Faithlife
Faithlife

Para qué Dios nos da a conocer SU VOLUNTAD

Sermon  •  Submitted
1 rating
· 46 views
Notes & Transcripts

9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; 11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; 12con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, 14en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados./

Colosenses 1: 9-14

INTRODUCCIÓN

Hemos visto la necesidad de no estancarnos, la necesidad de dar un paso más. El siguiente paso después de conocer a Cristo como nuestro Salvador, y recibirlo en nuestro corazón, es conocer que es lo que Dios quiere. Dios tiene algunos propósitos al darnos a conocer su voluntad.

Vamos a ver en esta mañana los propósitos de conocer la voluntad del Señor.

I.     DIOS QUIERE QUE LLEVEMOS UNA VIDA DIGNA DE ÉL.

10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;…”

Cuando Dios nos da a conocer su voluntad es para que caminemos no para que nos sentemos sin acción ninguna.

El mandamiento “andéis” siempre está relacionado con su Palabra:

Levítico 20: 23-24. 1ª mención.

Josué 22: 5

Ezequiel 36: 27.

Efesios 5: 15-19.

Una vez que conocemos la voluntad del Dios, Dios nos manda a la acción. Conocer la voluntad de Dios y no hacerla lleva mucho riesgo. Lucas 12: 47-48.

Se nos dice que debemos de andar como “es digno del Señor”. No se trata de andar o de llevar una vida activa solamente. Sino que debemos andar “como es digno del Señor” La palabra digno en griego puede traducirse como “merecidamente”. ¿Qué es lo que el Señor merece de nosotros? Creo que lo mejor. Y ¿Qué es lo mejor? 1ª de Juan 2: 6. Andar como el anduvo. ¿Cómo anduvo el Señor? El apóstol Pablo nos da tres ingredientes o elementos para andar “como es digno del Señor”

A.          AGRADÁNDOLE EN TODO.

1.         Gr. Areskeia: “complacencia, placer”. Se trata de complacer al Señor en todo.

2.         Complacer es hacer lo que se te pide que hagas. Si no hacemos lo que el Señor nos pide, entonces no lo complacemos.

3.         Dios tenía complacencia de Cristo debido a que Cristo hacía lo que le agradaba. Mateo 17: 5; Juan 8: 29.

4.         Dios pide de nosotros que le agrademos, que le complazcamos. Si conocemos su voluntad ahora debemos de agradarle en todo.

5.         Quien dio lo más preciado, quien dio a su Hijo, para rescatarnos de la sentencia del pecado, quien llevó nuestros pecados sobre el madero, quien pagó con su muerte la muerte que nosotros merecíamos, ¿No merece que le agrademos en todo?

6.         Si quieres tener una vida digna del Señor, debes empezar con el deseo de agradarle en todo.

7.         Efesios 5: 8-10. Debemos comprobar lo que es agradable al Señor. Antes de tomar decisiones debemos de examinar si es agradable al Señor, antes de la acción debe estar la reflexión: ¿Esto le agrada al Señor?

8.         La vida digna del Señor es la vida que le agrada.

9.         La persona que agrada a Dios recibe grandes beneficios. Eclesiastés 2: 26.

10.      ¿Lo que conoce de la voluntad de Dios, lo hace, lo practica?

11.      ¿Quiere agradar a Dios? Haga lo que Él dice, así de simple, de sencillo.

B.          LLEVANDO FRUTO EN TODA BUENA OBRA.

1.         Dios no quiere vidas estériles, sino fructíferas. Juan 15: 16.

2.         La voluntad de Dios es que llevemos fruto. Esta es la manera en que andamos dignos del Señor que nos salvó.

3.         El fruto nos proporciona identidad. Mateo 12: 33-37. Si no hay fruto es difícil identificar el árbol. Depende de la calidad del árbol la calidad del fruto.

4.         Si no tienes fruto, deberías cuestionarte si lo que sucedió en ti fue real.

5.         ¿Has cambiado desde que recibiste a Cristo? Revisa el fruto de tu carácter. Gálatas 5: 22-23. ¿Estás malgastando la obra del Espíritu Santo? Si siempre has sido así, esto no quiere decir que esto es lo que Dios quiere.

6.         Dios siempre trata con tu persona antes de que hagas algo para Él. Si quieres andar digno del Señor debes de ser la persona que Él quiere que seas.

7.         El carácter transformado es el que produce fruto. Romanos 16: 5. Dios quiere que ganemos personas para Cristo.

8.         “llevando fruto en toda buena obra” (énfasis del autor) es un gerundio, indica una labor constante. El fruto de ayer no debe ser el pretexto de hoy.

9.         ¿Cuántas personas ha ganado para el Señor últimamente?

10.      Muchos cristianos se alaban de lo que hicieron en el pasado. Yo he sido uno de ellos. Pero las hazañas pasadas ya no existen. Debemos de ver nuestra realidad.

11.      ¿Quieres andar dignamente delante del Señor? Necesitas llevar fruto y hacerlo constantemente.

C.          CRECIENDO EN EL CONOCIMIENTO DE DIOS.

1.         Dios tampoco quiere vidas estancadas.

2.         Una de las cosas que Dios hace es darse a conocer al hombre.

a.        Lo ha hecho a través de la creación. Romanos 1: 20.

b.        Lo ha hecho a través de la conciencia. Romanos 2: 14-16.

c.        Su revelación máxima al hombre es a través de Jesucristo. 2Corintios 5: 19; Juan 14: 6; Juan 1: 18.

d.        La Palabra del Señor nos lleva a conocerle.

3.         No se trata de conocer acerca de Dios, sino de conocerle a Él, y solo podemos conocerlo a través de Cristo.

4.         Lo conocemos si nos relacionamos con Él. Cuando recibimos a Cristo conocimos a Dios, pero no acabamos de conocerle.

5.         La vida cristiana es una búsqueda de conocer más a Dios.

6.         Para conocerle debemos perder algunas cosas. Filipenses 3: 8-10.

7.         Para conocerle debemos olvidar los logros pasados. Filipenses 3: 13.

8.         ¿Quiere andar como es digno del Señor? Necesita crecer en el conocimiento de Él.

9.         Algunas veces conocerlo será doloroso. Job 42: 1-6.

Conclusión:

            Jeremías 14: 10. Si no caminas de una manera digna delante del Señor, entonces andas vagando. Algunos vagan por este mundo y otros andan en este mundo. Los que vagan no tienen rumbo, no tienen dirección, pero los que andan en el Señor, caminan con el rumbo y la dirección que les da la voluntad de Dios. ¿Caminas o vagas? No hay puntos medios. El que anda dignamente delante del Señor, tiene un hermoso andar, Agrada a Dios en todo, Lleva fruto en toda buena obra y crece constantemente en el conocimiento de Dios. ¿Caminas o vagas?

II.    DIOS QUIERE QUE LLEVEMOS UNA VIDA PODEROSA EN ESTA TIERRA.

Cuando Dios nos da a conocer su voluntad, quiere que llevemos una vida poderosa. Pablo ora para que la iglesia de los Colosenses sean llenos del conocimiento de la voluntad de Dios, pero esta llenura de conocimiento, este conocer la voluntad de Dios tiene tres propósitos. El primero es que andemos como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios. Ahora veremos el segundo propósito: 11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad;…”

A.          FORTALECIDOS CON TODO PODER

1.         La fortaleza viene de fuera. Es algo que no es propio. Cuatro veces se menciona la palabra “fortalecido” en la Biblia.

a.        1ª de Reyes 19: 4-8. Elías en medio de su debilidad y angustia fue fortalecido por la torta que le ofreció el ángel.

b.        2ª de Crónicas 12: 12-13. Roboam fue fortalecido por Dios cuando se humilló.

c.        Esdras 7: 26. Esdras fue fortalecido por la mano de Dios para salir de Babilonia.

d.        Daniel 10: 18. Daniel fue fortalecido por uno semejante a hijo de hombre.

2.         La fortaleza del Señor está dirigida a gente que está siendo probada o se encuentra en dificultades. En estos cuatro pasajes se habla de fortaleza en medio de dificultades o pruebas. ¡Cómo necesitamos la fortaleza del Señor en medio de las pruebas!

3.         La fortaleza es el eslabón que une la obediencia a la promesa cumplida. Deuteronomio 11: 8-9. Si no obedecemos la Palabra de Dios, no podemos ser fortalecidos, y al no tener fortaleza no podemos apropiarnos de las promesas de Dios. Apropiarse de las promesas de Dios requiere de mucha fortaleza. Dios no les dio a los israelitas la tierra prometida sin luchar. Nosotros también es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios. Hechos 14: 22-23.

4.         El Espíritu Santo es el que fortalece nuestra vida. Efesios 3: 16. Nos fortalece con la Palabra de Cristo. Juan 14: 26; Juan 16: 13-14. El Espíritu Santo es el que nos da el conocimiento de la voluntad de Dios. Cuando este conocimiento llega a nuestro espíritu, nuestro espíritu se fortalece. En las pruebas no debemos apartarnos de la lectura de la Palabra de Dios, ya que es el instrumento que el Espíritu Santo utiliza para fortalecernos.

5.         Cuando conocemos la voluntad del Señor no solo somos fortalecidos, sino que somos “fortalecidos con todo poder”, ¿Qué significa esto? Filipenses 4: 13. Si estamos llenos del conocimiento de su voluntad, todo lo podemos enfrentar y salir victoriosos. Podemos ser personas que ningún obstáculo sea tan grande que no podamos derribarlo.

B.          CONFORME A LA POTENCIA DE SU GLORIA.

1.         La fortaleza que Dios quiere para nosotros no es la fortaleza de la vida terrenal de Cristo. Sino la fortaleza de la vida glorificada del Señor.

2.         Efesios 1: 19-20. Se trata del poder de la resurrección.

3.         Si somos llenos del conocimiento de su voluntad, tenemos este poder a nuestro alcance. Cualquier problema podemos enfrentar porque no confiamos en nosotros mismos sino que somos fortalecidos con todo poder conforme a la potencia de su gloria.

4.         Si tiene usted algún problema grande, no se fije en el problema, centre su mirada en el poder que el Señor nos ha dado y que está confirmado en su Palabra. Necesita conocer su Palabra. Dios tiene para nosotros grandes promesas. Muchas de ellas no las conocemos, y por tanto no las alcanzamos. Tenemos el poder de la resurrección de Cristo en nosotros ya es tiempo que los sepamos y actuemos en ese poder.

5.         Este poder nos sobre pasa. Sobre pasa nuestro entendimiento y sobre pasa nuestra petición. Efesios 3: 20-21. ¿No cree que es tiempo de glorificar a Dios en Cristo Jesús?

C.          PARA TODA PACIENCIA Y LONGANIMIDAD.

1.         La razón por la cual somos fortalecidos es para entrar en la paciencia y la longanimidad.

2.         Romanos 5: 3; Santiago 1: 2-4. Aquí se nos dice que la prueba produce paciencia.

3.         Paciencia se refiere a la característica de un hombre que no se desvía de su propósito premeditado y de su lealtad a la fe y a la piedad aun por las más grandes pruebas y sufrimiento. Aunque no puedas ver, ni entender lo que Dios está haciendo.

4.         La Palabra del Señor nos fortalece para esperar en Dios. Por eso Pablo ora para que los hermanos de Colosas sean llenos del conocimiento de su voluntad.

5.         Santiago 5: 10-11.

6.         Longanimidad es la habilidad de sufrir por largo tiempo. Algunas veces tenemos que sufrir por largo tiempo. Dios nos fortalece con la potencia de su gloria.

 

III.  DIOS QUIERE QUE LLEVEMOS UNA VIDA LLENA DE GOZOSA GRATITUD.

  9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; 11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; 12con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, 14en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados./

Dios nos da a conocer su voluntad para que se cumplan tres cosas en nuestras vidas. La primera de ellas es que “andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;… La segunda cosa que Dios quiere es que andemos “fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad;…La tercer cosa es que debemos andar “con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

Al conocer la voluntad de Dios debemos de andar “con gozo dando gracias a Dios….”

La gratitud y el gozo deben ser nuestro andar en esta tierra.

Aquí tenemos tres razones para estar con gozo siempre. Se trata de tres poderosas razones:

A.          DIOS PADRE NOS HA CALIFICADO PARA UNA HERENCIA.

…con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz;…Colosenses 1: 12 (énfasis añadido)

1.         Gr. Ikanósanti “nos hizo suficientes” “nos calificó”

2.         El Padre nos calificó, nos hizo suficientes para darnos parte en una herencia.

3.         La Biblia nos dice que estamos participando con Cristo de esta herencia.

a.        Romanos 8: 17-18. Sólo los hijos de Dios participan de esta herencia.

b.        Romanos 8: 9-10. Para ser hijos de Dios necesitamos recibir a Cristo en nuestros corazones, y al recibir a Cristo recibimos el Espíritu de Dios.

c.        Juan 1: 12.

4.         Romanos 9: 3. Nos dice que esto les correspondía a los israelitas, pero al rechazar a Cristo, Dios nos concedió y nos hizo suficientes, nos calificó en Cristo para recibir una herencia.

5.         ¡Bendita sea la gracia de Dios! No teniendo nada ahora somos herederos de Dios.

6.         Veamos algunas cualidades de esta herencia

a.        La recibimos por la fe en Cristo. Hechos 26: 18.

b.        Dios nos da un anticipo de la herencia, una garantía, al recibir a Cristo en nuestros corazones. Nos da su Espíritu. Efesios 1: 14.

c.        Se trata de riquezas de la gloria de Dios que ya se encuentra en nosotros. Efesios 1: 18. Antes estábamos destituidos de la gloria de Dios,  Romanos 3: 23, pero ahora en Cristo la gloria de Dios se puede manifestar en nuestra vida. ¿Se está manifestando la gloria de Dios en su vida? Como hijos podemos gozar de esta herencia desde hoy mismo.

d.        Se trata de una recompensa en los cielos para los que servimos a Dios. Colosenses 3: 23, Hebreos 10: 34.

e.        Hebreos 9: 15; 1 Pedro 1: 4.

7.         No cree que debemos de darle gracias a Dios por esta herencia que hemos recibido por recibir a Cristo en nuestros corazones.

8.         Dios nos da a conocer su Palabra, quiere que seamos llenos del conocimiento de su voluntad, para que andemos con una vida llena de gratitud debido a que tenemos una herencia de la cual ya estamos disfrutando.

9.         ¿Hay motivo para no llevar una vida llena de gozo?

10.      El mundo nos ofrece aflicción. Juan 16: 31. Pero aún en medio de este mundo que solo ofrece aflicción podemos vivir una vida llena de la paz que encontramos en Cristo. ¡Gócese tenemos una herencia! 

11.      Lo importante es la herencia pero tan importante es qué hacemos con la herencia.

12.      Parábola de los talentos. ¿Está escondiendo lo que Dios le dio?

B.          DIOS PADRE NOS HA LIBERADO DEL PODER DE LAS TINIEBLAS.

13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,…”

1.         Literalmente “quien nos libertó”. Se encuentra en tiempo aoristo en griego. Lo que significa que es un hecho consumado.

2.         La Biblia nos dice que si no tenemos a Cristo, lo único que tenemos son tinieblas. Esta fue la oración de mi conversión: Señor perdóname ya que lo que yo creía que era luz eran verdaderas tinieblas.

3.         El hombre sin Cristo está con el entendimiento entenebrecido. Está a oscuras, Efesios 4: 17-19.

4.         Hay una autoridad de las tinieblas. Satanás gobierna las tinieblas. Efesios 2: 1-3;  2 Corintios 4: 3-4.

5.         Colosenses 2: 13-15. Cristo despojó a los principados y autoridades espirituales y los exhibió públicamente. La palabra despojando significa quitar de uno mismo. Ya no pertenecemos al diablo, ahora pertenecemos a Cristo.

6.         Cristo nos libró del poder de las tinieblas, de la potestad de Satanás y lo hizo de una sola vez. Desde el momento que recibimos a Cristo como nuestro Salvador y Señor, desde ese mismo momento somos libres de la potestad de las tinieblas.

7.         ¿No cree que debemos dar las gracias a Dios? Hemos sido librados de la esclavitud de las tinieblas, ahora estamos en la luz del Señor Jesucristo. ¡Déle gracias a Dios!

8.         Efesios 5: 3-13. Somos luz, debemos de dejar que nuestra luz alumbre a esta tierra.

9.         Hay muchos engaños hoy día y me temo que algunos creyentes se han dejado engañar. Se habla de energía de acuerdo a la posición de la casa, se habla de la lectura del tarot y otras cosas parecidas. Todas estas cosas pertenecen a la oscuridad. Nosotros no debemos de poner atención a estas cosas, ya que somos hijos de la luz.

10.      Tenemos la Biblia que es la luz con la que debemos de iluminar nuestro camino. Salmo 119: 105.

C.          DIOS PADRE NOS HA TRASLADADO AL REINO DE SU AMADO HIJO.

13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,…” (énfasis añadido)

1.         Gr. Methistemi literalmente “nos trasladó, nos movió de un lugar a otro”

2.         Este vocablo se usaba para trasladar o deportar un grupo de personas para formar una nueva colonia. En el mundo antiguo se usaba esta palabra griega cuando una población era conquistada, se trasladaba toda la población al reino que la conquistaba.

3.         Dios nos ha trasladado al reino y dominio del amado Hijo. Mateo 1: 11.

4.         Estamos en un lugar seguro, estamos en el Reino de Cristo.

5.          Se trata de un rescate: 14en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

6.           Tito 2: 14; Efesios 1: 7; Colosenses 1: 14

7.         El elemento que Dios utilizó para rescatarnos fue la Sangre de Cristo. Esta fue el arma que Dios utilizó para vencer las huestes de Satanás.

8.         La sangre de Cristo derramada en aquella cruz, nos rescató, este fue el precio que se pagó por nosotros. Colosenses 2: 13-15.

9.         Debido al rescate que Dios ha hecho en nuestras vidas hemos recibido el perdón de nuestros pecados.

10.      Hay una victoria total y absoluta de nuestro Señor Jesucristo. Nadie nos puede quitar de este reino. Romanos 8: 35-39.

11.      ¿No cree que debemos de darle gracias a Dios por estas cosas?

Conclusión:

            Nuestra vida debe ser una vida agradecida con Dios por estas tres cosas que el ha hecho con nosotros: Nos ha dado una herencia, que nos podemos perder. Pero que si podemos invertir. ¿Cómo está invirtiendo su herencia? Dios también nos ha librado, libertado, de la esclavitud de Satanás, éste es un hecho consumado desde que recibimos a Cristo en nuestras vidas. ¿Se ha dejado llevar por pláticas que no tienen que ver con la luz? No se deje engañar por el diablo. Otra cosa que Dios ha hecho es que nos ha trasladado al Reino de su Amado Hijo. Ahora estamos seguros de que nada nos puede separar del amor de Dios que es en  Cristo Jesús Señor nuestro. ¿Ha estado preocupado hasta enfermar? Considere estas tres cosas que Dios Padre hizo por usted. Viva alegre y agradecido.

 

Introducción

Texto del sermón en cursiva y negrita y Juan 3:16 y v. 20.

título 2

Texto con bosquejo.

  • Nivel 1
    • Nivel 2
    • Nivel 2
      • Nivel 3
RELATED MEDIA
See the rest →
RELATED SERMONS
See the rest →