Ve y haz tu lo mismo - El buen samaritano

Sermon  •  
0 ratings
· 88 views
Notes & Transcripts

Ve y haz tú lo mismo.

 

Pasaje:                 Lucas 10:25-37 (El Buen Samaritano)

Enseñanza:         Dios nos llama a involucrarnos en el trabajo de ÉL. No debemos ser indiferentes ante la necesidad que el mundo tiene de Cristo y de otras cosas. El llamado de hoy es a seguir haciendo lo que el Samaritano inició.

Proposición:       Observaciones al mensaje de Cristo cuando nos animó a “mostrar misericordia” para con el prójimo.

 

 

 

v. 25.

Era de esperar que los rabies discutan asuntos teológicos en público, y la pregunta que este escriba (Interprete de la Ley – Abogado) hizo, fue una de las que regularmente debatían los Judíos.  Fue una buena pregunta, hecha con una mala motivación, ya que el escriba esperaba tentar a nuestro Señor. De todas maneras, Jesús sorprendió al escriba.

 

v. 26.

Nuestro Señor le colocó al escriba en medio de la ley, no porque la ley nos salva (Gal. 2:16,21;  3:21), sino porque la ley nos muestra que necesitamos ser salvos. No puede haber una conversión real sin convicción, y la ley es lo que Dios usa, para dar convicción a los pecadores de su posición delante de Dios. Romanos 3:20.

·         ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

 

v.27.

El escriba dio la respuesta correcta.

·         Pero él no la tomaba en serio en su vida práctica, y tampoco admitía su propia falta de amor por Dios y por su prójimo.

·         Así qué, en lugar de ponerse por completo en las manos de Dios para ser justificado, él trató de escurrirse y salir del paso, usando la vieja táctica de “defina sus palabras”, ¿Qué quiere decir con “prójimo”?, ¿quién es mi prójimo?

 

 

Jesús no dijo que esta historia era una parábola, así que muy probablemente fue un hecho real del cual muchos quizás ya habían comentado.

·         Para Jesús, decir una historia donde hacía ver a los Judíos como malas personas y a los Samaritanos como buenos, podía haber sido peligroso o contraproducente.

·         Quizás sus oidores puedan pensar: “Lo hizo de nuevo”.  “Todos sabemos que nunca puede ocurrir algo así”.  Así que posiblemente algunos de los que le estaban escuchando, incluido el escriba, sabían que cosa semejante efectivamente había sucedido.  De todas maneras, la historia muy realista.

 

·         El camino desde Jerusalén a Jericó era peligroso.  Siendo que los trabajadores del templo (comerciantes) lo usaban mucho, uno pensaría que los Judíos o los Romanos, habrían tomado las medidas para que sea más seguro.

·         La mayoría de nosotros podría pensar unas cuantas excusas para el sacerdote o el levita, ya que ignoraron a la víctima (quizás nosotros mismos las usemos a diario). 

o   El sacerdote debió haber estado sirviendo a Dios en el templo toda la semana y estaría ansioso por llegar a casa.

o   Quizás los bandidos aun estarían por ahí asechando y usando a la víctima como carnada para atrapar a otro más.

o   Así que ¿para qué pasar riesgos innecesarios?   A demás, no era culpa del sacerdote que a aquel hombre le hayan atacado.

o   Aquel camino era muy transitado, así que seguramente alguien más podía compadecerse de aquella víctima.  Así el sacerdote le dejó el cachito al levita, y luego el levita hizo lo que el sacerdote hizo, nada. 

o   Ese es el poder que nos deja el mal ejemplo de un hombre religioso.

 

 

Al usar a un samaritano como héroe, Jesús desarmó a los Judíos, Porque los Judíos y Samaritanos eran enemigos (Juan 4:9;  8:48).

·         No fue un Judío ayudando a un Samaritano, sino un Samaritano ayudando a un Judío,

·         Y quien fue ignorado por sus otros compañeros Judíos.

·         El Samaritano amó a aquellos que le odiaban,

o   puso en riesgo su propia vida,

o   gastó su propio dinero (dos días de salario para un trabajador),

o   nunca fue públicamente recompensado u honrado, hasta donde se sabe.

 

Lo que el Samaritano hizo nos ayuda a entender mejor lo que significa “usar de misericordia” (10:37), y también ilustra el ministerio de Jesucristo.

·         El samaritano se identificó con las necesidades del extraño y tuvo compasión de él.

·         No hubo una razón lógica por la que el samaritano cambió sus planes y gastó su dinero, solo para ayudar a un “enemigo” en necesidad,

·         pero la misericordia no necesita razones.

·         Siendo un experto en la ley, el escriba seguramente sabía lo que Dios requería de su gente para mostrar misericordia, aún a los extraños y a los enemigos (Ex. 23:4-5; Lev. 19:33-34; Mic. 6:8).

o   Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo. 5Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda? Antes bien le ayudarás a levantarlo.

o   Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

 

Vea como tan sabiamente Jesús “le dio vuelta la tortilla” al escriba.

·         Tratando de evadir responsabilidad, el hombre preguntó: ¿Quién es mi prójimo?

·         Pero Jesús preguntó: “Cuál de estos tres te parece que fue prójimo de la víctima?. (v.36).

·         La gran pregunta aquí es: ¿a quién le puedo ser prójimo?,

o   ¿qué me va a pasar a mí si le ayudo?

·         y esto no tiene nada que ver con geografía, ciudadanía o raza.

·         Cuando sea que alguien nos necesite, podemos ser su prójimo, y como Jesucristo, mostrar misericordia.

 

El escriba quiso discutir sobre: “prójimo” en una forma general, pero Jesús le forzó a considerar a un hombre específico en una necesidad específica.

·         Qué fácil es para nosotros hablar de un caso hipotético, y fallar en ayudar a resolver problemas concretos.

·         Podemos discutir temas como “pobreza” y “oportunidades de trabajo”, pero:

o   nunca haber alimentado a un hambriento personalmente,

o   ayudar a alguien a encontrar trabajo

o   simplemente haber hecho del día de alguien más, un hermoso día.

 

 

 

 

 

Por supuesto que el escriba, quiso hacer de aquel asunto algo complejo y filosófico, pero Jesús lo hizo simple y práctico.

·         ÉL lo cambió de “deber” a “amor”

·         de “debatir” a “hacer”.

Para estar seguro, Jesús no estaba condenando las discusiones o los debates; ÉL solo nos está advirtiendo que no usemos estas cosas como excusas para no hacer nada. Los comités no son siempre cometidos. Vaya y cumpla con su cometido.

 

En una ocasión, D.L. Moody asistió a una convención en Indianápolis.  Moody pidió a uno de los cantantes que se reuniera con él en una esquina a cierta hora.  Cuando se reunieron, Moody le pidió al cantante que se subiera en una banca de aquella esquina y que comience a cantar. No tardó mucho tiempo en reunirse un gran número de personas.  Moody habló brevemente a los transeúntes y luego les invitó a que le siguieran a un auditorio cercano.  Luego de unos minutos el auditorio estuvo lleno, y el evangelista empezó a predicar el evangelio a aquella gente hambrienta espiritualmente.

 

Cuando los delegados de la convención empezaron a llegar al auditorio, Moody paró de predicar y dijo: “ahora debemos terminar, que los hermanos están aquí para un debate sobre – Cómo alcanzar a los perdidos”…

 

Podemos leer este pasaje y hacer hincapié en “el alto costo del cuidado”, pero es más costoso no tener cuidado.

·         El sacerdote y el levita perdieron más por su negligencia, que el samaritano con su preocupación.

·         Ellos perdieron la oportunidad de ser mejores hombres y buenos mayordomos de lo que Dios les había dado.

·         Ellos pudieron haber sido una buena influencia en un mundo malo, pero ellos eligieron ser de mala influencia.

·         El acto de misericordia del samaritano, ha inspirado a grandes ministerios de cuidado, caridad y misericordia, en todo el mundo.

·         Nunca se diga que tal ministerio es una pérdida de tiempo.  Dios vela, porque ningún acto de servicio amoroso en el nombre de Cristo, se pierda. 

 

 

 

CONCLUSION:

 

Todo depende desde el punto de vista con el que se mire:

·         Para los ladrones, el viajero judío fue una víctima de quien sacar provecho, por eso lo atacaron.

·         Para el sacerdote y el levita, el viajero fue una molestia que evitar, por eso lo ignoraron.

·         Pero para el samaritano, el viajero fue el prójimo a quien amar y a quien ayudar, así que cuidó de él.

·          – ¿Qué fue lo que dijo Jesús al escriba, interprete de la ley?, y es lo mismo que nos dice a nosotros hoy: “Anda y sigue haciendo de la misma manera” (literal).

 

 

Gálatas 6:10:

Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

RELATED MEDIA
See the rest →
Get this media plus thousands more when you start a free trial.
Get started for FREE
RELATED SERMONS
See the rest →