Faithlife
Faithlife

job04a

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views
Notes & Transcripts


ELIFAZ, EL HOMBRE FANTÁSMICO

(Job 4.1-5.27)

N. Samuel Heim

Chacarilla

03 de enero de 1999


ELIFAZ, EL HOMBRE FANTÁSMICO

(Job 4.1-5.27)

Intro:

EL NIÑO QUE MÁS COMPASIÓN MOSTRÓ

 

Leo Buscaglia, autor y expositor, una vez habló de un concurso en que él formaba parte del jurado. El propósito del concurso fue encontrar al niño que más compasión mostraba.

El ganador fue un niño de cuatro años. Hacía poco que la esposa de su anciano vecino había fallecido. Al ver al anciano sentado en su jardín llorando, el niño se acercó y se sentó sobre las rodillas del vecino.

Después su mamá le preguntó: “¿Y qué le dijiste al vecino?”

El niño respondió: “No le dije nada, sólo le ayudé a llorar.”

1.     A veces el mejor consuelo que podemos ofrecer a los afligidos es sentarnos a su lado para “ayudarles a llorar.”

2.     Esto hicieron los tres amigos do Job–Elifaz, Bildad y Zofar–durante siete días y siete noches.

3.     Luego habló Job.

a.    Maldijo el día en que nació.

b.    Deseaba la muerte (aunque jamás pensó en el suidicio como opción).

c.    Sin embargo, no maldijo a Dios.

4.     Ahora les toca hablar a sus amigos. El primero en hacerlo es ELIFAZ.

I.     EL FANTASMA DE ELIFAZ (4.1-17)

A.    Elifaz rompe su silencio y se dirige a Job.

1.    Sus palabras no son palabras de consuelo, sin embargo, sino de crítica.

2.    Le recuerda a Job la manera en que él había ayudado a otros:

a.     “Enseñabas a muchos.” (4.3a)

b.    “Fortalecías las manos débiles.” (4.3b)

c.     “Al que tropezaba enderezaban tus palabras”. (4.4a)

d.    “Ezforzabas las rodillas que decaían.” (4.4b)

3.    Le reprende porque ahora que le ha tocado a él [Job], está desalentado y turbado. (4.5)

a.     Aunque reconoció la virtud de Job en ayudar a otros, no le ofrece a su amigo ese mismo aliento.

b.    En ese momento lo que Job necesitaba más que nada eran suaves palabras de consuelo y aliento.

c.     Pasó por alto completamente el hecho de que Job había sufrido mucho más allá de lo común, y que recién después de haber sufrido en gran manera con paciencia, tuvo un lapso temporal de impaciencia.


B.    La intervención de Elifaz establece la base para las intervenciones de los otros dos amigos.

1.    A Elifaz le tocó primero quizás porque fuese el mayor de edad.

2.    Tal vez fue por ser el más elocuente.

3.    De todas maneras parece relacionarse con una experiencia mística que él tuvo.

C.    El encuentro de Elifaz con el fantasma.  (4.12-17)

1.    En aglún momento, aparentemente antes de emprender su viaje para visitar a Job, Elifaz tuvo una visión.

2.    Pasó un espíritu delante de él que “hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo. (4.15)

3.    No conocía el rostro del fantasma. (4.16)

4.    El fantasma se paró delante de sus ojos y le habló. (4.16)

       Job 4.17: ¿Será el hombre más justo que Dios? ¿Será el varón más limpio que el que lo hizo?

5.    Este encuentro tan impactante lo tomó como una revelación divina que le dio una percepción correcta de la situación de Job. Le da una cierta autoridad “profética.”

6.    ¿Acaso Job había tenido una visión como aquella?


II.    LA FILOSOFÍA DE ELIFAZ (4.18-5.27)

A.    La confianza del hombre piadoso es en su “temor a Dios”; y su espenanza en su propia integridad. (4.6)

1.    Es una filosofía antropocéntrico.

2.    “Todo depende de tí.”

3.    Salmo 111.10: El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.

4.    Dios es un Dios severo que juzga toda injusticia.

5.    “Pórtate bien, y te irá bien.”

B.    Las experiencias de la vida del hombre son una serie de “causas” y “efectos.” (4.7-12)

1.    El justo prosperará; el impío, aunque prospere un tiempo, será juzgado.

2.    Dios juzgará la maldad del hombre, y bendecirá su bondad.

C.    Si la sabiduría de los ángeles inmortales es imperfecta, ¡cuánto más la de los hombres mortales!

D.    El hombre cosecha lo que ha sembrado. (5.1-7)

E.    Si una se arrepiente, Dios volverá a prosperarle. (5.8-26)

       Job 5.27: He aquí lo que hemos inquirido, lo cual es así; Oyelo, y conócelo tú para tu provecho.


III.   LA FALLA DE ELIFAZ (42.7)

A.    Fundamentó sus argumentos en su propia experiencia.

1.    “Como yo he visto...”  (4.8)

2.    “Yo he visto...” (5.3)

B.    Presumió que su mensajero místico fue un ángel de Dios, lo cual no fue cierto.

Job 42.7: Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job.

1.    Aunque en varias ocasiones angeles de Dios aparecieron ante los hombres en tiempos bíblicos, ni su apariencia ni su mensaje fue como este.

2.    Tal como Satanás había usado la esposa de Job para tratar de desanimarlo, ahora trata de hacerlo por medio de sus amigos.

3.    La batalla aún no había terminado.

C.    La aparente humildad de Elifaz, fue realmente un disfraz para su gran orgullo.

1.    Fue a él que se le había aparecido el fantasma, y no a Job.

2.    Fue Job quien al parecer de Elifaz estaba siendo “castigado”, mientras Elifaz aún prosperaba. Por lo tanto, Elifaz debe ser más “santo” que Job.

D.    Se enfocó sólo en la justicia de Dios, y no en su amor.

1.    Nunca habla de la gracia de Dios y su misericordia.

2.    Afirma que el hombre se acerca a Dios mediante sus obras. No habla de los sacrificios que Dios había establecido para permitir al pecador acercarse a él.

3.    En líneas generales lo que dice es verdad, pero no es TODA la verdad. (Una MEDIA VERDAD es una PURA MENTIRA.)

a.     El trato de Dios con los hombres no es “ojo por ojo”...felizmente. 

b.    El sufrimiento en esta vida no se envía en proporción exacta con la culpa de uno, ni la prosperidad en proporción de la piedad.

c.     Se hubiera acordado su propia observación cuando dijo que la sabiduría de los que viven en casas de barro es imperfecta.

¡           No sabía lo que estaba pasando en los cielos.

¡           No sabía cuáles eran los propósitos divinos en el sufrimiento de Job.


Conclusión:

1.     Muchas veces nos equivocamos en fundamentar nuestros juicios en nuestra experiencia personal, o en alguna experiencia mística, y no en la Palabra de Dios.

2.     Hay quienes toman cualquier desgracia como un “castigo” de Dios, así causándose preocupaciones innecesarias.

3.     Hay quienes, en lugar de acercarse en amor para consolar a un hermano quien hubiera sufrido una desgracia, se acercan para criticarlo.

4.     Hay quienes disfrazan su orgullo con una humildad aparente.

5.     No debemos olvidar que además de la justicia de Dios están su gracia, su misericordia y su amor.

6.     No debemos pensar que podremos interpretar el motivo de todos los sucesos en nuestra vida y las de otros, pero sí podemos confiar de que Dios tiene un propósito en todo.

RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →