" aquí se refiere solamente al hombre avanzado de edad. En este versículo el anciano es contrastado con el joven.

Es importante notar estas dos palabras griegas muy parecidas:

PRESBUTEROS -- Se emplea en dos sentidos diferentes. (1) Sencillamente persona de edad mayor. Ejemplos: Luc. 15:25 (su hijo mayor-- literalmente, el hijo el anciano); Hech. 2:17 (ancianos); Heb. 11:2 (los antiguos: es decir, los antepasados); este pasaje, 5:1 (anciano). (2) Per­sona de edad mayor que sirve de obispo, o pastor, Tito 1:5,7 (ancianos, obispo); Hech. 14:23 (ancianos); 20:17,28 (ancianos, obispos).

PRESBUTES (masculino) / PRESBUTIS (femeni­no) -- Personas de edad mayor. Esta palabra griega, en los dos géneros, aparece en Luc. 1:18 (viejo); File. 9 (anciano); Tito 2:2,3 (ancianos, an­cianas). La palabra griega en este texto es la primera, PRESBUTEROS, en el primer sentido mencionado.

Este pasaje representa la primera mención de la palabra griega, PRESBUTEROS, en esta carta. El capítulo 3 emplea la palabra "obispo" para hablar de los requisitos de los "ancianos". (Pablo a Tito, 1:5,7, al hablar de estos requisitos, emplea las dos palabras: ancianos, obispos). Más tarde en este capítulo 5 encontramos la primera vez que la palabra griega, PRESBUTEROS, se emplea en esta carta con ref erencia a los ancianos que son superintendentes (obispos) de iglesias locales.

-- sino exhórtale como a padre -- En lugar de "golpear" con palabras ásperas, se debe usar de consideración y respeto, al exhortar.

La palabra griega para decir "exhortarle" literalmente significa "llamar a un lado". Se em- plea en varios sentidos, según el contexto. Se traduce animar, consolar, y exhortar o amonestar. Aquí la idea es la de exhortar. Casi todas las versiones buenas dicen, "exhortar", pero otras emplean las palabras "instar", y "aconsejar".

Compárense Lev. 19:32; Prov. 16:32; 20:29; Lam. 5:12b.

-- a los más jóvenes, como a hermanos -- Hay que usar de amor y precaución, preguntándose: "¿cómo trataría yo a mi propio hermano en la carne?"

5:2 -- a las ancianas, como a madres -- Para decir "ancianas", se emplea la misma palabra griega que en el ver. 1, nada más que en género femenino. (En Tito 2:3 es otra palabra. Véanse las explicaciones dadas arriba en el ver. 1). Las ancianas tampoco deben ser tratadas con palabras ásperas y severas, sino con humildad, respeto y afecto, como si la persona tratada fuera la misma madre de uno.

-- a las jovencitas, como a hermanas -- Como los demás grupos, las jovencitas a veces necesitan exhortación, pero nunca deben ser "golpeadas" con palabras ásperas. Si la persona que exhorta trata a la joven como si ella fuera su propia hermana en la carne, entonces tendrá la actitud y manera correctas.

-- con toda pureza -- Sobre la palabra "pure­za", véase 4:12, comentarios. La palabra griega aparece solamente aquí y allí. Es AGNEIA, y apunta a la castidad que excluye toda impureza de mente y de hecho. Viene de la misma raíz que AGIOS, la palabra que se traduce "santo".

Así que el evangelista, al exhortar al que ha errado, debe actuar con discreción y cuidado, como es apropiado del santo. De esta manera no dará razón de sospecha de nada malo.

Algunos aplican esta frase, "con toda pureza", principal o solamente a la parte de este versículo que menciona a las jovencitas. Es una posibilidad; no se niega. Sin embargo, la palabra griega, que aquí se traduce "pureza", no se limita a la pureza sexual. La santidad de carácter y de manera, al exhortar, conviene en cualquier caso, sean los recipientes de la exhortación hombres o mujeres, ancianos o jóvenes.

El pecado no puede ser ignorado o escondido. Cuando se presenta el pecado, debe hacerse la exhortación (aunque no con aspereza). La exhortación tiene que ser aplicada de manera apropiada, como está descrita en estos primeros dos versículos de este capítulo.

Recuérdese que Timoteo era evangelista (2 Tim. 4:5). ¡No era anciano, ni "pastor" moderno (predicador encargado), ni superintendente sobre una región de iglesias locales. Algunos comentaristas sectarios atribuyen todo esto a Timoteo, como si fuera un superintendente, así reflejando ellos sus prácticas sin autorización bíblica. En esta carta Pablo está diciendo a un evangelista cómo hacer su obra.

5:3 -- Honra a las viudas -- Aquí la palabra "honra" quiere decir más que respetar; involucra sostenimiento financiero. Véanse ver. 17; Mat. 15:5; Hech. 28:10. Considérese también Efes. 6:2.

La palabra griega para decir "viuda" (KERA) significa "privada, despojada, desposeída". La viuda ha sido privada de marido.

<