Drop files to upload.
Faithlife Corporation

Prosigamos con esfuerzos

Notes & Transcripts

Título: Prosigamos con esfuerzos

Texto: Filipenses 3:12-14

Ocasión: Fecha:

Propósito: Esforzarse en para servir eficazmente a Dios dentro de su iglesia.

Introducción:

Damos gracias a nuestro buen Dios porque estamos celebrando que hemos concluido un año de esfuerzos. Podemos ver que aquello que Dios puso en nuestro corazón, él mismo lo está perfeccionando.

Debemos recordar entonces que la vida cristiana es una que tiene propósito. Y parte del propósito en su vida es servir mejor a Cristo. Quizás algunos puedan pensar un poco atrás. Quizás algunos piensen en que sus metas fueron cumplidas; mientras otros piensan en que necesitaron mas esfuerzo.

Pero sin duda algo que se presenta como una realidad para todos es que necesitamos mirar hacia delante, necesitamos ver que hay más por alcanzar, pero con la mirada de fe puesta en Jesús.

La iglesia en Filipos fue la primera iglesia que el Apóstol Pablo y sus compañeros establecieron durante su segundo viaje misionero, siendo la primera iglesia fundada en Europa. Mientras Pablo estuvo en prisión, la iglesia de Filipos, envió un presente a Pablo por medio de Epafrodito. Así que el Apóstol Pablo escribe a la iglesia para agradecerles y para animarles a seguir adelante ejercitando con gran gozo su fe. Así que dentro de esta carta encontramos que el cristiano debe proseguir con la visión segura de su fe en el llamamiento de Cristo.

Ahora Pablo tomando como ejemplo su propia experiencia nos anima a ver hacia delante:

I. ¿Qué cosas tenemos por delante?

a. El camino que Dios nos ha preparado

Puesto que la vida cristiana se inicia en Dios, entonces su término está también en Dios. Los pasos que debemos dar en nuestro servicio a Cristo no son simple casualidad. Pablo reconocía que aun sus luchas y sufrimientos estaban dentro del propósito de Dios. Era necesario como lo había dicho Juan, que su vida menguara para que Cristo y su causa crecieran. Usted y yo decidimos seguir a Cristo. Todos nosotros decidimos aceptar el reto de servir a Cristo y para ello prepararnos con dedicación. Y sabemos que esto implica un sacrificio, sabemos que no son muchos los que responden al llamado de un compromiso serio de luchar por la causa de Cristo. Pero ustedes están aquí con el propósito de servir mejor a Cristo dentro de su iglesia. Y su herramienta principal es la Palabra de Dios. Ella es la brújula que dirige todo servicio que ofrezcamos a Dios. Ella es la que nos recuerda que estamos dentro del camino del Señor.

b. Nuevos retos en nuestro servicio

Usted no debe esperar para servir a Dios. Usted y yo debemos servir ahora. Y en la medida que mejor nos preparemos, mejor serviremos. El servicio a Cristo debe ser una prioridad del cristiano. Es a causa del amor que Dios nos ha mostrado que debemos responder al llamado de Dios a servirle. Podemos ver que Pablo siempre tenía en mente una forma de servir a Cristo. Él no esperaba que las cosas siempre estuvieran a su favor, no esperaba siempre cielos azules, ni aguas tranquilas para servir. Con todo lo que él mismo estaba padeciendo mantenía firme decisión de obedecer al Señor. Hay bendiciones grandes en ser ir al Señor dentro de su iglesia y en su reino. Tenemos entonces que ir a sembrar porque Dios nos ha preparado frutos para cosechar en su nombre.

Esto implica que tendremos también luchas, que quizás vendrán momentos de desánimo. Él diablo intentará de muchas formas que desistamos de obedecer al llamado de Dios. Momentos en que usted dirá que no es importante, momentos en quizás usted piense que Dios no espera tal sacrificio de su parte. Pero esto es solo parte de lo que habremos de enfrentar con éxito por cuanto Dios nos ha llamado.

En un libro donde narra parte de su caminar en el ministerio, un pastor, en una ocasión se enfrentó ante la lucha del desánimo. Sentía que no tenía más fuerzas para avanzar, pero sabía claramente que estar en el camino era la voluntad de Dios, entonces este hombre de Dios clamó a él diciendo: Señor, esto ha sido idea tuya. Tú me llamaste, dame entonces la capacidad de continuar y terminar en tu propósito.

Este era también el sentir que Pablo tenía en mente. En 2.17 dice: y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio de la fe y del servicio de ustedes, me gozaré de igual forma que ustedes lo harán. No importaba para el apóstol si los demás consideraban como grande o poco lo que él hacía para Cristo. No era su propósito servir para que los demás lo notaran. Ser derramado como libación ante el sacrificio era algo grato para él, pues sabía que el sacrificio era para Cristo.

c. Una corona por obtener

Sin merecer tenemos la vida eterna. No la hemos ganado. La hemos recibido de Cristo. Pero el apóstol Pablo caminaba cada día avanzando hacia el premio que Cristo tenía para él. Hay un llamado de Dios desde el cielo para nosotros. Dios nos está llamando para recibir el galardón que nos será dado por medio de Cristo Jesús.

La Escritura nos dice que debemos vivir con diligencia a fin de que no perdamos el fruto de nuestro trabajo, sino que recibamos nuestro galardón. El mismo Pablo nos dice que nadie, ni nada debe privarnos del galardón que nos aguarda en los cielos.

Hermanos, les invito a que se esfuercen, porque Aquel que comenzó la obra buena en sus vidas, la completará. Y como dice en Apoc. 3.11: retén lo que has recibido para que ninguno tome tu corona. Hermanos, su recompensa está en proceso de germinar. Ustedes han dado el primer paso que aceptar, pero cada uno debe también permanecer.

Y ahora que sabemos lo que hay por delante, nos conviene recordar también que hay seguridad en nuestra permanencia.

II: Las promesas de Dios debe motivarnos acontinuar

a. El poder de Dios sobre nosotros

Hermanos, Pablo, humanamente, tenía razones suficientes para desanimarse y no continuar. Pero él no veía su llamamiento desde abajo. Pablo sabía que su llamamiento venía de arriba, y por tanto no dependía de ningún recurso que no fuera dado por Dios mismo.

Hermanos, anímense en ser esforzados. En dar lo mejor como los llamados de Dios para servirle. Ustedes están en el proceso. La tarea de Dios es la mejor empresa en la que un creyente puede dedicar su vida. Es la que brinda resultados eternos. Pablo decía acerca de sí mismo: todo lo tengo por basura para vivir en la justicia de la fe que es en Cristo Jesús. Y de conocerle a Él y su poder que obrará en medio de mis padecimientos. Por eso mismo nos dice con gran toda confianza y decisión: Todo es posible en Cristo quien nos fortalece.

Dios quiera que haya más hermanos dispuestos a decir: Señor, quiero ser un siervo útil. Pues como dice aquel precioso himno: “el que quiera trabajar hallará también lugar en la viña del Señor”. Nuestro trabajo no es en vano, nuestra decisión no es en vano. La obra de Dios en nuestra ciudad y nuestro estado ha sido puesta en nuestras manos. Son ustedes quienes recibirán la estafeta de la obra de Cristo. Dice Pablo en 2 Cor. 4.7 que este hermoso tesoro de la obra de Cristo ha sido depositado en vasijas de barro, frágiles, para que experimentemos tan solo la excelencia del poder de Dios sobre nuestra vida.

Conclusión

Hermanos, si en verdad hemos decidido obedecer el llamado de Cristo, prosigamos. Vamos a favor de este gran llamamiento de Dios a servirle.

Select all the text in this box and paste your sermon here...

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →