La Adoracion Que Agrada Al Altisimo

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 5 views
Notes & Transcripts

                                                                                                                                                                                                                                      
LA ADORACIÓN QUE AGRADA AL ALTISIMO

 

Al hablar de adoración automáticamente pienso en una actitud de nuestro ser ante nuestro creador, donde deponemos todas nuestras posiciones para darle la gloria, la honra a EL, al único que es digno de suprema alabanza.

La adoración es una necesidad del espíritu y es por ello que una vez que conocemos a Jesucristo nuestro espíritu anhela y se goza alabándolo. Dios nos ha creado para alabanza y gloria de su nombre.  Es así que cuando el ser humano no adora a Cristo, se encontrará inmediatamente adorando a otra cosa y esto se evidencia a lo largo de los libros de la Biblia.

 

Las escrituras señalan por lo menos cuatro razones por las cuales los creyentes debemos adorar a Jesucristo:

1.-  Porque él lo manda (Apo. 22: 9)

2.- Porque él lo merece, por ser nuestro Creador, dueño, Salvador, proveedor y protector. El merece nuestro reconocimiento y gratitud que la expresamos en la adoración.

3.- Porque cuando nos encontramos en la presencia del Dios, el Espíritu Santo nos muestra nuestros grandes defectos y necesidades. Vemos la perfección de Dios y nuestra imperfección.

4.- Porque en la adoración los creyentes cumplen los requisitos de Dios para recibir la plenitud del Espíritu Santo, asegurando la vitalidad dinámica para todas las funciones de las iglesias.

 

Al estudiar los términos más usados en el Antiguo y el Nuevo Testamento, al referirse a la adoración, señalan una sumisión de todo el ser a Dios. Más concretamente, los términos se traducen postrarse, o arrodillarse ante el Ser Supremo. Esta adoración se expresa en cinco modos:

1. como respuesta a lo que Dios ha hecho o dicho

2. como diálogo con él

3. como celebración de sus obras maravillosas

4. como drama, representando sus actos de misericordia y

5. como ofrenda de nuestra vida y/o bienes

 

El salmo 86 nos enseña las actitudes de un adorador.

o    Con una actitud humilde ante Dios, reconociendo su propia necesidad física y espiritual: “soy pobre y necesitado”. La RVR-1960 lo traduce “afligido y menesteroso”.

o    Sabiendo que es Jehová es el único al que podemos acudir ante una necesidad.

o    Es consciente de la necesidad de ser un creyente sincero y fiel: es piadoso (v. 2); es siervo (v. 2); confía en Jehovah (v. 2); es constante en la oración (3, 4b, 6, 7); está deseoso de aprender como discípulo (v. 11).

o    Tiene un concepto claro de su Dios:

§  Dios es “bueno y perdonador” (v. 5a). Dios es “grande en misericordia para con los que le invocan” (v. 5b

§  Dios responde a las oraciones de los suyos (v. 7) y oraba en esa confianza (cf. Heb. 4:16).

§  Dios es incomparable en poder y obras (vv. 8, 10).

o    Una actitud correcta hacia las naciones, a través de un plan misionero. Podía, por fe, visualizar el día cuando todas las naciones vendrían a adorar y glorificar a su Dios.

 

Dios establece la adoración para restaurar a su pueblo, pues siglos después Jesucristo dijo que Dios busca verdaderos adoradores que lo adoren (Juan 4:23) y ésta nace en el corazón del hombre como respuesta a la revelación de Dios.

 

En el Antiguo Testamento  aparece 101 veces el término hebreo shachah que se traduce en la RVA adorar 57 veces, postrarse 39 veces e inclinarse 5 veces. Otros términos hebreos que se relacionan con la adoración son: sagad (Dan. 2:46; 3: 5, 6,7, 10, 11, 12, 14, 15, 18, 28); atsab (Jer. 44:19); abad (2Re. 10:19, 21, 22,23, 24). En el Nuevo Testamento, el sinónimo griego de shachah es proskuneo  “postrarse”,  “arrodillarse”, “adorar”, y aparece un total de 61 veces, siendo traducido en la RVA 54 veces como adorar, 6 veces como postrarse, y una vez como rendir homenaje.

 

El libro de James W. Bartley “La Adoración que Agrada al Altísimo”, el autor hace un estudio bastante detallado acerca de la adoración, en el cual libro por libro de la Biblia va estudiando las veces que aparecen estos términos y la forma en que se lo aplica, tanto para adorar a Dios como para adorar a otros dioses, dejándonos una enseñanza clara de cuál es el tipo de adoración que agrada al Altísimo y aquella que le desagrada. No obstante, el autor mezcla la actitud del adorador que agrada a Dios, lo que debe contener la adoración, con los momentos en los que se da la adoración en los diferentes libros de las escrituras.

 

Destacando la Adoración que agrada a Dios, según las referencias del Antiguo Testamento citadas en el libro de Bartley, podemos mencionar aquellas actitudes, comportamientos y anhelos del corazón del ser humano que están de acuerdo al corazón de Dios.

 

1.- Las Ofrendas, entregando a Dios lo mejor de lo mejor.

  • Génesis 4:1-5 Caín y Abel.  Abel adoró a Dios con sus ofrendas, de manera voluntaria, producto de su vocación.
  • Gen 8:20-21, lo primero que hizo Noé al salir del arca fue construir un altar para darle una ofrenda a Dios como una expresión de gratitud a Dios por su protección durante el diluvio,  súplica por su misericordia en el futuro y entrega personal.

·         1Samuel 1:3,19,28 Ana, madre de Samuel, a pesar de su angustia y depresión, fue a ofrecer ofrenda delante del Jehová, y luego derramó su al alma delante de Dios. Una vez que Dios la prosperó y le otorgó la bendición. Ella cumplió la promesa que le hizo al Señor.  Así Samuel fue hijo de la promesa y concebido en adoración. Ana aprendió a adorar a Dios en toda situación y en todo tiempo.

·         1Cr. 29: 1b David reunió al pueblo y lo exhortó a dar sus posesiones para la edificación del templo que no sería “para hombre sino para Jehovah Dios”. Pero antes de exhortarles a dar con sacrificio, él mismo puso el ejemplo dando de sus tesoros grandes sumas de oro y plata 1Cr. 29: 3, 4.

·         Mateo 2:11 Los Reyes Magos trajeron a Jesús sus mejores ofrendas. Pero antes de entregar su ofrenda, se rindieron primero ellos, se presentaron a sí mismos. (2 corintios 8:5).

 

 

2.- La Obediencia

 

  • Génesis 12: 1-3 La adoración fue precedida por la obediencia. Abram había oído el llamado de Dios en Ur de los caldeos, saliendo de su patria sin saber adónde iba.
  • En Génesis 22 se postró (Shachah) en adoración demostrando con ello que  le estaba diciendo que sí al plan de Dios para su vida y su fe en El.
  • Jue. 2:16 Gedeón fue el quinto juez, y antes de ofrecer adoración a Dios, obedeció fielmente Su palabra:
      • Dios levantó a Gedeón para eliminar la ido-latría y librar al pueblo de la opresión.
      • El  destruyó el altar que su padre había construido a Baal.
      • Pidió y recibió una señal de Dios para asegurarse de que Dios lo había
      • comisionado para librar a Israel de los madianitas.
      • Juntó un ejército de 32.000 hombres para la guerra.
      • Dios le mandó probarlos y después de la prueba quedaron sólo 300 fieles para ir
      • contra un ejército tan numeroso como langostas (Jue. 7:12).
  • 1samuel 15:25,31 Saúl, al inicio fue obediente  al Señor, pero en momentos de temor y debilidad desobedeció, aún creyendo que hacía lo correcto, al ofrecer holocausto a Jehová, ya que esa tarea era solo para los sacerdotes, ofendiendo a Dios.
  • 1º Samuel 15.21, Samuel ensena una de las formas de adorar a Dios correctamente, porque hay ofrendas que por más generosas que sean, no agradan a Dios.

·         1 Crónicas 14:16; 16:29 David, derrotó a los filisteos en una batalla gloriosa. El buscó la dirección de Dios y la siguió con gran fe y valor: “David hizo como Dios le había mandado y derrotaron al ejército de los filisteos”

·         Mateo 2:11 Los reyes magos fueron con el propósito resuelto de adorar a Jesús. Mientras que Herodes dijo que quería ir adorarlo, con sus labios, pero su intención y la realidad fue contrario a lo que declaró con su boca. Además los reyes obedecieron a Dios, antes que a Herodes al no regresar a darle a éste la información.

·         Mateo 4:10-11 El mismo Jesús no se dejó seducir por Satanás y obedeció a Dios reconociendo que El es el único digno de ser adorado y de esa manera establece que en el Reino de los Cielos solo existe adoración al Padre.

·         Mateo 28:1-20.  La obediencia al mandato de Jesús de anunciar las buenas nuevas, tanto de las mujeres que encontraron el sepulcro vacío que salieron corriendo a compartir la verdad, como de los discípulos de compartir su palabra a todas las naciones.

 

 

3.-  El Gozo, alegría, festejo y canto

·      Deu.16:1-17 a Jehová le agrada las ofrendas, primicias traídas al tabernáculo, con gozo en el corazón. "Y te alegrarás en todo el bien que Jehová tu Dios te haya dado a ti y a tu casa, así tú como el levita y el extranjero que está en medio de ti." (Deuteronomio 26.11, RVR60).

·      1 Crónicas 15 David hizo con sumo cuidado todos los preparativos para llevar el arca, inclusive una tienda especial para ella. Fue un día de alegría, festejo, desde el rey hasta el más humilde, celebrando la presencia de Dios entre ellos.

·      1 crónicas 15:16, 28, 29; 16:5-6 La adoración a Dios se dio en medio de la alabanza y el canto al creador, ya que David y el pueblo comenzaron a adorarlo con toda clase de instrumento musical. David compuso un canto de acción de gracias (1 cronicas 16:7-36) y Dios demuestra su complacencia diciéndole a David: "sino que lo confirmaré en mi casa y en mi reino eternamente, y su trono será firme para siempre." (1º Crónicas 17.14, RVR60)

·      2Cr. 7: 6 Cuando los sacerdotes salieron del santuario, después de haber colocado el arca en el lugar santísimo, los músicos levitas comenzaron a celebrar con toda clase de instrumentos que David  había inventado para adorar a Dios: ¡címbalos, liras, arpas 120 trompetas!. Luego el gran coro se unió con los instrumentos cantando el tema: “Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia”. 2Cr. 5:13

·      2 Crónicas 29, Ezequías reparó el templo y exigió que los levitas se purificasen y que

Limpiasen el templo de toda cosa ajena a los cultos a Jehovah. Entendió que la ira de Jehovah había venido sobre Judá por su infidelidad (v. 8), y exhortó a un retorno sincero a Jehovah. Los levitas obedecieron al rey en todo lo que había mandado. Llegó el día para celebrar el retorno a Jehovah y se hizo con ofrendas, sacrificios, holocaustos y música instrumental y cantada, dirigida por los levitas. Fue un verdadero avivamiento espiritual.

·      Nehemias 8:10,12 Al ver la humillación y quebrantamiento del pueblo, evidencia del reconocimiento de sus pecados y el deseo de la restauración con su Dios, Esdras quiso asegurarles de la misericordia de Dios. Los animó a dejar su tristeza y comenzar a gozarse del perdón y la restauración a la comunión con Jehovah “porque el gozo de Jehovah es vuestra fortaleza”. El pueblo obedeció y comenzó a regocijarse con gran alegría, “porque habían entendido las palabras que les habían enseñado”

·      El salmo 29 himno que el pueblo cantaba al finalizar la  Fiesta de los Tabernáculos. Esta fiesta servía para recordar a los israelitas de la experiencia en el desierto entre Egipto y Palestina cuando vivían en tiendas portátiles, y cuando Dios proveía comida y agua en forma milagrosa. Así que fue un tiempo culminante de gozo, alegría y alabanza por la protección y provisión de Dios.

·      Mateo 2:10 Los reyes Magos se regocijaron de encontrar al verdadero Rey, al Mesías.

·      Juan 14:28  Los discípulos se llenaron de gozo, comprendiendo que su salida era necesaria para que se cumpla el propósito de Dios y la misión que a él se le había encomendado.

 

4.- El reconocer Su grandeza ante nuestras debilidades o problemas.

 

·         Josué previo al enfrentar la conquista de Jericó, cuyo  muro era un obstáculo muy grande, adoró a Dios y llevó al pueblo a hacerlo también. La presencia del Jefe del ejército de Jehovah, motivó a Josué a postrarse ante su presencia. Josué 5.14-15

·         La adoración llevó a Josué a anhelar oír la Palabra de Dios. Y es en medio de ésta que el Señor revela su solución a nuestros problemas y obstáculos.

 

5.- La Confesión y la búsqueda en el Tabernáculo/Templo

 

·         1 Samuel 13:14David fue un hombre según el corazón de Dios  y a pesar de gozar de las más grandes bendiciones de Dios, David cometió dos graves pecados-crímenes, uno cerca del principio de su reinado de 40 años y otro cerca del fin. El experimentó la comunión más íntima con Dios, como se refleja en los Salmos, pero también la profundidad más baja del pecado. Así, cometió dos gravísimos pecados: adulterio y asesinato premeditado.

·         2º Samuel 12.20, RVR60Dios, es grande en misericordia y perdonó a David, pero las consecuencias de sus actos llevarían un alto precio. Nadie podía consolar al rey en su angustia. Pero, cuando el niño murió, “David se levantó del suelo, se lavó, se ungió, se cambió de ropa, entró en la casa de Dios y adoró”

·         David tuvo que confesar su pecado antes de dar su adoración y reconoció la justicia de Dios, pese al dolor que le causó la muerte de su hijo.

·         2º Samuel 15.32 David  adoró en el monte de los Olivos, que era el lugar dedicado a la adoración, en un tiempo de crisis tanto personal como nacional. Ofreciendo la adoración de un corazón quebrantado, a un Dios santo, misericordioso y justo.

·         2Cr. 20:13,17-18  Josafat oró fervientemente a Jehovah, recordándole el pacto y promesas hechos a su pueblo. Reconoció que el pueblo no tenía recursos como para enfrentar un ejército tan numeroso y que su única esperanza estaba en Jehovah.  Jehovah respondió a la intercesión de Josafat por medio del levita Jeiel dando instrucciones y asegurándoles una victoria sobre sus enemigos. Le indicó que su pueblo ni tendría que batallar, sino que podrían ver con sus propios ojos cómo él destruiría a los enemigos. Ante esta promesa de Dios, de su intervención directa para liberar a su pueblo, todos desde el rey hasta los más pequeños se inclinaron y “adoraron a Jehovah”.

 

6.- La Oración

 

  • 2 Crónicas 6. Salomón se arrodilló y oró para dedicar el templo. En la oración destacó la grandeza, gloria, fidelidad y misericordia de Dios, invitó y rogó a Dios que viniera a ocupar el templo. Intercedió por: El pueblo de Dios, pidiendo misericordia cuando cometía pecado. Y por los extranjeros cuando venían a Jerusalén.  Cuando terminó de orar, la gloria de Dios descendió sobre el templo en una manifestación tan gloriosa que ni los sacerdotes pudieron soportarla. Todo el pueblo miraba lo acontecido y se postraron y adoraron al Dios de gloria.

o    Salmo 5:3 El Salmo describe la experiencia de oración matutina. Delitzsch dice referente al salmista que: “la oración para él era su primer trabajo al comenzar el día”. “Me presentaré” (v. 3)

La santidad de Dios se expresa en dos emociones y tres acciones.  Emociones por que el salmista dice que Dios no “se complace en la perversidad”(v.4)  y  que Dios, “aborrece a los que obran iniquidad”. (v.5).  Y en acciones porque:

·        “La maldad no habitará junto a ti” y “Los arrogantes no se presentarán ante tus ojos” (v.4 y 5)

·        “Destruirá a los que hablan mentira.” (v.6)

·        “Al hombre sanguinario y engañador abomina Jehovah.” “Abominar” aquí quiere decir “condenar” o “sentenciar” a tales personas. (v.6)

 

7.- La fe de seguir creyendo que Dios tiene el control de mis circunstancias, por duras que parezcan.

  • Job 1:21b, 22 Job no defraudó la confianza que Dios tenía en él. No sólo es que Job no defraudó a Dios, al contrario, se humilló, adoró y bendijo a Dios: “¡Sea bendito el nombre de Jehovah! En todo esto Job no pecó ni atribuyó a Dios despropósito alguno”. “He aquí, aunque él me matare, en él esperaré” (Job 13:15). “Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y después de desecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios” (Job 19:25, 26).
  • En su tribulación, el carácter de Job fue aprobado por Dios. El agrado de Dios y su aprobación se ve en la restauración y bendiciones que Job luego recibió (Job 42: 7-17).
  • El Salmo 22 nos enseña acerca de la adoración,  angustia y  Dios se agrada en la adoración del que ha sufrido las profundidades de angustia física o emocional y ha mantenido su fe. Nos enseña que esa experiencia, cuando se comparte  resulta de bendición para muchos y aportará para la extensión del reino de Dios en el mundo.
  • Mateo 8:2 El leproso que fue a buscar a Jesús, antes de recibir su sanidad, incluso antes de pedir su sanidad el se postró y adoró a Jesús, creyendo que él era el hijo de Dios y que tenía en poder para sanarlo y así fue.
  • Juan 9:38 Debemos tener la fe en Jesucristo como hijo divino de Dios.

 

 

 

8.- Temer, Servir y Sacrificar

·         2 Reyes 17:35 Dios establece claramente la prohibición de adorar a otros dioses. "con los cuales Jehová había hecho pacto, y les mandó diciendo: No temeréis a otros dioses, ni los adoraréis, ni les serviréis, ni les haréis sacrificios.  Con lo cual se infiere que en la adoración se dan 3 acciones: temer, servir y sacrificar (obedecer).

·         La adoración que agrada a Dios incluye un temor reverente, al reconocer su poder, su grandeza, su justicia, su santidad, y a su vez la indignidad del ser que ofrece su adoración al creador. 

·         La adoración incluye el servicio a El, guardando sus mandamientos, y amando a su pueblo; y las ofrendas y sacrificios de obediencia, haciendo lo que realmente a El le agrada, más allá de nuestros deseos y opiniones.

·         2 Reyes 18:22 Ezequías, quiso limpiar el país de la idolatría y llevar al pueblo a adorar de la forma que agrada a Dios. Los otros dos reyes de Judá: Manases y Amón que siguieron a Ezequías en el trono, volvieron a implantar en el pueblo de Dios la idolatría. (2 Reyes 19:37; 21:3; 21).

·         Josías, hijo de Amón, comenzó a reinar a sus 8 años hasta los 31 en Jerusalén, y logró que el pueblo volviera a la adoración sincera a Jehová.

 

9.- La oración y exaltación comunitaria, de naciones

  • Salmo 66 el salmista expresa la adoración universal concentrada en la adoración nacional (v.1-13)en la donde se exhorta a la tierra a adorar a Dios, y adoración personal (v.14-20) .

·          

 

10.- Exaltar Su Santidad, Su Poder, Su majestuosidad, Su gloria

  • Salmo 99 existe una adoración y exaltación al Dios que reina, que es justo, que ama y perdona.
  • Salmo 138:1-8 expresa la gratitud hacia Dios:
    • Por su ayuda. (v.1-3)
    • Por la majestad y gracias de Jehová para con sus gobernantes. (v.4-6)
    • Por su protección. (v.7-8)

 

·         Isaías 6:1-9 es la expresión más hermosa de adoración del Antiguo Testamento, el profeta reconoce con humildad en todo momento que Jehová es el Señor y que yo soy somos su creación. Cantando, ofrendando, postrándose, reconociendo la majestuosidad, poder, del Santo, obedeciendo. Con corazón agradecido reconociéndose deudor de amor.  Y en medio de esa atmósfera, la respuesta de Isaías es la que Dios espera de todo creyente: “Heme aquí envíame a mí.” Con esta respuesta Isaías se entrega sin condiciones a su Señor soberano. Reconoce que Dios tiene derecho previo sobre su vida como dueño y señor. Solamente cuando Isaías declara su disponibilidad incondicional, Dios define su misión (v. 9).

 

De Isaías podemos concluir 8 etapas en la adoración que agrada al Altísimo:

(1) El adorador llega a una clara conciencia de la santidad de Dios,

(2) Vuelve a darse cuenta de su indignidad y pecado,

(3) Se humilla y confiesa su mal,

(4) Recibe el perdón de Dios,

(5) Oye el llamado general al servicio,

(6) Declara su disponibilidad,

(7) Recibe una misión específica y

(8) Sale a obedecerla.

 

11.- La comunicación continua

·         Jeremías es un ejemplo de comunicación continua con el Señor, pues a lo largo de todo su libro conversaba con El, era tal su nivel de comunicación que el mismo Dios podía tomar la iniciativa de hablarle.  “Vino a mí palabra de Jehová diciendo” (Jeremías 1:4), de manera que Jeremías se volvió dependiente de la Palabra del Señor.

 

12.- La santidad

·         En Jeremías, aprendemos que el pueblo pensaba que lo importante para Dios era lo que se realizaba dentro del templo, pero se olvidaron que Dios es Santo y demanda Santidad de su pueblo todos los días de sus vidas.

·         Romanos 6:11, Dios prohíbe la matanza de otros como acto de adoración, pero se agrada en que cada cristiano muera a sí mismo cada día, colocándose sobre el altar, considerándose muerto al pecado pero vivo para Dios en Cristo Jesús.

 

13.- La intimidad con el Padre y con Jesús.

  • Juan 14:21; 15:10-15 Las mujeres al encontrarlo resucitado responden acercándose a El, abrazando sus pies y adorándolo.

 

 

El ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios y por ello en su espíritu tiene la necesidad de Adorar a Dios, si el hombre no adora a Dios, se encontrará adorando a cualquier otra persona, o cosa, lo cual es peligroso y nos separa completamente de nuestro Señor.

       En Deuteronomio, se hace énfasis a la adoración que ofende a Dios por la propensión del pueblo a incorporar prácticas paganas en su culto a Dios:

 

o    El adorar a imágenes o cosas, a otros dioses. Toda cosa creada es una pobre reflexión del glorioso Creador. Una imagen, cualquier objeto tangible, distrae la atención del orador y pervierte su concepto de Dios.

"para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra." (Deuteronomio 4.16-18, RVR60)

 

·         Dios estableció claramente las consecuencias de la desobediencia al adorar a otros dioses y            volverle la espalda a El que es el libertador y proveedor:

§  perecer totalmente (Deuteronomio 8:19;11:17; 30:18);

§  muerte (Deuteronomio 17: 5);

§  maldición (Deuteronomio 29:27);

§  cielos cerrados;

§  falta de lluvia;

§  fracaso en cosechas (Deu. 11:17).

·         1 Samuel 15:15 Saúl desobedeció en al perdonar la vida de Agag, rey de Amalec, enemigo que Dios había mandado a matar.  Saúl buscaba conservar su puesto como rey, más que  adorar a Dios.

o    1 Reyes 3:3, 9; 11:1-5 Salomón fue puesto en el trono del pueblo de Dios, antes de la muerte de David. Comenzó amando, creyendo y obedeciendo a Dios. Salomón pidió sabiduría para gobernar al pueblo. Salomón, después de un comienzo muy prometedor y agradable a Dios y de haber logrado gran fama, riqueza y extensión de su reino, comenzó un largo proceso de enfriamiento espiritual y desobediencia.

o    2 Reyes 14 y17 presentan el colmo de la idolatría: adoraron a Baal, sacrificaron a sus propios hijos en fuego, practicaron encantamientos y adivinaciones.  Cuando la adoración a Jehová incluye elementos paganos, como imágenes de becerros, corrompe la vida moral de los adoradores y conduce a la apostasía completa trayendo el castigo de Dios.

    • Salmo106:19 se manifiesta la rebeldía de un pueblo que no reconoce la grandeza y misericordia de su Dios, al postrarse ante una imagen de fundición y no respetar a su Dios.

 

·         El libro de Isaías se expresa claramente aquello que no agrada a Dios  y hace énfasis en:

·         El orgullo es la principal razón que nos impide adorar a Dios. El orgullo lleva a la desobediencia y rebeldía, al pensar que uno no necesita a Dios, o que puede prescindir de él, se cree autosuficiente. La adoración de ídolos tiende a reforzar el orgullo del hombre puesto que el fabricante es siempre superior a lo que él fabrica. Si uno puede fabricar su propio “dios”, es superior a ese “dios”.

·         La facilidad del hombre para “buscar” darle la honra a Dios y al mismo tiempo  actuar en desobediencia a lo establecido por EL, adorando dioses ajenos y explotando a los semejantes.

  • El ser egoísta y buscar a Dios solamente para nuestro propio beneficio, e incluso pretender que Dios se convierta en nuestro servidor, donde nosotros le ordenamos a El lo que queremos. (Mateo 20:20-21).  

 

 

 

El acto supremo de adoración que se registra en las escrituras fue cuando Jesús, desde la cruz clama: ¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu! (Lucas 23:46).  Es la expresión suprema de confianza al Padre, en medio de las circunstancias más tremendas de su vida.  Es a partir de este momento que el pueblo ya no necesitaba elevar su adoración por medio de actividades dirigidas por los sacerdotes, sino que Jesús dio acceso directo al Padre, pero ya depende de cada persona el escoger entre adorar y servir a Dios o a Satanás.

El optar en nuestra vida por Jesús, es cuando alcanzamos una consciencia clara de la gloria de Dios, de su propósito y de su voluntad.

 

Para el autor, la vida del creyente se resume en 3 etapas:  todo lo que uno es y hace constituye una preparación para la próxima experiencia de adoración, luego se produce el encuentro con Dios: y después todo lo que uno es y hace debe reflejar la experiencia que tuvo en presencia de Dios.

 

Para adorar debemos tener consciencia de la persona de Dios, de su propósito y obra, y  nuestra necesidad.

Al adorar se destacamos la naturaleza de Dios,  reconocemos sus obras, nuestros pecados son revelados,  suplicamos por su misericordia, la voluntad de Dios se revela al nosotros,  rendimos a Dios como Señor soberano, y le ofrecemos algo de valor e intercedemos a favor de otros.

 

La adoración que brota del corazón de un adorador está precedida por:

        La lectura de la palabra de Dios, ya que mientras más me meto en ella y la entiendo y la hago viva en mi vida, ésta se vuelve un espejo que nos permite vernos como Dios nos ve. Revela la santidad de Dios y nuestra pecaminosidad.

        El quebrantamiento de un corazón que reconoce su La palabra de Dios, leída y entendida, es algo como un espejo

Dios tiene un propósito general con todo creyente y es el que seamos conformados a la imagen de su Hijo (Romanos 8:29) y además tiene un propósito particular para cada uno, que lo revelará en el momento que el hombre esté en condiciones espirituales como para entenderlo, recibirlo y obedecerlo.

 

 

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →