Faithlife
Faithlife

job42a

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 9 views
Notes & Transcripts


EL PREMIO DE LA PACIENCIA

(Job 42)

N. Samuel Heim

Chacarilla

13 de junio de 1999


EL PREMIO DE LA PACIENCIA

(Job 42)

 

Intro:

1.     Si tendrías que elegir los tres hombres más justos de la Biblia, ¿a quiénes elegirías?

2.     ¿Sabes a quiénes eligió Dios?

Busquemos Ezequiel 14.12-14:

Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 13Hijo de hombre, cuando la tierra pecare contra mí rebelándose pérfidamente, y extendiere yo mi mano sobre ella, y le quebrantare el sustento del pan, y enviare en ella hambre, y cortare de ella hombres y bestias, 14si estuviesen en medio de ella estos tres varones, Noé, Daniel y Job, ellos por su justicia librarían únicamente sus propias vidas, dice Jehová el Señor.

a.    En una época cuandola maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal”, Noé caminó con Dios. (Génesis 6.5,9)

b.    En Babilonia, una sociedad totalmente pagana, donde cualquier falla hubiera podido costarle su carrera, y probablemente su vida, Daniel propuso en su corazón no contaminarse.” (Daniel 1.8)

c.    Job fue sometido a grandes pruebas a manos del mismo Satanás, y sin embargo se mantuvo firme en su fe.


3.     La última vez que la Biblia hacia referencia a Job es en...

Santiago 5.11: He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.

4.     Después de un largo viaje, hemos llegado por fin al último capítulo del libro de Job.

a.    Hasta aquí hemos visto la paciencia de Job en medio de grandes pruebas.

b.    En el último capítulo veremos el PREMIO DE LA PACIENCIA.

      


I.     LA RENOVACIÓN DE LA CONFIANZA DE JOB

       (42.1-6)

       Job 42.2: Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti.

A.    Job había llegado al punto en que pensaba que tal vez Dios se había olvidado de él, o que Dios le había abandonado.

1.    Job había enfocado sus pensamientos en sus circunstancias, y no en su Creador.

2.    No es necesario que uno entienda sus aflicciones, ni que encuentre la salida de ellas, si comprende que su vida está en las manos de Aquel que todo lo sabe y todo lo puede.

a.     Nuestro Dios soberano está en control del universo en general, y de nuestras vidas en particular.

b.    Nuestro Dios omnisciente conoce perfectamente nuestros problemas. Aunque nosotros no entendamos la causa, podemos confiar en que están dentro de los perfectos propósitos del Dios que tanto nos ama.

c.     Nuestro Dios omnipotente puede dar cualquier solución a nuestros problemas que él crea conveniente conforme a sus propósitos, o él puede darnos las fuerzas necesarias para soportarlos.

3.    Más importante que entender nosotros lo que Dios hace,  es recordar que ÉL SABE lo que hace.


B.    El reencuentro con Dios como Creador y Soberano sirvió para renovar su confianza en él.

C.    El recordar la majestad de Dios y las maravillas de la creación, sirvió para humillar al justo Job.

       Job 42.4-6: Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás.

       5De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven.

       6Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza.

1.    Por más justo que sea el hombre, el estar en la presencia de Dios no puede sino humillarlo.

2.    Cualquier “experiencia” que produce orgullo y jactancia en el hombre, no es de Dios.

3.    El ejemplo de Isaías:

       Isaías 6.5: Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

4.    El ejemplo de Daniel:

       Daniel 10.8: Quedé, pues, yo solo, y vi esta gran visión, y no quedó fuerza en mí, antes mi fuerza se cambió en desfallecimiento, y no tuve vigor alguno. 9Pero oí el sonido de sus palabras; y al oír el sonido de sus palabras, caí sobre mi rostro en un profundo sueño, con mi rostro en tierra.


5.    El ejemplo de Juan:

       Apocalipsis 1.17,18: Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; 18y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén.

D.    Job aún está enfermo...está con los mismos problemas que antes...aún no sabe por qué está pasando por pruebas tan severas en su vida...pero su REENCUENTRO con su Señor y Salvador ha recompensado su PACIENCIA con el MEJOR PREMIO–LA RENOVACIÓN DE SU CONFIANZA EN DIOS.

       Hebreos 12.1,2: Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.


II.    LA RECONCILIACIÓN DE LOS AMIGOS DE JOB

       (42.7-9)

       Job 42.9: Fueron, pues, Elifaz temanita, Bildad suhita y Zofar naamatita, e hicieron como Jehová les dijo; y Jehová aceptó la oración de Job.

A.    Debe haberle dolido mucho a Job escuchar las acusaciones infundadas de sus tres amigos Elifaz, Bildad y Zofar.

B.    Ahora, Dios le da la razón a Job, y condena la actitud de los tres amigos.

       Job 42.7: Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job.

1.    Ellos habían tratado de explicar lo inexplicable.

a.     Creían que tenían la razón.

b.    Ofrecieron sus consejos con sinceridad.

c.     Sin embargo, estaban totalmente equivocados.

2.    Le habían acusado a Job de pecador e hipócrita.

a.     Para ellos, Job estaba sufriendo las justas consecuencias de su pecado.

b.    En acusarle a Job, implícitamente ellos estaban presentándose como más justos que él, ya que ellos no habían sufrido semejantes desgracias en su vida.


C.    Dios exige dos cosas a ellos:

¡           Ofrecer holocausto (siete becerros y siete carneros).

¡           Dejar que Job (“mi siervo” [4 veces en vv.7,8]; cf. 1.8; 2.3) interceda por ellos.

1.    Recuerdan que nada había cambiado aún en las circunstancias de la vida de Job.

2.    Los amigos mismos no le habían pedido perdón hasta donde sabemos.

3.    Los amigos se arrepintieron e “hicieron como Dios les dijo.” (42.9)

4.    A pesar de las calumnias de los tres, Job les perdonó e intercedió a favor de ellos ante Dios.

a.     Es otra evidencia de la integridad del carácter de Job.

b.    “Jehová aceptó la oración de Job.”

5.    Es interesante notar que Dios no le exigió un sacrificio de parte de Job.

D.    OTRO PREMIO MÁS para la PACIENCIA de Job– LA RECONCILIACIÓN DE SUS TRES AMIGOS con Dios y con Job.


III.   LA RESTAURACIÓN DE LA PROSPERIDAD DE JOB

       (42.10-17)

       Job 42.12a: Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero...

A.    Recién después de la RENOVACIÓN DE LA CONFIANZA DE JOB y LA RECONCILIACIÓN DE LOS AMIGOS DE JOB, “quitó Jehová la aflicción de Job.”  (42.10)

1.    No fueron condiciones que Dios le había impuesto a Job.

2.    Demuestra que Job actuó de corazón, y no por intereses.

3.    Dios ya había cumplido sus propósitos–había demostrado a Satanás que la transformación efectuada por la gracia de Dios en la vida de su pueblo es eficaz.


B.    Dios “aumentó al doble las cosas que habían sido de Job.” (42.10)

PERDIÓ DIOS LE DIÓ
7,000 ovejas 14,000 ovejas
3,000 camellos 6,000 camellos
500 yuntas de bueyes 1,000 yuntas de bueyes
Siete hijos y tres hijas Siete hijos y tres hijas

1.    Le dio el mismo número de hijos e hijas, ya que los primeros no habían “dejado de existir.”

2.    Las tres hijas–Jemima, Cesia y Keren-hapuc– eran sumamente hermosas.       

3.    Job incluyó a las tres hijas en la herencia, algo que no se acostumbraba hacer en aquellos tiempos.

4.    Dios le dio a Job 140 años más de vida.

¡           Algunos piensan que esto también sería el doble de lo que había vivido antes de las pruebas.

5.    Job llegó a ver “a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación.” (42.16)

6.    “Y murió Job viejo y lleno de días.” (42.17)


C.    NO DEBE INTERPRETARSE la restauración de la prosperidad terrenal de Job como norma para todo creyente.

1.    Job había sido un hombre a la vez próspero e íntegro antes. Si Dios podía confiar en Job para administrar sabiamente sus riquezas antes de las pruebas, cuánto más ahora.

2.    Job mismo había reconocido que muchos impíos prosperan, y muchas personas piadosas sufren aquí en la tierra.

3.    Jesús dijo que el Padre “hace salir su sol sobre malos y buenos, y...hace llover sobre justos e injustos.” (Mateo 5.4,5)

4.    Mientras algunos creyentes prosperan en esta vida, muchos sufren.

       Hebreos 11.37-39: Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. 37Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; 38de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.

5.    No se mide la espiritualidad de uno por su prosperidad.


Conclusión:

1.     Si Dios tomara TU VIDA como ejemplo para demostrar a Satanás la eficacia de su gracia, ¿cómo saldrías?

¡           Pérdida del trabajo.

¡           Quebrantamiento de la salud.

¡           Problemas en la familia.

¡           Robo de los bienes.

¡           Traición de los amigos.

¡           Calumnias.

¡           Persecución.

2.     Romanos 8.28: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

3.     Romanos 8.31-39: ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 32El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? 33¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. 34¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. 35¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.

 37Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.


Filipenses 3.12-14: No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Hebreos 12.1,2: Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe...

RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →